Skip to main content

Full text of "Historia de la Compañía de Jesús en la provincia del Paraguay : (Argentina, Paraguay, Uruguay, Perú, Bolivia y Brasil) según los documentos originales del Archivo General de Indias"

See other formats


HISTORIA 



DE LA 



COMPAÑÍA DE JESÚS 



EN LA 



PROVINCIA DEL PARAGUAY 

(ARGENTINA PARAGUAY, URUGUAY, PERÚ, BOUVIA Y BRASIL) 

SEGÚN LOS DOCUMENTOS ORIGINALES 

DEL 

ARCHIVO GENERAL DE INDIAS 

EXTRACTADOS Y ANOTADOS 

POR EI>. 

. R. P. PABLO PASTELLS, s. j. 



TOMO IV 



MADRID 

LIBRERÍA GENERAL DE VICTORIANO SUÁREZ 

48, Calle de Preciados, 48 
1923 








School 
of 

Theology 
Library 



3X 

74-3S 






\ 

ve 



HISTORIA 

DE LA 

COMPAÑÍA DE JESÚS 

EN LA PROVINCIA DEL PARAGUAY 






HISTORIA 



DE LA 

^ f 



compañía de jesús 



EN LA 



PROVINCIA DEL PARAGUAY 

(ARGENTINA, PARAGUAY, URUGUAY, PERÚ, BOUVIA Y BRASIL) 

SEGÚN LOS DOCUMENTOS ORIGINALES 

DEL 

S^áLVn. ARCHIVO GENERAL DE INDIAS 

EXTRACTADOS Y ANOTADOS 

POR «L 

R. P. PABLO PASTELLS, s. j. 



TOMO IV 



MADRID 

LIBRERÍA GENERAL DE VICTORIANO SUÁREZ 

48, Calle de Preciados, 48 
1923 



APROBACIONES 



imprimí potest 

JoANNEs Cañete, s. j. 

Praeposicus provinciae Toletanae. 



NIHIL OBSTAT 

E. Ugarte de Ercella. 

(Cens. eccles.) 



IMPRIMATUR 

Prudencio, 

Obispo de Madrid-Alcalá. 
Matriti, 12 Januarü 1923. 



PERÍODO OCTAVO 

DESDE LA DEVOLUCIÓN DE LA COLONIA DEL SACRAMENTO 

POR LOS ESPAÑOLES Á LOS PORTUGUESES HASTA LA TOMA DE POSESIÓN 

DEL GOBIERNO DE TUCUMÁN POR DON ESTEBAN DE URIZAR 

(1683 -1704) 



Argumento. — Papeles tocantes á las dependencias de la Colonia del Sacra- 
mento, citados en la Memoria del Duque Jovenazo. — Lo que producen los im- 
puestos que se cobran en Buenos Aires para su fortificación.— Poder del Prín- 
cipe Don Pedro, enviado á su Ministro en Roma para prorrogar el término sobre 
la decisión de la Colonia del Sacramento por Su Santidad. — Pareceres de los 
Comisarios juntados para la demarcación de la Colonia del Sacramento y lo re- 
suelto en esta materia. — Necesidad de que prosiga la cátedra de Aimará en la 
provincia de los Charcas. — Noticia de la entrega de la Colonia del Sacramento. — 
Título de Doctor conferido en la Universidad de la ciudad de la Plata.— No se 
permita á los portugueses añadir fortificación en la Colonia. — Informe del Presi- 
dente de la Plata sobre el tráfico de la hierba del Paraná y Uruguay. — Son acusa- 
dos los de la Compañía de comerciar bajo este pretexto. — Propónese hacer una 
población entre Buenos Aires 3^ San Gabriel. — Expónense las razones para dejar 
de cumplir ciertos impuestos en Santa Fe y la Asunción, como asimismo la saca 
de 1. 000 familias del Paraná 5' Uruguay para poblar en Buenos Aires. — El Duque 
de Jovenazo escribe á S. M. lo que se le ofrece sobre la Colonia del Sacramento. 
Memorial del P. Diego de Altamirano sobre el estado de las reducciones, servicio 
de los indios del Paraguay é inconvenientes de que se saquen i.ooo familias para 
poblar á Buenos Aires. — Sede vacante del Arzobispado de la Plata y propuestas 
hechas á S. M. en favor de D. Bartolomé González de Poveda para llenarla.— 
D.Juan Diez de Andino castiga á los payaguas, guaycurús y mbayás. — Se opone 
á que los portugueses pueblen en la antigua Jerez. — Prorrogación del término 
sobre la decisión de la Colonia del Sacramento. — Facilidad de entrar desde 
Buenos Aires hacia el Estrecho de Magallanes. — Manda S. M. recoger la Real 
Cédula sobre la saca de i .000 familias del Paraná y Uruguay para poblar á Bue- 
nos Aires. — El Obispo de esta iglesia pide que ios indios de 1 5 doctrinas á cargo 
de la Compañía paguen diezmos. — Respuesta de S. M.— Único opositor á la ca- 
nonjía doctoral de la Plata.— Memorial de D.Juan del Pozo y Silva contra la 



2 PERÍODO OCTAVO 1683-I7O4 

ocupación de San Gabriel por los portugueses; respuesta del Fiscal del Consejo 
de Indias sobre lo mismo. — Medios propuestos por el Gobernador de Tucumán 
para la reedificación de la iglesia de Córdoba. — Son muertos por los indios don 
Pedro Ortiz de Zarate, el P. Juan de Salinas y otras 20 personas.— Traslación de 
la ciudad de Catamarca al sitio de Choga. — Daños producidos por las inundacio- 
nes del río en la provincia del Tucumán y su remedio. — Sobre construir pobla- 
ción en la isla de Martín García. — Indios degollados por el Capitán Juan de San 
Martín. — Concédese la entrada de una misión de la Compañía hacia el Estrecho 
de Magallanes, por tierra, desde Buenos Aires. — Utilidad que se sigue á las pro- 
vincias de Tucumán, Paraguay y Río de la Plata de la Universidad de Córdoba, — 
Forma en que S. M. concede la misión de los indios del Sur de Buenos Aires á 
los Padres de la Compañía de Jesús. — R. C. sobre que se acuda á la Compañía 
de Jesús con el sínodo de 22 doctrinas que estos religiosos tienen á su cargo en 
el Paraná y Uruguay. — Exención de alcabalas á favor de los indios de las reduc- 
ciones. — Cesación del impuesto de la hierba aplicado á la fortificación del puerto 
de Buenos Aires. — Dos Reales Cédulas al P. Tomás de Baeza y su respuesta. 

Rumores sobre haber desalojado de nuevo los españoles á los portugueses de 
la colonia del Sacramento. — R. C. concediendo 50 misioneros para el Río de la 
Plata. — Otra á fin de que se les guarde á los indios de las doctrinas del Paraná 
y Uruguay el privilegio de exención para no contribuir por razón de la hierba 
ni de géneros propios que benefician. — Fundación de tres cátedras en la Univer- 
sidad de la Plata, confirmada de Real Orden. — Para castigar á los calchaquíes y 
mocovíes es nombrado D. Antonio de Vera Mújica. — Traslación de la ciudad de 
Londres al Valle de Catamarca. — RR. CC. aprobando y dando las gracias al Ar- 
zobispo de lo Plata, D. Cristóbal Castilla y Zamora, por la fundación de un Co- 
legio-seminario y dotación de tres cátedras en aquella ciudad. — RR. CC. de 
exención de impuestos y tributos á los Colegios y casas de la Compañía. — Inclu- 
yese el Colegio de Buenos Aires en el repartimiento hecho para vender cueros 
á los navios que fueren á aquel puerto. — Forma en que han de pagar sus tribu- 
tos los indios de las doctrinas de los Padres de la Compañía del Paraguay. — Es- 
tado de la población de portugueses de la Colonia del Sacramento. — Cese del 
trabajo de la fortaleza del puerto de Buenos Aires. — No resulta cierto el desalojo 
de los portugueses de la Colonia por los españoles. — Motivos de la traslación de 
la ciudad de Londres al Valle de Catamarca. — D. Pedro de Cárdenas y Arrieto 
visita su Obispado de Santa Cruz de la Sierra. — Sínodo de religiosos. — Origen 
de la falsa noticia del desalojo de los portugueses de la nueva Colonia.— Cambio 
de jurisdicción por la mudanza de cuatro pueblos del Paraguay al gobierno de 
Buenos Aires.— Méritos del Dr. D. Francisco de Paredes para la canonjía magis- 
tral de la Paz. — Misión á Chile por Buenos Aires. — Modelo de la fortificación de 
Buenos Aires. — Aviamiento de religiosos. — Prórroga de limosna de vino para 
misas, aceite para el culto divino, dietas y medicinas á los religiosos del Para- 
guay y escolta á sus misioneros. — Misión aprobada de 50 misioneros al Río de la 
Plata. — Es despachado el Gobernador D. Antonio de Vera Mújica de la ciudad 
de la Asunción para la guerra del Chaco. — Es consagrado en Lima el Obispo de 
la Paz y visita su diócesis. — Designios de los portugueses de despoblar la Colo- 
nia y situarse en Maldonado. — Efectos que produjo la jornada y repartimiento 



ARGUMENTO 3 

de indios del Chaco, llevado á cabo por el Gobernador D. Ángel de Peredo. — 
Estado de la Colonia del Sacramento é inconvenientes de su permanencia para 
España. — Listas de misioneros. — Ciudades del Río de la Plata, Paraguay y Tu- 
cumán; excesos de los portugueses poblados en la provincia del Paraguay. — Li- 
mosnas á cinco iglesias y Colegios de la provincia del Tucumán. — Puesto en que 
convendrá construir la fortificación en la ciudad de Buenos Aires. — Mándase 
suspender esta obra y conferir en Junta sobre el asunto. — Remítese su informe 
sobre que se mantenga el fuerte antiguo y el fortín y se prosiga el de San Se- 
bastián y no se fabrique otro en el de San Pedro. — Más sobre el intento que 
tienen los portugueses de poblar Maldonado y despoblar San Gabriel. 

El Duque de la Palata resuelve la entrada al Chaco por las hostilidades de 
los indios, que mataron á D. Pedro Ortiz de Zarate y á un Padre de la Compañía 
de Jesús. — Propone el Gobernador de Buenos Aires la ocupación de Maldonado. 
Apruébase al del Paraguay el castigo ejecutado en los payaguas, guaycurús y 
mbayás; se le ordena el desalojo de los portugueses, y al de Buenos Aires que 
le asista. — Expulsión de clérigos sediciosos por el Obispo de la Paz. — Remite 
éste á S, M. testimonio de lo obrado en su visita. — Fundación del Seminario de 
Córdoba del Tucumán. — R. C. de traslación de la catedral de Santiago del Es- 
tero á Córdoba del Tucumán. — Recibe la Audiencia de la Plata la Real Cédula 
de aprobación de las cátedras de prima y vísperas de Cánones y de Instituta fun- 
dadas en la Universidad. — Representación sobre la suspensión del nuevo im- 
puesto para ayudar á la fortificación de Buenos Aires. — Falta que hay en la 
lengua de los indios quilmes y su remedio. — Toma de posesión del gobierno del 
Arzobispado de la Plata por D. Bartolomé González de Poveda en 29 de Septiem- 
bre de 1685. — Forma en que se ejecutó la Real Cédula sobre devolución de ar- 
mas y municiones á las doctrinas del Paraná y Uruguay. — R. O. para que se 
continúe la obra de la fortificación del puerto de Buenos Aires. — Bulas obteni- 
das sobre erección de iglesias y división de Obispados. — R. C. para que cesen 
los tributos impuestos para la fortificación de Buenos Aires y se suplan con 
otros.— Causas de la traslación de la catedral de Santiago del Estero á la ciudad 
de Córdoba. — Delineación hidrográfica y geográfica del Río de la Plata. — Lo que 
obró D. Francisco de Monforte para el reparo de las hostilidades de los guay- 
curús.— Miserable estado de la provincia del Paraguay, descrito por D. Antonio 
de Vera Mújica; pretende éste organizar el beneficio de la hierba. — Aciertos de 
D. Francisco de Monforte en lo político y militar. — Lo que éste ejecutó para 
atajar los daños que hacían los guaycurús y payaguas. — D. Bartolomé Marín Po- 
veda es nombrado, por aclamación, Catedrático de prima de Cánones de la Uni- 
versidad de la Plata. — Resultado de la campaña emprendida por Monforte contra 
los guaycurús. — El Obispo del Paraguay satisface á varias Cédulas Reales. — En- 
trada que hizo Francisco Avalos de Mendoza al castigo de los guaycurús y demás 
naciones enemigas. — Acertado gobierno político-militar de D. Tomás Félix de 
Argandoña en la provincia del Tucumán. — Salida á campaña del Gobernador del 
Paraguay D. Antonio de Monforte. — Castigo de los indios del Chaco, ejecutado 
por Antonio de Vera Mújica. — Junta celebrada por el Gobernador Fernando de 
Mendoza Mate de Luna, en San Felipe de Lerma, sobre si convenía hacer guerra 
ofensiva á los indios del Chaco.— Otra Junta sobre si convenía fortificar la boca 



4 PERÍODO OCTAVO 1 683- 1 704 ^ 

de Río Negro é isla de Maldonado. — Diligencias practicadas sobre la fortificación 
de Esteco contra las hostilidades de los indios del Chaco. — Propuesta de Argan- 
doña sobre la defensa de cinco ciudades del Tucumán por medio de un presidio 
con 100 infantes. -Sede vacante en el Paraguay. — Piden los portugueses lo que 
se aprehendió en la toma de la ciudadela de Sacramento. — Información, á ins- 
tancia del P. Gregorio Cabral, para que no se obligue á los pueblos de Nuestra 
Señora de Fe, Santiago y San Ignacio á beneficiar la hierba. — Represalias de los 
indios y acometidas de los españoles á los indios guanas.— Detalles sobre la toma 
de la Colonia y reclamaciones en orden á la restitución de los bienes del difunto 
Lobo.— Los indios itatines de Santiago de Caaguazú y Nuestra Señora de Fe deben 
ser encomendados ala Real Corona.— Declaración jurada delP. Juan de Rojas 
acerca de la fidelidad de estos dos pueblos, — Auto de D. Felipe Rexe Gorbalán 
sobre los tributos de los indios del pueblo de Santiago de Caaguazú. — Provisión 
del Virrey de que dichos indios fueron convertidos por los Padres de la Compa- 
ñía de Jesús. — Autos relativos á la maloca del Capitán Juan de San Martín á les 
pampas y serranos. — Inauguración de la catedral de Santiago del Estero, dedicada 
el 27 de Octubre de 1686; y fallecimiento del Obispo de Tucumán D. Fray Nico- 
lás de Ulloa. — Proyecto de fundación en la boca del Río Negro ó en la isla de 
Martín García. — Suspensión de la cobranza de nuevos impuestos para la fábrica 
del fuerte de San Sebastián de Buenos Aires. — Inconvenientes de no haberse pro- 
seguido la construcción de dicha fortaleza. — Restitución de los efectos cogidos 
en la colonia del Sacramento. — Estado de la población de dicha colonia. — Maloca 
hecha contra los pampas; su alzamiento y el de algunos indios chañas en .Santo 
Domingo Soriano. — Son alcanzados y muertos por los charrúas. — Fallecimiento 
del Obispo del Paraguay, Fray Faustino de Casas, en 2 de Agosto de 1686. — Tres 
fragatas de piratas ingleses costean el mar del Sur. — Huida de los pampas y 
muerte de los otros cogidos en la maloca de Juan de San Martín. — Muertes que 
hicieron los serranos y pampas sujetos á los caciques Sacaperu y D. Ignacio. 

Reintegración del derecho de Cobos á la Real Hacienda.— Facultad dada por 
el Virrey Duque de la Palata al Rector de la Universidad de San Francisco Javier 
para conferir grados de Cánones y Leyes y reparos de éste. — S. M. espera noti- 
cias del castigo impuesto a los indios rebeldes calchaquíes y mocovíes. — Armas 
otorgadas para la defensa de las doctrinas del Paraguay. — D. Agustín Arce de la 
Concha toma posesión del gobierno de Santa Cruz; y sus primeros actos. — Por- 
tugueses situados en la antigua Jerez. — R, C. al Gobernador de Tucumán sobre 
el modo de operar para la reducción de los indios del Chaco. — Bulas expedidas 
á favor de Fray Juan de los Ríos, electo Obispo de Santa Cruz de la Sierra. — 
Restitúyense al Gobernador de la colonia, conforme al Tratado provisional, 
los efectos ocupados en ella.— El Obispo de Santa Cruz ofrece conducirse á la 
ciudad de San Lorenzo de la Barranca para residir en ella. — Fray Sebastián de 
Pastrana es propuesto para el Obispado del Paraguay. — Ventajas de fortificar la 
boca del Río Negro para obligar á los portugueses á dejar la colonia del Sacra- 
mento. — El P. Diego Francisco Altamirano abona la persona de D. José Mar- 
ciáñez. — Convenio sobre diezmos entre el Provincial de la Compañía, P. Tomás 
Dombidas, y el Dr. Diego Salguero de Cabrera, en nombre y con poder del 
Deán y Cabildo de la catedral de Córdoba. — Remisión de papeles á Veitia sobre 



argdmeKto 5 

la fortificación de la boca del Río Negro y Maldonado, para que informe. — Dili- 
gencias del Gobernador del Paraguay para inquirir si los portugueses están ave- 
cindados en el río "de la antigua Jerez. — El Duque de la Palata da cuenta del re- 
sultado de la entrada á los indios infieles del Chaco. — -Tasas de los indios de Juli 
y sínodos á sus Curas, sin exigirles mesada. — S. M. pide informes sobre la doc- 
trina del pueblo de Juli. — El Gobernador D. Tomás Félix de Argandoña refiere 
á S. M. las impresiones de su visita hecha en la provincia del Tucumán. — Infor- 
mación dada por el mismo sobre la conveniencia de que sean aprobadas las es- 
crituras "relativas al convenio con el Cabildo y la Compañía en sustitución de los 
diezmos. — Otórganse dichas escrituras. — Resolución deS. M. en caso de que por- 
tugueses intenten poblar ó fortificarse en la isla de Maldonado. — Acuerdo de la 
Junta de Indias en orden á la fortificación que se ha discurrido hacer en la ciudad 
y puerto de Buenos Aires. —El P. Diego Altamirano representa los inconvenien- 
tes de que los indios de tres pueblos sean compelidos á beneficiar la hierba del 
Paraguay. — La Junta de guerra de Indias da cuenta á S. M. de estar suspendida 
la fábrica de la fortaleza en el sitio de San Sebastián de Buenos Aires. — Conve- 
niencia de dos fuertes en la boca del Paraná.— El P. Diego Altamirano hace re- 
lación de lo que informó el Gobernador Monforte teniendo por ajustado dicho 
informe. — S. M. ordena al Virrey del Perú provea al Gobernador de Buenos 
Aires hasta 30.000 pesos, y que no se trate más por entonces de fortificar la boca 
del Río Negro. — El H.° Domingo Rodríguez es señalado por el Provincial de 
Castilla para Procurador de la provincia del Perú. — Se concede una misión en 
la ciudad de Corrientes á la Compañía. — Reedificación de la iglesia de Buenos 
Aires. — R. C. sobre licencia á los Jesuítas para hacer misión á los indios en la 
ciudad de Corrientes. — Pídese licencia para que Domingo Rodríguez pase á Po- 
tosí como Procurador de la provincia de Castilla. — Un pirata inglés prende un 
navio portugués fondeado en la colonia. — R. C. para que el Gobernador del 
Paraguay informe sobre el Memorial del P. Altamirano, que pide que los pueblos 
de San Ignacio, Nuestra Señora de Fe y Santiago no sean compelidos al benefi- 
cio de la hierba. — Otro Memorial sobre el H.° Domingo Rodríguez. — Venganzas 
de los guenoas contra los portugueses. — Impresiones de Monforte, recibidas en 
la visita que hizo á los pueblos doctrinados por la Compañía de Jesús. — Promo- 
ción de Fray Sebastián de Pastrana al Obispado del Paraguay. — Certificación de 
D. Antonio de Vera Mújica, dada á petición del albacea y testamentario de don 
Manuel Lobo, sobre la toma de la colonia del Sacramento.— Respuesta del Su- 
perior de las misiones del Paraná y Uruguay al exhortatorio de D. José de He- 
rrera y Sotomayor de 13 de Agosto de 1688.— R. C. sobre el pase regio.— Gonzalo 
Dacosta Meneses pide los bienes que se le tomaron á su hermano D. Manuel 
Lobo cuando cayó prisionero en la colonia del Sacramento.— Lo que hizo el 
Gobernador Monforte en los tres años de su gobierno del Paraguay. 

Informa D. Diego Cristóbal Mejía sobre la reducción de los pampas y conserva- 
ción de los indios que redujo D. Alonso de Mercado.— Adelantamiento de la fá- 
brica de la catedral de la Asunción. — Autos de la Universidad de la Plata sobre 
preferencia en sus concursos y juntas.— Escritura de transacción entre el Cabil- 
do de la iglesia del Tucumán sobre frutos y bienes decimales, aprobada por el 
Gobernador Argandoña. -Resumen de lo escrito por el Virrey y Gobernador to- 



6 PERÍODO OCTAVO l683-I704 

cante al estado de la Colonia del Sacramento. — Informe de Argandoña del estado 
de la provincia del Tucumán. — Es presentada al Consejo la escritura de transac- 
ción antes referida. — Testimonio sobre exención á los indios de las reducciones 
de la Compañía de ir al beneficio de la hierba. — El Provincial de la Compañía 
consiente la contribución del derecho de Cobos en la prorrata repartida al oficio 
de tallador mayor de la Casa de Moneda de Potosí. — Licencia condicional para ir 
á España D. Gabriel de Aldunate y Rada, — R. C. aprobatoria de la escritura de 
transacción sobre diezmos susodicha. — El enviado de Portugal solicita se restitu- 
yan los bienes de D. Manuel Lobo á sus herederos. — Se exime á la Compañía de 
pagar mesada de la doctrina de Juli. — R. C. sobre la forma de las cátedras funda- 
das por el Arzobispo de Charcas. — Perecen 23 españoles y un indio á 15 leguas 
de la ciudad de la Asunción del Paraguay. — R. C. para que vuelva á España Fran- 
cisco de la Fuente, Procurador de la Compañía en Potosí. — Otra en confirmación 
de la fundación del Colegio-seminario de Córdoba del Tucumán. — Otra dando 
licencia á Tomás de Aguirre para pasar á Potosí. — Forma para facilitar con el be- 
neficio de la hierba la manutención de 200 hombres de presidio en el Paraguay. 
Informe sobre si los indios de San Ignacio, Nuestra Señora de Fe y Santiago 
han de ser compelidos á beneficiar la hierba. — Pídese resolución en el punto de 
la ampliación de la facultad de dar grados en el Colegio de la Plata. — R. C. que 
los religiosos de las misiones del Río de la Plata procedan con todo fervor 
para que éstas sean fructíferas.— Fray Hernando Vivero abona al Gobernador 
D. Tomás Félix de Argandoña. — R. C. para que las constituciones de la Univer- 
sidad de Córdoba se publiquen en nombre del Obispo, y que pueda el Rector 
dar grados en defecto de aquél y del Maestrescuela. — Estado general del Perú. — 
Los religiosos de la Compañía solicitan fundar Colegio en San Bernardo de Ta- 
rija para asegurar el paso á la conversión de la gentilidad del Tucumán. — Reen- 
cuentro de los portugueses con los indios guenoas. — Población intentada por los 
portugueses en Maldonado. — Carta sobre la ciudadela del Sacramento. — Lle- 
gada de un navio de alto bordo y una sumaca al puerto de Maldonado. — Guerra 
de los charrúas con los guinoanes. — D. José de Herrera y Sotomayor repre- 
senta los medios con que se puede ocurrir a la fábrica de la fortaleza de San Se- 
bastián del puerto de Buenos Aires. — D. José de Herrera incorpora á la Corona 
los indios chañas, y requiere al Provincial de San Francisco que dentro de dos 
meses ponga operarios á 200 familias de indios calchaquíes. 

Contravención del Tratado sobre la colonia del Sacramento. — índice de los 
despachos y cartas relativas á la ciudadela del Sacramento. — Artículos del Tra- 
tado provisional sobre esta colonia á que no dieron cumplimiento los portugue- 
ses. — Informe sobre los perjuicios que puede tener la mutación de cuatro pueblos 
á la provincia del Paraguay y jurisdicción secular y eclesiástica de Buenos Aires. 
Invaden los mocovíes la nueva población de San Miguel del Tucumán. — Decla- 
ración del Virrey para que el Arzobispo prosiga en su derecho de nombrar con- 
ciliarios en la Universidad de la Plata. — Cincuenta y seis religiosos Jesuítas van á 
Buenos Aires y perecen ocho en el viaje. — Estado en que se hallan los vecinos de 
San Miguel del Tucumán.— Numeración general de indios y lo que de ella ha re- 
sultado en beneficio de S. M. y de la República en la reintegración de la mita de 
indios de la Rivera y minerales de Potosí. — Grados en la Facultad de Cánones é 



ARSOMKNTO 7 

Instituía de la Universidad de la Plata.— Informe del Arzobispo sobre el servicio 
de los indios del Paraguay. -Aviamiento de 44 religiosos que van al Río de la 
Plata. — Cédula general remitida para que se enseñe á los indios la lengua espa- 
ñola.— Consagración del nuevo Obispo del Tucumán, D.Juan Bravo Dávila.— Mé- 
ritos y estudios del Licenciado D Francisco Domonte y Robledo.— Libramiento 
en la Caja del Potosí sobre aviamiento de 21 religiosos.— Méritos de D. José Gre- 
gorio de Ceballos.— Recíbese en Potosí la escritura de obligación de pagar la 
prorrata de 20 centavos de maravedí por cada marco de plata que se labrare en 
su Casa de Moneda,— Lista y reseña de 44 religiosos que se embarcaron en 
12 de Septiembre de 1690. — Texto de las Bulas de Gregorio XV y Urba- 
no VIII sobre dar grados en varios Colegios de la Compañía de Jesús. -Informe 
de la Real Audiencia sobre la fundación de la Universidad de la Plata.— Reduc- 
ción de 8.000 indios mojos á tres pueblos. -El Arzobispo de la Plata satisface á 
una objeción sobre dar grados y representa la forma en que se concedió dicha 
Universidad,— Léense en ella Cánones y Leyes.— Lo que escribieron los vecinos 
de San Miguel de Tucumán sobre la hostilidad de los mocovíes.— Más sobre las 
cátedras de la Universidad de la Plata.— El Oidor de ella, Dr. Antonio Martínez 
Lujan de Vargas.— Autos sobre la hostilidad de los mocovíes á los vecinos de 
San Miguel.— Más sobre la enseñanza de la lengua española en las escuelas de 
indios.— Los caciques de Chucuito piden que los naturales de esta provincia 
miten allí y no en Potosí.— Perjuicio que se sigue al Real Patronato de que seña- 
len los Arzobispos de la Plata vicecancelarios en la Universidad,— R. C. sobre la 
enseñanza del castellano.— R. C. sobre que no se permita la infracción del Tra- 
tado provisional con el Príncipe de Portugal.— Extensión del derecho de Cobos 
en los demás minerales del Perú.— Floreciente estado de la misión de los mojos, 
Visita del Obispo de Tucumán en su diócesis.— Contravenciones de portugueses 
al Tratado provisional sobre la Colonia del Sacramento. — Inquietud de D. Agus- 
tín de Robles, Gobernador de Buenos Aires, y gran consuelo del mismo por las 
órdenes expedidas para que se asista con los situados á Buenos Aires. 

R. C. al Provincial de la Compañía de Jesús para que acuda al Gobernador con 
la gente que pudiere y le pidiere para embarazar los intentos de los portugueses. 
Carta del Provincial ponderando las virtudes del Obispo del Tucumán, D. Juan 
Bravo Dávila y Cartagena.— Aprueba S. M. lo obrado en la misión de los calcha- 
quíes por el Gobernador de Buenos Aires.— D. Agustín de Robles pide embar- 
cación ó facultad para fabricarla, para dar cuenta de cualquier suceso que ocurra 
con el extranjero,— Muerte del Obispo del Tucumán D. Juan Bravo de Carta- 
gena. — Pídense al Virrey 30.000 pesos para la fábrica de la fortaleza de San Se- 
bastián. — La Junta de guerra de Indias pide informes sobre la demarcación de 
lo que en América pertenece á Castilla y Portugal.— Buena impresión recibida 
sobre el trato y virtudes del Obispo electo del Tucumán. — Quejas de los caci- 
ques de Chucuito contra Manuel Alvarez de Pineda. — Informe del P. Petrey 
sobre el papel de D. Juan Cruzado de la Cruz tocante al punto de las demarca- 
ciones de la Colonia del Sacramento y Memorial de D, Juan Cruzado de la Cruz 
que lo motivó. — Minuta de Real Cédula sobre la prorrata en el oficio de tallador 
de la Casa de Moneda de Potosí. — Constituciones de la Universidad de Córdoba 
del Tucumán. — El Obispo del Tucumán consiente que en lugar de los diezmos 



8 PEldODO OCTAVO 1683-17O4 

de los frutos satisfagan los Colegios de la Compañía 600 pesos anuales. — Informe 
de dicho Obispo sobre la falta de emolumentos para la sustentación de los curas 
de su Obispado. — Visita de este Obispo en su Obispado. — Minuta de carta de 
S. M. al P. General Tirso González sobre la buena administración de los doctri- 
neros de Juli. — Les dispensa S. M. del cargo de pagar mesada, elogiando su buena 
administración, estado del pueblo, adorno y alhajas de sus iglesias, aseo del 
culto divino y cuidado con que asisten á los indios. — R. C. sobre misiones. — 
Forma que tiene la nueva colonia y cindadela del Sacramento. — Recelos de don 
Agustín de Robles sobre que intenten los portugueses poblar en Maldonado. — 
Gruesa de los diezmos y renta capitular de la catedral de Tucumán y su distri- 
bución y prorrata desde 24 de Junio de 1691 á igual fecha de 1692. — R. C. para 
que los vecinos de Villa Rica vuelvan á poblar en Curuguati y salgan de Ibiti- 
rusu. — Autos de embargos en hierba de los indios guaranís del Paraná y Uru- 
guay. — Méritos del Dr. D. Diego Salguero de Cabrera. -Asistencia que mandó 
dar el Virrey al Gobernador de Buenos Aires para impedir que los portugueses 
poblasen en Maldonado. — Residencia limpia del Gobernador que fué de Buenos 
Aires D. José de Garro. — Vejez y necesidad de mandar Coadjutor al Obispo de 
Santa Cruz D. Fray Juan de los Ríos.— Informa éste sobre los méritos de Fran«- 
cisco Domonte y Robledo.— Repara S. M. que no haya venido el informe de la 
Audiencia de Charcas sobre un Memorial presentado pidiendo que los indios no 
sean compelidos á beneficiar la hierba, y se acusa el recibo del informe del Ar- 
zobispo de Charcas sobre lo mismo. -Exhortatorio de D. Agustín de Robles al 
Provincial, Procurador y Superior de los misioneros del Paraná y Uruguay para 
que envíen indios, que impidan que los portugueses de la colonia se aprove- 
chen del ganado vacuno de los españoles, internándolo. — Averigua el Goberna- 
dor del Paraguay que los portugueses han desalojado los parajes de Jerez. 

Informe de los Prelados de las religiones de la ciudad de la Paz.— Los caciques 
de Chu cuito piden mitar en su provincia.— La Audiencia de la Plata ignora que 
se hayan presentado quejas sobre la concesión de tierras y agua al Colegio de la 
Compañía de Jesús de la Rioja.— Conveniencia de que se funde Colegio é iglesia 
en San Juan de Vera de las Siete Corrientes. —Fallecimiento del Obispo de Santa 
Cruz de la Sierra, D. Fray Juan de los Ríos. —Jubilación del Presidente de la Plata, 
D. Diego Cristóbal Mesía. — R, C. y viaje de un Oidor para informar sobre la 
mudanza de los pueblos de la Candelaria, San Cosme y San Damián, Santa Ana 
y San José á la provincia del Uruguay.— Méritos del Dr. D. Martín de Lenis. — 
Perjuicios que reciben los indios pulares de sus encomenderos.— El Presidente 
de la Plata socorre al Gobernador de Buenos Aires con pólvora, salitre y azufre. 
Carta del Obispo de Buenos Aires á S. M. sobre que el Hospicio de la Compañía 
de Jesús de Corrientes sea Colegio. — Se deniega el aumento de sínodo en los 
curatos de la ciudad de la Paz y el que éstos se encarguen á religiosos de la 
Compañía.— Poder del Provincial otorgado á los PP. Procuradores electos por 
la Congregación provincial, Cipriano de Calatayud é Ignacio de Frías.— Méritos 
del cura de San Martín de la Villa Imperial de Potosí.— Medios para el reparo 
de la provincia de Tucumán. — Pobreza de la ciudad de Lerma. — Hostilidades 
de los indios enemigos, del Chaco, en la provincia de Tucumán y lo que obraron 
los Gobernadores.— El Gobernador D. Agustín de Robles informa que se eleve 



ARGUMENTO 9 

á Colegio, con iglesia, la casa de la Compañía de la ciudad de las Corrientes. — 
Arancel eclesiástico del Obispado de Tucumán. — Estado en que halló D. Martín 
de Jáuregui la provincia del Tucumán al tomar posesión de su gobierno. — Doce 
puntos propuestos á una Junta sobre el entero de la mita del Potosí y cobranza 
de tributos. — Planta geométrica de la Colonia del Sacramento. — Visita Antonio 
Martínez Lujan los pueblos de indios del Tucumán y termina la residencia de 
D. José de Ceballos. — El Gobernador de Buenos Aires sale de Lisboa y va por 
el Brasil á su destino. — Virtud y letras de D.José Marciáñez. — Procuradores ele- 
gidos en la Congregación provincial celebrada en Córdoba del Tucumán en 1689. 
D. Agustín de Robles remite á S. M. testimonio de haber tomado posesión del 
gobierno de Buenos Aires. — Requiere la guarda del Tratado provisional á los 
lusitanos de la Colonia. — La ciudad de Buenos Aires elogia su gobierno. — Nuevo 
informe en abono de Marciáñez. — Petición sobre el traslado de los huesos de 
Manuel Lobo depositados en el convento de franciscanos.— Es propuesta una 
terna para el Arzobispado de Charcas, vacante por muerte de D. Bartolomé Gon- 
zález de Poveda.- -Verdad de lo que pasó en un viaje que se hizo á las costas 
de San Gabriel y noticia de haber los indios que fueron á la recogida del ganado 
por orden del Gobernador preso y robado á portugueses y tupis de la colonia. 
Representación del gremio de azogueros de Potosí á S. M. — Autos sobre contra- 
venciones de portugueses al Tratado provisional. — Dase por presentado el poder 
y licencia para introducir los negocios de su provincia del Paraguay al P. Igna- 
cio de Frías.— Memorial de dicho Padre al Real Consejo.— Deja S. M. á elección 
del Gobernador y Obispo del Paraguay la mudanza de los vecinos de Villa 
Rica. — Nombramiento de la persona que ha de numerar los indios de las reduc- 
ciones referidas por el Obispo de Buenos Aires. —Perjuicio representado por los 
mineros de la novedad intentada por el Conde de la Monclova en la privación 
de los indios de mita para la labor de los minerales del cerro de Potosí. —Bulas 
del Obispado de la Paz á D. Fray Bernardino Carrasco. -Representación de 
Fray Manuel Mercadillo, electo Obispo de Tucumán.— S. M. ordena se haga 
nueva dinumeración de los indios de las reducciones de la Compañía de Jesús 
y se les obligue á tributar y acudir con los diezmos á los diocesanos, — El Obispo 
de Buenos Aires da cuenta de su visita á las reducciones de la Compañía. — 
R. C. sobre aviamiento de religiosos de la Compañía de Jesús que van á Santa 
Cruz de la Sierra, Juli y otras partes. — Licencia concedida á Ignacio de Frías 
para otra misión destinada á las provincias del Río de la Plata. — Autos sobre las 
dependencias de la colonia del Sacramento. — Suceso ocurrido entre indios y 
portugueses. —Representación de la ciudad de Santa Fe de la Veracruz de que 
se le apliquen varios derechos y que los Padres de la Compañía se encarguen 
de la reducción de los calchaquíes. — D. Agustín de Robles repite los autos del 
estado de las dependencias con la colonia y remite la planta del fuerte de Zam- 
boanga. — Rectificación del P. Francisco Gutiérrez sobre misioneros que van al 
Perú. —El P. Miguel de Viñas solicita nueva misión para Chile. — Otorga S. M. 
derechos á Santa Fe de la Veracruz, y que la Compañía se encargue de la mi- 
sión de los calchaquíes. — Carta de Fray Julián Churaillas sobre el mismo asunto. 
S. M. manda recoger un Memorial impreso sin licencia por el P. Pedro Calde- 
rón.- Gravedad de la materia en la reducción de los gentiles y de la provincia 



10 PFRÍODO OCTAVO I683-I7O4 

del Chaco. — Aviamiento para 46 religiosos concedidos á la provincia de Chile. 

Envíase Breve para que Fray Manuel Mercadillo se pueda consagrar en España. 
Informe sobre portugueses. — Autos sobre lo sucedido con portugueses de la co- 
lonia del Sacramento. Tratan éstos de poblar la isla de Maldonado. — El P. Frías 
pide que no se ponga impedimento á los Procuradores de su provincia para em- 
barcarse en navios de registro, aunque no estén cumplidos del todo seis anos 
desde la salida de los anteriores,— R. C. á la ciudad de Santa Fe sobre petición 
de misioneros al Prelado de San Francisco sin participárselo al Real Patrono. — 
Otra al Obispo de Buenos Aires sobre paces hechas con los calchaquíes por 
mano de Fray Diego de Córdoba, y Bula revocada. Concede S. M. la instancia 
del P. Frías sobre que puedan embarcar los Procuradores en navios de registro 
antes del tiempo dispuesto. — Cartas del Gobernador de la colonia protestando 
contra la muerte que los indios dieron á tres soldados y dos tupis de su guarni- 
ción.— Excesos de los portugueses en la nueva población. — Acuerdo del Con- 
sejo tocante á minas, minerales, mineros y mitas de Potosí.— Breve mandando 
celebrar el oficio y misa de la festividad de la Inmaculada Concepción de Nues- 
tra Señora con rito doble de segunda clase con octava. — La Real Audiencia 
acusa recibo de las Cédulas que mandan no se cobre de los religiosos de la Com- 
pañía de Jesús mesada de las doctrinas de Juli; que no se admitan recursos en 
causas de visitas de regulares ni de pleitos; que se cuide de que los indios envíen 
sus hijos á las escuelas y sus hijas á las doctrinas. — R. C. sobre que los religio- 
sos vayan á las misiones á que están asignados.— Otra sobre la libertad y buen 
tratamiento de los indios.— Memorial del Obispo D. Fray Manuel Mercadillo, 
con la respuesta del Fiscal y acuerdo del Consejo sobre la traslación de la cate- 
dral á la ciudad de Córdoba.— R. C. sobre que se pongan escuelas y maestros 
que enseñen á los indios la lengua castellana. — Publicación del Breve que manda 
se celebre la fiesta de la Inmaculada Concepción con rito doble de segunda clase 
y octava. —Informe sobre si se podrá seguir inconveniente de la subordinación 
de cuatro pueblos á Buenos Aires. — La Audiencia de la Plata ofrece cumplir la 
R. C. de 20 de Julio de 1693; é informa sobre lo contenido en el Memorial que 
dio á S. M. el Procurador de la Compañía para que los indios del Paraguay no 
fuesen compelidos á beneficiar la hierba. 

Medios para acudir á los de la Compañía que asisten á la misión de los mojos. 
Progresos de esta misión.— Fundación de un Colegio en Cochabamba y apertura 
de nuevo camino para los mojos. — Auxilia la Caja de Potosí con 2.000 pesos estas 
misiones durante el Virreinato del Conde de la Monclova. — Más sobre el cumpli- 
miento de la R. C. que manda enseñar á los indios la lengua castellana. — Fo - 
mentó de la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad de la Plata. —Gran 
fruto que producen los de la Compañía en la ciudad de Corrientes y convenien- 
cia que resultaría de fundar Colegio en ella. — El Virrey cursa la instancia para 
que los indios de Chucuito no sean obligados á mitar en Potosí, y S. M. la otor- 
ga. -Acuerdo del Consejo en vista del expediente sobre la traslación de la ca- 
tedral de Santiago del Estero. —Estado de la misión de los mojos. — Convenien- 
cia de que los misioneros que vuelven de Chile vengan por Buenos Aires y no 
por Lima.— Carta del P. Jaramillo á D. Gregorio Solórzano informándole qué 
privilegios tiene la Compañía de Jesús en orden á matrimonios de indios.— 



AROUmKTO 1 1 

R. C. para que D. Agustín de Robles entregue al Consejo relación de los escla- 
vos negros que hay en la provincia de Buenos Aires.— Manda S. M. se traslade 
la catedral de San Lorenzo de la Barranca á la villa de Mizque, dando á ésta el 
titulo de ciudad, — Informe sobre qué rentas y haciendas tiene la Compañía de 
Jesús de San Lorenzo de la Barranca, —Buena correspondencia que se ha de 
mantener con los prebendados de la catedral de Tucumán. — Cantidad que S. M. 
manda entregar para la fundación del Seminario de Córdoba.— Mudanza de la 
catedral de Santiago del Estero á la ciudad de Córdoba.— Resolución del Con- 
sejo sobre las custodias, Universidad y grados de la ciudad de la Plata.— Se agen- 
cian Breves de aprobación de traslación de las catedrales de Santa Cruz de la 
Sierra y Tucumán. — Papel jurídico sobre privilegio de la Compañía para dis - 
pensar en el matrimonio de los indios neófitos en los grados de consanguinidad 
y afinidad que no sean de derecho divino.— Pídese Breve para seguridad de 
las conciencias en dichas materias. -Acuerdo del Consejo tocante á lo mismo. — 
Carta del Secretario del Consejo al Cardenal Judice sobre que solicite Breve 
para que los Prelados de Indias puedan dispensar á los indios para casarse en 
los grados que pareciere á Su Santidad. — Motivos que han inducido á la trasla- 
ción de la catedral de San Lorenzo de la Barranca á Mizque. — Aviamiento de 
38 religiosos concedidos á las provincias de Buenos Aires.— Fundación de un 
Colegio seminario en Santiago de Chile para la educación de los hijos de caci- 
ques araucanos á cargo de la Compañía. — Origen del repartimiento de indios 
que trabajan en las minas de Potosí; providencias que se han dado para ello y 
las que en vista de todo tiene el Consejo por convenientes. — R. C. dando las 
gracias al Virrey del Perú por la destreza que tuvo en el manejo de la cobranza 
del derecho de Cobos. — Gastos que importaron 32 religiosos que pasaron 
á Chile. — Grados en la Universidad de Córdoba del Tucumán dados por el Obis- 
po y recibidos por José Marciáñez.— Retírase una escuadra de cinco navios de 
Francia que iba al mar del Sur por no haber podido pasar el Estrecho. 

Carta del P. Lauro Núñez; trata de la fundación y hacienda que tiene el Cole- 
gio de San Juan de Vera de las Siete Corrientes.— Pasaje de 40 religiosos que 
han de ir á Chile en los navios de registro por Buenos Aires. — Trasunto de las 
30 facultades ordinarias concedidas por Inocencio XII al Obispo de Santiago de 
Chile, D. Francisco de la Puebla. — Informe de D. Francisco Domínguez tocante 
á los indios de guerra del Chaco. — El P. Ignacio Frías junta 38 religiosos para 
embarcar en los navios de registro que han de ir á Buenos Aires. — Ajuste del 
pasaje de la misión del P. Miguel de Viñas que ha de ir á Chile por Buenos 
Aires. — Patrias, nombres y señas de los sujetos que van al Paraguay con el Pa- 
dre Ignacio de Frías, y que el importe de su aviamiento se libre en las Cajas 
de Buenos Aires y Potosí. — Pídese licencia para fundar Colegio en San Juan 
de Vera. — Más sobre el ajuste de dos misiones que se pretende vayan en los 
navios de D. Juan Gallo.— Asuntos pendientes en Roma cuya resolución se 
recuerda al Embajador. — Reseña de 32 sujetos que ha podido reunir el P. Mi- 
guel de Viñas para ir á Chile por Buenos Aires. — Otra de los que van á las pro- 
vincias del Río de la Plata, Tucumán y Paraguay con el P. Ignacio de Frías. — 
Informe hecho con vista de los autos y plantas que envió el Gobernador de 
Buenos Aires, D, Agustín de Robles. — R. C. que no se proponga para curato§ 



12 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

y beneficios á los expulsos de las religiones. — Puntos propuestos por el P. Mi- 
guel de Viñas al Consejo de Indias la antevíspera de su partida para Sevilla y 
Cádiz. — Es propuesta á la Congregación Consistorial la traslación de la catedral 
de Tucumán á Córdoba y de Santa Cruz de la Sierra a Mizque. — Pasaje de las 
misiones de San Francisco y la Compañía. — Pide el Arzobispo de la Plata que 
puedan cursar libremente los colegiales de San Juan Bautista jurisprudencia en 
la Universidad de la Plata.— Extractos de los motivos que indujeron á S. M. á 
resolver la traslación de la catedral de San Lorenzo de la Barranca á Mizque. — 
Título de ciudad á la villa de Mizque. — Instrucción sobre las informaciones que 
se han de hacer para la traslación de las dos iglesias de Tucumán y Santa Cruz 
de la Sierra. — Se avisa al Obispo, al Gobernador y al Virrey de la resolución to- 
mada de la mudanza de la catedral de .San Lorenzo á Mizque. — Libranza á favor 
de 34 religiosos que pasan á Chile; reseña de los misioneros concedidos al Pa- 
dre Miguel de Viñas, y aprobación de la escritura del contrato para su conduc- 
ción. -Limosna para su avío. — Respuesta del Fiscal del Consejo tocante á la 
traslación de las catedrales antedichas. -Breve sobre dispensará los que con- 
trajeren matrimonio en Indias el hacer sus informaciones ante el Ordinario, bas- 
tando hacerlas ante los diputados por los Obispos, siempre que haya distancia 
de dos dietas. — Autos tocantes á la mudanza de la Villa Rica del Espíritu Santo 
y suspensión de ella. — Valor que infunde á la ciudad de Buenos Aires D. Agus- 
tín de Robles para no temer las amenazas de dos navios franceses. — Da cuenta 
este Gobernador de lo que ejecutó para oponerse á ellos. — Motivos para suspen- 
der la mudanza de la Villa Rica del Espíritu Santo. —Se remite copia de la res- 
puesta del Fiscal sobre los oficios para lograr el Breve de traslaqión de las igle- 
sias de Tucumán y Santa Cruz de la Sierra y diligencias del Cardenal para con- 
cluir este asunto. 

R. C. sobre que se discurran los medios para asistir á los misioneros de 
los mojos, cuyo estado y progreso se refieren. — Conducción de los frutos que 
bajan del Paraguay. —Erección de las cátedras fundadas por el Arzobispo de 
la Plata, D. Cristóbal de Castilla. —Aprobación de S. M. á lo propuesto por 
el Conde de la Monclova en el expediente que dio en materia de reparti- 
miento de indios de los ingenios y minas de la Ribera y cen"o de Potosí. Exa- 
men de los Breves y privilegios concedidos á los religiosos de la Compañía 
para dispensas de matrimonios entre indios, cometido á D. Gregorio de So- 
lórzano y enviadas al Cardciial Judice, con lo que pidió el Fiscal.— Advertencias 
del Obispo del Cuzco respecto á lo practicado en su Obispado. - Respuesta del 
Arzobispo de Lima á la R. C. de 3 de Junio de 1697 sobre la misma materia. — 
Informe sobre supresión ó prolongación del sínodo de 800 pesos percibidos por 
los religiosos de la Compañía en San Lorenzo de la Barranca. — El Arzobispo de 
la Plata acusa recibo de la R. C. de 3 de Junio de 1697 y del papel de las dudas 
de Solórzano sobre el hecho y derecho, temporalidad ó perpetuidad de los pri- 
vilegios de la Compañía.— El Obispo Manuel Mercadillo refiere la minoración de 
los diezmos del Tucumán por las haciendas de la Compañía compuestas en 400 
pesos. — Trasunto de dos decretos de la Sagrada Congregación del Concilio re- 
mitidos por el Embajador con carta de 28 de Agosto de 1695. — El Arzobispo de 
la Plata permite que seis colegiales de San Juan Bautista y seis del Colegio se- 



ARGUMENTO I 3 

minarlo cursen libremente jurisprudencia en la Universidad. — Miserable estado 

en que se hallan las fronteras del Chaco. — El Obispo de Tucumán expone algu- 
nos reparos en la ejecución de la Bula que le presentaron los de la Compañía 
para dispensar en los grados no prohibidos por derecho divino, etc. — El mismo 
da cuenta del estado de la provincia de Tucumán con el enemigo mocobí y de- 
más infieles, cuyos daños refiere.— Bulas remitidas a D. Fray Francisco de Pa- 
dilla para el Obispado de la iglesia de San Lorenzo de la Barranca. 

Erección de la catedral de Córdoba desde el día 24 de Junio de 1699, en que 
cesó la de Santiago del Estero, que fué declarada parroquial.— El P. Nicolás de 
Mirabal pide 50 misioneros para las misiones del Perú. — Beneficio general de la 
hierba arbitrado por vía de contribución y servicio voluntario por el Gobernador 
del Paraguay — Éste da cuenta de haber visitado la provincia y dispuesto el alivio 
de los indios.— Deja Agustín de Robles que los franciscanos prosigan en la con- 
versión de los calchaquíes. — Inseguridad del puerto de Buenos Aires por el pe- 
ligro de enemigos en el mar y de la colonia del Sacramento en tierra firme. — 
Confianza que inspira el Gobernador de Buenos Aires, D. Agustín de Robles. — 
Los indios de este gobierno, del Paraná, del cargo de la Compañía de Jesús nunca 
han pagado diezmos. — Porción de hierba que baja á Santa Fe de la Veracruz de 
las doctrinas del Paraná y Ururuay. — La ciudad de Buenos Aires pide que á todo 
trance de guerra se desaloje á los portugueses de la colonia. — Testimonio de lo 
obrado por el Arzobispo de la Plata en la visita de su Arzobispado y arancel que 
hizo para ella. — Inconvenientes de que toda la hierba que baja á Santa Fe no 
vaya en derechura á la ciudad de la Asunción. — Visita de Fray Manuel de Mer- 
cadillo a toda la provincia del Tucumán, — Memorial del P. Alonso de Quirós, 
acompañando carta de su General.— Nuevas órdenes dadas por el Virrey del 
Perú, Conde de la Mondo va, para alivio de los indios. -Licencia concedida al 
P. Nicolás de Mirabal para pasar á Indias 40 Sacerdotes y cuatro Hermanos coad- 
jutores. — Informe de D. José de Garro sobre á que jurisdicción pertenecen 
cuatro pueblos del cargo de la Compañía de Jesús en el Uruguay. — R. C. al Go- 
bernador de Buenos Aires declarando que dichos cuatro pueblos pertenecen al 
Paraguay. — D. Juan José Campero de Herrera, patrón y fundador del Colegio de 
la Compañía de jesús de la villa de Tarija. — Propuesta de la Cámara de Indias 
para el Obispado de Santa Cruz de la Sierra. — Papeles tocantes á los dubios y 
dispensaciones que hacen los Padres de la Compañía de Jesús y reconocimiento 
del Breve de Alejandi-o VIII sobre la materia. — Declaración jurada del P. Vice- 
rrector del Colegio de Tarija á petición del Maestre de campo D. Juan José 
Campero de Herrera. — Cédula general sobre que los regulares, aunque sean 
reos en causas civiles, reconozcan por Juez al ordinario. — Sínodo celebrado en 
Tucumán y anunciado por el Obispo á S. M. — Memorial de la Villa Rica del Es- 
píritu Santo á S. M. pidiendo confirme el asiento de esta villa en el paraje de 
Ibiturusú. — Minuta de R. C. con vista de los informes sobre la mudanza de cua- 
tro pueblos que están en el Uruguay, declarando que son del Paraguay. 

Fallecimiento de Carlos II y advenimiento al trono de Felipe V. — Permítese á 
los bajeles franceses entrar en los puertos de las Indias. — Vuélvese á encargar al 
Embajador en Roma que pase oficio para que Su Santidad declare los dubios 
propuestos respecto á los privilegios de la Compañía de Jesús tocante á dispen- 



14 PERÍODO OCTAVO 1683-I704 

sas de matrimonios. — Declaración del Consejo de que la tolerancia usada e i 
el Paraguay respecto á ciertos derechos parroquiales no se extienden á la pro- 
vincia del Tucumán, y encarga al Obispo que en sus visitas se arregle a los Con- 
cilios y leyes de Indias. — Se le aprueba lo obrado en el Hospital de Córdoba y 
se piden informes sobre su propuesta de admitir seminaristas supernumerarios 
en el Seminario de Córdoba con los mismos privilegios que los de número, — 
Servicios de D. Esteban de Urizar y Arespacochaga. — Voto de D. José de Garro 
en la Junta extraordinaria de guerra de Indias que mandó hacer S. M. — Servicios 
del Alférez D. José Bermúdez. — R. C. al Provincial de la Compañía de Jesús del 
Tucumán en orden á privilegios. — ídem al Obispo sobre lo mismo.— Junta de 
guerra extraordinaria sobre el resguardo de la plaza de Buenos Aires, para que 
ingleses y holandeses no invadan aquellos dominios. — Certificación de las visitas 
hechas por tres Gobernadores del Paraguay á los pueblos de indios que están á 
cargo de los religiosos de la Compañía de Jesús.— Aprueba S, M. la fundación 
que los vecinos de la Villa Rica han hecho en Ibiturusú. — Admite S. M. la excusa 
á D. Antonio de Portugal y nombra para el gobierno de Buenos Aires á don 
Alonso Juan de Valdés. — Tres Breves de Su Santidad Clemente XI sobre privi- 
legios, resolución, dubios y dispensaciones de matrimonios otorgados á los reli- 
giosos de la Compañía de Jesús residentes en las Indias orientales y occidenta- 
les. — Recelos de que ingleses y holandeses invadan los dominios de Buenos 
Aires. — Poder que dio el Provincial de Castilla al P. Tomás Rodríguez para pa- 
sar por Procurador general á Potosí, revocando el del P. Tomás Aguirre. 

Capítulo del Tratado de alianza ajustado entre España y Portugal. — Propónense 
sujetos para el Obispado de 3anta Cruz de la Sierra. — Licencia de embarque 
para Buenos Aires al P. Tomás Rodríguez. — Respuesta fiscal en vista de los in- 
formes recibidos en orden al beneficio de la hierba por los indios de las reduc- 
ciones de la Compañía. — S. M. reprende al Gobernador del Tucumán por inten- 
tar quitar al Obispo su sitial en la catedral. — Propuesta de la Junta de guerra de 
indias para la defensa del puerto de Buenos Aires.— R. C. acerca del beneficio 
de la hierba por los indios de tres pueblos.— Arbitrios para el gasto de la forti- 
ficación de Buenos Aires. —Noticia de lo que antes se había discurrido y resuelto 
en orden á bajar á Buenos Aires familias de indios de los que en el Paraguay 
están á cargo de los religiosos de la Compañía. — Respuesta del Fiscal sobre el 
cumplimiento de una Cédula en que se incluyen nueve puntos en alivio de ios 
indios mitayos del Potosí. — Representación del Consejo de Indias sobre bajar á 
Buenos Aires algunos indios del Paraguay, para trabajar en la fortificación y de- 
fensa de aquel puerto. — Sujetos propuestos para el gobierno de Tucumán, que 
sirve D. Juan de Zamudio. — Coadjutor del Obispado del Paraguay propuesto, por 
no haber pasado Fray Sebastián de Pastrana á residir en él.— Propónense suje- 
tos para el Obispado de la Paz. — El Gobernador del Paraguay no quiere recibir 
á su sucesor, D. Antonio de Escobar y Gutiérrez, en tanto que el Virrey no re- 
suelva la duda que le propuso. —Manda S. M. que bajen á lo menos 300 indios á 
Buenos Aires y se releven cada cuatro meses, sin detenerlos el Gobernador un 
día más. — Respuesta fiscal sobre los malos tratamientos de los indios del Para - 
guay. — Medios de que se ha de valer el Gobernador de Buenos Aires para el 
gasto de la fortificación de aquel puerto.— Licencia de embarque otorgada por 



ARGUMENTO ^ 1 5 

S. M. á Tomás Rodríguez, de la Compañía de Jesús. —El Gobernador de Tucu- 
mán, D. Juan de Zamudio, da cuenta á Felipe V del estado eclesiástico y per- 
turbaciones de esta provincia por los procedimientos de su Obispo D. Fray Ma- 
nuel de Mercadillo, desde que entró. — Informe de la Audiencia de la Plata 
tocante á la fundación de las cátedras de Cánones y Leyes en la Universidad de 
aquella ciudad. — D. Pedro Díaz de Durana y Uriarte es propuesto para Obispo 
coadjutor, con derecho á la futura sucesión del Obispado del Paraguay. — R. C. so- 
bre lo que se ha de ejecutar en cuanto á que los indios de tres doctrinas sean 
compelidos al beneficio de la hierba.— R. C. sobre la numeración de los indios, 
sus privilegios y obligaciones en el beneficio de la hierba del Paraguay de las 
tres doctrinas mencionadas. — Informe de la ciudad de San Miguel de Tucumán 
á S. M. sobre aquella provincia. — Otro, sobre lo mismo, del Gobernador de Tu- 
cumán. — Licencia al P. Nicolás de Mirabal para volver al Perú.— RR. CC. al Vi- 
rrey para que se asista á los misioneros de los mojos, aprobándole lo ejecutado 
con ellos. — Que no se use de patente en Indias por religión alguna sin haber pa- 
sado por el Consejo.— R. C. al Obispo de Tucumán para que remita los papeles 
que comprueban su narrativa sobre la paga de los diezmos. 

Testamento de D. José de Garro, Capitán general de Guipúzcoa y vecino de 
Mondragón. — Embarazos que ocasionan los portugueses del Para a los misione- 
ros del Marañón, con las continuas correrías que hacen para cautivar indios, para 
el servicio de sus haciendas. — El Virrey del Perú recibe la R. C. sobre que se dé 
cumplimiento á lo pactado en uno de loscapítulos del Tratado de alianza ajustado 
con Portugal. — Gente, armas, artillería, municiones y pertrechos remitidos á Bue- 
nos Aires cuando fué de Gobernador D. Alonso Juan de Valdés. — Despojos de la 
colonia del Sacramento conducidos á Buenos Aires.— Estado de las misiones de la 
Compañía de Jesús de la provincia del Paraguay, y de las misiones nuevas de Chi- 
quitos.— R. C. remitiendo á las Autoridades de las Indias los transuntos de los 
Breves de Su Santidad, tocante a la resolución de los dubios propuestos sobre 
matrimonios de indios. — Servicios políticos y militares de D. Diego Bernardo 
Manrique de Lara. — R. C. sobre que haya en los conventos el número de ocho 
religiosos de precisa y actual asistencia. — Otra al Gobernador de Buenos Aires, 
D. Alonso Juan de Valdés, sobre recelos de invasión de portugueses; encargán- 
dole se oponga á sus designios. — Entrada de portugueses en el Marañón, expul- 
sando á los misioneros españoles de la Compañía de Jesús y poniendo en su lugar 
carmelitas descalzos portugueses.— Información de cómo los indios de las reduc- 
ciones de Santiago, Nuestra Señora de Fe y San Ignacio del Paraguay jamás fue- 
ron al beneficio de la hierba. —Tres Breves latinos de Clemente XI y su traduc- 
ción castellana.— Otro de Inocencio XII, en que da la forma de recibirse en 
Indias las informaciones de libertadpara contraer los matrimonios, y que en las 
distancias de más de dos dietas se hagan sin necesidad de ocurrir los contrayen- 
tes á las Audiencias episcopales, etc. — Misioneros concedidos para las misiones 
del Paraguay y de los mojos. — R. C. resolviendo cuatro dudas del Fiscal tocante 
á la forma que se debía guardar con los misioneros de la Compañía de Jesús que 
pasan á Indias.— Otra tocante á los aranceles eclesiásticos y vigilancia de su 
cumplimiento.— Cuatro cartas del Conde de la Monclova á S. M.; decreto de 
S. M. tocante á la de 22 de Diciembre de 1702. — R, C. tocante áúos aranceles 



l6 PERÍODO OCTAVO 1683-I7O4 

eclesiásticos. — Otra para que no se use patente por religión alguna en Indias sin 
que haya pasado por el Consejo.— Suspensión del viaje de unos navios que 
pasaban á Pernambuco y á la Bahía, para oponerse á una fortificación hecha por 
el Gobernador de Buenos Aires y que domina la nueva colonia. — Consulta del 
Consejo de Indias sobre lo mismo y acuerdo en vista de lo resuelto por S. M. 
sobre ella. — Recuerdo de otras dos consultas respecto al mismo asunto, — Da 
cuenta del embarazo habido para dar posesión del gobierno de Tucumán á don 
Esteban de Urizar 5-^ Arespacochaga. 

Memorial del P. Flores en solicitud de que la residencia de Cochabamba, que 
sirve de paso a los mojos, se eleve á colegio en vista de la donación hecha por el 
Dr. D. Juan de Solórzano. — Propuesta del Dr. D. Pedro Vázquez de Velasco para 
el Obispado de Santa Cruz de la Sierra, caso de no admitir este ascenso el Obispo 
de la Concepción de Chile. — El Vicario, curas, caciques y Cabildo secular de 
Oropesa y Valle de Cochabamba piden la fundación de un colegio de la Compa- 
ñía de Jesús. — El colegio de San Juan Bautista agradece la promoción del doctor 
D. Pedro Vázquez de Velasco al Obispado de Santa Cruz de la Sierra.— D. Juan 
Pimienta remite un pliego al Virrey del Perú por medio del Presidente de Santa 
Fe para que no se ejecutase la cesión que se hizo de la colonia del Sacramento 
á portugueses. — Orden dada al Gobernador de Buenos Aires en orden de que 
desaloje á los portugueses de lo cedido últimamente. — Parecer de la Junta de 
guerra de Indias sobre lo mismo. — Propuesta de sujetos para el Obispado de 
Buenos Aires, vaco por muerte de D.Antonio de Azcona Imberto. — Cese de 
R. O. de D. Gaspar de Barona en el gobierno de Tucumán. -Desagrado de S. M. 
al Virrey por no haber dado posesión de dicho gobierno á D. Esteban de Urizar, 
á quien da las gracias por haber tomado posesión de él en Jujuy. — Reprende 
S. M. á la Audiencia de Charcas por haber permitido á Barona que tomase po- 
sesión del gobierno fuera de Córdoba de Tucumán. — R. O. á esta ciudad para 
que cese en el gobierno de aquella provincia D. Gaspar de Barona y le den po 
sesión á D. Esteban de Urizar. 



2.295. 1683—5—24 75—6—13 

El Consejo de Indias á S. M. — Pone en sus Reales manos copia de 
los papeles que cita la Memoria que el Duque de Jovenazo ha remitido 
tocante á las dependencias de la colonia del Sacramento, siendo de pa- 
recer que no conviene vayan legalizados por el Nuncio. — Madrid, 24 
de Mayo de 1683. 

Original. — 2 fs. — Hay seis rúbricas coi-respondientes á seis de los nueve Con- 
sejeros inscritos al margen. — Emp.: «Con decreto » Term.: «lo que fuere ser- 

uido». — Al dorso se lee: «Acordóse en 12 del mismo. — Como parece». — (Rubri- 
cado.) — «Pu.da en 30 de Junio. — Don Fran.co de Madrigal». 



MAYO IÓ83 17 

2.296. 1Ó83— 5— 26 76—3—5 

Copia del informe hecho por D. José de Garro al Duque de la Palata, 
Virrey del Perú, sobre lo que producen los impuestos que se cobran en 
el puerto de Buenos Aires, aplicados para su fortificación. — Cítala Real 
Cédula de 28 de Febrero de lóBo y entre otras cosas refiere, que la 
hierba y tabaco que liega todos los años, uno con otro, entrando lo que 
traen los Padres de la Compañía de Jesús, que dicen es de los indios de 
sus doctrinas, excede á más de 50.OOO arrobas. Da cuenta de las demás 
entradas y lo que importan, y que, según lo expresado, lo que más fruc- 
tifica de dichos impuestos es la hierba del Paraguay, y que este género 
también le comercian los Padres de la Compañía en más abundancia 
que los vecinos del Paraguay, porque éstos tienen menos avíos. , 

Que por Cédula de 28 de Febrero de 1680 prescribe S. M. los 
medios de que se ha de valer el Gobernador de Buenos Aires para 
ayudar á la obra de la fortificación que él dejó delineada en el paraje 
de San Sebastián, y en la que dispone se cobre cuatro reales por arro- 
ba de hierba y tabaco por entrada y salida en la ciudad de Santa Fe; 
cuatro por cada cuero que llevaren los navios de permiso, un real por 
cada vaca y un peso de cada arroba de vino. 

Añade que la hierba y tabaco, comprendiendo lo que traen los Pa- 
dres de la Compañía de Jesús, que dicen ser de los indios de sus doctri- 
nas, exceden de 50.OOO arrobas; las vacas serán todos los años 60 6 
70.000 cabezas; el vino 6.000 botijas, reputadas por arroba cada una, 
teniendo más de dos; y los navios de permiso llevan siempre más de 
50.000 cueros de toro; pero esta cantidad no es anual como las otras, 
sino trienal, más ó menos según las permisiones de los registros que se 
conceden, y todo sumado importa 62.000 pesos. Y suponiendo que se 
extravíe la mitad por los comerciantes, quedarán liquidados, un año 
con otro, 30.000 pesos. Y si á los Padres se les ha relevado ó suspen- 
dido la paga de dichos impuestos, que por no haberlo conseguido en 
tiempo del informante ocurrieron á Tribunales superiores, el impuesto 
no será de consideración; y no pagando los Padres impuestos por el 
beneficio de la hierba, es clara censecuencia que el comprador se irá 
á lo más barato, con que cesa el comercio del Paraguay tanto como se 
prospera el de los Padres. 

Tomo iv. 2 



1$ f>ERÍODO OCTAVO 1683-1704 

Dice su Excelencia que tampoco ha tenido razón de que hayan ba- 
jado á poblar en Buenos Aires las 300 familias de indios de las doctri- 
nas del Paraná y Uruguay, y que le es preciso al informante exponer en 
este particular, por la equivocación que siempre se ha pretendido tener 
en él, que las familias que han de bajar á poblar han de ser 1. 000, se- 
gün la Cédula de 26 de Febrero de 1680, despachada después de va- 
rias repugnancias que han hecho y hacen los Padres, informes y otras 
proposiciones con que ocurrieron por tres veces al Real Consejo, cuyo 
intento al examinar la voluntad de estos indios mediante esta disposi- 
ción, porque todavía se ignora, es que estando cerca de Buenos Aires 
en una reducción, prontamente puedan asistir á la defensa de aquel 
puerto, y otras muchas que concurren, según tiene informado á su Ex- 
celencia en carta de Buenos Aires de 18 de Noviembre de 1681, que 
remitió con los autos que se hicieron sobre no obedecerse la Real Cé- 
dula citada. 

Añade que el mayor gasto para la obra de la fortaleza es la paga de 
los jornales de los indios, pero si el Gobernador se industria es muy 
tenue, con que aquella obra no tiene falta de medios para su ejecución. 
Esto supuesto, y que. es dicha fortaleza de mucha consideración al Real 
servicio y defensa de aquellas tierras, como también el que se haga la 
reducción de las 1. 000 familias, suplica á su Excelencia lo fomente, 
pues habiendo vuelto á poblarse los portugueses en San Gabriel, en el 
ínterin que se decide la duda de los límites, no es de dudar que allí se 
han de quedar para siempre, y así el Gobernador de Buenos Aires les 
escribió cómo estaba en ánimos de volverles la artillería. Y como el 
cap. VI del Tratado convencional dice que se ha de volver á los portu- 
gueses lo que el día 7 de Agosto se les apresó en la ciudadela, si esto 
se les devuelve, también ellos han de restituir lo que los de San Pablo 
llevaron el año de 1676 de la Villa Rica del Paraguay, poniendo en 
libertad los indios y ganado que apresaron. Y con esta ocupación, las 
doctrinas de los Padres de la Compañía están muy vendidas y no se ha 
de poder reprimir el comercio como antes, cuya verificación mostrará 
con el tiempo la experiencia. — 26 de Mayo de 1683. 

4 í'i.—Bmp.: Exmo. Sor. — Con occassion ¡> TVrw.; «experiencia>. 



SBFTIEMBRS I Ó^jg 10 

2.297. 1683—7—2 76—2—22 

Poder otorgado por el Príncipe D. Pedro de Portugal. — Enviado á su 
Ministro en Roma para la prorrogación del término sobre la decisión 
de la colonia del Sacramento que debe hacer Su Santidad. — Fecho en 
Lisboa á 2 de Julio de 1 683. 

Es copia. — I f.*, más otro en blanco. — Emp.: »Don Pedro, por la Gracia de 
Dios » Term.: «El Principe». 

2.298. 1683—7—3 75_6— 13 

El Consejo de Indias. — Sobre que S. M. se sirva de mandar que por 
la parte donde toca se saque copia de los pareceres que tuvieren los 
Jueces Comisarios que se juntaron para la demarcación de la nueva co- 
lonia del Sacramento, y de las resoluciones que con vista de ellos se 
hubieren tomado en esta materia y de todo lo demás tocante á ella, y 
se remita al Consejo para que se ponga en el Archivo de él. — Madrid, 
3 de Julio de IÓ83. 

Hay seis rúbricas, correspondientes á seis de los siete individuos del Consejo 
inscritos al margen.— Original. — i f.°, más el de carátula. — Etnp.: f Consideran- 
do » Term.: *\o que fuere seruido». — Al dorso: «Acordóse el mis.° dia. — Como 

parece, assi lo he mandado». — (Rubricado.)— «Pu.da en 12.— D.n Fran.co de Ma- 
drigal». 

2.299. 1683-9—25 74_3__29 

El Consejo de Indias. — Da cuenta á S. M. de lo que han informado 
la Audiencia y el Arzobispo de los Charcas sobre la necesidad que hay 
en aquella provincia de que se continúe la cátedra de la lengua ayma- 
rá que los religiosos de la Compañía de Jesús tienen. Y es de parecer 
que se apruebe el estipendio que hasta ahora se ha pagado y que se le 
acuda en lo de adelante con la mitad. — Madrid, 25 de Septiembre 
de 1683. 

Hay cinco rúbricas. — Emp.: «Audiencia déla ciudad déla Plata » Te?m.: «lo 

que fuere servido». — Original. — 2 fs. — Al dorso: «Acordóse en 18 del mis.° — Há- 
gase assi>. — (Rubricado.) — «Pu. da en 28 del. — Don Francisco de Madrigal». 

2.300. 1683-9—25 74—3—33 
Minuta del Consejo de Indias. — Da cuenta á S. M. de lo que han in- 
formado la Audiencia y el Arzobispo de ios Charcas sobre la necesidad 



áO PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

que hay en aquella provincia de que se continúe la cátedra de lengua 
aymará que los religiosos de la Compañía tienen, y es de parecer que 
se apruebe el estipendio que hasta ahora se ha pagado y que se le 
acuda en lo de adelante con la mitad. — Madrid, 25 de Septiembre 
de 1683. 

2 fs. — Emp.: «La Audiencia de la ciudad de la Plata » Term.: «tanto nece- 
sita». — Al margen hay siete nombres de Consejeros, y en papel aparte se lee: 
«Acordóse en 18 del mis.° — Visto». 

2.301. 1683 —10— 9 124— 2— 12 y 154— I— 20 

Real Cédula á los Oficiales de la Real Hacienda de la ciudad de la 
Plata y Villa Imperial de Potosí^ en la provincia de los Charcas. — Dice 
que la Audiencia de ella, en carta que le escribió en 30 de Junio de 
168 1, dio cuenta de que el Procurador del colegio de la Compañía de 
Jesús de esa ciudad, presentó petición en dicha Audiencia, refiriendo 
había muchos años se leía en aquel colegio la cátedra de la lengua 
aymará, que es la general para los indios de esa provincia, y que su 
enseñanza ha hecho á muchos curas que la sepan y entiendan, admi- 
nistrando los Sacramentos á sus feligreses, de que se reconocía la uti- 
lidad y provecho que se seguía, así á los curas doctrinantes de indios 
como á ellos mismos, por tener ministros que los entiendan para po- 
derlos confesar, y lo que se padeciera si faltase el magisterio de esta 
lengua, y que por su ocupación se había acudido siempre al dicho co- 
legio con el estipendio de 1. 000 pesos ensayados al año, que había co- 
brado de las Cajas Reales, por haberse señalado desde su fundación; y 
á la sazón Sebastián de Collado, Juez visitador por el Gobierno de esos 
Reinos, había puesto duda en su paga y mandado no se hiciese, me- 
nos que dando ñanza de volverlos á la Real Hacienda por tiempo de seis 
años, que dio para ocurrir á S. M., para cuyo efecto pidió se le reci- 
biese información de la utilidad y provecho que se seguía de la ense- 
ñanza de la lengua, y que esta cátedra quedase dotada como lo había 
estado siempre en dicha cantidad, con que se acordó se le recibiese 
información, y los testigos de ella declaraban ser muy necesaria y de 
mucha utilidad la cátedra y muy del servicio de Dios y del Rey, por 
las razones que se expresaban, y que se continuase el estipendio de los 
1. 000 pesos ensayados, por la pobreza del dicho colegio (como más lar- 



OCTUBRE 1683 21 

gañiente constaría por el testimonio que de todo remitió), y que lo que 
podía informar aquella Audiencia era la grande utilidad que se seguía 
á la dicha provincia de que se conservase el dicho colegio, y que si 
faltase el socorro percibido por razón de la cátedra de la dicha lengua 
era imposible poderse mantener, con lo demás que sobre esto se le 
ofrecía. 

Y habiéndose visto por los del Consejo, con lo que asimismo escri- 
bió el Arzobispo de la iglesia de aquella ciudad, representando cuan 
necesaria es esta cátedra, y lo que dijo y pidió el Fiscal, y consultado 
S. M. sobre ello, ha resuelto aprobar, como por la presente aprueba, 
todo lo que se ha pagado al dicho colegio de la Compañía de Jesús de 
esa ciudad por la lectura de la cátedra de la lengua aymará hasta ahora 
y que se le reciba y pase en cuenta lo que lo sobredicho montare, y 
asimismo lo ha resuelto S. M.— Madrid, 9 de Octubre de T683. 

El 'Rey, y por su mandado Francisco Fernández de Madrigal; señalada del 

Consejo.— «Corregido». — Fs. 217 á zi^. — Emp,: <Offis.= de mi haz da > 

Term.: «mi Consejos .—Tomo XI, 30,0 >< 22,1, Religiosos, años r67S'i688. 

2.302. 1683—10-9 75—6—23 

Decreto de S. M. — Donde dice que D. Francisco Enríquez Dávalos, 
su enviado extraordinario á Portugal, ha dado cuenta de haber llegado 
á aquel puerto un navio del Brasil con noticia de la entrega de la co- 
lonia del Sacramento, la cual les fué de satisfacción por haber salido 
con la suya; pero que, por lo que toca á la conveniencia, lo han reci- 
bido con gran tibieza, por no servirle el tenerla sino de gasto y de 
gente; y que no les pesaría que Su Santidad decidiese esta causa á fa- 
vor de S. M. 

Particípalo al Consejo de Indias, encargándole procure adquirir las 
más noticias que pudiere de esta colonia, y que al Gobernador de 
Buenos Aires se le ordenará esté á la mira por si añaden portugueses 
alguna fortificación contra lo que provisionalmente se ajustó en Caya, 
para no permitirlo, dando á entender tiene orden para ello. — Madrid, 
9 de Octubre de 1683. 

Original, dirigido á D. Vicente Gonzaga.~~2 fs.— Al dorso: «Conss." a 12 de 
Octubre de 1683. — Execútese lo que su Magestad manda».— (Rubricado.) 



2á ^ PERIODO OCTAVO 1683-I7O4 

2.303. 1683— 10— II ;5_6_io 

Título de Doctor en latín á favor de D, y osé de Villarroel Céspedes. 
Conferido en la Universidad regia y pontificia de San Francisco Javier, 
de la ciudad de la Plata, y firmado por el Dr. D. Diego Fernández Ga- 
llardo, Vicecancelario, é Ignacio de Peralta, Rector de la Universidad; 
de que da fe el Secretario D.Juan Bernardo de Aguilar. — En la ciudad 
de la Plata, á II de Octubre de 1683. 

Es testimonio legalizado de un traslado que concuerda con el título original. — 
2 fs. y el de carátula. 

2.304. 1683— 10— 19 122—3—3 

Real Cédula al Gobernador de Buenos Aires. — Ordenándole esté á la 
mira por si añaden portugueses alguna fortificación en la colonia del 
Sacramento contra lo ajustado en Caya provisionalmente, para no per- 
mitirlo. — Buen Retiro, 19 de Octubre de 1683. 

El Rey, y por su mandado D. Francisco Fernández de Madrigal; señalado del 
Consejo. — «Correg.do» — Emp.: « Don Francisco EnrriquezDaualos » Term.: «Vo- 
luntad». — Fs. 103 á 103 v.*° 

2.305. 1Ó83 — 10 — 21 74—4—9 

Carta de D. Bartolomé González Poveda^ Presidente de la Real Au- 
diencia de la Plata, á S. M. — En cumplimiento de Real Cédula de 25 
de Julio de 1679, recibida en 1681, informa á S. M. sobre el tráfico de 
la hierba de los indios que están en las reducciones del Paraná y Uru- 
guay al cuidado de los religiosos de la Compañía de Jesús, acusados 
por el Gobernador del Paraguay D. Felipe Rexe Gorbalán de comerciar 
bajo este pretexto. — Plata, 21 de Octubre de 1683. 

4 fs.— Original. — Emp.: Por Cédula » Term.: «de mandarme». — En papel 

aparte, que está en lugar de sobrecarta, dictamina el Fiscal lo que en vista de esta 
carta del Presidente, en que con grandes fundamentos desvanece la queja que 
de los Padres de la Compañía se había dado en orden al tráfico de la hierba del 
Paraguay y dice que, respecto de estar desvanecida la queja con un informe tan 
fundamental y de un ministro de tal grado, que parece se debe deferir á él, no 
se le ofrece providencia que dar. -Madrid y Febrero 27 de 1688. — Al dorso: 
«Conss.° a 8 de Meo. 1688. — Como lo dice el Sr. fiscal». —(Hay dos rúbricas.) — 
En el A. de I. 74 — 3 — 35 hay una minuta de Real Despacho á la Audiencia de los 
Charcas ordenándole que informe sobre el Memorial del P. Diego Altamirano, 
que pide que los indios de las doctrinas de la provincia del Paraguay no sean 



OCTUBEB 1683 23 

compelidos á beneficiar la hierba.— ídem al Arzobispo de Charcas y al Goberna- 
dor del Paraguay.— Sin fecha.— 2 fs. — Emp.: «Diego Altamirano » Term.: «des- 
pachos de este dia>.— Al dorso se lee: «Visto». — Y en el E. 74— C. 3— L. 37 
existe otra minuta de Real Despacho á los Oficiales Reales de Buenos Aires, 
que guarden á los indios de las doctrinas del Paraná y Uruguay el privilegio qué 
tienen de no contribuir por razón de la hierba ni de los demás géneros propios 

que benefician.— Sin fecha.— 3 ís.—Emp.: «Diego Altamirano » Term.: «emba- 

rago alguno». — Al dorso: «Visto». 

2.306. 1683—10—24 76—3—8 

Carta del Virrey del Perú, D. Melchor de Navarra Rocafull, á S. M. 
Remite la representación que han hecho las ciudades de Santa Fe de 
la Veracruz y Asunción del Paraguay, pretendiendo no se ejecutase la 
Cédula de 26 de Febrero de 1680, en que se impuso el tributo de la 
hierba del Paraguay, vaquerías y corambre, por las hostilidades que 
padecen de los indios bárbaros confinantes, por la despoblación en que 
se hallan y la pobreza de los pocos vecinos, así indios como españoles, 
que les han quedado. Remite juntamente con ella los autos hechos en 
la Audiencia de Charcas sobre la materia. — Lima y Octubre 24 de 1683. 

Original.— 2 fs,, más el de carátula.— Duplicado.— jS"»»/.; «Hauiendose publica- 
do » Term.: «mayor servicio». — Al dorso se lee: «Conss.°a 2 de Abril de 1685. 

Al Sr. ñscal todo, pa. q. lo vea y informe».— (Rubricado.)— «Traese vn mem.' del 
Padre Altamirano con los testim-^^ que presentó el a.° pasado, de 1684 tocante a 
este impuesto y en uno de ellos está la cédula que aquí se cita.— Conss.° a 28 de 
Julio 1685.— Tráigalo vn Reír.» — (Rubricado.) -El Fiscal, en vista de esta carta 
y de los autos que remite, dice que en ellos vienen probadas plenísimamente 
todas las razones, que no sólo miran á la comiseración de los naturales, sino á lo 
gubernativo de que no se acaben de despoblar aquellas provincias, y estas razo- 
nes pondera la Audiencia de la plata en la consulta que hizo con los autos al 
Virrey, que está á f.° 249. de los autos; y el voto consultivo de la Audiencia de 
Lima é informe del Virrey, á quien con gran fundamento hicieron fuerza estos 
motivos para no haber pasado á ejecutar la Cédula sin consultar al Consejo. — 
Suspenden el ánimo del Fiscal para no deferir á las razones que para desvane- 
cer estos motivos allegó el Fiscal de la Audiencia de Lima en su respuesta, que 
está á f.° 252 de los autos, y son cuantos el Fiscal pudiera deducir de nuevo en 
el Consejo, porque siendo éstos, aunque de utilidad pública por la aplicación del 
tributo á fortificaciones, son de mayor consideración los que se prueban por las 
ciudades, pues siendo los habitantes los que acuden á la defensa de las fronteras 
de Buenos Aires, si éstos se fuesen á otros parajes por no poder pagar el tributo 
ni costear estos géneros de frutos con él, no sería de defensa la fortificación, fal- 
tando el opósito de su guarnición. — Y hallando el Fiscal determinada por el Con- 
sejo la libertad de los indios de las reducciones de la Compañía de Jesús, aun- 



24 PERÍODO OCTAVO 1683-17O4 

que en fuerza de especial privilegio que las leyes les conceden, lo remite el Fis- 
cal al arbitrio del Consejo, que en vista de todo mandará lo que más convenga. 
Madrid y Julio 27 de 1685.— (Rubricado.) 

2.307. 1Ó83 — II — 10 76—2—22 

Copia de un papel que hizo en Lima el Dr. D. Juan Ramón^ de orden 
del Virrey Duque d.e la Palata, que le remitió al Gobernador de Buenos 
Aires D. y ose' de Herrera y Sotomayor. — Sobre hacer una población 
en el Río de la Plata entre dicho puerto y las islas de San Gabriel, y 
en el comedio de su tránsito.— Lima, 10 de Noviembre de 1683. 

2 fs. --Emp.: «Por orden de V. E » Term.: <Joseph de Herrera y Sotoma- 

yor>.— (Rubricado.) 

2.308. 1683— II— 13 ;6-3— 8 

Testimonio legalizado de los autos hechos en la Real Audiencia de la 
Plata. — Sobre la representación que hicieron las ciudades de Santa Fe 
de la Vera Cruz y Asunción del Paraguay, pretendiendo no se ejecu- 
tase la Cédula fecha en Madrid á 26 de P'ebrero de 1680, en que se 
impuso el tributo de la hierba del Paraguay, vaquerías y corambre, por 
las hostilidades que padecen de los indios bárbaros confinantes, por la 
despoblación en que se hallan y la pobreza de los pocos vecinos que 
les han quedado. —Los Reyes, 13 de Noviembre de 1683. 

330 fs., más el de carátula; los fs. i y 52 v.'o son de papel de sello 4.° y un 
cuartillo, años 1665 y 66, habilitados hasta \bZi.~ Emp.: «Don Francisco de Quin- 
tana » Term.: «Sno. de su magd.»— (Rubricado.) 

2.309. 1683— II— 29 74—6—30 

Memorial. — Dado por D. Tomás García de Chaves en nombre del 
Alférez Clemente Rodríguez, vecino de Buenos Aires y protector ge- 
neral de los indios del Paraná y Uruguay, de las reducciones que están 
á cargo de la Compañía de Jesús; en que representa las razones por que 
se debe dejar de cumplir la orden que se dió para que sacasen l.OOO 
familias de indios de dichas doctrinas para poblar á Buenos Aires, pre- 
sentando diferentes instrumentos para su probanza. 

Con este Memorial fué otro impreso, dado por Diego Altamirano, de la Com- 
pañía de Jesús, Procurador de dichas doctrinas, con los instrumentos que tam- 
bién presentó sobre esta materia.— Sigue la respuesta dada por el Fiscal en Ma- 



DICIEMBRE 1683 ¿5 

drid, 29 de Noviembre de 1683. va en pliego aparte, y la resolución del Consejo 
de 15 de Diciembre de aquel mismo año, mandando recoger la Cédula de 26 de 
Febrero de 1680, para que de las doctrinas y reducciones del Paraná y Uruguay 
se sacasen i.ooo familias á fin de que poblasen cerca de Buenos Aires, y no se 
use de ella, como se pide en este Memorial y en el del P. Diego Altamirano. — 
4 fs. en papel de sello 4.° de 1683.— Original. — Enip.: «D. Thomas » Term.: «Va- 
sallos, &>. 

2.310. 1683— 12— 5 76—2—22 
Carta del Duque de Jovenazo á S. M. — En que dice lo que se le 

ofrece sobre la dependencia de la colonia del Sacramento. — Roma, 5 
de Diciembre de 1683. 

Es copia.— 2 fs. — Emp.: «Con Rl. despacho » Term.: Dn. freo. Henrique2>. — 

Al dorso se lee: <Rda. en 2 de Hen.° 84>. 

2.311. 1683— 12— 12 75-— 6— 9 y 74— 4— 9 
Carta del Presidente de la Plata, D. Bartolomé González Poveda, 

á S. M. — Remite testimonio de haber fallecido el día 8 de Diciembre 
de este año el Arzobispo, D. Cristóbal de Castilla y Zamora, y aunque 
en la sede vacante espera procederá el Cabildo con quietud y justifi- 
cación, ruega, sin embargo, que cuanto antes se dé á aquella iglesia el 
consuelo del sucesor que necesita. — Plata, 12 de Diciembre de 1683. 

2 fs.— Original.— ^»2/.; «A los ocho » Term.: «piedad de V. M.» — Al dorso: 

«Vieronsse en la Cam."^^ estas cartas, y en virtud del test.° que remitió D. Brae. 
G.* de Poueda se acordó passar a conssultar el arzobispo». — (Rubricado.) 

2.312. 1683— 12— 12 75— 6— 9 y 74— 4— 9 

La Universidad de la Plata. — Hace súplica á S. M. por D. Bartolo- 
mé González Poveda, Presidente de la Real Audiencia de los Charcas, 
para el xArzobispado de aquella iglesia, vaco por muerte del Arzobispo, 
Dr. D. Cristóbal de Castilla y Zamora. — La Plata, 12 de Diciembre 
de 1683. 

Siguen 25 firmas, entre las cuales se hallan las de los Padres siguientes: Igna- 
cio de Peralta, Rector de la Universidad; Pedro de Villela, Cancelario; Diego de 
Santa Cruz, Catedrático de Prima; Antonio Miguel de Salazar, Catedrático de 
Vísperas; Diego Carrillo de Cárdenas, Catedrático de Teología moral; Juan de 
Valdespino, Catedrático de Artes, y Fernando de Aguilar (i), Catedrático de Ar- 

(i) El P. Fernando ó Fernández de Aguilar nació en Lima en 165 1; vistió la 
sotana de la Compañía en 1679; fué Rector de Trujillo, del Cuzco y de San Pablo 



aé PERÍODO OCTAVO 1683- 1 704 

tes. Las demás son de Doctores y Maestros graduados de aquel claustro. — Ori- 
ginal.— i f.° y el de carátula..— Emp.: «La Mag.d divina » Term.: «piedad de 

Vra. Mag.d» — Al dorso se lee: «Rda. en los Galeones del a.° de 1686. — Caraara. — 
Vienen dentro desta otras quince cartas de los cauildos y comunidades, asi de 
aquella ciudad como de la villa de Potosi sobre lo mismo». 

2.313. 1683—12—13 75—6—9 

El colegio de San Juan Bautista á S. M. — Suplica la promoción del 
Licenciado D. Bartolomé González Poveda, Presidente de la Real 
Audiencia de los Charcas, al Arzobispado de la Plata. — Plata, 13 de 
Diciembre de 1683. 

Siguen \2 firmas, entre las cuales se hallan la de Diego Carrillo de Cárdenas, 
de la Compañía de Jesús, Rector del Real Colegio de San Juan Bautista, y la de 
Fernando de Aguilar, de la misma Compañía, Prefecto de estudios mayores en 

dicho Real Colegio. —Original. — i f.° y el de carátula. — Emj>.: «En ócassion » 

Term.: cV. Magestad». 

2.314. 1683— 12— 13 76—3—5 
Respuesta del Fiscal del Consejo de Indias á las cartas del Goberna- 
dor del Paraguay^ D. Juan Diez de Andino^ á S. M. — En que da cuenta 
de haber retirado del río á los payaguas, en cumplimiento de la Cédula 
en que se le mandó los castigase, y que ha reducido á la obediencia á 
los guaycurús, mbayás y otros indios fronterizos, á cuyo efecto fabricó 
un barco, que después dio para la guardia del puerto de Buenos Aires, 
y 14.0 canoas que dejó en el Paraguay; y pide se mande á los Gober- 
nadores de Tucumán y Río de la Plata ayuden á la reducción de los 
indios fugitivos de aquella provincia, donde ha fabricado un puente y 
queda haciendo canoas á su costa, y tiene prevenidos 500 soldados 
para la visita de la tierra y reprimir los indios y portugueses, de quie- 
nes refiere las hostilidades y daños que hicieron en 1639 y 1676; sabe 
que los del Brasil quieren poblar en la antigua Jerez, donde hay mucho 
ganado vacuno, y dice que despachó á Marcos León con soldados para 

de Lima, y falleció en 7 de Julio de 1 74 1 . A él se debe la carta á los Superiores 
de las casas y colegios de la provincia del Perú sobre la muerte y vida ejemplar 
del P. Diego Francisco de Altamirano, en 4.°, páginas 35, y fecha en Lima á 31 de 
Enero de 1716, y las necrologías de los PP. J. Yáñez, J. Manuel de Elgueta, José 
Ferrer y Cristóbal Arias de Saavedra.— Vide Sommervogel, Bibliographie, t." i.°, 
col, 81-82; Backer, i, 33. — Saldamando, Notas Mss. 



DiClEMBRB 1683 ¿7 

reconocer si era cierto, y los desalojase, porque se darían la mano si, 
poblados en la isla de San Gabriel, poblasen en Montevideo. 

Opina el Fiscal se podrá aprobar al Gobernador lo ejecutado en el 
castigo de los payaguas y reducción de los guaycurús y mbayás y de- 
más indios, dándole las gracias y que se espera continuará en las pre- 
venciones para resistir á ellos y á los portugueses, y que dondequiera 
que hallare á éstos los desaloje y eche de la provincia. Que se podrá 
mandar hacer un fuerte en Montevideo ó Maldonado, dándole las ór- 
denes que convengan al Gobernador, y que procure impedir el trató y 
consorcio de los pueblos comarcanos de aquella provincia con los por- 
tugueses de San Gabriel, ejecutándolo con todo rigor en observancia 
de los Tratados provisionales, para que, precisados de la falta de trato 
y comercio, desamparen la población. 

Y porque el Fiscal, demás de las noticias que da el Gobernador, las 
ha tenido de que portugueses han hecho una población no lejos de la 
ciudad de la Asunción, se le reconvendrá cómo no da cuenta de ello, 
mandándole hacer muy exactas diligencias y que, siendo cierto, los 
desaloje y dé cuenta pormenor de la población y el estado en que tu- 
viere el desalojamiento. Y que asimismo se escriba á los Gobernadores 
de Tucumán y Río de la Plata asistan á esta defensa y reducción de 
los indios fugitivos. — Madrid, 13 de Diciembre de 1683. 
Rubricado.— Original. — Hállase en el f.° 2 v.'° de la carta de dicho Gobernador. 

2.315. 1683— 12— 14 75—6—9 
Carta de los Prelados de las religiones de la villa de Potosí áS. M. — 

En súplica para que sea promovido al Arzobispado de los Charcas el 
Dr. Bartolomé González Poveda, Presidente de la Real Audiencia. — 
Potosí, 14 de Diciembre de 1683. 

Firman esta carta Fray Tomás Meytín, Prior de Santo Domingo; Fray Bernardo 
de Herrera y Benabides, Guardián de San Francisco; Maestro Fray Antonio de 
la Encina, Prior de San Agustín; Fray Diego de la Vega, Comendador de la Mer- 
ced, y P. Juan Alonso de Cereceda, Rector de la Compañía de Jesús.— Original. — 
I f.** y el de carátula. — E?np.: «Auiendo » Term.: *que deseamos*. 

2.316. 1683—12^14 75— 6— 9 y 74— 4— 9 

Súplica que hace el colegio de la Compañía de Jesús á S. M. por el 
Licenciado D. Bartolomé González Poveda^ Presidente de los Charcas^ 



28 PERÍODO OCTAVO 1683-17O4 

para el Arzobispado de la Plata. — En que se afirma ser persona de ex- 
perimentada justificación, caritativo celo y especial amor á los pobres, 
virtudes que, sobre las prendas de sabiduría y concurso de dotes natu- 
rales, le hacen igualmente respetuoso y amable á todo el Reino, cuyos 
primeros Ministros atienden con veneración sus dictámenes; títulos to- 
dos que demuestran será elección del agrado divino. 

Firman esta súplica Ignacio de Peralta, Rector del Colegio de la Plata; P. Juan 
de Guevara, Juan de Mora, J.uan Jacinto Michel, Pedro de Villela, Diego de Santa 
Cruz, Carlos de Carvajal, Juan de Valdespino, Diego Carrillo de Cárdenas, Do- 
mingo Flores, Fernando de Aguilar, José Velázquez, Juan de Goicochea, José de 
Aguilar, Antonio de Orellana y Juan Vélez. — i f.° y el de carátula. -Original.— 
Emp.: «En la vacante » Term.: <Vra. Mag.d» 

2.317. 1683— 12 — 15 122—3—3 
Carta de D. Francisco Fernández de Madrigal al Maestre de campo 

D. Andrés. — Dice que gobernando á Buenos Aires D. José de Herrera 
y Sotomayor, en carta de 25 de Diciembre de 1682 propuso á S. M. 
lo fácil de una entrada desde aquella ciudad hacia el estrecho de Ma- 
gallanes, la poca costa y ningún riesgo con que se podía lograr, y lo 
útil que sería la reducción, para cuya conversión se ofrecían los reli- 
giosos de la Compañía de Jesús. Y visto en la Junta de guerra de In- 
dias, se acordó informe su merced en razón de ello dando su parecer. 
Madrid, 15 de Diciembre de 1683. 

Emp.: «Dn. Joseph » Term.: que combenga». — Fs. 112 á 112 v.*' 

2.318. 1683— 12— 19 122—3—3 

Real Cédula al Gobernador de Buenos Aires. — Ordenándole recoja 
y no use de la Cédula de 26 de Febrero de 1 680, en que se resolvió 
se sacasen de las doctrinas del Paraná y Uruguay I.OOO familias para 
poblar en aquel puerto, por los inconvenientes que de su ejecución 
podrían resultar. Se inserta en ésta el capítulo de dicha Real Cédula y 
añade que por parte del Protector general de aquellos indios se le ha 
representado la lealtad y fidelidad con que en ocasiones de su servicio 
se han manifestado con obediencia á los Gobernadores y Ministros de 
S. M., debiéndoseles la mayor parte de los buenos sucesos; y que en 
el desalojo de los portugueses de San Gabriel se juntaron 3.000 indios 
armados que caminaron cerca de 200 leguas, conduciendo 4.000 caba- 



DICIEMBRE 1683 29 

líos y 200 bueyes á su costa y otras provisiones; y en la batalla fué 
tanto su esfuerzo que se consiguió en muy breve tiempo la victoria, y 
al presente se hallaban trabajando en el fuerte de Buenos Aires 300 de 
ellos. Y cuando estas demostraciones los tenía esperanzados se hallaron 
con la orden para que se sacase 1 .000 familias de sus reducciones para 
poblarlas en aquel puerto, cuya noticia les fué de gran sentimiento, 
aumentándose el dolor á vista de las repetidas órdenes que se daban 
para ello a los misioneros; con los exhortatorios se les duplicó el sen- 
timiento, y. por acuerdo del Virrey y orden del Presidente de Charcas 
se suspendió el cumplimiento hasta darle cuenta. Pone en considera- 
ción los inconvenientes que del cumplimiento de ella habían de re- 
sultar para que fuese servido mandar recogerla y que no se usase de 
ella por las razones que justificaban dos informaciones que presentaba 
hechas á su pedimento: una en Santa Fe de la Veracruz y otra en la 
Asunción del Paraguay; de la distancia, diferencia de temple, falta de 
maderas y sitios pantanosos para hacer chacras, y desnudez de la tierra 
sin árboles, y las aguas salobres en los parajes donde se podían poblar, 
de que se había de seguir universal mortandad. 

Y al mismo tiempo le representó Diego Altamirano, de la Compañía 
de Jesús, que en el discurso de más de ochenta años había logrado su 
religión 22 poblaciones, que al presente había en el término de más de 
60 leguas, más de 60.OOO almas en ellas, debajo de nuestra santa fe y 
á su Real vasallaje, siv^ndo lo menos el corto interés que rendían á vista 
de las finas demostraciones de lealtad y obediencia en su servicio, sin 
detenerles el cariño de sus mujeres é hijos ni el embarazo de centena- 
res de leguas, ni la diversidad de cuma á que solían ser conducidos 
para las facciones de su Real servicio, procediéndose con tan increíble 
valor que, en las ocasiones de guerra que se han ofrecido con los ene- 
migos, la mayor parte de los buenos sucesos se ha debido á dichos in- 
dios, con admiración de los Cabos, y que en esta ocasión de tanto gozo 
para ellos y sus misioneros llegó la orden de la saca de las l.OOO fami- 
lias, expresando los riesgos que se podían seguir de su ejecución y lo 
que dichos misioneros obraron para atajarlos, y que venía á representar 
estos reparos para que informado S. M. mandase recoger la Cédula y 
no se usase de ella, desnaturalizando á dichos indios de su patria; por 



3o PERÍODO OCTAVO I683-1704 

cuya noticia se empezaron á tumultuar: lo cual está prohibido por di- 
ferentes Cédulas y leyes y especialmente por la 1 3 y 1 6 del título I." 
del libro VI de la Recopilación. Y por la proximida4 que tienen á di- 
chas reducciones así la población de portugueses, mamalucos de San 
Pablo, como otras muchas de indios infieles, á quien se podían entre- 
gar, y deshacerse los más valerosos y expertos en las armas, quedarían 
expuestas las reducciones á las invasiones de los portugueses enemi- 
gos, que continuamente infestan la tierra apresando multitud de indios. 
Y aunque cesasen estos inconvenientes, sacando las 1. 000 familias ios 
demás indios no quisieran de ninguna forma acudir á las fortificaciones 
y facciones de guerra por recelar que no habían de volver á sus patrias, 
como lo ejecutaron 500 de ellos en tiempo de Garro, que al tener no- 
ticia de dicha Cédula retrocedieron á sus poblaciones; y en tiempo de 
D. José de Herrera fué necesario que los misioneros les asegurasen de 
que volverían á sus casas dentro de cuatro meses para que fuesen 300 
á dicha fábrica. Y habiéndose visto en el Consejo con lo que escribie- 
ron D. José de Garro y D. José de Herrera y Sotomayor y otros Mi- 
nistros, y los autos y papeles de la materia, con lo que dijo y pidió el 
Fiscal; S. M. manda se recoja la Cédula citada y que use de lo dis- 
puesto en el capítulo arriba inserto; que en cuanto á esto la revoca y 
anula y da por ninguna y por de ningún valor y efecto. — Madrid, 19 
de Diciembre de 1683. 

El Rey, y por su mandado D. Francisco Fernández de Madrigal; señalada del 
Consejo. — Emp.: «Por diferentes > Term.: <mi voluntad». — Fs. 113 á 119 v.*" 

2.319. 1683—12—23 76—2—22 

Decreto de S. M., con los papeles que de Portugal ha remitido don 
Francisco Enriquez para la prorrogación del término sobre la decisión 
de la colonia del Sacramento^ para noticia del Consejo. — Que se vea si 
en los poderes dados en esta dependencia, así por S. M. como por el 
Príncipe de Portugal, la primera vez y ahora, tienen alguna diferencia 
esencial que sea de perjuicio, y le represente lo que se le ofreciere. — 
Madrid, 23 de Diciembre de 1683. 

Original. — I f.'^, más el de carátula. — Emp.: «Hauiendo » Term.: «se le oftre- 

ciere». 



1683 SI 

2,320. 1683 76—2—22 

Memorial del P. Diego de Altamirano (i), áS? la Compañía de Jesús ^ 
Procurador de la provincia del Paraguay y reducciones del Paraná y 
Uruguay de su religión^ á S. M. — Dice que desde la entrada de su reli- 
gión á predicar el Evangelio á los infieles de los montes y riberas de di- 
chos ríos han continuado los misioneros por más de ochenta años aque- 
llas misiones, venciendo infinitas dificultades. Que hoy tienen 22 pobla- 
ciones en la frontera de dichos ríos, en el término de más de 60 leguas, 
y constan de más de 60.OOO almas cristianas, tributando 1 1 .000 contri- 
buyentes, y lo que es más con finas demostraciones de lealtad y obe- 
diencia ciega al Real servicio, que han manifestado en las ocasiones que 
por cualquiera de los Ministros Reales se les ha insinuado del Real ser- 
vicio, sin que les detenga el cariño de sus mujeres é hijos ni la distan- 
cia de centenares de leguas, ni la diversidad de clima; pues dejan su 
patria, casas y familias, y sin que los acobarde la pobreza y desnudez 
en que viven, ni amedrente el terror de las armas enemigas, ponién- 
dose en caminos ásperos y dilatados; y han procedido con tal valor en 
las guerras que se han ofrecido con los enemigos, que á dichos indios 
se ha debido la mayor parte de las victorias conseguidas por las armas 

(i) El P. Diego Francisco de Altamirano nació en Madrid el 26 de Octubre de 
1625; ingresó en la Compañía el 27 de Marzo de 1642; dos años más tarde partió 
para el Paraguay, donde enseñó Teología durante quince años en el colegio 
máximo de la Compañía de Córdoba de Tucumán; desempeñó el cargo de Pro- 
vincial de la provincia del Paraguay, y fué enviado de Procurador á Roma, y allí 
asistió á la Congregación general XIII.*; á su vuelta fué nombrado Visitador del 
Nuev9 Reino de Granada y del Perú, y falleció en Lima á 22 de Diciembre 
de 1715. 

Son de este Padre los impresos siguientes: i. Status missionum Provinciae Pa- 
raguariae. — 2. Parecer sobre si se han de bautizar los que vuelven á las misiones 
del Paraguay huidos de San Pablo. — 3. Breve noticia de las misiones de infieles 
que tiene la Compañía' de Jesús de esta provincia del Perú en las provincias de 
los moxos.— 4. Carta de edificación sobre la vida y virtudes del P. Nicolás de 
Olea, 1705. 

Hállanse en la Biblioteca de Lima los manuscritos siguientes, debidos á la 
pluma de dicho Padre: 

A. Cartas de edificación de los PP. Francisco Flores, José Gamero, Diego de 
Eguiluz, Jacinto Barrasa, José Vallejo, José Lozano, Francisco Bustamante, Balta- 
sar de Azpeitia, Pedro Velasco, Pedro Loaces, Juan de Ugarra, Juan Rodríguez, 
Juan de Goycochea. — B, Historia de la provincia peruana de la Compañía de 



3á PERÍODO OCTAVO 1683-17O4 

de S. M., como se ha demostrado en el desalojo de los portugueses de 
la isla de San Gabriel, según consta de certificaciones de Gobernadores 
y Capitanes hechas á S. M. 

En este estado llegó la Real Cédula de 26 de Febrero de 1680, en 
que se mandó á D. José Garro sacase 1. 000 familias de las reducciones 
del Paraná y Uruguay, que poblasen el puerto de Buenos Aires, para 
la guarnición de aquella frontera y fábrica del fuerte que se manda 
erigir en el sitio de San Sebastián, extramuros de la ciudad de la Tri- 
nidad, de dicho puerto; y habiendo dicho Gobernador despachado 
exhortatorio al Provincial y Padres misioneros de las reducciones para 
el efecto, representaron éstos los inconvenientes de la ejecución de 
dicha Cédula, y atropellando el Gobernador las razones propuestas re- 
mitió soldados para extraer las 1. 000 familias de las reducciones, y lle- 
gándolo á entender los indios, antes que los Padres, se empezaron á 
tumultuar é intentaron matar á dichos soldados, y lo hubieran conse- 
guido si no les hubieran detenido los mismos Padres con suma blan- 
dura y cariño; y sin ejecutar la orden se volvieron, y fué preciso que 
los Padres acudiesen á la Audiencia de Chuquisaca, donde coadyu- 
vó el Fiscal á la suspensión de la Cédula; sin embargo, se mandó eje- 
Jesús, 1568-1695, 4.°, 72 cuadernos de 30 páginas cada uno. — C. Cartas anuas del 
Paraguay, Nuevo Reino y Quito y Perú en los años de su gobierno, 1698- 1702, 
4.°, 30 fs. — D Carta sobre la dejación del colegio-seminario de Quito, en que 
responde el P. Visitador á las que se le escribieron dándole la noticia de dicha 
dejación y motivos que había habido para hacerla en 13 de Abril de 1695, fecha 
en Santa Fe, 4 de Junio de 1695, 4.°, páginas 13. — E. Relación sumaria del fin 
que ha tenido el prolongado y ruidoso pleito con que el P. Gabriel Alvarez mo- 
lestó á nuestra Compañía, por espacio de veintidós años, en la provincia del 
Nuevo Reino de Granada, 4.", páginas 20. — F. Carta á los RR. PP. y HH. de la 
provincia del Nuevo Reino de Granada de la Compañía de Jesús sobre la obser- 
vancia religiosa. Santa Fe, 15 de Agosto de 1695, 4-°> páginas 30. — G. Carta á los 
PP. y HH. de la provincia del Perú de la C. de J., sobre la manera de gobernar, 
4.'', fs. 18. — H. Circulares sobre diversos asuntos. - Ordenes y disposiciones para 
el gobierno de la provincia peruana. Muchos cuadernos. 

La necrología del P. Altamirano fué escrita por el P. Fernando Aguilar. — 
Vide Bibliothéque de la Compagnie de Jésus, premiére partie: Bibliographie par 
les Peres Augustin et Alois de Backer. — Seconde partie: Histoire par le Pére 
Auguste Carayon. — Nouvelle édition par Carlos Sommervogel, S. J., Strasbour- 
geois, publié par la province de Belgique. — Bibliographie, tome I, col,^ 208-209. 
Backer, 1, 102. — Saldamando, Notas Mss. 



i683 33 

cutar con la moderación contenida en el auto de dicha Audiencia; pero, 
por carta escrita por el Presidente de ella á dicho Gobernador, le insi- 
núa que no atropelle la ejecución de dicha Cédula, así por los incon- 
venientes representados, como por haber tenido carta del Virrey en 
que manda suspender el cumplimiento de ella. Y reconociendo la Com- 
pañía la gravedad de dichos inconvenientes, lo representa el suplicante, 
poniendo en consideración de S. M. las razones y fundamentos que 
concurren para que se mande recoger dicha Cédula sin usar de ella. 

El primero resulta de desnaturalizar á los indios de su patria nativa, 
y así S. M., por diferentes Cédulas y leyes y especialmente por la 13 
y 16 del título I.° del libro VI de la Recopilación de Indias, lo tiene 
prohibido, á que se añade que el principal fundamento de la 'conver- 
sión de estos indios ha sido la palabra que en nombre de S. M. les 
dieron los misioneros, al principiar las reducciones, de que no serían 
sacados de ellas; y que en caso que saliesen en alguna ocasión, sería 
para el Real servicio y no para servir á españoles, cuya palabra Real 
se ha ratificado por diferentes Cédulas de S. M. y por sus Ministros en 
su nombre; y ahora reconvinieron á los misioneros con la dicha pala- 
bra, y si se ejecutase dicha Real Cédula fueran los Padres el principal 
objeto de su desenfrenada cólera. 

El segundo inconveniente nace del peligro de irse, antes que á Bue- 
nos Aires, á los portugueses de San Pablo y á los indios infieles; de lo 
cual resultará la lamentable consecuencia de reducirse más de 60.OOO 
almas á los primitivos errores de su gentilismo. 

El tercero, que si se sacasen las i.OOO familias faltarían los indios 
más valerosos y expertos en las armas, quedando las reducciones ex- 
puestas á las invasiones de los portugueses enemigos; y aun ahora sin 
haberse sacado las l.OOO familias, se sabe que los portugueses intentan 
el despique del desalojo de San Gabriel, invadiendo dichas reduccio- 
nes, como lo acreditan las cartas del P. Alejandro Balaguer y los re- 
petidos exhortatorios de D. José Garro y de D, Felipe Rexe Gorbalán 
para los Corregidores, caciques y misioneros de dichos pueblos en or- 
den á que se previniesen, por las noticias individuales que tuvieron de 
la invasión intentada por los enemigos. 

El cuarto inconveniente es que los demás indios no quisieran de 
Tomo iv. 3 



34 PERÍODO OCTAVO 1683-I7O4 

ninguna forma acudir á las fortificaciones y facciones de guerra, por 
recelar que no habían de volver á sus patrias, pues no habían vuelto 
las 1. 000 familias, como lo verificaron los 500 indios que habían de 
bajar por orden de D. José Garro á trabajar en el nuevo fuerte y re- 
trocedieron al tener noticia de dicha Real Cédula, y por el mismo te- 
mor no querían bajar 300 indios en tiempo de D. José de Herrera, su- 
cesor de Garro; y fué preciso que los Padres les diesen palabra que 
dentro de cuatro meses volverían á sus casas. 

Por estos reparos suplica á S. M. se sirva de mandar recoger dicha 
Cédula y que no se use de ella en ninguna forma. 

Sin fecha. — Impreso. — 4 fs., el primero y el último de sello 4.", año de 1683. — 
Emp.: «Diego Altamirano...,.» Term.: «de V. Magestad». 

2.321. 1683 7Ó— 5— 7 

Real Cédula al Gobernador de Buenos Aires. — Dice que el Obispo de 
esta iglesia, en carta de 12 de Enero de 1683, dio cuenta de que en su 
territorio estaban 15 reducciones de indios y sus doctrinas á cargo de 
los Padres de la Compañía de Jesús, y siete en las reducciones del Pa- 
raguay. Que con tener estas 15 poblaciones cerca de 12.000 familias, 
era inútil á su iglesia por no contribuir en diezmos y primicias de los 
^rutos que cogían, y crecían cada día en gente de esta nación, por ser 
ociosa, diciendo lo demás que se le ofrecía. Y que en la visita que hizo 
reconoció cinco reducciones pequeñas, de poco más de 20 familias 
cada una, en que se ocupan 12 religiosos de San Francisco, uno de 
Santo Domingo y dos clérigos; y como no tenían estipendio alguno 
para su congrua se valían del trabajo de los indios, con que los traen 
afanados en sementeras y otras industrias, y convendría extinguir estas 
reducciones y curatos, incorporando los indios en otros pueblos. 

Y visto por su Consejo, con lo que dijo el Fiscal, ha tenido por bien 
S. M. de mandar se haga nueva numeración de los indios de las 22 re- 
ducciones del Paraguay y se reconozca si se gobiernan por caciques 
con la misma política que los demás; que frutos tienen, y hecha la nu- 
meración, que acudan los indios con los diezmos á los diocesanos á 
quien tocare y se obliguen los caciques á Ja cobranza de los tributos y 
á enterarlos en su Caja Real, y que el Gobernador los visite y reco- 



EMBRO 1684 35 

no^ca su estado y como cumplen con estas obligaciones los que tocan 
á su jurisdicción. 

Es copia. — 2 fs.- Emp,: «Mi Gou.°'y Cap.** Gen.' » Term.: «quecombenga». 

Al dorso se lee: < Vista >. 

2.322. 1683 ;5— 6— 7 

Real Cédula al Obispo de Buenos Aires. — En respuesta á la carta de 
12 de Enero de 1683 sobre las 22 reducciones de indios y sus doctri- 
nas, á cargo de los religiosos de la Compañía de Jesús, 1 5 de las cua- 
les, con cerca de 12.000 familias, pertenecían á su obispado y no satis- 
facían diezmos y primicias de los frutos que cogían á esa iglesia. Y de 
cinco reducciones pequeñas sobre las que exponía lo que se le ofrecía. 
Le encarga S. M. envíe certificación al Consejo de los diezmos que pa- 
gasen cada año, para que conforme á la numeración se reconozca ó la 
hagan enteramente; y lo mismo encarga al Obispo del Paraguay por 
lo que toca á su diócesis. 

Es copia. — Emp,: R.do Yn Xpto » Term.: «Diócesis».— Al dorso se lee: 

T Vista >. 

2.323. 1684— I — 12 ;4_3_30 

Carta de los Padres del Colegio de la ciudad de la Plata: Ignacio de 
Peralta^ yuan de Guevara, Juan de Mora., Juan yacinto Michel, Pedro 
de Villela, Diego de Santa Cruz., Juan de Valdespino., Antonio Migue- 
les de Sa lazar, Domingo Flores, Carlos de Carvajal y Francisco Velás- 
quez, á S. M. — Dándole cuenta de la vacante de la canongía doctoral 
y abonando al único opositor Dr. D. Antonio Alfonso Diez de San Mi- 
guel y Solier. — La Plata, 12 de Enero de 1684. 

Original. —2 Ís.--Emp.: «Abra, Señor, espacio de seis años. ,.,> Term.: *e3te 
colegio de la Compañía de Jesus>. 

2.324. 1684— 1--17 74_3_30 

El P. Rector del Colegio Real de San jfuan Bautista, Diego Carrillo 
de Cárdenas, de la Compañía de Jesús, y los demás Profesores de dicho 
colegio, á S. M. — Dan cuenta de la vacante de la canongía doctoral de 
aquella iglesia y proponen los méritos del único opositor á ella, D. An- 



56 PERÍODO OCTAVO 1 683- 1704 

tonio Alfonso Diez de San Miguel y Solier. — Colegio de la Plata y 
Enero 17 de 1684. 

Original. — 2 fs. — Emp.: «El colegio de San Juan » Term.: «en las demás dig- 
nidades que V, M. fuere servido de darle>. 



2.325. 1684— I — 20 74 — 3—29 

Carta del Claustro universitario de la ciudad de la Plata. — Sobre la 
vacante de la canongía doctoral de aquella iglesia y propone los méri- 
tos del Dr. D. Alfonso Diez de San Miguel y Solier. — Chuquisaca, 20 
de Enero de 1684. 

Original.— 2 fs. — Emp.: «La R.' Vniversidad de S. Francisco Xavier » 

Teim.: «en que va nominado». 

2.326. 1684— I— 21 76—2—22 

Decreto de S. M. — Dirigido á D. Vicente Gonzaga para la Junta de 
guerra de Indias, con un memorial del Sargento mayor D. Juan del 
Pozo y Silva, Procurador general en Buenos Aires, en que representa 
las razones por que pertenece á esta Corona la isla de San Gabriel, los 
inconvenientes que resultarían de dejar que mantengan portugueses el 
tener pie en ella^ y lo que en caso de permitírselo sería bien ejecutar 
en su opósito. — Madrid, 21 de Enero de 1684. 

Original. — i f.". más el de carátula. — Emp.: «El Sargento mayor » Term.: «y 

pareciere». 

2.327. 1684— I— 23 76—3—8 

Respuesta fiscal del Consejo de Indias.— E.t\. vista de las cartas del 
X)uque de la Palata de 1 4 de Abril de 1682 y de D. José de Garro y 
de D. José de Herrera de 5 de Febrero de dicho año, y otras de He- 
rrera de 28 de Diciembre de 1682 y 17 de Febrero de 1683, que son 
de otro expediente que estaba en el Relator y lo junta el Fiscal por ser 
sobre una misma materia y en reconocimiento del Tratado ajustado 
entre S. M. y el Príncipe de Portugal, y los dos memoriales presenta- 
dos por Juan del Pozo y Silva, Sargento mayor, en orden á la funda- 
ción de la colonia del Sacramento. —Madrid, 23 de Enero de 1684. 



ENERO 1684 37 

2.328. 1684— I— 24 ;6_5_i6 

Carta de D. Fernando de Mendoza Mate de Luna^ Gobernador del 
Tucumán, á S. M. — Refiere que como se le mandó por Cédula expe- 
dida en 6 de Febrero de 1679 propuso algunos medios para la reedi- 
ficación de la iglesia de la ciudad de Córdoba, y que reconociendo al 
principio las dificultades que en ello se ofrecieron determinó proponer 
otros, para lo cual hizo juntar Cabildo abierto en su casa, y de él re- 
sultó se concediese, para el efecto referido, una contribución de muías 
de las crías que hay en la jurisdicción, por término de diez años, á que 
todos se obligaron voluntariamente; y representa que para concluir la 
obra será necesario aplique S. M. alguna porción. — Salta y Enero 24 
de 1684. 

Original. — i f.°, más el de carátula. — Emp.: «Por cédula ■» Term.: «y de dios 

Nro. Señor». — Al dorso se lee: «Rda. con los Galeones del año de 1686. — Conss.° 
de 9 de Mayo 1687. — Véalo el Sor. fiscal». — (Rubricado.) — «Conocim.'° £."29 del 
libro q. empieza en 86». 

2.329. 1684 — I— 24 76—3—9 

Carta del Gobernador D. Fernando de Me?idoza Mate de Luna á 
S. M. — Dice que por carta de 18 de Agosto de 1682 dio cuenta á S. M. 
de la determinación con que estaba el Licenciado D. Pedro Ortiz de 
Zarate, cura y Vicario de Jujuy, en orden á ofrecerse á la predicación 
evangélica, pidiéndole para esto le remitiese dos misioneros Jesuítas, y 
que habiéndolo consultado con el Obispo de aquella diócesis le pareció 
ser conveniente y lo ejecutó. Y que después, habiendo salido á la vi- 
sita de aquella provincia, llegó de vuelta á la ciudad de San Fernando, 
Valle de Catamarca, y allí en la estancia de Paquilín recibió un pro- 
pio de San Rafael, donde se hallaba D. Pedro Ortiz, en que le avisaba 
el feliz suceso que se esperaba tener en la reducción de aquellas almas, 
pues se habían mostrado benignas á ella más de lOO familias, y espe- 
raba por horas fuesen llegando algunos caciques de quienes había te- 
nido mensajes en orden á salir de paz, por lo que instaba apresurase 
su llegada á aquellas fronteras para que con la corta distancia que hay 
de ellas á los parajes donde habitaban, se lograsen las disposiciones con 
la brevedad que pedía el caso. Y viendo los buenos principios, si bien 
receloso de lo traidor que estas naciones se han mostrado siempre, de- 



3* ÍFRÍODO OCTAVO 1683-1704 

jando de entrar en otra ciudad, se apresuró á ir á Salta, adonde llegó el 
día 9 de Septiembre y halló en ella al P. Diego Ruiz (l), uno de los mi- 
sioneros que asistían en esta empresa, con cuatro indios ojottaes, taños 
y tobas, que venían gustosos á verse con él para asegurarse más en la 
paz que se les ofrecía de nuestra parte. Agasajólos lo posible y vistió 
su desnudez; procuró, haciendo Cabildo abierto, reforzar el fuerte de 
gente, municiones y bastimentos para que los misioneros pudiesen te- 
ner alguna defensa; y consiguió el que se diesen bastimentos de carne 
y pan para un año y la paga de 10 soldados, que, con siete que salie- 
ron de Jujuy y otros tantos indios, era bastante para defenderse de 
este gentío, y los puso al cargo del Sargento mayor Lorenzo Arias 
Velázquez. 

Con estas prevenciones caminaban el día 12 de Octubre, y antes de 
llegar al punto con algunos días le avisó su teniente de Jujuy, como del 
paraje que llaman de la Capilla, cinco leguas del fuerte de San Rafael, 
donde tenía su asistencia y orden D. Pedro Ortiz de asistir; y llevados 
de su ardiente celo él y el P. Juan de Solinas (2), segundo misionero, 
acompañado de unas veinte personas, los más de ellos naturales, se 
fueron á este paraje al reconocimiento de unas chacras que tenían em- 
pezadas para el sustento de los que se iban agregando; y que al pre- 
sente, á mucha multitud que de ellos habían salido, estaba repartiendo 
ovejas, vacas y otras cosas, para que las dádivas y caricias los atrajesen 
más á reconocerlos. Mas aquella gente ingrata, y de tal ingratitud cual 
no se ha visto otra, dieron ocasión á que, descuidados los nuestros y 
puestos á comer, lograsen la sedición de sus dañados corazones y el 
hecho abominable de haberlos muerto á todos los que se hallaron en 

(i) El P. Diego Ruiz nació en Gandía el 18 de Octubre de 1648, y fué admi- 
tido en la Compañía á 1 1 de Mayo de 1667; llegó al Paraguay en 1674; estudió 
Teología en Córdoba de Tucumán, y en 1682 partió para ocuparse en las misio- 
nes del Chaco. El P. Lozano, en la descripción corográfica de esta región, tras- 
lada una carta de este Padre á su Provincial, con lecha 25 de Junio de 1683, que 
podrá leerse en las páginas 245-252. 

(2) El P. Juan Antonio de Solinas era natural de Cerdeña y fué dado á luz 
á 13 de Junio de 1663 en Oliena; en 1675 P^lSÓ al Paraguay; fué muerto por los 
infieles el 27 de Octubre de 1683, no de Chiquitos, como equivocadamente afir- 
ma Sommervogel, tomo VII de la Biblioteca de la Compañía de Jesús, columna 
1 367, sino de los del Chaco. 



ENERO l6$4 39 

dicho paraje, quitándoles las cabezas y llevándoselas para sus borra- 
cheras donde de ordinario les sirve en sus banquetes para sus embria- 
fTueces; hecho que sobre lo sucedido ha puesto en horror á todos los 
habitadores de esta tierra, que lloran el yugo que les oprime, sintiendo 
que se hayan internado tanto sus fuerzas que no den lugar al opósito 
que tal invasión pedía. 

Termina diciendo que como se le mandó por Cédula de 13 de Enero 
de 1 68 1 cerca de que diese su parecer para la guerra que se ha de 
hacer á aquellos indios rebeldes, tiene dado cuenta al Virrey para que 
sobre ello informe á S. M.— Salta, 24 de Enero de 1684. 

Original. — 2 fs. — Emp.: «Por carta » Term.: «son tan Corttas». — Al dorso se 

lee: «Rda. con los Gal.^^ del a.° de 1686. — Conss.° a 14 de Mgo. 1687.— encargarle 
la continuación de la asisten.* a estas misiones, procurando siempre su mejor 
logro.— (Rubricado.) 

2.330. 1684— I — 24 * 74— 4— II 

Carta del Gobernador del Tucumdn D. Fernando de Mendoza á S. M. 
Refiere lo que ha ejecutado acerca de la mudanza de la ciudad de Ca- 
tamarca, para que tuvo orden de S. M., y como el sitio viejo que lla- 
man de Choga, adonde ha determinado se mude el pueblo, es más 
conveniente que el que le propusieron algunos naturales, los cuales, 
por sus intereses, procuran inquietar los indios de aquel paraje. — Sal- 
ta, 24 de Enero de 1684. 

2 fs. — Original.—^»!!/.; «A los 30 de Mayo de 83 » Term,.: «de su Real ser- 
vicio».— Al dorso: «Rda. con los gal,«^s ¿el año de 1686. — Conss.° a 8 de Mgo. 687. 
el Srio. y que se le aprueua lo q. en esto a obrado en confor.d de la orden q. se 
le envió >. — (Rubricado.) 

2.331. 1684— I — 24 74— 4— II 

Carta de D. Fernando de Mendoza á S. M.—Díce\e que desde la 
ciudad de Córdoba dio cuenta del estado y miseria de aquella provin- 
cia por noticias adquiridas; y ahora, con ocasión de la visita que ha 
hecho, refiere por menor la causa de su ruina y despoblación, que no 
es otra sino un río que la ciñe por un lado que al tiempo de inunda- 
ciones se lleva las casas, por ser el suelo de tierra poco estable; expone 
el remedio puesto por él en evitación de tanto daño. — Salta, 24 de 
Enero de 1684. 



40 PERÍODO OCTAVO 1683-I704 

2 fs. -Origina].— -EmJ).: «Desde Córdoba » Term.: «fuere servido».— Al dor- 
so: «Rda. con los galeones del año de 1686. — Consejo en 14 de M50. de 1687. — 
Encargar por oficio la continuación destos remedios y q. se atienda mucho al 
mayor alivio de aquellos auitantes». — (Rubricado.) 

2.332. 1684—5 — 5 74—5—6 
Carta de D. Francisco Lorenzo de San Millán á D. Francisco Fer- 
nández de Madrigal. — Remitiéndole un papel en el que constan las 
declaraciones de D, Juan Tomás Miluti y otros cuatro que en sustan- 
cia convienen en lo mismo, aunque varían en algunas circunstancias 
de lo que el primero declaró es, á saber: que siendo los indios degolla- 
dos por el Capitán Juan de San Martín, levantados y que continua- 
mente estaban haciendo robos, pareció preciso amedrentarlos con la 
hostilidad.— Buenos Aires, 5 de Mayo de 1684. 

Original. — 2 fs. — Emp.: «En carta de » Term.: «que devo».— El papel es co- 
pia y consta de 2 fs. — Emp.: «lo que dice » Term.: «sus robos». 

2.333. 1684— 5— 12 74— 3— 29 y 74— 3— 33 
El Consejo ^de Indias. — Da cuenta á S. M. de la representación que 

ha hecho Diego Altamirano, Procurador de la Compañía de Jesús por 
las provincias del Río de la Plata, sobre la entrada de la misión para 
convertir las muchas naciones de indios infieles que hay desde Buenos 
Aires por tierra hacia el estrecho de Magallanes, y dice la forma en 
que se podrá conceder licencia para ello. — Madrid, 12 de Mayo de 
1684. 

Hay cinco rúbricas.— Original. — 4 fs. — Emp.: «Por parte de Diego Altamira- 
no » Term.: «la conversión de aquellos Ynñeles». — Al dorso se lee: «Acordóse 

en 10 del mismo». -(Rubricado.)— «Publicada en 17 del mismo.— Don Francisco 
de Madrigal». 

2.334. 1684-5— 21 75— 6— 33. 76 -5 — 10 y 122— 3— 3 

Real Cédula al Gobernador de Buenos ^zV^í.— Sobre la forma en que 
S. M. ha concedido licencia para que cuatro religiosos de la Compañía 
de Jesús entren á hacer misión en aquellas provincias para convertir 
las muchas naciones de indios infieles, y lo que para ello se ha de eje- 
cutar. Dice que por parte de Diego Altamirano, de la Compañía de 
Jesús, se le ha representado que desde Buenos Aires y costas del Río 



MAYO 1684 41 

de la Plata que miran al Sur, hasta el estrecho de Magallanes, hay al- 
gunos centenares de leguas, por la longitud y la latitud de las tierras, 
pobladas con naciones de infieles, enemigos declarados de los españo- 
les ó no sujetos á S. M., por no haber quien los instruya, no obstante 
que por los años de 1675» Nicolás Mascardi (l), de la misma Compañía, 
corriendo las serranías de Chile y costas del mar del Sur para atraer 
al conocimiento de la fe á los muchos infieles que las pueblan, dio vuel- 
ta á la Cordillera nevada, que divide aquel Reino de esas provincias 
y la de Tucumán, y en los llanos que corren hacia el dicho río halló 
nación que con veras pedía el bautismo, que les hubiera concedido si, 
antes de instruirlos, no le hubieran los poyas, otra nación más bárbara, 
dado muerte violenta, y otras se hallaban más dispuestas para ser atraí- 
das á la fe, pues había años se conservaban entre ellos algunos espa- 
ñoles que, apresados de los enemigos araucanos en las guerras de Chile, 
pasando de una nación en otra, habían llegado a esa ciudad. Y por- 
que tantas almas conozcan á su Criador, y los portugueses no pro- 
sigan adelantando sus poblaciones á la de San Gabriel desde ese Río 
de la Plata hacia el estrecho de Magallanes, como han intentado otros 
extranjeros, y aun se juzgaba tenían alguna población hecha, de que 
con el tiempo se podrían seguir al Perú los daños que se venían á los 
ojos, y más si preocupasen las minas que había en dichos espacios, de 
donde sacaban los infieles piedras que se habían visto en esa ciudad 
pasadas de plata muy fina; y si las naciones que estaban en medio se 
reducían sería fácil el que entrasen después españoles á labrarlas é im- 
pedir á los extranjeros que asentasen el pie; y atendiendo á estos in- 
convenientes y á que su instituto era solicitar la salvación de todas las 



(i) El P, Nicolás Mascardi nació en Zarzana el 13 de Septiembre de 1625; fué 
admitido en la Compañía á 20 de Noviembre de 1638. En el Musaeum Collegn 
Romani del P, Kircher, pág. 66, se lee, á propósito de dicho Padre: «Continetur 
et hic opusculum P. Nicolai Mascardi Itali olim Kircheri Romae in Mathematicis 
discipuli ex Regno Chile ad eum datum in quo Regiones circa Fretum Magella- 
nicum, a se noviter detectas, dignas scitu, et a nemine hucusque traditas descri- 
bit. Deinde miram proprietatem montium, quos Andes vocat ; de Zona Tó- 
rrida utriusque Oceani Insularumque adjacentium, quae Ouilloa dicuntur, 

stupenda enarrat». — Cree Sommervogel que dicho opúsculo es un manuscrito. 
Biblioteca tomo 5.°, col. 661, 



42 PÍRÍODO OCTAVO l683- 1 704 

naciones, en nombre de su provincia del Paragua}^, ofrecía emprender 
esta misión, señalándole alguna escolta de 50 soldados, ó los que pare- 
ciese convenir, para que defendiesen á los religiosos de los infieles más 
fieros, que eran los más cercanos á esa ciudad, de donde podrían fácil- 
mente volver á ella, con que no se añadiría gravamen á su Real Ha- 
cienda; diciendo lo demás que tuvo por conveniente. 

Y visto por los del Consejo, con lo que escribió D. José de Herrera 
en cartas de 2$ de Diciembre de 1682 y 26 de Marzo de 1683, é in- 
forme que se pidió en esta Corte á D. Andrés de Robles, con otros pa- 
peles, y lo que dijo y pidió el Fiscal, y dádole cuenta en consulta de 
12 de Mayo de este año; concede licencia á la Compañía de Jesús para 
que cuatro religiosos puedan entrar á tratar y disponer obra tan del 
servicio de Dios y descargo de la Real conciencia, fiando de la dicha 
religión que elegirá sujetos de la virtud, ejemplo y prudencia que re- 
quiere negocio tan importante, y que lo gobernarán con el acierto que 
asegura la experiencia en las demás misiones que están á su cargo; y 
para que éstos puedan obrar con algún resguardo, ordena y encarga 
señale á los cuatro religiosos que han de ir a esta misión la escolta de 
soldados, que se les podrá dar de ese presidio y ciudad, dejando á su 
arbitrio y del Superior de la Compañía de Jesús en esas provincias para 
que, con su comunicación, resuelva lo que tuviere por más conveniente; 
y es su voluntad que los soldados que se eligieren y fueren á esta fac- 
ción estén á orden de los religiosos misioneros y ejecuten lo que ellos 
dispusieren, con que se asegurará el acierto; y para que las poblaciones 
que se hicieren de los indios que se reduzcan, sea sin temor de servi- 
dumbre ni de ser encomendados, ha resuelto que sobre los veinte años 
que están concedidos á los indios del Paraguay de exención de tributos, 
se les aumente esta gracia por otros diez más, de suerte que en todo 
sean treinta años, lo cual hará notorio en las partes que convenga, 
pues esto puede facilitar mucho la conversión de aquellos infieles, á 
cuyo fin obrará por su parte cuanto sea posible. — Madrid, 21 de Mayo 
de 1684. 

El Rey, y por su mandado D. Francisco Fernández de Madrigal; señalada del 

Consejo. — «Correg.'io> — Emp.: «Por parte de » Term.i «sea posible». — Fs. 153 

á 156 v.*° — La minuta de esta Real Cédula se halla en el E. 73 — C. 3 — L. 36, en 
3 fs., sin fecha. —i?»!!/.; «Por parte de Diego Altamirauo » Term,: «sea posible». 



MAYO 1684 43 

2.535. 16S4— 5— 21 122—3—3 

Real Cédula al Gobernador de Buenos Aires. — Ordenándole haga que 
los Oficiales Reales acudan á los religiosos de la Compañía de Jesús 
con el sínodo de 22 doctrinas por las que tienen á su cargo en el Pa- 
raná y Uruguay, apremiándoles á ello sin embargo de sus réplicas. 
Dice que el P. Diego Altamirano le ha representado que por Cédula 
de 2 de Noviembre de 1679 se dio orden para que el Gobernador del 
Paraguay proveyese que á los religiosos de la Compañía, que doctrinan 
22 pueblos de indios convertidos por ellos, se les pagase enteramente el 
sínodo de todas ellas, dispuesto por Cédulas Reales, de los mismos tri- 
butos de los indios, y al cura de San Ignacio del Paraguay se le haya 
de pagar de la Real Hacienda, sólo por 59 indios que tributan á su Co- 
rona, porque el resto debían pagar sus encomenderos. 

Y habiendo acudido la Compañía con esta Cédula ante D. José de 
GarrOj así porque 15 de dichos pueblos son de su jurisdicción, como 
porque aunque los siete restantes pertenecen al Gobernador del Para- 
guay, era una la Caja Real; y aunque el Gobernador mandó á los Ofi- 
ciales Reales de Hacienda ejecutasen dicha Cédula, respondieron que, 
atento á que cuatro de dichos pueblos están embebidos en dos á ribe- 
ras del río Paraná, el de Nuestra Señora de la Candelaria y el de San 
Cosme, y en el Uruguay, el de San Nicolás junto con el de los Após- 
toles; sólo correspondían dos sínodos: en que hicieron agravio á la Com- 
pañía para eludir la ejecución de la Cédula, que fué despachada con 
vista del informe que hizo el Licenciado D. Diego Ibáñez de Paria, Fis- 
cal de Buenos Aires, quien propuso la duda de si dichas cuatro doc- 
trinas se habían de computar para los sínodos por cuatro curatos; y 
mandó se pagasen cuatro sínodos á cuatro curas que hay en dichos 
pueblos y se enterase el Sínodo por 22 doctrinas. 

Y apelando la Compañía á la Audiencia de la Plata, alegó su Fiscal 
que los Oficiales de Hacienda se oponían á dicha Cédula; y no obstante 
ordenó aquella Audiencia que dichos Oficiales Reales hiciesen informa- 
ción de cuántos eran los curas de las reducciones, sacando testimonio 
en relación de las presentaciones reales de los que actualmente servían, 
y que entretanto ejecutasen su auto. Y siendo su ánimo declarado ha- 
cer dejación á la Compañía, no había esperanza de que en muchos años 



44 PERÍODO OCTAVO 1 683" I 704 

remitiesen la información y otras que se les mandaba, que pedían largo 
tiempo; constando, por la misma cédula é informe que la motivó, ser 
22 los curatos y ser notorio á los Oficiales Reales, por hacer muchos 
años cobraban los tributos de todos, de que hasta ahora han pagado 
los sínodos á las I5; y habían visto las Cédulas de 30 de Abril de 1668 
y de 6 de Septiembre de 1673, en que se mandaba pagar sínodo por 
las siete doctrinas restantes, y no había cosa más pública que el que 
fuesen 22. 

Y visto en el Consejo, con lo que dijo y pidió el Fiscal sobre ello, le 
manda: que con todos los apremios haga que dichos Oficiales acudan 
á los religiosos de la Compañía de Jesús con el sínodo de 22 doctrinas 
en la forma que manda la Cédula de 2 de Noviembre de 1679, sin dar 
lugar á que los dichos religiosos se vuelvan á quejar al Consejo, ni á la 
Audiencia de los Charcas, ni á otra parte alguna. — Madrid, 21 de Mayo 
de 1684. 

El Rey, y por su mandado D. Francisco Fernández de Madrigal; señalada del 

Consejo. — «Correg.do» — Enip.: «Diego Altamirano » Term.: «mi consejo». — 

Fs. 156 v.*° á 159 v.'° 

2.336. 1684—5—26 76—3—8 

Memorial del P. Diego Altamirano, Procurador general de la Com- 
pañía de yesús por la provincia del Paraguay, á S. M. — Dice que en 
el Arancel de Felipe IV, en razón de las alcabalas de los géneros de 
que se habían de pagar y personas que habían de contribuir, se dan 
por exentos los indios en todos los géneros que vendieren, negociaren 
y contrataren suyos propios. Que en 1655? los alcabaleros y adminis- 
tradores de dichos derechos intentaron que los indios del Paraná y 
Uruguay pagasen la alcabala de la hierba que cogen en su territorio y 
reclamando el Protector fiscal suyo en la Audiencia de la Plata, se des- 
pachó esta Real Provisión en I O de Junio de 1665, mandando se les 
guardase dicho privilegio de exención. Que en 1679, el arrendador de 
alcabalas intentó, ante el Teniente de gobernador de Santa Fe de la 
Veracruz, que respecto de que religiosos y eclesiásticos comerciaban 
en tabaco, hierba y otros géneros, por no extenderse la exención al 
caso de negociación, se mandase que los compradores retuviesen en sí 
lo que importasen las alcabalas de dicho género; y habiéndose proveí- 



MAYO 1684 45 

do auto en conformidad del pedimento por el Gobernador y publicá- 
dose como bando, el Procurador general de dichos indios, P. Valeriano 
de Villegas, acudió ante dicho Teniente, pretendiendo que no habían 
de ser incluidos en dicho bando, los dichos indios, ni la hierba y gé- 
neros propios suyos, por las razones que alega. De este pedimento se 
dio traslado á dicho arrendador, quien respondió que su pretensión no 
se extendía á los indios ni á los géneros propios de ellos y doctrinas; 
con vista de esta respuesta, el Gobernador proveyó auto en 7 de No- 
viembre de 1679, declarando que no debían pagar alcabala. Sin em- 
bargo, los Oficiales Reales del Río de la Plata y el Tesorero de Santa 
Fe, con motivo de la Real Cédula de 26 de Febrero de 1680, hicieron 
autos y embargaron las canoas y balsas de dicha hierba que se condu- 
cían para la satisfacción del tributo á S. M. 

Hace presentación de la Real Cédula de 26 de Febrero citada y de 
otros papeles é instrumentos en debida forma, donde se alegan las ra- 
zones de congruencia de dicha exención, por ser dicha hierba y géne- 
ros de dichos indios que bajan de aquellas reducciones el único medio 
que tienen, así para satisfacer á S. M. el tributo que pagan, como para 
.el adorno de sus iglesias y vestir su desnudez y pobreza. La Audiencia 
de Buenos Aires les permitió beneficiar cada año 12.000 arrobas de 
hierba, de las cuales aun no baja la mitad en cada un año, según se re- 
conoce por las certificaciones de las balsas que bajaron de dichas re- 
ducciones, de que apenas les ha quedado á cada una de las 22 pobla- 
ciones á 50 pesos después de satisfecho el tributo de S. M., y si tuvie- 
sen que pagar el impuesto de 4 reales por arroba se habían de adeudar 
,y no podrían conservarse dichas doctrinas, pues de la renta de la hierba 
pende también la fábrica y adorno de sus iglesias y decencia del culto 
divino. 

Suplica se despache Real Cédula, mandando que, sin embargo de la 
de 26 de Febrero de 1 680, se les guarde á dichos indios el privilegio 
de exención referido y quiten los embargos de cualesquier cantidades 
que tuvieren hechos dichos Oficiales Reales u otras justicias por esta 
causa, y que el tributo impuesto del medio peso en cada arroba de 
hierba por dicha Cédula de 2Ó de Febrero no incluye la que bajare 
propia de los indios de dichas reducciones, pues de mandarse así de- 



46 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

pende la conservación y aumento de la fe y de la Real Corona y el ali- 
vio de aquellos vasallos. 

2 fs. en sello 4.°, año de 1684. ~Emp.: «Diego Altamirano.. ..í> Tefm.: «de 
V. Magd.> — Al dorso se lee: «Cons." a 26 de Maio de 1684. — Véalo el Sor. fiscal, 
y tráigalo vn Ror.» — (Rubricado.) — El Fiscal, en vista de este Memorial, dice que 
aunque los indios tienen privilegio para no contribuir más que el tributo ordi- 
nario que pagan por padrón cada indio, por razón de los géneros propios de sus 
cosechas, éste se entiende beneficiándolos en rus mismas tierras y lugares para 
el uso y conservación de sí mismos, no pasándolos de un lugar á otro por razón 
de granjeria y ganancia. Y así, teniéndola toda la hierba que de dichas reduccio- 
nes baja á Santa Fe y á Buenos Aires, no sólo no va en este caso el privilegio, 
pero aun cuando le pudiera conservar, por razón de los lugares donde es con- 
ducida, debe el impuesto de medio peso de la Cédula, de esto debe contribuirle. 
Y más siendo éste para una cosa tan necesaria como las fortificaciones de Bue- 
nos Aires, en que los indios son sumamente interesados. Pero repara el Fiscal, 
según los testimonios de la hierba que baia de las reducciones, que siendo la 
cantidad mucho menos que la permitida, se pudiera no hacer reparo con los in- 
dias en partidas de tan corta entidad y substancia, como de esta parte pueden 
tocar á este derecho, en que asimismo se les hace este mayor beneficio, y vivi- 
rán con el consuelo de que son atendidos sus privilegios y que con ellos se con- 
servarán más firmes en nuestra santa fe, sin embargo de la ligereza de sus natu- 
rales y ser sumamente aplicados á novedades. — Madrid y Junio 8 de 1684. — 
«Sres. Su Exa. — Valdés —Castellar — Villa Vmbrosa — Canalejas— Madrigal — Is- 
car.— hágase en todo como lo pide en este memorial el padre Diego Altamirano, 
y para ello se le despache cédula en forma, en su conformidad. — Md. y Junio 20 
de 1684.— -Ldo. Vallejo». — (Rubricado.) — (Hay otra rúbrica. 

2.337. 1684—6 — 13 75—6—10 

Carta del P. Tomás de Baeza á S. M. — Dice haber recibido dos Rea- 
les Cédulas: una, en que se daba S. M. por bien servido de la puntua- 
lidad con que los indios que están al cargo de la Compañía acudieron 
á desalojar los portugueses, que habían fundado población cerca de las 
islas de San Gabriel, á la que responde que ha significado á los indios 
el favor que S. M. les ha hecho honrándolos como vasallos muy fieles, 
y quedan con él bastantemente premiados, sabiendo que su empeño y 
valor ha sido agradable a sus ojos. 

A la otra, en que se sirve S. M. encargarle cooperase de su parte á 
que se excusasen en los conventos de monjas las perjudiciales devo- 
ciones que se han estilado contra su decoro; responde: que en esta 
ciudad hay dos conventos adonde acuden á confesar las religiosas los 
Padres de la Compañía y que no halla en ello reparo de consideración 



lULio 1684 47 

en cuanto á devociones, y que ninguno de los que están á su cuidado 
ha faltado en semejante descuido 6, por mejor decir, indecencia; y que 
con el orden de S. M. tan santo, todos estarán con más vigilancia para 
oponerse en lo que pudieren, á fin de que vivan como ángeles. Que 
S. M. se sirva de mandarles todo lo que fuese de su mayor servicio, 
porque son los más obligados por ser los vasallos más favorecidos. — 
Córdoba, 13 de Junio de 1 684. 

Original. — 1 f,°, más el de carátula.— Al dorso se lee: «Rda. en los galeones 
de 1686. — Cons. a 14 de m.co 1687. — Vistoi'. — (Rubricado.) 

2.338. 1684— 6— 13 75—6—13 

Copia de carta que el Maestre de campo D. Pedro Gutiérrez de Gante, 
castellano del castillo de Ay amonte, escribió al Duque de Guastala. — 
Refiere que el Alférez reformado que cuida de las fortificaciones del 
castillo de Paimogo le escribió en carta de 4 del corriente que vecinos 
de Portugal habían traído noticia que la guarnición de Buenos Aires 
había vuelto á desalojar los portugueses de la nueva colonia fundada 
en el Río de la Plata. Y en otra del lO se repite lo mismo. Y que un 
vecino de Extremadura dijo cómo en aquella provincia hubo la misma 
noticia y la de haberse llamado á Lisboa á todos los fidalgos, y que en 
Cerpa y Mora habían pasado muestra á la gente de guerra y en Aldea 
Nueva á los paisanos. — 13 de Junio de 1684. 

I f.° — Emp.: «El Alférez » Term.: <de Ag.*° i684>. — AI margen desdicho pa- 
pel están inscritos los nombres siguientes: «Sres. Press.^^— Valdés — Castellar — 
V.* herm.^^ — Montaluo — Picadillo - Zerdeño — Loites — Iscar — Sierra. — Poner 
esta carta en manos de S. Mag.d con consulta q. vaya con señal del Sor. D. fran.coj. 
(Rubricado.) 

2.339. 1684—7—3 ;6— 2-^22 

Decreto de S. M., dirigido á D. Vicente Gonzaga, para el Consejo de 
Indias. — Dice que D. Vespasiano Gonzaga, Capitán general de las cos- 
tas de Andalucía, ha enviado la copia inclusiva de la carta que le es- 
cribió el castellano de Ayamonte, en que participa la noticia que corre 
de que la guarnición de Buenos Aires volvió á desalojará portugueses 
de la nueva colonia que tenían fundada en el Río de la Plata. Remítela 
al Consejo para que le informe si ha tenido por otra parte algún aviso 
de ello. — Madrid, 3 de Julio de 1684. 



48 PERÍODO OCTAVO I683-I704 

Original. — i f.°, más el de carátula. — Emp.: «Don Bespasiano » Term.: «exe- 

cutar». — (Rubricado.) 



2.340. 1684—7—4 76—3—4 

Papel. — En que se lee que por Cédula de 6 de Febrero de 1 68o se 
mandó cobrar medio peso de cada arroba de hierba que bajase del Pa- 
raguay y se aplicó á la fortificación del puerto que se mandó hacer en 
Buenos Aires; y después, por Cédula de 4 de Julio de 1684, se mandó 
cesar en este impuesto á instancia de los religiosos de la Compañía de 
Jesús, lo cual no se ha puesto en el resumen (de referencia) por ser 
anterior á todo lo que se refiere en él. 

Sin fecha. — Minuta. — 1 f.° en 4.**, más otro en blanco. — Al margen se lee: «Ven- 
gan las cédulas y consultas de donde emanó esta resolución.— Traense copia de 
las cedulas>, 

2.341. 1684—7—4 76—2 — 22 

El Consejo de Indias. — Satisface al decreto de S. M. sobre la noticia 
que se ha tenido por copia de carta que remite D. Vespasiano Gonza- 
ga. Capitán general de las costas de Andalucía, que le escribió el cas- 
tellano de Ayamonte, con fecha 13 de Junio, dando noticia de que ve- 
cinos de Paimogo, venidos de Portugal, la habían traído de que la 
guarnición de Buenos Aires había vuelto á desalojar los portugueses de 
la colonia que tenían fundada en el Río de la Plata. Y que, por otra 
parte, por voces vagas, se sabía lo mismo y que portugueses iban re- 
clutando su gente. Y que por despacho de 19 de Octubre de 1683 es- 
taba ordenado al Gobernador de Buenos Aires estuviese muy á la mira, 
por si los portugueses añadiesen alguna fortificación contra lo ajustado 
provisionalmente por el Duque de Jovenazo, y no lo permitiese. Será 
bien que S. M. mande se prevenga lo conveniente para cualquier acci- 
dente que sobrevenga. — Madrid, 4 de Julio de 1684. 

A continuación se lee: «Señor. — Por la brebedad acordó el Cons.° fuese con 
mi señal» (la de D. Francisco Fernández de Madrigal). — (Rubricado.) — Al mar- 
gen hay los nombres de 12 Consejeros. — Original.— i f.°, más el de carátula, — 
Emp.: «En el Consejo > Term.: «seruido». — Al dorso se lee: «acordóse el mis- 
mo dia. — El Consejo procurara hacer diligencias para averiguar si son ciertas no- 
ticias y me dará quenta de ello para tomar resolución». — (Rubricado). 



lULiO 1664 49 

2.342. 1684—7—4 154— I 20 

Real Cédula al Presidente y Jueces Oficiales de la Casa de la Contra- 
tación de Sevilla. — Otorgando al P. Diego Altamirano, de la Compañía 
de Jesús, Procurador de las provincias del Río de la Plata, licencia para 
que pueda pasar á ellas con 50 religiosos sacerdotes. Refiere que dicho 
Padre le ha representado que los operarios en aquellas provincias son 
pocos, á pesar de que la mies es mucha, así por, ser raro el que recibe 
su religión en ellas, como por los muchos que murieron y quedaron 
inútiles por el contagio de los navios en que fueron los últimos misio- 
neros, y por consumirse á fuerza del trabajo los que había en el cole- 
gio y en el cultivo de la nueva cristiandad formada en los ríos Paraná 
y Uruguay, donde son ya 22 las reducciones que según aumentan cada 
año necesitan de otros tantos misioneros más de los que ahora tienen, 
y asimismo las misiones del Chaco, entre el Paraguay y Santa Cruz de 
la Sierra, que en tierras muy dilatadas están pobladas de innumerables 
infieles, en cuya conversión se ocupaban también desde 1682, á que se 
añadía la nueva entrada que mandó S. M. hacer á las numerosas na- 
ciones que pueblan desde Buenos Aires hasta el estrecho de Magalla- 
nes, para cuyo socorro había sido enviado de sus Superiores á esta 
Corte, habiendo pedido en Buenos Aires, en conformidad de lo que 
tenía mandado al Gobernador y Obispo de aquella ciudad, informasen 
de la necesidad de misioneros, suplicando licencia para pasar 60 á di- 
chas provincias ó los más que fuese voluntad de S. M., á fin de que su 
falta no ocasione se pierdan allí muchas almas, como al presente suce- 
día. Su Majestad concede 50 sacerdotes naturales de estos Reinos, y 
en caso de no serlo, puedan ser extranjeros la tercia parte de ellos, va- 
sallos de la Corona y de los dominios de la Casa de Austria. — Madrid, 
4 de Julio de 1684. 

El Rey, y por su mandado D. Francisco Fernández de Madrigal: señalada del 

Consejo. —«Corregido».- Fs. 229 á 230 v.^°--Emp.: «Mi Press. '^ » Term.: sVo- 

luntadí'. — Tomo XI, 30,0 X 22,1, Religiosos, años 1675-1688. — La minuta de esta 
Real Cédula se halla en 74—3 — 34 en 2 fs. y sin fecha. — Emp.: «Diego Altami- 
rano > Term.: «que asi es mi voluntad>. Al dorso se lee: «Visto». 

2.343. 1684-7 — 4 76-3 — 5 y 122 — 3 — 3 
Real Cédula á los Oficiales de Hacienda de Buenos Aires. — Diego Al- 
tamirano, Procurador de la Compañía del Tucumán y Paraguay, ha 

Tomo iv. 4 



50 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

representado que en el arancel que el padre de S. M. mandó hacer de 
los géneros de que se habían de pagar alcabalas y las personas que 
habían de contribuir, se dan por exentos los indios; y habiendo estado 
en esta posesión intentaron los alcabaleros y administradores de dichos 
derechos en 1655, que los indios del Paraná y Uruguay pagasen alca- 
bala de la hierba que cogen de su territorio. El Protector de dichos 
indios representó su privilegio en la Audiencia de la Plata y pidió pro- 
visión con fuerza de sobre carta para que no se les pudiese molestar, la 
que se le dio en 10 de Junio de dicho año. 

Y habiendo instado el arrendador de los Reales derechos por el 
año 1679, ante el Teniente de gobernador de Santa Fe de la Veracruz, 
que religiosos eclesiásticos con pretexto de exención comerciaban ta- 
baco, hierbas y otros géneros sin contribuir la alcabala que debían por 
no extenderse el privilegio al caso de negociación, se mandase que los 
compradores de dichos géneros retuviesen en sí el importe de dichas 
alcabalas; y habiéndose proveído auto, se acudió ante el dicho Teniente 
por el Procurador general de dichos indios pretendiendo no habían de 
ser incluidos la hierba y géneros propios, pues además del privilegio 
que tenían los géneros que enviaban de las reducciones, eran única- 
mente para pagar el tributo, que ascendía á más de 9.OOO pesos, y con 
el residuo comprar los ornamentos precisos para sus templos. 

El Gobernador proveyó auto en 7 de Noviembre de 1679, decla- 
rando los géneros propios de los indios exentos de alcabala. Sin em- 
bargo, dichos Oficiales, con motivo de la Cédula de 26 de Febrero de 
l680j hicieron autos en orden á la cobranza de dicho tributo, embar- 
gándoles las canoas y balsas de dicha hierba, como constaba de los 
papeles que este Procurador presentaba alegando las razones de exen- 
ción de dichos indios y de lo contrario no se podrían conservar dichas 
doctrinas; suplicando Cédula Real para que, sin embargo de la de 26 
de Febrero de 1680, se les guarde dicho privilegio de exención de la 
hierba y demás géneros propios que beneficiasen dichos indios, y qui- 
tasen los Oficiales los embargos hechos por ellos ú otras justicias por 
dicha causa; y declarando que el tributo impuesto de medio peso en 
cada arroba de hierba, por Cédula de 26 de Febrero, no incluyó la 
propia de los indios de dichas reducciones. 



JULIO 1684 51 

Su Majestad manda que, sin embargo de la Cédula de 26 de Febrero 
de 1680, se les guarde á los indios de las doctrinas del Paraná y Uru- 
guay el privilegio de exención que tienen para no contribuir por razón 
de la hierba ni de los demás géneros propios que benefician, y que se 
quiten los embargos hechos por razón del dicho tributo. — Madrid, 4 
de Julio de 1684. 

El Rey, y por su mandado D. Francisco Fernández de Madrigal; señalada del 
Consejo. — «Corregido». —Copia. - 3 fs , más el de carátula. -Emp.: «Ofizs, de mi 
hazda » Term.: «embaraco alg.°».— Fs. 163 v.'° á 166. 

2.344. 1684—7—9 74—6—45 y I20— 4— 6 

Real Cédula sobre fundación de tres cátedras en el colegio de la Plata. 
Dice que por cuanto D. Cristóbal de Castilla y Zamora, Arzobispo 
de la Plata, en carta de 2 de Noviembre de 1682, dio cuenta á S. M. 
de que habiendo puesto edictos á la canonjía doctoral, con término de 
ocho meses, y repetídolos otras dos veces, no parecieron opositores 
por falta de canonistas; por cuanto en la Universidad de la Plata no se 
lee más Facultad que la de Artes y Teología, y la de Lima dista 400 le- 
guas y no estaba sobrada de sujetos para sí ni para las doctorales del 
Reino, que padecían la misma falta; resolvió fundar el colegio-semina- 
rio, contiguo á la iglesia, y unas suntuosas casas arzobispales, con mu- 
chas tiendas á la plaza y calles de sus contornos, para que los Pre- 
lados tengan vivienda y con la renta de dichas casas y tiendas fun- 
dar la dotación de tres cátedras de oposición. Prima y Vísperas de 
Cánones é Instituía; como, con efecto, se hicieron los edificios j fun- 
dación de las cátedras, cuyo patronato puso en su Real protección, y 
pidió la aprobación al gobierno de aquel Reino, y se la concedió el 
Duque de la Palata, con calidad de llevar confirmación de S. M. Pide 
la conformidad de S. M. á la fundación, dotación y erección de esas 
tres cátedras que ha erigido dicho Arzobispo, para que se lean y regen- 
ten en la Universidad del colegio de la Compañía de Jesús de la ciudad 
de la Plata y se provean en la forma que dispuso en dicha fundación. 
S. M. confirma la aprobación que el Duque de la Palata hizo de ella, 
según y como se contiene en el despacho que para ello dio en 20 de 
Julio de 1682, y por la presente manda se guarde y cumpla, sin po- 



52 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

ner en ello impedimento, y que se acuda con la renta asignada. — Ma- 
drid, 9 de Julio de 1684. 

Sigue la firma de S. M. y la de su Secretario D. Francisco Fernández de Ma- 
drigal; señalada del Consejo. —Es copia del tomo IX, encuadernado en perga- 
mino, 0,310x0,220, de partes, Charcas, desde 10 de Noviembre de 1676 hasta 

23 de Septiembre de 1692,— Fs. 127 ái28v.'° ^OT/.;«Por quanto » Term.: <Con- 

sejo».— En el E. 76— C. 3 — L. 35 se puede ver la minuta del Real Despacho á 
D, Cristóbal de Castilla, Arzobispo de la Plata, dándole las gracias por la funda- 
ción que hizo del colegio-seminario y por la dotación de tres cátedras en el mis- 
mo. — Emp.: «En carta de dos de Noviembre » Term.: «de tan buena obra». — 

Al dorso se lee: «Visto». —Sin fecha. 

2.345. 1684 — 7—14 74—4—9 

Carta de D. Bartolomé González de Poveda^ Presidente de la Plata, 
á S. M. —Satisface á la Cédula de 15 de Mayo de 1679, en que se le 
mandó inquiriese el estado de los indios calchaquíes, y dice que los 
más de ellos, juntos con los mocobíes y otros, ofendidos de la desmem- 
bración que de ellos se hizo cuando se redujeron, se resolvieron á su 
retiro, y desde él han hecho muchos daños y últimamente mataron á 
D. Pedro ürtiz de Zarate (l), cura que era de Jujuy, á un religioso de 
la Compañía y á otras 20 personas que entraron á reducirlos; con que 
ha sido precisa la resolución de hacer entrada en forma á castigarlos, 
para lo que quedaba nombrado por Maestre de campo general D. An- 
tonio de Vera Mújica, que lo fué en la facción de la isla de San Ga- 
briel; y entre por la parte de Tarija, por Maestre de campo D. Diego 
Ponce de Pineda; para cuya facción, después de los socorros que se han 
podido juntar, todavía se necesita de asistencia de la Real Hacienda. — 
Plata, 14 de Julio de I68:^. 

2 fs. — Original. — Emp.: «Por cédula » Term.: «sera feliz». — Al dorso: «Rda. 

en los Galeones del a.° de 1686.— Cons."— Traese la carta que escribió el Virrey 



(i) En el mismo A. de I. 74 — 3^-36 hay una minuta de Real Despacho en que 
S. M. declara que D. Juan de Zarate y Murguía debe gozar de la tercera y cuarta 
vida de la encomienda que en segunda tenía D. Pedro Ortiz de Zarate, su padre; 
y el Gobernador de Tucumán le dio en administración, sin embargo de estar en 
España, en atención al martirio que padeció, con religiosos de la Compañía de 
Jesús, en la conversión de los indios del Chaco.— Sin fecha. - 5 h.—Emp.: «Por 
quanto » Term.: «dentro de dos años». — Al dorso se lee: -¿Visto». 



ruLio 1684 55 

Duque de la Palata en el aviso antecedente tocante a esto.— Cons.° a 8 de Fe.** 
1687. —Al Ofi.° lo mismo q. se respondió al Sr. Virrey >.— (Rubricado) (i). 

2.346. 1684— 7— 14 74— 4— II 

Carta de D. Bartolomé Gonsález Poveda^ Presidente de la Audiencia 
de la Plata, á S. yi. — Refiere que por Cédula del año 82 se le mandó 
informar sobre la mudanza de la ciudad de Londres al valle de Ca- 
tamarca, y que cuando la recibió estaba ya ejecutada, por la que dijo 
tener el Gobernador de Tucumán, y en cuanto á la contradicción que 
hacía la ciudad de la Rioja dijo en su informe de 30 de Noviembre de 
1679 lo que se le ofrecía, que es lo mismo que repite. — La Plata, 14 de 
Julio de 1684. 

2 fs. — Original.—^»?/.; «En cédula de doce de Noviembre > Term.: «servi- 
cio de V. M.»— Al dorso: «Rda. en los Galeones del a.° de 1686. — Cons.°» — En 
el mismo A. de I. 74 — 3 — 35 se halla una minuta de Real Despacho, sin fecha, en 
respuesta á esta carta. — Consta de 2 fs. — Entp.: v<En carta de 14 de Julio del año 
pasado de 1684 » Term.: «esta materia». — Al dorso se lee: «Visto». 

2.347. 1Ó84— 7 — 17 120—4—2 

Real Cédula á D. Cristóbal de Castilla y Zamora, Arzobispo de la 
Plata. — Dice que en carta de 2 de Noviembre de 1682 refirió el mo- 
tivo que le obligó á fundar el colegio seminario contiguo á su iglesia y 
unas suntuosas casas arzobispales, con muchas tiendas á la plaza y ca- 
lles de su contorno; para vivienda de los Prelados, y dotación de tres 
cátedras de oposición: Prima y Vísperas de Cánones y de Insiituta, 
CU}/ o Patronato puso en protección de S. M., y el Duque de la Palata 
lo aprobó con calidad de llevar confirmación de S. M. Apruébase por 
otro despacho aparte dicha fundación y en el presente se le dan las 
gracias por el celo manifestado en tan buena obra. — Madrid, 1 7 de Ju- 
lio de 1684. 

Sigue la firma de S. M. y la de su Secretario, D. Francisco Fernández de Ma- 
drigal; señalada del Consejo. — Es copia del tomo VI, encuadernado en pergami- 
no, 0,313 X 0,216, de oficio Charcas, desde 23 de Noviembre de 1665 hasta 14 de 
Enero de 1686. — Sin foliar. — Emp.: «Muy Rdo » Term.: «del Consejo». 

(i) En el mismo A. de I. 74—3 — 35 se halla una minuta de Real Despacho al 
Presidente de la Plata, D. Bartolomé González Poveda, en respuesta de esta 

carta. — Sin fecha y en 2 ís.—Emp.: «En carta de 14 de Julio de 1684 » 

Term.: «esta materia». -Al dorso de ella se lee; «Visto». 



54 PERÍODO OCTAVO 1683-I7O4 

2.348. 1684— 7— 17 122—3—3, 122-3 — 5 y 122—3—6 

Real Cédula al Gobernador de Tucumán D. Fernando de Mendoza 
Mate de Luna. -Dice que Diego Altatnirano, de la Compañía de Je- 
sús, Procurador del Paraguay, ha representado que su religión desde el 
principio ha gozado en pacíñca posesión de los privilegios pontificios 
y reales que tiene fundados en derecho divino para no pagar alcabala, 
tributo, sisa, entrada, salida ni otra gabela de todos los géneros que 
compra para el gasto necesario de sus religiosos, casas y colegios y 
beneficios de sus haciendas y de los géneros procedidos de ellas que 
es necesario vender para su intento, conservación de sus iglesias y ca= 
sas, por no tener otras rentas si no es de los frutos de las tierras que 
cultivan; cuya excepción se ha practicado con sólo jurar algunos reli- 
giosos que tienen oficio de Procurador ó Superior que los géneros 
pertenecen á las casas ó haciendas de la Compañía: los cuales privile- 
gios, sobre lo general que se practicó en España y en las Indias, están 
con particular expresión mandados observar en esas provincias el año 
de 1624 por D. Alonso Pérez de Salazar, Oidor de la Plata, y fundó 
las aduanas, que confirmaron sus Reales progenitores, y todos sus Tri- 
bunales habían amparado á la Compañía en la manutención, nunca in- 
terrumpida, de tan justo privilegio; hasta que, con ocasión de la Cédula 
que se despachó en 26 de P'ebrero de 1680, intentaron los Oficiales de 
su Hacienda de dichas provincias obligar á la Compañía pagase los 
nuevos tributos, sisas ó imposiciones que por ella se mandaba al Común 
de los Seglares, que eran las que cita, en cuya ejecución habían ya 
hecho diligencias los Oficiales Reales é intentado embargo el Teniente 
de Santa Fe en partidas de hierba pertenecientes á sus colegios, la 
cual es forzoso la compren por ser tan usual para todos los esclavos y 
gente de servicio, españoles é indios, que cultivan sus haciendas, y 
sirve en sus casas como el vino en España. Y al colegio de la ciudad 
de la Asunción del Paraguay le era forzoso enviar á Santa Fe'ú á otras 
partes partidas de dicha hierba para venderla y comprar con ella 
vestuarios, ornamentos, papel, hierro y otros géneros que van de Es- 
paña, de que precisamente necesitan y no se hallan en aquella gober- 
nación, donde por falta de plata y oro sirve de moneda la hierba, con 
que si no se permitiese al dicho colegio venderla no tendría con qué 



JULIO 1684 55 

sustentar' SU3 religiosos, por no pagar sus frutos en otra moneda. Supli- 
cándole declarase á dichos colegios y casas de la Compañía exentos de 
las imposiciones de la Cédula citada de 26 de Febrero de 1 680 y de 
otros tributos, sisas, alcabalas 6 imposiciones, en esa provincia, las del 
Río de la Plata y Paraguay, mandando á los Gobernadores, Oficiales 
Reales y Ministros de las Aduanas de esa ciudad de Córdoba y la de 
Buenos Aires, dejen pasar en la forma acostumbrada los géneros que, 
por juramento del Procurador de la Compañía, constare pertenecer al 
sustento y gasto necesario de dichos colegios y casas; y que no se le 
impida al de la ciudad de la Asunción vender la hierba que fué paga 
de sus frutos en la parte donde pudiere, para comprar los géneros de 
que necesitare. 

Y visto en su Consejo, con lo que dijo y pidió el Fiscal, S. M. de-, 
clara por la presente á los colegios y casas de la Compañía de Jesús de 
esa provincia por exentos de las imposiciones de la Cédula de 26 de 
Febrero de 1680 y de otros tributos, sisas y alcabalas, y manda dé las 
órdenes necesarias á los Oficiales de la Real Hacienda y Ministros de 
las Aduanas de esa ciudad para que en la forma acostumbrada dejen 
pasar los géneros que, por juramento del Procurador de la Compañía, 
constase pertenecer al sustento y gasto necesario de dichos colegios y 
casas, guardándoles este privilegio sin ponerles dificultad alguna. — 
Madrid, 17 de Julio de 1684. 

El Rey, y por su mandado D. Francisco Fernández de Madrigal; señalada del 

Consejo. — «Correg.do» — Emp.: «Diego Altamirano » Term.: «mi Voluntad». — 

Fs. 169 v.'" á 172 y 117 á 119 v.'° 

2.349. 1684— 7— 17 76-3—8 y 122—3—6 

Real Cédula al Gobernador del Paraguay. — Ordénale S. M. que guar- 
de la Cédula arriba inserta sobre la forma en que han de pagar el tribu- , 
to los indios de las doctrinas que tienen los religiosos de la Compañía, 
y se declara lo que se ha de ejecutar sin embargo de lo propuesto por 
los Oficiales Reales. La Cédula inserta es de 2 de Noviembre de 1679 
y dice que por la de 6 de Septiembre de 1673 mandó la Reina, su 
madre, al Fiscal de la Audiencia de Buenos Aires, D. Diego Ibáñez de 
Faria, numerar las doctrinas de la Compañía, del Paraná y Uruguay, 
como estaba ordenado por Cédula de 30 de Abril de l6ó8, y en su 



56 PEKlODO OCTAVO 1683-17O4 

cumplimiento, con carta de 32 de Octubre de 1667, remitió D. Diego 
Ibáñez de Faria los autos del padrón que se hizo de los dichos indios, 
excepto el del pueblo de Corpus, que no lo pudo hacer personalmente 
por la peste de viruelas que padecía dicho pueblo, en que pereció la 
mitad de sus habitantes, y con matrícula jurada enviada por el cura se 
hizo el padrón; y halló 58.II8 personas de todos sexos y edades en 
dichas reducciones, y I4.437 tributarios que debían pagar un peso 
cada uno todos los varones de catorce años hasta cincuenta, no impe- 
didos de enfermedad, lo cual no hizo con los caciques ni sus primogé- 
nitos, y por esta causa y porque empadronó por tributarios á los me- 
nores de dieciocho años, apelaron los indios para el Real Consejo, y 
remitiendo los autos, suspendió la ejecución de dicha Cédula, dejando 
el tributo y sínodo como antes, hasta nueva Real Orden; para lo cual 
representó que después de muchos años de reducción se ordenó que 
pagasen tributo los indios, y el Conde de Salvatierra, por comisión de 
S. M., dispuso se pagase un peso de á 8 reales en plata, á que no se 
dio cumplimiento; y por Cédula de 166 1 se mandó ejecutar lo dis- 
puesto por el Virrey, que tampoco tuvo efecto; hasta que en 1666, fun- 
dada la Audiencia de Buenos Aires, se resolvió por ella que los indios 
del Paraná y Uruguay pagasen 9.000 pesos, por ajuste arbitrario que 
se hizo con los religiosos de la Compañía, sin preceder padrón; porque 
al que hizo el Dr. D. Juan Blázquez de Valverde, por orden que tuvo 
el año de 1657, se le añadió alguna cantidad por el aumento de aque- 
llos pueblos, y de este tributo se pagaba el sínodo de 1 5 doctrinas, ó 
sea 6.999 pesos y 3 reales á los religiosos; y además de esto, tres reduc- 
ciones pagaban un peso cada indio en lienzo de algodón, al precio co- 
rriente de peso por vara, que montaría 1. 000 pesos. 

Por Cédula de 1 66 1 se declaró que los indios varones pagasen en di- 
chas reducciones un peso en plata desde los catorce años, y el número 
de los que pasaban de catorce hasta los dieciocho exclusive era de 2.673. 
Que, por su parte, se alegó debía reservar de tributo á los caciques y 
sus hijos primogénitos, por uso y ordenanzas, y aunque así se obser- 
vaba en San Ignacio, Nuestra Señora de Fe y Santiago, pasando á la 
provincia del Paraná, reconoció el padrón que hizo Valverde en 1 65 7 
y advirtió no había reservado á los caciques ni a sus primogénitos sino 



TOLio 1684 57 

rara vez por ser corregidores, y siguió su dictamen y empadronó 915 
caciques, 691 según su edad y 304 hijos primogénitos. 

Que por Cédula de 7 de Abril de 1643, en que se mandó que los 
de estas reducciones recién convertidos no pagasen tributo por veinte 
años, se dudó luego si esta gracia se había de entender perpetua y de 
los hijos de los recién convertidos, sólo por voluntad de sus padres que 
los procrearon en su gentilidad. 

Que se podía dudar si al cura de San Ignacio se había de pagar sí- 
nodo, por estar los naturales de él encomendados á vecinos de la Asun- 
ción, excepto 59 que son de la Corona. 

Que aunque las doctrinas de dichos religiosos eran 22^ había dos 
unidas en un cuerpo en la provincia del Paraná, es á saber, la Cande- 
laria con la de San Cosme y San Damián; y en la del Uruguay, San 
Nicolás con la de San Pedro y San Pablo, con una sola iglesia, en ba- 
rrios distintos, tenían dos curas y Corregidor, Alcalde y Cabildo sepa- 
rado, y se dudaba si se había de pagar el estipendio de dos curas. 

Que era necesario declarar si los indios de San Ignacio, Nuestra Se- 
ñora de Fe y Santiago del Paraguay habían de proseguir pagando en 
lienzo y si los religiosos habían de percibir su estipendio en lienzo, por- 
que hasta entonces se pagó en plata. 

Que los indios pidieron reserva de tributo en cada pueblo para el 
Corregidor, Alcaldes, Fiscales, cantores, sacristanes y sirvientes de los 
curas, que serían hasta 12. 

Que cuando no pagaban más de 15 doctrinas sobraban al año 2.000 
pesos en la Caja de Buenos Aires y más de i.ooo en lienzos en la del 
Paraguay; mas añadiéndose hasta las 22 importababa el gasto IO.265 
pesos y 6 reales, y los tributarios habían de pagar 14.437, Y reservando 
los menores de dieciocho años, caciques, sus primogénitos y recién 
convertidos por veinte años y los reservados por oficio, apenas habría 
para pagar á los curas. 

Y en carta de 18 de Octubre dice Ibáñez de Faria lo que obró en 
virtud de la orden del Presidente de Buenos Aires, D. José Martínez 
de Salazar, sobre inquirir si entre aquellas doctrinas se hallan los fuga- 
dos de la de Itacurubi, de Fray Francisco de Riva Gavilán, de la Mer- 
ced, agregados á sus reducciones por los Padres de la Compañía, y en 



5*5 PERÍODO OCTAVO 1 683- 1704 

las cuales se habían casado sin llegar á loo familias y se habían nu- 
merado al fin de los padrones de San José, Santo Tomé y Los Reyes, 
con esta nota. 

Que Alonso Pantoja, Procurador general de Indias de la Compañía 
de Jesús, representó á S. M. la orden dada á Ibáñez de Faria y cómo 
había hecho el padrón de los indios y pretendió ante el Protector que 
los de catorce años hasta dieciocho y los caciques y sus primogénitos, 
y los recién convertidos hasta pasar veinte años no habían de pagar tri- 
buto; cuya determinación, remitida al Consejo, con orden de suspen- 
der la ejecución ínterin que se tomaba resolución sobre ello, y entre 
tanto sólo se pagase el sínodo de 1 5 doctrinas y 9.000 pesos de tributo 
al año por los indios; suplicó á S. M. mandase se les pagase el sínodo 
de las 22 doctrinas, determinando la pretensión del Protector de los 
indios. 

Y visto en el Consejo con petición del Fiscal, por la presente manda 
S. M. que, sin embargo de la Cédula de 16 de Octubre de 1 66 1, en 
adelante todos los indios de las 22 doctrinas no tributen hasta la edad 
de dieciocho años, y que tampoco tributen los caciques ni sus hijos 
primogénitos, ni los sacristanes. Corregidores y demás Oficiales, ni los 
nuevos reducidos por veinte años, según Cédula de 7 de Abril de 1643, 
cuyo tiempo les corre á los que siendo capaces de razón se redujeren 
de nuevo, voluntariamente y sin ñierza de armas á la fe, desde el día 
que se redujeren, mas no los que naciesen de padres cristianos ya re- 
ducidos. Y que en cuanto á que el tributo se pague en especie de plata 
ó en los géneros de la tierra, se guarde la costumbre y estilo que ha 
habido hasta ahora; y que á los religiosos de la Compañía que doctri- 
nan los 22 pueblos de estas reducciones se les pague enteramente el 
sínodo de todas ellas, que por Cédulas Reales está ordenado, de los 
mismos tributos de los indios de ellas; y que la cantidad que tributa- 
ren los que no están exentos, á razón de ocho reales cada uno al año, 
se entere en sus Cajas Reales para que de ella se page dicho sínodo; 
y que al cura de San Ignacio pague el encomendero el estipendio, y la 
Real Hacienda sólo lo haya de pagar por los indios que allí tributan á 
su Real Corona, rata por cantidad. — Fecha en Lerma á 2 de Noviem- 
bre de 1679, firmada por el Rey y D. Francisco Fernández de Madrigal. 



JULIO ¡684 59 

Y ahora Diego Altamirano, Procurador de la Compañía de Jesús del 
Río de la Plata y Tucumán, le ha representado la orden dada por dicha 
Cédula, que notificada á los Oficiales Reales de la Plata no la ejecuta- 
ron, queriendo, por dos autos de 17 y 19 de Septiembre de 1681, 
obligar á que tributasen los 2.673 muchachos de catorce años, que aun 
no habían cumplido los dieciocho, en que padecían agravio porque las 
leyes y costumbres tienen que los indios paguen según el último pa- 
drón; y dado caso que desde 1677, en que se hizo, hasta el de 168 1, 
en que se notificó la Cédula, hubiesen ya cumplido los dieciocho años 
de edad, debían por la misma razón darse por reservados los que en el 
mismo padrón se hallaron de cuarenta y seis años arriba y habían ya 
cumplido cincuenta, y descontarse todos los muertos desde catorce á 
cincuenta, que fueron muchos por la peste y la guerra con los portu- 
gueses, en la cual y en el viaje de más de 400 leguas de ida y vuelta 
gastaron un año más de 3.000 de los dichos indios y otros l.OOO fueron 
repartidos á explorar las tierras, en que murieron muchos, quedando 
otros estropeados con imposibilidad para pagar tributo. Y es muy 
cierto que si se hiciera nueva matrícula habían de hallarse menos tri- 
butarios de los empadronados. Y agraviaban á los indios en no querer 
rebajar 12 de cada pueblo para que se ocupen en los oficios de Corre- 
gidor, Alcaldes, cantores, sacristanes y sirvientes; y en querer obligar 
á que tributasen 65 indios de Itacurubi que doctrinaba Fray Francisco 
de Rivas, de la Merced, junto á Buenos Aires, que redujeron de su apos- 
tasía los misioneros de la Compañía de Jesús menos había de veinte 
años. 

Suplicóle mandase revocar los dos autos proveídos por dichos Ofi- 
ciales Reales de Hacienda con los apremios, para que ejecuten dicha Cé- 
dula en cuanto favorece á los indios, y en particular que estando á lo 
que numeró dicho Fiscal en su padrón, se den por libres de tributo 
2.673 menores de dieciocho años, y 12 de cada una de las 22 reduc- 
ciones y los 65 apóstatas de Itacurubi por recién convertidos. 

Y visto en el Consejo con la petición fiscal, manda S. M. ejecutar la 
Cédula arriba inserta en todo y por todo, y que los indios del Paraná 
y Uruguay tributen sólo en conformidad del padrón que hizo Diego 
Ibáñez de Faria en 1676, excluyendo de él los que en aquel tiempo no . 



6o PERÍODO OCTAVO 1683-I7O4 

tenían dieciocho años, aunque después los hayan cumplido, por las ra- 
bones antes alegadas; y que se ejecute en esta forma sin hacer novedad 
hasta que se haga nuevo padrón de dichos indios. Declara exentos los 
caciques y sus primogénitos y 12 indios en cada pueblo, sin embargo 
de lo que dicen dichos Oficiales Reales; y asimismo por veinte años 
desde el día de su reducción que se les cuente el que vivieron reduci- 
dos en el pueblo de Itacurubi á los indios que huyeron de él y aposta- 
taron, y que se empiece á continuar y contar la exención desde el año 
en que fueron reducidos segunda vez por los religiosos de la Compa- 
ñía.— Madrid, 17 de Julio de 1684. 

Con la firma de S. M. y de D. Francisco Fernández de Madrigal; señalada del 
Consejo.— 6 fs. ~EmJ>.: «Mi Gouor » Term.: «del Consejo». — Fs. T13 á 117. 

2.350. 1684-7-17 75_6_33 

Real Cédula al Gobernador del Rio de la Plata. — Dice que Diego Al- 
tamirano, Procurador de la Compañía de Jesús del Tucumán y Paraguay, 
ha representado á S. M. que hace casi cien años ha gozado su religión 
en dichas provincias pacíficamente de los privilegios pontificios y rea- 
les, fundados en derecho divino, para no pagar alcabala, tributo, sisa, 
entradas, salidas ni otra gabela de los géneros que compra para el gasto 
necesario de sus religiosos, casas y colegios y beneficios de sus haciendas 
y de los géneros procedidos de ellas que es necesario vender para su 
sustento, conservación de sus iglesias y casas, por no tener otras rentas 
si no es los frutos de las tierras que cultivan, cuya exención se ha prac- 
ticado con sólo jurar algún religioso. Procurador ó Superior, que los 
géneros pertenecen á las casas ó haciendas de la Compañía. Los cuales 
privilegios están mandados observar en esas provincias el año de 1624 
por el Oidor de la Plata D. Alonso Pérez de Salazar, que fundó las Adua- 
nas, que confirmaron sus progenitores, y todos los Tribunales habían 
amparado á la Compañía en este privilegio hasta que, con ocasión de 
la Cédula de 26 de Febrero de 1 680, intentaron los Oficiales Reales de 
dichas provincias obligar á la Compañía pagase los nuevos tributos, 
sisas ó imposiciones que por ella se mandaba al común de los seglares, 
que eran: que de las vacas cimarronas que se cogían en los campos se 
contribuyese con el quinto en plata; que de las pieles de toros que se 
vendiesen para cargar en los navios se pagase otro quinto; que de cada 



JULIO 1684 61 

arroba de vino que entrase en la ciudad de Buenos Aires se pagase 
8 reales de plata, y por cada arroba de hierba del Paraguay que entrase 
en Santa Fe de la Vera Cruz 4 reales de plata y otros 4 por cada una 
que saliere: en cuya ejecución habíase ya hecho diligencia por los Ofi- 
ciales Reales de Hacienda, intentando embargar su Teniente de Santa 
Fe partidas de hierba pertenecientes á su colegio, la cual es forzoso la 
compren, por ser tan usual para todos los esclavos y gente de servicio, 
españoles é indios que cultivan sus haciendas y sirven en sus casas. Y 
al colegio de la Asunción le era forzoso enviar á Santa Fe otras parti- 
das de dicha hierba, para venderla y comprar con ella vestuario, orna- 
mentos, papel, hierro y otros géneros que van de España, de que pre- 
cisamente necesitan y no se hallan en aquella gobernación, donde, por 
falta de plata y oro, sirve de moneda la hierba; y que en Buenos Aires 
el año de 1683 se intentó cobrar el quinto de unas pieles de toro que 
el colegio había vendido á Juan Tomás Miluti, y habiendo recurrido el 
Procurador á D. José de Herrera, proveyó auto que no se cobrase dicho 
quinto y que en adelante no vendiese allí corambre la Compañía, de 
cuyo gravamen apeló el Procurador ante S. M., porque siendo frutó 
del colegio las vacas marcadas en sus haciendas de campo y las cima- 
rronas procedidas de su ganado propio, no debía impedírsele, según 
les fuese más conveniente para el sustento necesario. 

Se manda al Gobernador de Buenos Aires que no permita que aque- 
llos Oficiales Reales exijan los expresados impuestos ni otros derechos 
algunos de los géneros y efectos pertecientes al sustento y gasto nece- 
sario de los colegios y casas de la Compañía de Jesús del Tucumán, 
Paraguay, Santa Fe y Río de la Plata. — Madrid, 17 de Julio de 1684. 

El Rey, y por su mandado D. Francisco Fernández de Madrigal,— Es testimo- 
nio legalizado. — 4 fs. — Emp.: «Mi gouemador > Term.: «Don Balthazar Gaete> 

(Rubricado.) 

2.351. 1684—7 — 29 76—2—22 

Carta del Gobernador de Buetios Aires ^ D. José de Herrera y Sotoma- 
vor, á S. M. — Da cuenta del estado en que se halla la población que 
han hecho portugueses en la isla de San Gabriel y cómo se les ha huido 
mucha gente de ella, unos á San Pablo y otros á Buenos Aires, quienes 
han sido internados, y cómo se hallan reducidos á extrema miseria los 



62 PERÍODO OCTAVO 1683-I704 

de la colonia; refiere como se acabaron de entregar todos los pertre- 
chos que se les apresó. — Buenos Aires, 29 de Julio de 1684, 

Original. — 2 fs. — Emp.: «En los navios » Term.: «de V. M.» —Al dorso se lee: 

«Rda. en los Galeones del a.° de 1686.— Junta a 17 de Junio de 1687.— Remitase 
esta carta al Sr. Dn. Luis Cerdeño para la consulta q. se le encargó y procure 
executarla qto. antes». —(Rubricado.) 

2.352. 1684—7—29 75-6—13 
Resumen de una carta que escribió á S. M. el Gobei'nador interino de 

Buenos Aires D. José de Herrera y Sotomayor sobre el estado de la co- 
lonia del Sacramento. — Refiere que el Gobernador de Río Janeiro otorgó 
recibo de todos los pertrechos devueltos y dejó con 300 hombres al 
Teniente de maestre de campo General Cristóbal de Ornellas, que se 
le hablan huido hasta aquel día más de 1 50, unos á San Pablo y otros 
al río de San Juan, á cuatro leguas de su población, donde tenía una 
guarda de caballería con 30 hombres y un Cabo para observarles, y 
que les mandó internarse sin permitirles entrar en Buenos Aires. Esta 
fuga obedecía al hambre por haber perdido dos embarcaciones para 
bastimentos, apresadas por un corsario inglés. Que la fortificación era 
de campaña de tierra y fajina, que cada día se les iba abajo por los 
aguaceros. — 29 de Julio de 1684. 

Enviada por el Duque de la Palata. — Es copia.— 2 ís. — E?np.: «D. Joseph de 
Herrera » Term.: «del Norte». 

2.353. 1684— 7— 31 76-2—22 

Carta del Gobernador de Buenos Aires, D. José de Herrera y Soto- 
mayor, á S. M. —Da cuenta como por haber recibido una carta de 4 de 
Septiembre de 1683, ^ri que el Virrey del Perú le avisaba haber man- 
dado suspender la Real Cédula de S, M. de 26 de Febrero de 1680 
sobre el nuevo impuesto en la hierba, vino y corambre, frutos de aque- 
llas provincias, destinado para la fábrica de la nueva fortaleza que en 
aquel puerto se mandó hacer, cesó en dicha ciudad, despidiendo los 
indios que en ella trabajaban por no haber efectos con que continuar- 
las y por los demás motivos que representa. — Buenos Aires, 3 1 de Ju- 
lio de 1684. 

Original.— 2 h-—Emp.: «En carta > Term.: «de executar». 



ACOSTÓ 16S4 63 

2.354. 1684— 7— 31 76—2—22 

Carta del Gobernador de Buenos Aires, D. José de Herrera, á S. M. — 
Dice que en otra carta de esta fecha da cuenta de haber cesado la fá- 
brica de la nueva fortaleza que se mandó hacer en aquel puerto por 
haber suspendido los medios; y en ésta representa que, en suposición 
de no proseguir en ella por los inconvenientes y falta de medios que 
se pueden haber representado, es preciso, para la seguridad de aquel 
puerto, que el castillo y fortaleza que hoy hay se vuelva á reedificar 
haciéndole algo más capaz, de material más permanente y proporción 
más regular; porque la que tiene es totalmente indefensa. Propone la 
forma y medio con que se podrá ejecutar. — Buenos Aires, 3 1 de Julio 
de 1684. 

Original.— 2 Íü.—Emp.: «En carta > Ter?n.: «Rl. seruicioi". -Al dorso se lee: 

<;Rda. en los Galeones del a.° de 1686. - .^««/a.— Traese con esta la carta que 
cita Y la Cons.** en que su magd. resolvió se continuase esta fabrica y que el 
desp.° se remitiese al Sor. Virrey, para que se le embiase con vn soldado de A 
caballo de su Guarda, carta en que dio qta. hauerlo hecho». 

2.355. 1684— 8— I 75—6—13 

El Consejo de Indias. —En cumplimiento de lo que S. M. se sirvió 
resolver en consulta de 4 de Julio de este año, pone en las Reales ma- 
nos de S. M. la carta que ha escrito D. Pedro de Oreyta^ Presidente 
de la Casa de la Contratación de Sevilla, y las que cita, por donde pa- 
rece no son ciertas las noticias de que la guarnición de Buenos Aires 
volvió á desalojar á los portugueses de la nueva colonia. — Madrid, I.* 
de Agosto de 1684. 

A continuación se lee: «Señor,— Por lo que conviene la brevedad, acordó el 
cons." fuese con mi señal». — (Rubricado.) -Original. — 1 f.°, más el de carátula. — 

Emp.: <En consulta ■» Term.: «a su seruicio>. — Al margen van los nombres de 

to indÍAnduos del Consejo. — Al dorso se lee: «acudese el mis.° dia.— quedo en- 
terado >.- (Rubricado.) — «Pu.da en iS de Ag.'°: D." Fran.co de Madrigal». 

2.356. 1684—8—5 74 — 4— II 

Carta de Fray Nicolás, Obispo de Tucumán, á S. M. — Dice que ha- 
biéndolo consultado con todos los Padres misioneros de la Compañía 
de Jesús, religiosos de grandes letras, virtud y celo, que han penetrado 
todos aquellos montes y asperezas» informa que los motivos que se le 



64 PERÍODO OCTAVO £683-1704 

ofrecieron á los Gobernadores para trasladar la ciudad de Londres al 
valle de Catamarca son muy superiores á los que en sentido contrario 
opone el Cabildo de la ciudad de la Rioja; y es de parecer que los pue- 
blos de Machigasta, Anñogasta, los Sauces, Tiñogasta y el Pantano se 
reúnan á la nueva ciudad, y que desde allí se podrá predicar la ley 
evangélica á los de Malcazo, Sijan, Pizapanaco, Tabujil y Cólpez. — 
Córdoba y Agosto 5 de 1684. 

2 fs, - Original. — Etnp.: «En otra Cédula » Term.: «la christiandad toda». — 

Al dorso: Rda. en 23 de Marzo de 1686 en el aviso que despachó el General de 
Galeones».- Siguen varios acuerdos del Consejo. 

2.357. 1684-8 — II 74_6— 13 

Carta de D. Pedro de Cáraenas y Arrieta, Obispo de Santa Cruz de 
la Sierra, á S. M. — Da cuenta de lo que ha obrado en el remedio de 
pecados públicos y otras cosas con ocasión de haber visitado todo su 
Obispado, en conformidad de lo que se le mandó por Cédula de 2"/ 
de Abril de 1678. Dice que comenzó á visitar esta diócesis el mes de 
Octubre de 1682, por la villa de Mizqui; que de allí prosiguió la vi- 
sita á los pueblos de Totora, Pocona, Punata, Tarata, y que no pudo 
conseguir visitar la de los ingas, puerta y entrada para los infieles y 
naciones bárbaras, por haber los yuracaraes muerto á los principales 
que allí estaban en las chacras de Coca y los demás ahuyentádose de 
miedo. Que concluida la visita de la provincia de Mizqui y valles de 
Arani y de Tarata, por Febrero de 1683, á 4 de Julio del mismo año 
salió de Mizqui para la ciudad de Santa Cruz, y de camino visitó las 
doctrinas de Aiquile, Omereque, Chilón y Valle Grande de los Mula- 
tos, y luego acometió los ásperos caminos de San Lorenzo y llegó á la 
ciudad de Santa Cruz y empezó la visita de su iglesia y de las costum- 
bres de sus moradores; y habiendo comprendido las de la tierra y con- 
diciones de los naturales, reconoció que el defecto y vicio en que más 
de ordinario caían era el incesto, por ser casi todos parientes unos de 
otros a causa de no entrar gente de fuera, sino muy poca, respecto de 
no ser apetecible la tierra, antes sí muy pobre, y no haber en ella emo- 
lumento alguno. Y como el remedio debe ser la separación, y ésta 
había de ser en los contumaces que reinciden un destierro, no se eje- 
cuta porque la ciudad no se despueble. 



AGOSTO 1684 65 

Recurren á las dispensaciones para casarse, con que usando los Pa- 
dres de la Compañía de Jesús de los Breves y concesiones de los Su- 
mos Pontífices, dispensan hasta el segundo grado de afinidad y con- 
sanguinidad, y con los nuevos en la fe hasta el primero de afinidad; 
por lo cual no extrañó la facilidad en dispensar en ellos, principalmente 
cuando la mayor parte de la república puede llamarse neófita; porque 
la propagación se debe al gentilismo reducido, y otra gente fuera de 
ésta no entra á habitarla y permanecen mezclándose los de la ciudad 
con ellos, de suerte que hoy en día son muy raros los que son ente- 
ros españoles; quitado este vicio no hay otro que dé mucho cuidado, 
porque luego que sobresale alguno se remedia como lo hizo, y lo que 
más le admira es que habiendo allí tanto barbarismo no se experimenta 
idolatría ni superstición alguna. 

Luego visitó la iglesia catedral, que necesitó de mucho reparo por 
' estar muy maltratada, y corrigió las costumbres que notó estaban faltas 
de corrección. — Villa de Mizqui, á II de Agosto de 1684. 

6 fs. — Original. — Emp.: «Por cédula » Term.: «defensa de la fe».— Al margen 

del núm. 7 se lee el siguiente dictamen fiscal: «El fiscal, en vista de este capitulo, 
estraña que estando concedida esta facultad de dispensar a los Obispos de Indias 
vsen de ella los Padres de la Compañía; y duda el Conss." se lo aya permitido 
en Perjuicio de los ordinarios, y assi pide se busque esta Bulla y el expediente 
de su passo para pedir en ella lo que combenga>. -(Rubricado.) 

2.358. 1684— 8— 14 154— I— 20 

Real Cédula á los Oficiales Reales de Hacienda del puerto de Buenos 
Aires. — Ordenándoles ejecuten lo dispuesto por Cédula de 21 de Mayo 
de este año sobre que acudan á los religiosos de la Compañía de Jesús 
con el sínodo de 22 doctrinas, por las que tienen á su cargo en el Pa- 
raná y Uruguay, según está dispuesto y ordenó al Gobernador lo haga 
cumplir, apremiándoles á ello; y por Cédula de 17 de Julio de este año 
mandó se guarde y cumpla la en ella inserta de 2 de Noviembre 
de 1679, sobre la forma en que han de pagar los indios de dichas doc- 
trinas el tributo, y al Gobernador del Paraguay que lo haga ejecutar, 
con las declaraciones expresadas en ella. 

Y ahora Diego Altamirano le ha representado lo que tenía mandado 
por las Cédulas mencionadas, y porque no hubiese nuevos motivos 
Tomo iv. 5 



66 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

para suspender su cumplimiento le suplicó fijase el tiempo en que ha- 
bía de empezar á ejecutarse su contenido, pues hasta 28 de Marzo de 
1680 había corrido la paga de los tributos y sínodos en la forma del 
padrón más antiguo, como constaba del testimonio que presentaba, es- 
tando suspendido el último que se hizo de IÓ77; mandando declarar 
de^de qué día debía correr lo dispuesto por las dichas Cédulas, para 
que cesasen diferencias difíciles de ajustar en regiones tan remotas. 

Y visto por los del Consejp, con lo que dijo y pidió el Fiscal, S. M. 
declara: que lo determinado por la Cédula de 2 de Noviembre de 1679 
y declarado por las de 21 de Mayo y 17 de Julio de este año se debe 
ejecutar y comenzarse á practicar desde el día 2 de Noviembre de 1679 
que se despachó la Cédula sobre la forma de la paga del dicho tributo. 
Manda S. M. su ejecución y que de la presente tomen razón sus Con- 
tadores de cuentas que residen en el Consejo. — Madrid, 14 de Agosto 
de 1684. 

El Rey, y por su mandado D. Francisco de Salazar; señalada del Consejo. — 

Fs. 248 v.*° á 250. — Emp.: «Offiz.' » Term.: *mi Conss."» — Tomo XI, 30,0 x 22,1, 

Religiosos, años 1675-1688. — En el mismo A. de I. 74 — 3 — 36 está una minuta de 
Real Despacho al Gobernador de Buenos Aires ordenándole haga que los Ofi- 
ciales Reales acudan á los religiosos de la Compañía de Jesús con el sínodo de 
22 doctrinas, por las que tienen á su cargo en el Paraná y Uruguay, apremián- 
doles á ello sin embargo de sus réplicas. — Sin fecha. — 3 í's,.~Emp.: «Diego Alta- 
mirano » Term.: «dicho mi Consejo». 

2.359. 1684— 8— 16 76—2—22 

Carta de D. Pedro de Oreita á D. Francisco Fernández de Madii- 
o-íz/. — Dice que en carta de 8 de este mes, escrita á D. Juan Tomás Mi- 
luti por Mateo de Ayora^ afirma que los Padres de la Compañía en el 
colegio de Madrid tienen noticia de haber sido desalojados segunda vez 
de las islas de San Gabriel los portugueses. Este sujeto asiste en el Con-, 
sejo y dará razón de él D. Diego Ignacio de Córdoba. — Cádiz, 16 de 
Agosto de 1684. 

Autógrafo. — I f.°, más el de carátula. — Emp.: «Acauo de saber » Term.: «ani- 
sare». —En papel aparte, de fecha 24 de Agosto, responde D. Ignacio de Córdo- 
ba á D. Francisco Fernández de Madrigal, en Madrid, que envió á llamar á Mateo 
de Ayora y le preguntó si tenía alguna noticia, y la que dio fué haber oído al 
P. Manuel Pomar, de la Compañía de Jesús, que asiste á la capilla de Nuestra 
Señora del Buen Consejo, esta noticia, que no le dio de afirmativa sino de oída. 



SEPTIEMBRE 16S4 67 

2.360. 1684—8—26 74—4—9 

La Real Audiencia de la Plata á S. M. — Refiere que en carta de 
27 de Agosto de 1682 respondió á la Cédula de 17 de Noviembre de 
1682, duplicada de la de 25 de Julio de 1679, sobre que diese razón 
de la causa de la mudanza que se hizo de los pueblos de la Candelaria, 
San Cosme y San Damián, Santa Ana y San Miguel, de la jurisdicción 
del Paraguay á la de Buenos Aires. Dicen que no habían hallado noti- 
cia alguna, y, según informe del Procurador de la Compañía de Jesús, 
creen haber estado siempre en la misma forma que ahora. — Plata, 26 
de Agosto de 1684. 

2 fs. — Original. — Emp.: «En cédula » Term.: cservido mandarnos». — Al dor- 
so: «Rda. en los galeones del a." de 1686.— Cons.° — La carta que ésta cita se halla 
en poder del Sr. Fiscal».— (Rubricado.) — «El fiscal tiene respondido sobre este 
punto, con todos los informes Y el del Procurador de la Compañia, a que difirió 
la Audiencia de los Charcas. — Md. y Mayo 8 de 1690». — (Rubricado.) 

2.361. 1684 — 8—30 74_4_9 

Carta de la Real Audiencia de la Plata á S. M. — Informa sobre las 
cátedras que fundó nuevamente en aquella Universidad el Arzobispo 
D. Cristóbal de Castilla y Zamora, representando la gran conveniencia 
que se seguirá de la aprobación de las mismas. — Plata, 30 de Agosto 
de 1684. 

2 fs. — Original. — Emp.: «El Muy Reuerendo » Term.: «esta insinuación». 

2.362. 1684— 9— I 74_4_io 

La Universidad de la Plata, dirigida por los Padres de la Compañía 
de Jesús, áS. M.—Le informa de los méritos del Dr. D. Francisco de 
Paredes, clérigo presbítero, para la pretensión de la canongía magis- 
tral de la iglesia de la Paz, á que va nominado en primer lugar. — Pla- 
ta, l.° de Septiembre de 1684. 

2 fs.— Original. — Emp.: «Rl. Vniversidad » Term.: «a imitarse». 

2.363. 1684—9—7 I54_i_20 

Real Cédula á los Oficiales de la Real Hacienda de la ciudad de los 
i?^é'i-.— Ordenándoles que paguen á José María Adamo, de la Com- 
pañía de Jesús, Procurador general de la provincia de Chile, al que ha 



68 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

concedido licencia para llevar una misión de 40 religiosos, cuatro Coad- 
jutores y su compañero, y que no ha podido juntar más que 26 suje- 
tos que quería llevar en los navios que han de ir al puerto de Buenos 
Aires; lo que por certificación de la Casa de la Contratación de Sevilla 
importare el aviamiento de los misioneros que lleva para Chile. — Ma- 
drid, 7 de Septiembre de 1684. 

El Rey, y por su mandado D. Francisco de Salazar; señalada del Consejo. - 

«Con-egido». — Fs. 260 á 263 w.^°~Emp.: «Ofiz.* » Ter?n.: «Casa de la Contr.°°» 

Tomo XI, 30,0 X 22,1, Religiosos, años 1675-1688. 

2.364. 1684—9—7 154 — 1—20 

Caria de D. Francisco de Salazar á los Presidente y Jueces Oficia- 
les de la Casa de la Contratación de Sevilla. — Dice que, por Cédula de 
28 de Junio de este año, se concedió licencia á José María Adamo para 
pasar á Chile con una misión de 40 religiosos sacerdotes, seis Herma- 
nos coadjutores y su compañero; y ahora se ha representado por Ma- 
nuel Rodríguez que el dicho José María Adamo tiene juntos 26 y se le 
ha concedido aviamiento para ir en galeones en la forma del despacho 
dado en esta fecha, y juntamente se ha representado por dicho Manuel 
Rodríguez que los nombres, naturalezas y edades de los 26 sujetos son 
en la forma siguiente: 

1 Domingo Merino, de Palermo; treinta y dos años.' 

2 Antonio de Angelis, napolitano; veinticuatro años. 

3 Nicolás Diodato, napolitano; treinta años. 

4 Francisco Mariano, milanés; veintisiete años. 

5 Andrés de Alciate, milanés; treinta años. 

6 Francisco Pisqueda, de Cerdeña; veintiocho años. 

7 Andrés Zuppecio, de Silesia; treinta y tres años. 

8 Jorge Brant, de Silesia; treinta años. 

9 José Burger, de Moravia en Viscovia; treinta años. 

10 Lamberto Baindinger, de Pasavia de Austria; treinta y cuatro años. 

1 1 Antonio Pecpacher, de Austria; treinta y un años. 

12 Jorge Gusenleyner, de Lins de Austria; treinta y cuatro años. 

13 Pablo Smid, de Viena; veintinueve años. 

14 Bartolomé Lobit, flamenco; treinta y cuatro años. 

15 Enrique Balemput, flamenco; veintisiete años. 



SEPTIEMBRE 1 684 69 

16 Jácome Maesmar, de Antuerpia; veinticinco años. 

17 Juan Bremer, de Antuerpia; veintisiete años. 

18 Juan de Velasco, de Burgos; veintiséis años. 

19 Miguel de Locéstigi, de Vizcaya; veinticuatro años. 

20 Esteban Guimerá, de Alcudia en Valencia; veinticuatro años. 

21 Migue] de Zúñiga, de Baeza; cuarenta años. 

22 H.° Pedro Correa, de la provincia de Castilla; veintitrés años. 

23 H.° Esteban Mejía, de Sevilla; veintiocho años. 

24 H.® Jorge Selisque, de la Silesia; treinta y tres años. 

Y porque los sujetos referidos y el dicho José María Adamo y el 
H.** Severino Gennado, su compañero, siciliano, de veintiséis años, es- 
tán dispuestos para su viaje en esa ciudad, suplica que, para que lo 
puedan ejecutar sin embarazo alguno, se ordene á ese Tribunal que 
apruebe los sujetos referidos, dándoles el despacho acostumbrado para 
su pasaje. 

Y visto en el Consejo, acordó dijese á sus mercedes (como lo hace) 
que verificando la naturaleza de cada uno les dejen hacer su viaje li- 
bremente en dichos galeones, en conformidad de la Cédula de 4 de 
Abril de 1674. — Madrid, 7 de Septiembre de 1684. 

Fs. 263 v.'° á 265 v.'° — Emp.: «Por Zedula » Term.: «dificultad alguna». — 

Tomo XI, 30,0 X 22,1, Religiosos, años 1675-1688. 

2.365. 1684— 9— 19 45—2-6/9 

Comparecencia. — Ante el Presidente D. Pedro de Oreitia y D. Fran- 
cisco Lorenzo de San Millán pareció el P. José María Adamo, de la 
Compañía de Jesús, Procurador general de la Provincia de Chile, con 
17 religiosos, en que él está incluido, de los 26 que con licencia de 
S. M. y á expensas de su Real Hacienda lleva á dicha provincia, de 
que va por Superior, para efecto de reseñarse, por hallarse en esta ciu- 
dad, y son, con sus nombres, patrias, edades y señas, los siguientes: 

Padres. 

1 José María Adamo, de Calaatayeron, en Sicilia; cincuenta y seis 

años, pequeño de cuerpo, calvo, cano. 

2 Domingo Marino, de Palermo; treinta y dos años, pelo castaño 

rojo. 



70 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

3 Antonio de Angelís, de Ñapóles; veinticuatro años, pequeño, pelo 

negro^ barba poco poblada. 

4 Nicolás Deodato, de Ñapóles; treinta años, mediano, moreno, pelo 

negro, poblado de barba. 

5 Francisco Mariano, de Milán; veintisiete años, mediano, blanco, 

poco poblada la barba, pelo castaño. 

6 Andrés Alciati, de Milán; treinta años, alto, grueso, pecoso de vi- 

ruelas, pelo negro. 

7 Francisco Pesqueda, de Caller, en Cerdeña; veintiocho años, alto, 

moreno, abultado de rostro. 

8 Andrés Lupecio, de Silesia; treinta y tres años, color bermejo, ojos 

azules. 

9 Jorge Brand, de Silesia; treinta años, mediano, cariancho, poco 

poblada la barba. 

10 Jorge Burger, de la Moravia, en Biscovia; treinta años, buen cuer- 

po, pelo negro, grueso, muy poblada la barba. 

11 Lamberto Weindinger, de Pasania, de Austria; treinta y cuatro 

años, pequeño, un poco vizco, pelo rubio. 

12 Antonio Specpachar, de Pasania, de Austria; treinta y un años, 

grueso, alto, cerrado de barba. 

13 Jorge Gusenleyner, de Lins, de Austria; treinta y cuatro años, pe- 

queño, moreno, pecoso de viruelas, pelo negro. 

14 Pablo Smid, de Viena; veintinueve años, algo moreno, mediano, 

pelo negro. 

15 Bartolomé Lobit, de Gueldria, en Flandes; treinta y cuatro años, 

buena estatura, grueso, poblado de barba, pelo castaño. 

Hermanos. 

16 Jorge Selisque, de Silesia; treinta y tres años, pequeño, pecoso de 

viruelas, moreno. 

17 Severino Gennaro, de Marzala, en Silesia; veintiséis años, mediana 

estatura, descolorido, pelo negro. 

Se reseñaron en Cádiz á IQ de Septiembre de 1684. 

Lo firman, con sus rúbricas, D. Pedro de Oreitia y Francisco Lorenzo de San 
Millán. 



OCTUBRE 1684 71 

2.366. 1684 — 10—/ ^6 — 3—4 

Papel para la Junta de guen-a. — En que se refiere que el P. Diego 
Altamirano, de la Compañía de Jesús y Procurador general de las pro- 
vincias del Río de la Plata^ ha entregado un modelo de la fortificación 
de Buenos Aires. Y porque en la Secretaría no se halla carta en que 
se cite, ni se sabe el efecto para que se remite, se da cuenta al Consejo 
para que mande lo que fuere servido. 

Sin fecha. — i f.° en 4.°, más otro en blanco. — A continuación se lee: «Conss." 
7 de Oture. 684.— Vea y tráigase de la Secretria lo q. huuiere en razón desta 
fortaleza, y si ay algún modelo y q. sea lo vltimo q. se huuiere remitido allá qdo. 
esté bueno Ballejo.— Están en poder del Ror. D. Ju.° Vallejo los pap.^ tocantes 
a esto, y al entrego de la colonia del Sacram.'°» 

2.367. 1684— 10— II 74— 3— 29 y 74— 3— 33 
Consulta del Consejo de Indias. — Que siendo S. M. servido se des- 
pachará Cédula de avianiiento para los religiosos misioneros de la Com- 
pañía de Jesús que han de ir en los navios de Buenos Aires, con cali- 
dad que en caso que no haya caudal en las Cajas de Buenos Aires, de 
que darles satisfacción, se haga en las de Potosí. — Madrid, II de Oc- 
tubre de 1684. 

Hay seis rúbricas.— Original. — 2 is.-Eínp.: «Por cédula de V. Mag.d de 4 de 

Julio » Term.: «R.' piedad de V. Mag.d» — Al dorso se lee: «Acordóse, en 3 del 

mismo.— Como parece».- Rubricado. — (Publicada el 16 de Julio.— Don Francis- 
co de Amolaz». — En el mismo A. de I. 74—3—3 está la minuta del Consejo, con 
igual fecha y con los nombres de ocho Consejeros al margen, en 2 fs. 

2.368. 1684— 10-21 75—6—9 

Informe de la Contaduría. — Sobre que por Cédula de 9 de Diciem- 
bre de 1672 parece que Cristóbal Altamirano, Procurador de la Com- 
pañía de Jesús del Paraguay, representó que de muchos años hasta el 
referido se había mandado á los Oficiales Reales de Buenos Aires acu- 
diesen á los colegios de su religión con la limosna de vino y aceite para 
misas y culto divino y con 75 ducados para dietas y medicinas por al- 
gunos años, que ya estaban cumplidos, suplicando prórroga por diez 
años más, y que si hubiesen pasado algunos sin dársela se la hiciesen 
buena; y habiéndoles denegado la pretensión última, S. M. prorrogó 
la limosna por cuatro años más desde el día que se hubiesen cumplido 



72 PERÍODO OCTAVO 1 683- 1 704 

Jos de la última prorrogación; mandando á los Oficiales Reales diesen 
arroba y media de vino al año para cada sacerdote religioso y el aceite 
necesario para una lámpara y 75 ducados al año para cada colegio. Y 
por Cédula de 29 de Febrero de 1 680 parece que á pedimento de To- 
más Dombidas proveyó S. M. dicha limosna por seis años, contados de 
la fecha de dicha Real Cédula; aprobando el tiempo transcurrido desde 
la última prorrogación. — Madrid, 21 de Octubre de 1684. 

I f.° y el de carátula. — Es copia.— jE-w/.: «Por cédula » Term.: «en este par- 
ticular». 

2.369. 1684—10-22 154— I— 20 

Real Cédula al Presidente y Jueces Oficiales de la Casa de la Contra- 
tación de Sevilla. — Para que 21 religiosos de la Compañía de Jesús y 
dos Coadjutores que han de embarcar en los navios de Buenos Aires, 
de los 50 misioneros que están concedidos á Diego Altamirano, Procu- 
rador general de las provincias del Río de la Plata, para llevar á ellas, 
sean proveídos de lo necesario para el viaje. — Madrid, 22 de Octubre 
de 1684. 

El Rey, y por su mandado Francisco de Amolaz; señalada del Consejo. — «Co- 
rregido». Fs. 268 v.'° á 271 v}° - Emp.: «Mi Press.'* » Term.: «de las Indias». 

Tomo XI, 30,0 X 22,1, Religiosos, años 1675-1688.— La minuta de esta Real Cé- 
dula se halla en el mismo A. de I. 74 — 3 — 34. — Sin fecha.-- 4 fs. — Al dorso: 
«Visto». 

2.370. 1684— II— 20 74 — 3—29 

El Consejo de Indias. — Da cuenta á S. M. de lo que ha representado 
Diego Altamirano, de la Compañía de Jesús y Procurador de las pro- 
vincias del Río de la Plata, sobre que se asista á los misioneros con al- 
gunos soldados de escolta. Y representa la orden que siendo S. M. ser- 
vido se podrá dar para ello. — Madrid, 20 de Noviembre de IÓ84. 

Hay cuatro rúbricas. - Original. — 4 fs. — Emp.: «Diego Altamirano » Term.: «y 

utilidad de V. Mag.d» — Al dorso se lee: «Acordado en 17 del mismo.— Como 
parece». — (Rubricado.) --«Publicada en 28 del mismo. — Don Francisco de Amo- 
laz. — En el mismo A. de I. 74 — 3 — 33 se halla la minuta de esta consulta, en 4 
folios, y los nombres de siete Consejeros al margen. 



NOVIEMBRE 1 684 73 

2.371. 1684 — 11—22 ^6 — 3—9 

Testimonio del Cabildo de la ciudad de la Asunción. — Dado el día en 
que se despachó el Gobernador D. Antonio de Vera Mújica para la 
guerra del Chaco y en que suplica á su Señoría se sirva informar al 
Virrey de los trabajos que padece esta provincia, para que ponga re- 
medio, — Asunción, 22 de Noviembre de 1684. 

2 fs. — Emp.: «En la ciud » Term.i «Jhoan Duarte». — (Rubricado.) 

2.372. 1684— II— 25 74-6—47 

Testimonio legalizado de una certificación. — Dada por el Bachiller 
D. Francisco de Trujillo y Godoy, Secretario del Dr. D. Juan Queípo 
de Llano y Valdés, Obispo de la Paz, de como éste, habiendo recibido 
las bulas de dicho Obispado por Octubre de 1 68 1, fué consagrado en 

21 de Diciembre del mismo año por el Arzobispo de Lima D. Melchor 
de Liñán y Cisneros en su santa iglesia catedral. 

Que á I.° de Junio salió de dicha ciudad por la costa hasta el Obis- 
pado de Arequipa, por donde atravesó el del Cuzco y llegó á la Paz á 

22 de Agosto de 1682, y luego suspendió las licencias de celebrar y 
confesar á todos los sacerdotes y los hizo comparecer á examen de la- 
tinidad y rúbricas de moral y lengua materna de los indios, etc. Que 
nombró por examinadores sidonales á los Prelados de las cinco reli- 
giones que hay en la ciudad, y por examinador de lengua á un reli- 
gioso de la Compañía de Jesús. Que salió de dicha ciudad á 22 de Mayo 
de 1684 con los ministros de visita y con el P. Francisco Ramírez, de 
la Compañía de Jesús, persona virtuosa, docta y lenguaraz, para que 
fuese haciendo misión por los pueblos que se visitasen, empezando la 
visita por parte de la provincia de Omasuyo, que tiene ocho doctrinas 
que se nombran, y concluida ésta y la del pueblo de Achacache, la pro- 
siguió por la provincia de la Recaja, compuesta de 14 visitas, que tam- 
bién se nombran, todas de clérigos, donde se experimentan fríos muy 
rígidos en las sierras y en los pueblos mucho calor y otras destemplan- 
zas. De esta provincia salió á visitar el pueblo de Ancoraimes, en la 
provincia de Omasuyo, y acabada en el pueblo de Guarcho se volvió 
á entrar á la de la Recaja, terminando en el pueblo de Charasani, de 
donde pasó á la provincia de Pancarcoya, compuesta de ocho pueblos 



74 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

que asimismo nombra. Luego se entró en la provincia de Chucuito, 
compuesta de la ciudad, el asiento de minas de San Antonio de Esqui- 
ladle y de seis pueblos, entre los cuales sobresale el de Julí, doctrina 
de la Compañía de Jesús. Estos pueblos están situados en la ribera de 
la laguna y son de temple muy frío y acaban en el desaguadero de 
ella, que es un río caudaloso y profundo con una puente de balsas de 
Totora. Del otro lado de este puente empieza la provincia de Pacajes, 
donde visitaron los cuatro pueblos de itaguano, que están en Puna muy 
fría. Gastóse, en esta visita desde 22 de Mayo de 1683 hasta 2 de No- 
viembre del mismo año. 

Volvió á proseguir la visita con los ministros con que la empezó y 
con el P. Diego de Molinar Ugalde, Rector de la Compañía de Jesús, 
por misionero, en 12 de Junio de 1684, para la provincia de Sicasica, 
que se compone de 1 7 pueblos que cita á continuación, de la cual salió 
para lo que restó en la primera visita de la provincia de Pacajes, frígi- 
dísima, que fueron nueve pueblos que cita, y dio fin á la visita en 
I." de Septiembre de 1 684, que volvió á entrar en la Paz, habiendo 
confirmado en estas dos salidas á 40.000 almas; y al tiempo que estaba 
administrando el Sacramento de la Confirmación, los misioneros reli- 
giosos los instruían en la disposición con que habían de llegarse á reci- 
birlo y repitiéndoles actos de contrición para que los que no se habían 
confesado llegasen bien dispuestos, confesando á los que se disponían 
á ello, haciendo se casasen todos los que constó estar en ilícitas amis- 
tades siendo solteros, y á los que no lo eran reduciéndolos á sus cón- 
yuges. — Paz, 25 de Noviembre de 1684. 

Testimonio legalizado en la misma ciudad á 5 de Marzo de 1695. — S fs., uno 

en blanco.— £■!%/..■ «Yo el Bachiller » Term.: «Jhoan de Arce, N.° Puco.» — 

(Rubricado.) 

2.373. 1684— 12— 3 76—2—22 

Carta del Gobernador de Buenos Aires, D. José de Herrera y Soto- 
mayor, al Virrey del Perú, Duque de la Palata, — En que le da cuenta 
de la noticia adquirida del sobrino del Gobernador de Río Janeiro sobre 
el designio de los portugueses en despoblar la colonia del Sacramento 
para situarse en Maldonado y los inconvenientes que su ejecución 
traería á los españoles de Buenos Aires, respecto de la inmensa multi- 



DICIEMBRE 1684 75 

tud de torada que cubre aquellas tan dilatadas campañas, con que se 
proveerían los navios sin pasar á Buenos Aires, con total desolación y 
ruina de su puerto. — Buenos Aires, 3 de Diciembre de 1684. 

Original,— ^;«/,: «Auiendo » Term,: <de este puerto>.— Al dorso se lee 

<Rezda. en i.° de fe.° de 85>. 

2.374. 1684— 12 — 6 122—3—5 

Real Cédula al Gobernador de Tucumán D. Fernando de Mendoza 
Mate de Luna, — Dice que el Procurador de la Compañía de Jesús del 
Paraguay, Diego Altamirano, le ha representado que los misioneros de 
su religión han emprendido varias veces la conversión del Chaco, con 
menos fruto del que se esperaba de los muchos infieles; pues por los 
años de 1639 entraron desde la ciudad de Jujuy Gaspar Osorio y An- 
tonio Ripario, con un estudiante que pretendía ser de la religión, y á 
todos tres los mataron, con que se cortó esta empresa, hasta 1653 que 
fueron á proseguirla Ignacio Medina y Andrés Lujan, que entrando 
por Humaguaca, se encontraron con riesgo de la vida tan próximo, que 
entendiéndolo el Teniente de Jujuy les obligó á dejar la misión, hasta 
que el año de 1673 D. Ángel de Peredo hizo una entrada con 400 es- 
pañoles y otros tantos indios por la ciudad de Taiavera, ocasión en que 
el dicho Altamirano fué señalado, con ocho Sacerdotes, para instruir 
á los bárbaros, que ya tenían empezado un pueblo con capilla, donde 
se les enseñaba la doctrina, con tan buen logro que llegaron á 900 bau- 
tismos, y cuando se esperaba aumento en la fe, se desvaneció, por ha- 
berse repartido á los soldados beneméritos 2.200 personas de moco- 
bies, tobas y otras naciones, persuadido el dicho Gobernador que el 
mejor medio para su conservación era encomendarlos á españoles para 
que atendiesen á sustentarlos, doctrinarlos é impedir volviesen á su in- 
fidelidad, y sucedió lo contrario, huyéndose los más á sus tierras y casi 
todos los que quedaron murieron con la mudanza del temple, con que 
se dificultó la empresa, porque los fugitivos han cometido muertes y 
robos en los caminos, y con todo la intentó (este Gobernador) en 1 683, 
sin estruendo de guerra, con sola la predicación y otros medios que 
representó D. Pedro Ortiz de Zarate, cura y vicario de Jujuy, que ofre- 
ció toda su hacienda y persona para emplearla hasta morir en la ense- 
ñanza de aquellos bárbaros al lado de los misioneros de la Compañía, 



76 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

que, por su exhortatoria (de este Gobernador), envió el Provincial 
acompañándole, habiendo antes hecho dejación de sus beneficios, y 
consta por autos y por carta de 3 de Febrero de este año, escrita por 
Tomás Dombidas, Rector del colegio de Córdoba, fué Nuestro Señor 
servido alcanzasen la corona del martirio el dicho Licenciado D. Pedro 
Ortiz de Zarate y Juan Antonio Salinas, religioso de la Compañía, á 
quienes mataron unos bárbaros con sus macanas y atravesados por lan- 
zas, en odio de la santa fe que ya iban recibiendo más de 400 familias, 
que en pocos meses se habían reducido, con esperanza de agregar nu- 
merosas naciones que hay en lo interior de la tierra, que todas se frus- 
traron, prosiguiendo su alevosía con las muertes que dieron á otros 
18 cristianos, con que por cuarta vez se ha deshecho esta misión, por 
no entrar los misioneros con el resguardo competente para que no les 
quiten la vida, que aunque ellos para sí logran el triunfo de sus animo- 
sos trabajos con la corona del martirio, siendo éste antes de tomar 
cuerpo los progresos de la santa fe entre los indios, con semejantes 
muertes se turban los reducidos y se desbarata la misión, dificultán- 
dose la que no es posible se logre si no se le señalan 50 soldados, ó 
los que S. M. fuese servido, que sólo sirvan de escolta, será bastante. 
Cuya paga era fácil, por estar las Cajas de Potosí cerca de Salta y 
Jujuy, adonde puede elevarse con el situado que cada año pasa á Bue- 
nos Aires. 

Suplicóle fuese servido de mandarle enviar dicha escolta, con los mi- 
sioneros que señalase el Provincial; disponiendo los medios, para que 
sean más útiles los soldados con la providencia que señaló por despa- 
cho de 21 de Mayo de este año para la misión de las naciones que hay 
desde Buenos Aires á Magallanes, y mandar á los Oficiales Reales de 
Potosí acudan con el sueldo á dichos soldados, con lo que se acude á 
la conversión de innumerables almas á la fe católica y su servicio. 

Y visto en el Consejo, con lo que dijo el P'iscal, manda S. M. que 
prevenga á los misioneros de la Compañía de Jesús que dando á enten- 
der á estos indios, antes que den paso alguno en su reducción, en sus 
diligencias y en aquella suave y mañosa forma que conviene, que de 
ninguna manera contribuirán en las encomiendas ni en otras exacciones 
por veinte años y que serán libres y exentos de todo durante este tér- 



DICIEMBRE 1684 77 

mino. Que haga acudir á los dichos religiosos con 20 ó 25 soldados, si 
menos número no fuese bastante para el fin que se propone, dejando 
á la elección de los religiosos el escogerlos y manejarlos á su modo, sin 
que intervenga nadie en ello si no es los misioneros; y para su sustento 
y pagas envía á mandar, por otra Cédula de esta fecha, á los Oficiales 
de su Real Hacienda de la Plata y Potosí acudan con lo que constare 
ser necesario, según lo que ajustase, por ser para obra tan grande y del 
servicio de Dios y suyo. — Madrid, 6 de Diciembre de 1684. 

El Rey, y por su mandado D. Francisco de Amolaz.- Emfi.: «Diego Altami- 

rano » Term.: <orden mia». — «Corregido». — La minuta de esta Real Cédula se 

halla en el mismo A. de I. 74 — 3 — 36, sin fecha, en 2 fs. — Emp.: «En carta de 24 
de Enero » Term.: «Dios y mio>. — Al dorso se lee: «Visto». 

2.375. 1684—12—9 154 — 1-20 

Caria de D. Francisco González de Amolaz al Presidente y Jueces 
Oficiales de la Casa de la Contratación de Sevilla. — Dice que Diego Al- 
tamirano. Procurador de la Compañía de Jesús de las provincias del 
Río de la Plata, Tucumán y Paraguay, ha representado que por Real 
Cédula de 4 de Julio de este año se le concedió licencia para conducir 
á dichas provincias 50 religiosos de su religión, de los cuales ha podido 
juntar 23, incluso Diego Centeno, á cuyo cargo han de ir en los navios 
que están para hacer viaje á Buenos Aires, cuyos nombres y patrias 
son los siguientes: 

Sacerdotes. 

1 Diego Centeno, de Ledesma, diócesis de Salamanca. 

2 Tomás Bruno, de Santiago, 

3 José de Aguirre, de Oñate, en Guipúzcoa. 

4 Antonio de Velasco, de Ecija, en Andalucía. 

5 Antonio Burges, de Urgel, Cataluña. 

6 Salvador de Rojas, de Granada. 

Hermanos estudiantes. 

7 Felipe Suárez, teólogo, de Almagro, en la Mancha. 

8 José López, artista, de Madrid. 

9 Francisco Vergara, artista, de Tirso, junto á Molina de Aragón. 



78 período octavo i 683- i 704 

10 Alonso Zapata, artista, de Toledo. 

12 Bernardo Casero, teólogo, de Sabusedo, diócesis de Orense. 

13 Alberto García, teólogo, de Pontevedra, Galicia. 

14 Blas de Portal, artista, de Madrid. 

1 5 Martín de Torres, artista, de Madrid. 

16 Pedro de Quiniela, artista, de San Pedro de Cardeíro, diócesis de 

Santiago. 

17 Pedro Alonso de Piedrabuena, artista, de Córdoba. 

18 Fernando Romero, artista, de Osuna, Andalucía. 

19 Francisco Ignacio de Toledo, de Madrid. 

20 Mateo de Mimbela, teólogo, de Madrid. 

21 Alonso de Figueroa, artista, de Madrid. 

22 Joaquín de Subeldia, Coadjutor, de Tolosa, Guipúzcoa. 

23 Manuel Ramón, Coadjutor, de Madrid. 

El P. Altamirano suplica la aprobación en la forma acostumbrada, y 
visto en el Consejo, se aprueba en las condiciones que dispone la Cé- 
dula de 12 de Marzo de 1674. —Madrid, 9 de Diciembre de 1684. 

Fs. 281 á 282 v.*° -Emp.: «Diego Altamirano » T'grw.; «dificultad alguna». — 

Tomo XI, 30,0 X 22,1, Religiosos, años 1675-1688. 

2.376. 1684—12 — 19 154— I — 20 

Carta de Francisco de Amólas al Presidente y Jueces Oficiales de la 
Casa de la Contratación de Sevilla. — Dice que Diego Altamirano, te- 
niendo dispuesto para embarcar 23 sujetos para Buenos Aires, con li- 
cencia de S. M., en los navios de Francisco de Retana; le pide éste 
350 pesos por cada sujeto, y habiéndole prometido lo mismo que se dio 
a Juan Tomás Miluti cuando llevó la postrera misión, que fué el precio 
más excesivo que hasta entonces se había dado por pasaje de religiosos 
misioneros, ó sea 250 por cada uno, dándoles de comer, que es algo 
más del precio dicho; no quería bajar de los 350 pesos, y en atención 
á la pobreza de la provincia del Paraguay, que aun no se ha desempe- 
ñado de los gastos que hizo la pasada misión, suplica se mande á dicho 
Francisco de Retana lleve estos religiosos en la forma referida, ó que 
no se cierre en un precio tan excesivo, ni deje la misión en el puerto 
por los inconvenientes que se seguirán á aquella provincia. 



DICIEMBRE 1684 79 

Y visto en el Consejo con lo que escribió el Presidente con carta de 
17 de Octubre pasado, se acordó escribir á su Señoría y á esos señores, 
encargándoles vean la equidad que pueden disponer con Francisco de 
Retana en esto, y lo ejecuten de forma que se consiga con la mayor co- 
modidad que fuere posible. — Madrid, 19 de Diciembre de 1684. 

Fs. 284 á 284 v.'° -Emp.: «Por parte de » Term.: «que fuere posible». — 

Tomo XI, 30,0 X 22,1, Religiosos, años 1675- 1688. 

2.377. 1684-12—20 45 — 2—6/9 

Reseña. — Verificada ante el Semanero de la Casa de la Contratación 
de Sevilla, D. José de Fuentes, de los 20 religiosos, de los 23 que con- 
tiene la carta de aprobación del Consejo de Indias, y que van á las 
provincias del Río de la Plata, Tucumán y Paraguay á expensas de la 
Real Hacienda por cuenta de los 50 sujetos que están concedidos pueda 
llevar á dichas provincias el P. Diego Altamirano. 

Padres. 

1 Diego Centeno, sacerdote, Superior de dichos religiosos, natural 

de Ledesma, Obispado de Salamanca; treinta y un años, buen 
cuerpo, abultado de rostro, blanco, ojos pardos. 

2 Tomás Bruno, sacerdote, de Santiago de Galicia; veintiocho años, 

buen cuerpo, blanco, ojos azules, 

3 José de Aguirre, sacerdote, de Oñate, en Guipúzcoa; de veintiocho 

años, buen cuerpo, delgado, blanco, pelo negro. 

4 Antonio Velasco, sacerdote, de Ecija, en Andalucía; treinta y dos 

años, buen cuerpo, delgado, blanco, con entradas. 

Hermanos estudiantes. 

5 Felipe Suárez, estudiante, de Almagro; veintiún años, mediano, 

cuerpo grueso, ojos azules. 

6 José López, estudiante, artista, de Madrid; dieciocho años, buen 

cuerpo, blanco, ojos azules, pelo castaño. 

7 Francisco de Vergara, de Tirso, junto á Molina de Aragón; diecio- 

cho años, buen cuerpo, blanco, pelo negro. 

8 Alonso Zapata, artista, de Toledo; veintidós años, buen cuerpo, 

pelo castaño. 



8o PERÍODO OCTAVO 1683-17O4 

9 Gregorio Alvarez, artista, de Santa María de Grado, Obispado de 
Oviedo; veintitrés años, buen cuerpo, blanco, encendido de rostro. 

10 Bernardo Casero, teólogo, de Sabusedo, Obispado de Orense; vein- 

tisiete años, mediano de cuerpo, pelo castaño, abultado de rostro. 

1 1 Alberto García, teólogo, de Pontevedra; veintiún años, buen cuer- 

po, ojos azules, señal de herida sobre la ceja derecha. 

12 Blas del Portal, artista, de Madrid; dieciocho años, mediano de 

cuerpo, blanco de rostro, pelo castaño oscuro, ojos zarcos. 

13 Martín de Torres, artista, de Madrid; dieciesiete años, mediano de 

cuerpo, blanco, pelo castaño claro. 

14 Pedro de Quíntela, artista, de San Pedro de Cardeiro, Arzobispado 

de Santiago; veinticuatro años, blanco, pelo castaño, ojos azules. 

15 Alonso de Piedrabuena, artista, de Córdoba; veinte años, buen 

cuerpo, delgado, blanco, pelo negro. 

16 Fernando Romero, artista, de Osuna, en Andalucía; veinticuatro 

años, buen cuerpo, blanco, pelo rubio con un lunar en la mejilla 
derecha, ojos azules. 

17 Ignacio Toledo, teólogo, de Madrid; veinte años, buen -cuerpo, 

blanco, ojos azules, señal de herida en la frente sobre la ceja de- 
recha. 

18 Mateo de Mimbela, de Gerona, en Cataluña; veintitrés años, buen 

cuerpo, trigueño, pelo negro, con algunos lunares en el rostro. 

Hermanos coadjutores. 

19 Joaquín de Zubeldia, de Tolosa, en la provincia de Guipúzcoa; 

veintiséis años, mediano de cuerpo, blanco, pelo castaño. 

20 Manuel Remón, de Madrid; veinte años, buen cuerpo, blanco, me- 

llado de la parte de arriba. 

Firma esta reseña con su rúbrica José de Fuentes en Sevilla, 20 de 
Diciembre de 1 684. 

Hízose esta reseña en el colegio de San Hermenegildo. En 3 de Enero de 
1685 se les dio despacho de embarcación á estos religiosos en los navios nom- 
brados La Santísima Trinidad y Jesús Nazareno, que se despachan á Buenos 
Aires; dueño el Capitán Francisco Retana y Maestre Pedro de Ondarza. 



1684 di 

Recibieron sus patentes: 

Los HH. Zapata y Casero del P, Juan Holgado Herrera, Rector de Murcia, en 
8 de Septiembre de 1684. 

Los HH. García y del Portal del P. Bernardo Recio, Rector de Santiago de 
Galicia, en 10 de Septiembre de 1684. 

Los HH. López, Suárez, de Torres y de Toledo del P. Rector de Alcalá de He- 
nares, Agustín de Herrera, en 20 de Octubre de 1684. 

Los PP. Bruno y Centeno del P. Gregorio Sarmiento, Rector de Salamanca, á 
I.* de Octubre de 1684. 

Los PP, de Velasco y de Aguirre del P. Miguel de Avendaño, Rector de San 
Ambrosio de Valladolid, á 28 de Septiembre de 1684. 

Los HH. ce. de Zubeldia y Remón del P. Francisco Morejón, Rector del co- 
legio de Madrid, á i.'* de Noviembre de 1684. 

Los HH. Quíntela y Alvarez del P. Antonio Zupide, Rector del colegio de 
Oviedo, á 15 de Septiembre de 1684, 

Los HH. Piedrabuena y Romero del P. Juan Gutiérrez, Rector del colegio de 
Granada, en 27 de Octubre de 1684. 

Y los HH. Mimbela y Vergara del P. Narciso Vilar, Rector del colegio de Bar- 
celona, en [hay un claro] bre de 1684. 

2.378. 1684 76—2—26 

Informe del P. Diego Altamirano^ Procurador general de la Compa- 
ñía de las provincias del Río de la Plata^ del estado de la población de 
los portugueses en la colonia del Sacramento y de los inconvenientes que 
hay de que ésta prosiga eti su poder.— ^eñ.ere que la ciudad del Sacra- 
mento dista de Buenos Aires siete ú ocho leguas, que medía todo el río 
de la Plata entre las dos poblaciones y tendrá por allí de ancho el río 
cinco ó seis leguas, si bien por agua es más fácil la comunicación en 
pocas horas. Que tenían allí los portugueses 300 hombres de armas, 
100 familias de indios del Brasil y poco menos de esclavos de Angola. 
Que habían fabricado un fuerte con dos baluartes y fosos secos, y cer- 
caba el terraplén la obra aforrada con algunos tablones toda la frente 
que miraba hacia la tierra; lo demás estaba defendido en barrancas al- 
tas que hace allí el río, y distará como una legua el sitio de la isla de 
San Gabriel, y tenía de alto la muralla más de lo necesario para cu- 
brirse, pero no tuvieron el tiempo necesario para acabar todo el terra- 
plén, y al verse cercados de los castellanos añadieron un pedazo de 
estacada que le faltaba para cerrarse. Sobre este terraplén y baluarte 
pusieron 1 8 piezas de artillería y seis pedreros, y tenían ya hechas al- 

TOMO IV. 6 



82 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

gunas casas de piedra y de tapia francesa, y muchos y buenos arqui- 
tectos, ingenieros, albañiles, carpinteros y otros oficiales, que hicieron 
no pocas obras en Buenos Aires el tiempo de prisioneros, con que se 
enriquecían; pues á un mulato que trabajaba en la iglesia maj'or, cuando 
este Padre se embarcó, le daba el Obispo 20 reales de plata diarios, y 
á otro, portugués, tres pesos, y á este modo otros. De las piezas de arti- 
llería había algunas hasta de 22 libras de calibre, y se halló culebrina 
cargada con más de 6oo balas de mosquete y dados, y las municiones 
y demás prevenciones en gran cantidad; y envió al Brasil por socorro 
de gente en cuatro navios, y uno llegó, después de vencidos, con 1 50 
hombres de Río Janeiro, y habían ya concurrido más de I.OOO hombres 
allí para pasar á San Gabriel, que ellos llaman Terranova; pero la nue- 
va de la rota que se les dio les hizo no proseguir el viaje. 

Que sin faltar á ley alguna, procuró Garro reducir á Lobo á que des- 
alojase la colonia, proponiéndole los mejores medios de paz, y lo mis- 
mo hizo el Maestre de campo Antonio de Vera Mújica, repitiendo los 
requerimientos, protestándole los daños, y viendo que no salía á nada, 
y antes hacía burla del Ejército castellano, se le dio el avance, ayu- 
dando Nuestro Señor la justísima causa con una victoria de Ejército, 
que casi todo constaba de indios, tan indefensos que de medio cuerpo 
arriba estaban desnudos como acostumbran, sin tener artillería ni hom- 
bre á caballo, ni los indios más que 200 bocas de fuego y hondas, fle- 
chas y macanas, y los españoles que se hallaron en el campo fueron 
120 del presidio de Buenos Aires, á cargo del Capitán Francisco de la 
Cámara, de Alcalá de Henares; 50 de Santa Fe de la Veracruz, man- 
dados por Juan de Aguilera, natural de dicha ciudad; 60 de la ciudad 
de las corientes, dirigidos por Francisco de Villanueva, de dicha ciu- 
dad; y unos 50 indios que de su encomienda llevó el Ger^eral Antonio 
Vera, fuera de los 3.OOO de las doctrinas de la Compañía de Jesús. La 
victoria se debió á Antonio de Vera, á quien premió el Arzobispo Vi- 
rrey con el Gobierno interino del Tucumán, por promoción del que 
fué también interino, D. Juan Diez de Andino, al Gobierno del Para- 
guay; pero á los quince días llegó Juan de Mendoza, señalado por S. M. 
para el Tucumán, y Vera se volvió á su tierra. Volviólo á nombrar el 
Duque de la Palata, por noticia que tuvo de la muerte de Andino el 
año de 1 682; más no tuvo efecto por salir falsa la relación. 



I 684 83 

Tuvo parte también en esta victoria Garro como Gobernador, aun- 
que no salió á la campaña; el Teniente general de Córdoba, Martín de 
Garayar, que con gran presteza alistó 300 soldados españoles de Cór- 
doba con armas, caballos y bastimentos para la marcha de 120 leguas, 
sin gasto de la Real Hacienda, sino á costa de los vecinos de la ciudad, 
en que concurrió con gran parte de los bastimentos la Compañía de 
Jesús de ella. Estos 300 soldados fueron á cargo del Maestre de campo 
D. Francisco Tejada y Guzmán, natural de la misma, y el Gobernador 
Garro los tuvo en Buenos Aires á medio sueldo de las Cajas Reales, 
desde Mayo hasta Agosto, por lo que se podía ofrecer á la campaña. 
Andino, Gobernador del Tucumán, se hallaba en Salta, que dista más 
de 300 leguas de San Gabriel, de donde envió orden á casi todas las 
ciudades de su provincia de prevenir la gente, para que pudiese salir 
en pidiéndola Garro, y prevenida aún de la Rioja salieron algunos, ca- 
minando 100 leguas y llegaron á Córdoba. 

Del Perú le escribieron á este Padre como á Provincial el Virrey, 
los Gobernadores, los Obispos y personas de mayor suposición, que la 
Compañía había libertado á todo el imperio del Perú con esta victoria; 
que aquel día habían nacido sus tesoros para la Monarquía española, 
que bien se conoció la fe y lealtad de los Padres misioneros á los indios 
y cuanto se agrada Dios de sus apostólicos trabajos, pues así les había 
favorecido en negocio á la industria humana tan desesperado, que 
cuanto más se piensan las circunstancias más se admira milagroso. Re- 
fiere que él, que había andado en persona de pueblo en pueblo ha- 
blando á todos los indios para que tomasen con el ardor que convenía 
la empresa, no acababa de creer cómo había sido posible tal victoria, 
cuando le llevaron á Córdoba la noticia, si no es que fuese por milagro 
conseguido á instancias de continuas rogativas y penitencias que se 
mandaron hacer en todos los colegios 5^ reduciones de la provincia. 
Que después, como suele suceder en las campañas de Europa, sintiendo 
algunos soldados españoles, de los que menos hicieron en la guerra, 
que se atribuyese tanto á los indios, los procuraron desacreditar, y de 
camino á la Compañía, con tantas y tales calumnias que, creyéndolas 
muy fácil D. José de Garro, se declaró enemigo de la Compañía, con 
acciones muy singulares que este Padre admiró no menos que la vic- 



84 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

toria; porque los que poco antes eran su alivio para cuanto había me- 
nester, y los más puntuales en el servicio de S. M., después que se con- 
siguió la victoria casi eran traidores. No lo creía, hasta que partió sólo 
por ver la verdad y ponderarla, para que se conozca con cuánta fide- 
lidad y prontitud obra en aquellas provincias la Compañía, á un Go- 
bernador de quien no se esperaba recompensa ni aun agradecimiento, 
porque el mayor premio para ella es servir á Dios y á su Rey y hacer 
bien á las almas. 

Que el aviso que llegó á 2 de Febrero de 1682 mandando restituir 
la colonia á los portugueses amortiguó el regocijo de la victoria. Que 
luego hizo informes al Virrey D. Melchor de Navarra, al Presidente de 
Chuquisaca, representando los inconvenientes y peligro que amenazaba 
á las reducciones de indios si se ejecutase. Respondió el Virrey que la 
justificación de S. M. le sacaría bien de todo. En Febrero de 1683 llegó 
Duarte Tejera Chaves, Gobernador de Río Janeiro, á San Gabriel con 
cuatro navios; envió á su Teniente en uno de Buenos Aires á pedir la 
restitución. Obedeció D. José de Herrera, Gobernador interino, y envió 
á su Teniente general D. Juan Pacheco de Santa Cruz con Oficiales y 
escribanos, que la hicieron del mismo sitio de la ciudad demolida por 
Garro, pactando que no habían de hacer más fortaleza que la que te- 
nían antes ni más casas. Restituyeron además la artillería, pólvora, ba- 
las y pertrechos que estaban en ser. De la gente que había en Buenos 
Aires pocos quisieron volver, que apenas llegaría á ocho personas, y 
sus indios los hicieron volver todos. 

El Gobernador Duarte Tejera volvió muy mejorado á Río Janeiro, 
por los negocios mercantiles, llevados á cabo con muy buen éxito; le 
propuso el Cabildo de Río Janeiro que se hiciese otra población junto 
á Maldonado, por el mucho ganado vacuno que allí hay, y respondió 
que era necesario pedir primero el consentimiento de su Príncipe, á 
quien escribían sobreesté punto. Hizo Tejera otro cargamento para Bue- 
nos Aires en un patache ó zumaca, de donde se colige que sería menos 
inconveniente conceder algún navio pequeño cada año al portugués de 
la ciudad de Río Janeiro, para que pudiese comerciar con Buenos Aires, 
■que permitir la población de San Gabriel, aun atendiendo sólo al incon- 
veniente del comercio, si de otro modo no se pudiese sacarle del Río de 



i6S4 85 

la Plata; y si después se notare que sacaba plata en dicho navio, habrá 
justo título para apresarlo é impedirle el comercio en adelante. 

Dicho Gobernador Tejera ayudó cuanto pudo á los navios de Juan 
Tomás Miluti, pues si del navio que llegó á pedir la restitución empe- 
zaron á comprar los de Buenos Aires, casi á vista de todo el pueblo 
y á media tarde, ¿qué harán en San Gabriel sin registro?; y aunque se 
quisieran estorbar éstos, no es posible por más órdenes que se despa- 
chen, pues en ríos tan dilatados y en campos tan abiertos, ¿quién les im- 
pedirá que se comuniquen con los castellanos, divididos por muchas 
leguas, por sus haciendas de campo? Los portugueses les darán los gé- 
neros doblado más baratos que los de Castilla, y dos tantos menos de 
los que van en los galeones para Lima, corriendo casi lOO leguas por tie- 
rra, y la plata se les dobla á los portugueses, porque lo que vale 8 rea- 
les en Buenos Aires sube á 16 en el Brasil, y así no serán necesarios 
navios de permiso para Buenos Aires, y aunque vayan no tendrán venta 
de sus géneros, y éste es el primer inconveniente de permitir que pro- 
siga la población de San Gabriel, y que el comercio, que tanto se ha 
procurado cerrar aun para los castellanos, quede abierto sólo para los 
portugueses, y seguir las Ordenanzas que el Príncipe de Portugal dio 
á Lobo, permitiéndole el comercio con todas las naciones; ¿quién le 
quitará al francés, inglés, holandés, etc., que no vendan sus géneros, 
por medio de algún portugués, á los de Buenos Aires? 

El segundo inconveniente es que el Río de la Plata se llenará de 
enemigos, con pretexto de comerciar con portugueses en San Gabriel, 
y podrán, cuando les esté bien, acometer á Buenos Aires, ó por lo me- 
nos coger nuestros navios á la boca del río para que no les impidan la 
venta de sus mercaderías; riesgos tan manifiestos que, aun dado caso 
que Su Santidad sentenciase que la línea mental les daba algo del Río 
de la Plata á los portugueses, se les debiera trocar ó comprar por otra 
cosa porque no tuvieran allí población. Y para impedírselo convendría 
hacer una ciudad en la isla de Maldonado, que está junto á la boca del 
río, con buen puerto y ganado vacuno, tierras de pan llevar y muy 
fácil de fortalecer, aunque se llevasen algunas familias y vecinos de las 
Canarias, otras de Galicia ó de Ñapóles ó donde pareciere mejor, que 
dándoles tierras y algunos privilegios, no faltará quien guste de ir á la 



86 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

América. De propósito, dice, vio al venir á España aquellos parajes en 
dieciocho días que estuvo de arribada, para hacer este informe. 

El tercer inconveniente es el que colige de los intentos de los portu- 
gueses de apoderarse de las dos provincias del Río de la Plata y Para- 
guay, con todas las reducciones y pueblos de indios, ciudades, etc. Por 
esOí el mapa que dio su Rey á Lobo ponía su línea por detrás de di- 
chas dos provincias, y esto lo suponen todos los portugueses como cosa 
propia y al Gobernador de San Gabriel lo intitulan en sus cartas Go- 
bernador de la Terra Nova, y de la nueva conquista, y claramente di- 
cen que les toca más adelante de San Gabriel, y que las reducciones 
todas son suyas y las han de coger, y algunos se alargan hasta Potosí. 
En orden á esto le daba su Rey á Lobo instrucciones secretas de cómo 
había de ganar á los indios con dones, agasajos y con ofrecerles exen- 
ción de tributos; y lo cierto es que también los sujetarán por fuerza, 
como han hecho á más de 300.OOO que han llevado en collera al Bra- 
sil, acabándolos con la mudanza de tierra, con el demasiado trabajo y 
malos tratamientos; y aunque ahora se muestre pacíñco el portugués, 
en fortificándose bien en San Gabriel y estando abundante, que, pues, 
profesando mucha paz, hizo la dicha población, tan injusta y con tan 
maliciosas cautelas que ni en el Brasil se supiese dónde iban á poblar, 
y han tenido cavilación para negociar que se les restituya, después no 
faltará traza para adelantarse, ó con paz ó sin ella; y tiene por cierto 
este Padre que puede hacer allí mejor ciudad que en Buenos Aires, 
por haber cal, piedra y tener más cerca las maderas, y el terreno bue- 
no para viñas, trigo y todas frutas de Europa, y el ganado vacuno á la 
vista; y aunque al principio haya algunos descontentos, siempre los hay 
en las nuevas poblaciones, hasta que crecen las comodidades; también 
los primeros pobladores de Buenos Aires los tuvieron, y enfermaron y 
murieron tantos que se despobló, y años después insistieron otros en 
poblar y se ha conservado. Potosí era inhabitable, hasta que las como- 
didades y la unión de la gente y hogares ha purificado el aire. 

El último inconveniente nace de la población de portugueses cerca 
de la Asunción, y de Mbaracayú, que puede comunicarse con San Ga- 
briel por agua, aunque dista más de 400 leguas, como entraron los pri- 
meros castellanos con sus navios aun más arriba de Mbaracayú. Y es 



1 684 87 

bien digno de notar que hasta cuatro leguas de Potosí pueden ir por 
agua del Río de la Plata, remontar el río Paraguay y de éste subir por el 
río Pilcomayo, que pasa cerca de Potosí, que no cursan los castellanos 
por estar poblado en su ribera de indios infieles muy belicosos y tener 
muy caídos los ánimos en aquella provincia, aun para conservar lo con- 
quistado, cuanto más para nuevas conquistas. Por el contrario, los por- 
tugueses, ahora dos años, se atrevieron á pasar toda la provincia del 
Paraguay y llegar 40 de ellos hasta una nación que habita no lejos de 
Santa Cruz de la Sierra, y apresaron cantidad de indios, que dejando 
descuidar á dichos portugueses los mataron á todos; y este año supo el 
informante en el Brasil que se aprestaba otra escuadra de portugueses 
de San Pablo á proseguir la misma empresa, y le dijeron que ya no 
tenían útil en la India y que sólo por razón de Estado la conservaban, 
y han traído por orden del Rey muchos árboles de canela y pimienta, 
que han entregado á los Padres de la Compañía, de la bahía de Todos 
los Santos, para que con el cuidado puedan permanecer, como lo ha 
visto él mismo, y están las plantas crecidas, para con el tiempo dejar 
la India y poner todo su conato en adelantar sus fuerzas y conquistas 
adelante del Brasil, en la América. 

Sin fecha. — Es copia. — 5 fs., más el de carátula. —Emp.: «La ciudad » 

Term.: «de 1h monarchia». 

2.379. 1684 ;6— 2— 26 

Informe del P. Diego Altamirano, Procurador general de la Compa- 
ñía de yesús de la provincia del Rio de la Plata^ relativo á las ciudades 
que tienen las provincias del dicho Río, Paraguay y Tucumán, y sobre 
excesos de portugueses en el Paraguay y población en aquella provincia] 
al Exorno. Sr. Presidente del Real Consejo de Indias. — Dice que en 
treinta y seis años que por orden de S. M. ha asistido en la provincia 
del Paraguay, según la llama la Compañía de Jesús en sus catálogos, 
por haber empezado su predicación los jesuítas por la ciudad de la 
Asunción, primer pueblo que hicieron los españoles en tiempo de Car- 
los V, aunque las provincias son tres, sujetas á un solo Provincial, tales 
son: las del Tucumán, Río de la Plata y Paraguay, cada una con Obispo 
y Gobernador independiente; los Obispos son sufragáneos del Arzo- 



88 PERfoDO OCTAVO 1683-I7O4 

bispado de Chuquisaca, que llaman también Charcas y ciudad de la 
Plata; los Gobernadores y los pueblos sujetos á la Real Audiencia de 
Chuquisaca en lo civil y político, y al Virrey del Perú en lo militar, y 
recursos de Gobierno superior. 

Provincia del Tucumán: Desde Potosí á Yaui, pueblo de indios que 
apenas tendrá 20 familias y está hacia el Sur, habrá 6o leguas poco 
más ó menos, y en él empieza la provincia del Tucumán. 

Jujuy: lOO vecinos españoles, dos conventos de San Francisco y la 
Merced, una parroquia de españoles y otra de indios; dista de Yaui 
40 leguas. 

Salta: Dista de Jujuy 12 leguas, tendrá 200 vecinos españoles, con 
una parroquia, dos conventos de San Francisco y la Merced y un co- 
legio de la Compañía. 

Ciudad de Esteco: Dista 24 leguas de Salta, se llama también Tala- 
vera de Madrid, tiene 19 vecinos españoles, un presidio de 12 á 18 sol- 
dados, y de temple tan dañoso que rara vez se logran los niños que 
nacen y casi sonzos. 

San Miguel del Tucumán: Dista de Esteco 60 leguas, es ciudad de 
150 vecinos españoles; un río pone á riesgo el pueblo, tratan de mejo- 
rarse de sitio, 12 leguas más hacia Esteco; pero es gente tan pobre y 
descaecida que no pueden efectuar la mudanza, aunque sus casas no 
son más que ranchos de cuatro tapias de pura tierra, sin cimientos, y 
la armazón de palos, bastante para sustentar teja ó la paja, que en las 
más sirve de teja; tiene tantos conventos é iglesias como Salta y cole- 
gio de la Compañía. 

Santiago del Estero: Dista 30 leguas de San Miguel; es ciudad de 
cerca de 100 vecinos, que los más viven en sus haciendas todo el año, 
á muchas leguas distante del pueblo, el cual, en sus edificios, está sin 
más orden que el que ha causado el río, que se ha llevado casi toda la 
ciudad, la catedral y todas las cuatro religiones que tiene: Santo Do- 
mingo, San Francisco, la Merded y la Compañía; los moradores se van 
metiendo entre un monte espeso de algarrobos en ranchiUos de paja 6 
tierra, que en tierra calidísima son ardientísimos; sin esperanza de me- 
jorarse por la gran pobreza de la gente y falta de materiales, sin pie- 
dra, cal, ni tierra que no sea salitral, y sin medios para que el río cau- 



I 684 ^9 

daloso no lleve cuanto obraren, por ser de arena tan suelta todo el te- 
rreno que no es posible abrir pozo si no es aforrándole todo de palo, 
y éstos se van siempre hundiendo debajo de la tierra. 

Rioja: Ciudad situada como á lOO leguas de Santiago^ yendo hacia 
Chile; tiene lOO vecinos españoles y las cuatro religiones dichas. 

Londres: Está como á 100 leguas de la Rioja, cuenta apenas 30 ve- 
cinos españoles, con sola su parroquia; este pueblo trataba de trasla- 
darse al valle de Catamarca, distante cosa de 60 leguas; es dicho valle 
muy á propósito para una buena ciudad y hay en él divididos como 
150 vecinos españoles, con una buena parroquia y razonables hacien- 
das de vino, algodón, etc.; muy cómodo para el comercio, porque cae 
entre San Miguel de Tucumán y la Rioja, en el mismo camino real, 
con buenos materiales para fabricar. 

Córdoba: Distará lOO leguas de la Rioja, es ciudad de 1. 000 vecinos 
españoles, hay en ella las cuatro religiones dichas, sus noviciados y es- 
tudios. Las comunidades son de 40, 50 y aun 60 religiosos. Hay Uni- 
versidad, á cargo de la Compañía, de Artes y Teología, y el único de 
estas facultades mayores que hay en dichas tres provincias para reli- 
giosos y seculares. Tiene un convento de monjas carmelitas descalzas, 
que pasan de 20, y otro de monjas de Santo Domingo, que suele te- 
ner 80. Esta ciudad tiene los mejores templos y casas, porque abunda 
de materiales de piedra, cal, ladrillos y tejas; la madera no es mucha, 
y para los templos se ha de buscar en Santiago, San Miguel ó ribera 
de los ríos y el de la Plata. Extiende su jurisdicción hacia la ciudad de 
la Puna, que pertenece al Gobierno de Chile, 40 leguas y más; hacia 
Buenos Aires 60, hacia Santa Fe de la Veracruz más de 30, hacia la 
Rioja 50, hacia Santiago del Estero lo mismo. Todos los campos son 
fértiles y tan aptos para ganados que se cuentan ya 700 haciendas de 
campo, y algunas con cuatro, seis y ocho leguas de tierra fructuosa. 
Está señalada como plaza de armas de Buenos Aires, y por esto envió 
300 españoles para la guerra de San Gabriel. 

Provincia del Río de la Plata. — Buenos Aires: Está á 120 leguas, casi 
hacia el Este de Córdoba, en la misma ribera del río de la Plata, que 
cae hacia el Sur. Es ciudad de más de 500 vecinos españoles, á que se 
añaden 900 soldados que tiran sueldo, en que gastan cada año casi 



90 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

200.000 pesos, que se conducen de Potosí por cuenta de S. M. Residen 
en ella el Obispo con su catedral, el Gobernador y las cuatro religiones 
dichas. Dista de la boca 6o leguas río arriba: se llama así (de la Plata 
ó Dulce) por lo blanco de sus aguas, que hasta la mitad se mezclan or- 
dinariamente con las saladas del mar. 

Islas de San Gabriel: En la Tierra P'irme, á siete leguas de Buenos 
Aires, y hacia la parte del Nordeste, enfrente de estas islas, está la 
nueva población de los portugueses, de donde los desalojó D. Antonio 
de Vera Mújica el año de l68o, por un mandato del Gobernador don 
José de Garro. Está dicha población, río de por medio, opuesta á la de 
Buenos Aires. 

Santa Fe de la Veracruz: Dista 90 leguas de Buenos Aires, hacia el 
Norte río arriba, á la misma ribera del de la Plata. Es ciudad de unos 
300 vecinos españoles, antes más que menos, con parroquia y las cua- 
tro religiones dichas. 

Ciudad de San Juan de Vera de las Siete Corrientes: Dista poco más 
ó menos 1 00 leguas de Santa Fe, será de unos 400 vecinos españoles, 
tiene parroquia y dos conventos de San Francisco y la Merced y está 
situada en la misma banda que la de San Gabriel. 

Tenía esta provincia años pasados otra ciudad llamada la Concep- 
ción, á unas 30 leguas distante de las Corrientes, mirando al Oeste, á 
las riberas del río Bermejo, compuesto de varios ríos de las provincias 
del Tucumán y de Santa Cruz de la Sierra y desemboca en el río Pa- 
raguay, 12 leguas antes que éste se junte con el de la Plata. La Con- 
cepción se despobló combatida de indios bárbaros, y los españoles se 
retiraron á las Corrientes, doctrinas de la Compañía de Jesús. De esta 
ciudad á las reducciones habrá 80 leguas de camino trabajoso á la re- 
ducción más cercana, que es la Candelaria, de la cual hasta la más re- 
mota había 50 leguas, en que están 15 reducciones pertenecientes á 
la diócesis y gdbierno de Buenos Aires. 

La última, que es la de los Santos Reyes Magos, llamada Yapeyú, 
está en la ribera del Uruguay y dista de Buenos Aires casi 200 leguas; 
desemboca este río en el de la Plata por la banda del Nordeste, casi 
enfrente de Buenos Aires, y fuera todo navegable á no impedirlo al- 
gunas barras de piedra que le atraviesan, y es mayor que cuantos ríos 
tiene España. 



1684 9» 

Provincia del Paraguay. — Empieza enfrente de la ciudad de las Co- 
rrientes, donde desagua el río que da nombre á la provincia en el de 
la Plata, á 90 leguas del Paraguay; arriba, hacia el Norte, está la ciu- 
dad de la Asunción, que tendrá como 2.000 vecinos españoles, donde 
residen el Obispo con su catedral, las cuatro religiones dichas y dos 
parroquias. 

Villa Rica: Está hacia el Este, á 14 leguas poco más ó menos de la 
Asunción; tendrá como 50 vecinos españoles, y habrá siete años que 
desamparó el que tenían lOO leguas más río arriba, distante de la Asun- 
ción, por temor de los portugueses de San Pablo, que se llevaron cau- 
tivos 4.000 almas de indios cristianos encomendados á ellos y que ser- 
vían también á los de la Asunción para el beneficio de la hierba del 
Paraguay. Esta se hace de hojas de árboles grandes como álamos, tos- 
tadas y molidas; de estos árboles hay grandes montes en aquel partido, 
que desampararon los de la Villa Rica, y no los hay en otra parte de 
aquellas provincias, si no es en algunos montes del Río de la Plata, 
cosa de 400 leguas más arriba de Buenos Aires. 

Mbaracayú: Es un puerto ó embarcadero de la dicha hierba (no le- 
jos del sitio antiguo de la Villa Rica), por donde se meten canoas para 
bajarla al Paraguay, abajo hasta la Asunción, aunque también parte de 
ella puede conducirse por tierra en muías. 

Población de los portugueses en el Paraguay. — No lejos de Mbara- 
cayú se han poblado este año los portugueses, lo cual es forzoso que 
cada día sea de mayor perjuicio á aquellas provincias, que hasta ahora 
estaban defendidas con la grande distancia de montes, pantanos y ríos 
que media entre San Pablo del Brasil y Paraguay é impedían á los por- 
tugueses caminar á pie llevando á cuestas sus armas, bastimento y ropa, 
y aunque gastaban seis y ocho meses por el camino, hicieron tan gra- 
ves hostilidades los años pasados, que obligaron á despoblar la provin- 
cia del Guayrá, con las ciudades llamadas Guayrá, Jerez y otras pobla- 
ciones que tenían allí los castellanos, y llevaron en varias veces cautivos 
más de 300.OOO indios, ya reducidos por las misiones de la Compañía 
de Jesús, que tenían cristianos en pueblos de 4 y 5-000 familias en las 
sierras del Tape, Tayaoba, etc., sin que esto lo pueda estorbar su mis- 
mo Rey de Portugal, pues en los campos del Brasil y pueblos reduci- 



92 PERIODO OCTAVO 1683-1704 

dos por la Compañía hacían lo mismo, donde son pocas y de poca gente 
las reducciones que han quedado. ¿Y qué harán de aquí adelante, te- 
niendo ya esta población sobre el Paraguay y la de San Gabriel sobre 
Buenos Aires; entre las cuales cogen enteras, de punta en punta, las 
dos provincias de la Plata y Paraguay, pudiéndose comunicar por agua 
en navios, aunque distan entre si 500 leguas, como lo hicieron nues- 
tros primeros conquistadores del Paraguay, que subieron con navios 
hasta más arriba del Mbaracayú, entrando por el Río de la Plata? En 
dichas dos poblaciones tendrán los bastimentos necesarios, cerca la re- 
tirada, prevenidos ios socorros de gente, caballos y muías, para ense- 
ñorearse de las dos provincias, como tenía orden secreta D. Manuel 
Lobo, y aun hasta Potosí, que por agua se puede llegar de las dos po- 
blaciones hasta cuatro leguas por el río Pilcomayo. 

A 40 leguas al Este de la Asunción empiezan los pueblos converti- 
dos por la Compañía; el primero se llama San Ignacio del Paraguay, 
conquistado por los pobladores de la Asunción, y por eso les están 
encomendados; los demás pueblos son siete. Se contienen como en es- 
pacio de 40 leguas, que hay desde San Ignacio al pueblo de Corpus 
Christi, en caminos muy trabajosos; pertenecen al Gobierno de Buenos 
Aires; en tres ó cuatro días se comunican todos entre sí; son tributa- 
rios de S. M. Los años pasados disminuyeron mucho por la persecu- 
ción de -los portugueses, hasta que enseñados á trabajar por los Padres 
han ido cogiendo los frutos de que es capaz la tierra y escogiendo sitio 
para sus pueblos, aumentan cada año, siendo esto causa de que se afi- 
cionen á nuestra santa fe los gentiles que cercan todas las reducciones 
dichas y viven extendidos por muchos centenares de leguas alrededor. 

5 fs., más uno en blanco. — Es copia. — Sin fecha ni lugar. 

2.380. 1684 75—6—9 

Memorial del P. Diego Altamirano, Procurador de la Compañía de 
Jesús por las provincias del Paraguay^ Rio de la Plata y Tucumdn^ á 
S. M. — Dice que por Real Cédula de 29 de Febrero de í68o se mandó 
á los Oficiales de la Real Hacienda de Buenos Aires que acudiesen á 
los colegios de su religión cada año con 775 ducados para dietas y 
medicinas de los religiosos, y con arroba y medía de vino de misa 



BNERO 1685 95 

cada año para cada sacerdote, y el aceite necesario para que arda de 
día y de noche una lámpara en cada iglesia. Y no extendiéndose la " 
jurisdicción de dichos Oficiales al Tucumán, donde hay cinco colegios 
y son: el de Córdoba, Santiago, San Migue!, la Rioja y Salta; suplica 
se mande á los Oficiales Reales de Córdoba de Tucumán que acudan 
á dichos cinco colegios con estas limosnas por los años que S. M. fuere 
servido, y á los Oficiales Reales de Potosí que enteren lo que faltare 
para dicha limosna en las Cajas de Córdoba y de Buenos Aires, para 
los colegios é iglesias de la jurisdicción de cada una. 

Original. — 2 fs. en 4.° en papel doblado de sello 4.° de 1684.— ^w/.; «Diego 
Altamirano » Term.: «de V. Mag.d> 

2.381. 1685— I — 12 73—3—4 
Copia de carta que D. Francisco de Amolaz dirigió á D. Pedro de 

Oreytia. — Sobre el informe que habrá de hacer del puesto en que con- 
vendrá ejecutar la fortificación en la ciudad y puerto de Buenos Aires. 
Madrid, 12 de Enero de 1685. 

A continuación se lee la postdata siguiente: <Tambien ha de llamar vuestra 
Señoria al Padre Altamirano, de la Compañía de Jesús, Procurador general de 
las Provincias del Rio de la Plata, que se ha de hallar en esa ciudad o la de Se- 
villa, que está bien enterado desta materia, y sacar vna planta del terreno de la 
Villa o Ciudad de buenos Aires, su Puerto, Marina y de los dos puestos referi- 
dos de San Sebastian y San Pedro, con la mayor distinción y figura que sea po- 
sible, para poder comprender mejor todo, pues con la relazion que hicieren las 
personas que han estado alli, y en particular el Padre Altamirano que dio aquí 
en el Consejo vn modelo de madera de la planta o figura de la fortificación que 
se a comenzado a hacer en el Puerto de San Sebastian, que es un pentág/o/no, 
podrá el matemático formar la planta y figura que dije, aunque no se ajuste del 
todo el pitipié para las medidas y distancias. Hablo a V. S. con esta propiedad 
en la materia por lo que he visto en la Guerra de tierra y hauer tenido curiosi- 
dad de estudiar vn poco las Mathemáticas. — D. Franco, de Amolaz.— Sr. Dn. Pe- 
dro de Oreytia». 

2.382. 1685— I — 14 73—3—4 
Real Cédula al Gobernador de Buenos Aires. — Ordenándole que por 

ahora cese la obra de la fortificación del puesto de San Sebastián, 
hasta que se le envíe nueva orden de lo que en esto hubiere de ejecu- 
tar. — Madrid, 14 de Enero de 1685. 

Es copia. —I iP—Emp.: «Mi Gouernador > Term.: <Cumplireis>. 



94 PERÍODO OCTAVO 1683-17Ó4 

2.383. 1685— I— 27 76—3—4 

Carta de D. Pedro de Oreytia á D. Francisco de Amolaz. — Dice que 
ejecutará la orden, juntándose con el P. Altamirano, Vergara, Miluti 
y los demás para informar sobre la fortificación de Buenos Aires, y 
hallándose allí los más de estos sujetos ha empezado ya á conferir la 
materia de que da aviso, en el ínterin que con toda distinción la pueda 
referir. — Cádiz, 27 de Enero de 1685. 

Original. — i f.°, más el de carátula. — Emp.: «executare la orden > Ternt.: «re- 
ferir». —Al dorso se lee: «Rda. con el ordin.° en 5 de febr." — Junta a 6 de feb.° 
685. — q. se queda esperando este informe y no se duda vendrá en la buena for- 
ma q. se le ha encargado y qto. antes». — (Rubricado.) 

2.384. 1685-2—6 76—3—4 

Parecer firmado por D. Pedro de Oreytia^ Francisco de Milldn, Diego 
Francisco de Altamirano^ Juan de Contreras, Fernando de Peña, To- 
más Miluti, Carlos Gallo Serna y Juan Andrés Esmaili en cumplimiento 
de la orden del Consejo de Indias de 12 de Enero de este año.— Dado 
como resultado de la Junta celebrada en la morada de D. Pedro de 
Oreytia en distintos días sobre que se mantenga el fuerte antiguo, que 
al presente está en la plaza mayor de la ciudad de Buenos Aires, y el 
fortín que hay en la boca del riachuelo por donde la ciudad mira al 
Sur. Será más conveniente proseguir el fuerte comenzado en el sitio 
de San Sebastián y no fabricar otro en el de San Pedro, por las razo- 
nes que á continuación expresan. Terminan diciendo que si se permite 
que queden los portugueses en las islas de San Gabriel está todo aven- 
turado, sin poderles embarazar sus intentos, y que por manera alguna 
les pertenece aquel paraje; y que la isla y puerto de Maldonado es y 
ha sido siempre de Castilla y donde los antiguos debieron haber po- 
blado y convinieron se hiciese ahora, y siendo los géneros más bara- 
tos recibirán los de Buenos Aires daño por el comercio de portugue- 
ses. El P. Diego Francisco Altamirano añade, que muy en particular 
tiene de palabra y por escrito informado sobre lo mismo á los señores 
del Consejo de Indias. — Cádiz, 6 de Febrero de 1685. 

Original. — 4 fs., más uno en blanco. — Emp.: «En cumplimiento > Term.: <qe. 

firmaron». 



MARZO 16S5 95 

2.385. 1685 — 2— 2G 76—3 — 4 

Carta de D. Pedro de Oreytia al Sr. D. Francisco de Amolaz. — Le 
remite el parecer firmado de los que concurrieron á la Junta y confe- 
rencias para el cumplimiento de la orden del Consejo sobre la fortifi- 
cación en el puerto de Buenos Aires, en que asistieron con él el señor 
D. Francisco Lorenzo de San Millán, el P. Diego Francisco Altamira- 
no, Juan de Contreras, su compañero, el Capitán Bernardo de Peña, el 
Gobernador, Juan Tomás Miluti, Carlos Gallo Serna y Juan Andrés 
Esmach, no habiendo concurrido, por no hallarse aquí, Miguel de Ver- 
gara ni D. Juan Cruzado, Catedrático de Matemáticas¿ Y asimismo en- 
vía los dos mapas formados, el uno por Juan Andrés Esmach, que ha 
estado de piloto principal en aquel puerto, y el otro por el matemático 
de la Armada Real, conforme á las medidas y relaciones que se les die- 
ron. Termina diciendo que el P. Altamirano estará ya en la Corte; 
avisa para que, si fuere menester, refiera las diligencias hechas, y se 
remite en todo al parecer firmado. — Cádiz, 20 de Febrero de 1685. 

Original.— 2 ís. — Emp.: «Remite a V. S > Term.: «del Ruó.» — Al dorso se 

lee: «Rdo. en 27 con extr.°> 

2.386. 1685— 3 — 12 76—2 -22 

Carta del Virrey^ Duque de la Palata, á S. M. — En que remite una 
carta y Memorial que le envió D. José de Herrera y Sotomayor, Go- 
bernador de Buenos Aires, sobre el intento que tienen portugueses de 
poblar el paraje de Maldonado, despoblando el sitio de San Gabriel, 
por ser más de su conveniencia. Y en lo que propone D. José de He- 
rrera tomará S. M. la resolución conveniente. — Lima, 12 de Marzo 
de IÓ85. 

Original. — 2 fs. — Emp.: «el Gobernador » Term.i «real seruicio».— Al dor- 
so se lee; «Rda. con Aviso en 23 de Margo de 686. — Los pap.« tocantes a esta 
materia están mandados guardar.— Junta a 3 de 7re. 1686.— Lleuese esta carta y 
el resumen de lo tocante a la Isla de San Gabriel a S. E. al Sr. Marqs.»— (Rubri- 
cado). — «Ojo: una copia de todo». 

2.387. 1685-3—24 74__4_9 

Carta del Duque de la Palata, Vh-rey del Perú, á S. M. — Da cuenta 
de haber resuelto la entrada por las provincias del Tucumán y Tarija 



96 PERÍODO OCTAVO 1683- 1 7O4 

á la reducción de los indios infieles del Chaco y otras naciones por las 
hostilidades que cada día se experimentaban de estos bárbaros y la 
la atrocidad que últimamente ejecutaron con el Licenciado D. Pedro 
Ortiz de Zarate y otros que estaban entendiendo en su conversión, en 
particular con un Padre de la Compañía de Jesús. — Lima, 24 de Marzo 
de IÓ85. 

4 fs. —Original. — Enip.: «En Consulta » Terni.: «obrando en ella». — Al dorso: 

«Rda. con auiso en 23 de M50. de 686. — Conss." — La carta que esta cita, con los 
pap.* de la mat.^, están en poder del Sr. Fiscal. I se advierte que con vista de la 
representación que hizo el Padre Altamirano con noticia de esta atrocidad, pi- 
diendo se asistiese a los misioneros para la reducción de estos indios con algu- 
nos soldados de escolta, resolvió su Magestad por la cons.'^ que aqui viene que 
previniendo a los misioneros, que dando a entender a los indios con suavidad y 
maña serian libres y exemptos por tpo. de 20 años; se les acudiese con 20 ó 25 
soldados.— Cons.° a 7 de Seti." 686. El Ruó., y q. no se duda de su celo, aten- 
derá a estas opera.^"^ como tanto conviene y con los resguardos de conciencia 
que insinúa, y que se esperan las demás no.^^ del estado q. tuui.* esta mat.*» — 
(Rubricado.) — En el mismo A. de I. 74 — 3—35 se halla la minuta del Real Des- 
pacho al Virrey del Perú, D. Melchor de Navarra y Rocafull, en respuesta de esta 
carta. — Sin fecha, en 2 h.—E?np.: «En carta de 24 de MarQo del año pasado 

de 1685 » Term.: «Otro despacho de la misma fecha >. -Al dorso de la cual se 

lee: «Visto». 

2.388. 1685—3—28 76—2—22 

Copia de un Memorial original. -—Presentado en nombre de D. José 
de Herrera, Gobernador del puerto y provincia de Buenos Aires, al 
Virrey del Perú, para que en vista de los intentos de los lusitanos, de 
trocar con la isla de Maldonado la colonia del Sacramento; se anticipe 
á sus designios, ocupando primero este paraje en la forma que se dis- 
curre en este papel. —Lima, 28 de Marzo de 1685. 

5 fs., más uno en blanco. — Emp.: «Don Pedro Pacheco » Term.: «Bernal» 

(con la rúbrica). 

2.389. 1685—4—9 122—3—6 

Real Cédula al Gobernador del Paraguay. — Aprobándole lo ejecu- 
tado en el castigo de los payaguas y reducción de los guaicurús, mbayás 
y demás indios fronterizos; y ordenándole lo que ha de ejecutar para 
desalojar á los portugueses de los puestos que se ha entendido han 
ocupado en dominios y territorios de S. M. — Madrid, 9 de Abril 
de 1685. 



MAYO 1685 97 

El Rey, y por su mandado D. Francisco de Amolaz; señalada de la Junta de 

guerra.- Emp.: «Hanse rcziuido » Term.: «me daréis quenta».— Fs. 120 a 122. 

En el mismo A. de I. 74 3 —33 hay otra copia de esta Real Cédula. 

2.390. 1685-4—9 122—3—6 
Real Cedida al Gobernador de Buenos Aires. — Ordenándole asista al 

del Paraguay con gente ú otra cosa si necesitase de ella, para el efecto 
que en ésta se expresa. — Madrid, 9 de Abril de 1685. 

El Rey, y por su mandado D. Francisco de Amolaz; señalada de la Junta de 

guerra.— iffw/..' «Dn. Ju." Diez de Andino » Term.: «de Tucuman». — Fs 122 

á 123 v.'" — ídem al Gobernador del Tucumán. 

2.391. 1685-4-9 74-3-33 
Copia de Real Cédula para el Gobernador del Paraguay. — Ordenán- 
dole lo que había de ejecutar para desalojar á los portugueses de los 
puestos que se tenía entendido ocupaban en dominio de S. M. — Ma- 
drid, 9 de Abril de 1685. 

4 i%.—Emp.: «Mi Gou."' y Cap."» Gen.* » Term.: «me daréis q.'*» 

2.392. 1685— 4 — 14 74—6—47 

Carta del Obispo de la Paz á S. i1/. - Que luego que llegó á su Obis- 
pado expulsó de él á los clérigos sediciosos y de otros Obispados y dio 
cumplimiento, en lo tocante á la administración del Sacramento de la 
penitencia, á la Real Cédula que había recibido. — Paz, 14 de Abril 
de 1685. 

I í.° y el de carátula. — Original. — Emp.: «En execucion s Term.: <de V. R. M.» 

2.393. 1685 -4-14 74-6--47 

Carta de Juan, Obispo de la Paz, á S. M. — Dice recibió sus bulas y 
que está gobernando su Obispado, y remite testimonio de lo obrado en 
él y de la visita.— Paz, 14 de Abril de 1685. 

Original. — i f.° y el de carátula. — Emp.: «Por carta 5 Term.: sadjunto*. 

2.394. 1685-5-5 74-3-33 
Mimita del Consejo de Indias. — Dice que siendo S. M. servido se 

podría dar comisión al Gobernador y Obispo de Tucumán para que, 

hallando ser ciertas la dotación y convenierwfes que se proponen por 

Tomo iv. 7 



9á ("ERÍODO OCTAVO 1683- I 704 

parte de la Compañía de Jesús, para la fundación de un Seminario en 
la ciudad de Córdoba de Tucumán, pasen á ejecutarlo en la forma que 
el Consejo representa. — Madrid, 5 de Mayo de 1685. 

4 fs. — Emp.: «Diego Altamirano > Term.: «para que se aprueben». — Al mar- 
gen hay los nombres de 11 Consejeros.— Al dorso se lee: «Acordóse en 21 del 
mismo. — Vista>. 

2.395. 1685— 6— 15 122—3—5 

Real Cédula al Gobernador de Tuaimán D. Fernando de Mendoza 
Mate de Luna. — Dice que habiendo representado Diego Francisco Al- 
tamirano, de la Compañía de Jesús, que en las tres diócesis de Tu- 
cumán, Río de la Plata y Uruguay no había Seminario alguno de semi- 
naristas seglares donde pudiese criarse la juventud y estudiar las facul- 
tades mayores; que el Seminario de Santiago del Estero, á cargo del 
Ordinario, sólo podía sustentar dos muchachos, que no aprendían más 
letras que un poco de Gramática, el tiempo que sobra de la asistencia 
á la Santa Iglesia, y teniendo hoy al Dr. Ignacio Duarte de Quirós, 
sacerdote docto y ejemplar. Comisario de la Santa Cruzada, que ofrece 
30.000 pesos en bienes, muebles y raíces para la dotación, fundándose 
el Seminario en Córdoba, su patria, y estando su administración y go- 
bierno inmediatamente á cargo de la Compañía de Jesús, como lo es- 
tán otros en Lima, Chuquisaca, Quito y otras ciudades, y que siendo 
esta dotación congrua suficiente para buen número de Becas, en parte 
donde todos los mantenimientos son muy baratos; recibiría muchos 
aumentos el Seminario, por las ayudas de costa que darían muchas per- 
sonas acomodadas, para Becas, y por los demás motivos de congruencia 
que expresa en su Memorial; suplicándole licencia para la fundación 
de dicho Seminario, arreglándose en el modo á la fundación y consti- 
tuciones del de Quito, cuya copia ha presentado, quedando inmediata- 
mente sujeto á su Real Patronazgo, cuyas armas se habían de poner en 
el Colegio; y por el peligro que con la dilación podría faltar 6 mudar 
de dictamen el Dr. Ignacio Duarte de Quirós se podría remitir la eje- 
cución de esta fundación al Gobernador y al Obispo de esa provincia, 
para que se hiciese con la seguridad y fianza conveniente. 
. Su Majestad le da comisión para que, con el Obispo, reconozca las 
conveniencias y medios de congruencias que se proponen, y hallando 



lULlO 1685 99 

ser ciertas, y lo mismo la dotación; pase á ejecutar la fundación, con 
todas las calidades y firmezas que á su perpetuidad y seguridad con- 
vengan, dejando los colegiales inmediatamente sujetos en la adminis- 
tración y gobierno á la Compañía, si así lo pidiere el dotador y fun- 
dador; dejando á S. M. la protección, patronato y sujeción en todo 
aquello que, conforme á derecho, debe estar sujeto á su Real Patronato 
y poniendo sus armas reales en el dicho Colegio, como se dispone por 
la ley 2.^, título 23 de la Recopilación de Indias, y porque en ella se 
amplía que se puedan poner la de los prelados, cuando las fundaciones 
corren por ellos; siendo la dotación de esta fundación tan considerable 
permite que si el Dr. Duarte de Quirós pidiere que se pongan las suyas 
se haga en la forma y lugar que se acostumbra, y da facultad para que, 
con el Obispo, pueda el Gobernador ejecutar todo lo referido y formar 
las constituciones, arreglándose á las del Seminario de Quito é innovar 
en aquellas que, según el tiempo, lugar y fundador, parecieren conve- 
nientes, consultándolo también todo con el Presidente de la Audiencia 
de Charcas, y le dé cuenta en su Consejo con los autos y constituciones 
que se hubieren hecho, para que se aprueben con él. Que por otro des- 
pacho de esta fecha encarga lo mismo al Obispo de esa provincia. — 
Madrid, 15 de Junio de 1685. 

El Rey, y por su mandado D. Francisco de Amolaz; señalada del Consejo. — 

E?np.: «Diego Fran.co Altamirano » Term.: «de esa Prov.*». — ídem, con igual 

fecha, al Obispo de Tucumán, cometiéndole que con el favor de esta provincia 
ejecuten la fundación del Seminario que se pretende hacer en Córdoba á cargo 
de la Compañía de Jesús, precediendo los requisitos que se disponen. — La mi- 
nuta de esta Real Cédula se halla en el A. de I. 74 — 3—35, en 2 fs., sin fecha. — 

Emp.: «Diego Altamirano > Term.: «semejantes fundaciones». — Al dorso se lee: 

í Vista». 

2.396. 1685-7-23 75-6-33 

Real Cédula al Virrey del Perú. — Avisándole lo resuelto sobre que 
la Iglesia Catedral de Santiago del Estero de Tucumán se mude á la 
ciudad de Córdoba para que dé las órdenes que convengan á su cum- 
plimiento. 

Sin fecha ni lugar.— Es copia. -4 fs. 



loo MRÍODO OCTAVO I683-1704 

2 397. 1685-7-27 74—4-9 

Carta de D. Bartolomé González de Pobeda, como Presidente de la 
Real Audiencia de la Plata, á S. M.— Avisa, recibió la cédula de Julio 
de 1684, ^" que se aprobaron las Cátedras de prima y vísperas de Cá- 
nones y la de Instituta, que dejó fundadas en aquella Universidad el 
Arzobispo D, Cristóbal de Castilla y Zamora (l), y da gracias por el 
bien que se sigue de esta merced á aquellas provincias. — Plata, 27 de 
Julio de 1685. 

2 fs. Original. — £/«/.; «Por Cédula » Ternt.: «debemos solicitar»,— Al dor- 
so: <Rda. en los Galeones del año de 1686. Cons.° a 15 de Mgo. 1687. — Respón- 
dase al oficio encargando !a conservación destas cátredas, y a la Aud.* que haga 
lo mesmo por su parte», — (Rubricado.) 

2.398. 1685— 9— 14 74—3-33 

Minuta del Consejo de Indias. — Con motivo de lo que ha escrito el 
Virrey del Perú, remitiendo los autos de la representación que han 
hecho las ciudades de Buenos Aires y Santa Fe de la Veracruz del Pa- 
raguay, sobre la suspensión del nuevo impuesto que se les gravó, por 
Cédula de 26 de Febrero de 1 680, para ayuda á la fortificación del 
puerto de Buenos Aires: representa el Consejo á S. M. las causas por 
que podría servirse mandar éste. — Madrid, 14 de Septiembre de 1685. 

4 ís.—Emp.: «En consulta > Term.: «Seruido de tomar». — Al margen hay los 

nombres de 12 Consejeros. — En papel separado se lee: «Acordóse en 10 del 
mis."— Visto». 

2.399. 1685—9—21 122—3—3 

Real Cédula al Obispo de Buenos Aires. — Dándole noticia de la falta 
que se ha entendido hay en la lengua de los indios que arriba se ex- 
presan, y encargándole el remedio, y que dé cuenta del que aplicase. 

(i) Don Cristóbal de Castilla y Zamora, natural de Lucena, fué Rector de la 
Universidad de Granada; entró en su Obispado de Guamanga en 1669 y consa- 
gró su iglesia en 1672, dedicándola á la Purísima Concepción. Fundó, á su costa, 
la Real Universidad de San Cristóbal, con los mismos privilegios de las de Sala- 
manca, Alcalá y Lima, en virtud de Real Cédula de Carlos II y Bula de Inocen- 
cio XI, expedidas en 1682; erigió tres cátedras: i.^ de Teología, con 350 pesos de 
renta anual; de Visperas, con 250, y de Artes, con 200. Fundó el Colegio-semi- 
narlo para el servicio de su catedral, dedicado á San Cristóbal, y en 1681 fué 
promovido al Arzobispado de Charcas, donde murió. 



OCTOBRB 16S5 lOI 

Dice se ha entendido que á cuatro leguas de Buenos Aires hay un 
pueblo, llamado de los Quilmes, que desnaturalizó D. Alonso de Mer- 
cado Villacorta en Calchaquí, y que el cura clérigo de ellos no sabe su 
lengua ni ellos la del cura, que es el Dr. Melchor de Icarra, quien re- 
presentó no podía cumplir con su obligación si no había quien los ins- 
truyese en su lengua. Y para ocurrir á tan extrema necesidad puso la 
Compañía de Jesús en el colegio de esa ciudad algunos religiosos que 
la sabían, por haber asistido años en dos reducciones, dentro del valle 
de Calchaquí, antes que dichos indios se alzasen, y apretándole (dicho 
cura), sobre que diese licencia para que algunos de dichos religiosos 
fuese algunas veces á dicho pueblo á instruir á los indios en los mis- 
terios de la fe, y examinar si eran cristianos y quitarles sus errores; 
nunca se lo había permitido, respondiendo que ya no tenían remedio 
aquellos indios, siendo así que se experimentaba lo contrario en muchos 
pueblos de la misma nación, repartidos por la provincia de Tucumán, 
adonde acudían á enseñar los misioneros de la Compañía algunas veces 
entre año, á petición de los curas clérigos y del Obispo. Su Majestad le 
dice que siendo tan de su conciencia y servicio y de la obligación de su 
Consejo y Cámara que se administre á dicho pueblo de los Quilmes el 
pasto espiritual de que necesitan para la salvación de sus almas, y sean 
instruidos á este fin, como conviene en los misterios de la Fe católica, 
por cualesquier Ministros evangélicos que mejor entiendan su lengua; 
se pone sobre su conciencia el punto de la falta de doctrina que pa- 
decen los indios referidos, para que provea por el medio que tuviere 
por más adecuado y eficaz, descargando con esto la conciencia de S. M. 
y su Consejo, y del remedio que hubiere aplicado le dará cuenta en la 
primera ocasión. Que lo mismo se encarga por otro despacho de esta 
fecha al Gobernador. —Madrid, 21 de Septiembre de 1685. 

El Rey, y por su mandado D. Francisco de Amolaz; señalado de la Cámara.— 

Emp.: «En mi Cons.® y Cam.^* » Term.: «de Esas Prouincias».— Fs. 233 v.*» 

á 235 v.*^ 

2.400. 1685 — 10— I 74-_4_g 

Carta de D. Bartolomé González de Pove'da, electo Arzobispo de la 
Plata, á S. il/. — Dándole cuenta de haber recibido, á 28 de Septiembre 
de este año, las dos reales cédulas de 25 de Enero de 1 684, para el 



102 PERÍODO OCTAVO 1683-I704 

gobierno de aquel arzobispado, y que en virtud de ellas se le dio po- 
sesión de él, en 29 de Septiembre de 1685, de que remite testimonio, 
dando gracias por este favor. —Plata, I." de Octubre de 1685. 

2 fs. — Original. — Emp.: «A los 28 » Term.: «lo hago».— Al dorso: «Rda. en 

los Galeones de 1686. — El testimonio de la toma de posesión antedicha consta de 
2 fs. en papel del sello 4.° de 1684, 85 y 86. — Emp.: «Nos el Dean > Term.: «An- 
drés de Valsanz!>. — (Rubricado.) 

2.401. 1685—10—29 74—3—39 

Carta de Alonso Fernández Montiel á S. M. — Dice la forma en que 
se ejecutó la Real Cédula de 25 de Julio de 1679, dirigida al Virrey 
del Perú, sobre que se volviesen á las doctrinas del Paraná y Uruguay 
las armas y municiones que de ellas se habían sacado para la ciudad de 
la Asunción. —Asunción del Paraguay, 29 de Octubre de 1685. 

Original. — 2 fs. — Emp.: tEn cumplimiento » Term.: «en la dicha razón». — 

Al dorso se lee: «.Recibida en 21 de Mayo de 87 con los navios que vinieron de 
aquel puerto». 

2.402. 1685 — 11—4 76—2—22 

Carta del Virrey del Perú, Duque de la Palata, d S. M. — Da cuenta 
de haber remitido con un soldado de á caballo de su guarda el pliego 
que vino para el Gobernador de Buenos Aires, para que continúe en 
la obra de la fortificación del puerto de San Sebastián, como S. M. es 
servido de ordenarle en su Real despacho. — Callao y Noviembre 4 
de 1685. 

Original. — i f.*^, más el de carátula. — Emp.: tpor aquel puerto »— Al dorso 

se lee: «Rda. con los Gal.^ del a.° de 686». 

2.403. 1685 — 12— 2 76—5-16 

Carta de D. Francisco Bernardo de Quiro's d D. Francisco de Amo- 
laz. — Responde á la que éste escribió, de i.° de Noviembre, en nombre 
del Consejo, sobre que haga diligencia en Dataria y Archivo de Bulas, 
para obtener una de Paulo III, tocante al Patronato Real de las Indias, 
sobre la división y erección de Obispados, y dice que no ha podido 
descubrirla; pero parece que satisface al fin deseado el papel adjunto, 
en que se refiere que en todas las erecciones de Obispados de Indias 
se ha expresado el Patronato Real de S. M., y muchos le aseguran que 



DICIEMBRE 1685 103 

no habrá otra bula en orden á esta execución, porque va incluida y 
declarada en la misma erección — Roma y Diciembre á 2 de 1685. 

Original. — i f.", más el de carátula. — Emp.: «Señor mió » Ternt.: «a su per- 
tenencia». — Al dorso se lee: «Cons.° — Traese lo que dio motibo.— Conss." a 8 de 
henero 686. —Tráigalo todo con el expediente solo el B."^ q. ha corrido con ello>. 
(Rubricado). — «Traese todo.— Sres. Castellar— Villa Vmbrosa—Veytia— Dicas- 
tillo— Cerdeño — Cortes — Tamayo. — Estos autos se lleben al Sr. ñscal.— M.d y 
hen.° 17 de 1686 a.=— F.do Vallejo».— (Hay dos rúbricas). — El papel adjunto de 
referencia dice: que Adriano VI concedió á los Reyes Católicos poder presentar 
todas las iglesias de España, en cualquier modo que vacasen, en la Corte de 
Roma. — Clemente VII confirmó dicha gracia. —Paulo III también la confirmó y 
amplió que pudiesen presentar las iglesias que vacasen en Roma. -Sixto V, por 
vida de Felipe II y del Príncipe, su hijo, les concedió que pudiesen presentar las 
de los Reinos de Sicilia y Cerdeña. — Gregorio XV concedió perpetuamente es- 
tos indultos. — Clemente VII, por el año de 1529, concedió al Emperador Carlos V 
y á sus sucesores que pudiesen nombrar sujetos para 24 iglesias del Reino de 
Ñapóles. — Y en cuanto á las de Indias, no hay estos indultos particulares, por- 
que siempre que se erigían en aquellos Reinos se ha reservado el Jiis Patrona- 
tus, no sólo de la presentación de los Obispados, sino también de las dignidades 
y canonjías de las catedrales de ellos. — Las iglesias que se han erigido en las 
Indias desde 1517 hasta 1609 son las siguientes: 15 17, la de Santiago de Cuba. — 
1531, 21 de Junio, la de Venezuela. — 1532, 24 de Mayo, la de Santa Marta. — 1534, 
1 1 de Febrero, la de Castel de Oro. — 1534, la de Nicaragua. — 1535, 21 de Junio, 
la de Antequera. — 1534, 18 de Diciembre, la de Guatemala. — 1536, 18 de Agosto, 
Mechoacán. — 1539, 19 de Marzo, la de Ciudad Real. — 1541, 14 de Mayo, la de 
Los Reyes." 1546, 8 de Enero, la de Quito. — 1546, 1 1 de Febrero, desmembra- 
ción de iglesias.— 1547, i.° de Julio, Río déla Plata.— 1548, 13 de Julio, Nueva 
Galicia. — 1556, 24 de Abril, Unión de Santo Domingo en la déla Concepción de 
la Vega.— 1561, la de Vera Paz. — 1561, 19 de Noviembre, la de Yucatán. — 1579, 
6 de Febrero, Manila. — 1595, 5 de Junio, Concepción de Chile, con Nombre de 
Jesús y Cáceres, y en 20 de Agosto, Nueva Segovia. — 1605, 4 de Julio, la de la 
Paz y de la Barranca. — 1609, 6 de Julio, Trujillo, Guamanga y Arequipa. 

2.404. 1685 — 12-11 76-3— 5 y 122— 3— 3 

Real Cédula al Virrey del Perú, D. Melchor de Navarra y Rocafull, 
Duque de la Palata. — Que dé las órdenes convenientes para que cesen 
los tributos que se impusieron por Cédulas de 26 de Febrero de 1 680 
para la fortificación de Buenos x'^ires, por las consideraciones arriba 
expresadas. Dice, entre otras cosas, que por parte del colegio de la 
Compañía de Jesús, de la ciudad de Santa Fe, y Misioneros de la pro- 
vincia del Río de la Plata se presentó memorial en ese Gobierno, con 
testimonio de los títulos de la posesión de unas estancias que allí tienen, 



I ©4 PERÍODO OCTAVO 1 685-1704 

adonde se recoge ganado vacuno, que llaman cimarrón, representando 
que no teniendo otra cosa con que poderse mantener los religiosos 
sino con la utilidad que daba esto y lá cosecha de la hierba del Paraguay, 
que se recogía en las doctrinas, servía en parte á este fin, y para pagar 
los indios sus tributos le pedía declararse estar exentos de este derecho 
por eclesiásticos y por serles precisamente necesario para su alimento. 
Y habiendo dado vista de ello al Fiscal de la Audiencia de esa ciudad 
ordenó que se ejecutasen las Cédulas Reales y que la parte acudiese al 
Consejo á usar de su derecho; y que dio noticia al Gobernador y Ofi- 
ciales Reales de Buenos Aires de ello. Y en este estado recibió carta 
de la Audiencia de Charcas, en que con ocasión de remitirles los autos, 
hechos á instancia de las ciudades de la Asunción, Santa Fe, las pro- 
vincias del Paraguay, Río de la Plata y Tucumán, representaron el 
desconsuelo con que les tenía este nuevo impuesto, con que se les agra- 
vaba la contribución, y la provincia del Paraguay refería las hostilidades, 
que han reducido á una las cuatro ciudades que en ella había, y que 
en la destrucción de la Villa Rica por los portugueses de San Pablo, 
experimentaron su última ruina. 

Se llevó todo al acuerdo de la Audiencia de esa ciudad, y por voto 
consultivo se resolvió se juntasen á estos autos los que había seguido 
el Procurador general de la Compañía de Jesús, que remitió, para que, 
viendo la representación de aquellas provincias, pidiendo se suspen- 
diese la ejecución de la Cédula, mandase lo que fuese de su real ser- 
vicio. Y visto en su consejo de las Indias, con cartas y papeles de la 
materia, y lo que se declaró, con vista de la representación que hizo 
Diego Altamirano, como Procurador general de las provincias de Tu- 
cumán y Paraguay, sobre que se guardase, sin embargo de lo dispuesto 
por dicha Cédula, á los indios de las reducciones el privilegio de 
exención, para no contribuir, por razón de la hierba que beneficiaban; 

como lo mandó, por Cédula de 4 de Julio de 1684, etc Ha resuelto 

cesen estos tributos, por ser tan insoportables. Y así le manda dé las 
órdenes necesarias para ello á los Gobernadores y Oficiales de la 
Real Hacienda del Río de la Plata y Paraguay y á ios demás Ministros 
que convenga, para que cesen en la cobranza de dicho tributo y con- 
sigan aquellos vasallos el alivio de la carga de ellos. Que por Cédula 



i68s IOS 

de esta fecha encarga á la Audiencia de la Plata vea cómo se podrá 
suplir el caudal que producen estas contribuciones y se consiga el 
consuelo de aquellos vasallos, y la asistencia del presidio de Bue- 
nos Aires, y tomen razón de éstas sus contadores de cuentas que re- 
siden en el Real Consejo.-— Madrid, li de Diciembre de 1685. 

El Rey, y por su mandado D. Francisco de Amolaz; señalada del Consejo. -- 

jE7«/>.; «Por Z.i* mía » Temí.: «mi Conss.°».— Fs. 237 v.*° á 241.— ídem á la 

Audiencia de los Charcas, encargándola vea cómo se podrá suplir el caudal de 
las contribuciones que se han mandado cesar y se impusieron para el presidio 
de Buenos Aires, de forma que no le haga falta. 

2.405. 1685 ;6— 5 — 16 

Principales causas de la traslación de la catedral de Santiago del 
Estero á la ciudad de Córdoba por S. ^1/. — Porque la primera estaba 
arruinada; segunda, porque no había sino siete sacerdotes de pocas 
letras; tercera, porque el lugar era incapaz para subsistir en él la igle- 
sia; cuarta, por no haber quien quisiese sus prebendas y no tener se- 
minario; quinta, porque el río se iba llevando la ciudad y en 40 leguas 
en contorno no había materiales para reedificar los edificios; sexta, 
porque por su mal temple no residía en ella el Obispo ni el Gober- 
nador, y séptima, porque se ordenó al Obispo que al ejecutar la tras- 
lación de la iglesia de Santiago del Estero deje allí dos ó tres Párrocos 
ó los necesarios para la administración espiritual de los fíeles, con 
congrua, suficiente para estos curas. — (Sin fecha.) 

Minuta. —I f.** y el de carátula. —^w/.; «Resumen > Tentt.: «suficiente».-- 

En el mismo A, de I. 75 -6—33 está la Real Cédula de Don Carlos II al Cardenal 
de ludice, remitiéndole un resumen de las causas por que se ha resuelto que la 
iglesia catedral de la ciudad de Santiago de Tucumán se coloque á la de Córdo- 
ba; para que pida á Su Santidad Breve de aprobación. — 2 fs.— Es copia. — Al 
dorso se lee: «Vista». 

2.406. 1685 y6— 2^-22 

Delineación hidrográfica y geográfica del Rio de la Plata, con su en- 
trada^ canales, bancos, bajos y arrecifes. — Hecha por el Capitán Juan 
Andrés Esmaili, vecino de la ciudad de Cádiz, por las experiencias que 
del dicho Río tiene, y noticia de los hombres más prácticos de dichas 
costas y cursados en la tierra adentro con el Paraná y Uruguay, con 
escala de 35 leguas españolas, de diecisiete y media en un grado, para 



I06 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

medir las distancias de esta delincación. Se hace constar que el río del 
Uruguay tiene una y dos leguas de ancho y muchas más islas y ríos de 
los que en él van puestos, y que las islas y ríos de todo él y Río Negro, 
Río de San Salvador y Río de San Juan tienen mucha madera, de que 
se proveen los vecinos de Buenos Aires para su fábrica de casas y leña. 
Esta delineación en este cuadrado de Buenos Aires, islas de San Gabriel 
y la población nueva de los portugueses están en postura, figura, rumbo 
y distancia como están en dicho cuadrado. Las bocas del Paraná, que 
tienen nombre, son seis: la primera, del Sur, es el río de las Palmas, y 
tiene su canal; la segunda llaman Paraná Raerii; la tercera, Paraná de 
la Barca; la cuarta, que es la mayor, Paraná Guazú; la quinta, Paraná 
del Seibo; la sexta, Paraná del Sauce. Las otras ocho bocas llaman los 
Paranás pequeños; las primeras son pelas grandes lo que muestra el 
Pitipié, con muchos riachuelos que las atraviesan y todas llenas de 
arboledas. Este río del Paraná tiene una y dos leguas y más de ancho y 
muchas más islas y ríos de los que en esta delineación van; y las islas de 
la boca río Gualeguay, Gualeyún, Inguariguazú tienen mucha madera, 
de que se proveen los vecinos de Buenos Aires para sus fábricas. 

La corriente del Uruguay, desde la doctrina de Soriano, es de 500 
leguas, y á sus orillas están las nueve doctrinas que tienen en los sitios 
anotados á su cargo los Padres de la Compañía de Jesús; las demás que 
tienen á su cargo dichos Padres caen en las riberas de una y otra banda 
del Paraná, que por esta parte se estrecha con este río del Uruguay, 
que viene de la ciudad de las Corrientes, la vuelta del NE., con dis- 
tancia de 15 leguas, que es lo más que se estrechan estos dos ríos; de 
forma que de la doctrina de Yapeyú á la Itapúa, situada de esta parte 
del Paraná, hay 30 leguas, y de la doctrina última del Uruguay, que 
es San Gabriel, á la doctrina última del Paraná, que es la Candelaria, 
15 leguas; y luego vuelven ambos ríos á apartarse, yendo el Paraná á 
desembocar en el mar y el Uruguay en el río de San Francisco, en la 
costa del Brasil. Hay de la ciudad de Santa F'e á NO. 1 20 leguas, hasta 
la ciudad de las Corrientes, que está en esta parte de la tierra, desde 
donde corre el Paraná al NNE. y NE. á estrecharse con el río del Uru- 
guay las 30 y 15 leguas que están dichas, y seis leguas pasadas las Co- 
rrientes, se aparta el río del Paraguay y á las 60 leguas está situada en la 



MARZO 1686 107 

parte Este del río la ciudad de la Asunción, llamada del Paraguay; es 
río muy caudaloso, de muchas islas é infinidad de ríos. 

2.407. 1Ó86 — 2— 8 ^6--2—22 

Carta del Gobernador del Paraguay, D. Francisco de Monforte, 
á S. M. — Da cuenta de lo que ha obrado para reparo de las hostili- 
dades de los guaycurús. — Asunción del Paraguay, 8 de Febrero 
de 1686. 

Original. — Duplicado. — 3 fs., más el de carátula. — Emp.: «En carta > 

Term.: «A V. Magd.-» — Al dorso se lee: «Rda. en vn pliego que trujo al Sor. Srio. 
el Procurador gen.' de la Comp.^ en 14 de Agto. de 688 !>. 

2.408. 1686— 3— 16 76—3—9 

Testimonio legalizado de los autos proveídos por el Maestre de campo 
Antonio de Vera Mtíjica, Gobernador del Paraguay. — Habiendo reco- 
nocido los papeles de gobierno, y queriendo tomar punto fijo y reso- 
lución sobre los particulares del beneficio de la hierba, y que se haga 
con alivio de los indios naturales, en el ínterin que por él se hayan reco- 
nocido los hierbales y sus beneficios y lo que pagan por razón de vein- 
tena de diezmos y qué derechos pagan á S. M.; pone desde luego todos 
los montes hierbales, con declaración que hace de imponer como á 
modo de quinto la porción más moderada á los beneficiadores, y que 
reconocido todo se impondrá. Y para que den la mita de la sexta parte 
de los indios de los pueblos de Yuti y Caazapa, que doctrinan los reli- 
giosos de San Francisco, y las de Santiago, San Ignacio y Nuestra Se- 
ñora de Fe, que tuvieron nombre de Caaguazú y Aguaranambí, y se 
mandaron á la vecindad de Villa Rica, donde hoy residen, doctrinados 
por los religiosos de la Compañía de Jesús, hayan de dar dicha mita á 
los de Villa Rica, los cuales han de enterar lo que por este gobierno se 
les impusiere y pagar á los dichos indios su trabajo como beneficiado- 
res, y el quinto lo reserva hasta reconocer lo que le pareciere propor- 
cionado en virtud de la Provisión Real de la Audiencia y Chancillería 
de Buenos Aires de 13 de Enero de 1 676, en que se inserta una carta 
del Gobernador D. Juan Diez de x\ndino, fecha en la Asunción del Pa- 
raguay á 10 de Octubre de 1665, sobre la materia, y obedecida por 
dicho Gobernador en 24 de Septiembre del mismo año, 



leS PERÍODO OCTAVO 1683-I704 

Estos autos son fechos en la ciudad de la Asunción á 15 de Noviembre de 1684; 
fueron confirmados con otra provisión dada por la Real Audiencia de la Plata en 
17 de Mayo de 1685 y la fecha del testimonio es en Santa Fe de la Veracruz, 16 de 

Marzo de 1686. — 12 fs. —Emp.: «El maestro de campo » Tenn.: «de Arell.°» — 

(Rubricado.) 

2.409. 1686— 3— 18 ;6— 3— 9 

Carta de Antonio de Vera Múxica á S. M. sobre el miserable estado 
de la provincia del Paraguay. — Dice que informó á S. M. en 24 de Di- 
ciembre de 1684, la cual ha perdido, después de su división de la de 
Buenos Aires, cuatro ciudades de españoles y más de 40.OOO indios; y 
la de Buenos Aires la ciudad de Río Bermejo, despoblada por los indios 
del Chaco, y las del Paraguay por los portugueses de San Pablo, po- 
blados nuevamente en la ciudad nueva de Jerez, donde tiene prevención 
de 80 canoas y muchas más en el astillero, claro indicio para mayor 
facción. Junto al cabo de San Vicente están las armas reales de S. M., 
en una peña por la parte del Occidente y por la del Oriente las de Por- 
tugal. Y en la misma altura estuvo poblada la otra Villa Rica, 360 leguas 
distante de la Asunción. La tierra firme de San Gabriel se halla po- 
blada con más de 6 millones de ganado vacuno. 

Habiendo recibido orden del Presidente de la Plata para impedir el 
trajín de balsas por el Tebicuari, encontró cuatro cargadas de azúcar, 
hierba y tabaco, y reconocidas reprendió á los indios, que dieron por 
razón eran de sus Padres Doctrinantes, y entrando en el Paraná en- 
contró 22 vacías de tornavuelta y prohibió con auto la navegación de 
dicho río, que remitió al Teniente General desde esta ciudad. Que puso 
todos los montes hierbales de aquella jurisdicción en cabeza de S. M., 
imponiendo, por vía de quinto, lo que se debe pagar, dando cuenta por 
autos al Real Acuerdo de la Audiencia de la Plata, de que resultó la 
provisión que, con la que ejecutó, van inclusas en 1 4 foxas. Habiéndose 
gastado el Obispo del Paraguay con los clérigos 4.000 pesos de S. M., 
sin provecho, para atraer á los infieles del río Monday; este Gobernador 
cometió por auto á los Padres de la Compañía de Jesús esta diligencia, 
conviniendo en ella el Obispo. 

El día que se despidió el Gobernador del Cabildo para la entrada 
del Chaco prohibió por decreto, en el Libro de Cabildo, que bajasen 
balsas á Santa Fe á llevar á los Gobernadores, por no haber orden 



MAR20 I 686 109 

de S. M., y que de cuarenta años á esta parte se introdujo sólo porque 
los Gobernadores las piden. Refiere que invitó á los charrúas, que están 
á 25 leguas de la colonia, para que le acompañasen en la jornada del 
Paraguay, y le acompañaron; matando algunos guaycurús y quitándoles 
porción de caballos. 

Estos gentiles y otros de su encomienda aseguran hay riqueza de 
minerales de plata y de oro en dos cerros que ellos sabían, y muestran 
collares y otras alhajas de Indias, de estos metales, y sospecha ser 
cierta esta verdad; porque habiendo ocurrido á su presencia 50 indios 
gentiles, charrúas de la misma región, estando con él cuatro sacerdotes 
de la Compañía de Jesús, y ante ellos los Padres Juan de Rojas y Pedro 
Jiménez y otros españoles, le dijeron como había un cerro muy alto, 
de color de escarlata, como 30 leguas de San Gabriel, y que mucho 
más acá y más cerca estaba el de la Plata, y también lo mostró á uno 
de dichos Padres, que había encontrado en aquellos parajes, el cual 
dijo era verdad, y había visto, aunque de lejos, la hermosura y color 
del cerro, mas que no sabía si tenía riqueza ó no por no haberse acer- 
cado á él. 

De la santidad de los Padres de la Compañía de Jesús, y de la gran- 
dísima lealtad que en servicio de S. M. han tenido y tienen, no duda, 
según su verdad y buen proceder lo manifestaran. Que aunque el amor 
que á todos estos sus indios y pueblos tienen es tan grande,' su mo- 
destia ha sido bien mortificada y puede dar sospecha á no dar lugar 
á mayores noticias. Si S. M. no dispone que sobre el Uruguay se haga 
una población y ciudad, consultándolo secretamente, y que en lo pú- 
blico sea el pretexto resguardar aquellos pueblos donde el Gobernador 
de esta provincia tenga un Teniente que los visite y reconozcan su- 
jeción al brazo real y reseñe sus armas; siempre estarán estas provincias 
con deseos de este descubrimiento y recelos de algún tumulto, que bien 
se puede conseguir á poca costa por lo belicoso de estas provincias. 

Las encomiendas del Paraguay: mandó publicar edictos á ellas, coa 
cargo de la pensión de 8.000 pesos para las cajas reales, y de incor- 
porar en la Real Corona las que llaman de ios Gobernadores con todas 
las agregadas á ella y las que llaman de los Tesoreros, la de la Iglesia, 
la del colegio de la Compañía, las dos de los Conventos y los tupis. 



lio PERÍODO OCTAVO I683-1704 

que sirven al Obispo; para que pagasen la tasa á S. M. en géneros de 
la tierra, y las 1 03 que quedaban se remitiesen al Presidente de la Plata, 
para que las proveyese, y que si le dejase la provisión de ellas, lo haría 
con cargo de dicha pensión y de dar cuenta á S. M. con todos los autos, 
para que las confirmase; y de este cuidado le ha sacado D. Francisco de 
Monforte, que avisó desde Mayo, seis meses antes de su recibimiento, le 
detuviesen el despacho; sentido de haberle los doctrinantes informado 
la verdad de lo que dejó ordenado, no bajasen balsas á llevar á los Go- 
bernadores sin orden de S. M. y con daño de pobres. Termina pi- 
diendo á S. M. le conceda á su sucesor y haga merced á estas provincias 
por veinte ó treinta años, dando facultad para encomendar los indios 
domésticos y que se conquistasen. — Santa Fe de la Veracruz y Marzo 
18 de 1686. 

Original. — 4 fs. — Emp.: »;A los puntos > Ter?n.: «se hizieren». — Al dorso se 

lee: «Rda. en los Mauios de Bs. Ayres. — Cons.°— Conss.*' a 23 de Junio 1687.— Al 
Sor. fiscal, y con lo q/ dijese tráigalo un Relator». — (Rubricado.) — «Por lo que 
mira a los indios de el Chaco, responde el ñscal en carta del Virrey de 6 de Oc- 
tubre de 87. Y en qto. a las demás proposiciones son desestimables. — Md. y nobe, 
28 de 1691». 

2.410. 1686—4 20 76_3_Q 

Carta de la ciudad de la Asttnción del Paraguay d S. M. — Refiere 
los buenos aciertos del Capitán D. Francisco de Monforte en el gobier- 
no de aquella ciudad, así en lo político como en lo militar; y que de las 
correrías hechas contra el guaycurú resultó haber preso algunos indios 
é indias y quitado á la nación Payagua 18 embarcaciones ligeras, con 
lo cual se espera algún sosiego en adelante, mayormente con la entrada 
que tiene prevenida para l.° de Mayo de este año. Pide se les soco- 
rra por los continuados gastos que se hacen en defensa de la provincia. 
Asunción del Paraguay y Abril 20 de 1686. 

Original.— 2 fs. — Emp.: «Acciones ay » Term.: «de Dios». -Al dorso: «Rda. 

en los nauios de Buenos ayres que llegaron el año de 1687. — Junta a 25 de 7re. 
687. — Júntese con las cartas del Govr.?- — (Rubricado.) 

2.411. 1686—4—20 ;6-2— 22 

El Gobernador del Paraguay^ D. Francisco de Monforte., á S. M.— 
Refiere que en carta aparte da cuenta del estado de aquella provinci'á 



JULIO 1686 III 

y de lo que había ejecutado para atajar los daños que hacían los guay- 
curús y payaguas y lo que ha prevenido para su defensa, y el buen 
suceso que tuvieron con las balsas, habiendo peleado con sus canoas, 
obligándolos á retirarse con muerte de algunos indios, y quitándose- 
las todas, que eran 16. Que la entrada en el país enemigo se ejecutaría 
á primeros de Mayo; pero si no se le asistía para continuar contra aque- 
llos bárbaros la guerra ofensiva quedaría expuesta la provincia á igua- 
les contratiempos como los pasados. — Paraguay, 20 de Abril de 1686. 

Original. — 2 fs., más el de carátula.— ^»ü/.; «En carta aparte ' Term.: «V. 

Magd.»— Al dorso se lee: «Rda. en vn pliego que trujo al Sr. Srio. el Procurador 
gen.^ de la Compañía en 14 de Agto. de 688». 

2.412. 1686-7 — 12 75-6— 10 

Certificación dada por el Secretario de ¡a Real Universidad de San 
Francisco Javier, fundada en el colegio de la Compañía de fesiis de la- 
ciudad de la Plata ^ Juan Bernardo de Jíguilar. —Sohre que habién- 
dose puesto por dos veces edictos para la provisión de la cátedra de 
Prima de Cánones, que fundó el Dr. D. Cristóbal de Castilla y Zamora, 
Arzobispo de este Arzobispado, y que vacó por muerte del Dr. Gre- 
gorio Pérez de Asterrica; el primer edicto con término de dieciséis 
días y el segundo de ocho, ya pasados, y que en dicho término el Li- 
cenciado D. Bartolomé Marín Poveda, Rector de la iglesia matriz de 
Potosí, presentó petición, haciendo oposición á dicha cátedra, á que 
fué admitido, como consta de dicha petición con lo á ella proveído, 
auto del Claustro y aprobación del Presidente, Arzobispo D. Bartolomé 
González Poveda, que á continuación siguen: el P. Ignacio de Peralta, 
convocado el Claustro en 5 de Julio de 1686, según las constituciones 
de dicha Universidad, leídas por el Secretario las peticiones que hu- 
biese y la de Bartolomé Marín Poveda, entendido por los Doctores en 
forma de Claustro, nombraron por aclamación, nemine discrepante., por 
Catedrático de Prima de Cánones en propiedad al referido D. Barto- 
lomé Marín Poveda, firmando todos á continuación. 

Sigue la aprobación del Presidente, Arzobispo de la ciudad de la Plata, de 8 
de Julio de 1686 y la toma de posesión del Licenciado D. Bartolomé Marín Po- 
veda en 12 del mismo año. — Testimonio legalizado. 4 fs., el primero de los cua- 
les es de sello 2.", de 6 reales, correspondiente á los años 1682 3' 83, habilitado 



112 PBEÍODO OCTAVO 1683-1704 

para los años 1684, 85 y 86. - Binf.: «YO, Juan Bernardo.. ..> Term.: «Sno. de su 
Mag.d» — I Rubricado.) 

2.413. 1686— 7— 19 76—3—9 

Carta del Gobernador del Paraguay, D. F?-ancisco de Monforte, 
á S. M. — Informa por menor los favorables efectos que han resultado 
de los 300 españoles y 300 indios amigos que despachó contra los in- 
fieles guaycurús y de los motivos que tuvo para la entrada que se or- 
denó hiciesen en su tierra. Añade que los bárbaros se pusieron en de- 
fensa, por salvar sus vidas y las de sus mujeres é hijos, ante la acome- 
tida de los expedicionarios, y fueron vencidos, teniendo 1 6 muertos, 
contando entre ellos tres caciques, y apresadas 70 mujeres y niños; las 
seis, mujeres de caciques, y 340 caballos, tomándoles por despojo infi- 
nidad de dardos, arcos y flechas, y la custodia y patena del templo que 
violaron en esta provincia. Esta victoria se alcanzó la noche de San 
Juan, y deseando proseguirla, á petición del Cabo de los españoles, 
Francisco de Avalos y Mendoza, ha resuelto que el día 20 de este mes 
vayan de socorro otros 120 españoles con 200 indios de las reduccio- 
nes y dos Padres de la Compañía de Jesús. Concluye con pedir se or- 
dene al Virrey socorra con alguna cantidad de dinero; porque, como 
tiene representado, es imponderable la desnuden de aquella provincia, 
y que será lástima que por falta de asistencia se frustre ocasión, que 
promete tantas conveniencias al real servicio. — Asunción del Paraguay, 
19 de Julio de 1686. 

Original. — 2 fs., más el de carátula.— ^»í/.; «Por si los Nauios > Term.: «de 

esta Prouincia. — Al dorso se lee: «Rda. en los Nauios de Buenos ayres que llega- 
ron el año 1687.— Junta a 25 de Sepre. 687. — Juntensse si ay mas paps. sobre esta 
materia y esperesse a q. buelua el P. Altamirano para comunicarla con él». — 
(Rubricado.) — « — Traese el Ynforme que sobre esto a hecho el P.^ Altamirano; 
y en poder del Sr. fiscal se hallan las cartas de alg.°^ de los Goures. y obispos 
en que satisfacen a las gedulas que se embiaron para que confiriesen las rabones 
de hacer guerra ofensiba a los Yn."^ Guaycurús. — ^Junta a 4 de Mayo de 1688. — 
Passe también todo esto al Sr. fiscal pa. q. luego diga sobre ello lo q. se le ofre- 
ce, y traygalo después vn Pvelator». — (Rubricado.)— El duplicado de esta carta 
se halla en el mismo A. de I. 76—2 — 22, al dorso de la cual se lee: «Rda. en un 
pliego que trujo al Sor. Srio el Procurador gen.' de la Compañía en 14 de Agto. 
de 688. — Es dup.dc y se reciuio la original, y con vista de ella acordó la Junta se 
pidiese informe sobre su contenido al P. Diego Altamirano, el cual le higo y se 
halla en poder del Sor. fiscal>. 



lUMO If>8ó 113 

2.414. 1686-7-24 76 3— 8 

Carta de fray Faustino, Obispo del Paraguay^ á S. M. — Satisface á 
las Cédulas que ha recibido; propone que los vecinos de la Villa Rica 
del Espíritu Santo vuelvan á su población antigua, por los inconve- 
nientes que se han reconocido y expresa de permanecer en el sitio que 
escogieron. Dice cómo invirtió los 4. 000 pesos que se libraron en las 
cajas de esta ciudad, por vía de socorro para la conversión de los indios 
monteses; que los 4. 000 ducados, que por Cédula de 20 de Noviembre 
de 1680 libró S. M. en las cajas de Potosí ó Lima para la reedificación 
de esta iglesia, se han cobrado, y quedan en poder del Procurador de 
la Compañía de Jesús en Buenos Aires, para que se reduzcan en hierro 
y ropa, y aplicar uno y otra á la dicha reedificación; que reducidos 
y conducidos de la dicha ciudad á ésta crece el número dos 6 tres tantos 
más, para que se consiga la obra; que procuró se reparase la ruina que 
amenazaba la iglesia compuesta: la parroquial de la Encarnación de es- 
pañoles está acabada; y á satisfacción la del patrón San Blas de los na- 
turales; la capilla de Santa Lucía y otra edificada de nuevo en el campo 
de Capiata, que constituyó Viceparroquia para los imposibilitados de 
parecer en esta ciudad por su pobreza y desnudez; que suspendió la 
Junta que S. M. mandó en dicha Cédula haga con el Gobernador, deán 
y regidor más antiguo, hasta que llegue el efecto de la dicha limosna; 
que el Arzobispo D. Cristóbal de Zamora y Castilla envió 1. 000 pesos 
de limosna; que una de las dos canonjías erigidas por S. M., por Cédula 
de 31 de Diciembre de 1677, D. Gabriel Bazán no ha querido venir á 
servirla; trata sobre la ejecución de la Cédula de 21 de Diciembre 
de 1678, de lo que se ha de observar en la remoción ó dejación de los 
doctrineros y doctrinas y del Breve que se recibió, con Cédula de 5 
de Diciembre de 1679, sobre gracias concedidas en el día de la con- 
memoración de difuntos y su publicación. 

Expresa su parecer sobre el mal tratamiento que padecen los indios, 
llamados originarios, y que se ha ejecutado la Cédula de 27 de Abril 
de 1679, procurando cada año Padres de la Compañía de Jesús para las 
misiones, quienes solamente le han ayudado en esto, aun cuando no 
todas cuantas veces es necesario, por no haber en este Colegio, en todas 
ocasiones, sujetos bastantes, como nunca los ha tenido en los otros con- 
ToMO IV. 8 



114 PBRlODO OCTAVO 1683-1704 

ventos, y en especial en el de San Francisco, que jamás ha habido re- 
ligioso para echar mano de él, para función semejante 6 consulta que 
puede ofrecerse. Dice que los conventos pueden sustentar las lámparas 
del Señor y el vino suficiente por todo el año, mas no así la Catedral. 
Que la Cédula de 29 de Enero de 1682 no habla con este Obispado, 
porque en él no hay ningún convento de monjas ni de recogidas, y 
sobre la profanidad de los trajes dice que es tal la miseria y desdicha 
de esto que visten todos como pueden, y con vestirse lo más de lienzo 
de algodón, que es lo que da la tierra; es grande el número de los des- 
nudos por chacras y estancias, que cuando van á misiones los sacer- 
dotes, para cumplir los preceptos de confesión y comunión, un vestido 
sirve á tres y á cuatro, prestándoselos unos á otros. — Asunción del Pa- 
raguay y Julio 24 de 1 686. 

Original, —ó ís.—Emp.: «Auiendo de informar. ...» Term.: «Y ochenta años». — 
El dictamen fiscal se halla al margen de cada capítulo, y al del f.° 2.° en orden 
á los 4.000 ducados puestos en poder del Procurador de la Compañía de Jesús 
de Buenos Aires, pide se den las gracias al Obispo por haber compuesto y re- 
edificado las parroquias y capilla de Santa Lucía; que se le aprueba haberla 
hecho viceparroquia, para el alivio de los pobres, y que también se aprueba la 
providencia del empleo de los 4.000 ducados librados para la obra de la catedral 
sólo por ser para este fin, pues tienen especialísimas prohibiciones j'^ penas estos 
empleos en Buenos Aires para pasar arriba en perjuicio del comercio principal 
de aquellos Reinos. — Al dorso se hallan varios decretos del Real Consejo de 
Indias. — En el mismo A. de I. 74—3 —36 se halla la minuta, sin fecha, de Real 
Despacho al Obispo sucesor en respuesta de esta carta, y consta de 6 fs. — 

Emp.: «Don Fray Faustino de Casas » Term,: «lo necesita tanto». — Al dorso 

se lee: «Vistos'. 

2.415. 1686—7—28 76-3—9 

Certificación dada por el Escribano de la Asunción y-uan Méndez de 
Carvajal. — De cómo se hizo la entrada á cargo del Maestre de cam- 
po Francisco Avalos de Mendoza al castigo de los guaycurús y demás 
naciones enemigas, quien salió á 9 de Mayo de este año para soco- 
rrer al Maestre de campo Pedro Domínguez de Ovelar, y marchó del 
dicho paraje á 2'] de Julio de este año, y en la marcha que hizo el mis- 
mo día el ]\laestre de campo Salvador Maréeos al reconocimiento de 
los campos de Jerez la antigua. Consta así por el libro de Cabildo, como 
por autos y Memorias de las prevenciones que para dicha entrada hizo 1 



luiio 1686 115 

el Sr. D. Francisco de Monforte, Gobernador de esta provincia, de gas- 
tos; haciendo empeños, á su crédito, de 220 muías mansas, 2.700 ca- 
bezas de ganado vacuno y 35 caballos, que todo está debiendo, por 
haberse llevado á dichas marchas, que hasta hoy están ai castigo de 
dicho enemigo. — Asunción, 28 de Julio de 1686. 

Testimonio legalizado. — i í.°, más otro en blanco. ~£mj>.: «Yo Juan mendes 5 

Term.: «Antonio Cauallero de Peñasco». — (Rubricado.) 

2.416. 1686—7—28 76—3—9 

Carta de Fray Nicolás, Obispo de Tucumán, á S. M. — Refiere que 
afligida esta provincia y el comercio de las dos convecinas con las hos- 
tilidades del mocoví y de su nación por su acometida contra la ciudad 
de Esteco, sucedida á las tres de la tarde del Viernes Santo de este año, 
envió el Cielo el remedio con el nuevo Gobernador, D. Tomás Félix de 
Argandoña, quien en sólo dos meses de su gobierno ha realizado este 
milagro. Luego que entró en Jujuy dobló la guarnición del Pongo y 
puso un Capitán de Cabo pagado y consiguió de los vecinos una obli- 
gación de dar cada año que gobernase este caballero 800 pesos de á 8 
reales, añadiendo él 150 de su sueldo, para que con ambas partidas de 
aumento se costee la guarnición que dobló en el Pongo. Pasó á Salta, 
y luego que su antecesor le entregó el gobierno, con noticia de lo su- 
cedido en Esteco, juntó un donativo de más de l.OOO pesos, aviando 
con ellos 20 soldados españoles, comprando por su cuenta 50 hachas, 
24 azadones, un quintal de hierro y 12 arrobas de acero, gastando en 
ello más de 400 pesos; pasó á Esteco, que halló casi sin vecinos y solos 
20 soldados en su presidio por el suceso del Viernes Santo; la amuralló 
en una circunferencia de 2.7 lO varas y principió sus cimientos á 5 de 
Junio próximo pasado, de una vara de fondo y dos de ancho y de alto 
cuatro varas de la tierra }'■ cinco cuartas de parapeto, con media vara 
de ancho. En veinte días desmontó la ciudad y sus contornos, abrió 
700 varas de cimiento, dejando 40 soldados españoles y todos los in- 
dios armados de arco y flecha, que quedaban trabajando en la muralla. 

Pasó á San Miguel de Tucumán á hacer dos pares de tapiares y pe- 
dir donativo en aquella ciudad y llevar cuatro indios y 24 soldados 
pagados por dos meses, á 3 reales cada día. Pasó luego á Santiago del 
Estero, de donde envía 60 indios para el trabajo de la muralla, dedi- 



116 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

candóla á la Inmaculada Concepción. Luego que llegó á Esteco halló 
60 piezas de indias é indios prisioneros hechos por Antonio de Vera 
Mújica en el Chaco en la entrada que el año pasado hizo y se le malo- 
gró por la tardanza de socorros. 

Asaltó el mocoví á Esteco el Viernes Santo por la tarde, avanzando 
al fuerte, pasó á cuchillo unos pocos soldados que tenía é intentó lle- 
varse los prisioneros, que no consiguió, habiendo perdido veintitantos, 
con pérdida de tres españoles, que tuvieron que hacer más con los pri- 
sioneros que con toda la fuerza de enemigo que los asaltaba. Pasaron 
los nuestros á cuchillo algunos prisioneros, reservando la chusma y 
mujeres, que repartió entre los soldados más beneméritos y pobres que 
entraron con el General Antonio de Vera. 

Tiene en campaña 4O soldados españoles y 20 indios, que salieron 
de Jujuy desde 1.° del corriente a correr la tierra, con ánimo de pasar 
á ella con toda la fuerza posible, luego que dejó en perfección la mu- 
ralla de Eáteco. 

En lo político ha hermanado la piedad y la justicia, abominando 
pleitos, componiendo enemistades, premiando buenos, castigando ma- 
los, desterrando á Valdivia los revoltosos. Es muy desinteresado y se 
ha negado á las instancias para que acepte en las ciudades el cortejo 
y conveniencia de que jueguen en su casa. Termina diciendo, que le 
aguarda en esta ciudad por Enero para informar á S. M. sobre la mu- 
danza de Londres al Valle de Catamarca, y espera remediar con este 
caballero excesos que en tantos años no ha podido en su Obispado; 
desagraviar á los indios y descargar la real conciencia. — Córdoba de 
Tucumán, 28 de Julio de 1 686. 

Original. — 4 Ís.—Emp.: < Afligida esta misserable » Term.: «de esta Pro- 

uiocia». 

2.417. 1686—7—29 7Ó— 3— 9 

Carta del Gobernador del Paraguay, D. Antonio de Monforte, á S. M. 
Da cuenta de que el día de ayer se puso en marcha el socorro que pre- 
vino al tercio de 300 españoles, que se halla en las tierras de los ene- 
migos, que según carta de 19 de este mes consta de 100 españoles, 
200 indios, 1. 000 caballos y I.50Q vacas. Que al mismo tiempo des- 



AOOSTO 1686 117 

pacho otros 50 hombres de la mejor calidad y 30 indios, para examinar 
los parajes antiguos de Jerez, porque como allí se entiende pe-manecer 
los portugueses, es materia de mucho cuidado; y que aunque pudiera 
haber movido las fuerzas de esta provincia para desalojarlos fuera de- 
jarla sujeta á que los bárbaros la acabasen de destruir; pero si, como 
confía de Dios, se consigue castigarlos será preciso tratar de desalojar 
á los portugueses y quitarles el curso en la conquista de los indios que, 
según lo que ha llegado á entender, han sacado de los dominios de 
S. M. más de 300.OOO almas; que, siendo cierto, es muy para sentido. 
Termina diciendo que verá las noticias que le trae el Cabo que des- 
pachó, y conforme á ellas y las que adquiriere de los parajes que han 
escogido los portugueses para las conquistas de los indios; conseguido 
el castigo de los guaycurús, mbayás, etc., dará cuenta de ello. Repre- 
senta el empeño que ha contraído de 6.000 pesos, para cuya paga, so- 
corro de municiones y caballería, de que se halla muy falto, ha ocu- 
rrido al Virrey, y que no sufre dilación por el grave perjuicio que con 
ella se interpondrá. — Asunción del Paraguay, 29 de Julio de 1686. 

2 fs. — Original. —Em/>.: «Ayer se pusso en marcha - Term.: .^a V. Magd.^ — 

En pliego aparte se lee: «Llegó a la Sria. en 4 de Julio.— Junta a 25 de 7re. de 
687. — Juntesse con la otra carta de 19 de Julio». — (Rubricado.) -«El fiscal, en 
vista de todas estas representaciones y de el ynforme que de orden de el Con- 
sejo ha hecho el P. Diego Altamirano, dice: que respecto de que al tiempo que 
escriuieron estas vltimas cartas quedaua por hacer entrada a los yndios Guaycu- 
rús el gouernador, cuya resulta viniese en los pliegos de estos galeones; pide se 
les junten las nueuas representaciones que vinieren, o Ragon de que no bienen 
ningunas, para que con conocimiento de todo pueda pedir lo que cnmbenga so- 
bre la prosecución de esta guerra.- Md. y Nobe. 27 de 1691».— (Rubricado.) — 
<Cons.° a 5 de Xre. de 1691.— Como lo pide el Sr. fiscal». (Rubricado.) -No se 
halla que en los pliegos de estos Galeones ayan venido nueb;is representaciones 
sobre esto.— El fiscal, en vista de la nota de la Secretaria, dice que no auiendo 
venido en estos galeones la resulta de esta entrada, es precisso benga en los na- 
uios de Buenos ayres como viage de puerto mas próximo a estas provincias, Y 
asi suspende el responder hasta que, con vista de el último estado de este cas- 
tigo de yndios infieles, pueda con conocimiento de causa pedir lo que com- 
benga.- Md. y margo 9 de 1692». —(Rubricado). 

2.418. 1686— S- 26 l^—l-^ 

Carta del Gobernador del Paraguay, D. Fernando de Mendoza Mate 
de Luna, á S. M. — Refiere que en carta de 3 de Enero de 1 68 5 dio 



H8 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

cuenta de la atrocidad que los indios enemigos habían ejecutado en las 
muertes del Licenciado D. Pedro Ortiz de Zarate y Padre Juan de Sa- 
linas, que estaban entendiendo en su reducción, con cuya noticia había 
conseguido poner, en el término de veinticuatro horas, en marcha la 
gente bastante para ir al castigo de estos indios, si se les hallase; ex- 
presa, muy por menor lo sucedido, y que había dado cuenta al Vi- 
rrey del Perú, para que le ayudase con alguna porción de dinero, 
para bastimentos y demás cosas necesarias, por lo que instaba la bre- 
vedad y cortos medios con que se hallaba aquella provincia, para cuya 
facción nombró el Presidente de la Audiencia de los Charcas por Cabo 
principal á D, Antonio de Vera Mújica, y habiéndole entregado el man- 
do se dirigió al castigo de los indios del Chaco^ y en seis meses que se 
mantuvieron en el país lograron el tenue castigo de haberles quitado 
y muerto hasta 1 30 piezas de todas edades, con que se retiraron en 
tiempo que estaba prevenido el socorro, para que la falta de éste no le 
fuere disculpa á retroceder; y habiendo pasado á recibirlos á Esteco 
dio cuenta á los Superiores de todo, y se resolvió se volviese la gente á 
sus lugares y que los prisioneros quedasen en Esteco y las vacas y ca- 
ballos que sobraron se pusiesen en invernada, para que, no resultando 
la paz que habían ofrecido, saliendo de sus tierras á las nuestras, se pu- 
diese entrar otra vez al castigo. 

Dice que el Presidente, en la carta que remite, atropello su juris- 
dicción; pues siendo él el que tiene á su cuidado á Vera, y el que había 
de dar cuenta de todo lo que se hace cargo, era bien se atendiese á los 
inconvenientes que podía representar, para que la falta de reparo no 
diese lugar á algún inopinado golpe. Y conociendo su desgracia en la 
repugnancia trató de conformarse y poner hasta 50 hombres más de 
los que la plaza tenía, con algunos indios amigos, para defensa de algún 
atrevimiento de estos bárbaros, como sucedió el Viernes Santo, 12 de 
Abril, á las dos de la tarde, estando la gente en la iglesia para la pro- 
cesión, que entraron los enemigos en gran número, que tasadamente 
dieron lugar á los centinelas para que avisasen, pero con tal atropella- 
miento, que no dejó prevenir la defensa de haber muerto siete personas, 
en que recibieron considerable daño, y se retiraron sin llevar prisio- 
nero ninguno, sino sólo algunas cabalgaduras y haber quemado algunas 
estancias. 



AGOSTO 1686 119 

Que mandó gente á su alcance el Domingo de Pascua al amanecer, 
que fué luego que tuvo el aviso, pero no se pudo conseguir el toparlos, 
con que resguardó á Esteco y esperó á su sucesor, que á 1 1 de Mayo 
se recibió, y dio principio al reparo de amurallar el presidio y otras 
prevenciones que él representara á S. M. Que se le quitaron al enemigo 
360 cabalgaduras, desjarretándose innumerables. — Salta, 26 de Agosto 
de 1686. 

Original. — 6 fs. — Emp.: <Por carta de 2 de Henero » Term.: ^Rl. servicio;^. — 

En papel aparte, que sirve de carátula, se lee: «Rda. con los nauios de Buenos 
Ayres el año de 1687.— Consejo. —Conss." a 23 de julio 687. — Véalo el Sr. fiscal». 
(Rubricado.) - «El fiscal, en vista de esta carta, dice que respecto de constar de 
el testimonio que con ella se remite que de las Ynbasiones de estos indios dio 
quenta al Virrey Y que para las preuenciones de su oposición, Y defenssa de 
que no cometiesen otras, cometió las preuenciones al Pressidente de los Charcas, 
la secretaria ponga con este expediente lo que sobre esto vbieren escrito el Vi- 
rrei, Presidente de Charcas y el gouernador sucesor de este. — Md. y Agosto 1 3 
de 87>. — (Rubricado.) 

2.419. 1686-8—26 76—3—9 

Diligencias practicadas por el Gobernador D. Fernando de Mendoza 
Mate de Luna. — Para el cumplimiento de la Real Cédula de S. M., de 
13 de Enero de 168 1, en que hizo Junta en esta ciudad de San Felipe 
de Lerma, Valle de Salta, para resolver si convenía hacer la guerra 
ofensiva á los indios enemigos del Chaco ó dar lugar, con la entrada 
de los misioneros, á la predicación evangélica. 

A esta Junta asistió el Licenciado D. Pedro Ortiz de Zarate, cura y 
Vicario de la ciudad de Jujuy, quien ofreció entrar á las tierras de este 
enemigo y atraérselos por medio de la predicación, sobre cuyo par- 
ticular escribió á este Gobierno de Omaguaca, en 23 de Junio de 1682, 
pidiendo se le permitiese, dándosele por compañeros, algunos reli- 
giosos de la Compañía de Jesús. Consultó el Gobernador esta materia 
con el Obispo, D. fray Nicolás de Ulloa, y personas graves de ciencia 
y conciencia en la ciudad de Córdoba, de que resultó aceptársele á don 
Pedro Ortiz de Zarate lo prometido, concediéndosele todos los puntos 
y capítulos de su carta, y cumpliendo con lo ofrecido hizo un fuerte- 
cilio en tierras del enemigo, acompañado de los PP. Diego Ruiz y Juan 
de Salinas, religiosos misioneros de la Compañía de Jesús, á quienes 



120 PERÍODO OCTAVO 1683-I7O4 

nombró para este efecto el P. Provincial Tomás de Baeza, luegfo que por 
este Gobierno le fueron pedidos, á cuyas noticias los enemigos parece 
fueron saliendo á dicho fuertecillo, abrazando lo que se les propuso 
por D. Pedro Ortiz y el misionero, quienes no cesaron en los cariños, 
alhagos y dádivas que de continuo les hacían, de que resultó hallarse 
juntos en dicho paraje más de 400 indios. Y cuando se pensó tener ven- 
cida esta empresa se halló muerto á sus manos dicho D. Pedro Ortiz y 
el P. Juan de Salinas y 18 personas de las que les asistían, habiendo pre- 
cedido hasta entonces, según se ha conocido, con traición, queriendo 
seguir su idolatría y continuar en los robos, muertes y asaltos que de 
ordinario han hecho por los caminos reales, impidiéndoles en las ha- 
ciendas de los vecinos de esta provincia que lo dilatado del tiempo que 
ha se ejercitan en esta maldad tienen destruidos á estos vecinos. En 
cuya virtud, para que tengan el castigo que tan merecido se tienen, y 
que éste no permite dilación, ha resuelto entrar en persona á las tierras 
del dicho enemigo, para cuyo electo conviene se junte el mayor cuerpo 
de gente española é indios amigos por ser puerta de las ciudades de 
esta provincia y, en su conformidad, manda se ejecute la convocatoria 
en la manera siguiente: 

De la ciudad de Santiago del Estero han de salir todos los vecinos 
feudatarios, con sus armas y caballos, para 20 de Abril de 1684, con 
el avío necesario para la jornada, y á este tenor la ciudad de San Miguel 
de Tucumán y demás ciudades; hízose esta diligencia en San Felipe de 
Lerma, Valle de Salta, en I.** de Diciembre de 1683. Sigue una carta 
del Duque de la Palata al Sr. Gobernador, D. Fernando de Mendoza 
Mate de Luna, fecha en Lima á 5 de P'ebrero de 1684, en respuesta á 
la que le dirigió de 1 5 de Noviembre de 1 683, con noticia que le parti- 
cipaba de la atrocidad que han cometido los indios del Chaco, dando 
muerte al Licenciado D. Pedro Ortiz y al P. Juan de Salinas, con 18 
hombres que les asistían, y el cuidado en que se ha puesto esa frontera 
con unos enemigos á la vista tan atrevidos. Aprueba la aplicación de 
600 pesos de la sisa, para mantener alguna guarnición que defendiese 
la frontera, y que ha resuelto someter este negocio al Presidente de la 
Plata, á quien propondrá el Gobernador lo que se le ofrezca y ejecutará 
sus órdenes. 



Aaosto i6S6 121 

Sigue otra carta del Presidente de la Plata, D. Bartolomé González 
de Poveda, á dicho Gobernador de 1 6 de Marzo de IÓ84. Un manda- 
miento del Virrey del Perú, D. Melchor de Navarra Rocaful!, al Go- 
bernador D. Fernando de Mendoza Mate de Luna, en que, por haber 
entendido las atrocidades ejecutadas por los indios de la provincia del 
Chaco, tobas y mocovíes, que conñnan con Tucumán, de que se ha 
dado cuenta á S. M., quien ordena en las últimas Reales Cédulas que 
á todos los indios infieles se procure reducir por medios suaves, sin 
llegar á las armas hasta el último desempeño de la perversidad, y ha- 
llándose el Licenciado D. Pedro Ortiz de Zarate, con dos religiosos de 
la Compañía y otros hombres, entendiendo en la reducción de estos 
infieles, y ellos haberse venido con semblante de paz á reducirse al 
gremio de la iglesia, los dejaron descuidarse y dieron alevosa muerte á 
dicho Licenciado D. Pedro Ortiz de Zarate y al P. Juan de Salinas, re- 
ligioso de la Compañía, y hasta 1 8 hombres que tenían en su resguar- 
do; ha llegado el caso de usar del último medio y para que de una vez 
se dé providencia ha resuelto que se haga entrada con el mayor nú- 
mero de gente armada, españoles é indios amigos, por la provincia del 
Tucumán y la de Tarija, y encarga para esta jornada á D. Antonio de 
Vera Mújica, haciéndole merced del puesto de Maestre de campo ge- 
neral de toda la gente que pudiere juntarse de infantería y caballería, 
así de españoles como de indios. — Lima, 6 de Febrero de 16S4. 

Sigue otra carta del Presidente de la Plata, Dr. D. Bartolomé Gon- 
zález Poveda, de II de Enero de 1 686, respondiendo á la del Maestre 
de campo D. Antonio de Vera Mújica de 25 de Septiembre de 1685, 
en que le dice lo trabajado y sucedido en la última entrada á Río Gran- 
de, y cómo de ella había resultado ofrecer la paz algunos indios moco- 
víes y de otras naciones y cómo les había dicho que la respuesta de- 
pendía de la resolución del Presidente, y otras cosas que refiere á pro- 
pósito de esta jornada. — La fecha del testimonio es de la ciudad de 
Salta, en 2^ de Agosto de 1686. 

II ís., más 7 en blanco. ~5w/.: «Da Fernando de mendossa - Tenn.: «Sno. 

de su magd.» - (Rubricado.) 



I ¿2 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

2.420. 1686—9—3 76—2—22 

Razón de lo que se halla en orden á fortificar la boca del Rio Negro 
e isla de Maldonado en las provincias del Rio de la Plata. — En ella se 
refiere que con ocasión del Tratado de Portugal mandó S. M. á la Junta 
de guerra consultase si convendría fortificar Buenos y\ires ó mudarlo 
del pfuerto. La consulta se hizo en 1 68 1, refiriendo á S. M. todo lo que 
estaba dispuesto en cuanto á la fortificación y guarnición de aquel pre- 
sidio y los informes hechos, en especial uno que proponía se fabricase 
una fortificación capaz de defensa por sí para impedir la entrada á los 
bajeles enemigos y que no pasasen río arriba hasta Santa Fe y otros 
parajes distantes de allí lOO leguas, donde podían hostilizar y poblarse 
en algunos de ellos y aplicarse á la utilidad de las matanzas del infinito 
ganado silvestre que hay entre las riberas de los ríos Paraná y Negro, 
á cuya boca, no distando más de 25 leguas de Buenos Aires, no habían 
ido sus vecinos hasta ahora á hacer matanzas (aunque ya los ganados 
se habían retirado más de 40 ó 50 leguas), por hallarse sin embarca- 
ciones menores para transportar la corambre, y para embarazar que 
alguna nación ocupe la boca del río Negro y cortar el paso a que ni 
por los naturales ni por los extranjeros se puedan ejecutar los tratos 
ilícitos de bajar plata por aquel río, ni subir negros, que fué el princi- 
pal motivo que tuvieron los portugueses para poblar junto á las islas 
de San Gabriel, convendría hacer otra fortificación de españoles en la 
punta que va hacia tierra á la banda del Oeste, la entrada del río Ne- 
gro, en la de Paraná ó donde pareciese mejor, y con la comodidad de 
las muchas y buenas maderas que hay en aquellas riberas para fábrica 
de bajeles se podría establecer con la población una principal defensa 
para la entrada de ambos ríos y quietud de las reducciones, sin escrú- 
pulo del Tratado de Portugal, dejándola al arbitrio del Gobernador, 
disponiendo que los vecinos ayudasen al gasto para ejecutarlo con la 
brevedad posible. Para lo cual convendría también llevar algunas fa- 
milias de Canarias y seis culebrinas reales para guarnecer el castillo que 
se mandó fabricar en los frentes de los dos baluartes que habían de 
caer sobre la barranca de la ciudad. La remisión de las familias de Ca- 
narias no se verificó hasta ahora, por las razones que otras veces ha 
referido la Secretaría, que se reducen á haber respondido el Gober- 



iSÍÍTiEMBRB 1686 123 

nador de Canarias que se podrían aprestar 60 familias de á cinco per- 
sonas, que podría llevar un navio de 300 toneladas, si se aprestase en 
España embarcación para él transporte con las calidades que se hizo 
con las que fueron á Cumaná, y la Junta acordó se esperase á que vi- 
niesen los navios que se hallaban en Buenos Aires, ó que se pidiese 
nueva permisión para ir á aquel puerto. Y la hecha memoria cuando 
ae pidió la permisión en la Cámara, no se tomó resolución sobre este 
punto. 

Termina haciendo relación de la carta del Virrey á S. M. de 12 de 
Marzo de 1 68 5, sobre la otra carta y Memoria que le envió D. José 
Herrera y Sotomayor sobre la inconveniencia de consentir la permuta 
que intentan los portugueses de la colonia de San Gabriel por la isla 
de ^laldonado, por considerarlo ruinoso para Buenos Aires; y en 
acuerdo de Junta de guerra del Consejo, á 3 de Septiembre de 1686, 
se hizo llevar esta carta y resumen de lo tocante á la isla de San Ga- 
briel al Marqués de los Vélez, ejecutándose luego. 

Original.— 3 fs., más el de carátula. — Emp.: «Con ocasión » Term.: «se exe- 

cute luego». 

2.421. 168Ó— 9— 4 76—3-9 

Cuat?'o testimonios legalizados. — En orden á las diligencias practi- 
cadas por D. Tomás Félix de Argandoña, Gobernador del Tucumán, 
sobre la fortificación de Esteco y defensa contra las hostilidades de los 
mocobíes y otros indios infieles enemigos del Chaco. — Salta, 4 de Sep- 
tiembre de 1686. 

64 fs., más 2 en blanco, el primero y último en papel desello 4.°, un cuartillo, 

años 1682 y 83, habilitado hasta 1686. — Emp.: «En la Ciudad de Salta » 

Term.: «Seruicio de su magd.> — (Rubricado.) 

2.422. 1686—9—5 76—3—9 

Carta del Gobernador de Tucumán, D. Tomás de Argandoña, á S. M. 
Refiere entró en aquel Gobierno el día II de Mayo de 1686, y noti 
ciado de lo arriesgado que estaban cinco ciudades, por lo soberbios que 
se hallaban los indios fronterizos enemigos, quienes un mes antes, en 
número de 800, avanzaron á aquella ciudad, cuyo arrojo ejecutaron el 
Viernes Santo, con gran fortuna de los vecinos, de que no los hubieran 



124 PERÍODO OCTAVO 16S3-I704 

pasado á cuchillo, pues salieron á su opósito y hubo muchas muertes y 
heridos, por cuyos temores se hallaba aquella ciudad casi despoblada, 
y necesitaba que por algunos años se pusiesen lOO infantes de presidio, 
que se pudieran cercenar los 50 del de Buenos Aires y los otros 50 del 
de Chile, y remite testimonio de los autos sobre lo que ha obrado en 
el reparo de aquellas fronteras. — Esteco, 5 de Septiembre de 1686. 

Original. — 2 k. — Emp.: «doy cuenta » Ternt.: «de esta Proua.» — Al dorso se 

lee: «Rda. en los Nauios de Bus. ayres.— Junta. — Traese con esta la carta que 
escribió el obispo sobre esto. — Al Ror. lizdo. Vallejo». — (Rubricado.)— Junta a 
2 de 8re. de 1687. — Tráigalo vn Relor., poniéndose en ello qto. antes pa. liazer 
relacionen hallándose presente el Sr. Presste.» — (Rubricado.)— <Ses, S. E. — 
Jouenazo — Couian — Valdeguerrero —Villa Vmbrosa — fresno — Canalejas — Val- 
dés, — Apruébase a D. Thomas de Argandoña el celo con qe. a obrado en lo qe. 
refiere en esta carta y papeles que la acompañan, y lo acordado por Secretaria. 
Md. y Octe. 7 de 168S as. — Ldo. Vallejo*. — (Rubricado.) — En papel aparte se 
lee: «Junta a 7 de 8re. de 688. — Ror. Vallejo.— Respondasse al expediente di • 
diciendo al Gobernador de Tucuman se le den las gras. de lo q. hiua obrando, y 
q. respecto de estar tan distante Chile y ser también necesaria en Bs. ayres la 
gente que ay, no se puede asistirle con ninguna de aquellas partes, y que assi 
será bien acuda al Virrey del Perú para lo que necesitare. Y escriuasse al Virrey 
lo q. dho. Gour. propone y lo del benefi.° del Titulo, encargándose todo lo q. 
pueda ser mayor defensa y consuelo de aquella Prouincia, dando quenta de la 
prouidencia q. a ello diere y se le ofreciere en la materias-. — (Rubricado.) 



2.425. 1686— 9— 10 74—6—30 

Carta del Deán y Cabildo de la Asunción del Paraguay á S. M. — Da 
cuenta de que por muerte del Obispo Maestro, fray Faustino de Casas, 
ocurrida en la Asunción, á 2 de Agosto de este año, nombraron al 
Dr. D. José Bernardino Zerbín Deán de aquella iglesia, por su Provisor 
y Vicario general Sede Vacante, por continuar en él esta ocupación, 
en que el Obispo le tuvo ocupado con entera satisfacción. — Asunción 
del Paraguay, lo de Septiembre de 1686. 

I f." y el de carátula. — Original.— -£■;«/.; «El Dean...... Term.: «hasta su m.'<=j> — 

Al dorso se lee: «R.da en vn pliego que dio al S.or S.no el Procurador gen.' de la 
Compañía en 7 de Sept."^® de 688.— Cámara. — Tiene su Mg.d presentado para este 
Obpdo. del Paraguay al Maestro fray Sebastian de Pastrana, del orden de la 
Mrd.— Cam." a 24 de N.'« 688.— VistO!>.— (Rubricado.) 



SEPTIEMBRE 1^86 125 

2.424. 1686-9— 17 76-3—5 
Autos en testimonio. — Obrados en razón de la llegada de la gente lu« 

sitana á la tierra firme fronteriza de las islas de San Gabriel, ocho leguas 
distantes de la ciudad del puerto de Buenos Aires, para que, en con- 
formidad del Tratado provisional, se le restituya á dicha nación lusi- 
tana lo que se les aprehendió en el avance que por parte de esta pro- 
vincia se dio al General D. Manuel Lobo, de nación portugués, y su 
gente, en la ciudadela del Sacramento. Este testimonio es para remi- 
tirse, por parte del Sr. D. José Herrera y Sotomayor, Gobernador y Ca- 
pitán general de estas provincias del Río de la Plata, y dar cuenta del 
caso á S. M. y su Real Consejo de Indias en los presentes navios de re- 
gistro del Capitán D. Francisco de Retana Corregidor (rubricado). — 
Buenos Aires, 1/ de Septiembre de I686. 

88 fs., el primero de los cuales es de sello 4.", un cuartillo, años 1682 y 83, ha- 
bilitado hasta i6S6.—£m^.: «El Principe mi Sor.,...> Term.: <Sno. de su magd>. 

2.425. 1686-9-24 76 — 2—22 

Carta del Gobernador del Paraguay, D. Francisco de Monforte, 
á S. M. — Da cuenta de lo obrado en ofensa de los indios infieles de 
esta provincia después del suceso que tuvo la entrada de los 300 espa_ 
ñoles. Dice que los indios guerreros que quedaron de la Toldería que 
le destrozó recurrieron á las naciones amigas para que le socorriesen, 
y habiéndose unido para libertar las mujeres é hijos de los derrotados 
acometieron á los españoles tres veces, en días diferentes, quedando 
algunos de ellos muertos y muchos heridos, y continuando los espa- 
ñoles sus correrías hallaron un indio enemigo durmiendo, quien dijo 
dónde se hallaban los restantes, y habiendo ido á dicho paraje Fran- 
cisco de Avalos con 150 españoles, á media legua de él, le descubrió 
un centinela, y con su caballo fué á avisar á los suyos; con que se fugó 
la chusma y los indios guerreros hicieron cara, fiados en un monte muy 
espeso que tenían á sus espaldas y el río confuso; empero los espa- 
ñoles, siguiéndoles, mataron muchos y apresaron algunas indias y niños 
y los restantes se echaron al río, donde perecieron lo restante de la 
chusma y los indios guanas y sólo se escaparon los guaycurús y mba- 
yás. Que á consecuencia de las muchas lluvias tuvo que retirarse el 
mes de Agosto. 



126 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

Añade que los bárbaros pidieron la paz diversas veces, sin conce- 
dérsela, porque con ella han ejecutado en lo pasado las mayores malda- 
des contra esta provincia. Se apresaron 94 piezas, de las cuales murieron 
ocho criaturas, con el agua del bautismo, y las demás se repartieron, 
según el mérito de los soldados. Se apresó un español, de 14 años, 
que ha vivido doce entre los bárbaros; le ha agasajado y espera sea la 
ruina de los enemigos, porque sabe la tierra á palmos. Este ha dicho 
que vio á los portugueses en el paraje de Caaguazú, distante 80 leguas 
de la Asunción. — Asunción, 24 de Septiembre de 1686. 

2 fs. -Emp.: «Después > Term.: «a V. Magd.»— En papel aparte, que sirve 

de carátula, se lee: «Rda. en vn pliego que trujo al Sor. Srio. el Procurador 
gral. de la compañía en 14 de Agto. de 688». 

2.426. 1686--10— 23 76—3—8 

Testimonio de una información.^ Hecha por mandato del Alcalde or- 
dinario del puerto de Buenos Aires, D. Baltasar de Quintana Godoy, y 
ante el Escribano de S. M., Antonio de Quijano y Velasco, á pedi- 
mento, y conforme al interrogatorio de nueve preguntas, presentado 
por el P. Gregorio Cabral, de la Compañía de Jesús, Procurador ge- 
neral de las reducciones del Paraná y Uruguay, por lo que toca á los 
pueblos de Nuestra Señora de Fe, Santiago y San Ignacio, sobre el 
sumo trabajo de beneficiar la hierba; al cual, obligándoles, se remon- 
tarán, y que acuden en lo tocante al servicio del Rey; que actualmente 
hay 300 indios para la guerra hecha á los guaycurús; que con este tra- 
bajo se imposibilita la conversión de los infieles circunvecinos y la que 
se está haciendo en el Monday; que las tres doctrinas están 1 00 leguas 
de los hierbales, de malos caminos, y que se les dio palabra de no mi- 
tarlos. Como testigos jurados declaran en esta información el Capitán 
Juan Alonso de Avila, el Alférez Diego de Soto, los Capitanes D. Fran- 
cisco de Monje, Luis de Torres, Alonso Díaz de Ávila, Bartolomé de 
Vargas Machuca y Juan Vicente. -Buenos Aires, 23 de Octubre de 1686. 

Legalizada."- 14 fs., el primero y último en papel de sello 4.°, un cuartillo, años 

de 1682 y 83, habilitado hasta lii'&d . — Emp .: «El P.* Gregorio Cahral » 

Term.: «Scriu.° de Su Magd, » —(Rubricado.) 



MOVl£M»RS i6S6 127 

2.427. 1686-10—26 (?) 76-3-5 

Papel en que se representa que el difunto D. Manuel Lobo, siendo Go- 
bernador de Rio Janeiro, fué á fundar la Colonia del Sacramento, lle- 
vando consigo sus bienes, muebles por valor de más de ^0.000 petacas. — 
Que se hallaba casi moribundo, y con la extremaunción, cuando el 
Maestre de campo Antonio de Vera Mújica y sus castellanos la tomaron. 
Y siendo entrada la Colonia defendía el alojamiento de Lobo una esta- 
cada y un Capitán valeroso que allí peleó. En el estado en que estaba 
Lobo se levantó, y con la espada en la mano le asistió, arrimado á un 
criado, hasta caer en tierra con un paroxismo junto á los enemigos. Y 
llegando á él D. Antonio de Vera, ya rendida la Colonia y entrada la 
dicha estacada, hizo llevar á la cama á Lobo, entendiendo, por el mise- 
rable estado en que se halló, que allí expirara. 

Trató luego V^era de defender dicho alojamiento del Saco, diciendo 
que le pertenecía aquella hacienda, como Cabo de la empresa, y con 
este pretexto la mandó juntar toda y procuró todos los esclavos de 
Lobo, y recogiéndolos puso en guarda todo lo que era suyo. Después 
de lo cual fué á ver á Lobo á la cama, adonde lo había llevado sin sen- 
tidos, y habiendo ya vuelto en sí, aunque en el mismo estado, mori- 
bundo, le dijo que como aquella hacienda de su alojamiento le tocaba 
á él, por Cabo de aquella empresa, le hacía gracia de ella para valerse 
de la misma en aquella enfermedad, prisión y trabajo. De este lance 
avisó Vera al Gobernador Garro, el cual le aprobó, mas parece que fué 
para coger en su poder toda la dicha hacienda y pasarla escapada del 
saco de la Colonia hasta llegar á sus manos, y como la cogió se apo- 
deró y aprovechó de ella, tomando lo que le pareció y malbaratando 
lo que vendió, por menos de la mitad del justo precio, y aun así se hi- 
cieron en la venta 23.000 petacas, que se metieron en las arcas reales. 

Pídese la restitución de esta hacienda, tanto por el Tratado de paz 
cuanto por la palabr'a de D. Antonio de Vera Mújica dada á Lobo. 

Sin fecha. — Es simple copia. — 2 fs. — Emp.: «D. Maní. Lobo > Tenn.: «S. M. 

Cathca.» 

2.428. 1686— II— 2 ;6— 3—8 

Testimonio legalizado del traslado de una declaración de la Audiencia 
de Buenos Aires. —Dada en 23 de xAigosto de 1.668, de que no habrán 



128 PERÍODO OCTAVO (683-1704 

de encomendarse los indios itatines de los pueblos de Santiago de Caa- 
guazú y Nuestra Señora de Fe sin empadronarse para pagar tributo 
á S. M. Y de la orden dada por el Gobernador D. Felipe Rexe Gor- 
balán, en la ciudad de la Asunción, á 4 de Octubre de 1671, de que 
acudiesen á mingarse á la Asunción por sesenta días, con que ganarían 
para el tributo, y más siete pesos para vestirse ó disponer de ellos á 
su voluntad. Y después, por auto de 24 de Octubre de 1 67 1, dijo que, 
sin embargo de lo proveído, admitía el tributo que ofrecieron, 40 indios 
del pueblo de San Ignacio en lienzo. — Córdoba de Tucumán, 2 de No- 
viembre de 1686. 

Dio este traslado el Alférez real Juan de Liendo, á petición del P. Bartolomé 
Quintero. -5 fs., más el de carátula, el primero y último en papel de sello 3.2, un 

real, años de 1682 y 83, habilitado hasta 16S6. —EmJ>.: «El Padre Bartme » 

Term.: «tt.° Franco, de Salauerria>. — (Rubricado.) 

2.429. 1686 -I I- 2 ;6-3-8 

Testimonio legalizado de la Real Cédula de 2j de Febrero de lóji. — 
Para que se guarde la Provisión del Gobierno Superior de Lima, siendo 
Virrey el Conde de Chinchón, D. Luis Jerónimo Fernández Cabrera y 
Bobadilla, de 28 de Mayo de 1631 (l), sobre que no se pudiesen enco- 
mendar ningunos indios de los nuevamente convertidos ni de los que se 
fuesen convirtiendo, debiendo serlo solamente á la Real Corona. — Cór- 
doba, 2 de Noviembre de 1 686. 

4 fs., el primero y último de sello 3.°, un real, años de 1682 y 83, habilitado 
hasta ib%b.~Et}tp.: «Don Phelipe » Term.: «de arguello». —(Rubricado.) 

2.430. 1686-11 -2 ^ ;6— 3— 8 

Testimonio del traslado de una provisión del Conde de Chinchón, en 
funciones de Gobierno Superior de Lima. — Dada á instancia del Fiscal 
de S. M., de la Audiencia de los Reyes, el Licenciado Luis Enríquez, 
para que á los indios de las Reducciones de la Compañía de Jesús no 
se les encomiende en persona particular, aunque sean pasados los 
diez años, sino que se pongan en la Corona Real; su fecha en Lima, á 



(i) La fecha de esta Real Cédula de 23 de Febrero de 1631 debe estar errada, 
porque es anterior á la aprobación de la provisión en ella inserta, dada en Lima 
á 28 de Mayo del mismo año. 



NOVIEMBRE 1 686 129 

28 de Mayo de 1631. Y otra de la Audiencia de Charcas, á instancia 
del Padre Francisco Díaz Taño, de la Compañía de Jesús, para que se 
guarde la antecedente, y si algún particular tuviese que pedir acuda á 
ella; su fecha en la ciudad de la Plata, á 8 de Octubre de 1633. 

Este traslado se sacó de su original á petición del P. Bartomé Quintero, de la 
misma Compañía, por el Alférez real Juan de Liendo, en funciones de Alcalde 
ordinario de Córdoba de Tucumán, en ausencia del propietario, en la misma 
ciudad. — Córdoba, 2 de Noviembre de 1686. — Legalizado. — 6 fs., el primero y 
último de sello 3.°, un real, años de 1682 y 83, habilitado hasta i(>2>6.—Enip.: cEl 
Padre Barthome » Term.: «F. Martin de chanique». — (Rubricado.) 

2.431. 1686— II— 2 76—3-8 

Testimonio legalizado de la certificación ó declaración jurada del Padre 
Juan de Rojas, de la Compañía de Jesús. — De que el año 1 660, á fines 
de Noviembre, llegando él á ciertos negocios que comunicar con el Go- 
bernador, D. Alonso Sarmiento de Figueroa, á la ciudad de la Asun- 
ción; dicho Gobernador volvía del suceso de Arecaya, con su Cabo prin- 
cipal, el General Pedro de Gamarra y Mendoza; los cuales, y el Capitán 
Martín Duce de Sarate, y el Alférez Alonso Fernández Ruano ponde- 
rando la fidelidad con que los indios itatines de los dos pueblos, Nues- 
tra Señora de Fe y Santiago en el Caaguazu habían acudido á soco- 
rrerles en Arecaya; llana y sencillamente le refirieron, y con más indi- 
viduaciones el General Gamarra, que hallándose á deshoras de la noche 
en un cuerpo de guardia que formó en la Ramada, junto al Tambo ó 
casa donde vivía dicho Gobernador, de unos pocos soldados, pues el 
uno salió herido, el otro con un balazo en una medalla ó imagen de la 
Santísima Virgen, Reina y Señora Nuestra, que tenía al pecho, y le 
mostró el dicho escribano, Alfonso Fernández Ruano; reconoció que 
se abrasaba el pueblo por cuatro partes á un tiempo, y la casa donde 
vivía el GDbernador, á quien sacó del incendio, sin salvar más que un 
barrilito de pólvora; pusiéronse en dicho cuerpo de guardia para defen- 
derse del rebelde mulato mamaluco, que hacía resistencia con sus balas, 
y habiéndose asegurado en una iglesia se vieron allí muy apretados por 
cinco días, con muerte de uno ó dos soldados, que retirándose dicho 
mulato derribó. 

Y el último día vieron un indio escaramucear en la plaza, con una 
bandera blanca, y juzgando era que los enemigos cantaban victoria. 
Tomo iv. 9 



130 PERÍODO OCTAVO 1 683- 1 704 

con el socorro de más de 8oo indios infieles que esperaban, recono- 
cieron ser los indios itatines, enviados del Padre Lucas, Superior de 
dicha doctrina, que con corto aviso que tuvo se puso en camino con un 
Capitán y cacique principal y casi 300 indios y tan feliz suerte, que de- 
jando muchos infieles muertos en los bosques, donde habían llegado 
al socorro de los infieles, que se retiraban también, temerosos de ex- 
perimentar lo que sus aliados; sacaron de cuidado á dicho Gobernador 
y á su gente y á la provincia toda. — Colegio de Córdoba, 2 de Noviem- 
bre de 1686, 

2 fs. — Emp.: cEl Padre Juan de Rojas. ...> Tenn.: «Sebastian de arguello>. — 
(Rubricado.) 

2.432. 1686— 1 1 -2 • /6— 3— 8 

Testimonio de un auto del Gobernador, D. Felipe Rexe Gorbaldn, pro- 
veído en la ciudad de la Asunción en 2^ de Octubre de lóyi. — En que 
admite la paga de tributos del pueblo de Santiago de Caaguazu, en 
lienzos, y da espera, por diez meses, en atención á haberse mudado 
poco había de la provincia de Itatines á la del Paraguay. — Córdoba, 2 
de Noviembre de 16S6. 

Fué dado este traslado, á petición del P. Bartolomé Quintero, por el Alférez 
real Juan de Liendo, que ejercía la vara de Alcalde ordinario en ausencia del 

propietario. — Legalizado. — 2 fs. — E7np.: «El Padre Bartolomé » Term.: «Martin 

de Chaniquel». - (Rubricado.) 

2.433.' 168Ó-11— 2 76-3—8 

Testimonio de un traslado auténtico que en debida forma presentó el 
P. Bartolomé Quintero, de la Compañía de Jesús, — Para guarda del 
derecho de los indios, que la Compañía de Jesús administra por orden 
de S. M. en las provincias del Paraguay. Y es de una provisión, de 21 
de Junio de 1684, dada por D. García Sarmiento y Sotomayor, Conde 
de Salvatierra, Virrey del Perú, en que va inserta una Cédula y certi- 
ficación del modo con que se redujeron los indios sin armas, sólo por 
la predicación de los PP. de la Compañía de Jesús, y lo que han ser- 
vido contra portugueses, etc. —Córdoba del Tucumán, 2 de Noviembre 
de 168Ó. 



NOVIEMBRE 1 686 I3I 

8 fs., el primero y último en papel de sello 3.°, un real, años 1682 y 83, habi- 
litado hasta t686. — EmJ>.: «El Padre Bartholorae > Term.: «Franco de Salave- 

rria». — (Rubricado.) 

2.434. 1686— II— 8 70—3—8 

Autos en testimonio, obrados en razón de la Maloca, y castigo que en 
la campaña hizo el Capitán Jtian de San Martin. — 'En conformidad de 
la orden del Gobernador de Buenos Aires, D. José de Garro, remitido 
á S. M. y su Real Consejo de Indias, en cumplimiento de Real Cédula, 
despachada para el efecto. Empieza con la Real Cédula, fecha en Madrid 
á 24 de Noviembre de IÓ82, desaprobando el repartimiento que se hizo 
de los indios apresados entre los Oiiciales y soldados de la maloca, con 
obligación de doctrinarlos, y mandándole que los saque de su poder y 
los entreguen á los doctrineros.-— Sigue el obedecimiento de esta Cé- 
dula, dado en Blienos Aires, á 15 de Abril de 1684, por el Gobernador 
D. José de Herrera y Sotomayor (l); la petición del Procurador gene- 
ral de la ciudad, Juan Bautista Justiniano, haciendo presentes los insul- 
tos cometidos por los indios pampas y serranos, de veinte años á esta 
parte, suplicando su castigo; el decreto del Cabildo de la ciudad de 
Buenos Aires, de 26 de Agosto de 1680, proveyendo en acuerdo que 
dicho Procurador ocurra al Gobernador D. José de Garro; la petición 
de dicho Procurador á este Gobernador y el decreto del Sr. Garro man- 
dando publicar bando para que los vecinos, con sus armas y caballos, 
parezcan en la plaza pública y se reconozca, y se pase la gente que ha 
de salir al castigo de dichos indios; fué dado el bando á I.^ de Octubre 
del mismo año. 

Sigue una instrucción de lo que ha de observar el Capitán Juan de 
San Martín, como Cabo y Capitán de caballo de la gente que sale á 
correr la tierra al castigo de dichos indios, dada á 23 del mismo mes 
y año; nuevo bando del Gobernador, de 12 de Diciembre del mismo 
año, publicado en Buenos Aires; diligencias obradas en la campaña por 

(i) Existe en el mismo A. de I. 74 — 3 — 37 la minuta de esta Real Cédula al 
Gobernador de Buenos Aires en que se le da comisión para que los delatores 
de las cartas que se le remiten y el Protector de Indias justifiquen lo que refie- 
ren sobre los indios que pasó á cuchillo Juan de San Martín y sustancie la causa 

y remita los autos. — Sin fecha. 2 fs. — Emp.: «Alonso Guerrero de Ayala » 

Term.: «mi voluntad». -Al dorso se lee: «Visto». 



132 PERÍODO OCTAVO 1683-17O4 

Juan de San Martín con su gente; fusilamiento de 10 indios, á quienes 
se encontraron caballos hurtados; avance á los indios, con muerte de 
los de armas tomar, y cautividad de niños y mujeres; billete al Capitán 
Juan de San Martín para que repartiese los indios apresados, en con- 
formidad del cual se hizo la repartición, y á los soldados que no les 
cupo repartimiento de indios se les distribuyeron 1 8o caballos, cogidos 
á los enemigos. 

Termina con un auto del Gobernador D. José de Garro, aprobando 
las diligencias y repartición hechas por el Capitán Juan de San Martín, 
y una carta al Gobernador D. José de Herrera, dirigida por el Virrey, 
Arzobispo de Lima, sobre haber dispuesto el antecesor de dicho Go- 
bernador que D. Manuel Lobo se retirase á la ciudad de Córdoba, por 
no permitirle la salud pasar á Chile, lo cual desaprueba, manifestándole 
su parecer de que ínterin que mejora para conducirle á Chile, le tenga 
preso en el castillo de Buenos Aires hasta que S. M. determine otra cosa. 
Y por lo que mira á los dos religiosos jesuítas también convendrá te- 
nerlos en ese presidio, con mucha guarda y custodia, por el mismo 
perjuicio que se debe temer de que participarán todo cuanto enten- 
dieren. También le insinuó el antecesor de su merced se habían apli- 
cado unas piezas de indios gandules á las personas que ejecutaron la 
Maloca, y advierte que si no se les hubieren dado en encomienda no 
debe correr este repartimiento, porque el aplicarlos por esclavos es 
contra repetidas Cédulas de S. M.; fué fecha esta carta en Lima á l.° de 
Junio de i68l.Sigue el testimonio de estos autos, fechos en Buenos Aires 
á 2 de Enero de 1682, y el de su traslado en la misma ciudad á 8 de 
Noviembre de 1686. 

27 fs., más 3 en blanco y el de carátula, el primero y último de sello 4.", un 
cuartillo, años de 1682 y 83, habilitado hasta 1686. — Emp.: «El Rey. — Mi Gouer- 
nador » Term.: «SSno. de su magd.» — (Rubricado.) 

2.435. 1686— II — 13 74—6—50 

Carta del Deán, D. José de Bustamante y Albornoz, á S. M. — Avisa 
estar ya terminada y estrenada la iglesia catedral de Santiago del Estero 
y dedicada el 27 de Octubre de l68ó, la cual puede servir en Sevilla 
de buena, muy ancha, grande y fuerte, cuya fábrica acabó D. Fran- 
cesco de Luna y Cárdenas, su sobrino, á quien ayudó, en lo que su 



• NOVIEMBRE 1 686 1 33 

caudal pudo alcanzar. Da cuenta asimismo de la muerte del Obispo, 
D. Fray Nicolás de Ulloa, y lo poco ó nada que se halló en su poder. Y 
suplica que por lo que ha servido á S. M. durante veinticuatro años, de 
cura en propiedad, y catorce años en el Deanato; le haga merced de un 
Obispado. Pide también se premie á dicho D. Francisco de Luna y Cár- 
denas por hallarse pobre y con dos hijas. — 1 3 de Noviembre de 1686. 
2 fs. — Original. — Ernp.: «Por ser forgosa » Term.: «raras». 

2.436. 1686— II— 19 76—2—22 

Carta del Gobernador de Buenos Aires ^ D. José de Herrera y Soto- 
mayor, á S. M. — Da cuenta de haber recibido la Cédula de 19 de Mayo 
de 1682 en 30 de Enero de 1684, en la cual se le notició y previno la 
población que se había de hacer en la boca del Río Negro de aquel dis- 
trito, y satisface á todo con la copia de carta adjunta, que escribió al 
Virrey del Perú, en 20 de Febrero de dicho año, en respuesta de un 
papel que de su orden escribió al Virrey, Duque de la Palata, el Doctor 
D. Juan Ramón, cuya copia remite, sobre hacer una población en la isla 
de Martín García, que le remitió en dicha ocasión, y dice no tiene que 
añadir, sobre el contexto de dicho Real Despacho, más de corroborar 
la citada copia de carta que escribió al Virrey, que mandará S. M. se 
vea. — Buenos Aires, 19 de Noviembre de 1686. 

Original. — 2 ís. — Emp.: ^YX áia 30 > Term.: «esperanza alguna.»— Al dorso 

se lee: «Rdo. en 21 de Mayo de 687 con los Navios de Buenos ayres>. 

2.437. 1686— II — 23 76—3 — 5 

Carta de D. José de Herrera^ que está sirviendo el Gobierno de Bue- 
nos Aires. — Dice que en cumplimiento de lo mandado por un dupli- 
cado de Cédula, expedida el año de 1685, que le presentó el Cabildo, 
justicia y regimiento de aquella ciudad, cometida al Virrey del Perú, 
tocante á que se suspenda la cobranza de los nuevos impuestos que es- 
taban aplicados para la fábrica del fuerte de San Sebastián; queda eje- 
cutado, según y en la forma que S. M. tiene mandado. — Buenos Aires, 
23 de Noviembre de 1686. 

Original.— I f.°, más el de carátula. — Emp.: «En carta de 23 > Term.: «de 

sus necessidades>. — Al dorso se lee: «Rda. en 21 de Mayo de 87 con los nauios 
de bs. Ays.» 



134 PERfODO OCTAVO 1683-1704 

2.43S. 1686 -11 — 23 76—3—5 

Carta de D. José de Herrera, que está sirviendo el Gobierno de Bue- 
nos Aires, á S. M. — Refiere que en carta de esta fecha da cuenta de 
los inconvenientes que se han ofrecido en esta provincia para no haber 
puesto en ejecución, como se mandó, la continuación de la fábrica de 
la fortaleza, que se empezó á hacer en el sitio de San Sebastián, de aque- 
lla ciudad; y que sin más desembolso que el que se hace todos los años 
con aquel presidio se puede conseguir, en cinco ó seis, la fábrica de este 
fuerte, á pesar de haberse mandado quitar los impuestos que estaban 
señalados para este gasto. — Buenos Aires, 23 de Noviembre de IÓ86. 

Original. — 2 i%.~-Emp.: «En carta de la fecha de esta > Term,: <estas Pro- 

vas.>- En papel aparte, que sirve de carátula, se lee: «Rda. en 15 de Mayo de 
87 con los nauios de Bs. ayres.— Dupdo. cuyo principal no se ha recibido, ni la 
carta que cita, llegó en la misa, ocasión el principal y viene dentro. — Junta a 16 
de Setre. 687. — Tráigalo vn Ror.> — (Rubricado.) — «Toca por dependencia a don 
Juan Vallejo.— E. S. — Granja -Brenes—Jovenazo— Villa Umbrosa— Fresno — Val- 
dés — Veytia. — Este expediente se trayga quando el Sr. Marqs. se halle en la 
Junta.— Md. y Ottre de 1687 as. — Ldo. Vallejo». — (Hay dos rúbricas.) — «E. S. los 
dearriua.— Lo acordado por secretaria. — Md. y Noure. 25 de 1687.— Ldo. Va- 
llejo».— (Hay dos rúbricas.) 

2.439. 1686— 12-4 76—3—5 

Carta del Gobernador de Buenos Aires, D. José de Herrera y Soto- 
mayor, á S. M. — En que da cuenta de haber concluido con la resti- 
tución de pertrechos, artillería y demás cosas que se había mandado 
hacer á la Corona de Portugal, en virtud del Tratado provisional, de las 
que se le habían cogido en la colonia del Sacramento por su antecesor; 
y remite testimonio de los autos y diligencias que se causaron sobre la 
entrega y restitución referida. — Buenos Aires, 4 de Diciembre de 1686. 

Original. — 2 fs. — Emp.: «En carta de 26 > Te/-?n.: «a V. M.» —Al dorso se lee: 

«Rda. en 21 de Mayo de 87 con los navios de Bs. Ayres.— Conss.°—Conss.° a 7 
de Junio 1687. — Véalo todo el Sr. fiscal». — (Rubricado.) — «El fiscal, en vista de 
esta carta y el testim.° de auttos que la acompañan, en que se expresan las dili- 
gencias que se ejecutaron en la Restitución de la colonia de el Sacramento, ar- 
mas, municiones y demás géneros que se higo a Portugueses en fuerga de los 
Tratados Provisionales, dice que en ragon de su contenido no se le ofrece reparo 
alguno, pues parece hauerse ejecutado con todas las precauciones necesarias y 
se debe aprobar lo contenido en estos auttos, — y aunque por parte de Vasallos 
de la Corona se han ejecutado y ejecutan con toda puntualidad los tratados pro- 



DICIEMBRE 1686 135 

bisionales -por la de portugueses ay noticias y aun autos en el Conss.° que no 
ay capitulo alguno que no se aya contrabenido; extendiendo aquella población a 
fortificación muy regular, teniendo en ella almacenes de géneros y mercaderías, 
y reservando acaso sus designios perjudicialisimos a la Corona, a que se debe 
ocurrir con aquella prontitud que piden los Negocios de esta Gfauedad; y sobre 
que tiene entendido el fiscal se están preuiniendo los medios mas eficaces para 
que no pase adelante la osadia de portugueses, y sobre que recarga el fiscal la 
consideración. — El Cons.° proueera en todo lo conueniente.- Madrid y Septiem- 
bre 26 de 1696». - (Rubricado.) — «Conss.° 28 de yre. 1696.— Vista por ahora y 
póngase este expediente con el que trata de la restittucion de los Bienes del 
Gouor. del Rio Geneiro». — (Rubricado.) 

2.440. 1686 -12— 4 7Ó— 2 — 22 

Carta del Gobernador de Buenos Aires, D. José de Herrera y Soto- 
mayor, á S. M. — Satisface á la Cédula de 19 de Octubre de 1683, en 
que se le manda esté á la mira por si portugueses añaden alguna forti- 
ficación en la colonia del Sacramento. Refiere que en 29 de Julio dio 
cuenta del estado de aquella población, y que habrá un mes que lle- 
garon á ella dos fragataSj una de 30 cañones y otra de 24, despachadas 
con víveres, y para efecto de correr la costa, desde el Río Janeiro hasta 
dicha colonia, por las hostilidades que los ingleses habían ejecutado en 
ella, y que en las costas del Brasil había otras dos fragatas, de á 50 piezas, 
para corsear desde Río Janeiro hasta la bahía de Todos Santos; con que 
se debe tener por asegurada allí su persistencia, que será perjudicial á 
este puerto, tanto si ocupan otro cualquier sitio, ya en la costa Norte 
del Río, ya tierra adentro; de donde, con el tiempo, puede suceder se 
hagan dueños de las Misiones de la Compañía de Jesús, y aun de la pro- 
vincia del Paraguay, porque por la comunicación que pueden tener con 
los indios instables de número tan crecido, é hijos de la novedad, se 
debe cautelar cualquier recelo. — Buenos Aires, 4 de Diciembre de 1686. 

Original. — 2 fs. — Emp.: tEn despacho > Term.: «mor. serui.°»— Al dorso se 

lee: «Rda. en 21 de Mayo de 687 con los navios de Buenos ayres. —Cíj^jj." — 
Conss." a 7 de Junio 687. — Passe esta carta al Sr. Dn. Luis Cerdeño para q. con 
el contenido desta carta y lo que pocos dias antes se discurrió en el Consejo se 
haga Consta, a su Mgd.» — (Rubricado.) 

2.441. ;686-i2-5 76-3—9 

Carta del Gobernador de Biieyíos Aires, D. José de Hetrera, á S. M. 
Da cuenta del recibo de dos Reales Despachos, de 21 de Mayo de 1 68 4 



1 3 6 PERÍODO O CTA VO 1 683 - 1 7 04 

y 15 de Agosto de 1685, en que se le encargó la reducción de los indios 
pampas de aquella jurisdicción, y refiere lo que sobre el particular ha 
obrado desde que el Gobierno ha estado á su cargo. Dice que estos in- 
dios no tienen en lo racional más que el aspecto de hombres, y en lo 
demás no se diferencian de los brutos; que salen á los caminos que hay 
en las desiertas campañas de Buenos Aires, á las de Mendoza y Córdo- 
ba, y que para el trabajo son inútiles y de ningún provecho por su gran 
flojedad: que determinó hacerles una maloca, para ponerles en algún 
temor, despachando las compañías de caballo de esta guarnición, que 
dieron con unas tolderías y cogieron hasta 200 de todas edades y 
sexos, y con parecer del Obispo y Cabildo de la ciudad los transmutó 
á la otra banda del Paraná, donde está la reducción de Santo Domingo 
Soriano y donde se habían puesto otros en tiempo de D. José Garro, y 
que habiéndoles tenido en dicho pueblo más de tres meses, con un Cabo 
y 1 5 soldados, una noche tempestuosa pegaron fuego al rancho, donde 
asistían el Cabo y gente de guardia, que era de paja, por tres partes, y 
los degollaron, sin que se escapasen más que tres de ellos; y al Corre- 
gidor del pueblo, que se hallaba vaqueando en la campaña con algunos 
indios chañas; haciendo otros insultos y robando los ornamentos de la 
iglesia; y á no haberse escapado el religioso con alguna chusma le hu- 
bieran también muerto. Añade que los charrúas, con noticia que se les 
dio del caso, los habían alcanzado y muerto y cautivado toda la chus- 
ma. Que tiene por imposible reducirlos, menos que á fuerza de armas, 
por las razones y motivos que da para ello, y remite las diligencias de 
lo que en todo se ha obrado por su parte. — Buenos Aires, 5 de Diciem- 
bre de 1686. 

Original.— 5 ís.—Emp.: «Por dos Rs. zedulas » Term,: «Y hiciessen a el>.— 

Al dorso se lee: «Rda. en 21 de Mayo de 87 con los nauios de aql. Puerto. — 
Conss.°— Están en poder del Sr. fiscal los paps. desta materia.— Conss.° a 6 de 
Junio 687. — Passe al Sr. fiscal». — (Rubricado.) 

2.442. 1686— 12— 9 75—6—13 

Carta de los Oficiales reales de Buenos Aires. — Dando cuenta á S. M. 
de haber fallecido el 2 de Agosto de este año el Obispo del Paraguay, 
D. Fray Faustino de Casas, y dado las órdenes necesarias para el cobro 
de su vacante. — Buenos Aires, 9 de Diciembre de 1686. 

Original. — i f.° y el de carátula. — Emp.: «Por auto » Term.: «obligación». 



DICIEMBRE 1686 137 

2.443. 1686— 12 — 10 76—2—22 

Carta del Gobernador de Buenos Aires, D. y osé de Herrera y Soio- 
mayor, á S. M. — Satisface á la noticia que se le dio, por Cédula de 5 
de Diciembre de 1 684, de que por la vía de Lisboa se habían sabido 
los insultos continuados que cometieron en las costas del Brasil tres fra- 
gatas francesas. Dice que eran inglesas, tripuladas con individuos de 
otras naciones, y tiene por cierto que son las que andan en las costas 
del mar del Sur pirateando. Que juntamente se le previene en dicha 
Cédula, que si los portugueses soltaren la colonia la ocupe luego, y pon- 
ga en defensa, lo cual, si llegare el caso, ejecutará con todo cuidado y 
secreto, y vuelve á insinuar el perjuicio que se sigue á aquellos Reinos 
de que esta nación ocupe aquel paraje. — Buenos Aires, 10 de Diciem- 
bre de 1686. 

Original, — 2 fs. — Emp.\ «En estos nauios » Term.: «en este Rey no».— Al 

dorso se lee: «Rda. en 21 de Mayo de 687 con los nauios de Bus. ayres>. 

2.444. 1686-12— 10* 76—3—8 

Carta del Gobernador de Buenos Aires ^ D. José de Herrera, á S. M. 
Dice que en cumplimiento de lo que se le ordenó, por Cédula de 24 de 
Noviembre de 1682, remite los autos que su antecesor obró sobre el 
repartimiento que había hecho de 60 piezas de indios de todos sexos, 
entre los soldados y vecinos de aquel puerto, de los cogidos en la ma- 
loca que Juan de San Martín hizo el año de 1680, y que de todos estos 
60 no ha quedado indio alguno, por haberse huido unos á sus tierras, 
y muerto otros. — Buenos Aires, 10 de Diciembre de 1686. 

Original. — 2 fs. — Emp.: <Por Rl. Zedula » Term.: «el particular». — Al dorso 

se lee. «Rda. en 21 de Mayo 687 con los nauios de Bs. ayres. — Conss.° — Yndios 
pampas. — Conss.° a 31 de Mayo 687.— Al Sr. fiscal con lo determinado y orde- 
nado en esto>. — (Rubricado.) — Al principio del testimonio viene inserta la Cé- 
dula. — «El fiscal a uisto esta cédula Y testimonio, Y como quiera que en la ce- 
dula se reuoco el repartimiento que de estos Yndios higo Don Josseph Garro y 
que se entregassen a los doctrineros, Y que la prouidencia que restaua era sauer 
si se aula executado, refiriendo este gouernador que no a quedado ninguno por 
la fuga de unos y muerte de otros, no ay prouidencia que añadir, sí solo mandar 
que con ningún motivo se hagan semejantes repartimientos; y que los indios 
gentiles que por cualquier accidente se apresaren se entreguen a los doctrine- 
ros, para que vsando todos los medios de suabidad los instruyan en nuestra 
sancta fee, guardando en todo la disposición de las leyes que hablan en rragon 



138 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

de el buen tratamiento de los indios. — Md. y Octubre 3 de 1690».— (Rubricado.) 
<Su exa. y Sres. Va. Umbrosa— Canalejas— Cerdeño — Cifuentes.— Como lo dice 
el Sor. fiscal en esta Respuesta. — Md. yocttre. 23 de 1690.— Ldo. Zeuallos». — (Ru- 
bricado.)— (Hay otra rúbrica.) «Conss.° a 8 de Dre. 690. — Tráigalo qto. antes 
vn Ror.»— (Rubricado.) - «Al Ror. Uzdo. Cevallos». — (Rubricado.) — En el mis- 
mo A. de I. 74 — 3 — 36 se halla la minuta del Real Despacho al Gobernador de 
Buenos Aires, en que se le ordena que los indios gentiles que se apresaren se 
entreguen, no á los soldados y vecinos, como lo hizo D. José Garro con 60 pie- 
zas de ellos, sino á los doctrineros, para que los instruyan en nuestra santa fe, 
guardando las leyes de su buen tratamiento. — Sin fecha. — 2 fs. — Emp,: «En carta 

del año pasado de 10 de Diciembre de 1686 » Term.: «espezial cuidado». — Al 

dorso se lee: «Visto». 

2.445. 1686— 12— 10 76—3—9 

Carta del Gobernador de Buenos Aires, D. José de Herrera y Soto- 
mayor, á S. M. — Dice que tiene dado cuenta con autos, en carta de 5 
del corriente, del estado en que se hallan los indios pampas, y de lo 
obrado por su parte, tocante á su reducción; y ahora la da de haberse 
ejecutado la sentencia de horca que pronunció contra tres de ellos, que 
fueron cómplices en la muerte que dieron á los españoles, que les había 
puesto de guarda en la reducción de Santo Domingo Soriano, y que lo 
mismo se ejecutará con otros tres indios que tiene presos en la ciudad 
de Santa Fe, y que á los demás los mataron luego los charrúas amigos. 
Buenos Aires y Diciembre lO de 1686. 

Original. — i f.°, más el de cavá.i\úd..—Emp.: «En carta de 5 del corrte » 

Term.: «de ms. muertes>. — Al dorso se lee: «Rda. en 21 de Mayo de 687 con los 
nauios de aql. Pto.» 

2.446. 1686— 12— 14 76-3—9 

Autos en testimonio, obrados por el Gobernador y Capitán general del 
puerto de Buenos Aires, provincia del Rio de la Plata, D. José de He- 
rrera y Sotomayor. — En razón de las muertes que hicieron los indios 
indómitos é infieles de nación, serranos y pampas, sujetos al dominio 
de sus dos caciques, nombrados Sacaperu y D. Ignacio, á los soldados 
de la gente pagada de este presidio, cuyo Cabo era el Capitán Juan Ma- 
teo de Arregui. Estos autos fueron remitidos por dicho Gobernador á 
S. M. y su Real Consejo de Indias. — Buenos Aires, 14 de Diciembre 
de 1686. 



FEBRERO 1687 1*39 

117 fs., más el de carátula y uno en blanco que sirve de cubierta; el primer 
folio es de pnpel de sello 4.°, un cuartillo, años 1682 y 83, liabilitado hasta 1686. 
Emp.: <En la ciud. de la Trind » Term.: «SSno. de gouon.» 

2.447. 168; — 2 — 2 120—4—3 

Real Cédula al Arzobispo de los Charcas, D. Bartolomé González Po- 
veda. — Dánsele gracias por el cuidado que puso en disponer la reinte- 
gración del derecho de Cobos á la Real Hacienda.— Madrid, 2 de Fe- 
brero de 1687. • 

Sigue la firma de S. M. y la dé su Secretario D. Francisco de Amolaz; señalada 
del Consejo,— Es copia del tomo Vil, encuadernado en pergamino, 0,312 x 0,216, 
de oficio, Charcas, desde 3 de Junio de 1686 hasta 22 de Marzo de 1697.— Sin 
foliar. -Emp.: «Mui Rdo » Term.: «del Conss.°> 

2.448. 1687—2—7 74—6—45 

Poder conferido por el Arzobispo de los Charcas al General D. Tomás 
Marín de Pobeda, electo Gobernador y Capitán general del reino de Chile, 
y Presidente de la Real Audiencia de la Plata, y á D. Antonio Marin 
Pobeda, jus sobrinos, residentes en Madrid, para que, en nombre de su 
señoría, parezcan ante S, M., en su Real Consejo de Indias. — Piden 
sea servido de confirmar el auto proveído por el Virrey, para que en la 
Real Universidad de la Plata, en la Facultad de Cánones, se confieran 
todos los grados según y como se confieren en la de Sagrada Teolo- 
gía.— Plata, 7 de Febrero de 1687. 

Testimonio legalizado. — 2 fs. en sello 2.", de 6 reales, de 1667 y 68, valede- 
ros en Potosí para los años de 7687 á 1690. — Emp.: <En la ciudad de > 

Term.: «Antt." Domínguez, escru." de su Mag.d» — (Signado y rubricado de su 
mano.) 

2.449. 1687—2—7 74—6—45 

Testimonio legalizado. — Sobre la fundación de la Universidad en el 
colegio de la Compañía de Jesús, de la ciudad de la Plata, que Juan 
Bernardo de Aguilar hizo al P. Rector de la misma, Ignacio de Peralta, 
de un auto proveído por los Sres. Presidente y Oidores de la Real Au- 
diencia de Lima, que por voto consultivo mandó llevar al Real Acuerdo 
el Virrey, Duque de la Palata, en razón de que el P. Rector de dicha 
Universidad pueda en ella hacer el examen de los que se hubieren de 
frraduar en la Facultad de Cánones y Leyes; y en conferir los grados 



140 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

mayores y menores se guarde la forma que se ha tenido. Dijo el Padre 
que obedecía, aunque tiene interpuesta súplica, al Consejo, por parte 
de la religión, pues tiene averiguado que los estudiantes de Cánones no 
podrán hacer comprobación verdadera, por lo poco que han cursado y 
lo mucho que aun los Maestros de dicha Facultad han faltado al tiempo 
necesario de la lectura, que son el Catedrático de Vísperas de Cánones 
y el de Instituta. — Plata, 7 de Febrero de 1687. 

2 fs. en papel de sello 2.°, de 6 reales, de 1667 y 68, habilitado en Potosí para 

los años 1687 y 1690. -Emp.: «Yo Juan Bernardo » Term.: «Salu.o"^ Gómez del 

Pozo, escru,° de su Mag.d» — (Signado y rubricado.) 

2.450. 1687—2—23 120—4—3 

Real Cédula al Presidente de la Audiencia de los Charcas. — En res- 
puesta de la carta que escribió en 14 de Julio de 1684, satisfaciendo á 
la Cédula en que se le mandaba inquirir el estado de los indios cal- 
chaquíes y en que decía el Presidente que los más de ellos, juntos con 
los mocobíes y otros ofendidos de la desmembración que de ellos se 
hizo cuando se redujeron, se volvieron á su retiro, desde donde habían 
hecho muchos daños, y últimamente mataron á D. Pedro Ortiz de Za- 
rate, Cura de Jujuy, un religioso de la Compañía y otras 20 personas 
que entraron á reducirlos, y que el Maestre de campo, D. Antonio de 
Vera Mújica, había sido nombrado para castigarlos, y para que entrase 
por la parte de Tarija lo fué el Maestre de campo, D. Diego Porcel de 
Pineda; y vista la carta del Virrey, de 24 de Marzo de 1685 sobre lo 
mismo, S. M. espera las demás noticias del estado que tuviere esta ma- 
teria.— Madrid, 23 de Febrero de 1687. 

Sigue la firma de S. M., con la de su Secretario D. Francisco de Amolaz.- Es 
copia del tomo VII, encuadernado en pergamino, 0,312 X 0,216, de oficio Charcas, 
desde 3 de Junio de i686 hasta 22 de Marzo de 1697.— Sin foliar. — Emp.: «Pres.^* 
de mi Audi.* » Term.: «del Conss.''» 

2.451. 1687— 2-2S 74—3—39 

Memorial del P. Diego Altamirano á S. M— Suplicando, en virtud 
de las razones que alega, se le conceda licencia para que se compren 
473 bocas de fuego, mitad para caballería y mitad para infantería, y 
que se lleven en los primeros navios de Buenos Aires, para la defensa 



MARZO 1687 141 

de las doctrinas del Paraguay, contra las invasiones de los portugueses 
mamalucos. 

2 fs. en 8."— Sin fecha. — Original. — Emp.i «Diego Altamirano » Tertn.: »En 

aquellas provincias».— Al dorso está el acordado de la Junta del Consejo de 25 
de Febrero de 1687, en conformidad de lo que se pide. — Sello 4.", de oficio. 

2.452. 1687—3—4 74-3-30 y 74—3—33 
yunta de Guerra de Indias. — Da cuenta á S. M. de lo que ha repre- 
sentado el Procurador de la Compañía de Jesús de Indias, Diego Alta- 
mirano, sobre la falta de bocas de fuego que hay en las doctrinas del 
Paraguay, y que no se entregaron en Sevilla las 473 que se mandó, las 
cuales ofrece comprarlas la Religión, dándole V. M. licencia para ello, 
y que se lleven en los navios de Buenos Aires, y la Junta no halla in- 
conveniente en que S. M. se lo conceda. — Madrid, 4 de Marzo de 1687. 

Hay cuatro rúbricas. — Original. -^2 fs. — Emp.: «Diego Altamirano » 

Term.: «por la parte donde toca>. — Al dorso se lee: «Acordada en 25 de Febre- 
ro.— Como parece y asi lo he mandado». — (Rubricado.) — «Fecho. — Publicóse en 
II del mismo.— Don Francisco de Amolaz». 

2.453. 1687— 3-12 '74—3—39 
Carta de D. Agustín Arce de la Concha, Gobernador de Santa Cruz 

de la Sierra, á S. M. — Da cuenta de haber sido recibido en aquel Go- 
bierno el día 23 de Agosto de 1687. Refiere lo que ha reconocido 
de sus habitadores, y que su antecesor representó la conveniencia de 
fundar en la ciudad de San Lorenzo un presidio de 50 hombres, el cual 
cree muy necesario, por las razones que alega: Que visitó los indios 
chiriguanas y persuadió á que se redujesen más de 300, ofreciéndose 
apadrinarlos en su bautismo con la nobleza de aquella ciudad, y en este 
caso se lograría una insigne misión; porque con este ej'emplar á la vista 
no hay duda que se reducirían infinidad de pueblos, situados á la otra 
banda, hasta la frontera y Tarija. Añade lo que se le ofrece, en orden 
á otras reducciones, y el descaecimiento á que han venido los efectos 
de aquella provincia, por cuya causa suplica se le consigne en la Caja 
de Potosí, donde está asignado el demás sueldo, los 3.000 pesos ensa- 
yados con la ayuda de costas. — San Lorenzo, á 12 de Marzo de 1687. 
Original. — Autógrafo. — 3 fs. —Emp.: «Doi cuenta »— Al dorso se lee: «Reci- 



l42 tERÍODO OCTAVO 1683-1704 

bida en vn pliego que trujo al Sr. Secretario el Procurador general de la Compa- 
ñía en 14 de Agosto de 1688. — (Siguen las decisiones de la Cámara. 



2.454. 1687—3 — 15 7Ó— 2— 22 

Copia de carta del Gobernador del Paraguay, D. Francisco Monforte, 
al Duque de la Palata. - Sobre haberse situado los portugueses en los 
campos donde estuvo la ciudad de Jerez, y pide socorro de dinero para 
desalojarlos y pagar las deudas contraídas en las guerras pasadas contra 
los infieles enemigos. — Asunción del Paraguay, 15 de Marzo de 1687. 

I f.", más otro en blanco. — Emp.: «En cartas de » Tertn.: «Joseph Bernal» 

(con su rúbrica). 

2.455. 1687 — 3— is 76—2—22 

Carta del Gobernador del Paraguay, D. Francisco Monforte, d S. M. 
Satisface al cargo que se le hizo en un despacho, sobre no haber dado 
cuenta de una nueva población, que se entendió hicieron los portugue- 
ses en la vecindad de aquella ciudad, y dice lo que se le ofrece, cerca 
de lo que mencionaba el referido despacho, sobre lo que D. Juan Díaz 
de Andino, su antecesor, había representado tocante al estado y dispo- 
siciones de aquella provincia. Da cuenta de las hostilidades que antes 
que él llegase ejecutaron en ella los enemigos, de lo que él obró, luego 
que tomó posesión, enviando á los campos de Jerez 50 españoles, para 
saber si permanecían en ellos los portugueses, remitiéndose en esto á 
los autos que envía, por copia, con la declaración de un indio, que 
comprende la noticia de las muchas vacas que hay cerca de los campos 
de Jerez, en que habitan los portugueses enemigos, y discurre sobre el 
riesgo y daños que pueden ocasionarse de su permanencia en aquellos 
parajes y de la forma en que marchará á desalojarlos, luego que el 
Virrey le socorra con los medios que le ha pedido. 

Propone, para el logro de las conveniencias que seguirán al servicio 
de S. M., el que mande formar un presidio de 250 hombres en el sitio 
en que estuvo la ciudad de Jerez, señalándoles sueldo competente. Da 
cuenta de las municiones que pidió al Gobernador de Buenos Aires, de 
las que ofreció remitiría, y del donativo de 600 caballerías, con que 
sirvieron á S. M. los Padres de la Compañía de Jesús, para hacer la 



MARZO 16S7 t43 

guerra al enemigo, representando la fineza y celo de estos religiosos al 
Real servicio. — Paraguay, 1 5 de Marzo de 1687. 

Original. — 4 f s , más el de carátula. —^w/.; «En despacho > Term.: «en 

esta».— Al dorso se lee: «Rda, en vn pliego que trujo al Sor. Srio. el Procurador 
geni, de la Compa. en 14 de Agto. de 688». 

2.456. 1687—3—20 76—2—22 

Cai'ta del Gobernador del Paraguay, D. Francisco de Monforie, 
d S. M. — Dice que en diferentes ocasiones ha dado cuenta de los bue- 
nos sucesos de la guerra contra los enemigos de aquella provincia y 
pondera la importancia de proseguirla, así para abatirlos como para 
asegurar la quietud; pero que por falta de medios no lo ejecuta. Que 
de los vecinos de esta provincia ha conseguido la reedificación de los 
presidios, que estaban arruinados, y hacen uno nuevo muy importante. 
Que para la mejor defensa de la ciudad, y correr el río contra los ene- 
migos, fabricó á su crédito una chalupa, capaz de 1 5 remos y 24 hom- 
bres de pelea, y pondera las ventajas de estas embarcaciones á las de 
las canoas. Que discurre la forma de satisfacer los gastos causados en 
la guerra sin gravamen de la Real Hacienda ni detrimento de la pro- 
vincia. Que en la chalupa que hizo, despachó 24 hombres al descubri- 
miento del río Pilcomayo. Que en la historia de la conquista se halla la 
noticia de bajar del Perú, á 6 leguas de esta ciudad, y que aunque na- 
vegaron por él doce días, y en ellos "JO leguas, serían en derechura 
solas 30 las que anduvieron en este reconocimiento, en el. cual se ha 
registrado el terreno de la una y de la otra parte del río y sabido que 
es navegable, no obstante lo rápido de su corriente; añadiendo que si 
hubiere medios para fabricar otras cuatro chalupas hará que suban por 
dicho río cuanto les permitiere. — Asunción, 20 de Marzo de 1687. 

Original. — 2 fs. — Ejup.: «En otras mias » Term.: «que representar». — Al 

dorso se lee: «Rda. en vn pliego que trujo al Sor. Srio. el Procurador gl. de la 
Compa. en 14 de Agto. de 688>. 

2.457. 1687-4-6 75-6-33 
Real Cédula al Gobernador del Tucumán. — En respuesta de la que 

escribió en 24 de Enero de 1684, en que refería que el de 1682 había 
dado cuenta de la determinación del Licenciado D. Pedro Ortiz de Zá- 



144 PERÍODO OCTAVO 1683-I7O4 

rate, Cura de Jujuy, en orden á la predicación evangélica, pidiendo 
dos misioneros que, con consulta del Obispo, se le enviaron. Y después 
le escribió Ortiz el feliz suceso en la reducción de los indios; pero que 
llegando al paraje que dicho Gobernador refiere ejecutaron aquéllos la 
barbaridad de que estaba atemorizada toda la tierra. Y vista su res- 
puesta á la Cédula de 13 de Enero de 1 68 1, tocante á la guerra que se 
les había de hacer, con parecer del Consejo, le comunica que habiendo 
dado cuenta el Duque de la Palata, en 4 de Marzo de 1685, de la forma 
resuelta en el acuerdo, cómo se había de hacer la entrada por el Tu- 
cumán y Tarija á la reducción del Chaco y otras naciones, y el resul- 
tado de la que hizo D. Diego Porcel; se le responde en 19 de Septiem- 
bre de 1686, que atienda á estas operaciones, con los resguardos de 
conciencia que insinúa, y diese cuenta del estado que tuviere esta ma- 
teria. Y á instancias del Procurador de la Compañía, Diego Altamirano, 
por Despacho de 6 de Diciembre de 1684, se previno al Gobernador 
de esa provincia, y se le manda ahora, que dé la asistencia necesaria á 
las misiones, procurando su mejor logro en la conversión y aumento 
de los indios. — Madrid, 6 de Abril de 1687. 

Es copia. — 2 fs.— A la firma del Rey sigue la de D. Francisco de Amolaz. — 
Emp.: «Mi Gouernador > Term.: «al seru.*'> 

2.458. 1687— 5— 18 74—6—48 

Carta de D. Francisco Bernardo de Quirós á S. M. — En cumpli- 
miento del Real Despacho de 28 de Julio de 1686 remite á D. Fran- 
cisco Amolaz las bulas que Su Santidad ha expedido á favor del Maes- 
tro Fray Juan de los Ríos, del Orden de Santo Domingo, para el Obis- 
pado de la ciudad de San Lorenzo de la Barranca, en la provincia de 
Santa Cruz de la Sierra, vaco por muerte de D. Pedro de Cárdenas. — 
Roma, 18 de Mayo de 1687. 

2 fs.— Original.— jE'w/.; «Por despacho Term.: «D. Fran.co Amolaz». 

2.459. 1687— 6— 18 75_6_i3 

El Consejo de Indias. — Representa á S. M., que por cartas de 4 y lo 
de Diciembre de 1686, el Gobernador de Buenos Aires le da cuenta del 
estado de la colonia de San Gabriel; de haber restituido á su Gober- 
nador todos los pertrechos aprehendidos en el avance de ella, según se 



ÍUNIO 1687 I45 

pactó en el Tratado provisional. Que tres fragatas inglesas hostilizaron 
á portugueses en las embarcaciones destinadas á traer bastimentos desde 
el Río Janeiro á San Gabriel, y que se recelaba ejecutasen lo mismo en 
esta colonia, la cual es perjudicial que se mantenga en dominios de S. M., 
por el deseo que tienen de poblar tierra adentro é introducir el comer- 
cio y por la facilidad que tendrán de ocupar las doctrinas de la Com- 
pañía del Paraguay, y la imposibilidad de desalojarlas, si una vez po- 
blasen y se fortificasen, y cuánto convendrá que Su Santidad decida la 
cuestión de la demarcación. 

Lo mismo representa el Consejo si la constitución del tiempo y es- 
tado político de los intereses de esta Corona no lo disuadiese y la opor- 
tunidad de él lo permitiere. — Madrid, á 18 de Junio de 1687. 

Original. — i f.", más el de carátula. — Emp.: «Por cartas » Tenn.: «R.^seru."» 

Al margen se leen los nombres de 11 Consejeros. Hay cuatro rúbricas corres- 
pondientes á cuatro de los 1 1 Consejeros dichos. — Al dorso se lee: «Por estado 
he tomado resolución provisional en esta dependencia».— (Rubricado.) — «Publi- 
cóse en 24 de Julio. — Don Francisco de Amolaz». 

2.460. 1687—6—25 74—6—48 

Carta de Fray Juan de los Ríos, Obispo de Santa Cruz de la Sierra, 
al Secretario del Consejo de Indias de S. M. — Dice que recibió la Cé- 
dula para que resida en la catedral de la ciudad de San Lorenzo de la 
Barranca, como la principal del Obispado de Santa Cruz de la Sierra, 
á que fué presentado, y llegada la ocasión de poder conducirse á él 
ejecutará obediente este mandato. — Lima, 25 de Junio de 1688. 

I f.° y el de carátula, — Original. — Emp.: «Señor, receui » Ternt.: «seruicio 

de V. S.» 

2.461. 1687—6—25 75_6_i3 

La Cámara de Indias. — Para el Obispado del Paraguay, vaco por 
muerte de D. Fray Faustino de Casas; propone, por su orden, al Maes- 
tro Fray Alonso Guerrero, á Fray Sebastián de Pastrana, provincial de 
la Merced de Lima, y á Fray Buenaventura de Ontón, ex Provincial de 
los charcas, franciscano. — Madrid, 25 de Junio de 1687. 

Hay cinco rúbricas, correspondientes á otros tantos individuos del Consejo 

anotados al margen. — i f.", más el de carátula. — Emp.: «El Obispado » Term.: «el 

Tomo iv. . 10 



Í46 Período octavo i 683- i 704 

que fuere seruido.» — Al dorso se lee: «Nombró a fray Sebastian de Pastrana». — 
(Rubricado.) — <Publicose en 30 de Junio». — D.° fran.co de Amolaz». 

2.462. 168;— ó — 30 76—2 — 2 

Papel del Sr. D. Vicente Gonzaga al Marqués de los Vélez. — Sobre 
fortificar la boca del río Paraná con dos fuertes á la una y otra parte 
de la orilla, y juntamente se tengan dos barcos para que no puedan 
navegar por aquel río embarcaciones sin ser registradas, con lo cual se 
obligaría á los portugueses á dejar la colonia del Sacramento y perde- 
rían la esperanza de la negociación que desean introducir por aquella 
villa en el Potosí; y no permitiendo el Gobernador de Buenos Aires que 
tengan trato ó correspondencia con los que hay avecindados en Buenos 
Aires, no le será de provecho alguno la colonia ni se empeñarán á que- 
rer conquistar el Paraguay, así porque tiene mucho número de indios 
de valor y resolución (como lo experimentaron cuando ellos solos des- 
alojaron á los portugueses de dicha colonia), como por ser tierra tan mí- 
sera que no da más géneros para comerciar que la sola hierba que lla- 
man del Paraguay; y con encargar á los Gobernadores y Padres de la 
Compañía que asistan en aquella provincia, cuiden de que no comuni- 
quen los indios con la colonia del Sacramento; quedará totalmente des- 
truida, no sólo del comercio, sino de los víveres que necesitare á fin de 
sustentar el presidio. — Madrid, 30 de Junio de IÓ87. 

Original. — 2 fs. — Ef?tp.: «Sor. mió. Lo que ofrezi » Term.: «en su noticia». — 

Al dorso se lee: «Junta a i.** de Julio 1687. — Tráigase lo q. huuiere desto y de lo 
tocante a la Isla de Maldonado y voca del Rio de la Plata». — (Rubricado.) — Trae- 
se Ron. dello». 

2.463. 1687—7—25 75—6—10 

Carta del P. Diego Fraíicisco Altamirano, de la Compañía de ^esús, 
d S. M. — Dice que el correo pasado le participó la elección del Gene- 
ral, según estaba obligado; y que ahora, por igual obligación de cari- 
dad, le informa de la persona y mérito del maestro D. José Marciañes, 
de quien ha entendido informes menos ajustados de lo que requieren 
sus procedimientos. Que le conoce desde pequeño, asistió á sus estu- 
dios y le examinó de toda la Filosofía con otros cuatro, aprobándole 
por unanimidad para maestro en Artes, grado que recibió después de 



AGOSTO 1687 I47 

haber estudiado otros dos años; que proseguía cuando él se partió para 
venir á estos Reinos, y que procedió siempre con gran viveza de inge- 
nio y compuesto en las costumbres, cual allí en Buenos Aires y Cór- 
doba del Tucumán se requiere para que la Compañía le permita pro- 
seguir en sus escuelas. — Roma, 25 de Julio de 1 687. 

I f.° y el de carátula. — Original, con una postdata y firma autógrafa. —^w//.; «El 
correo pasado » Term.: «remotas regiones». 

2.464. 1687— 8— II 75_6— 10 

Testimonio de escñtura. — La otorgaron el Dr. D, Diego Salguero de 
Cabrera, cura de la ciudad de Córdoba del Tucumán, en nombre y con 
poder del Deán y Cabildo de la iglesia catedral, y el P. Tomás Dom- 
bidas, Provincial actual de la Compañía de Jesús en dicha provincia, 
en nombre de los colegios y casas de ella de dicho Obispado, sobre el 
convenio y materia de los diezmos y veintena que se había de pagar á 
dicha santa iglesia; la cual se otorgó ante el Capitán Gregorio Diez 
Gómez, Alcalde ordinario de esta ciudad, el año de 1684. Fué pro- 
veído se le diese al P. Bartolomé Quintero, Procurador de la Compa- 
ñía de Jesús por ausencia del que lo es de dicha provincia, el P. Ci- 
priano de Calatayud, por mandamiento del Capitán D. Antonio de 
Burgo Félix y Quiroga, Alcalde de Córdoba, en 2'J de Noviembre de 
1684, y á falta de Escribano por él mismo, con dos testigos acompa- 
ñados. 

Sigue el texto de la escritura otorgada á 14 de Diciembre de 1684 
en Córdoba y en el palacio episcopal del Dr. D. Fray Nicolás de Ulloa, 
estando él presente y el Dr. D. Diego Salguero de Cabrera, poder ha- 
biente del Deán y Cabildo, en la que va inserto el poder y luego el 
convenio entre los Prelados de las Ordenes religiosas P. Fray Luis 
Duarte, regente de predicadores, en nombre de su Provincial; Padre 
maestro Fray Juan de Puga, Provincial de la Merced, y P. Tomás 
Dombidas, Provincial de la Compañía de Jesús, con el Obispo y dicho 
D. Diego Salguero, en esta forma: lo primero, que el Obispo y el doc- 
tor Salguero perdonan todos los diezmos que se debían á la iglesia, 
conforme á las instancias de vista y revista del Real Consejo de Indias 
de 20 de Agosto de 1645 y 16 de Junio de 1 6 57 hasta el día 21 de Ju- 
nio de 1684. Lo segundo, que desde el 24 de Junio de 1864 en adelante 



148 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

paguen dichas religiones de cada veinte, uno de todas sus posesiones y 
frutos diezmables, en la forma que pagan el diezmo los seculares, así de 
los frutos de la tierra como de ganados ma3'ores y menores de todas 
sus haciendas, sean novales de fundación ó de otro cualquier privilegio, 
que renuncian dichos Padres, menos la estancia del Licenciado Diego 
Zéliz de Quiroga y la de Caroya, del Dr. Ignacio Duarte, que en caso 
que entren en poder de cualquiera religión han de pagar diezmos en- 
teramente, como asimismo las que enagenaren á los seculares. Y que 
se presente un tanto de esta escritura al Gobernador de esta provincia, 
D. Fernando de Mendoza Mate de Luna, así por lo que toca á la igle- 
sia como los novenos que S. M. tiene reservados en señal de su Real 
Patronato, fecha en Córdoba, 29 de Noviembre de 1687. — Sigue la 
comprobación de las firmas. 

Sigue la escritura de Cabildo aprobando la anterior, y en vista de 
las molestias que se seguían á los arrendadores de las haciendas de la 
Compañía, originadas por las inconsideraciones de los arrendatarios de 
dicha veintena; para evitarlo, se convino que dichas veintenas no se 
sacasen á pregón ni se arrendasen en adelante, sino que los Padres pa- 
gasen cada año, desde el 24 de Junio del año siguiente, por las veinte- 
nas del colegio y noviciado de Córdoba 400 pesos; por las del colegio 
de dicha ciudad, 50 pesos; por las del colegio de San Miguel de Tucu- 
mán, 60 pesos; por las del colegio de la Rioja, 60 pesos; por las del 
colegio de Salta, 30 pesos; que todos importan 600 pesos. Que de las 
haciendas y casas diezmables se reserve una, que llaman la Excusada, 
para que entrando en la gruesa de los demás diezmos se aplique para 
los gastos de la catedral, y señalan por tal casa las haciendas del cole- 
gio y noviciado de la Compañía de Jesús de Córdoba, y aplican los 
400 pesos, producto de las veintenas, para que les den dichos reveren- 
dos Padres los ornamentos y alhajas necesarias para la iglesia catedral, 
habiéndose de satisfacer su valor á los precios corrientes en Buenos 
Aires, sin que se aumente el precio por la conducción de dichos géne- 
ros á Córdoba, adonde se han de llevar á riesgo del Cabildo, á lo que 
se conformó el P. Provincial. — Santiago del Estero, II de Agosto 
de 1687. 

Sigue una petición del P. Bartolomé Quintero, de la Compañía de Jesús y su 
Procurador por ausencia del P. Cipriano de Calatayud, al Gobernador de Tucu- 



AGOSTO 1687 149 

man, D. Tomás Félix de Argandoña, suplicándole se sirva aprobar dicho conve- 
nio; y por lo que toca á los novenos de S. M. se sirva consentirlo por su parte 
como hallare más conveniente, y que hechas dichas diligencias se le entreguen 
originales para los efectos que más le convengan.— Fs. i á 8 v.'°, el primero de 
los cuales es de sello 2.° de 1679, 80 y 81, habilitado hasta 1890. 

2.465. 1687— 8— 21 76—2—22 

Carta ele Francisco de Amolaz á D. José de Veitia. — Que en confor- 
midad de lo acordado por la Junta de guerra, remite á su señoría la 
relación y papeles que con ella se han juntado en orden á fortificar la 
boca del río Negro é isla de Maldonado, y el que hizo en esta Corte 
D. Andrés de Robles; para que con vista de todo diga lo que se le ofre- 
ciere. —Madrid, 21 de Agosto de 1687. 

Original.— I f.° en 4.°, más uno en blanco. — Emp.i «Sr. mió, en conformidad » 

Term.: «de su gusto>.— Al margen se lee: «Sr. mió. En el papel incluso executo 
lo que la Junta ordenó, de que se servirá V. S. dar qta. en ella.— Madrid, 26 de 
Agosto de 1687.— José de Veitia» (con su rúbrica). — El papel aludido consta de 
5 fs , más uno en blanco, en donde después de explicar el origen de esta cues- 
tión y de referir los papeles y consultas que había acerca de lo resuelto para 
fortificar á Buenos Aires y resguardar el Río de la Plata; dice, que en ninguno de 
ellos se hace referencia á fortificar ni la boca del río Negro ni la del Paraná. Y 
que si bien D. Enrique Enríquez dio un parecer en la consulta de 25 de Noviem- 
bre de 1 68 1, con el cual se conformó la Junta, sobre la conveniencia de hacer 
población de españoles en la punta que hace de tierra á la banda del Oeste la 
entrada del río Negro en el de Paraná, etc.; dice, que habiendo conferido esta ma- 
teria con el Capitán Gómez Jurado, informa que todas aquellas riberas del des- 
embarcadero del río Negro son muy pantanosas y dificultosísimo de que pueda 
en ellas hacerse fortificación que permanezca ni sirva, y que tampoco serviría á 
la boca del río Paraná, á lo que añade el que suscribe, que los portugueses no 
necesitan subir al Paraná ni río Negro para pasar su tráfico hasta Potosí, ni para 
las negociaciones de la corambre, porque sin éste tienen tierra llana y abierta. — 
Que lo que da mayor cuidado es lo que representa D. José de Herrera de la no- 
ticia del intento de los portugueses de desamparar la colonia del Sacramento y 
poblar la isla de Maldonado, de que pondera los perjuicios que tiene por cierto 
el que suscribe, para cuyo remedio propone que por los españoles se preocu- 
pase aquella isla, etc.— Madrid, 26 de Agosto de 1687. -Firma D. José de Veitia, 
con su rúbrica. 

2.466. 1687—8—27 74—3—30 

La yunta de guerra de Indias. — Da cuenta á S. M. de la proposición 
que ha hecho el Príncipe D. Vicente Gonzaga de que para obligar á 
los portugueses á dejar la colonia del Sacramento, convendrá hacer dos 



150 PERIODO OCTAVO 1683-1704 

fuertes á la boca del río Paraná; sobre que representa la Junta su sentir 
á S. M. y el de otros puntos que con esta ocasión se le ofrecen, y es- 
pecialmente acerca de la noticia que se tiene de que aquella nación in- 
tenta poblar la isla de Maldonado, desamparando la referida colonia. — 
Madrid, 27 de Agosto de 1687. 

Hay siete rúbricas. — Original. — 6 fs. — E^np.: «Habiéndome dicho » 

Term.: «por menor de todos los remita a manos de V. Mag.d» —Al dorso se lee: 
«Como parece a la junta en los punctos que menciona,. añadiendo en el de la Isla 
de Maldonado que, si portugueses intentaren fortificarla, les haga el Gouern.""^ de 
Buenos Aires, antes de intentar la fuerza, las protestas necessarias de que es- 
tando pendiente el litigio en Roma sobre estas dependencias no deben imnovar, 
como esta acordado; y si, sin embargo, lo emprendieren, lo embarace con todo 
esfuergo y dé cuenta; y he mandado se escriba a mi embajador en Roma lo que 
se propone». — (Rubricado.) —Al dorso se lee: «Acordada en 26.— Publicóse en 7 
de X."^^— Don Francisco de Amolaz>. 

2.467. 1687— 10-6 76—2—22 

Carta del Virrey del Perú^ Duque de la Palata, á S. 71^. —Acompaña 
un tanto de los autos que remite D. Francisco de Monforte, Goberna- 
dor del Paraguay, de las diligencias que ha hecho para inquirir si están 
avecindados los portugueses en el río de la antigua Jerez; pidiendo se 
le socorra con alguna porción de plata para desalojarlos, con cuya no- 
ticia mandará S. M. lo que sea servido. — Lima, 6 de Octubre de 1687. 

Original.-— 2 {s.—Emp : «Dn. Francisco de Monforte » Term.: «que tubiere 

por bien». — Al dorso se lee: «Rda. con auiso en 28 de Julio de 1688. — Junta. — 
Traese lo que escribe este Gouor. en ragon desto y otras cosas.— Junta a 26 de 
Agto. 1688. - Tráigalo por Ror.» — (Rubricado.) 

2.468. 1687— 10— 6 76—3—9 
Carta del Virrey del Perú., Duque de la Palata, á S. M. — Refiere 

que en la de 24 de Marzo de 1685 dio cuenta de los motivos que obli- 
garon á resolver la entrada por Tucumán y Tarija á los indios infieles 
del Chaco, tobas, mocovíes y otras naciones; la que se confió á D. An- 
tonio de Vera Mújica, y que entrase por Tucumán con 300 españoles, 
y por Tarija D. Antonio Porcel de Pineda, con lOO españoles y 300 
indios amigos. Que señalada la entrada por Abril de 1685, no se pudo 
ejecutar hasta Junio, ni juntarse ambos tercios hasta mitad de Septiem- 
bre. Que sólo pudo apresar el ejército 80 piezas de, indios, la mayor 



OCTUBRE 1687 151 

parte mujeres y muchachos, que se condujeron á Esteco, y por reco- 
brarlos, los mocovíes ofrecieron la paz á D. Antonio de Vera, conti- 
nuando éste sus marchas y correrías, porque entendió la traza de sus 
enemigos, que era ganar tiempo. 

Y habiéndole caído mucha gente enferma y muerto algunos solda- 
dos, se retiró por Noviembre á Esteco y dio cuenta al Virrey de lo 
obrado y de haber despedido la gente de Tarija, por ser tiempo de 
aguas, y que no podía mantenerse en Esteco por las enfermedades en 
todo género de personas, y que reconocía por impracticable la guerra 
con ejército formal á los indios infieles del Chaco; de lo cual dio cuenta 
el Presidente al Virrey y de que había dado orden á Vera para que se 
retirasen á sus casas los Cabos y soldados de su tercio, quedando la 
guarnición de infantes en Esteco, por si los indios intentasen recobrar 
las piezas perdidas. 

Que por acuerdo y voto consultivo aprobó el Virrey al Presidente 
su resolución y le pareció que cesase la guerra con ejército formal á 
estos indios infieles, por carecer de poblaciones y residencia fija, y or- 
denó que los Gobernadores de Tucumán asistan en Esteco desde 1° 
de Mayo hasta fin de Octubre, y que permanecieran en Esteco las pie- 
zas apresadas, porque podría ajustarse la plática que habían introdu- 
cido los indios de quererse reducir á pueblos y á obediencia de S. M. 

Que en 13 de Abril de 1 686 fueron los infieles á librar los que había 
sacado el ejército, y siendo descubiertos, los soldados y vecinos los 
hicieron retirar, con muerte de algunos; quedando heridos de nuestra 
parte un Capitán y dos soldados. Las 50 piezas de indios apresados por 
D. Diego Porcel de Pinedo, depositados en Tarija, y que Antonio de 
Vera llevó á Esteco; dio orden el Virrey de que se repartiesen á los 
Cabos que tuviesen familia y á los vecinos de los pueblos apartados 
de la frontera, para que los instruyesen en la fe. De 8.000 pesos que 
mandaron de las Cajas de Potosí para facilitar la reducción; se aplica- 
ron para la prevención de bastimentos y demás gastos de esta guerra, 
sólo 4.000 pesos; y con lo que ayudaron el Arzobispo de los Charcas 
D. Cristóbal de Castilla, el Obispo del Paraguay y los vecinos de Tucu- 
mán, Jujuy, Esteco y Tarija; se pudo hacer con menos costo de la Real 
Hacienda dicha expedición — Lima y Octubre 6 de 1687. 



152 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

Original. — 4 fs. ~Emp.: «En carta de 24 de Marzo » Term,: «de todo». — Al 

dorso se lee: «Rda. con aviso en 28 de Julio de 1688. — Están en poder del Sr. fis- 
cal los pap.s tocantes a la reducción destos Yndios. — Conss." a 18 de Agto. de 
1688. — Véalo el Sr. fiscal con lo demás que está en su poder». —(Rubricado.) — 
El Fiscal, en vista de lo que últimamente han escrito sobre la guerra hecha á 
estos indios el Virrey e'n este informe y el Gobernador D. Fernando de Mendo- 
za, dice: Que por todos medios está justificado el motivo de hacerles guerra para 
reducirlos ó develarlos, así porque por los pareceres de todos los Ministros ecle- 
siásticos y seculares en Consejo cometió la dirección y más acertada resolución, 
como porque la experiencia ha acreditado que los medios suaves no han bastado, 
habiendo cometido las muertes de D. Pedro Ortiz de Zarate, el P. Salinas y los 
demás, con cuyo desengaño se resolvió la entrada, y en vista de lo que en ello 
se ejecutó y el fruto que produjo en su escarmiento, pues con mayor fiereza 
acometieron la ciudad de Esteco para librar á los prisioneros que el trozo de 
gente que hizo la entrada les había quitado. Y aunque concluye en que no se 
puede continuar la guerra por la mucha costa, parece al Fiscal es perjudicialísi- 
ma la dilación de continuarla, aunque por ahora se deberá esperar para la reso- 
lución las últimas noticias que de esta conquista se tuvieren en estos próximos 
navios de Buenos Aires; con cuya vista, con más conocimiento de causa, se po- 
dría continuar la dirección de negocio tan importante. — Y por lo que mira á 
haber aplicado á los indios prisioneros á los Cabos y soldados del ejército para 
que los educasen, se debe revocar, porque se contraviene á la disposición de las 
leyes en el servicio personal con especie de servidumbre y no se logra el fin de 
la educación, que será lo menos que cuiden. — Y asi, parece convendría que estos 
indios de todas edades y sexos se encargasen y agregasen á las reducciones más 
distantes que en aquel paraje tiene la Compañía, de quien por razón del insti- 
tuto y el fruto que en ella la experiencia acredita se debe fiar la educación sin 
inconveniente.— Madrid y Noviembre 28 de 1691.— Dentro se lee: «Cons." a 6 
de Xre. 1 691.— tráigalo el Ror. a qn. toca». — (Rubricado.)— Al margen dice: «En 
la R.°° de los expedientes que estavan encomendados al Ror. Lizdo. Vallejo 
nombró para este S. E. el Sor. Preste, al Ror. D. Ju.° de la Bria».— (Rubricado.) 
En el f,° 3.° se lee: ^Señores Villaumbrosa — Valdes— Camargo. — esperensse las 
cai'tas o informes que vinieren en estos próximos nabios de Buenos Aires sobre 
esta guerra y todos los que vinieren se Ueuen al Sr. fiscal para que los vea con 
este expediente. — Md. y Nobiembre 28 de 1693. — Ldo. Bria».— (Rubricado.) — 
«Traense». 

2.469. 1687— II — 3 154— I— 23 

Real Cédula al Gobernador y Capitán general de la provincia de Cku- 
cuito^ en las del Perú. — Para que guarde y cumpla la Cédula arriba in- 
serta sobre que entere en la Caja Real de aquella provincia las tasas 
de los indios del pueblo de Juli y haga que los Oficiales Reales paguen 
luego á los curas el sínodo. Dice que por Real Cédula que mandó dar 
en 23 de Junio de 1Ó76 (aquí la Cédula citada, que está sentada en 



NOVIEMBRE 1 687 I 53 

este libro á f.° 36). Y ahora Pedro de Espinar, de la Compañía de Je- 
sús y Procurador general que al presente es de las provincias de las 
Indias, le ha representado lo que estaba dispuesto por la dicha Cédula 
y que no había tenido efecto su cumplimiento, ni parecía le tendría 
hasta que mandase que los Oficiales de su Real Hacienda de esa pro- 
vincia, independientes del Gobernador, pagasen dichos sínodos luego 
que se cumpliesen los plazos señalados, como se practicaba con los 
doctrineros de las reducciones del Paraguay y otros: suplicando á S. M. 
mandase que dichos Oficiales de su Real Hacienda, sin intervención 
del Gobernador, pagasen á los cuatro doctrineros de Juli el sínodo se- 
ñalado con toda puntualidad, luego que se cumpliesen los plazos asig- 
nados, por ser tan debido que no les faltase, á los que se ocupaban en 
tan piadosos ministerios, lo necesario para mantenerse en ellos. 

Y habiéndose visto por los de su Consejo de las Indias, se le ha de- 
negado lo que pide, y S. M. ha tenido por bien de dar la presente, 
por la que le ordena vea la Cédula arriba inserta y la guarde y cumpla 
y haga guardar y cumplir y ejecutar en todo y por todo, según y como 
en ella se contiene y declara, sin contravención alguna. — Buen Retiro, 
3 de Noviembre de 1687. 

El Rey, y por su mandado D. Francisco de Amolaz; señalada del Consejo. — 

Fs. 358 v.'° á 359 ví-°-Emp.: «Mi Gou.°'' > Ternt.: «alguna». — Tomo XI, 

30,0 X 22,1, Religiosos, años 1675- 1688. 

2.470. 1687 — II — 21 154— I— -20 

Real Cédula al Presidente y Oidores de la Real Audiencia de la Plata. 
Para que á la religión de la Compañía de Jesús se le mantenga y am- 
pare por ahora en la posesión de no pagar mesada del sínodo que se 
le da por la doctrina del pueblo de Juli, que está á su cargo, en el Opis- 
pado de la Paz. Dice que Diego Altamirano le ha representado que ha- 
biendo más de cien años que los religiosos de la Compañía tienen á su 
cargo dicho pueblo y otros muchos en las provincias del Perú, sin pa- 
gar mesada alguna; D. Bartolomé González de Poveda, siendo Presi- 
dente, había querido innovar, obligando á los doctrineros de dicho 
pueblo á pagar mesada y afianzar su satisfacción; lo cual parecía rigor, 
que pedía el alivio de los misioneros de la Compañía de Jesús que ex- 
perimentaban de su benignidad en todas las Indias, por los motivos 



154 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

que expresaba, suplicando se les mantenga en la posesión de no pa- 
garla y de que se les libre de toda fianza y embargo que se les hubiere 
hecho, restituyéndoles lo que les obligó á pagar dicho Presidente por 
razón de dicha mesada y constaba del testimonio de autos que pre- 
sentaba. 

Y visto en el Consejo, con lo que pidió el Fiscal, S. M. le manda 
que mantenga y ampare á la Compañía de Jesús por ahora en la pose- 
sión de no pagar mesada del sínodo que se da por la doctrina del pue- 
blo de Juli, según y en la forma que la tenían al tiempo en que el Pre- 
sidente D. Bartolomé González de Poveda dio orden para que se pa- 
gase, observándose lo mismo que se hacía antes que se diese dicha 
orden. — Buen Retiro, 21 de Noviembre de 1687. 

El Rey, y por su mandado D. Francisco de Amolaz; señalada del Consejo.— 

«Corregida». — Fs. 360 á 2>^o x}'^ ~ Emp.: «Presidente » Term.: «Voluntad>. — 

Tomo XI, 30,0 X 22,1, Religiosos, años 1675- 1688. 

2.471. 1687— II— 21 154— I— 20 

Real Cédula al Presidente de la Audiencia de los Charcas D. Diego 
Cristóbal Mesía. — Sobre que informe con toda brevedad y sin perder 
ocasión de la calidad de la doctrina del pueblo de Juli, que está á car- 
go de los religiosos de la Compañía de Jesús, y qué sínodos, utilidades 
y obvenciones tienen, y asimismo sobre la pretensión introducida por 
la religión de la Compañía de Jesús de no pagar mesada de la dicha 
doctrina, y el motivo que hubo para dar la orden de que se pagase; 
ejecutándolo con toda reserva, distinción y claridad, con su parecer, 
para proveer lo que convenga. — Buen Retiro, 21 de Noviembre 
de 1687. 

El Rey, y por su mandado D. Francisco de Amolaz; señalada del Consejo.— 

«Corregido».— Fs. 361 á 362. — Emp.: «Diego - Term.: «convenga». — Tomo XI, 

30,0 X 22,1, Religiosos, años 1675-1688. 

2.472. 1687— II— 21 74—4—10 

Copia de Real Cédula á D. Diego Cristóbal Mesia^ Presidente de la 
Real Audiencia de la Plata. — Sobre que informe con toda brevedad y 
sin perder ocasión de la calidad de la doctrina del pueblo de Juli, que 
está á cargo de los religiosos de la Compañía de Jesús, qué sínodo, uti- 



DICIEMBRE 1687 155 

lidades y obvenciones tiene, con lo demás que cerca de esto se le or- 
dena. — Buen Retiro, 21 de Noviembre de 1687. 

2 fs. — Emp.: «Diego Altamirano » Term.: «lo que convenga». — Al dorso: 

«En la mis.^ forma se envió también despacho a la Audiencia de Charcas para 
que se hiciese este informe». — En el mismo A. de I. 74 — 3 — 37 se halla la mi- 
nuta del Real Despacho á la Audiencia de la Plata para que no se cobre de los 
religiosos de la Compañía de Jesús mesada del sínodo que se da por la doctrina 
del pueblo de Juli, que está á su cargo, en el Obispado de la Paz. — Sin fecha. — 

2 fs. — Emp.: «En el año pasado de 1687 » Term.: «mi Consejo». — Al dorso se 

lee: «Visto». 

2.473. 1687— 12— 5 76-3—9 

Carta de D, Tomás Félix ele Argandoña, Gobernador del Tucumán, 
d S. M. — Refiere que ha diecinueve meses que gobierna esta provincia 
y cómo ha visitado ocho ciudades en el término de más de 300 leguas 
de largo y otras tantas de ancho que tiene esta provincia, y que ha re- 
conocido ser necesario aumentar 20 curas más, cercenando los distri- 
tos á cada curato para que, siendo más ceñidos sus términos, se cumpla 
con el pasto espiritual. Y que los religiosos de la Compañía de Jesús 
se ejercitan en dar misiones, facilitando cada uno de los cinco colegios 
que hay en esta provincia dos religiosos para ellas, y que en las cam- 
pañas sólo oyen misa las familias y se confiesan cuando llegan los mi- 
sioneros á sus casas, pues es tan grande y universal la pobreza, que se 
pasan muchos años sin que bajen á la ciudad más cercana, por no tener 
qué vestirse, y en todo el año ios más no comen pan, si no es carne y 
algún maíz. 

Propone se debía mandar que de las Cajas Reales se diese á cada 
uno de los cinco colegios que allí hay 500 pesos, por vía de limosna, 
para costear dichas misiones, pues continuamente están en las campa- 
ñas á lo menos 10 religiosos, en diversas partes, que obran en el pasto 
espiritual más que pudieran hacer 20 curas, pues no paran en la casa 
donde llegan más que las horas necesarias en que logran las almas el 
consuelo que necesitan. Pide que se le den gracias por los que se ejer- 
citan en este particular. — Córdoba del Tucumán, 5 de Diciembre 
de 1687. 

Original. — 4 fs. — Emp.: «Diez y nueve meses ha » Term,: «que los aparten». 

Al dorso se lee: «Rda. en vn pliego que trujo al Sor. Secretario el Procurador 



156 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

gen.^' de la Compañia en 14 de Agosto de 688. — Conss,° a 22 de 8re. de 688.— 
Píirticipensse al Obpo. pa. qe. informe sobre esta Propos.» —(Rubricado.) — En 
el mismo A. de I, 74—3—37 se halla la minuta de Real Despacho al Obispo de 
Tucumán pidiéndole informe sobre la proposición de este Gobernador. — Sin fe- 
cha. —2 fs. — Ernp.: «D. Tomas Félix » Term.: «que convenga>. — Al dorso se 

lee: «Visto». 

2.474. 1687— 12 — II 75—6—10 

Información proveída por el Gobernador del Tucumán D. Tomás Fe'- 
lix de Afgandoña^ á petición del R. P. Bartolomé Quintero, Procurador 
de provincia de la Compañía de Jesús en dicha gobernación por ausencia 
del R. P. Cipriano de Calatayud, que lo es propietario. — Sobre utilidad 
y conveniencia de ser aprobadas las escrituras que presenta tocante al 
convenio hecho con el Cabildo, sede vacante, en sustitución de los 
diezmos que debían pagar á la Iglesia los colegios de dicha provincia 
por la veintena y luego por 600 pesos cada año; que los 400 debía 
hacer efectivos el colegio y noviciado de Córdoba, y los 200 restantes 
los demás colegios. 

Declararon como testigos jurados en esta información el Dr. D. Diego 
Salguero de Cabrera, Cura rector de esta ciudad; el Sargento mayor 
D. Fadrique Alvarez de Toledo, Tesorero y Juez Oficial Real de esta 
provincia, y el Capitán D. Enrique de Ceballos y Estrada, Alférez Real 
y Regidor decano de dicha ciudad. El primero dijo que él otorgó, con 
poderes del Deán y Cabildo, la primera escritura de convenio sobre la 
veintena, y la segunda, aunque no la presenció, por haberse hecho en 
Santiago del Estero; tiene noticia de todo por haberle consultado el 
Deán y Cabildo la materia de la misma sobre sustitución de la veinte- 
na por 400 pesos cada año, y las razones que hubo para dichos conve- 
nios fueron: 

l.° La paz pública entre las religiones y el clero, que debe preva- 
lecer á todo otro interés. 

2.° Los grandes méritos y servicios que ha hecho y hace á ambas 
Majestades la Compañía de Jesús con su continua predicación y ense- 
ñanza en esta provincia, por la cual se mantienen todos sus distritos en 
el conocimiento de la ley evangélica y todos los fieles gozan del pasto 
espiritual, mediante la continua y costosa misión que con apostólico 
celo é indecible gasto y notorio fruto continúa la Compañía de Jesús 



DICIEMBRE 1687 I si 

por medio de sus apostólicos varones, lo cual no tiene recompensa ni 
precio en la estimación del declarante; y así, al tiempo de los conve- 
nios referidos, su parecer fué siempre, que la Compañía de Jesús se 
debía exceptuar de diezmo y veintena, por reconocerla toda esta pro- 
vincia por madre y maestra universal de ella. 

3.** Porque variando, por su naturaleza, el valor de los diezmos por 
el mayor ó menor precio de los frutos en que se paga, lo que veinte 
años ha se remataba en 7.000 pesos en plata, después acá se han arren- 
dado en sólo 3.000 en géneros y en ropas, llegando á tal estado, que 
ni aun en este precio hubo quien los arrendase en 1 669, 7^ Y 71) y 
los hubo de beneficiar la Iglesia, enviando para este efecto al Arce- 
diano D. Tomás de Figueroa; y en 1679, 80 y 81 no hubo quien arren- 
dase los diezmos en 2.000 pesos. Si á esto se allega la contingencia é 
incertidumbre de coger los frutos, por las frecuentes y continuas plagas 
de langosta y piedra á que quedará expuesta la Compañía de Jesús; se 
ve claramente la utilidad y conveniencia que resulta para la Iglesia y 
los reales novenos de este último convenio de sustitución de la veintena 
por los 400 pesos anuales, que en todos casos se compromete a dar el 
colegio noviciado de Córdoba, y los 200 pesos anuales quq darán asi- 
mismo los demás colegios. 

En este mismo sentido declararon los dos testigos siguientes en la 
información. — Córdoba del Tucumán, II de Diciembre de 1687. 

Es testimonio legalizado en 12 íoK.as. — £mj>.: «El Padre Bartolomé > 

Term.l «Domingo de Villamonte». 

2.475. 1687— 12— 19 75—6—10 

Instrumento. — Por él consta cómo el Deán y Cabildo de Tucumán, 
es, á saber: el Bachiller D. José de Bustamante y Albornoz, Deán, y el 
Dr. D. Juan Laso de Fuelle, Chantre, por no haber más dignidades, 
dicen: que habiéndose concordado y ajustado en el litigio que hubo 
sobre los diezmos en los años pasados entre el Obispo D. Fray Nicolás 
de UUoa, el Dr. D. Diego Salguero, en nombre y con poder del Deán y 
Cabildo eclesiástico de Santiago del Estero^ y la provincia de Tucumán 
de la Compañía de Jesús; se otorgó escritura pública ante el Capitán 
Gregorio Díaz Gómez, Alcalde ordinario de Córdoba, de convenio y 



15^ PERIODO OCTAVO 16ÍJ3-1704 

ajuste, el día 14 de Diciembre de 1684, entre dicha iglesia, provincia 
y Obispo, por sí y en nombre de sus sucesores; conviniéndose en ella 
en que por el diezmo entero que se pedía á dicha provincia de la Com- 
pañía de Jesús; pagase ésta la mitad ó veintena en cada un año de los 
frutos ó bienes diezmables. Y después, habiéndose reconocido diversos 
inconvenientes por parte de dicha provincia, por las molestias que se 
les seguían á los arrendadores de sus haciendas, originadas por las in- 
consideraciones de los arrendatarios de dicha veintena, para evitar esto 
y lo demás que pudiese sobrevenir, se trató por parte de dicha provincia 
con el Deán y Cabildo, sede vacante, que dicha veintena se redujese á 
cantidad determinada, que tuviese obligación de pagar cada año la Com- 
pañía por sus colegios y casas de aquel Obispado y provincia; del valor 
del cual se hizo cómputo, que se acordó y pactó en escritura otorgada 
en Santiago del Estero en II de Agosto de 1687, ante D. Martín de 
Ledesma y Valderrama, vecino y Alcalde ordinario de esta ciudad; á 
lo que se obligan por poder dado á dichos Procuradores y sustitutos, 
relevándoles, tocante á esto, de toda carga de satisfacción, fianza y fia- 
duría. — Santiago del Estero, 19 de Diciembre de 1687. 

Es testimonio legalizado. — 3 fs., más otro en blanco. — Enip.: «Sepan todos » 

Teriti.: «Don Joan de saau.^ gramajo». — (Rubricado.) 

2.476. 1687—12—22 76—2 — 22 

Real Cédula al Virrey del Perú, D. Melchor de Navarra y Rocafull, 
Duque de la Palata. — Participándole la resolución de S. M. en caso de 
que portugueses intenten población ó fortificación en la isla de Maldo- 
nado, y lo que se ordena al Gobernador de Buenos Aires. — 22 de Di- 
ciembre de 1687. 

Minuta— 2 fs. — Emp.i «Ule. Dn. Melchor > Term.: «tengáis entendido de». 

2.477. 1687—12—22 76—2—22 

Real Cédula al Gobernador de Buenos Aires D. José de Herrera y 
Sotomayor. — Ordenándole que si portugueses intentaren fortificar la 
isla de Maldonado les haga él, ó el que le sucediere en su gobierno, 
antes de intentar la fuerza, las protestas necesarias de que estando pen- 
diente litigio en Roma sobre estas dependencias no deben innovar 



ENERO 1688 " 159 

(como está acordado), y si, sin embargo, lo emprendieren, lo embarace 
con todo esfuerzo; y dará cuenta á S. M. con todo cuidado y puntua- 
lidad de lo que se ofreciere y obi^are, en conformidad de lo referido 
en los casos que quedan prevenidos. — 22 de Diciembre de 1687. 
Minuta. — 2 fs. — Emp.: «Dn. Joseph de Herrera » Teí?n.: «y me daréis qta.» 

2.478. 1688— I — II ;6— 3— 4 

Acuerdo de la Junta del Consejo de Indias. — En que se resuelve se 
escriba al Sr. D. Pedro de Oreytia remitiéndole el resumen tocante al 
puesto en que se ha discurrido hacer la fortificación en la ciudad y 
puerto de Buenos Aires; y que para poder tomar acuerdo fijo en la 
materia, ha parecido que antes lo confiera con las personas más prácti- 
cas que han estado en Buenos Aires; y en especial llame á Cruzado, 
Miguel de Vergara, Juan Tomás Miluti y al P. Altamirano, que se en- 
tiende se halla en Cádiz ó cerca, y que discutido entre todos lo que se 
les ofreciere; forme un papel con toda individualidad de las mayores 
conveniencias de los dos puestos de San Sebastián y San Pedro, en que 
está la disputa, y lo remita á sus manos con la brevedad posible. 

Minuta.- I f.° en 4.°, más otro en blanco, donde se dice el nombre de D. Juan 
Cruzado de la Mesa, Catedrático de Matemáticas, Piloto mayor y arqueador de 
los navios. — Sin lugar, 11 de Enero de 1688. 

2.479. 1688 -I -21 76—3—8 

Memorial presentado á S. M. en su Real Consejo por el P. Diego 
Altamirano^ Procurador de la Compañía de Jesús por la provincia del 
Paraguay. — Dice que á su noticia ha llegado que por parte de la ciudad 
de la Asunción se intenta que los indios de San Ignacio, Nuestra Se- 
ñora de Fe y Santiago sean compelidos á beneficiar la hierba del Pa- 
raguay, para lo cual habían obtenido provisión de la Real Audiencia 
de Chuquisaca en 17 de Mayo de 1685. — Representa los incovenientes 
siguientes: 

I.° La prohibición por la ley 3.% tít, 17, lib. VI de la Recopila- 
ción de Indias. 

2 ° Porque estos tres pueblos distan más de loo leguas de los mon- 
tes de Mbaracayú, donde se coge la hierba, por caminos tan difíciles, 
que equivalen á más de 200 de las de Europa; por lo cual, los vecinos 



1 6o PERÍODO OCTAVO 1683-17O4 

del Paraguay suelen detener á los indios un año y aun más en un solo 
viaje. Además, los indios de San Ignacio, encomendados á los espa- 
ñoles de la Asunción, acuden cada mes la sexta parte á dicha ciudad 
á servir á sus encomenderos, pagando con servicio personal el tributo 
á que están obligados, del cual sólo se exceptúan 57 que tributan 
á S. M., según Cédula de 17 de Junio dé 1684 y autos que en ella se 
refieren. Los de Nuestra Señora de Fe y Santiago empezaron á con- 
vertirse á la otra banda de la Asunción, no lejos de la Villa Rica, cerca 
de Mbaracuyú. Turbados por los infieles, se deshicieron algunas veces 
huyendo á las montañas los catecúmenos y aun los ya cristianos; á lo 
cual no poco ayudaban las persecuciones de los españoles del Para- 
guay y la Villa Rica contra doctrineros é indios, porque no le servían 
en el trabajo de la hierba de que nunca supieron aquellos infieles, y 
estaban allí cada verano amenazados de los mamalucos del Brasil que 
cautivaron á muchos. Y sabido por D. Juan Diez de Andino, Gober- 
nador del Paragua}^; con acuerdo de la Audiencia de los Charcas, el 
año 1669 trasladó dichos dos pueblos, junto á los que doctrinan los Je- 
suítas en el Paraná, donde empezaron á tributar á S. M., aun cuando 
no tenían sus pueblos fabricados con iglesias competentes. Fué dicha 
mudanza necesaria, porque el año siguiente dieron los mamalucos en la 
Villa Rica, la desmantelaron y llevaron de su comarca hasta 4.000 in- 
dios que servían á los españoles de ella; por lo cual, éstos se resolvieron 
á desampararla y poblar más cerca de la Asunción; y de los indios de 
dichos tres pueblos, como de los de otras cuatro doctrinas de Jesuítas, 
se valen los Gobernadores del Paraguay, ya para facciones de guerra, 
ya para fortificaciones y obras públicas, y actualmente están sirviendo 
300 en la guerra contra infieles por orden del Gobernador D. Fran- 
cisco Monforte, como acostumbran servir los otros pueblos, según 
consta de información jurídica; de lo cual resulta cuánta vejación será 
obligarles al beneficio de la hierba, más trabajoso que el de las minas, 
que por eso ni aun para sí la benefician, antes la compran dichos in- 
dios en la Asunción con los frutos de sus sementeras. Y ellos se suje- 
taron á S. M. y á la Santa Iglesia, con Real promesa ratificada por 
los Tribunales superiores, de que no se les había de encomendar á es- 
pañoles. 



ENERO 1688 161 

Por horror á los trabajos de la hierba estuvieron siete años los mi- 
sioneros de la Compañía entre ellos sin poder reducir alguno á la fe, 
hasta que se les hizo dicha promesa, y consta de testimonios. Y es in- 
dubitable que si se les manda á este trabajo, antes de llegar á Mbaraca- 
yú, se meterán por los montes donde no puedan ser hallados, mezcla- 
dos con los gentiles, sus parientes, deshaciéndose las reducciones que 
tanto han costado á los Jesuítas, y contándolo á los infieles se imposi- 
bilitará su conversión, y causará mayor perjuicio en este tiempo en que 
algunos misioneros están entre los infieles de Mondaix, vecinos á di- 
chos tres pueblos, que nunca, hasta que el Obispo D. Faustino de las 
Casas encargó esta empresa á los Jesuítas, habían podido reducirse; y 
dichos religiosos tienen ya nueva reducción de cristianos, que crece 
cada día con otros infieles que se atraen de nuevo por los misioneros 
con tanto trabajo, que en los bosques espesos pierden los vestidos y aun 
se desgarran las carnes y se les pudren las piernas, por los muchos 
pantanos y lagunas y ríos que pasan con sumo calor y humedad. Y á 
la primera noticia que tengan de que á los reducidos se les obliga al be- 
neficio de la hierba, se volverán á sus bosques. De lo cual se seguirá la 
disminución de vasallos de S. M. y de muchos millares de soldados que 
por aquella parte aseguran la entrada de enemigos europeos á la Amé- 
rica y Reino del Perú; que no tiran, sino antes contribuyen con cerca 
de 12.000 pesos de tributos anuales en las Reales Cajas de Buenos Aires 
y Paraguay, lo cual no sucede en los presidios españoles de Buenos 
Aires, de 800 soldados; pues consumen cada año casi 200.000 pesos y 
el de Chile más de 300.000; y los indios, en guerra viva, sirven sin 
sueldo, como se vio el año de 1680. 

Por estos inconvenientes, aunque los indios de dichos tres pueblos 
quisiesen ir voluntariamente, no convenía permitírselo. Y los que pre- 
tenden ocuparlos en la hierba no buscan el servicio de S. M., pues los 
quieren aplicar en trabajo que los consume; reservando de él los siete 
pueblos de Tobati, Los Altos, Atirá, Yaguarón, Guarambaré, Ipané y 
el Yta, encomendados á españoles y que están muchas leguas más cer- 
ca que los primeros. 

Y esto conocieron el Dr. D. Francisco de Alfaro, que dispuso las 
ordenanzas de aquellas provincias en 1616; el Licenciado D. Alonso 
Tomo iv. i i 



102 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

Pérez de Salazar, que por los años de 1624 entabló allí las Aduanas; 
el Licenciado D. Andrés Garabito de León, por los de 1652, y el Doc- 
tor D. Juan Blázquez de Valverde, por los de 165/; los cuatro Oidores 
de Charcas, y el Licenciado D. Pedro de Rojas, que lo fué de Buenos 
Aires en 1668, y el Licenciado D. Diego Ibáñez de Faria, que fué á la 
visita y padrón de los indios que doctrinan los Jesuítas en 1 676. Todos 
los cuales aprobaron la exención de los indios del beneficio de la hier- 
ba, como también los demás Gobernadores de aquella provincia; que 
sin esta vejación, desde 1684, ha aumentado de suerte que ha sido ya 
necesario hacer otros tres pueblos. Modo de gobierno experimentado 
por más de sesenta años y el mudarle ahora no parece prudente; y 
más, cuando dispuso el nuevo arbitrio el Maestre de campo D. Anto- 
nio de Vera Mújica, en sólo un mes que estuvo gobernando aquella 
provincia, por muerte de D. Juan Diez de Andino, puesto por el Vi- 
rrey, ínterin que llegase D. Francisco de Monforte, que actualmente 
la gobierna. 

Dicho D. Antonio, aunque nació en Santa Fe de la Veracruz, tiene 
parientes y dependientes en el Paraguay, que le informarían conforme 
á sus deseos, y negoció una provisión subrepticia en la Real Audien- 
cia, ocultando la distancia de dichos tres pueblos de los montes donde 
se beneficia la hierba. Semejante provisión consiguieron algunos del 
Paraguay de la Real Audiencia en Buenos Aires, y se la dieron á don 
Juan Diez de Andino la primera vez que gobernó, y dijo: «Nunca per- 
mita Dios que con tanto perjuicio de los indios aumente yo mi caudal >. 
Y no la quiso ejecutar como fundada en siniestros informes. Y si Vera 
gobernara más tiempo mudara de parecer, como le sucedió al Gober- 
nador D. Felipe Rexe Gorbalán desde 1 67 1, que creyendo á los prime- 
ros informes negoció de la Audiencia de Buenos Aires otra provisión 
tan perjudicial á los indios como ésta, y después mudó de parecer y 
dio informes muy distintos, y la Real Audiencia mudó su primera pro- 
visión. 

Parece conveniente que S. M. suspenda por lo menos dicha provi- 
sión hasta que el Gobernador D. Francisco de Monforte, que está en 
el tercer año de su gobierno, habiendo visto dichos pueblos, informe 
lo que hallare ser más conveniente. 



ENERO 1688 163 

Su'plica se eximan de la hierba los pueblos que doctrinan los Jesuí- 
tas, no obstante cualquier provisión de la Real Audiencia en contra; 
pues el más cercano dista más de lOO leguas, y es conforme á leyes y 
costumbre, que no se les obligue á servir aún á sus encomenderos ale- 
jándose tanto de sus pueblos; pues se expone á perderse tan florida 
cristiandad y se impide la conversión de los infieles. 

Impreso. — 5 ís., más otro escrito, el primero y último en papel de sello 4.° del 

año 1688. —£^mi>.: «Diego Altamirano » Term.: «los pobres indios». - Al dorso 

se lee: «Cons.'*— Refiere que por parte de la Asunción del Paraguay se yntenta 
que los Ynos. de otros pueblos que doctrina la Compañía sean compelidos a be- 
neficiar la yerba, lo qual está prohiuido por las leyes y ragones que expresa; Y 
supca. se mande que no se obligue a Pueblo alguno de los que doctrina su Reli- 
gión a acudir al beneficio de la yerba, no obstante cualquiera provisión de la 
Audia. que se aya obtenido en contra, para lo cual presenta diferentes testimo- 
nios. — Conss." a 21 de hen.° 168S,— Véalo todo el Sr. fiscal, con lo demás que 
hu.* en la materia y tráigalo después vn Relator».— (Rubricado.) —En el f.'* 6 
dice: «El fiscal a visto este Memorial del Padre Diego Altamirano, de la Compa- 
ñia, en que representa los perjuizios q. se ocasionan a los Yndios de sus redu- 
ciones el que se les obligue a la mita desta yerba del Paraguay, assi por la dis- 
tancia como por el orror que tienen a tan excessiuo travajo. — Dize: Que aunque 
todos los motivos y fundamentos hazen gran fuerza al fiscal para que se difiera 
a su pretensión, Y mas cuando la motiva la prohiuicion de las leyes 3 Y 6, tt.° 17, 
Lib. 6 de la Recopilación de Indias; sin embargo, tocando en cossa que puede 
ser perjuicio a la causa pública, Y no sabiendo los motivos que tubo la Audien- 
cia de Charcas y gouernador del Paraguay, informen sobre el contenido del me- 
morial de el Padre Altamirano. Y que en el Ínterin que el Consejo determina 
otra cossa con vista de sus Ynformes, no permitan se miten Los Yndios de estas 
reducciones de la Compañía pa. el beneficio de la yerba de Paraguay. — Md. y 
febrero 27 de 1688». — (Rubricado.)— «Ses. deGou.°— S. E.— Y todo el conss.°— 
Hágase como lo dice el Sr. fiscal, y también se pida informe al arzobispo de 
Charcas, como a la auda. y Gouor. q. dice el Sr. fiscal; y a la Audiencia se la ex- 
traña Vbiese pasado a despachar prouission introduciendo nouedad qe. es con- 
tra las leyes de la Recopilación de Indias sin haber dado quenta al Consejo de 
los motivos q. tubieron para ello, qe. pudiese justificarla, Y q. en lo de adelante 
lo escusen, y de lo que ocurriere en materias de calidad, de primero quenta al 
Consejo. -Md. y Margo 13 de 1688 as.— Ldo. Vallejo».— (Rubricado.) (Hay otra 
rúbrica.) 

2.480. 1688— I— 22 75_6_i3 

La Junta de guerra de Indias. — Da cuenta á S. M. de lo que escribe 
el Gobernador en ínterin del Río de la Plata D. José de Herrera y So- 
tomayor, por cartas de 19 y 23 de Noviembre y 2 de Diciembre de 



104 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

1 686, en que da cuenta de estar suspendida la fábrica de la foKaleza 
que se empezó en el sitio de San Sebastián de la ciudad y puerto de 
Buenos Aires, por estarlo la cobranza de los nuevos impuestos consig- 
nados á esta obra á instancia de aquella ciudad, la de Santa Fe y Pa- 
raguay; y de la providencia que se podía dar á esto, supliendo con va- 
rias reformas del personal de las I O compañías de que se componía el 
presidio, que todas se componían actualmente de 900 hombres; con 
que se ahorrarían todos los años más de 30.OOO pesos, que aplicado 
á dicha obra se podía acabar en cinco años. Trata asimismo de la for- 
tificación de la boca del río Negro. Y con ocasión de lo propuesto por 
el Príncipe D. Vicente Gonzaga de que para obligar á los portugueses 
á dejar la colonia del Sacramento, convendría hacer dos fuertes á la 
boca del Paraná, y que en esta consulta se tocó el punto de fortificar 
la boca del río Negro, á que impuso silencio S. M.; parece se ha de 
extrañar al Gobernador la reforma que pretende, y ordenar al Virrey, 
que para la fortificación de Buenos Aires le provea en dos ó tres situa- 
dos hasta 30.000 pesos, y que los reintegre de los impuestos de la co- 
rambre y hierba del Paraguay, — Madrid, 22 de Enero de 1688. 

Original.— Hay cinco rúbricas correspondientes á cinco Consejeros de los siete 

anotados al margen.— 3 ís. y el de carátula. — Enip.: «D. Joseph » Tertrí.: «ser- 

uido3>. — Al dorso se lee: «Como parece». — (Rubricado.) — «publicóse en 5 de 
Fe.°— D. Fran.co de Amolaz». 

2.481. 1688—2—5 76—3—9 

Carta-relación del P. Diego Altamirano, de la Coynpañia de Jesús ^ es- 
crita por orden del Consejo^ en Junta de 25 de Septiembre de lóSy, to- 
cante á lo que informó el Gobernador del Paraguay D. Francisco de 
Monforte en cartas de 20 de Abril, igy 2g de Julio de 1686. — Dice que 
tiene por ajustada la relación del Gobernador, con la cual contextan al- 
gunas cartas del Rector y religiosos del colegio de la Asunción, adonde 
concurren, como plaza de armas, todos los soldados, caballos, municio- 
nes y víveres que han de salir en las expediciones de guerra contra los 
guaycurús y otras naciones bárbaras; cuyas tierras empiezan á tiro de 
mosquete de dicha ciudad, sin que medie más distancia que la del río 
Paraguay, que las divide. Antiguamente los Padres Jesuítas las doctri- 
naban, con el provecho de bautizar todos los párvulos que morían y 



FEBRERO I 688 165 

se iban al cielo, y muchos adultos en el artículo de la muerte; y aun- 
que no pagaban tributo, con todo eso, en treinta años que entre aque- 
llos indios estuvieron los Jesuítas, no se hicieron hostilidades algunas 
contra los españoles, y éstos gozaban del ganado vacuno, sirviéndole 
voluntariamente los indios guaycurús, aún infieles, en recoger vacas 
y en otros ministerios, dentro y fuera de la ciudad. Pero usando mal 
de tantas conveniencias; muchos españoles, por aumentar sus intereses, 
apretaron tanto con vejaciones y fraudes á dichos indios, que alzándose 
éstos contra la ciudad y provincia, echaron de sus tierras á los misio- 
neros, retiraron todas las vacas y han repetido cuantas hostilidades 
pueden, robando las haciendas de campo y las tropas de caballos, mu- 
las y otros ganados, y aun a la misma ciudad han asaltado por varias 
partes, con muerte de muchos españoles, esclavos y gente de servicio; 
y ha más de cuarenta años la oprimen, ocasionando en ella varias cala- 
midades: la primera, la falta de mantenimientos, pues antes cada ca- 
beza valía 2 reales, y hoy se llevan de otras provincias con grande 
costo; el vino se lleva de la Rioja y Mendoza, y el más barato suele ser 
á más de 20 pesos ó escudos de plata la arroba; los géneros de Buenos 
Aires tardan doblado más en subir al Paraguay en barcos, que los na- 
vios desde España á Buenos Aires; y por esta causa una vara de ruán 
vale allí 4 patacones; una de paño, 20; un quintal de hierro, 40; uno de 
acero, 80; un pliego de papel, á veces, 2 reales de plata; y á esta pro- 
porción los demás géneros, y se tiene por abundancia cuando á estos 
precios se consiguen. 

En los fuertes, si han de ser de provecho, es preciso asistan solda- 
dos, y á éstos no se les paga sueldo ni se les acude con el sustento 
para conservar la vida. Los guaycurús se aunan con los guaycurutis, 
payaguás, caaguás y otros; que si no tuvieran su fomento, no se atre- 
vieran contra el español, y quizás se convirtieran á nuestra santa fe y 
ahora inquietan toda la provincia y aun se atreven á la de Buenos 
Aires hacia las Corrientes y riveras del Río de la Plata ó Paraná; impi- 
diendo á los Misioneros que se internen á pacificar otras naciones dis- 
puestas para recibir la luz del Santo Evangelio . 

De todo lo cual se deduce la necesidad de repetidas entradas para 
humillarlos y colocarlos en parte donde no vuelvan á siis madrigueras 



l66 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

y se les pueda instruir en la fe en alguna reducción; la cual será fácil 
conservar con las mujeres é hijos; pero los varones de guerra (que no 
se sabe que lleguen á l.OOO) si no se quietaren, se podrían alejar á la 
provincia del Tucumán y ponerlos en el territorio de Santiago del 
Estero ó de San Miguel, cálido como el Paraguay, y á los españoles 
de esta provincia, podrá contárseles por premio el útil de carecer de 
tan molesto enemigo, con lo cual abundarán de tierra, ganados y otros 
frutos y se podrán convertir por misioneros Jesuítas otros infieles, que 
con el tiempo serán útiles á la América, como los de Nuestra Señora 
de Fe y Santiago de Itatines, que empezaron en el Caaguazú y veinte 
años ha los traspasó el Gobernador Diez de Andino cerca de los otros 
pueblos que doctrinan los de la Compañía donde los tienen á su orden 
los Gobernadores para las obras públicas y facciones de guerra á que 
acuden con prontitud, no sólo en número de 300 como informa el Go- 
bernador que tenía en la guerra, sino en el de 500, i.ooo y 1. 5 00 
que en diversas ocasiones han acudido según han sido llamados. Ade- 
más con esto se puede esperar que se desembarace el paso para el co- 
mercio hasta Santa Cruz de la Sierra, como lo hubo antes por allí, con 
el Perú; lo que sería el remedio del Paraguay, porque en dos sema- 
nas, poco más ó menos, aunque sea por tierra, se puede pasar desde 
Potosí á la Asunción; y por haber ahora enemigos en aquel camino, se 
alarga rodeando más de 600 leguas, por tierras muy difíciles. Este ca- 
mino puede también hacerse por el río Pilcomayo que, pasando cuatro 
leguas de Potosí, corre á desaguar en el Paraguay y sufre embarcacio- 
nes bastantes para conducir en breve, agua abajo, todo género de 
mercancías; y esto será provechoso también al comercio de Sevilla y 
de Lima si tuvieren géneros en Potosí que puedan llevarse al Para- 
guay y á toda la provincia del Río de la Plata hasta Buenos Aires con 
gran presteza; y en la misma forma se podía embarcar el tesoro Real 
desde Potosí á Buenos Aires ó á la Isla de Maldonado que hace un 
excelente puerto en la Tierra Firme, sin necesidad de cargarle por tierra 
hasta meterle en las naos ó galeones en que se hubiese de traer á Es- 
paña, y con menos aún del tercio de lo que ahora se gasta se conduje- 
ra por dicho rumbo todo el tesoro Real y lo demás que el comercio 
quisiese, sin riesgos de tempestades ni de piratas, ni de otros acciden- 



FEBRERO Ib88 167 

tes á que están expuestas las navegaciones desde Arica á Lima, y des- 
de allí á Panamá, y libre de los excesivos costos de las conducciones 
por tierra de Potosí á Arica y de Panamá á Portobelo, etc. Ni esto 
impediría al comercio de Lima, porque siempre ha de ir otra escuadra 
de galeones y navios mercantes á Cartagena y Portobelo para el comer- 
cio con la mayor parte del Perú, Nuevo Reino, Tierra Firme, etc. 

Y pues, al Brasil despacha Portugal cada año tres flotas fuera de 
otros navios intermedios para abastecerle y proveer de sus frutos el 
Reino de Portugal; cuánto rnás necesario y útil sería que fuese una 
flota de galeones y naos mercantes por Cartagena, y otra por el Río de 
la Plata, ó ambas cada año, ó por lo menos un año, la una á Cartagena 
y otra el siguiente al Río de la Plata. Y si una sola Compañía del co- 
mercio no puede aviar las dos flotas, será muy fácil hacer otra Compa- 
ñía para el despacho al Río de la Plata; y con la emulación de no per- 
der su vez é intereses procurará cada Compañía despachar el año que 
le toca, y así serán menester menos navios y será más fácil el enviarlos, 
y no habrá la falta que de años anteriores á esta parte se experi- 
mentó en los despachos de galeones; que nace de que una sola Com- 
pañía de comercio no tiene fuerzas para tanto como es menester en 
aquel dilatado imperio, é impiden que otros conduzcan lo que ellos no 
pueden; de donde se sigue que las Indias y España estén pobres, por- 
que pocos del comercio no pierdan sus intereses y los extranjeros se 
alzan con el que impide el comercio de Sevilla á los españoles; lo cual 
es inevitable mientras naos españolas no llenen las Indias por todas 
partes de las mercaderías de que necesitan, y asi las comprarán los 
moradores de Indias tan acomodadas como se las venden los extranje- 
ros. Y si no hay mercaderes españoles, y los extranjeros en gran nú- 
mero les ofrecen más baratos los géneros, ¿qué fuerza podrá impedir 
que no les den entrada en sus puertos? Y para S. M., cierto parece que 
se doblarían sus intereses doblándose las campañas del comercio, y si 
alguno lo dudare, la experiencia de algunos años hará patentes á los 
ojos las conveniencias. Verdad es, que para esto sería conveniente po- 
blar el puerto que hace la isla de Maldonado, donde estará segura cual- 
quier flota, asi de temporales como de piratas y enemigos, porque su 
boca es tan estrecha, que con cualquier artillería se podrá defender. 



1 68 PERÍODO OCTAVO 1 683 -I 704 

Pero si esto se dilata, los portugueses ú otra nación que admita libre 
el comercio á las demás, ocuparán dicho puerto; con que se llenará el 
Río de la Plata de naos y armadas extranjeras que impidan la entrada 
en él á los navios españoles, aun para llegar á Buenos Aires; y si los 
portugueses han podido conseguir quedarse poblados en la tierra firme 
enfrente de San Gabriel, más color tendrán para poblarse 50 leguas 
más hacia el Brasil que está Maldonado, donde hay dilatadas tierras de 
labranza para trigo, viñas y todo género de frutos, y ganado vacuno, 
que ha multiplicado allí innumerable, con otras comodidades sin com- 
paración mayores que las de San Gabriel. 

Lo que el Gobernador representa sobre la población que portugue- 
ses han hecho en el sitio donde estuvo la ciudad de Jerez, es materia 
de mucho cuidado y que ha ya diez años, poco más ó menos, que se 
dice, y el P. Altamirano se lo oyó como cosa cierta al Gobernador don 
Felipe Rexe Gorbalán, y procuró persuadirle no permitiese que se 
arraigase dicha población; la cual parece que empezó en 1678, poco 
después que una escuadra de portugueses llegó á la Villa Rica, quedán- 
doles seguro el paso para cautivar 4.000 indios cristianos. 

A petición de dicho Gobernador acudieron los indios de las reduc- 
ciones, con todas armas y bastimentos, al llamamiento; y añadiéndoles 
algunos soldados y Cabos españoles que los gobernasen, los envió al 
alcance del enemigo para quitarle la presa; y pareciéndoles á los Cabos 
peligroso acometerle, mandaron desistir de la empresa; los indios más 
versados en semejantes facciones se ofrecían á despojarlos de toda la 
presa, pero no se les permitió y se volvió todo el ejército, con poca 
reputación, y después de grandes gastos y trabajos; con él se retiraron 
todos los vecinos de la Villa Rica á la Asunción y se poblaron de nuevo 
de la otra banda de dicha ciudad, 14 leguas hacia las reducciones de 
los Jesuítas, poniendo al nuevo pueblo el nombre antiguo de Villa Rica, 
que es el que tuvo la despoblada. 

Esta es la presa que se mandó restituyesen los portugueses en el 
Convenio provisional de 1680, en que sólo se ejecutó lo favorable para 
ellos, que fué restituirles la tierra que habían usurpado, para que en 
ella reedificasen la ciudadela, que tan justamente les había demolido 
el Gobernador D. José de Garro con 3. 000 indios de las doctrinas de 



FEBRERO 1688 169 

los Jesuítas, y se les restituyó toda la artillería y munición, con que la 
pueden defender, sin que ellos hayan restituido algo de lo que lleva- 
ron de la V^illa Rica, ni se haya tratado de que dicha restitución, man- 
dada, se ejecute. Y al mismo tiempo que en el Río Janeiro se hacía 
venir gente y proveer á todo lo necesario para la colonia del Sacra- 
mento, á vista de Buenos Aires; se estaba haciendo otra población en 
las ruinas de Jerez y territorio del Paraguay, para darse la mano los 
portugueses de ambas poblaciones, con daño de las dos provincias del 
Paraguay y Buenos Aires, que cogen en medio. 

Y en cierto modo es más perjudicial la de Jerez cuanto es más reti- 
tirada de la vista de los españoles, donde podrán tener los portugueses 
caballos, muías y otros ganados de que carecen en el Brasil; y si antes 
marchaban á pies descalzos más de 400 leguas y tardaban seis y ocho 
meses hasta llegar á las tierras de S. M. sólo por apresar indios, de que 
se tiene por cierto han llevado más de 300.OOO cristianos y gentiles al 
Brasil, donde los maltratan y venden como esclavos; ahora que están ya 
entre los mismos indios y con caballos y bastimentos en abundancia, 
¿cuántos podrán apresar? 

Cónstale al informante de cierto que en l58l, atravesando la provin- 
cia del Paraguay, se acercaron á los Llanos de Manso, que están á la 
falda de Santa Cruz de la Sierra, por donde sus vertientes miran al Pa- 
raguay y al mar del Norte, y por consiguiente se avecinan á Potosí y 
pueblos del Perú. Los portugueses que poblaron la primera vez en 
San Gabriel decían que hasta Potosí y sus minas habían de llegar, por- 
que eran de su Rey. Ya lo van ejecutando, porque en acabando con 
los indios de Pilcomayo, podrán introducirse al comercio con los espa- 
ñoles de Potosí; recoger cuanta plata y oro quisieren; conducirlo por 
agua hasta el Sacramento y de allí en naos de alto bordo hasta Lisboa: 
á lo cual les ayudarán los castellanos del Perú, por el interés particular 
en el comercio, sin reparar en el daño común. Y apoderados del Pil- 
comayo, Bermejo, Paraguay y Paraná; podrán impedir á los españoles 
de Paraguay y Buenos Aires el paso por dichos ríos, irse apoderando 
poco á poco de todas las tierras y destruir las reducciones de indios, 
como han destruido ya cuatro ciudades y muchas poblaciones que ha- 
bía en el Guaira por 100 leguas hasta la Villa Rica, que últimamente 
han destruido. 



¡70 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

Supuesta, pues, la necesidad de pacificar los guaycurús, parece nece- 
sario la ayuda de costa que pide el Gobernador de algún dinero, no de 
gente; porque los indios reducidos y doctrinados por los Jesuítas están 
á punto, siempre que los llama el Gobernador, para semejantes faccio- 
nes, y con pocos españoles que los gobiernen é instruyan en el arte 
militar y alienten con su ejemplo, pelean con sumo valor y tolerancia 
de inmensos trabajos y concurren con víveres y caballos, de que tenían 
ofrecidos 600 para la campaña de 1687; y nunca se niegan á cuanto 
su pobreza alcanza para el servicio de S. M. y bien común. Y aunque 
los vecinos de la Asunción y Villa Rica contribuyen con lo que pue- 
den, necesita el Gobernador de más medios; porque los enemigos les 
impiden cultivar muchas tierras en cuyos frutos cifran todos sus bie- 
nes.— Colegio Imperial de Madrid, 5 de Febrero de 1688. 

Original. — 4 fs., más un papel aparte con la carátula. — Enip.: «Con la noti- 
zia » Term.: todos sus bienes». 

2.482. 1688-2— 16 75—6-13 
Real Cédula al Gobernador interino de Buenos Aires D. 'José' de He- 
rrera y Sotomayor. — En respuesta de las que éste escribió en 19 y 23 de 
Noviembre y 2 de Diciembre de 1686 sobre continuar en la nueva for- 
tificación que se le mandó hacer, avisándole lo resuelto en ello; y que 
ha ordenado al Virrey del Perú por Despacho de este día le provea en 
dos ó tres situados hasta 30.000 pesos y que los reintegre de los im- 
puestos de la corambre y hierba del Paraguay, los cuales conviene 
tengan efecto y corran sin más dilación, no obstante cualquiera dificul- 
tad que en ello se ofrezca, y que mientras no hubiere más urgentes 
motivos que obliguen á nuevas fortificaciones, no se trate de la de la 
Boca del Río Negro. — Madrid, 16 de Febrero de 1688. 

Es copia. 2 fs. -Emp.: «D.° Joseph. ...» Term.: «lo que os tocare». 

2.483. 1688— 3 — 10 75—6—10 

Testimonio del P. Andrés Reguera, Provincial de la Compañía de 
Jesús^ de la provincia de Castilla.— "En que se hace constar al Real 
Consejo de Indias, que tiene señalado para Procurador de esta provin- 
cia en el Reino del Perú y Villa de Potosí al hermano Domingo Ro- 
dríguez, natural de Santiago de Galicia, y sin estorbo alguno 'para 



MARZO 1688 171 

que se le pueda impedir el pasaje á las Indias, según las órdenes de S. M. 
Firmado de su nombre y sellado con el sello de su oficio en Vallado- 
lid á 10 de Marzo de 1862. 

I f.", más uno en blanco. — Original. — Emp.: <Andres » Term.: «sello de mi 

oficio». 



2.484. 1Ó88-3— 10 74_3_3g 

Memorial del P. Diego Aliamirano á S. M. —Pide que en razón de 
los motivos que alega, se conceda haya misión de la Compañía en la 
ciudad de Corrientes de la gobernación y diócesis de, Buenos Aires, 
con casa donde puedan vivir con decencia dos ó tres misioneros y 
hospedar á los que pasen, y capilla ó iglesia pequeña para instruir á los 
indios, sin congrua alguna de la 'Real Hacienda ni de la ciudad. — Sin 
fecha. 

2 fs. — Emp.: «Diego Altamirano » Term.: «los pobres yndios». — Al dorso 

está el dictamen fiscal, fecho en Madrid á 26 de Febrero de 1688, y el decreto 
del Consejo á 10 de Marzo de 1688. — «Como lo dice el Señor fiscal, con calidad 
de que no tengan campana ni puerta a la calle el oratorio. — (Rubricado.) — Ori- 
ginal. —Sello 4.°, de oficio. — En el mismo A. de I. 76 — 3—35 está la minuta 
de la Real Cédula al Gobernador de Buenos Aires, que concordando con el 
Obispo en la conveniencia de dar licencia á los Jesuítas para tener casa en la 
ciudad de las Corrientes para hacer misión á los indios, se la concedan, con la 

calidad que se expresa. — Está sin fecha. — 4 fs. — Emp.: «Diego Altamirano » 

Term.: «que asi es mi voluntad». — Al dorso se lee: «Ydem al Obispo de Buenos 
Aires.— Visto >. 



2.485. 1688—3—20 74_6— 50 

Carta de D. Valentín de Escobar Becerra., Deán de la iglesia de Bue- 
nos Aires., á S. 71/. — Refiere el estado miserable en que está la reedifi- 
cación de aquella iglesia, lo imposible de proseguirla por falta de me- 
dios y haber gastado el Obispo D. Antonio de Azcona 40.000 pesos; 
y que tan solamente han quedado de provecho las paredes que antes 
tenían. Pide se aplique el remedio conveniente. -Buenos Aires, 20 de 
Marzo de 1 688. 

Original. — 3 fs. — Emp.: «Juzgando » Term.: «desesperazion». 



172 PERÍODO OCTAVO 1683-I704 

2.486. 1688—3—30 154— I— 21 

Real Cédula al Gobernador de Buenos Aires. — Que concordando con 
el Obispo en la conveniencia de dar licencia á los Jesuítas en la ciudad 
de las Corrientes para hacer misión á los indios, se la concedan con la 
calidad que se expresa. Dice que Diego Altamirano, de la Compañía 
de Jesús, Procurador de la provincia del Paraguay, le ha representado 
sería de grande gloria de Dios y provecho de las almas que su religión 
tuviese alguna misión permanente en la ciudad de las Corrientes, por- 
que dicha ciudad tiene cerca de ella muchos infieles y por no haber 
misioneros Jesuítas allí no se han sujetado ni convertido á la fe, aunque 
algunos de ellos no son belicosos contra españoles, sino de natural dó- 
cil y fáciles de convertir, á cuyo ejemplo se podrían ganar otros más 
bárbaros, y no se podría conseguir con misión que hiciesen alguna vez 
al año; porque los colegios más cercanos distan de dicha ciudad más 
de 100 leguas y de caminos difíciles, y aunque en alguna correría se 
ganasen algunos, no querrían luego salir lejos de sus tierras hasta que, 
domesticados, perdiesen el miedo y concibiesen la conveniencia de 
agregarse á los otros pueblos; y que es puerto forzoso para las canoas 
y balsas desde el Paraguay y reducciones hasta Buenos Aires y Santa 
Fe, á cuyas ciudades llevan los indios ya cristianos sus frutos con 
que pagan el tributo y compran lo necesario para sus iglesias y con- 
servación de sus pueblos; y siendo ya 25 las reducciones y de las más 
numerosas que se conocen en las Indias, y usan embarcaciones tan dé- 
biles como de un madero calado; es preciso que sea continuo el trajín 
de los que bajan y suben, y todas tocan en las Corrientes, donde son 
visitadas de las Justicias y compran bastimentos los indios para prose- 
guir su viaje, en el que suelen padecer vejaciones por no haber quien 
los defienda como los Jesuítas, que los han convertido; y con diversos 
modos los sonsacan los españoles para que se queden á servirles en sus 
casas, heredades y trajines, de que se seguía, que gran número de in- 
dios no volviesen á sus reducciones, dejando desamparadas sus mujeres 
y familias; y en éstos que se quedan experimentan otro daño, que es 
no pagarles su trabajo o hacerles trabajar más de lo que sufre su natu- 
ral, y se huyen y meten entre los infieles, sustentándose no pocas ve- 
ces de lo ajeno; y aunque los misioneros procuran recogerlos, no pue- 



ABRIL 1688 173 

den evitar el que se pierdan muchos por estar sus doctrinas tan dis- 
tantes de la ciudad de las Corrientes; y por ser paso necesario de los 
religiosos que van de los colegios á las reducciones y por no hallar 
hospedaje decente ni casa de posada para pasajero, con suma incomo- 
didad van expuestos á los temporales que dice son muy ásperos, de 
que había sido testigo ocular dicho P. Altamirano; á que se ocu- 
rría con que los Jesuítas tuviesen allí misión con casa donde vivir con 
decencia religiosa dos ó tres misioneros y hospedar los que pasan, y 
capilla ó iglesia pequeña, al modo que usan en las otras misiones, para 
instruir á los indios siquiera hasta que cerca de aquella ciudad se re- 
duzcan bastantes infieles, para hacer nueva reducción en que vivan más 
de asiento y sirva de escala para convertir á los demás: para lo cual no 
será menester congrua alguna, porque los colegios de donde se envia- 
ren religiosos para dicha misión, los sustentarán con todo lo necesario 
como á subditos suyos. 

Y visto en el Consejo, con lo que pidió el Fiscal, S. M. le manda y 
encarga al Obispo de esa ciudad, por Despacho de este día, que es- 
tando concorde en la conveniencia de esta misión, les dé licencia á los 
Jesuítas para establecerla en la forma y con la limitación que expresa 
Diego Altamirano y con calidad de que no tengan campana, ni puerta 
á la calle el oratorio que tuvieren, y sin perjuicio de la jurisdicción 
ordinaria del Obispo; y le dará cuenta. — San Lorenzo, 30 de marzo 
de 1688. 

El Rey, y por su mandado D. Francisco de Amolaz; señalada del Consejo. — 

Etnp.: «Diego Altamirano » Tcrni.: «mi Voluntad». — Fs. 2 á 4 v.'° — Tomo XII, 

30,0 X 21,2, libro de Frailes, años 1 688- 1699. — ídem al Obispo de la iglesia cate- 
dral de la ciudad de la Trinidad y puerto de Buenos Aires. 

2.487. 1688—4—2 75_6— 10 

Memorial de Andrés de Rivas, Procurador de la Compañía de Jesús 
de la provincia de Castilla la Vieja, á S. Af. — Suplica se conceda per- 
miso á Domingo Rodríguez, religioso de su provincia de Castilla, para 
pasar á Potosí, por haberle elegido su Provincial por Procurador de las 
haciendas que tiene en dicha villa; y presenta su licencia. 

Al dorso hay un decreto del Consejo de 17 de Marzo de 1688, que dice: «trái- 
ganse estas ordenes que se citan en la liz.^ del Prou.^'» — (Rubricado.) — Y ácon- 



1^4 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

tinuación se lee: «Los ordenes que cita la Liz.^ del Prou.^^ a dado a entender el 
Procurador Gen.' de la Compañía que quiso decir la gen.' que está dada par;i 
que no pueda pasar alas In.^' ning.° religioso sin liz.^ de su Mag.d»— Cons.° a 
22 de M.co de 1688. — Véalo el Sor. fiscal». — (Rubricado.) — «el fiscal a visto este 
memorial y licencia de el Provincial de la Compañía de esta provincia de Casti- 
lla para que sea procurador de las haciendas q. en potosi tiene la dicha provin- 
cia el lierm." Domingo Rodríguez, de la misma Comp.^, en que viniendosse el 
que está en Potossi por la Provincia, que es el que escribió al virrey aquella 
carta sobre pagar el derecho de Couos, de que el virey dio cuenta: Siendo esta 
satisfacción I providencia la que se podia dar a su desmessura; le parece al fiscal 
que siendo seruido el Consejo, se le dé a éste la licencia que pide, con la calidad 
de que en la primera ocassion se aya de benir el que está alia. — M.d I marzo 28 
de 1688». — (Rubricado.) — «Conss." a 2 de Abril 1688. —Concédese esta liz.^, con 
calidad de q. venga a Esp." el otro Procu.'^ que está en Indias.— I escriuasse re- 
seruadam.'í' al virrey q. no permita q. el q. fuere de aqui passe a Potossi en lle- 
gando a Lima sin q. anttes venga a quella ciu.d y después passe estotro». — (Ru- 
bricado.) — 2 fs. en 4.° correspondientes á i f.° doblado de sello 4.° de 1688. 

2.488. 1688—4—4 75—6-13 

Carta del Gobernador de Buenos Aires, D. José Herrera y Sotoma- 
yor á S. M. — Le da cuenta de cómo el pirata inglés había apresado un 
navio portugués, fondeado en la colonia del Sacramento; y de cómo 
despachó por tierra firme persona que con cuerpo de gente de las doc- 
trinas que los Padres de la Compañía de Jesús tienen en Paraná y Uru- 
guay, reconociesen la costa desde Maldonado hasta Montevideo, por 
si intentasen los navios enemigos invadir este puerto; pidiendo al Su- 
perior de dichas doctrinas 350 caballos para el servicio de esta guar- 
dia (que asiste en el río de San Juan), y como hasta la hora presente 
no ha tenido noticia de la eficacia de esta diligencia, y sí solamente de 
haber salido con la persona que despachó para el efecto, número de in- 
dios de dichas reducciones como baqueanos de todos aquellos parajes, y 
que se despachaban á la dicha guardia de San Juan los 350 caballos con 
que aquellas reducciones por intervención de los Padres de la Compa- 
ñía de Jesús han querido servir graciosamente á S. M.: lo que no pue- 
de dejar de noticiar, y con cuanto celo asisten, así aquellos indios como 
dichos Padres, á todo lo que mira y conduce al Real servicio de S. M., 
para que se sirva mandarles recompensar este beneficio en lo que S. M. 
fuere servido. — Buenos Aires, 4 de Abril de 1688. 

2 fs.— Original. — Emp.: «En cartta » Term.: «propuesto.» — Al dorso se lee: 



MAYO i68S 175 

íRda. en vn pliego q. trajo a la Sria. el Procurador Gen.' de la Compañía en 
7 de Sept."de 688». 

2.489. 1688—4—6 76—3—8 y 122 — 3—6 

Real Cédula al Gobernador del Paraguay^ D. Francisco de Monforte. 
Que informe sobre el Memorial que ha dado el Procurador de la Com- 
pañía de Jesús de aquella provincia, Diego Altamirano; para que los 
indios de los pueblos llamados San Ignacio, Nuestra Señora de Fe y 
Santiago, que doctrinan los de su religión; no sean compelidos al be- 
neficio de la hierba. — Madrid, 6 de Agosto de 1688. 

El Rey, y por su mandado D. Francisco de Amolaz; señalada del Consejo. - 

jE"^/*/.; «Diego Altamirano » Tertn.: «deste dia».— Fs. 143 á 144.— ídem ala 

Audiencia y al Arzobispo de los Charcas.— ídem á la Audiencia, extrañándole 
hubiese despachado provisión introduciendo novedad (en la materia), que es 
contra las leyes de la Recopilación, sin haber dado cuenta de los motivos que 
para ello tuvo. — En el mismo A. de I. 74 —3—37 existe la minuta de Real Des- 
pacho, sin fecha, á la Audiencia de los Charcas, acerca de que se ha reparado no 
haya venido el informe que se le mandó hacer sobre el Memorial que dio el 
Procurador de la Compañía de Jesús del Paraguay para que los indios no sean 
compelidos á beneficiar la hierba, y que lo ejecute luego. — Emp.: «Por Cédula 

mía de 6 de Abril del año pasado de 1688 » Term.: «en la primera ocasión». — 

I f."— Al dorso se lee: «Visto». 

2.490. 1688-5— 21 • 75-6-10 

Memorial de Andrés de Rivas, de la Compañía de ^esüs, su Procu- 
rador general de la provincia de Castilla, á S. M. — Dice que á Domin- 
go Rodríguez, religioso de dicha Compañía, que va por Procurador de 
las haciendas que su provincia tiene en Potosí; se le ha mandado dar 
licencia para pasar, con calidad de que en llegando se vuelva el Pro- 
curador, que al presente se halla en ella: y por qué ha más de cin- 
cuenta años que en aquella villa ha habido dos religiosos con nombre 
de Procuradores para la administración de las haciendas de los cole- 
gios de la ciudad de Orense y de la villa de Villafranca del Vierzo; 
á fin de que se ayuden en la administración y quede el uno si el otro 
faltase: suplica se conceda dicha licencia sin la calidad y limitación im- 
puesta. 

Al dorso se lee un decreto del Consejo de 21 de Mayo de 1688, que dice: «Jus- 
tifique el hauer hauido los dos religiosos que refiere. — (Rubricado.) — 2 fs. en 4.**, 
correspondientes á uno doblado, de sello 4." de 1688. 



176 PERÍODO OCTAVO 1683-17O4 

2.491. 1688— 5— 21 75-6—10 

Memoñal de Tomás de Aguirre, de la Compañía de Vestís, de la pro- 
vincia de Castilla, á S. M. — Suplica se le conceda licencia para pasar á 
Potosí por haberle elegido su Provincial por Procurador de las hacien- 
das que la provincia de Castilla tiene en aquella villa, en lugar de Fran- 
cisco de la Fuente de la misma Compañía, que está ejerciendo allá esta 
procuración; á quien la provincia le mandó venir á España^ y que pue- 
da hacer su viaje en la embarcación que le fuere más a propósito, con 
un mozo que le va asistiendo, llamado Pedro García. Presenta licencia 
de su Provincial. Tráense dos memoriales del Procurador de Castilla, 
pidiendo licencia para pasar Domingo Rodríguez, religioso de su pro- 
vincia, al mismo efecto, con lo acordado en ellos por el Consejo en 17 
y 22 de Marzo, 2 de Abril y 21 de Mayo de 1688. 

Sigue un decreto del Consejo de 2 de Septiembre de 1689, que dice: iVea el 
Señor fiscal la petición y los desp.°* q. Presenta». — (Rubricado.) — «el fiscal a uisto 
este memorial, I siendo el nombramiento de este religioso I su criado en execu- 
cion, de lo que al Conss.° consta para quitar el procurador que la comp.^ allá 
tenia I el que higo vnicamente la repugnancia al derecho de couos; parece se le 
conceda la licencia luego y preuenga con secreto al Padre fran.co de Lafuente se 
bengaa España, como sus prelados se lo mandan, pues han inviado nuevo pro- 
curador que le suceda. — M.d I Septiembre 4 de 1689». — (Rubricado.) — *Conss.° 
a 21 de 7.'" 1689. — Como lo dize el Sr. fiscal». — (Rubricado.) — 2 fs. en 4.°, co- 
rrespondientes á uno doblado de sello 4." de 1689. 

2.492. 1688-5-25 76—2—22 

Carta del P. Pedro de Lascamburu al P. Rector del colegio de Buenos 
Aires Simón de León. — Dice, que después de escribirle con el Alférez 
Juan Francisco Machado desde el paraje del Ygurapaminí el Jueves 
Santo; el Sábado Santo por la mañana tuvo aviso de los guenoas, que 
le despacharon á tres de ellos, y le dieron parte de cómo el Jueves 
Santo, al rayar el día, los habían cercado 1 5 bocas de fuego, y 
oyendo dos tiros creyeron que era el Padre con su gente; mas asomán- 
dose fuera de sus esteras repararon que estaban cercados por los por- 
tugueses, quienes de una descarga les mataron á los dos caciques más 
principales que tenían con otros dos mozos y á otro valentón de ellos, 
Bernabé el apóstata, atravesado el muslo, fuera de otros levemente he- 
ridos. Y visto esto, se arrojaron á la venganza, y Bernabé, de un balazo 



MAYO 1688 177 

que le acertó en la ceja al Capitán de los agresores, lo tendió de muerte, 
y en espacio de tres cuadras mataron á todos los 15) prosiguiendo sin 
parar hasta cobrar la caballada suya que estaba en una ensenada ata- 
jada y en poder de seis portugueses y varios tupíes, quienes huyeron 
dejando campo y caballada, y haciéndoles entrar en una isla donde an- 
tes habían dejado su hato los muertos, y quebrando las cajas y con lo 
que había en los cestos, arrebataron lo que pudieron llevar y pasaron 
á otra isla cercana donde estaba el grueso mayor de los portugueses. 
Envía seis indios con los mensajeros, y el Alcalde, que es portador de 
ésta, y llegados á las tolderías de los guenoas los pasaron el día si- 
guiente al lugar de la Bazagarra, donde hallaron siete españoles muer- 
tos y siete tupis, y el octavo cayó en un arroyo hondo que no se halló 
el cuerpo. Y los más de los portugueses, viendo perdido el lance, aun- 
que desafiando á los guenoas con tiros, alardes y fuego se retiraron al 
Arrayo y á Tabenjí, distante del lugar donde se hallaba el que suscribe 
30 leguas y 60 de San Gabriel. Añade que les aconsejó á los guenoas 
que pusieran tierra por medio, por cuanto no habían de parar los por- 
tugueses hasta vengarse quitándoles sus hijos y mujeres y más de I.OOO 
caballos que tienen con cría de yeguas y muchas muías. 

Llevaron por despojo la escopeta del Capitán y el alfanje, muchas 
camisas y vestidos, pólvora y balas, machetes, hachas, hamacas, y una 
cadena larga como de 9 varas, sobra de las flechas que hacían todas 
las noches de las escopetas que echaron á perder deshaciéndolas, y 
otras armas que en dicha is'a dejaron los muertos y los que se huye- 
ron de la caballada. Añade que había muchos días habían visto á los 
guenoas en la orilla del mar un día de camino, y juzgan que este cer- 
tón han pedido los de San Gabriel por echar de sí este padrastro, por 
no les dejar salir afuera á la campaña, y había año y medio que á vista 
de los de San Gabriel, les mataron cuatro españoles y dos negros; otros 
opinan que deben de querer fundar alguna ciudadela para hacerse se- 
ñores de esta campaña y vaquería y darse la mano con San Gabriel, y 
esto no les será muy difícil si repiten el ataque con otra forma mejor, y 
los certonistas agraviados no han de desistir. Y así importa mucho que 
su reverencia informe al Gobernador, que conviene que estos guenoas 
funden reducción entre cristianos como lo desean los más de ellos; son 
Tomo iv. 12 



178 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

como 90 familias y sólo así se puede estorbar á los portugueses que 

funden en la tierra y hagan tropelías. Oyen bien estos guenoas lo que 

se les dice, mas para la conversión se hallan muy tibios, — La Cruz, 

25 de Mayo de 1688. 

Siguen los autos de información, encabezados con esta carta y la del P. Abanto 
del Castillo.— 8 fs. — Anejo. 

2.493. 1688—6-20 76—2—22 

Carta del P. Alonso del Castillo al Gobernador de Buenos Aires don 
^osé de Herrera y Sotomayor. — Dice que en cumplimiento de lo que le 
tiene ordenado, que se le noticie lo que en estos países hubiere de nue- 
vo, lo hace de lo que el religioso que envió con el Alférez Juan Fran- 
cisco Manzanares (l) á la espía de Maldonado le refirió, y es que luego 
que se apartó el Alférez para volver á Buenos Aires, el mismo día de su 
partida unos infieles guenoas le dieron por nueva cómo dos días antes 
habían tenido una refriega con portugueses, que al amanecer fueron á 
dar en ellos y disparándoles mataron á tres infieles hiriendo á uno. 
Que los demás se levantaron á la venganza y, sin dar lugar á cargar se- 
gunda vez, quitaron la vida á siete portugueses y ocho tupíes, y tirando 
á reconocer su caballada vieron que otros seis se la tenían cogida, los 
cuales, vista la mortandad de los suyos, la desampararon ganando un 
monte que les sirvió de refugio, con que los infieles recobraron la ca- 
ballada que, según el Padre, llegaba á 1. 000 cabalgaduras. Que envió á 
cuatro ó seis indios, cuyo Cabo fué el Alcalde, llamado Roque, que re- 
mite á su señoría y refiere todo lo que vio, cuerpos muertos, y despo- 
jos en mano de los infieles que serían como 100 con no pequeña chus- 
ma. Termina diciendo que si los portugueses se hacen dueños de tanta 
cabalgadura, lo serán también de toda la campaña y vaquería á que 
parece tiran. 

Sucedió lo referido á ocho jornadas largas de San Gabriel, en el rin- 
cón último de toda aquella vuelta de la mar, adonde fueron en una 
embarcación pequeña surta á la orilla, en la cual se quedaron algunos 
portugueses, porque los que los acometieron no fueron todos los que 
vinieron en dicha embarcación. — Yapeyú, Junio 20 de 1688. 
1 f.°— Anejo. 

(i) En el documento anterior se le apellida Machado. 



SEPTIEMBRE l68S I79 

2.494. 1688— 7— 21 76-2-22 

Exhortatorio dirigido por el Gobernador de Buenos Aires D. José de 
Herrera y Sotomayor al Superior de las Doctrinas de los Padres de la 
Compañía de Jesús. — Con motivo de la carta escrita por el P. Alonso 
del Castillo á su señoría, relativa al accidente de los guenoas invadidos 
por los portugueses del Brasil, que fueron en una piragua á la costa de 
Maldonado, á fin de que esté con el cuidado que acostumbra, y reco- 
nozca los movimientos de los portugueses y llame á los guenoas y les 
dé las gracias en su nombre por lo obrado con los portugueses, y se 
les hará el favor que pidieron para su defensa y seguridad; y que siem- 
pre que reconocieren alguna embarcación, avisen á la guardia del río 
de San Juan para que sean socorridos. 

Sigue otro exhortatorio al Gobernador de San Gabriel, Cristóbal de 
Hornellas Abreu, y su respuesta hecha en la colonia, á 21 de Julio 
de 1688. 

Fs. 8 á 13 v.'° — Anejo. 

2.495. 1688-9—20 76—3—8 

Carta del Gobernador del Paraguay, D. Francisco de Monforte^ á 
S. M. — Dice que al tiempo de visitar aquella provincia le lastimó ver 
la miseria de los pueblos de indios, según la muchedumbre que hubo 
en su antigüedad, y que á su desvelo se han restituido, y el único me- 
dio fué quitar el trajín de balsas y carretas y hacerles algunas gracias. 
Que en los pueblos de la Compañía de Jesús halló gran aumento, como 
consta por padrones y estar muy instruidos en la doctrina cristiana, y 
abastecidos y con templos tan bien fabricados que parecieran muy 
bien en esa corte, efecto de su desvelo, no cesando en la conversión; y 
á este fin fundaron nuevo pueblo en el Ibaroti, que está en la juris- 
dicción de esta provincia, con nombre de Jesús Nuevo y 150 familias; 
siendo imponderables los trabajos que han padecido para reducirlos, 
por ser aquellos parajes tan llenos de malezas, pantanos, víboras y otras 
sabandijas ponzoñosas. 

Termina diciendo los grandes gastos que los demás pueblos hicieron 
para esta fundación. — Asunción del Paraguay, 20 de Septiembre de 1688. 

Original.— 2 k. — Emp.: «Luego que la guerra » Tenn.: «tenerlo entendido». 



1 8o PERÍODO OCTAVO 1683-17O4 

Al dorso se lee: «Rda. en vn pliego que trujo D. Phe. de Arroyo en 1 1 de Mar^o 
de 1693, — Conss." — Conss.° a 30 de Marzo de 1693. — Aprouarle lo q. a obrado y 
encargarle la conbinazion en todo lo q. pueda conduzir al alivio de los Indios, 
como por su empleo es obligado». — (Rubricado.) 

2.496. 1688 — 10— 12 74—6—47 

Carta de Fray Sebastián de Pastrana, electo Obispo del Paraguay, 
á S. M. — Avisa recibió la Cédula de gobierno de aquel obispado, á que 
fué presentado después de haber hecho oposición á la cátedra de Vís- 
peras de Sagrada Teología, de Lima, que obtuvo por exceso superior 
de votos. Acepta obediente su promoción á aquel obispado, deseando 
desempeñarse en tanta obligación como le corre. — Lima, 12 de Octu- 
bre de 1688. 

Original. —2 fs. y el de carátula. — EmJ>.: «Tan impensada » Term.: «me dará 

auxilios». 

2.497.. 1688— 10— 18 73_3_5 

Testimonio del traslado de la certificación del Maestre de campo don 
Antonio de Vera Mújica al Sr. D. José de Garro, Gobernador del Río 
de la Plata, y á los demás Tribunales adonde se presentare. — De cómo 
habiendo dicho D. Antonio de Vera sitiado con la gente de su cargo 
la cindadela del Sacramento en la tierra firme de las islas de San Ga- 
briel por más de treinta días y requiriendo al Gobernador D. Manuel 
Lobo le desalojase, por pertenecer al Rey Carlos II; á tres requeri- 
mientos le respondió que no lo había de hacer; y resolvió avanzarle 
viniese ó no confirmado del Gobernador Garro, á quien se dio cuenta, 
que si para el día asignado por Vera no avisaba, era ya materia impo- 
sible. Y habiéndole avisado á tiempo lo ejecutase; el día 7 de Agosto, 
una hora antes de amanecer, le avanzó con toda la gente de guerra; y 
habiendo peleado dos horas y cuarto, ganó y expugnó la dicha cinda- 
dela con toda su artillería y con muertes de ambas partes de mucha 
gente. Y dando el que certifica á saco, como dio á los indios soldados, 
dicha cindadela; mandó reservar la iglesia y el almacén de municiones 
y pertrechos y artillería, y los negros de particulares para S. M. Cató- 
lica en cuenta de los gastos que se hacía. Y asimismo mandó reservar 
la casa y alojamiento del Gobernador del Río Janeiro, para que le to- 
case á él como á Maestre de campo general y quien hacía la facción, 



NOVIEMBRE 1088 l8l 

con SUS esclavos; cómo todo se ejecutó, y á las dos de la tarde resolvió 
que Lobo fuese remitido dentro de dos ó tres días al puerto de Buenos 
Aires, con cuanto tenía, á D. José de Garro, y que él (D. Antonio de 
Vera), por su parte, le hacía gracia y donación de lo que le pudiese 
tocar como á Cabo principal de esta facción; y para que su señoría se 
lo entregue, le da ésta firmada, para ayuda de los gastos de su prisión 
y trabajo. Muévele á ello el valor con que se dispuso á tan grave tran- 
ce; manda se le escriba á Garro carta misiva con memoria de los bienes 
y esclavos del Gobernador prisionero, y lo firma en la ciudad del Sa- 
cramento, la cual manda se intitule en adelante fuerte del Rosario, en 
7 de Agosto de 1 68o. 

Sigue la petición del Licenciado Antonio Duran de la Mota, albacea y testa- 
mentario del difunto Lobo, solicitando que para la ejecución de la cláusula de 
donación y gracia hecha por Antonio de Vera Mújica á D. Manuel Lobo, cuyo 
original presenta; se sirva mandar ver y reconocer dicho instrumento, para com- 
probar su autenticidad. — Sigue el decreto dando por presentada la certificación 
y la fe dada por los Escribanos en Buenos Aires á i8 de Marzo de 1683. — Lis- 
boa, 18 de Octubre de 1688. — 4 fs. —Eitip.: «El Maestre de campo » Term.: «Do- 
mingo de Barios». — (Rubricado.) 

2.498. 1688—10—26 76—2—22 

Respuesta del P. Superior de las Misiones de la Compañía de Jesús 
del Paraná y Uruguay al exhortatorio del Gobernador de Buenos Aires 
D. José de Herrera y Sotomayor de ij de Agosto de este año. — Dice 
que el P. Provincial se la entregará; que ha enviado buen número de 
gente á registrar las costas y asistir al Capitán D. Juan de Herrera; que 
no puede hacer las diligencias, que le encarga con los guenoas, por ha- 
llarse á 150 leguas de distancia de ellos; que ha escrito á otro religioso 
que se halla en su lugar para que lo haga conforme su señoría desea; 
que de todo lo que se viere por las costas se dará puntual noticia; y 
queda con todo cuidado á la defensa de la tierra. — Santiago, 26 de Oc- 
tubre de 1688. 

Fs. 13 v.'° á 16.— Anejo. 

2.499. 1688 — 1 1 —20 74-4—10 

Carta del Presidente de la Plata^ D. Cristóbac Mejía^ á S. M. — In- 
forma haber recibido la Cé^iula de 25 de Agosto de 1685 en que va 



1 82 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

inserta la de 17 de Octubre de 1659, y en que se le manda no dé cum- 
plimiento á ningún breve ni patente de Roma, que no vaya reconocido 
y pasado por el Real Consejo de Indias, y que cuidará de la ejecución 
de esta regalía de S. M. como lo ha observado en treinta y cuatro años 
que le sirve. — La Plata, 20 de Noviembre de 1688. 

2 fs. — Original. — Emp.: «En Zedula j- Term.: «esta materia».— Al dorso: 

«Rda. en vn cajón q. se abrió en el Consejo en 4 de Octubre de 1690. — Cons.° 
19 de hen.° 691. — el Re.° y que se procure tener todo cuidado en la observan- 
cia de esta orden». — (Rubricado.) 

2.500. 1688 — II — 23 76—3—5 

Carta del Obispo de Avila, Embajador en Portugal^ á S. M. — Remite 
copia de un papel que le escribió el Secretario de Estado de aquel 
Reino acompañando un memorial de Gonzalo Dacosta Meneses en que 
pide la restitución de lo que se le tomó á su hermano D. Manuel Lobo 
cuando se le hizo prisionero en la colonia del Sacramento, y refiere lo 
que respondió á esta parte cuando se elevó el papel, dejándole en la 
desconfianza de esta restitución, así porque lo merece su poco afecto 
á nuestros intereses y no ser persona de suposición en aquel gobierno, 
como porque si S. M. resolviese cosa que sea en su favor le será más 
estimable y si no tendrá menor el susto, habiéndosele prevenido de 
antemano. — Lisboa, 23 de Noviembre de 1688. 

I f.°, más el de carátula. — Emp.: «Gonzalo de Acosta > Term.: «mas conu.**^» 

Al dorso se lee: «Rda. en 2 de Dizre.» 

2.50Í. 1688— II— 29 76—3—8 

Carta del Gobernador del Paraguay ., D. Francisco de Monf ortega S. M. 
Da cuenta de haber buscado 8.000 pesos para la guerra de los indios 
guaicurús y sus aliados, sin gravamen de la Real Hacienda, como cons- 
ta de los autos que remite, sin otros gastos muy considerables, de dos 
fuertes nuevos y reparo de otros cuatro; que, reconociendo los vecinos 
se empleaba el caudal en su defensa, contribuyeron con voluntad. 

Que en los tres años de su gobierno se han hecho dos viajes á los 
campos de Jerez, uno con 60 españoles y 60 indios, y el otro con poco 
menos, sin que la Real Hacienda tuviese más gasto que el de las mu- 
niciones; y con los propios de ciudad y donativo gracioso se sustentó 



NOVIEMBRE 1688 183 

la gente trece meses, y expresa lo que se le ofrece y que la guerra se 
hizo con favorables sucesos, representando cuan aniquilados están los 
vecinos que por no tener con qué pagar la media anata de los puestos 
militares; les obliga á que los ejerzan cuando debieran solicitarlo, y 
sería del Real servicio relevarlos de ella, y que sus servicios gocen de 
preeminencias de guerra viva, por tenerla actual y haberla mantenido 
tantos años á su costa. También dice lo que se le ofrece en cuanto á la 
provisión de las encomiendas; y esperaba hacerlo con el desinterés que 
acostumbraba, y que no se habían opuesto algunos beneméritos por no 
tener forma para pagar el año de la demora y media anata. — Paraguay, 
29 de Noviembre de 1688. 

Original. — 3 fs. — Enip.i «Con los navios » Term.: «con raizes». — Al dorso se 

lee: «Rda. en vn pliego que trujo Dn. Phe. de Arroyo en 1 1 de M50. de 693. — 
Cons.°— Cons.° a 30 de Mzo. de 1693. — Véalo el Sr, fiscal, notando la Sria. lo 
q. hay en el punto de relevación de m..^ anata a Milizianos en esta V otras Pro- 
nas., y si esta es comprendida en considerarse por de guerra Viua, y los seru.°^ 
executados en ella, como los de Chile y otros Presidios q. les está conzedido 
este priuilegio. Y todo lo demás q. huu.® q. al Sr. fiscal instruido pueda satisfa- 
zer mejor». — (Rubricado.)— «Traese copia de cédula en que se md.'' relebar de 
de media anata a dos vez.°^ de Cartax.^^ Y de lo que asi mism.° se desp.° sobre 
que los seru.°s de los presidios de las Indias se regulasen como los de Chile, y 
en poder del Ror. D. Ju.° de la Bria se hallan todos los paps. tocantes a los Yn.°s 
del Chaco y reducción de otros, y motibos que ay para no continuar la guerra 
con exercito formal>. — Sigue el dictamen fiscal, quien, en vista de esta carta, 
dice se deben dar las gracias á aquellos vecinos y aprobar al Gobernador los 
gastos que se refieren haberse hecho en las guerras de los guaycurús y sus alia- 
dos, y que, sin embargo de que no está declarada aquella guerra por viva, por 
ser constante que los milicianos del Paraguay ha muchos años que están con 
las armas en la mano para defenderse y ofender las invasiones de indios bárba- 
ros y desalojar los portugueses de los campos de la ciudad antigua de Jerez, pa- 
rece será conveniente que el Consejo y Junta les conceda los privilegios de 
guerra viva y se les releve de media anata de los puestos que se les confiriere. 
Y en cuanto á las encomiendas proveídas en los beneméritos se debe desapro- 
bar, como contraria á la ley 43, tít, 8.°, lib. VI de la Recopilación, donde se pro- 
hiben las encomiendas de la provincia del Paraguay, y se ordena se incorporen 
á la Corona, y se debe librar despacho para que así se haga. —Madrid y Agosto 
29 de 1696.— (Rubricado.) — A continuación se lee: <Conss.° i.° de yre. 1696. — 
Dense despachos como lo dice el Sr. fiscal en qto. a las gracias a aq.°^ vecinos, y 
la aplicaon. a la Corona de las Encoradas., y en qto. a la exempclon de la media 
anata se lleue este punto a la Junta de Guerra». — (Rubricado.) — «Junta 20 de 
Xre, 1696. — Remitiéndose copia de esta carta al Presste. de las Charcas, se le 
pida informe, con su parecer, y dése orn, a los offs. Rs. pra. q. hasta q. se pre- 



184 PERÍODO OCTAVO 1 683- ¡704 

iienga otra cosa por el Conss.° suspendan el cobro de la media Anata a los Mi- 
litares». — (Rubricado.) — «fho.» 

2.502. 1688 — II — 30 76—3-9 

Carta de D. Diego Cristóbal Messia, Presidente de la Real Audiencia 
de la Plata, á S, M. — Informa según se le mandó por Cédula de 15 de 
Agosto de 1685 en la que iba inserta la dirigida á su antecesor, fecha 
en Buen Retiro á 15 de Mayo de 1 679, sobre que informe luego del 
medio que se podx-á usar para la reducción de los indios pampas y con- 
servación de los demás, que redujo D. Alonso de Mercado. Por los in- 
formes que ha solicitado refiere que los pampas son de naturaleza in- 
culta y bárbara, sueltos por los campos, sin pueblo fijo, porque traen 
consigo portátil el alojamiento, que fácilmente disponen de pieles, for- 
mando chozas en que se abrigan, pero siempre con arte de dar asalto 
á los caminantes de la carrera de Chile, San Juan y Mendoza hasta 
Buenos Aires, y á las personas que se ocupan en las entradas al gana- 
do vacuno cimarrón, robándoselo con muertes y otros delitos que muy 
á su costa han experimentado los de Córdoba y Buenos Aires. Todos 
los medios para su conservación se han frustrado, y si bien algunos fue- 
ron de parecer se emplease el de las armas, se temieron peores conse- 
cuencias. Que el medio más suave y eficaz de reducción sería formar 
un pueblo en el distrito del río cuarto, donde D. Jerónimo Ruiz de Ca- 
brera, siendo Gobernador del Tucumán, tuvo juntos muchos indios 
pampas, y que su nieto D. José de Cabrera es el más apropósito para 
conseguir esta reducción, ayudándoles para el sustento con vacas y 
haciéndoles algunas sementeras, para que la falta de mantenimientos no 
les sirva de excusa para retirarse. Que se conseguirá su reducción, ayu- 
dando á obra tan del servicio de Dios y de S. M. los Padres de la Com- 
pañía, para cuyo efecto su Provincial, el P. Tomás de Umbidas, ha ofre- 
cido sus religiosos con gran deseo de que se consiga la salvación de 
tantas almas. Para lo cual se podría ofrecer por premio á D. José de 
Cabrera, nombrarle Corregidor de todos los indios que fuese juntando 
y reduciendo. 

En cuanto á desnaturalizar los calchaquíes de Santa Fe y Buenos 
Aires, chagualas, fucagues y vilos mudándolos á la otra banda del Pa- 
raná, como lo propuso D. Alonso de Mercado, no tiene conveniencia 



NOVIEMBRE 1 688 1 85 

alguna, porque podrían aliarse con los charrúas é impedir el paso de 
aquellas provincias con el Paraguay y ciudad de las Corrientes, y se 
sabe que la paz de los calchaquíes, desde que los sacó D. Alonso de 
Mercado, ha sido forzada, por hallarse perseguidos de los avipones y 
frentones enemigos suyos y gozar del amparo y defensa de Santa Fe, * 
y fuera más conveniente que á todos los calchaquíes, fucagues, vilos y 
chagualas que están en Chayasta y los que se han agregado á la estan- 
cia de los Padres de la Compañía de Jesús llamada San Antonio, se lle- 
vasen al puerto de Buenos Aires para apartarlos de una vez de sus ve- 
cinos y enemigos, enviando para ello algunos soldados de Buenos Aires 
para que con otros de Santa Fe los cogiesen juntos en dichos parajes 
y les colocasen juntos con la reducción de los quilmes y asalianeSj don- 
de quedarían impedidos para la fuga y se conservarían quietos con su 
trato. Últimamente los indios pulares y calchaquíes del distrito de Salta 
están quietos y olvidados de sus poblaciones antiguas, más bien aco- 
modados de tierras y temple de lo que antes estaban; la causa de su 
disminución se atribuye al servicio personal. — Plata, 30 de Noviembre 
de 1688. 

Original. — 4 fs. — Emp.i «En cédula de quince » Term.: «real seruicio». — En 

papel aparte, que sirve de carátula, se lee: «Rda. en vn cajón q. se abrió en el 
Consejo en 4 de Noure. de 690. — Cons.° — Están en poder del Sr. fiscal los paps. 
tocantes a la reducción destos In.°s_.Cons.° a 6 de Feb.° ógi.— Passe también 
esta carta al Sr. fiscal pa. qe. lo vea con lo demás >. — (Rubricado.) -El Fiscal, 
en vista de esta carta y de las del Gobernador de Buenos Aires de 5 y 10 de 
Diciembre de 1686 y los autos que con ellas remite, dice que á la proposición 
de poblarlos y reducirlos por medios suaves, como propone el Presidente, re- 
pugna la experiencia de lo que obraron los 200 que la caballería de Buenos 
Aires apresó y transportaron á la otra banda del río Paraná, á la reducción de 
Santo Domingo Soriano, donde mataron á un Cabo y 15 españoles é hicieron 
otros insultos, que refiere. Y aunque los indios charrúas los apresaran, no por 
esto cesó el inconveniente, pues aunque el Gobernador haya castigado los seis 
que dice tenía sentenciados, en la barbaridad de estos indios más servirá de 
encono que de escarmiento. Y aunque con estos motivos tendría el Fiscal por 
justísima la guerra que se les hiciese hasta su develación ó reducción, es me- 
nester discurrir con más consideración, por el inconveniente de darse éstos la 
mano y confinar con los aucas.de la guerra y frontera de Chile, que siendo tal su 
muchedumbre pudieran aunarse y bajar á hacer frente de guerra á Buenos Aires. 
Y así se inclina y condesciende el Fiscal con el parecer d.el Presidente, pues se- 
ñala persona vaqueana y práctica con estos indios para la reducción, en cuya ex- 
periencia sobre las hechas no hay más riesgo que el de las personas que la faci- 



1 86 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

litasen y asistiesen, y ninguna se ha conseguido sin él.— El Consejo tomará la 
resolución que más convenga. — Y en cuanto al transporte de las otras dos par- 
cialidades de indios, no discurre el Fiscal, porque no tiene conocimiento de las 
conveniencias ó inconvenientes, y así lo deja á la superior providencia del Con- 
sejo. — Madrid, 28 de Noviembre de 1 691.— (Rubricado.) — Hay una nota que dice: 
€conocim.'° 7 de Junio de 687. — Cons.° a 5 de Xre. de 1 691. —Tráigalo Vn Rel.""^» 
(Rubricado.) — «Toca por dependencia a D. Ju.° Vallejo>. 

2.503. 1688 — 12 - 30 74—4—15 

Carta del Gobernador del Paraguay, D. Francisco de Monforte, á S. M. 
Refiere cuan adelantada quedaba la fábrica de la iglesia Catedral; que 
se acabaría dentro de ocho meses, merced á los 4.OOO ducados que S. M. 
había mandado librar para su reedificación, y que de todos los gastos 
había cuenta formada, que remitiría con los autos luego que estuviese 
acabada; y que en la visita que hizo de las doctrinas del cargo de la 
Compañía de Jesús dejó ajustado el retablo; y en su primor y cortedad 
de precio demostraron el gran celo que le asiste, pues se redujo á 
1. 000 arrobas de hierba. Pone en su Real consideración la falta de pa- 
lio y ornamentos con que se hallaba la Catedral, y que en los tres años 
de su gobierno además de ella se habían edificado cuatro templos. — 
Asunción del Paraguay, 30 de Diciembre de 1688. 

2 fs. — Emp.: «En carta » Tetm.: «estos templos». 

2.504. 1688 74— 6 45 

Autos de la Real Unive?-sidad de la ciudad de la Plata, hechos por ei 
muy Rvdo. P. Ignacio de Peralta, de la Compañía de Jesús, Rector del 
colegio de Santiago y de la Real Universidad de San Francisco Javier. 
En orden á si ha de preferir ó no el Sr. Vicecancelario á los señores 
Doctores del muy ilustre y venerable Deán de esta santa iglesia en los 
concursos y juntas de la dicha Universidad en que el Sr. Vicecancela- 
rio, que al presente es ó en adelante fuere, no confiriendo ningunos 
grados, les prefiera á todos en el puesto y asiento, para que con la res- 
puesta que dieren y consentimiento de cada uno en particular, que luego 
ha de quedar establecido por constitución y ley, que se asentará en el 
libro de dicha Universidad, proceda á la convocatoria del Claustro. De 
orden y mandato del muy Rvdo. P. Provincial de dicha Compañía. 

Siguen los pareceres del Deán, Arcediano, Dr. D. Luis de León y 



I 688 187 

Rivera, Dr. D. Pedro Vázquez, Dr. D. Diego Carrasco y Dr. D. José de 
Céspedes y Villarrué, siendo la mayor parte de ellos contrarios á la 
prelación que pretende el Vicecancelario, que al presente es en los 
concursos de Claustro y demás juntas de Universidad en que no con- 
fiere ningunos grados, y protestan que no han de asistir á- dichos con- 
cursos; en virtud de lo cual el P. Ignacio de Peralta mandó llevar estos 
autos y pareceres al Presidente de la Real Audiencia Dr. D. Diego 
Mesía, para que como Patrón de aquella Universidad determine por 
vía de gobierno este punto. 

Sigue la notificación de estos autos al Deán, Arcediano, Tesorero, Magistral, 
Penitenciario, al Dr. D. José de Céspedes Villarrué y al Dr. D, Bartolomé Marín 
de Pobeda, Vicecancelario, para que cada uno diga y alegue lo que le convenga. 
10 fs., más uno en blanco y otro que sirve de carátula. — Original. — Emp.: «En 
la ciudad » Term.: cPablo de la Torre, ss.° de la Rl. Vniversi.d» — (Rubricado.) 

2.505. 1688 75-6—10 

Memorial presentado á S. M.por D. Juan de Pedrazas, poderhabiente 
del Deán y Cabildo eclesiástico de Córdoba del Tucumán. — Refiere que 
se ha otorgado escritura de transacción y ajustamiento entre el Deán y 
Cabildo de la iglesia de Tucumán y la Compañía de Jesús sobre la con- 
tribución de 600 pesos por la veintena de los frutos y bienes decima- 
les, y la aprobación que de este contrato dio el Gobernador de aquella 
provincia, D. Tomás Félix de Argandoña; de que constará por los ins- 
trumentos que se presentan por parte de los religiosos de la Compa- 
ñía; y porque en ningún tiempo se puedan originar nuevos altercados 
suplica se confirme y apruebe este ajustamiento en virtud del poder 
especial que para ello presenta del dicho Deán y Cabildo. 

Original. — 2 fs. en 4.'', correspondientes á uno doblado de sello 4.° de 1688. 

2.506. 1688 ;5_6— 13 

Resumen de lo que el Virrey del Perú y Gobernador de Buenos Aires 
han escrito^ tocante al estado de la colonia del Sacramento^ á S. M. — Re- 
mite el primero, con fecha 12 de Marzo de 1685, la que le escribió el 
Gobernador en 3 de Diciembre de 1684, de haber inquirido, que el Rey 
Don Pedro I de Portugal ordenó al Gobernador de Río Janeiro infor- 
mase las conveniencias é inconvenientes de mantenerse en la colonia 



1 88 PERÍODO OCTAVO 16S3-1704 

del Sacramento, y que su tío le había escrito el gran gasto sin espe- 
ranza de recompensa que se seguía de conservarla, y le propuso las 
muchas tierras del Marañón y del Brasil donde podían poblarse con 
grande utilidad á su hacienda y vasallos; y que, caso de mantener al- 
gún dominio en las márgenes del río de la Plata, despoblando á San 
Gabriel se situasen en Maldonado. 

Esto, afirma el Gobernador de Buenos Aires, sería la total ruina; 
pues, mejorando el puerto que de sí es muy bueno, monopolizarían los 
portugueses el corambre y quitarían la comunicación de Buenos Aires 
con España, como más largamente lo expresaba en el memorial que 
dio D. Pedro Pacheco, Capitán de caballos de Buenos Aires, en nom- 
bre de dicho Gobernador, pidiendo se poblase á Maldonado; y que el 
Rey le respondió quej hallándose en la misma línea de San Gabriel, 
hasta que Su Santidad declarase la pertenencia, no era tiempo de ello. 

En 27 de Agosto de 1687 resolvió la Junta de guerra, que si portu- 
gueses intentasen fortificarla protestase ante el Gobernador de Buenos 
Aires de que litigando en Roma sobre estas dependencias no debe in- 
novar, como está acordado; y si lo emprendiere lo embarace con todo 
esfuerzo y dé cuenta. 

Es copia. — 2 Í5.~-Emp.: «El duque » Term.: «y de qu.*^» 

2.507. 1689— I — 10 76—3—9 

Carta de D. Tomás de Argandoña^ Gobernador de Tucumdn, á S. M. 
Informa del estado de esta provincia y lo arriesgado de cinco ciudades 
de la misma con los indios de nación mocobíes, y lo importante que 
sería poner lOO hombres de presidio en la ciudad de Esteco, sacando 
50 de Chile y otros 50 del presidio de Buenos Aires, y el modo con 
que se podrá guerrear á dicha nación.- -Córdoba del Tucumán, 10 de 
Enero de 1689. 

Original. — 6 fs. — Emp.: «Tengo dado » Term.: tY aliuio desús Vassallos.» — 

En papel aparte, que sirve de carátula, se lee: «Rda. en 3 de Noure. de 689 en 
pliego que embió S. E. el Sor. Marqs. de los Velez a la Sria. — ^Junta.— Hauiendo 
hecho relación en la Junta el relator D. Ju." Vallejo de lo que antecedentemente 
escriuio este Gouor. y el Obispo de aquella Proua. del riesgo destas cinco Ciudes. 
y hostilidades de los unos, y de la proposición que higo dho. Gouor. de los 100 
hombres, 50 de chile y 50 de Buenos ayres; Acordó la Junta se aprobase lo que 
hauia obrado para la defensa; y lo acordado por Sria., que fue se le diesen gras.; 



ENERO 1689 189 

diciendole, que respecto de estar tan distante Chile y necesaria en Bus. ayres la 
gente no se le podia asistir con ninguna de aquellas partes; y que asi sería bien 
acudiese al virrey para lo que necesitase; Y que al Virrey se le escriuiese lo que 
dho. Gouor, proponía, y lo de beneficiar vn Tit,", encargándole todo lo que pu- 
diese ser mayor defensa, y diese qta. de la prouidencia que a ello diese y se le 
ofreciese en la materia; cuyos disposiciones se executaron luego y se remitieron 
en la primera ocasión. — ^Junta a 22 de Junio 690. — Remítase lo escrito y ordena- 
do al Virrey del Periu. — (Rubricado.) 



2.508. 1689 -1—22 75-6—10 

Memorial de Pedro de Espinar^ de la Co7npama de jfesús^ Procura- 
dor general de las provincias de Indias de su religión^ á S. M. — Pre- 
senta la escritura de transacción y ajustamiento hecho entre el Deán 
y Cabildo, Sede vacante de la iglesia de Tucumán y el Colegio y ca- 
sas de la Compañía de Jesús de aquel Obispado^ cerca de contribuir 
cada año á dicha iglesia con 600 pesos por la veintena de los frutos y 
bienes decimales; con la aprobación del contrato (que en virtud de in- 
formación de utilidad) dio el Gobernador de aquella provincia, D. To- 
más Félix de Argandoña. Y suplica que en su conformidad se dé des- 
pacho de confirmación para que en ningtin tiempo se puedan originar 
nuevas alteraciones. 

Al dorso se lee: «Viene con este otro mem.Mado por parte del Dean y Ca- 
uildo de la Ig.^ de Tucuman, en que pide la misma confirmación.— Conss.'' a 28 
de 7/^ de 688».- Véalo el Sr. fiscal». — (Rubricado.) — Respuesta del fiscal: «el 
fiscal ha uisto este memorial i transacción i el que la Iglesia presenta, pidiendo 
en vno y otro la confirmación de ella. Y dice que respecto de no auer hecho esta 
transacción con intervención y consentimiento de la dignidad episcopal, ni ha- 
berse podido innovar en sede vacante, no se puede confirmar esta transacción 
sin que primero consienta el Obispo; pero respecto de la distancia y de los in- 
convenientes que se pueden ofrecer, parece al fiscal que siendo el conss.° ser- 
uido se den los despachos de la confirmación, con la condición de que el obispo 
consienta, remitiéndole a él el despacho tan solamente para que, pareciendole es 
vtil a la dignidad, consienta y entregue a las p.'*^^ la confirmación; y no siendo vtil 
la retenga y diga al conss.° lo que se le ofreciere. — M.d y henero 10 de 1689». — 
(Rubricado.)— Al margen de la primera paginase lee el decreto del Consejo á 
22 de Enero de 1689: «Corra la información con el consentimiento del obispo, y 
no dándole, le retenga el desp.° y informe con lo que se le ofreciere». — (Rubri- 
cado.) — 2 fs. en 4.°, correspondientes á uno doblado de sello 4.° de 16S8. 



igO PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

2.509. 1689 -I — 2S 7Ó— 3— 8 

Testimonio legalizado del proceso autentico y comprobado. — Sobre li- 
brar á los indios de las reducciones de ir al beneficio de la hierba, con 
varias Cédulas y provisiones reales de Chuquisaca, obedecidas por el 
Gobernador del Paraguay; sacado en conformidad con la provisión 
original que para este efecto le entregó al Escribano, Juan Méndez de 
Carvajal, el P. Sebastián del Castillo, de la Compañía de Jesús, como 
Procurador de las Doctrinas de indios que están á cargo de dicha reli- 
gión y volvió á llevar consigo, á que se refiere. En la ciudad de la Asun- 
ción del Paraguay y l8 de Enero de l( 



La legalización es de 25 del mismo mes y año. — 94 fs. — Emp.: «Don Carlos, 
Por la Gracia de Dios » Term.: «Irazaual».— (Rubricado.) 

2.510. 1689— I — 29 120—4—6 
Real Cédula al Virrey del Perú, remitiéndole copia del despacho en 

que está inserta la escritura que ha hecho el Provincial de la Compañía 
de Jesús^ de la provincia de Castilla. — Consintiendo la contribución del 
derecho de Cobos en la prorrata del oficio de Tallador mayor de la 
Casa de Moneda de Potosí, para que se pueda compeler á su satisfac- 
ción. — Madrid, 29 de Enero de 1689. 

Sigue la firma de S. M. y la de su Secretario D. Francisco de Amolaz.— Es co- 
pia del tomo IX, encuadernado en pergamino, 0,310 x 0,220, de partes Charcas, 
desde 10 de Noviembre de 1676 hasta 23 de Septiembre de 1692. — Fs. 251 v.'° 

á 252. — Emp.: «Mi Virrey » Term.: «Amolaz».— ídem á los Oficiales Reales de 

Potosí. 

2.511. 1689— I — 29 120-4—6 
Real Cédula en que S. M. admite el ofrecimiento que por la escritura 

inserta ha hecho el Provincial de la Compañía de Jesús, consintiendo la 
contribución del derecho de Cobos en la prorrata repartida al oficio de 
Tallador mayor de la Casa Moneda de Potosí. — Dice que por cuanto 
el Procurador general de la Compañía de Jesús de Castilla le ha repre- 
sentado, que el Colegio de Villafranca del Vierzo en el Reino de León 
tiene por juro de heredad perpetuo el oficio de Tallador mayor de la 
Casa de Moneda de Potosí, por dotación y fundación de dicho Cole- 
gio, sobre que se le puso demanda de lesión enormísima por el Fiscal 



ENERO 1689 191 

del Consejo de Indias, y por transacción y último servicio que hizo el 
dicho Colegio se le despachó título á su favor con todas las cláusulas; 
que para eludir el derecho de la dicha demanda y perpetúa el dicho 
oficio, convinieron su data en 22 de Mayo de 1 64 1, en cuya virtud le 
ha estado y está poseyendo. Y por cuanto ha dado cuenta el Procura- 
dor que la dicha provincia tiene en aquellos Reinos, que por el Virrey 
y Presidente de la Audiencia de los Charcas se había pedido en su 
nombre se continuase el derecho de Cobos, que antiguamente habían 
contribuido los mineros, azogueros, oficiales de la dicha casa; vinieron 
en conceder la continuación de este servicio en la parte que por la 
prorrata que se hizo les tocó, menos dicho Procurador que la contra- 
dijo por falta de poder especial con que había sido de su obligación el 
contradecirlo, y con esta noticia, Andrés Reguera, Provincial actual de 
dicha provincia había hecho escritura pública, apartándose de la con- 
tradicción que por dicho Procurador se hizo, y consintiendo la contri- 
bución en la parte de los 20 centavos que por la prorrata al dicho 
oficio de tallador se le repartieron por el tiempo que fuere su volun- 
tad el cobrar este servicio; y á este fin presentaba la escritura para que 
S. M. mandase dar Cédula de la aceptación para que constase de ella y 
no se le inquietase en la posesión en que ha estado y está de dicho 
oficio. Sigue la escritura que empieza: «en la ciudad de Valladolid á 
veinte días del mes de Noviembre de 1688». Y termina: «y así lo 
otorgó, siendo testigos, Manuel de Villanueva, D. Juan de Colombies y 
Manuel de Medina Mieses; legalizada en 20 de Noviembre de 1688». 
Y visto por los del Consejo con los otros papeles y autos tocantes á 
esta materia, y lo que dijo el Duque de la Palata en carta de 28 de 
Marzo de 1685 y en razón de todo dijo y pidió su Fiscal en el Consejo; 
S. M. ha tenido por bien de admitir el dicho ofrecimiento y allana- 
miento, y dar la presente, aceptando y ratificando todo lo contenido 
en la escritura arriba inserta y manda al Virrey, Audiencia de Char- 
cas, Oficiales de Hacienda y demás Ministros á quien tocase; que cum- 
pliéndose por parte de la Compañía con lo que queda expresado y ca- 
pitulado en la contribución de los 20 centavos en cada marco de plata 
y prorrata repartida al dicho oficio de Tallador mayor de la Casa de 
Moneda de Potosí para el dicho derecho de Cobos; no se le inquiete 



1 92 PERÍODO OCTAVO 1 683- 1 7 O4 

ni perturbe en la posesión en que se halla de él, y que se le guarden 

al dicho Colegio de Villafranca del Vierzo las exenciones y privilegios 

que le tocaren y están expresados en el título que de la perpetuidad 

del dicho oficio de Tallador mayor se despachó en 22 de Mayo de 1641, 

que así es su voluntad, y de la presente tomarán razón sus Contadores 

de cuentas que residen en su Consejo de las Indias. —Madrid, 29 de 

Enero de 1 689. 

Sigue la firma de S. M. y la de su Secretario D. Francisco de Amolaz.— Es co- 
pia del tomo IX, encuadernado en pergamino, 0,310 X 0,220, de partes Charcas, 
desde 10 de Noviembre de 1676 hasta 23 de Septiembre de 1692. — Fs. 243 v.'° 
á 250 v.'° — Eínp.: «Por q.'° » Term,: «Amolaz». 

2.512. 1689— 3— 14 * 122—3—4 

Real Cédula al Gobernador de Buenos Aires. — Que no habiendo in- 
conveniente dé á D. Gabriel de Aldunate y Rada la licencia que pide 
para venir á estos Reinos, y si le hubiere, informe. — Buen Retiro, 14 
de Marzo de 1689. 

El Rey, y por su mandado D. Francisco de Amolaz; señalado de la Cámara. — 
Emp.: «Por parte de » Term.: «conuenga». — Fs. 3 v.'° á 4 v.'^ 

2.513. 1689—4—23 122—3—5 
Real Cédula en conformidad de la escritura de transacción y convenio 

ajustado entre el Deán y Cabildo, en Sede vacante, de la iglesia catedral 
de Santiago del Estero^ en la provincia de Tucumán, y las casas y cole- 
gios de la Compañía de Jesús de aquel Obispado., sobre la satisfacción 
de sus diezmos. — Dice S. M. que habiéndose visto en su Consejo de las 
Indias, con lo que sobre ello dijo y pidió su Fiscal en él, ha tenido por 
bien de dar la presente; por la cual, pareciéndole ser útil á la Dignidad 
episcopal de la provincia de Tucumán, y precediendo su consenti- 
miento, confirma y aprueba la transacción, convenio y ajuste hecho 
por la escritura referida entre el Deán y Cabildo en Sede vacante de 
la dicha iglesia y los colegios y casas de la Compañía de Jesús de aquel 
Obispado, sobre la satisfacción de los diezmos, frutos y bienes que les 
pertenecen, con las calidades y condiciones que se expresan en la pre- 
inserta escritura; y manda se guarde, cumpla y ejecute lo contenido en 
ella, y que contra su tenor y forma no se vaya, ni pase, ni consienta ir 
ni pasar en manera alguna. — Madrid, 23 de Abril de 1689. 



MAYO 1689 193 

El Rey, y por su mandado D. Francisco de Amolaz; señalada del Consejo. — 
«Correg.do» — ^»/^.; «Por q.'°.. ..» TVrw.; «mi Voluntad». 

2.514. 1689—4—23 122 — 3—5 

Real Cédula al Obispo de Tucumdn. — Dice que habiéndose presen- 
tado en el Consejo de Indias por parte del Deán y Cabildo de esa igle- 
sia y las casas y colegios de la Compañía de Jesús de ese Obispado un 
testimonio de la escritura de transacción y convenio que, en Sede va- 
cante, se otorgó en II de Agosto de 1686, acerca de que en lugar de 
la mitad ó veintena que de los frutos y bienes decimales pagaban á esa 
iglesia las dichas casas y colegios de la Compañía de Jesús; se obligaron 
á satisfacer en cada un año 600 pesos de á 8 reales de plata suplicán- 
dole, que para que en ningún tiempo se puedan originar ni se dé lugar 
á nuevas alteraciones, fuese servido de mandarla confirmar. 

Y visto por los de su Consejo, con lo que dijo y pidió su Fiscal en 
él, ha tenido por bien de confirmar y aprobar dicha escritura, con ca- 
lidad de que pareciéndole útil á la dignidad episcopal la transacción 
referida, y precediendo su consentimiento, á cuyo fin le remite el des- 
pacho de la confirmación; se le entregue á la parte de la Compañía de 
Jesús, y no siendo útil le retenga en su poder y le informe lo que en 
razón de ello se le ofreciere. — Madrid, 23 de Abril de 1689. 

El Rey, y por su mandado D. Francisco de Amolaz. — fw/,: «Han.^^ presen- 
tado > Term.: «se os ofreciere». 

2.515. 1689—5—3 76-3—5 

Deci-eto de S. M. al Marqués de los Vélez para el Consejo. — Dice 
que el enviado de Portugal ha escrito al Duque de Alba el papel ad- 
junto, solicitando se restituyan á los herederos de D. Manuel Lobo los 
bienes que le fueron apresados en las islas de San Gabriel, y lo remite 
al Consejo de Indias para que se vea luego con los demás de la mate- 
ria que se le han enviado y le diga su parecer. — Buen Retiro, 3 de 
Mayo de 1689. 

Original. — 2 fs. — Al f.° 2 v.'° se lee: «Conss." a 5 de Mayo de 1689.— Juntando 
lo q. ay sre. esta materia passe todo al Sor. fiscal pa. q. lo vea». — (Rubricado.) — 
«Está en poder del Sr. fiscal otro decreto de su Magd de 18 de En." de 689, con 
los paps. que cita sobre esta restitución. — El fiscal, en vista de este Decreto de 
su Magd., con los papeles inclusos, y otro decreto de 18 de Margo de el año pa- 
ToMO IV. 13 



194 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

sado de 1687, por los quales se ordena informe en Conss." sobre la pretensión 
que tienen los herederos de Don Maní. Lobo para que se les restituya lo que se 
les apresó en la Colonia de el Sacramento en la Ocasión del desalojamto. de los 
Portugueses; y en vista de lo ejecutado por el Gouor. de Bs. Ayres D. José He- 
rrera en la restitución que higo a portugueses de dichas colonias de armas, muni- 
ciones y demás cosas, en virtud de los tratados provisionales y lo que se le 
ordenó en ello.— Dice que la pretensión de dichos herederos parece se reduce 
a que se mande restituir hasta 50.000 petacas que importaban el mueble, armas, 
esclavos, ropas y otras cosas que tenia el dicho Don Manuel Lobo, gobernador que 
era de Rio Janeiro en el desalojamiento de dha. colonia; cuyos muebles se dice 
se vendieron la mayor parte de ellos en el Puerto de Buenos Aires a mucho 
menos precio, y que, sin embargo, en la venta de ellos se hablan causado 23.000 
petacas, que enteraron en las Cajas Reales de Buenos Aires, cuya pretensión trae 
consigo la poca o ninguna justificación, pues solo se funda en la memoria sim- 
ple que acompaña de lo que se dice tenia el dicho Don Manuel Lobo cuando fue 
llevado a Buenos Aires; Y de la certificación testimoniada que se dice dio el Go- 
bernador de las armas catanas, Don Antonio de Vera Mujica, en que reservó el 
saqueo del dicho Don Manuel Lobo, y atendidos a reconocidos los autos que se 
hicieron sobre la restitución de dicha colonia, armas y municiones, según los tra- 
tados provisionales, se halla haberse hecho a satisfacción del gobernador que 
entonces era del Rio Janeiro, y aunque en dichos autos, a f.° 70, se halla haberse 
apresado hasta 60 negros, y que los 48 se vendierpn para reintegrar 15.000 pesos 
que Don José Garro habia sacado de ellos para los gastos que se hicieron con la 
gente en el avance de la colonia; y que lo procedido de dichos esclavos vendidos 
y otras mercaderías se consumió en los alimentos y avios de los prisioneros 
portugueses, y que los doce negros restantes se entregaron a Don Manuel Lobo 
con 700 pesos, procedidos de 8 quintales de pólvora que se vendieron; en cuya 
diligencia no se echó de menos haberse faltado a los tratados provisionales, y 
considerado el capitulo segundo de dicho tratado prouisional, solo se previene 
en él la obligación de restituirse las armas, artillería, municiones, herramientas 
y demás pertrechos de guerra, sin que haya capitulo en que se exprese la res- 
titución de lo que se hubiese apresado a particulares. — Por cuyos motivos, y la 
poca fidelidad de portugueses en el cumplimiento de los tratados provisionales, 
pues ninguno han observado; pareció que el Consejo podia informar lo que ha* 
liare por más conveniente.— Madrid y Septiembre 26 de 1696».— Y en 28 del 
mismo mes y año dijo el Consejo: «Visto por ahora».— (Rubricado.) — Los docu- 
mentos que cita el Fiscal van adjuntos en papeles separados. 

2.516. 1689 — 7 — 29 74—3 — 37 

Minuta de Real Despacho á D. Diego Cristóbal Messia, Presidente ju- 
bilado de la Audiencia de la Plata. — Es respuesta de lo que escribió 
informando la calidad de la doctrina del pueblo de Juli, que está á cargo 
de la religión de la Compañía de Jesús, á la cual exime de pagar 
mesada. 



AGOSTO 1689 195 

Sin fecha. — 1 {°—Emp.: «En carta de 29 de Julio del año pasado de 1689 » 

Tenn.: «atendido a ella».— Al dorso se lee: íVisto». 

2.517. 1689—8—28 • 120-4—6 

Real Cédula sobre la forma de las cátedras que fundó el Arzobispo de 
Cliarcas. — Dice que por cuanto por D. Tomás Marín de Pobeda, Go- 
bernador y Capitán general y Presidente de la Real Audiencia de Chile, 
en nombre y virtud del poder que presentó de D. Bartolomé González 
de Pobeda, su tío. Arzobispo de la Plata, en la provincia de los Charcas, 
se le ha representado: que habiéndose despachado Breve de Universi- 
dad al colegio de la Compañía de Jesús de la dicha ciudad por Su San- 
tidad Gregorio XV^, su fecha 8 de Agosto de 162 1, con la advocación 
de San Francisco Javier y la calidad de que pudiesen leer Artes y Teo- 
logía; y examinados y aprobados los que en ella cursaren el tiempo que 
en esta Facultad se debía, les confiriese el Arzobispo todos los grados 
hasta el de Doctor; cuyo Breve fué aprobado por Cédula de S. M. de 
2 de Febrero de 1622 y admitido con la esperanza de dar providencia, 
para que se fundasen las cátedras de Cánones y Leyes y las demás que 
faltaban, para que pudiese ser Universidad de estudios generales, y en 
esta forma se ha cursado en el dicho colegio de la Compañía desde la 
fundación referida Artes y Teología y conferido los grados, siguiendo 
el orden de las Facultades: D. Cristóbal de Castilla y Zamora, su an- 
tecesor, fundó tres cátedras de Prima, Vísperas de ¡Cánones y de Ins- 
tituta; dotando la de Prima de Cánones en 6cx) pesos cada año, la de 
Vísperas en 450 y la de Instituía en 350, con fincas y situaciones fijas, 
agregando estas cátedras á la Universidad de San Francisco Javier, que 
aprobó S. M. por Cédula de 9 de Junio de 1684 y se cumplió por el 
Gobierno superior de aquel Reino, ante quien acudió el Procurador 
de la Compañía de aquella provincia, pretendiendo se revocase la 
fundación de dichas cátedras, por la poca utilidad que de ella se se- 
guía; por la inquietud que á su colegio causaban en la emulación y 
diferencia que cursantes y Catedráticos de distintas Facultades oca- 
sionan. 

Y porque la facultad de dar grados concedida á aquella Universidad 
por la Santidad de Gregorio XV tan sólo era para Teología, y que en 
virtud de esto no se podían conferir grados de Cánones sin notorio vi- 



196 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

cío: y así sería más conveniente que la renta de su dotación se aplicase 
á sustentar en el colegio de San Martín de la ciudad de los Reyes cuatro 
ó cinco colegiales, naturales de aquellas provincias, que cursasen estas 
Facultades; lo cual se contradijo por parte de los graduados y cursantes 
de la Universidad, y se alegó por una y otra parte y puso testimonio de 
que se habían dado cinco grados de Doctor en Cánones, siguiendo la 
forma referida, aunque con las circunstancias de que los cuatro de ellos 
estaban graduados en la Universidad de Lima: se declaró por el acuerdo 
de la Audiencia de aquella ciudad, donde se llevó por voto consultivo, 
que, sin embargo de la contradicción de la Compañía, se prosiguiese 
la lección de las cátedras referidas y que en el modo de dar los grados 
se observase la forma que se había tenido, hasta que por S. M. se de- 
clarase la que en esto se había de guardar, donde las partes acudiesen 
á pedir lo que les conviniese. 

Y porque habiéndose notificado la provisión de esta resolución al 
Rector del colegio de la Compañía de la ciudad de la Plata, no se 
aquietó á ella; aunque la lectura de las cátedras se proseguía, como 
todo constaba de los autos que presentaba su Presidente: que en con- 
formidad de la aprobación y confirmación que tenía hecha de las di- 
chas cátedras y de la utilidad y conveniencia que de ellas se seguía á 
los naturales de aquellas provincias, fuese servido de aprobar y confir- 
mar lo resuelto por el acuerdo de la Audiencia de Lima, poniendo per- 
petuo silencio á la Compañía sobre este punto; y que para que no se 
ofrezca escrúpulo sobre el modo de conferir los grados mandase S. M. 
á su Embajador en Roma, que agenciase de Su Santidad, que ampliase 
la facultad y forma de dar grados al Arzobispo á la Facultad de Cáno- 
nes y Leyes, motivada por la fundación de estas nuevas cátedras, en el 
ínterin que se funda Universidad de estudios generales con indepen- 
dencia de la Compañía. 

Su Majestad manda se observe por ahora lo resuelto por el Virrey 
y Audiencia de los Reyes en acuerdo de justicia de 23 de Diciembre 
de 1686, declarando la forma que en esto se había de guardar, y que 
se ejecute en todo y por todo según como en él se contiene y declara. 
Madrid, 2S de Agosto de IÓ89. 



AGOSTO 1689 197 

Sigue la firma de S. M. y la de su Secretario D. Francisco de Amolaz. — Es co- 
pia del tomo IX, encuadernado en pergamino, 0,310 X 0,220, de partes Charcas, 
desde 10 de Noviembre de 1676 hasta 23 de Septiembre de 1692.— Fs. 266 á 269. 
Emp.: «Por quanto » Term.: «de Amolaz». 

2.518. 1689—8—28 74—6—45 y 120-4-6 

Real Cédula al Arzobispo de la Plata, que informe sobre la erección 
de la Universidad y fortiia dada para su gobierno, y lo que se capituló 
con la Compañía de Jesús en razón de las cátedras. — Dice que habién- 
dole representado el Arzobispo que se había despachado un Breve de 
Universidad al colegio de la Compañía de Jesús de esa ciudad por Gre- 
gorio XV en 8 de Agosto de 162 1, con la advocación de San Fran- 
cisco Javier y la calidad de que pudiesen leer Artes y Teología, y fa- 
cultad al Arzobispo de conferir todos los grados hasta el de Doctor; 
fué aprobado por Cédula de 2 de Febrero de 1622, y admitido con la 
esperanza de dar providencia para que se fundasen las cátedras de Cá- 
nones y Leyes y las demás que faltaban para que pudiese ser Univer- 
sidad de estudios generales, y en esta forma se han cursado Artes y 
Teología y conferido los grados. 

Que D. Cristóbal de Castilla y Zamora, su antecesor en ese Arzobis- 
pado, fundó tres cátedras de Prima y Vísperas de Cánones é Instituta, 
dotándolas en 600, 450 y 35^ pesos, respectivamente, con fincas y si- 
tuaciones fijas, agregándolas á la Universidad de San Francisco Javier, 
y fueron aprobadas por Real Cédula de 9 de Julio de 1 684, y se cum- 
plió por el Gobierno superior de ese Reino, á quien acudió el Procu- 
rador de la Compañía de Jesús, pretendiendo se revocase esta fundación 
por la poca utilidad que de ella se seguía, por la inquietud que á su 
colegio causaban en la emulación y diferencia que cursantes y Cate- 
dráticos de distintas Facultades ocasionan; y por que la de dar grados, 
concedida á dicha Universidad por Gregorio XV, tan sólo lo era por 
Teología, y que en virtud de ésta no se podían conferir grados de Cá- 
nones sin notorio vicio; y así sería más conveniente que la renta de su 
dotación se aplicase á sustentar en el colegio de San Martín de los Re- 
yes cuatro ó cinco colegiales que cursasen estas Facultades y fuesen 
naturales de estas provincias, lo cual se contradijo por los graduados 
y cursantes de la Universidad. 



igS PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

Y por acuerdo de la Audiencia de Lima se declaró que, sin embar- 
go de la contradicción de la Compañía de Jesús, se prosiguiese la lec- 
ción de dichas cátedras y la forma que se había tenido en dar grados, 
hasta que S. M. declarase lo que se había de guardar, donde las partes 
acudiesen á pedir lo que les conviniese. Y porque el Rector de dicho 
colegio no se aquietó á esta provisión, aunque la lectura de las cátedras 
se proseguía, como todo constaba de los autos que presentaba, suplicó 
que, en conformidad de la aprobación y confirmación que tenía hecha 
de las dichas cátedras y de la utilidad y conveniencia que de ella se 
seguía á los naturales de esas provincias; fuese servido de aprobar y 
confirmar lo resuelto por el acuerdo de la dicha Audiencia de Lima, 
poniendo perpetuo silencio á la Compañía sobre este punto. 

Y habiéndose visto por los del Consejo de las Indias, con el testi- 
monio de autos citado y lo que sobre todo dijo y pidió el Fiscal en él, 
respecto que por otro despacho aparte mandó se observe por ahora lo 
resuelto por el Virrey y Audiencia de Lima por auto que proveyó en 
acuerdo de justicia en 23 de Diciembre de 1686; ha parecido al mismo 
tiempo á S. M. rogarle y encargarle, le informe sobre la erección de 
la Universidad y forma dada para su gobierno, y lo que se capituló 
con el colegio de la Compañía de Jesús al tiempo de su formación en 
razón de las cátedras de Teología y Artes, y si tienen alguna renta 
por ellas, y todo lo que en esta razón hubiere, con gran claridad, dan- 
do juntamente su parecer sobre lo que se debiere observar en la go- 
bernación y fundación de unas y otras cátedras, haciendo se cite la 
parte del colegio de la Compañía de Jesús para que, si tuviere qué re- 
presentar, lo haga en el dicho Consejo de Indias; y que lo mismo or- 
dena á la Audiencia de esa ciudad; para que, con vista de todo, tome 
la resolución que convenga. — Madrid, 28 de Agosto de 1689. 

Sigue la firma de S. M. y la de su Secretario D. Francisco de Amolaz. —Es co- 
pia del tomo IX, encuadernado en pergamino, 0,310 X 0,220, de partes Charcas, 
desde 10 de Noviembre de 1676 hasta 23 de Septiembre de 1692. — Fs. 269 á 272. 

Emp.: «Muy Rdo. In xpto > Term.: «de Amolaz». — ídem á la Audiencia délos 

Charcas. — Hay otro traslado de esta Real Cédula en 74—6 — 45, en testimonio 
legalizado, á que sigue un auto de notificación al Rector del colegio de la Real 
Universidad de San Francisco Javier de la ciudad de la Plata, P. Juan de Gue- 
vara, su obedecimiento y respuesta. — La fecha del testimonio es de 13 de Agosto 
de 1690. 



OCTUBRE 1689 199 

2.519. 1689— 10— 6 74—6—40 

Carta del Gobernador del Paraguay, D. Francisco de Monfortc, á S. M. 
Refiere que en carta de 1688 dio cuenta de la desgracia sucedida á 
15 leguas de aquella ciudad, en las tierras que ocupan los indios infie- 
les, pereciendo á sus manos 23 españoles y un indio; de cuyo contra- 
tiempo resultó, que para remedio del daño que podría venir se juntó 
el Cabildo de la dicha ciudad y fueron de parecer unánime se hiciese 
la entrada en las tierras del enemigo; para cuya ejecución buscó los 
medios precisos, disponiendo lo que convenía para la marcha de un 
tercio de 230 españoles y 270 indios, y por Maestre de campo de él, 
Juan de Vargas Machuca; y para que los enemigos temiesen el golpe 
sólo por el paraje que siempre se les ha hecho guerra; dispuso pasase 
á sus tierras otro tercio de 150 españoles y 140 indios, y por Maestre 
de campo de él, Francisco de Avalos y Mendoza; y que ya ha reci- 
bido carta del dicho Juan de Vargas Machuca diciéndole pasaría el río 
del Paraguay el día 20 de la fecha de ésta, y que dentro de cinco, es- 
taría en las Tolderías de las naciones que principalmente tienen en tan 
miserable estado aquella provincia; á que le respondió prosiguiese su 
marcha. Y que hizo sacar la adjunta Memoria de los autos que se han 
formado, para que tenga entendido S. M.Io que lleva cada tercio, siendo 
todo milagro, según lo exhausta que está aquella provincia. — Asunción 
del Paraguay, 6 de Octubre de 1689. 

2 fs. — Original. — Emp.: «Habiendo » Term.: «en la misma forma>. 

2.520. 1689-10—25 154— I— 21 

Real Cédula al Virrey del Perúy Conde de la Monclova. — Ordenándole 
dé licencia luego á Francisco de la Fuente, de la Compañía de Jesús, 
que está por Procurador en Potosí, para que se venga á España, por la 
razón que se expresa. Dice que Tomás de Aguirre, religioso sacerdote 
de la misma Compañía, hijo de la provincia de Castilla, le ha repre- 
sentado que su Provincial le ha nombrado por Procurador del oficio 
de Tallador de la Casa de la Moneda de Potosí y demás casas que en 
aquella villa tienen los colegios de Villafranca y Orense, que los fun- 
dadores les dejaron para su dotación y congrua de sus religiosos, en 
lugar de Francisco de la Fuente, de la dicha Compañía, que está ejer- 



200 PERfODO OCTAVO 1683-1704 

ciendo esta Procuración, á quien la provincia le manda venir á España 
por justas causas que para ello tiene: suplicóle fuese servido de man- 
darle dar licencia para hacer su viaje en la embarcación que le fuere 
más á propósito. 

Y habiéndose visto en el Consejo de las Indias, con lo que dijo y 
pidió el Fiscal en él, ha tenido por bien concedérsela para pasar en los 
galeones que próximamente han de ir á la provincia de Tierra Firme 
ó navios de registro de Buenos Aires, que están para hacer viaje á aquel 
puerto; y juntamente ha parecido ordenarle y mandarle, como lo hace, 
dé licencia luego al dicho Francisco de la Fuente para que se venga á 
España, previniéndole reservadamente que sus Prelados se lo mandan, 
pues han enviado nuevo Procurador que le suceda, que así conviene á 
su servicio; y dará cuenta á S. M. de haberlo ejecutado. — Madrid, 
25 de Octubre de 1689. 

El Rey, y por su mandado D. Francisco de Amolaz. — Em/>.: «Conde de la Mon- 

cloua » Tei-m.: «hauerle ejecutado>. — Fs. 76 á 77. -Tomo XII, 30,0 X 21,2, libro 

de Frailes, años 1688- 1699. 

2.521. 1689—10—25 74— 3— 32 y 154 — 1—21 

Real Cédula en confirmación de la fundación del Colegio- seminario que 
ejecutó el Gobernador de Tucumán en la ciudad de Córdoba en vista de 
la Cédula que en ella inserta^ precediendo las calidades que se expresan.- — 
Dice que por cuanto S. M. mandó dar y dio en 15 de Junio de 1685 
una Cédula al Gobernador de Tucumán D. Fernando de Mendoza Mate 
de Luna, en que le decía que Diego Francisco Altamirano, Procura- 
dor general de la Compañía por las provincias de las Indias, le repre- 
sentó, que en las tres diócesis de esa provincia no había Seminario 
alguno de seminaristas seglares donde pudiese criarse la juventud y 
estudiar las Facultades mayores, para que hubiese sujetos dignos de los 
curatos, prebendas y demás puestos eclesiásticos de dichas provincias; 
pues aunque en Santiago del Estero había uno á cargo del Ordinario, 
sólo podía éste sustentar dos muchachos, que no aprendían más letras 
que un poco de Gramática el tiempo que sobra de la asistencia de la 
santa iglesia, por no haber quien enseñase otras Facultades, y en las 
otras dos diócesis no había Seminario; y que, siendo el común deseo de 
dichas provincias de muchos años á esta parte, se fundase un Seminario 



OCTUBRE 1689 201 

en la ciudad de Córdoba, donde podrían fácilmente conseguirse los 
efectos que con ellos intenta nuestra Santa Madre Iglesia por los Sagra- 
dos Cánones y Decretos del Santo Concilio de Trento; no se había 
conseguido por no haber quien las dotase. 

Y habiendo ofrecido ahora el Dr. Ignacio Duarte de Ouirós, sacer- 
dote docto y ejemplar, Comisario de la Santa Cruzada, 30.000 pesos en 
bienes muebles y raíces para la dotación, fundándose el Seminario en 
la ciudad de Córdoba, su patria, y estando su administración y gobier- 
no inmediatamente á cargo de la Compañía de Jesús, como lo están 
otros Seminarios en las ciudades de Lima, Chuquisaca, Quito y otras, 
y que siendo esta dotación congrua suficiente para buen número de 
becas, en parte donde todos los mantenimientos son muy baratos; re- 
cibiría muchos aumentos el Seminario por las ayudas de costa que da- 
rían muchas personas acomodadas para becas y por los demás motivos 
de congruencia que expresa dicho Padre en su Memorial; suplicándole 
diese licencia para la fundación de dicho Seminario, arreglándose en el 
modo de ella á la fundación y constituciones del de Quito, cuya copia 
ha presentado, quedando inmediatamente sujeto á su Patronato Real, 
cuyas armas se habían de poner en el colegio; y por la dilación que se 
podía seguir de pedir informes y esperarlos para la resolución, en cuyo 
medio tiempo podía faltar ó mudar de dictamen el dicho Dr. Ignacio 
Duarte de Quirós, que ahora estaba con el fervor de dotar esta piadosa 
obra, se podría remitir la ejecución de esta fundación á dicho Gober- 
nador y al Obispo de Tucumán, para que examinasen la seguridad de 
la dotación y los demás medios de congruencia que refería, siendo 
cierto, se hiciese con la seguridad y firmeza convenientes. 

Y visto por los del Consejo de Indias, con lo que pidió el Fiscal de 
él, y consultado S. M. sobre ello, le da comisión á dicho Gobernador 
para que, con el Obispo de esa provincia, reconozca las conveniencias 
y medio de congruencia que se proponen, y hallando ser ciertas y la 
dotación, pase á ejecutar la fundación, con todas las calidades y firme- 
zas que á su perpetuidad y seguridad convengan, dejando á los cole- 
giales inmediatamente sujetos, en cuanto á la administración y gobierno 
á la Compañía, si así lo pidiese el dotador y fundador, reservando á 
S. M. la protección, patronato y sujeción en todo aquello que, confor- 



202 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

me á derecho, debe estar sujeto á su Real Patronato, y poniendo las 
armas Reales en el colegio, como se dispone por la ley 2.* del tít. 23 
de la Recopilación de Indias. 

Y porque en ella se amplía, que se puedan poner las de los Prelados, 
si quisieren, cuando las fundaciones corren por ellos; siendo la dotación 
de esta fundación tan considerable; permite S. M. que si el Dr. Ignacio 
Duarte de Quirós pidiere que se pongan las suyas, también se haga, 
en la forma y lugar que se acostumbra, para que, alentados, sigan otros 
el ejemplo de semejantes fundaciones, y le da facultad para que con el 
Obispo pueda ejecutar lo referido y formar las constituciones, arreglán- 
dose á las del Seminario de Quito, y para innovar en aquellas que, se- 
gún las circunstancias de tiempo, lugar y fundador, parecieren conve- 
nientes; consultándolo también todo con el Presidente de Charcas, y 
le dé cuenta en el Consejo, remitiendo los autos y constituciones para 
su aprobación en él; que por despacho de la fecha encarga lo mismo al 
Obispo. — Madrid, 15 de Junio de 1685. — El Rey, y por su mandado 
D. Francisco de Amolaz. 

Y ahora Pedro de Espinar, de la Compañía de Jesús, Procurador 
general de Indias, le ha hecho relación que habiéndose presentado di- 
cha Cédula ante D. Tomás Félix de Argandoña, Gobernador del Tu- 
cumán, con la escritura de donación que el Dr. Ignacio Duarte de 
Quirós hizo de sus bienes, con expresión de todos ellos, para la fun- 
dación de dicho Colegio-seminario, reservando el usufructo de dichos 
bienes para sus alimentos por los días de su vida, y que después se 
haya de sacar de ellos lo necesario para su entierro y funeral, mandas 
y legados de su testamento, y cumplido todo se consolide dicho usu- 
fructo con su propiedad y se gaste en beneficio de dicho colegio, á 
disposición de su Rector, cuya dotación fué aceptada por Tomás Dum- 
bidas, Provincial de la Compañía de Jesús, y que con información que 
el Gobernador hizo hacer de la seguridad y firmeza conveniente para 
la dotación de dicho colegio y medios de su congruencia, juntamente 
con la tasación y evaluación de los bienes aplicados á ella; habiéndolos 
tenido por suficientes y bastantes erigió y fundó dicho Colegio convic- 
torio seminario, con la advocación de Nuestra Señora de Monserrate, 
en dicha ciudad de Córdoba, con las constituciones y estatutos que se 



OCTUBRE 1689 203 

expresan en el despacho que para ello dio en I." de Agosto de 1687: 
suplicándole que para su mayor observancia fuese servido de mandar 
confirmar dicha fundación, sus constituciones y estatutos. 

Y habiéndose visto en el Consejo de Jas Indias un testimonio de autos, 
por donde constó de lo referido, juntamente con la aprobación que el 
Deán y Cabildo (Sede vacante de la iglesia catedral de Tucumnn) dio 
de la dicha fundación, y lo que sobre todo dijo y pidió el Fiscal en el 
Consejo; S. M. ha tenido por bien dar la presente, por la cual, prece- 
diendo no haber hallado inconveniente el Presidente de la Plata, á quien 
por la Cédula preinserta mandó se consultase la fundación referida, y 
con que el Dr. Ignacio Duarte de Quirós, respecto de haber reservado 
el usufructo de los bienes por su vida, se ajuste que el Rector del co- 
legio, sobre la cuota que ha de asignar para los alimentos de dicho Se- 
minario hasta que se consolide el usufructo con la propiedad, y que la 
facultad que reservó para disponer en el artículo de la muerte la limite 
en forma que no perjudique á los 30.OOO pesos ofrecidos para la ejecu" 
ción de esta obra; confirma y aprueba la fundación del Colegio convic- 
torio seminario de la advocación de Nuestra Señora de Monserrate, 
que en virtud de la Cédula preinserta ejecutó en la ciudad de Córdoba 
el Gobernador de Tucumán, poniendo su gobierno á cargo de los reli- 
giosos de la Compañía de Jesús, y manda se observen, guarden y cum- 
plan las constituciones y estatutos establecidos para su conservación y 
buen régimen, en la forma según y como se contiene y declara en el 
despacho dado por el Gobernador en l.° de Agosto de 1687, prece- 
diendo las calidades arriba expresadas, que así es su voluntad. — Madrid, 
25 de Octubre de 1689 (i). 

(i) La Real Cédula de 15 de Junio de 1685, en este documento inserta, fué 
recibida original por el Dr. D. Ignacio Duarte de Quirós; presentada por éste, 
con petición, al Gobernador D. Tomás Félix de Argandoña, en la ciudad de Cór- 
doba de Tucumán, y obedecida y mandada cumplir en 8 de Julio de 1687, ante 
el Escribano de S. M. Francisco de Olea, y á fin de que se pusiese efectivamente 
en ejecución la fundación de dicho colegio, «hizo (el Doctor) donación pura y 
perfecta, absoluta e irrevocable, que el derecho llama entre vivos, al Colegio de 
la Compañía de esta ciudad de Córdoua, y en su nombre al Reuerendisimo Padre 
Tilomas Dombidas, su Provincial actual, para efecto de fundar dicho Colegio Se- 
minario, de los bienes siguientes: 

» Primeramente, las casas de su vivienda en la planta de esta ciudad, calle en 



204 ' PERÍODO OCTAVO 1 683- 1 704 

El Rey, y por su mandado D. Francisco de Amolaz; señalada del Consejo.— 

Emp.: «Por quanto » Term.: «mi Voluntad». — Fs. 69 v.'° á 76.— Tomo XII, 

30,0 X 21,2, libro de Frailes, años 1688-1699. 

2.522. 1689—10—25 154-1 — 21 

Real Cédula al Presidente y Jueces Oficiales de la Casa de la Contra- 
tación de Sevilla.— Concediendo licencia á Tomás de Aguirre, de la 

medio con la iglesia de la Compañía de Jesús, según los títulos que de ellas tiene 
entregados al Mui Reverendo P. Lauro Nuñez, de dicha Compañía. 

»Iten una estancia llamada Caroya, nueve leguas de esta ciudad, con las tierras 
contenidas en los títulos y mercedes de las dichas tierras, los quales díxo tener 
entregados a los susodichos Reuerendos Padres, con todo lo en ella edificado, 
poblado y plantado de ganados mayores y menores. 

»Iten Veinte y ocho Esclavos, entre grandes y chicos, viejos y mozos; catorce 
barones y catorce hembras > (cuyos nombres á continuación se expresan). 

»Iten la plata labrada de su uso y seruicío, que son las siguientes 

»Iten las Alajas de casa 

»Iten una carroza, con sus Aperos y muías, una muía de Gualdrapa y silla, cinco 
frenos Mulares y un Cauallar. 

ílten la plata labrada y ornamentos de la Iglesia, que son los siguientes 

»Iten Quatro misales » (y otros libros). 

»De todos los quales dichos bienes, dicho Doctor Ignacio Duarte de Quirós 
dixo, que hazia e hizo la dicha donación para dotación y fundación de dicho Co- 
legio seminario, en esta dicha ciudad de Córdoua, donde la juventud de estas 
Prouincias estudie las facultades que se leen en la Uniuersidad que la dicha Com- 
pañía de Jesús tiene en esta dicha ciudad, con las calidades siguientes: 

»Primeramente, que los colegiales hayan de ser seis, pobres de solemnidad, 
hijos legítimos y de lo mejor y naturales de esta ciudad. Auiendolos en esta ciu- 
dad serán preferidos a los de otra Prouincia, a elección del Muy Reuerendo Pa- 
dre Rector de este Colegio de la Compañía de Jesús y de dicho Doctor durante 
su vida, después que consolide el usufructo con la propiedad de dichos bienes, 
de que hace donación. 

>Iten todos los demás colegiales habrán de pagar alimentos. 

>Iten que la administración y gobierno de dicho Colegio, en quanto a sus per- 
sonas, vienes raíces y muebles, aya de estar y esté para siempre jamás inmedia- 
tamente en los Padres de la Compañía de Jesús de esta Prouincia del Paraguay 
y Tucuman; sin que de ninguna manera ninguno de los Señores obispos, o otros 
cualesquier Prelados eclesiásticos o seculares, superiores o inferiores, se entre- 
metan en ellos ni por causa de visita, o por causa de tomar quentas, ni por otra 
alguna ni algún otro pretexto, y de lo contrarío intentado o pretendido por qua- 
lesquiera de los susodichos, por el mesmo hecho sea nula esta dotación y funda- 
ción de dicho Colegio Seminario, y pasen luego todos los dichos sus bienes al 
Colegio de Religiosos de la Compañía de Jesús de esta ciudad de Cordoua, pai-a 
que los tenga y goze y posea por suyos propios, sin obligación alguna de fundar 



OCTUBRE 1689 205 

Compañía de Jesús, para pasar, con un criado llamado Pedro García, á 

la villa de Potosí en los galeones ó navios de Buenos Aires. — Madrid, 

25 de Octubre de 1689. 

El Rey, y por su mandado D. Francisco de Amolaz. — Emp.: «Mi Press.'" > 

Term.: «mi Volunt.d»— Fs. 68 v.*° á 69 v.'° — Tomo XII, 30,0X21,2, libro de 
Frailes, años 16S8-1699. 

dicho Colegio Seminario; sino antes sean por ayuda y costeo del gasto que hace 
todos los años en las misiones por las estancias de esta dicha ciudad. 

»Iten que ninguno de los colegiales, assi los que se recibiesen por pobres, 
como los que se recibiesen con alimentos propios, sean obligados a asistir a la 
Iglesia Parrochial o Cathedral, si se pusiere en esta dicha ciudad, fuera de los 
dias del Corpus, su octava, el Señor San Pedro y su Víspera y Jueves Santo, ni 
ninguno de los Señores obispos o otros qualesquiera superiores o inferiores, 
eclesiásticos o seglares, les fuerzen a ello ni les puedan forzar, y por el mismo 
caso que lo intenten se entiende nula la dicha fundación y dotación de dicho 
Colegio Seminario, y pasen los dichos sus bienes todos al dicho Colegio de Re- 
ligiosos de la Compañía de Jesús, para los efectos susodichos, según y como tiene 
ia declarados desuso. 

»Iten que dicho Colegio Seminario, en todo y por todo, y según sus constitu- 
ciones substanciales y accidentales, sea en aquella manera y modo que los esta- 
tutos y constituciones de la Compañía de Jesús mandan que sean los Colegios 
Seminarios que están a cargo de la dicha Compañía. 

»Iten que el dicho Colegio Seminario, en quanto a sus colegiales y demás per- 
sonas, con todos sus bienes raices y muebles, sea y esté en todo y por todo de- 
bajo del Patronato Real, asi como y en la manera que de derecho deua, y Su 
M.'igestad manda en su Real Cédula, poniéndose las arinas Reales y las suyas de 
dicho fundador, en el orden y manera que assimesmo su Magestad manda. 

»Iten que las Constituciones y Reglas que por orden de su Magestad se han 
de hacer para el Gouierno de dicho Colegio Seminario, no sean contrarias de 
alguna manera, ni en parte ni en todo deroguen a lo que lleua dispuesto en esta 
escriptura; sino que en todo y por todo se conformen con ella. 

j>Iten que los usofructos de estos dichos sus bienes se les haya de dejar y dejen 
para sus alimentos por todos los días de su vida, y después de ellos, de dichos 
bienes se haya de sacar lo que fuere necesario para su entierro y funeral, y man- 
das y legados de su testamento; y que después de cumplido todo, dicho usofructo 
se consolide con su propiedad y se gaste en bien de dicho Colegio, a disposición 
de su Rector, y en esta forma desde agora para siempre jamás aya dicho Colegio 
de Religiosos de la Compañía de Jesús de esta ciudad de Córdoua todos los di- 
chos sus bienes, y transfiere en él qualquier derecho y acción que a ello tenga, 
y se desiste y aparta para entonces de la propiedad. Señorío, posesión y otras 
qualesquier acciones reales o personales que a dichos bienes tenga o pueda te- 
ner; y desde luego los renuncia, cede y traspasa en el dicho Colegio de Religio- 
sos de la Compañía de Jesús de esta ciudad de Córdoua, para el efecto de dotar 



206 PERÍODO OCTAVO 1 683- 1 704 

2.523. 1689— II— I 74—6—40 

Carta del Gobernador del Paraguay, D. Francisco de Monforte, 
á S, M. — En que representa la forma que convendrá dar para el bene- 
ficio de la hierba, con que se podrá facilitar el mantener siquiera 200 
hombres de presidio, para oponerse á cualquier intento de portugueses; 

y fundar dicho Colegio Seminario y con las calidades supradlchas; y declara, que 
las dichas casas tienen un mil trescientos pesos de Principal de censo a favor 
del Conuento de Monjas de Santa Theresa de Jesús, de que se pagan setenta y 
cinco pesos de tributo, que se redimirá de sus bienes, y no tener otro censo de 
Ipoteca especial ni general sobre los dichos bienes, y da poder y facultad a dicho 
Colegio de Religiosos de la Compañía para que, como cosa suya propia, pueda 
desde luego tomar la posesión, y entre tanto se constituie por mero inquilino 
tenedor, y se obliga y obligó de tener siempre dicho contrato de donación yrre- 
uocable entre vivos por firme y valedero, y de no ir contra ella agora ni para 
siempre jamás, ni revocarla por otra escritura publica, ni por testamento o cob- 
dicilo, ni de otra manera alguna, tacita o expresamente; y en señal que asi será, 
entrega originalmente esta presente escritura en este registro de mí el presente 
Escribano, y los títulos de ella al mui Reuerendo Padre Tomas Domuidas, pro- 
uincial actual de la dicha Compañía, y se obligó asimismo de hazer ciertos dichos 
bienes arriba mencionados, y salir a la voz, caución y saneamiento contra qual- 
quiel persona que intente ponerle pleito a ellos, y para mayor validación de di" 
cho contrato, quiere se tenga aquí por expresadas todas las clausulas que de 
hecho o de derecho se requieran para la mayor firmeza de qualquier donación 
ínter vivos, irrevocable, y las de aqui por expresadas, y que le obliguen de verbo 
ad verbum, y renuncia todas las leyes que assi en particular como en general, 
aunque tengan clausulas^de que individualmente se hayan de renunciar que ha- 
blasen en su fauor, sin que puedan valerse de ninguna de ellas, y da poder a las 
justicias que de derecho deua y pueda para que le fuerzen a estar a dicho 
contrato. 

>Y el Muy Reuerendo Padre Thomas Domuidas, Prouincial actual de esta di- 
cha Provincia de la Compañía de Jesús, que presente esta delante de mí el pre- 
sente escribano y testigos, que de yusso, que en nombre de dicha Compañía y 
de dicho Colegio de Religiosos de la Compañía de Jesús de esta ciudad de Cór- 
doua aceptaua y aceptó dicha donación, yrrevocable entre vieos, de dichos bie- 
nes arriba mencionados, para efecto de la dotación y fundación de dicho Colegio 
Seminario, en la forma y calidades arriba dichas; y agradecía y agradeció al di- 
cho Doctor Ignacio Duarte de Quiros la buena obra y tan del seruício de Dios 
nuestro Señor y bien publico de estas provincias, como es la fundación de dicho 
Colegio Seminario; en señal de posesión, admitía y admitió dicha escritura, dada 
y ofrecida por dicho Doctor Ignacio Duarte de Quíros; y en firmeza de dicha 
Donación yrrevocable entre vivos y de dicha aceptación, los dichos Doctor Ig- 
nacio Duarte de Quíros y Reuerendo Padre Thomas Domuidas, Prouincial actual, 
la otorgaron como dicho es y firmaron de sus nombres, siendo testigos Don 



NOVIEMBRE 1 689 207 

se contradice en esta carta la petición del P. Procurador Diego Altami- 
rano de que no se obligue á los indios de San Ignacio, Nuestra Señora 
de Fe y Santiago á que vayan á beneficiar la hierba. — Asunción, I." de 
Noviembre de 1689. 

3 fs. y el de carátula.— Original. — Emp.: «Hauiendo » Term.: «Algún alivio» 

Luis de Abreu y Albornoz, notario de la Santa Cruzada; el maestro Juan Esteban 
de Iriarte, y el Bachiller Jacinto de Ceballos y Quebedo, Doctor Ignacio Duarte 
de Quiros, Thomas Domuidas. — Ante mí, Francisco de Olea, Escribano de su 
Magestad». 

Sigue un auto del Gobernador D. Tomás Félix de Argandoña, proveído en 
10 de Julio de 1687, ordenando se haga información de testigos, para que, ha 
liando ser ciertas la conveniencia y medios de congruencia que en dicha Real 
Cédula se proponen, y la dotación, pase dicho Gobernador á la fundación de 
dicho colegio, en que le da S. M. la comisión necesaria. 

Siguen las declaraciones juradas de los testigos: Dr. D. Diego Salguero de Ca- 
brera, cura Rector, Comisario del Santo Oficio y Vicario, Juez eclesiástico y de 
Diezmos, y Juez ordinario de los monasterios de monjas de esta ciudad; D. An- 
tonio de Burgos Celis Ouiroga, Alcalde ordinario de primer voto; Domingo de 
Villamonte, Alcalde ordinario de segundo voto; D. Ignacio Salguero de Cabrera, 
Maestre de campo general; D. Andrés Ximénez de Lorca, Teniente general. 
Justicia mayor y Capitán á Guerra que ha sido de esta ciudad; D. Enrique de 
Zeballos Estrada y el Capitán Antonio de las Casas. 

Sigue otro auto del Gobernador, proveído en 14 de Julio del mismo año, en 
que se aprueba la anterior información, mandando se haga tasación y evaluación 
de los bienes expresados en la dicha escritura de donación, y nombra por tasa- 
dores y avaluadores á los Capitanes Francisco López del Barco é Ignacio Ledes- 
ma; y en conformidad con dicho auto prestaron su juramento dichos dos Capi- 
tanes en la estancia de Caroya, en 24 del mismo mes y año, y el resultado de su 
investigación y tasación fué como sigue: 

«Primeramente tazamos una estancia llamada Caroya, que linda por la parte 
del Sur con las estancias y sus tierras que están sobre el Rio de Córdoba; y por 
la del Norte, con las de Cabinda; y por el Oriente, con las estancias y tierras de 
Francisco Quintero, rio abajo de Córdoba; y por el Poniente, con tierras de Gua- 
nasacate, del Capitán D. Antonio de Burgos; que tendrá de longitud ocho leguas 
y de latitud siete leguas, poco mas o menos; la cual dicha estancia con dos la- 
gunas grandes, que se llenan de sus manantiales permanentes, con sus tajamares 
y dos acequias, con que muele un molino, y la otra con que se riegan las cha- 
cras; auiendose unido para dicho efecto con la que muele el dicho Molino, cha- 
cras que coge mucha capacidad de tierras de pan llenar, que riegan dichas dos 
acequias, y alcanza la dicha agua hasta dos leguas de dicha población, donde 
hace lagunas donde beben los ganados, y las dichas chacras están cercadas de 
zanjas profundas, donde se puede sembrar decientas y setenta fanegas de se- 
mentera de trigo, todo debajo de riego y zanja. 



208 PERÍODO OCTAVO 1683-I7O4 

2.524. 1689— II— I 74—6—40 
El Gobernador del Paraguay^ D. Francisco de Monforte, informa, 

como se le ordenó por Cédula de 6 de Abril de 1688, sobre si los indios 
de San Ignacio, Nuestra Señora de Fe y Santiago, doctrinados por los 
religiosos de la Compañía de Jesús, han de ser compelidos á beneficiar 
la hierba. — Con esta ocasión toca el punto de la vecindad de portugue- 
ses, con lo cual urge que no se enflaquezca el socorro con que los in- 
dios pueden favorecer á esta ciudad en caso de invasión. — Asunción, 
I.® de Noviembre de 1 689. 

3 fs. y el de carátula.— Original. — Duplicado. — Entp.: «Acabo de » Term.: «lo 

que mas convenga». 

2.525. 1689 74—6—iS 
Memorial presentado al Consejo por D. Tomás Marín de Pobeda en 

virtud de poder de D. Bartolomé' González de Poveda, Arzobispo de los 

»Un molino que muele fanega por hora, poco mas o menos, con su carcabo, 
canal y parte de la cequia, labadero y tendedero, todo de cal y canto y ladrillo, 
y la casa con cimientos de cal y piedra, 

»Una huerta de arboleda grande de diversas frutas y legumbres, zanjada con 
cerco, con una despensa de ladrillo, cal y teja, con su puerta y llave, dentro de 
la misma huerta, para encerrar la fruta. 

»Un perchel de adoues y horcones de algarrobo muy gruesos, armados sobre 
horcones embebidos dentro de las paredes y barazon gruesa de quebracho, cu- 
bierto de teja, con dos puertas grandes fornidas, con sus llaues; que cauen de 
quinientas a seiscientas fanegas de trigo. 

»Una capilla de cal y piedra del cerro, a medio levantar las paredes, con dos 
puertas de alquería de cal y ladrillo, que tiene de largo sesenta y tres pies de a 
tercia y de ancho veinte, y sacristía acimentada de cal y piedra, que se le sigue 
a un lado de ella. 

s Cinco piezas de vivienda, nuevas, que miran al oriente, con paredes de ado- 
bes y horcones de algarrobos, enueuidos con techumbre de maderas muy curio- 
samente obrados, con corredores al Oriente y poniente bien enmaderados, con 
pilares y soleras de algarrobo labrados y gruesos, con sus puertas, todo de texa 
y todo enlucido de cal, assi dichas piezas como corredores. 

> Otras diez piezas de vivienda y oficinas de texa, horcones de algarrobo y 
adoues de maderas gruesas, nuevos, que circulan las cinco piezas principales, y 
hacen patio de adentro de oficinas; que todos los dichos edificios de texa, en la 
forma dicha, tienen más de treinta mil texas; sin otras obras que tienen trabaja- 
das la dicha estancia; como son, otras zanjas y estacadas de Saucerias, para res- 
guardar los manantiales y chacras, ademas de las dichas zanjas; todo lo qual, 
auiendo tasado por menor, cosa por cosa, de las aqui referidas, sacando por 



1 689 209 

Charcas, sti tío. — Representa que habiendo acudido con los autos to- 
cantes á la facultad de dar grados, suplicando que se aprobase lo resuel- 
to por el acuerdo de Lima, poniendo perpetuo silencio á la Compañía; 
y que para quedar sin escrúpulo en el modo de conferir dichos grados, 
se mandase al Embajador en Roma pasase oficios, para que la forma de 
dar grados el Arzobispo en la Facultad de Teología se ampliase á la de 
Cánones por ahora y en el ínterin que se funda Universidad de estu- 
dios generales en la ciudad de la Plata con independencia de la Com- 
pañía; y aunque S. M. aprobó la resolución del acuerdo de Lima, no la 
tomó en la ampliación de la facultad de dar grados; y siendo materia 
tan escrupulosa, y que se debe obviar la nulidad en que tantos como 
se graduaron incurrirán; suplica se tome resolución en este último 
punto. — Sin fecha. 

2 fs,— Original.— Duplicado. — En papel de sello 4,° de oficio de 1689.— 
Émp.: «Don Thomas » Term.: «I presenta poder». 

quenta que tiene el valor y vale doze mil pesos 12.000 pesos. 

> Iten veinte y ocho esclauos 1 4.000 pesos. 

siten las casas de su vivienda que tiene frente al Colegio de la 
Compañia de Jesús, debajo de los linderos que refiere la es- 
critura de donación, que se compone de siete piezas de edifi- 
cio, zaguán, patio, traspatio y un pozo de sacar agua; se tasa 
todo en tres mili y quinientos pesos 3.500 pesos. 

»Iten un solar en la traza de la ciudad de Cordoua; linda calle 
en medio con dicho Colegio de la Compañia de Jesús, y por 
el Sur y calle en medio con casas de Doña Cathalina de To- 
ranzos; y por el Norte, con casas del Contador Don Joseph 
Garda de Miranda, que dicho Señor Doctor Ignacio Duarte 
de Quiros dice es sitio, y que en la memoria que dio para ha- 
cer la escritura de donación está puesto; el cual tasamos en 
seiscientos pesos 600 pesos. 

>Iten se tasó todo lo demás, que son bienes muebles, como son, 
plata labrada, alhajas de casa, ornamentos y adornos de la ca- 
pilla, Calizes, Patenas, Alúas y todo lo demás contenido en la 
dicha Escritura de donación y adotacion; excepto los ganados 
mayores y menores, que no se han tasado ni apreciado, y salió 
dicha tasación y su resumen por ocho mili docientos y cin- 
quenta y quatro pesos, que se sacan al margen 8.254 pesos. 



38.354 pesos. 



Tomo iv. 14 



210 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

2.526. 1690— I — 13 122—3—4 

Real Cédula al P. Provincial de la Compañía de Jesús del Rio de la 
Plata. — Dice que por haberse entendido en su Consejo, que en las mi- 
siones y conversiones de indios que tienen á su cargo las religiones de 
las provincias del Río de la Plata se obra con mucha omisión y lenti- 
tud, y que en algunas provincias son más los que están por convertir 
que los reducidos, siendo así que siempre que se piden religiosos para 
tan loable fin se les asiste de su Real Hacienda para su viático y man- 
tenimiento: le ruega y encarga procure que los religiosos de su religión 
procedan con todo fervor y cuidado en la continuación de las misio- 
nes, por lo que conviene se excite esta materia, y cada uno cumpla 
con lo que es de su obligación, de suerte que se logre el fruto que se 
solicita; teniendo presente será de su gratitud lo que en esto obrare, 
de que le dará aviso. — Madrid, 1 3 de Enero de 1690. 

El Rey, y por su mandado D. Francisco de Amolaz. —Emp.: «Por hauerse » 

Term.: cdareis aviso».— Fs, 20 v.'° á 21. 



Firman: Francisco López del Barco. — Ignacio de Ledesma, ante el Escribano 
de S. M. Francisco de Olea. 

Sigue el auto de aprobación del Gobernador de 30 de Julio de 1687, declarando 
por bastantes dichos bienes para la dotación y fundación del Colegio convictorio 
y Seminario y las seis becas. 

Sigue una petición del Dr. Ignacio Duarte y Quirós, haciendo presentación de 
un tanto autorizado de las constituciones y reglas del Colegio-Seminario de San 
Luis, Rey de Francia, de la ciudad de Quito, que está á cargo de los religiosos 
de la Compañía de Jesús, para que se incluya en los autos otro tanto autorizado, 
y se le devuelva el presentado para en guarda de su derecho, conformándose 
con la Real Cédula de 15 de Junio de 1685. Sigue el decreto del Gobernador, 
dado en Córdoba á 31 de Julio de 1687, para que así se haga, y su cumpli- 
miento. 

Sigue la erección, fundación, estatutos y constituciones del Colegio Real Se- 
minario convictorio de Nuestra Señora de Monserrate, de la ciudad de Córdoba 
del Tucumán, por D. Tomás Félix de Argandoña, Gobernador y Capitán general 
de esta provincia por S. M., y con comisión suya, en i.° de Agosto de 1687, que 
omitimos aquí por no alargar demasiado esta nota. 

Sigue un auto exhortatorio del Gobernador, remitiendo al Deán y Cabildo, 
sede vacante, el testimonio, con dicho auto, por medio del Capitán Juan Sánchez 
Sambrano, Alcalde ordinario de segundo voto de la ciudad de Santiago del Es- 
tero, fecho en Córdoba á 23 del mismo mes y año, y la respuesta del Cabildo 



FEBRERO I 690 211 

2.527. 1690— I — 22 75_6_io 

Carta del Maestro Fray Hernando Vivero, Prior del convento de pre- 
dicadores de Córdoba de Tuciimán, á S. M., en aprobación del Goberna- 
dor de esta provincia D. Tomás Félix de A^-gando ña.— Córdoba., 22 de 
Enero de 1690. 

3 fs., más el de carátula y otro en blanco. -Autógrafa. 

2.528. 1690— 2-13 74_3_34 

Real Cédula. — Sobre que las constituciones hechas para la Universi- 
dad 4e la ciudad de Córdoba del Tucumán, salgan y se publiquen en 
nombre del Obispo de aquella provincia, en la forma que arriba se de- 
cidra; y los grados los pueda dar el Rector de la Universidad, en de- 
fecto del Obispo y Maestrescuela. — Madrid, 13 de Febrero de 1690. 

Minuta— 2 is.—Etnp.: <Por quanto por parte » Term.: «los pueda dar el rec- 
tor de ella».— Al dorso se lee: «Visto». 



eclesiástico, dada en Santiago del Estero á 13 de Septiembre del mismo año, or- 
denando que por parte del Cabildo se haga la erección y se remitan los despa- 
chos al Presidente de la Real Audiencia de la Plata. Firman el Bachiller D. José 
Bustamante y Albornoz y el Dr. D. Juan Lasso de Puelles. Ante el Secretario y 
Notario público Francisco de Alba. 

Despachóse la erección contenida en el auto desuso en 13 de Septiembre, ó 
sea el mismo día en que se respondió al auto arriba indicado. 

Sigue la carta del Gobernador de 30 de Agosto de 1687, remitiendo á la Real 
Audiencia, con la escritura de donación y dotación, los autos de la erección y 
fundación del Colegio-Seminario y convictorio de Monserrate, en Córdoba del 
Tucumán, después de visto todo por el Cabildo en sede vacante de ésta iglesia, 
y conformádose con ello, y otra carta semejante del Cabildo eclesiástico, fecha 
en Santiago del Estero á 14 de Septiembre del mismo año, y otra del Cabildo 
secular de Córdoba en el mismo sentido, fecha en 30 de Agosto del mismo año, 
firmada por los Sres. Juan de Chanique, D. Antonio de Burgos, Celis Quiroga, 
Domingo de Villamonte, D. Enrique de Zevallos Estrada, D. Ignacio de Loyola 
Zabala, D. Sancho de Paz y Figueroa, D. Juan de Guzmán, Juan López de Fuen- 
teseca y D. Cristóbal Pizares de Albornoz, y la respuesta del Fiscal, Licenciado 
D. Francisco de Cárdenas, alegando sus reparos, por los cuales le parece que 
su señoría el Presidente no debe ni puede prestar el consentimiento ni aproba- 
ción de dicha erección, pues actualmente no está en estado de hacerse. — A. de 
L 76-S— 8. 



213 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

2.529. 1690— 3— 15 74—2—31 

Carta del Virrey Conde de ¡a Monclova. — Da cuenta á S. M. del es- 
tado general en que ha hallado el gobierno de los Reinos y provincias 
del Perú.— Lima, 15 de Marzo de 1690. 

Original. — 16 fs. —Duplicado. — Emp.: «En carta > Term.: <de V. M.» 

2.530. 1690 — 3 — 20 74— 4— II 

Carta de D. Tomás Félix de Argandoña, Gobernador del Tucumdn, 
á S. M. — Dándole cuenta de que los religiosos de la Compañía de Jesús 
han procurado varías veces, desde 1 62 8, entrar en el Chaco, que es de 
aquella jurisdicción, para reducir á la fe sus naciones infieles; y habien- 
do experimentado mal seguras las puertas que les da la gobernación, 
pues unas veces los han muerto los indios y otras se han visto preci- 
sados á retirarse sin fruto; solicitan fundar colegio de su religión en la 
villa de San Bernardo de Tarija, en el corregimiento de los Chichas, 
para tener por allí seguro el paso á la conversión de tanta gentilidad. 
Suplican, por lo tanto, se les conceda dicha fundación, por ser lo único 
que les falta; porque la dotación se la dio competente de sus bienes 
D. Juan José Campero de Herrera, vecino de San Salvador de Jujuy, 
donándoles 40.000 pesos por escritura que otorgó; la cual presentará 
la parte de la Compañía, refiriendo por menor las conveniencias que 
se siguen de esta fundación. — Córdoba de Tucumán y Marzo 20 
de 1690. 

4 fs. — Original. — Emp.: «dos religiosos » Term.: «más combeniente».— Al 

dorso: «Rda. en vn cajón que se abrió en el Cons.° a 6 de Febrero 691. — En pre- 
sentándole por parte de la Compañía los papeles y licencia q. deue preceder 
pase todo con este expediente al Sr. Fiscal pa. q. lo vea». — (Rubricado.) 

2.531. 1690— 4 — 10 76 — 2 — 22 

Testimonio de autos y diligencias hechas sobre el reencuentro de los 
portugueses con los indios guaynoas. — Contiene la carta 6.* del índice 
que remitió el Gobernador de Buenos Aires, D. José de Herrera y So- 
tomayor, á S. M.; el exhorto que se hizo al Gobernador de los portu- 
gueses en esta razón y su respuesta; el exhortatorio hecho al Supe- 
rior de las doctrinas de los indios del Paraná y Uruguay, del cargo de 



ABRIL 1690 213 

los religiosos de la Compañía de Jesús, encargándole esté por aquella 
parte con el cuidado de que se reconozca la tierra, y que se haga á los 
indios guaynoas todo agasajo, para afianzarlos más debajo del amparo 
de S. M.— Buenos Aires, 10 de Abril de 1690. 

16 fs., el primero y último de sello 4.°, un cuartillo, años 1677 y 78, habilitado 
hasta 1690. — Emp.: «Señor Gouor » Term.: «de officio».— (Rubricado.) 

2.532. 1690 — 4—27 76—2—22 

Testimonio de autos é información sobre ser evidente el intento de po- 
blar los portugueses á Maldonado, cuya noticia se divulgó con la llegada 
de la flota del Brasil, el año de 1688, y se participó en ocasión de haber 
vuelto la zuniacá de S. M. que fué á Rio Janeiro con el aviso que de 
allí pasó á Madrid. — Buenos Aires, 2^ de Abril de 1690. 

8 fs,, el primero y último de sello 4.°, un cuartillo, años de 1667 á 68, habilita- 
do hasta el año 1690. — Emp.: «En la ciudad » Term.: «de oficio». — (Rubricado. 

2.533. 1690—4—27 76—2—22 

Testimonio de los autos sobre nuevos recelos de la población de Mal- 
donado y diligencias que se hicieron para reconocer aquellos parajes por 
mar y por tierra. — Buenos Aires, 27 de Abril de 1690. 

16 fs., el primero y último de sello 4.°, un cuartillo, años de 1667 á 68, habili- 
tado hasta el año 1690. — Emp.: <Oy llego » Ter?n.: «de oficio». — (Rubricado.) 

2.534. 1690—4—27 76 — 2 — 22 

Cuaderno de copias de cartas autorizadas escritas á S, M., al Virrey 
del Perii y al Gobernador de la ciudadela del Sacramento. — Son las 
comprendidas en el índice de los despachos y copias de cartas que se 
remitieron á S. M. por el Gobernador de Buenos Aires D. José de He- 
rrera y Sotomayor sobre la ciudadela del Sacramento, que tienen fun- 
dada los portugueses en la tierra firme de San Gabriel, y correspon- 
den á los números de dicho índice 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, li y 16. — 
Ciudad de la Trinidad, 27 de Abril de 1 690. 

19 fs., más tres en blanco, de ellos ocho de sello 4." un cuartillo, años de 1677 

y 78, habilitado hasta el de 1690. — Emp.: «Señor: Con los nauios » Term.: «SSno. 

de su magd. Y gouon.» — iRubricado). 



214 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

2.535. 1690—4—27 76—2—22 

Testimonio de un cuaderno con aviso del Cabo de la guardia del rio 
de San Juan^ sobre que llegó una zumaca d la ciudadela con pertrechos 
de guerra, materiales de edificios y soldados^ con sus familias, para 
aumento de la Colonia; motivo por el cual fué requerido el Gobernador de 
portugueses^ como asimismo por el comercio que por tantos modos inten- 
taban con este puerto, en que por lo uno y por lo otro se contraviene á los 
capitidos III y IV del Tratado; y su respuesta. — Ciudad de la Trinidad, 
puerto de Buenos Aires, 27 de Abril de 1690. 

II fs., más uno en blanco, el primero y último de sello 4.°, un cuartillo, años 
1667 á 6S, habilitado hasta 1690. — Emp.: «Señor Gouernador » Term.: <de ofi- 
cio». — (Rubricado.) 

2.536. 1690-4—27 76 — 2 — 22 

Testimonio de las diligencias practicadas desde 2 de Abril de este año 
de lógo hasta el día 2 de Mayo del mismo año, sobre la llegada de un na- 
vio de alto bordo y una zumaca al puerto de Maldonado, con ijo solda- 
dos para la colonia del Sacramento; ínuchos pertrechos de guerra y gran 
cantidad de materiales para fábricas de casas, maderas y ropa, de donde 
los han conducido á la población; respecto de que los soldados no quisie- 
ron pasar de aquel paraje, supeditando para ello á la gente de mar. — 
Consta asimismo de las diligencias hechas de nuestra parte para reco- 
nocer á Montevideo y Maldonado. — Buenos Aires, 2^ de Abril de 1690. 

8 fs., el pi-imero y último de sello 4.°, un cuartillo, años de 1667 á 68, habili- 
tados hasta el año 1690. — Emp.: «En la ciudad de la Trinidad > Term.: «de ofi- 
cio».— (Rubricado . ) 

2.537. 1690—4—28 72—2 — 22 

Carta de D. José de Herrera y Sotomayor á S. M— Dice que los 
charrúas de la otra banda del río Paraná, en número de más de 2.000 
familias, sostienen guerra con los guinoanes, que son en menor núme- 
ro, á quienes divide sus tierras la interposición del río Uruguay. Que 
antes que se hiciesen las ordenanzas por D. Francisco de Alfaro era 
costumbre que las personas que los charrúas apresaban á sus contra- 
rios, y lo mismo los guaycurús del Paraguay, las compraban los espa- 
ñoles; y discurriendo D. PVancisco de Alfaro que esto daba fomento a 



ABRIL 1690 215 

las guerras de aquellas naciones, por este motivo lo prohibió en sus 
ordenanzas; pero resulta, que no pudiendo ser de nuestra parte admiti- 
das sus presas, bajo pena de la vida impuesta contra los que las com- 
praren; pasan á cuchillo á sus enemigos así apresados, sin excepción 
de edades ni sexo, porque al grande le degüellan porque no se les 
vuelva á sus enemigos, y al pequeño porque no le necesitan para ser- 
virse de él, porque no es gente que tiene más familia que la que pro- 
cede de ellos. Y si es materia lícita buscar por todo el mundo los me- 
dios de rescatar al cautivo, para sólo darle la libertad temporal y apar- 
tarle de otros peligros á que está expuesto; con mayor razón se podrá 
rescatar de los indios charrúas á estos infelices: y no vale la dificultad 
de quedar esclavos, porque puede S. M. mandar que los vecinos de 
Santa Fe, las Corrientes, la Asunción é indios del Paraná y Uruguay 
de las doctrinas del cargo de la Compañía de Jesús rescaten de los gui- 
noanes y guaycurús las piezas que éstos les diesen voluntariamente, 
apresadas de sus enemigos infieles, sin que los que así rescataren les 
hayan de servir como esclavos, sino que le sirvan por el tiempo que á 
S. M. pareciere puede corresponder á que queden compensados del 
beneficio que por ellos hicieron, y que pasados cuatro ó cinco años 
queden en libertad, y los que así se fueren rescatando se reduzcan á 
pueblo, con cargo de tributar á S. M. ó hacer encomiendas de ellos, ó 
agregarlos en las antiguas. — Buenos Aires, 28 de Abril de 1690. 

Original. — 3 fs., más uno en blanco.— Em/>.: «La matteria » Term.: «fuere 

seruido». — En cuaderno aparte se hallan los autos de la materia, legalizados en 
la ciudad de Santa Fe de la Veracruz á 22 de Agosto de 1689, que comprenden 

9 fs., más uno en blanco. — Emp.: «En la ciudad » Term.: «Bargas Machuca».— 

(Rubricado.) 

2.538. 1690—4—28 ;6— 3— 8 

Carta de D. José de Herrera y Soiomayor^ Gobernador de Buenos 
Aires., a S. M. — Refiere que una parcialidad de indios (corta en nú- 
mero), de nación chañas, han estado á devoción de dicho Goberna- 
dor, con iglesia, y á 30 leguas distante de dicha ciudad, situados en el 
pueblo dé Santiago del Baradero, cuyos encomenderos, con el trans- 
curso de tiempo, desde su situación, han ido falleciendo sin haber he- 
cho diligencia para la posesión de las encomiendas. Y habiendo reco- 



2l6 PERIODO OCTAVO 1683-1704 

nocido que los más de los indios referidos son advenedizos y agrega- 
dos á aquella reducción, por haberse casado en ella y estar connatu- 
ralizados con mujer é hijos; los ha incorporado y puesto debajo de la 
Corona, tributando á ella: como consta de los autos del padrón y cer- 
tificación de lo que han enterado en aquellas Cajas, que remite. — Bue- 
nos Aires, 28 de Abril de 1 690. 

Los autos del padrón constan de 6 fs., el primero y último de papel de sello 4.°, 

un cuartillo, años 1682 y 83, habilitado hasta 1690. — Emp.: «En la ciudad » 

Term.: «de officio». — (Rubricado,) — Y la certificación del tributo de 20 indios, 
á razón de 5 pesos y 4 reales al año, que son iio pesos, fué certificada por el 
Contador D. Miguel Castellano é Iñigo de Orueta, Oficial de Hacienda en Bue- 
nos Aires, á 7 de Abril de 1690 en j íP, más otro en blanco de papel de sello 4.", 
un cuartillo, años 1672 y 73, habilitado hasta 1690. 

2.539. 1690—4—30 76—3—5 

Carta del Gobernador de Buenos Aires, D. José de Herrera y Soto- 
mayor, á S. M. — Dice que luego que recibió el despacho para poner 
en ejecución la fortaleza de San Sebastián, ocurrió al Virrey para que 
enviase los 3.OOO pesos que se le ordenó, y respondió por la copia de 
carta que remite, que en la Caja no había medios y que aun en el si- 
tuado dudaba se pudiese continuar su envío enteramente; por lo cual 
vuelve á ocurrir para que se mande lo más conveniente; que en el en- 
tretanto repetiría al Virrey el cumplimiento, y para cobrar los impues- 
tos que se suspendieron necesita de orden particular que revoque la 
antecedente, si bien el género sobre que ha de cargar el arbitrio, que 
es la hierba del Paraguay; está en tanta desestimación, que ha de ser la 
imposición muy grave y las resultas de poca entidad. Y en cumpli- 
miento de lo que se mandó sobre avisar las embarcaciones que había 
en aquel río, da cuenta de las que tiene; y son, una zumaca pequeña y 
dos lanchas, y otra que había que llamaban, el Barco, se hallaba perdida 
é incapaz de servir y costaría más aderezarla que comprarla nuevo: que 
aquel puerto necesita otra embarcación de más porte que la zumaca 
para reconocer las costas y conducir de la otra banda los materiales 
para la obra de la fortaleza; que maderas principales no las había á 
propósito y era conveniente proveerlas, para que por ninguna falta se 
suspenda la obra. — Buenos Aires, 30 de Abril de 1690. 



ABRIL 1690 217 

Original. — 2 fs. — Emp.: «Por zedilla » Term.: «fuere seruido». — Al dorso se 

lee: cRda, en vn cajón que se abrió en el Conss.° en 4 de Novbre. de 1690. — 
Junta a 7 de noure. de 1690. — Passe al Sr. fiscal con todo lo demás q. huuie. to- 
cante a los arbitrios ressueltos para esta fortificación y sea qto, antes>. - (Rubri- 
cado.)— «Traese copia de la orden que se dio el a." de 685 pa. que cesasen los 
tributos». — El Fiscal, en vista de esta carta, dice que el Consejo repita órdenes 
al nuevo Virrey para que de cualquiera Hacienda Real remita estos 30.000 pe- 
sos, para que no se retarde la fortificación, y que dé providencia para suplir el 
caudal que se consideraba era menester, supuesta la supresión de estos arbitrios, 
y que se disponga que las embarcaciones que hubieren de servir de guardacos- 
tas sean de más porte, para que tengan defensa, que es el fin de ponerlas, y se 
quiten las menores, que son las que consienten los fraudes de extracción de 
plata y oro é introdución de mercaderías.— Madrid y Noviembre 15 de 1690. 

2.540. 1690—4—30 76—3 — 8 

Carta del Gobernador de Btienos Aires ^ D. José de Herrera^ á S. M. 
Refiere que en la jurisdicción de Santa Fe, de aquel gobierno, asisten 
200 familias de indios llamados calchaquíes, que ha más de diez años 
que dieron la paz; y por haber asistido un religioso de San Francisco 
á ella pretende esta misión, y se acorta por no tener medios; y los de 
la Compañía se han ofrecido á ella sin ningún costo, á que se opone 
la religión de San Francisco. Con que resolvió, con acuerdo del Ca- 
bildo de la ciudad de Santa Fe, que dentro de dos meses pusiese el 
Provincial de San Francisco operarios á su costa; y de no, se encarga- 
ría á los de la Compañía, quienes son muy á propósito (como se de- 
duce de la copia del Cabildo que remite y cerca de ello se hizo), para 
que se apruebe esta disposición y se atienda á la reducción de estos 
indios, la cual conseguida se discurrirá sobre que sean tributarios. — 
Buenos Aires, 30 de Abril de 1690. 

Original. — i f.°, más el de carátula. —^w/.; «En la Jurisdicion » Term.: «de 

V. M.» — Al dorso se lee: «Rda. en vn cajón que se abrió en el Cons.° en 4 de 
Noure. de 1690.— Conss.° a 7 de noure. 1690, — Véalo el Sor. fiscal qto. antes». — 
(Rubricado.) — El Fiscal, en vista de esta carta y del testimonio del Cabildo ce- 
lebrado en la ciudad de Santa Fe, dice que la pretensión de la religión de San 
Francisco á esta misión, habiendo sido de ella el primer operario, es legítima 
para que se la prefiera en ella, aun prorrogando el término para que pusiesen 
persona; pues podía estar el religioso 'que para allá fuese á propósito á más dis- 
tancia de la que en el término de dos meses se pudiese vencer. Y no es de pare- 
cer convendría encargar á los Padres de la Compañía esta misión, así porque si 
se debe considerar como carga es menester repartirla á todos, y si conveniencia 
es justo gocen todas las religiones algún alivio; añadiéndose á esto la razón poli- 



2l8 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

tica de que los Padres de la Compañía tienen 19 pueblos ó reducciones unidas 
en los Obispados del Tucumán y Buenos Aires, que son las del Paraná y Uru- 
guay, y en ellas han hecho tal estudio de que no se comprenda lo que aquello 
es; que son continuas las quejas de los Obispos de que no los conocen como fe- 
ligreses, ni hacen los oficios de tales, ni se conocen más tributarios que los que 
por contrato los Padres contribuyen; y los tributos de éstos los pagan en hierba, 
cuota señalada que les tiene conveniencia, y los sínodos los cobran en plata, y 
si en lo eclesiástico se fuesen haciendo dueños de aquellas provincias, crecerían 
las quejas de los Obispos, y en lo político podría ser reparable la consecuencia, 
y así le parece se participe al P. Comisario general de San Francisco esta noticiai 
para que dé providencia á que aquella provincia ponga los operarios en aquella 
misión que les conviene á una nueva reducción, y que se apruebe al Goberna- 
dor lo que por entonces obró, avisándole lo que el Consejo resolviere, para que 
por su parte lo ejecute. — Madrid y Noviembre 13 de 1690. — (Rubricado.) 

2.541. 1690—5—2 76—2—22 

Carta del Gobernador de Buenos Aires ^ D. José de Herrera y Soto - 
mayor, á S. M. — Da cuenta del intento que tenían portugueses de po- 
blar á Maldonado y contravención del Tratado ajustado sobre la colo- 
nia del Sacramento, remitiendo diferentes testimonios. — Buenos Aires, 
2 de Mayo de 1690. 

Original. — 5fs.,más unoen blanco. — Etnp.: «Entre los negocios » Term.: «Real 

servicio». 

2.542. 1690-5—2 76—2—22 

índice de los despachos y copias de cartas que se remiten á S. M. por 
el Gobernador y Capitán general de Buenos Aires, D. José de Herrera 
y Sotomayor, sobre la ciudadela del Sacramento, que tienen fundada los 
portugueses en la tierra firme de San Gabriel. — Comprende 18 números: 

1. Cuaderno de copias de cartas escritas á S. M., al Virrey del 
Perú y al Gobernador de la ciudadela del Sacramento. 

2. Carta á S. M. de 29 de Julio de 1684, dando cuenta de la resti- 
tución hecha á los portugueses, y cautelando su permanencia en aquel 
paraje el aumento considerable de la colonia, y que pueblen en Mal- 
donado. 

3. Otra de 6 de Diciembre de 1686, respuesta á la Cédula de 19 
de Octubre de 1683, donde, entre otras cosas, se expresa el peligro de 
las doctrinas de indios del cargo de la Compañía de Jesús y provincia 
del Paraguay. 



MAYO 1690 219 

4. Capítulo de carta de S. M. de 9 de Diciembre de 1686, repi- 
tiendo los mismos recelos y que el ánimo de su población aspira á ex- 
tenderse la tierra adentro, para ser dueños del río y arbitros en el co- 
mercio. 

5. Carta al Virrey Duque de la Palata de 3 de Diciembre de 1684. 
ó. Otra al mismo de 30 de Octubre de 1688, que los portugueses, 

en la costa de Maldonado, tuvieron reencuentro con los indios infieles 
guaynoas, que se mantienen á devoción y amparo de este gobierno, y 
que mataron á dos caciques y algunos indios; quienes, en propia defensa 
y para recobro de sus caballos, mataron algunos portugueses. Se pre- 
vienen los mismos recelos de los números antecedentes y que no se ofre- 
ce modo de restringir á los portugueses en su población sin rompi- 
miento. 

7. Carta al Gobernador portugués Cristóbal Hornellas, de 21 de 
Diciembre de 1 68 5, requiriéndole sobre que hacían matanzas de ganado 
vacuno, entrando para ello tierra adentro y que conducían á su pobla- 
ción los cueros, y se disponían para hacer otra entrada; protestándole 
que contravenía al Tratado. 

8. Responde el Gobernador portugués á la antecedente con fecha 
25 de Diciembre de 1685, y confiesa lo que expresa y que en ade- 
lante no lo continuará por conservar la amistad; pero que lo podría ha- 
cer sin que se lo embarazasen de esta parte, y se queja del mal recibi- 
miento que en Buenos Aires se hace á sus embarcaciones. 

9. Otra del mismo, de 16 de Febrero de 168Ó, repitiendo las mis- 
mas quejas con ocasión de haber descaminado á sus embarcaciones 
algunos géneros de ropa, que se dieron por decomiso, y no permitirles 
el comercio que intentan todas las veces que vienen. 

10. Contesta el Gobernador á la antecedente en 28 de Febrero 
de 1686, repitiéndole que no permita á sus subditos traigan géneros á 
este puerto; porque de lo contrario se les negarán los refrescos y co- 
mestibles con que se les asiste por buena correspondencia. 

11. Carta del Gobernador de Buenos Aires al Virrey Conde de la 
Mondo va, de 25 de Noviembre de 1689, dándole cuenta de la pobla- 
ción de los portugueses, aumento de ella, socorros que reciben, noti- 
cias de nuevas fuerzas prevenidas para perpetuar la ciudadela y poblar 



220 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

á Maldonado, dificultades para impedírselo en ejecución de la orden 
de S. M., y que lo contenido es crédito de los recelos anticipados. 

12. Autos y diligencias sobre el reencuentro de los portugueses 
con los indios guaynoas, que contiene la carta del núm. 6 de este ín- 
dice, en las cuales está el exhorto hecho al Gobernador de los portu - 
gueses en esta razón, y su respuesta, y el exhortatorio al Superior de 
las doctrinas de los indios del Paraná y Uruguay del cargo de los reli- 
giosos de la Compañía de Jesús; encargándole esté por aquella parte con 
el cuidado de que se reconozca la tierra y de que se agasaje á los guay- 
noas, para afianzarlos más debajo del amparo de S. M. 

13. Autos é información sobre ser evidente el intento de los por- 
tugueses de poblar á Maldonado, cuya noticia se divulgó con la llegada 
de la flota del Brasil en 1688 y vuelta de la zumaca de S. M. que fué á 
Río Janeiro con el aviso, que de allí pasó á Madrid. 

14. Autos sobre nuevos recelos de la población de Maldonado y 
diligencias practicadas para reconocer aquellos parajes por mar y tierra. 

15. Cuaderno con aviso del Cabo de la guardia del río de San 
Juan de haber llegado una zumaca á la ciudadela con pertrechos de 
guerra, materiales de edificios y soldados, con sus familias, para aumen- 
to de la colonia, sobre que se exhortó al Gobernador de los portugue- 
ses, y sobre el comercio que intentaban con este puerto, contraviniendo 
á los capítulos III y IV del Tratado, y, su respuesta. 

16. Carta al Gobernador portugués de 21 de Marzo de 1690, sobre 
que inmediatamente al último exhortatorio antecedente envió á las is- 
las de Martín García sus embarcaciones á cortar madera para aumento 
de la colonia y de haberlo repetido varias veces continuadamente, y 
su respuesta. 

17. Diligencias hechas desde 2 de Abril de este año de 1890 hasta 
el día de la fecha sobre la llegada de un navio de alto bordo y una zu- 
maca al puerto de Maldonado con 150 soldados para la colonia del Sa- 
cramento, muchos pertrechos de guerra, materiales para fábricas de 
casas, maderas y ropa, de donde los han conducido á la población, res- 
pecto de que los soldados no quisieron pasar de aquel paraje, supedi- 
tando para ello á la gente de mar. Consta asimismo de las diligencias 
practicadas para reconocer de nuestra parte á Montevideo y Maldonado. 



JUNIO 1690 221 

18. Testimonio de la ropa descaminada interpoladamente á los por- 
tugueses y otras personas, que importa 12.863 pesos 3 reales, entera- 
dos en las Cajas Reales. — Buenos Aires y Mayo 2 de 1690. 

Sigue la firma original del Gobernador de Buenos Aires, D. José de Herrera 
y Sotomayor, con su rúbrica. — 2 fs., más dos en blanco. 

2.543. 1690—5 — 2 76—2 — 22 

Carta del Gobernador de Buenos Aires, D. José de Herrera y Soto- 
mayor, á S. M. — Refiere que en carta de esta fecha le da cuenta de los 
artículos del Tratado provisional á que no han dado cumplimiento los 
portugueses de la colonia del Sacramento. Y habiendo avisado al Vi- 
rrey le advirtiese lo que debía obrar, en carta de 24 de Febrero de este 
año le responde; que halla gran dificultad para resolver en materia tan 
grave y no tiene orden de S. M. para determinar las dudas del Gober- 
nador, y que se arregle á las órdenes que tuviere de S. M.; y como no 
tiene ninguna, ha resuelto despachar á D. Juan de Herrera y Sotoma- 
yor, su hijo, y á D. Francisco Domínguez, por la vía del Brasil, para 
que pasen en la fiota y lleven estos despachos con toda sagacidad, y 
juntamente el cajoncito que para S. M. le remitió el Presidente de la 
Plata con otros pliegos de los Gobernadores de las provincias inmedia- 
tas; que las personas que van con este despacho son de toda confianza 
y espera, por medio de ellos, las órdenes de S. M. para ejecutarlas con 
la brevedad que conviene. — Buenos Aires, 2 de Mayo de 1690. 
Original, -i í° —Emp.: «En carta de la fecha » Term.: «del exceso». 

2.544. 1690— 6 — I 74 — 4 — 10 

Real Cédula á la Audiencia de los Charcas. — Que informe con indi- 
vidualidad los perjuicios que puede tener la mutación de los pueblos 
de la Candelaria, San Cosme y San Damián, Santa Ana, y San José á 
la provincia del Uruguay y jurisdicción de Buenos Aires; así en lo se- 
cular como en lo eclesiástico. — Madrid, 1.° de Junio de 1690. 

2 fs. — Copia. — Emp.: «Yo mande dar » Term.: «Resolución que convenga», 

2.545. 1690 — 6—26 "Jd — 3—9 

Carta colectiva de D. Mateo Gómez de Avila, Vicario de San Miguel 
de Tucumán; Bray Pedro de Mesa, Guardián de San Francisco; Diego 



222 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

Ruiz^ Rector de la Compañía de Jesús, y Fray Juan de la Cruz, Comen- 
dador , al Presidente de la Plata. — Dicen que el día ly de Junio se halló 
invadida esta nueva población del mocoví, en número de 200 indios, 
con muerte de 50 españoles, algunos sin tener forma de oponérseles por 
falta de armas y municiones y por la suma pobreza y pocos habitado- 
res que la defiendan; porque, sin embargo de haberse mudado á este 
nuevo sitio, con orden de S. M. y á petición de los vecinos, por el Go- 
bernador D. Fernando de Mendoza Mate de Luna, y provisión de esa 
Real Audiencia mandando que todos los vecinos encomenderos de los 
feudos de su jurisdicción se pueblen, mudando del sitio viejo el Real 
estandarte (como está mudado); casi todos los vecinos feudatarios de 
su distrito no lo han querido ejecutar ni lo han ejecutado, faltando á su 
obligación y á la defensa que por feudo deben, quedándose en el sitio 
12 leguas distante de esta nueva población, exponiéndola, por los po- 
cos que están poblados, á la invasión y mortandad padecida y á otras' 
si con efecto no se poblaren, y á que por el terror se despueble esta 
frontera, de cuya defensa depende la comunicación y comercio de es- 
tas provincias con las del Perú, por ser ya sólo el camino seguro para 
ello, el que con esta población se defiende y es defensa de las hacien- 
das y estancias de su distrito y de toda la provincia, por ser frontera 
de este enemigo; para que no suceda en esta nueva población lo que 
se experimenta en la de Esteco, cuyo camino para el Perú está cerra- 
do, sin que haya una estancia en pie ni poblada. Llegó á este estado 
por haber permitido ausentarse poco á poco los que la poblaban; y si á 
esta población se consiente lo mismo, será más ilusión que obediencia 
y remedio lo que se desea. Y así se les debe mandar asistir á ella, con 
sus mujeres y familias; y supuesto que las encomiendas de cada ciudad 
y su distrito son para que los feudatarios las pueblen y defiendan; de 
no hacerlo, queden privados de ellas y se den á beneméritos que la 
pueblen; y habiendo eficacia en la ejecución de la pena, los vecinos 
poblarán; y habrá otros que por conseguir los feudos que se quitasen 
se avecinden, y sin otro premio quedará defendida y poblada la 
ciudad y el camino y comunicación con el Perú seguro, y las demás 
poblaciones, haciendas y estancias defendidas. Y para que esta eje- 
cución se haga á satisfacción de su señoría es muy á propósito el 



JULIO 1690 223 

Maestre de campo Lorenzo Arias Velázquez, vecino feudatario de 
Charcas. 

Certificó esta carta el Sargento mayor Diego de Robles en San Miguel de Tu- 
cumán, 26 de Junio de 1690, con otros nueve individuos de la misma. — Anejo. — 
Fs. 8 v.t» á 1 1 v.*° 

2.546. 1690—7 — 10 74__6_^5 

Testimonio de una declaración hecha por el Virrey del Perú al ilus- 
trisimo Sr. Arzobispo de la Plata, Dr. D. Bartolomé' González Poveda^ 
para que continúe en la posesión que tiene de nombrar Conciliarios en la 
Universidad de la Plata, y que el Sr. Presidente de aquella Audiencia 
no interrumpa la costumbre de esa Escuela, como se le escribe. — Lima, 
10 de Julio de 1 690. 

Este testimonio es legalizado y lleva la fecha de 12 de Septiembre de 1690. — 
2 fs. en sello 2.^, de seis reales, de 1644 y 45, valedero en Potosí para los años 

de 1687 á 1690. — Emp.: «La representación » Term.: «Pablo de la Torre, Scriu." 

de su Mag.d» — (Signado y rubricado de su mano.) 

2.547. 1690— 7— 15 154— I— 21 

Carta de D. Francisco de Amolaz al Presidente y Jueces Oficiales de 
la Casa de la Contratación de Sevilla. — Dice que Pedro de Espinar, de 
la Compañía de Jesús, Procurador general de las provincias de Lidias, 
ha representado que por Cédula de 17 de Mayo de 1679 se concedió 
licencia á Cristóbal de Grijalba, de la misma Compañía, para que pu- 
diesen pasar á la provincia del Paraguay 50 religiosos sacerdotes y seis 
Coadjutores, y que la tercera parte de ellos pudiesen ser extranjeros, 
vasallos de esta Corona y de los Estados hereditarios de la Casa de 
Austria, y que habiéndolos embarcado todos españoles en los navios, 
que el año de 1 680 fueron de registro al puerto de Buenos Aires; mu- 
rieron en el viaje ocho, como constaba de la información que presen- 
taba; y porque tiene hoy prontos y para embarcar con los que están 
para ir al dicho puerto otros ocho sujetos que llenen su número, cuyos 
nombres y patrias son los siguientes: 

Sacerdotes. 

1 Juan Patricio Fernández, de Loranca, Arzobispado de Toledo. 

2 Hilario Vázquez, de Villafranca, Obispado de Astorga. 



224 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

3 Jaime Texedor, de Xirona. 

4 Dionisio de Avila, de Madrid. 

5 Diego García Serrano, teólogo, de Casarrubios, Arzobispado de 

Toledo. 

6 Manuel Luis Rodríguez, teólogo, de la Puebla de Sanabria, Obispado 

de Astorga. 

7 Juan Antonio Palacios, teólogo, de Lorca. 

8 Gabriel de Araeta, Coadjutor, de Azpeitia, Obispado de Pamplona. 

Suplica se aprueben estos sujetos, y que respecto de que por los 
que murieron en el viaje no se pagó cosa alguna en las Cajas de Potosí, 
donde se libró su viático, entretenimiento y pasaje; se le libre ahora en 
ellas lo que importare á Antonio de Parra, que va por Superior de los 
dichos ocho religiosos. 

Y habiéndose visto en el Consejo, con lo que dijo y pidió el Fiscal, 
se ha concedido licencia para que pasen á las provincias del Río de la 
Plata los ocho sujetos que propone y expresa el dicho Pedro de Espi- 
nar, en lugar y subrogación de los ocho que murieron en el viaje de 
los que iban á dichas provincias de la misión que se concedió por Cé- 
dula de 17 de Mayo de 1679; de que les avisa para que, verificando la 
naturaleza de cada uno de los sujetos arriba expresados, les dejen hacer 
su viaje en los navios que están para ir al puerto de Buenos Aires, sin 
ponerles en ello dificultad alguna. — Madrid, 1 5 de Julio de 1690. — 
Don Francisco de Amolaz. 

Emp.: «Pedro de Espinar » Term.: «deficultad alguna». — Fs. 100 v.*° á 102. — 

Tomo XII, 30,0 X 21,2, libro de Frailes, años 1688- 1699. 

2,548. 1690— 7— 15 154 -I — 21 

Carta de D. Francisco de Amolaz al Presidente y jueces Oficiales de 
la Casa de la Contratación de Sevilla. — Refiere que Pedro de Espinar, 
de la Compañía de Jesús, Procurador general de las provincias de las 
Indias, ha representado que por Cédula de S. M. de 4 de Julio de 1684 
se concedió licencia á Diego Francisco Altamirano, de la misma Com- 
pañía, para conducir á las provincias del Río de la Plata, Tucumán y 
Paraguay 50 religiosos sacerdotes y seis Coadjutores, y que la tercera 
parte pudiese ser de extranjeros, vasallos de esta Corona y de los Es- 



JULIO 1690 225 

tados hereditarios de la Casa de Austria, de los cuales habían pasado 21, 
todos españoles, en los navios de permiso que el año de 1685 fueron 
al puerto de Buenos Aires; y que teniendo hoy prontos los 35 restantes 
y un Coadjutor que vino de dichas provincias por compañero del di- 
cho Diego Altamirano, incluso en ellos Antonio Parra, á cuyo cargo 
han de ir en los que están para hacer viaje á dicho puerto, que sus 
nombres y patrias son los siguientes: 

Sacerdotes . 

1 Antonio Parra, natural de Villarrobledo, Arzobispado de Toledo; 

Superior de la misión. 

2 Manuel de Fuenlabrada, de Navalcarnero, de dicho Arzobispado. 

3 Dionisio Caballero, de Jerez de la Frontera, Arzobispado de Se- 

villa. 

4 Nicolás Jiménez, de Osuna, de dicho Arzobispado. 

5 José de Andrade, de Túy. 

6 Francisco Hervás, de Osuna, Arzobispado de Sevilla. 

7 Pedro Arbel, de Santa Engracia, Obispado de Pamplona. 

8 José Tejedas, de Xirona. 

9 Bernardo Javier Deza, de la Puebla de Sanabria, Obispado de As- 

torga. 

10 Nicolás de Salas, de Caller, en Cerdeña. 

1 1 Constantino Díaz, de Raynas, Arzobispado de Caller. 

12 Luis Roca, de Sacer, en Cerdeña. 

13 Juan María Pompeyo, de Ñapóles. 

14 Juan Español, de Ñapóles. 

15 Pablo Restivo, de Mazerino, en Sicilia. 

16 Angelo Camilo, de Pavía, en Milán. 

17 Juan Bautista Neuman, de Viena, en Austria. 

18 Enrrico Cordule, de Praga, en Bohemia. 

19 Juan Toin, de Praga. 

20 Antonio Adamo, de Ynspurc, Condado de Tirol. 

21 Antonio Sep, de Ynspurc, Condado de Tirol. 

22 Diego de Haze, de Amberes, en Flandes. 

23 Andrés Egidiano, de Gante, en Flandes. 

Tomo iv. 15 



226 PERÍODO OCTAVO 1683-I704 

24 Enrrico Matei, de Malinas, en Flandes. 

25 Matías Merlebec, de Neuport, en Flandes. 

26 Diego Claret, de Namur, en Flandes. 

27 José Comerás, teólogo, Periaflor (sic) [¿Peñaflor?], Arzobispado de 

Zaragoza. 

28 Pedro José de Albear, teólogo, de Navarrete, Obispado de Santo 

Domingo de la Calzada. 

29 Francisco Maes, teólogo, de Gante, en Flandes. 

30 Juan Conti, teólogo, de Namur, en Flandes. 

31 Francisco Ronca, teólogo, de Caller. 

32 José Bracameli, teólogo, de Milán. 

33 José Trigo de Figueroa, teólogo, de Fuentecada, en Galicia. 

Coadjutores. 

34 Jodoco Gravelinga, de Gante. 

35 Egidio Estaes, de Amberes. 

36 Juan de Contreras, compañero de Diego Francisco Altamirano, que 

vino con él de la provincia del Paraguay. 

Y suplica el dicho Pedro de Espinar se aprueben estos sujetos, y que 
respecto de que los 21 que pasaron el año de 1 68 5 fueron españoles, y 
que los extranjeros que están para hacerlo en los próximos navios de 
Buenos Aires no exceden de la tercera parte concedida, no se les ponga 
por su Tribunal embarazo alguno en su pasaje, y porque en la Teso- 
rería de esa Casa no hay caudal para su aviamiento, se le libre á An- 
tonio Parra, Superior de dichos religiosos, en las Cajas de Potosí lo 
que importare su viático, entretenimiento y pasaje. 

Y habiéndose visto en el Consejo, con lo que dijo y pidió el Fiscal, 
se ha concedido licencia para que puedan pasar y pasen á las dichas 
provincias del Río de la Plata, Tucumán y Paraguay los 36 sujetos que 
propone y expresa, á cumplimiento de la misión que se concedió por 
la citada Cédula de 4 de Julio de 1684, obligándose el dicho Pedro de 
Espinar á que demás de todos los sujetos referidos, enviará y pasarán 
á dichas provincias otros seis sujetos más, que sean españoles, vasallos 
de S. M. y de las calidades que está prevenido y se requieren para el 
ministerio de las misiones; para que con este número de sujetos espa- 



JULIO 1690 227 

ñoles quede verificada y ejecutada la calidad con que se concedió di- 
cha misión, de que la tercera parte de los sujetos de ella fuesen extran- 
jeros; y que si en el viaje que próximamente está para hacer á Buenos 
Aires el Capitán Francisco de Retana con los navios de permiso, no 
pudiere disponer vayan los dichos seis sujetos españoles que ahora se 
le conceden de más, los enviarán y pasarán en la primera ocasión que 
se ofrezca para aquel puerto, y que en esta conformidad se le den los 
despachos necesarios y que se acostumbran; de que les avisa para que, 
verificando la naturaleza de cada uno de los sujetos arriba expresados, 
les dejen hacer su viaje libremente en los navios que están para ir al 
puerto de Buenos Aires, sin ponerles en ello dificultad alguna, prece- 
diendo primero haber hecho la repetida obligación. — Madrid, 15 de 
Julio de 1690. 

Emp.: «Pedro de Spinar -> Term.: «obligazion». — Fs. 97 á 100 v.'" — Tomo XII, 

30,0 X 21,2, libro de Frailes, años 1688- 1699. 

2.549. 1690— ;— 16 76—3—9 

Carta del P. Rector del colegio de la Compañía de Jesús de San Mi- 
guel de Tucumán, Diego Ruiz, al Sr. Presidente de la Real Audiencia 
de la Plata. — Llenos los ojos de lágrimas y el corazón traspasado de 
dolor, y animado con los muchos favores que debe todo este colegio 
al hijo de su señoría D. Cristóbal Mexía; se postra para darle noticia 
con ésta, y con el informe que la Compañía ha firmado, del estado en 
que se hallan en esta nueva ciudad y de la mortandad que hicieron los 
enemigos en 1 7 de Junio próximo pasado. Dice que de no ponerse el 
remedio eficacísimo en que esta ciudad, fundada por Cédula Real, pase 
adelante; se acaba de atajar el paso al comercio de toda esta provin- 
cia con la del Perú, con mucho daño de los vasallos de S. M. y del co- 
legio de la Compañía, que se perderá del todo. Que los vecinos enco- 
menderos no han querido venir, y los pobres lo padecen por ser leales 
vasallos de S. M. Quien tiene la culpa al presente es el Capitán á gue- 
rra Antonio de Echaue, el cual no se ha querido mover del rincón de 
su casa en el pueblo viejo para retardar los progresos de esta ciudad, 
agavillado con el Teniente de tesorero, ni ha querido traer las Cajas 
Reales á la ciudad. Preguntábale al que suscribe su señoría si hay jus- 



228 PERÍODO OCTAVO I683-17O4 

ticia: responderá que es justicia del Tucumán y de compadres; y no 
prosigue con esto, porque no tiene licencia de su señoría. Et Deus scit 
quia non mentior. Sólo pide á su señoría por quien es, les mire con ojos 
piadosos, y despache las provisiones sobrecartadas que piden y no 
duda serán el primer escalón para la restauración de esta ciudad, segu- 
ridad de tantos pobres y haciendas, bien del comercio y freno del ene- 
migo; confía los consolará y quitará la mucha pena que les asiste. — 
Tucumán, l6 de Julio de 1690. 
Fs. 13 a 14 v.'<» -Anejo. 

2.550. 1690— 7— 17 74—3 — 8 

Carta de Bartolomé, Arzobispo de la Plata, á S. M. — Informa sobre 
el servicio de los indios del Paraguay, en virtud de Cédula de 6 de 
Abril de 1688, sobre el Memorial del Procurador de la Compañía de 
Jesús en que representa los inconvenientes del cumplimiento de una 
provisión de la Real Audiencia de esta ciudad, dada en 17 de Mayo 
de 1685, sobre que las reducciones de San Ignacio, Nuestra Señora de 
Fe y Santiago sean compelidas al beneficio y saca de la hierba. Y dice 
que el Paraguay es la única provincia que produce este fruto, el cual 
es útil y necesario para la ciudad, y los indios, aun de las mismas re- 
ducciones, por no tener otro con que pagar sus tasas, ornamentar sus 
iglesias y socorrer las necesidades de los pueblos. Que esta provincia 
ha sufrido mucha disminución de indios por las invasiones de los ma- 
malucos, que se llevaron 4.000 indios de los pueblos vecinos á Villa 
Rica que cuidaban de este beneficio, la cual Villa se cambió al sitio 
del Espinillo, por decir habían hallado en él nuevos hierbales, pero no 
socorro de indios. Que los demás pueblos cercanos y encomendados 
á la Asunción están consumidos con la guerra declarada tantos años 
ha á los indios guaycurús. Que este trabajo, con las prevenciones que 
puso en las ordenanzas D. Francisco de Alfaro, no es tan penoso como 
se pondera: que el penoso es el llamado simple, prohibido por todos 
los Tribunales. Que no fué Antonio de Vera, sino la Audiencia de Bue- 
nos Aires, por auto de 13 de Enero de 1666, inserto en provisión ga- 
nada á instancia del Gobernador D. Juan Diez de Andino, quien in- 
trodujo este servicio. Y que estos pueblos fueron en otro tiempo de 



JULIO 1690 229 

los sujetos á la Asunción y Villa Rica, con los nombres de Caaguazú 
y Guaranambí y la nación los Itatines, y se encargaron después á la 
Compañía, que les mudó el nombre y situación; pero todo esto des- 
pués de la primera provisión referida, y que la distancia de dichos 
pueblos á los hierbales no puede afirmar fijamente la que es; pero ha- 
biendo sido voluntaria la traslación y no impidiendo ésta que los de 
San Ignacio puedan venir á cumplir la obligación con sus encomen- 
deros, como confiesa el Memorial, también pudieran los otros, como 
no hubiese inconvenientes mayores. De todo lo cual deduce que este 
trabajo prepondera, y que sin duda aceptarán gustosamente los que 
fomentan y defienden á los indios, yendo con ellos el cura, quien haga 
guardar las ordenanzas, así en la forma del trabajo, tiempo y paga, como 
en las demás circunstancias que pueden mirar á la conservación y am- 
paro de sus indios. — Plata y Julio 17 de 1690. 

Original.— 4 ís.—Emp.: «Con cédula de 6 de Abril de 688 » Ter7n.: «de V. M.» 

Al dorso se lee: «Rda. en los Galeones del a.** de 1691.— Conss.°— este Ynforme 
se pidió al mis.° tpo. a la Audia. de Charcas y Gouor. del Paraguay, y no an lle- 
gado hasta aora.— CoDS.** a 10 de Marzo de 1692.— A la Auda. q. se a reparado 
no hala venido su ynforme qdo. se rué. ao/r/a el del Arzobispo; que lo ejecute 
luego, si bien se espera se reziuira en la prima ocasión; y al Arzobpo. Auisesele 
el ruó. y espérese a que llegue el Informe del Gouor., q. se supone vendrá en 
los nauios de Buenos Ayres, y el de la Auda., pa. juntarse todo». — (Rubricado.) 
En el mismo A. de I. 74—3—37 existe la minuta de un Real Despacho al dicho 
Arzobispo avisándole del recibo del informe que se le pidió sobre el Memorial 
que dio el Procurador de la Compañía de Jesús, para que los indios no sean com- 

pelidos á beneficiar la hierba.— Sin fecha.— i iP—Etnp.: «En carta » Tenn.: en 

la materia». — Al dorso se lee: «Visto». 

2.551. 1690-7-20 76—2 — 31 

Sobre la numeración de los indios. — Libro en folio mayor de 557 
foxas, en pergamino. — Relator ViUagutierre. — Intitulado: «Libro y re- 
lación sumaria que de orden del Excmo. Sr. Duque de la Palata, etcé- 
tera , ha formado D. Pedro Antonio del Castillo, Contador de reta- 
sas y tributos del Perú, de todo lo obrado en él, así por el dicho señor 
Duque como por los demás Ministros de S. M. que entendieron en la 
numeración general de indios del dicho Reino, que en virtud de Cé- 
dulas suyas se hizo el año de 1684»: de todo lo que de la dicha nume- 
ración ha resultado en beneficio de S. M. y de la cosa pública en la 



230 PERÍODO OCTAVO 1683-I704 

reintegración de la mita de indios de la ribera y minerales de Potosí, 
que fué el principal motivo que tuvo para mandarse hacer; para infor- 
me é instrucción de los Ministros de S. M. que entendieron en este 
gobierno y de los de su Real y Supremo Consejo de Indias. 

Tratase en el f." i de los motivos de la conservación del Perú y de la necesi- 
dad para ella del trabajo de los indios. — Del i v.'° hasta el 6 v.'°, del primer ori- 
gen de la mita de indios para las minas é ingenios de Potosí, que dispuso el Vi- 
rrey D. Francisco de Toledo, y repartimiento entre los mineros. — Del 6 v.*° al 7, 
del segundo repartimiento hecho por dicho Virrey.— Del 7 v.'° hasta el 10, del 
estado que tuvo la mita en los 12 gobiernos que le sucedieron hasta el del Conde 
de Chinchón. — Del 10 al 14, de los medios de que se valieron en estos gobiernos 
para la conservación de la mita. — Del 14 v.'" al 21, del estado y disminución de 
la mita en los seis gobiernos desde 1639 hasta 1674, y primeras Cédulas de S. M. 
para la reintegración de la quiebra. - Del 21 al 24, sucesos de la mita en el go- 
bierno del Conde de Castellar y orden que tuvo de S. M. para ampliarla á nue- 
vas provincias.— Del 25 al 32, Cédulas de S. M. cometidas al Duque de la Palata 
sobre la materia. — En el f.° 32, reconocimiento de papeles y pareceres y prime- 
ros motivos para la numeración general.— En el 32 v.'° y siguientes, dificultades 
que se consideraron para la numeración. — Del 32 v.'° al 44, diligencias que se 
hicieron para excusarla. —Del 44 al 48, reconocimiento del estado de las cosas y 
la obligación de ejecutar la numeración y Juntas que se hicieron para resolver- 
las.— Desde el 48 v.'° al 68, ejecútase la numeración general y los indios que 
pareció haber por ella. —En el 69 y siguientes, los que se hallaron en los pueblos 
de la provincia de Tarija y los que de ellos tocan á la mita. — En el 74, los del 
Corregimiento del Porco.— En el 96, los del de Chaianta. — En el no, los del de 
Yamparaes. En el 114, los de la provincia de Pilaya y Paspaia. — En el 1 18 v.'°, 
los de la de Tomina. — En el 123, los del Corregimiento de Misque. — En el 139 v.'°, 
los del de Paria. — En el 152 v.'**, los del de los Carangas.- En el 164, los del de 
la Paz V Sicasica. — En el 182, los del de Pacages. — En el 197, los del de Omasu- 
yo. -En el 209, los del de Chucuito. — En el 215 v.'°, los del de Paucarcoya.— En 
el 227, los del de Larecaja.— En el 235, los del de Cabana. -En el 256 v.'°, los del 
de Asillo y Asangaro. — En el 272, ídem de id — En el 296 v.'", los del de Quispi- 
canchi y Quispillacta. — En 309-322, del resumen general de las cabezas de inge- 
nio que tiene Potosí y de los indios que tenían antes de la numeración y los que 
se les han añadido. — En 344-380, de las visitas de los años 1686-1687 de todas 
las cabezas de ingenio de las riberas de Potosí, hechas la primera por D. Pedro 
Ruiz Enríquez, la segunda por el Presidente D. Diego Cristóbal Mesía; lo que 
deben al Rey los indios que traen en el trabajo y otras cosas. — En 380-382 v.'°, 
carta del Corregidor de Potosí cerca del repartimiento de la mita.— En 382 v.'°- 
388, auto del Corregidor de Potosí para que el gremio de azogueros del Potosí 
confiera en Cabildo lo que le pareciese conveniente acerca del repartimiento de 
la mita, y testimonio de haberse notificado. — En 389-398, auto del Corregidor de 
Potosí para que se saque testimonio de tres Cédulas de S. M. cometidas al Conde 
de Alba sobre esta materia. —En 398-409 v.'°, razón de las cabezas de ingenios 



JULIO 1690 331 

que han de entrar en el repartimiento y certificación de los azogues que se re- 
parten en Potosí y los que están arrendados por los Oficiales Reales.— En 419- 
426, carta del Conde de la Granja, Corregidor que fué de Potosí, sobre reparti- 
miento. — En 426-436, razón de los Oficiales Reales de Potosí de los azogues fiados 
á los azogueros. — En 436-449 v.'*', Junta que se mandó hacer en Chuquisaca del 
Presidente y Arzobispo y Corregidor de Potosí y cartas que estos ministros es- 
cribieron al Gobierno. —En 450-460, distribución por menor y por mayor de los 
indios entre los mineros. — En 461, carta del Corregidor de Potosí.— En 465, res- 
puesta del Fiscal de S. M. — En 470, informe del Contador de retasas. — En 473- 
485, cartas del Virrey á los ministros de la Junta. — En 485-496, consulta al Virrey 
por los ministros de la Junta. — En 497-499, otra del Fiscal de S. M., D. Juan 
González de Santiago.— En 499-501, consultas y pareceres del Fiscal y Protector 
general. —En 502-542, provisión general del repartimiento de indios para Potosí, 
con las ordenanzas. — En 543, carta del Corregidor de Potosí D. Pedro Luis En- 
ríquez, con noticia de haber recibido los despachos. — En 547, otra del gremio de 
azogueros y testimonio de los despachos remitidos á Potosí con la provisión ge- 
neral.— En 550-55 1, ídem de la publicación y del Cabildo que se hizo para ello. — 
En 555, ídem de la publicación.— En 556 v.'°, carta del Corregidor de Potosí don 
Antonio del Castillo á su excelencia. — Testimonio del traslado de este libro, de 
orden del Duque de la Palata, dado por D. Antonio del Castillo en Los Reyes, 
20 de Julio de 1690, 

2.552, 1690—7—20 74—6—45 

Carta del Arzobispo de la Plata á 5", M. — Dice que por Cédula de 
28 de Agosto de 1689, S. M. se sirvió manifestar que, habiendo visto 
la representación hecha á nombre del que suscribe sobre las cátedras 
de Prima y Víspera de Cánones y de Instituta fundadas por el Arzo- 
bispo Castilla y Zamora y aprobadas por Cédula de 9 de Julio de 1684, 
imponiendo perpetuo silencio á la contradicción hecha por parte de la 
Compañía, y que se diesen los grados en esa Facultad según y en la for- 
ma que se daban en la de Teología; y que, oídas las partes, mandó S. M. 
se observe por ahora lo proveído por auto, en Acuerdo de 23 de Di- 
ciembre de 1686, por el Virrey y Audiencia de los Reyes, declarando 
la forma que en uno y otro se ha de guardar: le da las gracias y es- 
pera de esta Real Cédula grandes efectos. — Plata, 20 de Julio de 1690. 

I f." y el de carátula. — Original. — Emp.: «Por cédula » Term.: «grandeza de 

V. Mag.ii> — Al dorso: «R.da en los Galeones del a.° 691». 

2.553. 1690— 7— 21 74—6—45 
Carta del Arzobispo de la Plata d S. M. —En conformidad con lo 

preceptuado por Real Cédula de 28 de Agosto de 1 689 de que se ob- 



232 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

serve lo resuelto por auto del Virrey y Real Audiencia de Lima, en 
Acuerdo de justicia, en 23 de Diciembre de 1686, sobre que, sin em- 
bargo de la contradicción de la Compañía, se prosiguiese la lección 
de las cátedras de Prima y Víspera de Cánones é Instituía, fundadas 
por el Arzobispo D. Cristóbal de Castilla y Zamora, su antecesor, y 
que en el modo de dar los grados se observase la forma tenida en la 
Facultad de Teología, hasta que S. M. determinase otra cosa; y para 
que lo pudiese hacer plenamente, informase el que suscribe sobre la 
erección de esta Universidad de la Plata y forma dada para su go- 
bierno, y lo que se capituló con el Colegio de la Compañía al tiempo 
de su formación en razón de las cátedras de Teología y de Artes, y si 
tienen alguna renta por ellas, con todo lo demás que á esta condujere, 
dando su parecer sobre lo que se debe observar en la gobernación y 
fundación de unas y otras cátedras, y que haga se cite la parte del 
Colegio de la Compañía, para que, si tuviere qué representar, lo haga 
en el Supremo Consejo de las Indias; dice: que dicha Universidad fué 
fundada á instancia de Felipe III, por concesión de Gregorio XV á la 
Compañía de Jesús, en Breve de 8 de Agosto de 162I, ratificado por 
otro de Urbano VIII de 29 de Marzo de 1634, apadrinado el primer 
Breve por Real Cédula de 2 de P'ebrero de 1622; fundóla el Provincial 
en 27 de Marzo de 1624. Hace el elogio de sus estudios é informa so- 
bre las conveniencias que hay de que se conserven las cátedras de 
Cánones nuevamente fundadas en los estudios de la Compañía de la 
ciudad de la Plata, y que se den también en ella grados de esta Fa- 
cultad; y remite testimonio. — La Plata, 21 de Julio de 1690. 

4 k.~Emp.: «En cédula » Term.: «servicio de V. M.» — Original, — Al dorso 

se lee: «R.da en los Galeones del a.° de ÓQI.—En este legajo viene la copia de 
las dos bulas de Gregorio 15 y Urbano octauo». 

2.554. 1690-7-27 74—3—30 

Consejo de Indias. — Consulta sobre la pretensión que tiene Pedro 
de Espinar, de la Compañía de Jesús, Procurador general de Indias, 
cerca de que se libre en las Cajas de Potosí lo que importare el avia- 
miento de 44 religiosos que pasan á las provincias del Río de la Plata 
y lo que se resta debiendo de los 21 que fueron á ellas el año de 1685. 



AGOSTO 1690 233 

Es de parecer el Consejo podría V. M. servirse de venir en ello. — 
Madrid, 2^ de Julio de 1690. 

Hay cuatro rúbricas. — Original. — 2 fs. —Emp.: «Pedro de Espinar » Ternt.: táe. 

que poderlo hacer >. — Al dorso se lee: «Acordada en 24 del mismo. Como pa- 
rece. — (Rubricado.) — Publicóse en i.° de Agosto. — Don Francisco de Amolaz». 

2.555. 1690 — 7—27 7Ó — 3—8 

Carta del Arzobispo de la Plata, Bartolomé, á S. M. — Informa, como 
se le ordenó por Cédula de 8 de Abril de 1688, sobre el Memorial 
que dio el Procurador de la Compañía de Jesús de la provincia del Pa- 
raguay en solicitud de que los indios de sus doctrinas no sean compe- 
tidos al beneficio y saca de la hierba, á quien había obligado la Real 
Audiencia con Provisión despachada en 17 de Mayo de 1688, en par- 
ticular á los pueblos de San Ignacio, Nuestra Señora de Fe y San- 
tiago. — Plata y Julio 27 de "1690. 

Original. — 4 fs. — Emp.: «Con cédula de ó > Term.: «Xptiandad a menes- 
ter >. — Al dorso salee: «R.da en los Galeones del año 1691. — Cbwj."— Este in- 
forme se pidió al mismo tiempo a la Aud.* de Charcas y Gou.°'' del Paraguay, y 
no han llegado hasta aora. — Cons.° a 10 de Marzo 1692. — A la Audiencia que se 
ha reparado no haia venido su informe qu.do se recibe aora el del Arzobispo; 
que lo execute luego, si bien se espera se recibirá en la primera ocasión, y al 
Arzobispo auisesele el reciuo, y espérese a que llegue el informe del Gou.°"', que 
se supone vendrá en los nauios de Buenos Ayres y el de la Audiencia, para jun- 
tarse todos». — (Rubricado.) 

2.556. 1690—7—30 76—5 — 12 

Carta del Obispo de la Paz, Dr. D. Juan Queipo de Llano y Valdés, 
á S. M. — Avisa del recibo de la Cédula general que se remitió para 
enseñar á los indios la lengua española y en ella la doctrina cristiana, 
y el cuidado que ha puesto para que se ejecute. — ítala y Julio 30 
de 1690. 

Original.— Duplicado. — i f.°, más el de carátula.— ^»í/..- «Por Cédula Gene- 
ral > Term.: «cédulas». — Al dorso se lee: «Rda. en los Galeones del a.° de 691». 

2.557. 1690—8—4 74_6_44 

Carta del Arzobispo de la Plata á S. M. — Representa las buenas 
dotes del Dr. D. Juan Bravo Dávila, dignidad de la santa iglesia cate- 
tedral del Cuzco, que fué presentado al Obispado del Tucumán, y des- 



234 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

pues de recibir las bulas y su consagración se puso en viaje y pasó 
por aquel Arzobispado, hallándose próximo á entrar en su jurisdic- 
ción. Da las gracias á S. M. por la elección de tan digno Prelado. — 
Plata, 4 de Agosto de 1690. 

Original. — 2 fs. — Enip.\ «Fue V. M » Term.: cseruicio de V. M.»— Al dorso 

se lee; «Cámara, vienen con esta otras nuebe cartas de difer.'*» Prelados y co- 
munidades en aprobazion del mis.° Obispo. 

2.558. 1690—8—7 154— I — 21 

Carta de D. Francisco de Amolaz al Presidente y Jueces Oficiales 
de la Casa de la Contratación de Sevilla. — Refiere que en cartas de 1 5 
de Julio se les dio aviso de haberse concedido licencia á Pedro de Es- 
pinar, de la Compañía de Jesús y Procurador general de las provincias 
de las Indias, para que pueda pasar á las del Río de la Plata en los 
próximos navios que están para hacer viaje al puerto de Buenos Aires 
los 44 religiosos expresados en las citadas cartas, haciendo primero la 
obligación que en una de ellas se menciona; y porque se ha otorgado 
ante Santiago de Villarán Currillo, Oficial mayor de la Escribanía de 
Cámara del Consejo, remitir á su señoría y señores Oficiales la copia 
adjunta, para que, en su conformidad, pueda tener cumplimiento la 
licencia de dichos religiosos en la forma que está acordado respecto 
de que lo que importare su viaje, entretenimiento y pasaje, ha resuelto 
S. M. se libre en la Caja de Potosí, juntamente con lo que se dejó de 
satisfacer por ese Tribunal del aviamiento de los 2 1 religiosos que pa- 
saron el año de 1685, como lo verán por los despachos que en razón 
de esto se han ejecutado y presentará la parte. —Madrid, 7 de Agosto 
de 1690. 

Emp.: «En cartas > Term.: «la parto. - Fs. 103 á 103 v.'° -Tomo XII, 

30,0 X 21,2, libro de Frailes, años 1688-1699. 

2.559. 1690-8—9 154— I— 21 

Real Cédula d los Oficiales de la Real Hacienda de Potosí. — Oráe- 
nándoles paguen á Antonio de Parra, de la Compañía de Jesús, lo que 
por certificaciones de la Casa de la Contratación de Sevilla importare, 
así el aviamiento de los religiosos misioneros que lleva á las provincias 



AGOSTO 1690 235 

del Río de la Plata, como de lo que se resta debiendo de los que pa- 
saron á ellas el año de 1685.— Madrid, 9 de Agosto de 1690. 

El Rey, y por su mandado D. Francisco de Amolaz. — «Corregido.» — 

Emp. : <Oñz.'^ > Term.: «mi Voluntad».— Fs. 103 (bis) á 106 v.'° -Tomo XII, 

30,0 X 21,2, libro de Frailes, años 1688-1699. 

2.560. 1690—8—9 154— I— 21 

Real Cédula al Presidente y Jueces Oficiales de la Casa de la Con- 
tratación de Sevilla. — Para, que den á Antonio de Parra, de la Compa- 
ñía de Jesús, certificación de lo que importare el aviamiento de los re- 
ligiosos que lleva á la provincia del Río de la Plata y de lo que se resta 
debiendo de los que pasaron el año de 1685, para que uno y otro se 
lo paguen los Oficiales Reales de Potosí. — Madrid, 9 de Agosto 
de 1690. 

El Rey, y por su mandado D. Francisco de Amolaz. —«Corregido.» — Emp.: «Mi 

Press.'" y Jueces ofiz.* > Term.: «R.^ haz.da> — Fs. 106 v.'° á 1 10 v.'°— Tomo XII, 

30,0 X 21,2, libro de Frailes, años 1688-1699. — En el mismo A. de I. 123-7—6 
se halla, con igual fecha, la Real Cédula dirigida á los Oficiales Reales de Po- 
tosí para que se le pague á dicho Padre el importe del aviamiento de los mi- 
sioneros que lleva á las provincias del Río de la Plata y de lo que se resta de- 
biendo de los que pasaron á ellas el año de 1685. 

2.561. 1690—8—9 74_6_49 

El P. Luis de Villarino, Rector del Colegio de la Compañía de Jesús 
del Potosí. — Suplica, con los demás Prelados regulares de aquella ciu- 
dad, á S. M. se sirva, en atención á sus méritos, promover al Licen- 
ciado D. José Gregorio de Ceballos, el Caballero, honrado con la plaza 
de Alcalde del Crimen en la ciudad de los Reyes, y digno de mayores 
empleos — Potosí, 9 de Agosto de 1690. 

2 fs.— Original.— ^»í*..- «Las noticias » Term.: «de V. M.> 

2.562. 1690— 8— 21 74 — 4—10 * 

Carta de los Oficiales Reales de Potosí á S. M. — Avisan del recibo 
de la Real Cédula de 29 de Enero de 1 689, con el Despacho de la es- 
critura de obligación y allanamiento que hizo el P. Provincial de la 
Compañía de Jesús de Castilla la Vieja para que prosiga la prórroga de 
pagar 20 centavos de maravedí de cada marco de plata de los que se 



236 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

labren y labraren en la Casa de la Moneda de dicha villa de oficio de 
tallador que en ella posee el Colegio de Villafranca del Bierzo para el 
derecho de Cobos. — Potosí, 21 de Agosto de 1690. 

2 fs. — Original. — Emp.: «Emos reciuido » Term.: «averio recibido a V. M.» 

2.563. 1690— 8— 2Ó 45—2—6/9 

Reseña. — Ante el Semanero de la Casa de la Contratación, D. Pablo 
Rubio, parecieron 44 religiosos de la Compañía de Jesús, los cuales 
son de los nombres, estados y señas siguientes: 

1 Antonio Parra, Superior de esta misión, sacerdote, de Villarro- 

bledo. Arzobispado de Toledo; treinta y tres años, buen cuerpo, 
moreno. 

2 Manuel de Fuenlabrada, sacerdote, de Navalcarnero, Arzobispado 

de Toledo; veintiocho años, alto, delgado, blanco, nariz larga. 

3 Dionisio Caballero, sacerdote, de Jerez de la Frontera, Arzobis- 

pado de Sevilla; veinticinco años, buen cuerpo, blanco, pelo 
rubio. 

4 Nicolás Jiménez, sacerdote, de Osuna, Arzobispado de Sevilla; 

veinticinco años, buen cuerpo, lampiño, pelo castaño. 

5 José de Andrada, sacerdote, de Túy, en Galicia; veintinueve años; 

mediano, pelo negro. 

6 Francisco Hervás, sacerdote, de Osuna, Arzobispado de Sevilla; 

veintiocho años, buen cuerpo, pelo negro, blanco. 

7 Pedro de Arbel, sacerdote, de Navarra, de Santa Engracia, Arzo- 

bispado de Pamplona; treinta y cinco años, mediano, blanco, 
delgado, pelo negro. 

8 José de Texedas, sacerdote, de Gerona; veintiséis años, buen cuer- 

po, blanco, pelo negro. 

9 Bernardo Javier, sacerdote, de la Puebla de Sanabria, Obispado 

de Astorga; veinticinco años, buen cuerpo, pelo negro. 

10 Nicolás de Salas, sacerdote, de Caller, en Cerdeña; cuarenta años, 

mediano, algo calvo, entrecano. 

11 Constantino Díaz, sacerdote, de Ruinas, en Cerdeña, Arzobispado 

de Caller; cuarenta años, mediano de cuerpo, moreno, pelo 
negro. 



Agosto i 6^0 237 

12 Luis Roca, sacerdote, de Sacer, en Cerdeña; treinta y dos años, 

mediano, blanco, pelo negro. 

13 Juan María Pompeyo, sacerdote, de Ñapóles; veintinueve años, 

mediano, pelo castaño. 

14 Juan Español, sacerdote, de Ñapóles; treinta y un años, alto, pelo 

negro. 

15 Pablo Restivo, sacerdote, de Mazerino, en Sicilia; treinta y dos 

años, buen cuerpo, blanco, pelo casi negro. 

16 Angelo Camilo, sacerdote, de Pavía, en Milán; treinta y cuatro 

años, buen cuerpo, pelo castaño, señal de herida en el pescuezo 
al lado derecho. 

17 Juan Bautista Neuman, de Viena, de Austria; treinta y dos años, 

buen cuerpo, delgado, algo cargado de espaldas, 

18 Enrico Cordule, sacerdote, de Praga, en Bohemia; treinta y tres 

años, buen cuerpo, blanco, pelo rubio. 

19 Juan John, sacerdote, de Praga, en Bohemia; treinta y cinco años, 

mediano, abultado de rostro, pelo castaño. 

20 Antonio Adamo, sacerdote, de Innsbruck, Condado del Tirol; 

treinta y dos años, buen cuerpo, pelo rubio. 

2 1 Antonio Sep, sacerdote, de Innsbruck; treinta y cinco años, media- 

no, pelo castaño. 

22 Diego de Aze, sacerdote, de Ambares, en Flandes; treinta y cuatro 

años, buen cuerpo, señal de herida en la mejilla izquierda. 

23 Antonio de Eguidiano, sacerdote, de Gante, en Flandes; treinta y 

cuatro años, buen cuerpo, delgado, pelo casi rubio. 

24 Enrique Matei, sacerdote, de Malinas, en Flandes; treinta y cuatro 

años, buen cuerpo, delgado, nariz larga. 

25 Matías Merlebe, sacerdote, de Neoport, en Flandes; treinta y tres 

años, buen cuerpo, blanco, pelo rubio, lunar junto á la ceja iz- 
quierda. 

26 Diego Claret, de Namur, en Flandes; treinta y nueve años, buen 

cuerpo, blanco, pelo rubio y entradas de calvo. 

27 José Comerás, teólogo, de Peñaflor, Arzobispado de Zaragoza; vein- 

tiocho años, buen cuerpo, blanco, pelo rubio. 

28 Pedro José de Albear, teólogo, de Navarrete, Obispado de Santo 



238 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

Domingo de la Calzada; veintiséis años, mediano, blanco, pelo 
castaño. 

29 Francisco Maes, teólogo, de Gante, en Flandes; treinta y un años, 

buen cuerpo, blanco, pelo rubio. 

30 Juan Conti, teólogo, de Namur, en Flandes; veinticinco años, me- 

diano, pelo castaño, 

31 Francisco Ronca, teólogo, de Caller, en Cerdeña; treinta y dos 

años, buen cuerpo, pelo negro, ojos grandes. 

32 José Brancandi, teólogo, de Milán; treinta y dos años, alto, del- 

gado, pelo castaño. 

33 José Trigo de Figueroa, teólogo, de Fuentecala, en Galicia, Obis- 

pado de Orense; veinticuatro años, de buen cuerpo, moreno, 
pelo negro. 

34 Jodoco Gravelinga, de Gante, en Flandes; treinta y ocho años, buen 

cuerpo, grueso, pelo castaño, entradas de calvo. 

35 Egidio Estaes, de Amberes, en Flandes; veintiocho años, buen 

cuerpo, blanco, pelo castaño, un lunar en la mejilla izquierda. 

36 Juan de Contreras, compañero del P. Francisco Altamirano, de la 

provincia de Pasagua; cuarenta y seis años, grueso, moreno, pelo 
negro. 

37 P. Juan Patricio Fernández, sacerdote, de Loranca, en Tajuña, Ar- 

zobispado de Toledo; veinticuatro años, mediano, blanco, pelo 
rubio. 

38 P. Hilario Vázquez, sacerdote, de Villafranca del Bierzo, Obispado 

de Astorga; veintiséis años, mediano, blanco, pelo casi rubio, 
nariz larga. 

39 P. Jaime Texedor, sacerdote, de Gerona; veinticinco años, mediano, 

delgado, lampiño, pelo castaño. 

40 P. Dionisio de Avila, sacerdote, de Madrid; veinticuatro años, alto, 

delgado, cargado de espaldas. 

41 P. Diego García Serrano, teólogo, de Casarrubias, Arzobispado de 

Toledo; veintidós años, mediano, delgado, pelo negro. 

42 P. Manuel Ruiz Rodríguez, estudiante, teólogo, de la Puebla de Sa- 

nabria, Obispado de Astorga; veinticinco años, buen cuerpo, 
delgado, pelo castaño. : 



AGOSTO 1690 239 

43 H." E. Juan Antonio Palacios, teólogo, de Lorca, Obispado de Car- 

tagena; veintiún años, alto, delgado, pelo negro. 

44 P. Gabriel de Araeta, Coadjutor, de Azpeitia, Obispado de Pam- 

plona; treinta años, buen cuerpo, grueso, pelo negro. 

Son 44 religiosos; que los 35 pertenecen y son resto de la misión del 
año de 1685; los ocho por otros tantos que se subrogan en lugar de los 
que murieron en la del año de 1681; el Coadjutor que vino del Río de 
la Plata por compañero del P. Diego Francisco Altamirano. A todos 
reseñó, estando en el Hospicio de Nuestra Señora de Guadalupe, que es 
contiguo al Colegio de San Hermenegildo, de esta ciudad, donde asiste 
el P. Berna,bé Francisco Gutiérrez, Procurador de Indias. — Sevilla, 26 
de Agosto de 1690. 

Firma, con su nombre y rúbrica, Pablo Rubio. 

Las patentes las recibieron del P. Matías Tanner, Provincial de Bohemia, en 
nombre del M. R. P. Tirso González, los PP. Enrique Cordule, Juan John y Juan 
Neuman, en Praga, á 12 de Noviembre de 1688. 

La del P. Juan M. Pómpelo extendióla el P. Luis Albertinus, Provincial de Ña- 
póles, en Ñapóles, á 9 de ídem id. 

Las del P. Ángel Camilo Petragrasa y la del H.° José Bressanuelli; el P. César 
Frena, Provincial de Milán, en Milán, á 18 de Octubre de ídem. 

Las de los PP. Antonio Adamo y Antonio Sepp despachólas el P. Euse- 
bio Truccis, Provincial de Germania Superior, en Germania, 2 de Marzo 
de 1689. 

Las de los PP. Antonio Parra, Manuel de Fuenlabrada, José de Andrade, Ber- 
nardo Javier Deza, Pedro José de Alvear, José Trigo, Juan Patricio Fernández, 
Hilario Vázquez, Dionisio Dávila, Diego Garvia, Juan Antonio Palacios, Manuel 
Luis Rodríguez y Gabriel de Araeta diólas el P. Provincial de Toledo, Ignacio 
Francisco Peinado, en Madrid, á 7 de Enero de 1690. 

Las de los PP. Nicolás de Salas, Constantino Díaz, Luis Roca, y el H.° Fran- 
cisco Ronca, son del P. Nicolás Soro, Provincial de Cerdeña, fechadas Caller, á 8 
de Diciembre de 1688. 

Las de los PP. Juan Español y Pablo Restivo; entregó el P. Luis Fardella, Pro- 
vincial de Sicilia, en 9 de Febrero de 1689. 

Las de los PP. Enrique Matheis, Andrés Egidiano, Jaime Claret, Matías Merle- 
becq, Jaime de Hace, Judoco Gravelinga, Egidio Staes, Adriano Maes y Juan Con- 
tij; dio el P. Guillermo Arnhoudts, Provincial de Flandro-Bélgica, en Malinas, 24 
de Enero de 1689. 

Las de los PP. Pedro Arbel, José Texeda, Jaime Texedor y José Comerá, firmó 
el P. Diego Jiménez Royo, Provincial de Aragón, en Zaragoza, á 15 de Julio 
de 1689. 

Y las de los PP. Francisco Hervás, Dionisio Caballero y Nicolás Jiménez; des- 



240 período octavo i 683- i 704 

pacho el P. Bartolomé de Plasencia, Provincial de Andalucía, en Granada, á 16 de 
Agosto de 1689. 

Se embarcaron y salieron de la bahía de Cádiz en los navios de Buenos Aires, 
Maestre D. Pedro de Ondarso y dueño el Capitán D, Francisco Retana, á media- 
dos de Enero de 169 1. 

2.564. 1690—8-30 74—6—45 

Carta de la Real Audiencia de la Plata á S. 71/.— En conformidad 
de la Real Cédula de 28 de Agosto de 1689, informa sobre la erección 
de la Universidad de esta ciudad, que está á cargo de los Padres de la 
Compañía de Jesús; forma dada para su gobierno, lo que se capituló 
con dicha Orden en razón de las cátedras de Teología y Artes, si tie- 
nen alguna renta por ellas; la fundación, rentas y utilidad de las cáte- 
dras de Cánones fundadas y dotadas por el Arzobispo D. Cristóbal de 
Castilla y Zamora: y da su parecer acerca de lo que debería observarse 
en la gobernación y fundación de unas y otras cátedras, con citación 
de la parte del Colegio de la Compañía de Jesús, para si tuviere algo 
que representar lo haga en el Real Consejo de Indias. 

Dice que esta Universidad se fundó en 1624 en virtud de una Bula 
de Gregorio XVI de 8 de Agosto de 162 1 y Real Cédula de Felipe III 
de 2 de Febrero de 1622, á favor de la Compañía de Jesús, por diez 
años, y perpetuada por otra Bula de Urbano VIII, que se halla archi- 
vada en ella. 

Sin más capitulación que la de señalar la Compañía por Rector al 
que lo fuere por tiempo de su Colegio, cuya advocación es Santiago, 
un Cancelario, Prefecto ó Maestro mayor de estudios, tres cátedras de 
Teología, dos de Escolástica, Prima y Vísperas y otra de Moral, una 
de Artes, otra de Humanidades y Retórica y otra de Rudimentos de 
Gramática, sin más recompensa que la de su sumo trabajo. 

Socorrió la ciudad á esta obra con 800 pesos ensayados por cada 
uno de doce años consecutivos para ayudar á comprar el sitio y fabri- 
car las clases de la Universidad. 

Los grados los confieren los Arzobispos ó señalan un Doctor parti- 
cular que los confiera. 

El gobierno es, como de la Compañía, de suma vigilancia en el ade- 
lantamiento de las letras y virtud; asístense las cátedras con gran pun- 



SEPTIEMBRE 169O 24 1 

tualidad. Los Actos y Conclusiones públicas y secretas de ambas Fa- 
cultades son frecuentes. 

El Arzobispo D. Cristóbal de Castilla y Zamora señaló 600 pesos 
para la cátedra de Prima, 450 para la de Vísperas y 3 50 para la de 
Instituta, con rentas situadas en las casas arzobispales y profesores se- 
glares, á que se opusieron los de la Compañía, aunque sin resultado, 
por imposición del Consejo. 

Decayeron las haciendas referidas, menguaron las rentas, se dismi- 
nuyeron los estipendios de las cátedras de lenguas quichua y aimará. 

Dase cuenta del abuso de las dobles propinas, injustificadas contra 
la mente de Su Santidad, y la costumbre loable de la Universidad ano- 
tada en su libro y protestas de los Padres y extinción de dichas cáte- 
dras. — Plata, 30 de Agosto de 1690. 

Firman los Sres. D. Diego Cristóbal Messía; D. José Gregorio Zevallos, el Ca- 
ballero; D. Antonio Martínez Lujan de Vargas y D. Diego de Reinoso y Men- 
doza, con sus rúbricas. — Original. — 8 fs. y uno suelto que sirve de carátula. 

2.565. 1690-8—30 74~4 — 10 y 74-6 — 45 

Carta de la Real Audiencia de Chuquisaca á S. M. — En conformidad 
de la Real Cédula de 28 de Agosto de 1689, informa sobre la funda- 
ción de la Universidad de esta ciudad, que está á cargo de los Padres 
de la Compañía, y sobre la forma dada para su gobierno, y asimismo 
sobre la fundación y rentas de las cátedras de Cánones y Leyes que 
fundó el Arzobispo D. Cristóbal de Castilla y Zamora. — Plata, 30 de 
Agosto de 1690. 

8 fs. — Original.— ^;«/.; «Manda V. Mag.d > Term.: «por mas conueniente». 

Al dorso se lee: «R.da en los Galeones de (5<?/.> 

2.566. 1690—9—3 ;4_3_37 

Carta de D. Diego Cristóbal Mexia, Presidente de la Plata^ á S. M. — 
Dice que con ocasión de haber ido á aquella ciudad el P. Antonio de 
Orellana, de la Compañía de Jesús, varón de rara virtud, que asiste en 
las reducciones de infieles de la provincia de los Mojos, más allá de 
Santa Cruz de la Sierra, se informó de su estado y le participó ser nueve 
religiosos y un lego y haber reducido 8.000 almas á tres pueblos, que 
son: Nuestra Señora de Loreto, que cuenta ya 3.000 bautizados, la 
Tomo rv. 16 



242 PERÍODO OCTAVO 1683-I704 

Santísima Trinidad y San Ignacio, lo que se verificó a costa de muchos 
trabajos. Y para que puedan continuar tan gloriosa empresa, necesitan 
se les señale alguna ayuda de costa para las iglesias y ornamentos con 
que se fomente la dicha misión, pues sólo se les libraron siete años 
atrás, en las Cajas de Potosí, por el Conde de Castellar 3.000 pesos y 
2.000 por el Duque de la Palata. — Plata, 3 de Septiembre de 1690. 

2 fs. — Original. — Emp.: «Con ocasión > Term.: «Monarquía».-— Al dorso: 

«Rda. en los galeones del año de 691.— Cons.° a 29 de Julio de 1692.— Reconóz- 
case lo que hubieren escrito los Virreyes que refiere— y la aprobación que tu- 
vieron dello, y si han escrito estos padres, y traygase razón dello».— (Rubrica- 
do.) - «No se halla que los dos Virreyes que cita, ni los religiosos, ayan escrito 
cerca desto, ni se aprobasen los socorros.— Consejo a 22 de Agosto de 1692.— 
Al Virrey q. asista a estos religiosos misioneros con los socorros que por leyes 
de la recopilaz.°° está dispuesto p.* que no cesse el ejergigio de esta conversión, 
tan del serv.° de D.^ y de la obligaz.°° de S. Mag.d asistir a ello, y dé quenta de 
lo que obrare y estado de estas Misiones s-. — (Rubricado.) 

En el mismo legajo se halla una minuta de Real Despacho al Virrey del Perú, 
Conde de la Monclova, ordenándole asista á los religiosos que se hallan en las 
reducciones de infieles mojos con los socorros que por leyes de la Recopilación 
está dispuesto, dando cuenta de lo que obrare y del estado en que se hallaren 
estas misiones.— Sin fecha.— 2 ís.~-E?np.: «En carta de » Term.: «estas misio- 
nes». — Al dorso se lee: «Vista». 

2.567. 1690— 9—4 74—6—45 
Carta de Bartolomé, Arzobispo de la Plata. — Está dirigida á la Real 

Audiencia de dicha ciudad, satisfaciendo á la objeción de dar los gra- 
dos en aquella Universidad por medio de otra persona, para lo cual 
pretende el Presidente ser necesario su concurso por lo que se refiere 
al Real Patronato, sosteniendo el Arzobispo la contradictoria. — Plata, 
4 de Septiembre de 1690. 

3 fs. y el de carátula. — Emp.: «Reconociendo > Term.: «de San Pablo». 

2.568. 1690— 9 --4 74—6-45 
Carta del Arzobispo de la Plata d S. M. — En que representa la for- 
ma en que se concedió la Universidad de aquella ciudad y la novedad 
que ha introducido el Presidente de la Real Audiencia sobre el ejerci- 
cio y nombramiento de la Cancelaría de aquella Universidad, diciendo 
que aunque el Arzobispo y demás Prelados podían dar los grados per- 
sonalmente, no podían nombrar ó delegar esta facultad en otro para 



SEPTIEMBRE 169O 243 

que los diese, y que, caso que nombrasen, había de ser con la inter- 
vención del Presidente, por la perteneciente al Real Patronato. Dice 
lo que se le ofrece sobre el particular, y pide remedio sobre la provi- 
sión de los curatos y disposición de las nóminas que se remiten para 
ello. — Plata, 4 de Septiembre de 1690. 

3 fs. y el de carátula, donde se lee: «R.da en los Galeones del a.° de 691». — 
Original. — Emp.: «En los autos » Term.: «el remedio». 

2.569. 1690—9—4 74—6—45 

Testimonio. — Legalizado en la Plata á 4 y 5 de Septiembre de 1690 
del texto de la Bula de Gregorio XV In supe?' eminenti y de la de Ur- 
bano VIII In super eminenti^ la primera dada en Santa María la Mayor 
á 8 de Agosto de 162 1, por la cual se concede á todos los que hu- 
biesen estudiado durante cinco años, en los colegios formados de los 
sacerdotes de la Compañía de Jesús de las islas Filipinas y de Chile, 
Tucumán, Río de la Plata y Nuevo Reino de Granada y de otras pro- 
vincias y partes de las mismas Indias en donde no hay Universidades 
de estudio general, y distan, por lo menos, 200 millas de las públicas 
Universidades; que, previos los actos acostumbrados, puedan ser gra- 
duados en los grados de Bachillerato, Licenciatura, Magisterio y Doc- 
torado por el espacio de diez años: y el segundo Breve, que es el de 
Urbano VIII, dado en Roma á 29 de Marzo de 1634, otorga las mismas 
facultades que Gregorio XV, sin limitación de tiempo. El primer 
Breve, presentado por el P. Francisco de Villalba, Rector de la Uni- 
versidad de San Francisco Javier, al limo. Sr. Dr. D. Fernando Arias 
de Ugarte, Arzobispo, fué obedecido por éste, juntamente con la Real 
Cédula de S. M., y dijo estaba presto á dar los grados que en los di- 
chos mandatos se conceden, ó nombrar persona que los dé, guardán- 
dole la forma de dicho Breve, sin hacer costas á los estudiantes que 
se han de graduar. El segundo Breve se sacó de un impreso exhibido 
por el P. Juan de Mora, Vicerrector de dicho Colegio. — El testimonio 
está fechado en la ciudad de la Plata á 4 de Septiembre de 1 690. 

6 ís., el primero y último son de sello 5.°, de un cuartillo, para los años de 1689 
y 90. —Emp.: «Yo, Andrés de Valsanz » Term.: «Salvador Gómez del Pozo, es- 
cribano de su Mag.d» — (Signado y rubricado de su mano.) 



244 PERÍODO OCTAVO 1683-17O4 

2.570. :69o— 9— 7 74 — 6—45 

Testimonio del Secretario de ¡a Universidad de Chuquisaca. — De 
cómo no se leen las cátedras que fundó el Arzobispo D. Cristóbal de 
Castilla y Zamora, de Cánones y Leyes. — Plata, 7 de Septiembre 
de 1690. 

I f.° y el de carátula, ambos de sello 4.°, un cuartillo, para los años' de 1689 

y 90. — Etnp.: «Yo, Pablo de la Torre » Term.: «Salu.""^ Gómez del Pozo, es.°° 

de su Mag.d» — (Signado y rubricado de su mano.) 

2.571. 1690 -9-9 74—3—9 

Autos. — Proveídos por la Real Audiencia de la Plata contra el Go- 
bernador de Tucumán D. Tomás Félix de Argandoña, á petición de 
Antonio de Valenzuela, en nombre y con poder de los pocos vecinos 
y moradores de la ciudad de San Miguel de Tucumán el Nuevo; por 
los cuales se reconocerá lo que escribieron estos vecinos sobre la hos- 
tilidad qne hicieron los indios mocovíes el día 17 de Junio de 1690, 
degollando más de 45 personas y llevando lO prisioneros, por causa 
de la poca gente y no haber querido algunos vecinos dejar la pobla- 
ción antigua, ni el Gobernador Argandoña ejecutado las órdenes de 
Gobierno, en que se le mandó: que seis meses del año asistiese en San- 
tiago del Estero, por ser la frontera, con que se hubiere hallado defen- 
dida. Dicha Real Audiencia despachó á un Abogado á la averiguación 
de lo que deponen contra el referido Gobernador y culpados. — La 
Plata, 9 de Septiembre de 1690. 

Testimonio. — Va en 88 foxas de oficio, la primera y última en papel de sello 4.°, 

un cuartillo, años 1689 y 90. — Emp.: «Muy Poderoso Señor > Term.: «De 

oficio». 

2.572. 1690— 9— II 74—6—45 

Carta de Bartolomé, Arzobispo de la Plata, á S. M. — Refiere que 
después de haber dado gracias por la aprobación que S. M. hizo por 
Cédula de 28 de Agosto de 1689 de las cátedras que fundó D. Cris- 
tóbal de Castilla y Zamora, su antecesor; ha entendido las contradice 
quien más debía fomentarlas, sin más motivo que seguir la contraria, 
que es cuanto experimentó en lo que se ofrece. Informa, además, sobre 



SEPTIEMBRE rÓQO 245 

las cátedras nuevamente fundadas y da razón do sus rentas. - Plata, II 
de Septiembre de 1690. 

I f." y el de carátula.— Original. — Emp.: «Después » Tenn.: «de V. M.» — Al 

dorso se lee: «R.da en los Galeones del a.° de 1691». 

2.573. 1690-9—13 74-6 — 48 
El P. Juan de Guevara^ de la Compañía de Jesús^ Rector de la Uni- 
versidad de la ciudad de la Plata y los demás Prelados de las religiones. 
Informan á S. M. en favor del Dr. Antonio Martínez Lujan de Vargas, 
Oidor de la Real Audiencia de dicha ciudad, suplicándole, por merced, 
se sirva conservarle en ella, por el bien y utilidad que resulta á sus 
conventos de su buen despacho en la administración de justicia, y jun- 
tamente dan gracias de haber enviado ministro tan cabal por Oidor de 
ella. — Plata, 13 de Septiembre de 1690. 

1 f.° y el de carátula.— Original, -^w/.; «Las sagradas » Term.: «liberal 

Mano», 

2.574. 1690— 9— 14 74—4—16 

Carta del P. Rector y demás Padres de la Compañía de Vestís del 
Colegio de Chuqídsaca á S. M. — Piden la conservación en la Real 
Audiencia de la Plata del Licenciado D. Antonio Martínez Lujan, Oidor 
de la misma, en atención al bien público de aquellas provincias y á la 
especial gratitud de las religiones. — La Plata, 14 de Septiembre 
de 1690. 

2 fs.— Original. — Emp.: «Entre las muchas » Term,: «que deseamos.» — Fir- 
man esta carta: Juan de Gueuara — Ju.° de Mora — Ygnacio de Peralta — Pedro de 
Billela — Domingo de Aranciaga — Francisco Flores — José Ranson — Luis de Gue- 
uara — Pedro Arcadio de Espinosa — Diego Carrillo de Cárdenas — Fernando de 
Aguilar —Pedro de Paredes— José de Vega y José Maldonado, todos Padres de 
la Compañía de Jesús. 

2.575. 1690—9 — 14 76—3—9 

Carta de la Audiencia de la Plata á .S. M. — Refiere que por los 
autos que remite conocerá lo que escribieron los vecinos de la nueva 
población de San Miguel de Tucumán sobre la hostilidad que hicieron 
los indios mocovíes el día 17 de Junio de 1690, degollando más de 
45 personas y llevándose los prisioneros, por causa de la poca gente 



246 PERÍODO OCTAVO 1683-I704 

y no haber querido el Maestre de campo Antonio de Echaue y otros 
de su séquito dejar la población antigua, ni el Gobernador Argandoña 
haber ejecutado las órdenes del Gobierno y provisiones de esta Au- 
diencia, en que se le mandó que los seis meses del año asistiese en 
Santiago del Estero, por ser la frontera, con que se hubiera hallado de- 
fendida, y que esta Audiencia despachó á D. Francisco Lunel, Abo- 
gado de la misma, á la averiguación de lo que deponen contra dicho 
Gobernador y culpados. Y de lo que resultare de esta comisión dará 
cuenta. — Plata, 14 de Septiembre de 1690. 

Original. — 2 is.— Etnp.: «Por los autos » Tertn.: «a V. M.»— Al dorso se lee: 

«Rda. en los Galeones del a.° de 1691. — Cons.° a 25 de Hen." 1692. —Véalo el 
Sr. fiscal '.--(Rubricado.) — Traese lo que antes aula escrito el Obispo sobre este 
punto (entre otros). — el fiscal, en vista de esta representación y de lo que en 
carta posterior a esta escriue el Obispo de el Tucuman.— Dice: que respecto de 
auer despachado la Audiencia contra este Gouernador y los demás culpados en 
el descuydo que ocassiono esta ymbasion, a cuya resulta dice que dará quenta, 
cuyos auttos, según el tiempo es precisso bengan en los nauios de Buenos Ayres; 
reserba en vista de ellos pedir, con conocimiento de caussa, lo que combenga. — 
Md., febrero 11 de 1692». —(Rubricado.) — «Cons.", a 16 de feb.° 1692. — Como lo 
dize el Sr. fiscal». — (Rubricado.) 

2.576. 1690 --9— 18 78—1—7 

Carta de la Real Audiencia de Santiago de Chile á S. M. — Refiere que 
en Cédula de 8 de Agosto de 1686 manda S. M. se observen las leyes 
de la Recopilación de estos Reinos, que tratan de que se dispongan los 
indios en la enseñanza de la lengua española y se pongan escuelas de 
ella (l), en conformidad de lo que dispuso el Duque de la Palata, siendo 
Virrey del Perú, en carta exhortatoria que dirigió á todos los Obispos 
y prelados de las religiones que tienen doctrinas, y curas de los Obis- 
pados del Perú; rogándoles y encargándoles se pusiese dicha escuela 



(i) Sobre las escuelas con que debían disponerse los indios en la enseñanza 
de la lengua española pueden verse las Reales Cédulas contenidas en los libros 
de Registro intitulado General, existentes en el Archivo de la Secretaría del 
Supremo Consejo y Cámara de Indias del Perú, que son las siguientes:=738. - 
3 de Julio de 1596. —Que se procure enseñar la lengua castellana á los indios y 
que los curatos no se provean sino en clérigos que sepan la lengua de los in- 
dios.=:753. — 2 de Marzo de 1634. — Que los curas doctrineros enseñen la len- 
gua española á los indios.^yóy.— 8 de Agosto de 1686. — Que se observen las 



SEPTIEMBRE 169O 247 

en todos los pueblos donde hubiese cura á cargo de los sacristanes ó 
de algún indio capaz, para que por este medio se consiguiese materia 
tan útil y necesaria al servicio de Dios y de la salvación de las almas 
de estos naturales y conveniente al gobierno político. Y se le ofrece 
informar á V. M. que en el Perú es fácil introducir estas escuelas, res- 
pecto de estar fundados pueblos en toda forma de asociación humana 
y política de calidad; que en muchos de ellos las ha habido siempre 
de leer y escribir, música y otros ejercicios muy importantes para con- 
seguir los fines que la católica piedad de V. M. para con estos natu- 
rales siempre ha deseado. Pero en este Reino^ donde los pocos pueblos 
que hubo se han despoblado, ora por las continuas muertes de que han 
muerto los indios, ora porque los encomenderos los han extraído de 
sus pueblos, agregándolos á sus estancias con el fin de tenerlos más 
seguros y á mano para el beneficio de sus haciendas, como parecerá 
del testimonio que se remite: no sólo es imposible el practicarse estas 
escuelas de la lengua española, por no haber pueblo de indios; pero 
aun es muy diiícil el que sean doctrinados en nuestra sawta fe católica, 
para que la reciban con el conocimiento necesario para su salvación. 
Y en este particular, si fuera posible en este Reino, se hallara V. M. 
muy servido del celo y aplicación del Maestre de campo D. José de 
Garro, Presidente de esta Audiencia; pues ha sido, según se ha expe- 
rimentado, el primer Gobernador que ha procurado instruir algunos 
hijos de caciques de los de la guerra, pidiéndoles sus hijos y doctri- 
nándolos, no sólo en nuestra santa fe, sino en la lengua española, dán- 
doles escuela de leer y escribir y estudios á su costa, tan suficientes 
que logrado ordene de sacerdote uno de los hijos del cacique más 
principal, al cual han visto sus padres y parientes celebrar el santo 
sacrificio de la misa y predicarles, con no poca admiración de aquel 



leyes de la Recopilación que tratan se enseñe á los indios la lengua española.= 
771. — 30 de Mayo de 1690. — Que se enseñe á los indios la lengua castellana.^: 
774. -20 de Diciembre de 1693. — Que los Virreyes y Audiencias de ambos 
Reinos cuiden de que los hijos de los indios vayan á las escuelas.=775. — 22 de 
Marzo de 1697.— S. M. manda se observen puntualmente las leyes y órdenes 
dadas á favor de los naturales de las Indias, haciéndoles capaces de las honras 
de lustre y empleos con que premia á los vecinos de los Reinos de las Es- 
pañas. . 



24S PERÍODO OCTAVO 1 683 -I 704 

barbarismo. Y por último, ha sacado otros, que tiene, manteniéndolos 
y criándolos en urbanidad y policía, en su casa y familia y en el Cole- 
gio de esta ciudad que está á cargo de los Padres de la Compañía. Y 
en la ciudad de la Concepción ha casado otras hijas de los caciques 
con españoles, fomentándoles con los puestos de la milicia, en que se 
han ocupado, en los cuales se ha logrado el primer fruto de policía, 
cristiandad y amor á los españoles, de que damos cuenta á V. M. para 
que se sirva de mandar encargar á los sucesores en estos cargos con- 
tinúen con estos buenos intentos, para que, por camino tal, conozcan 
estos infieles el piadoso celo con que V. M. desea atraerlos al verda- 
dero conocimiento de nuestra santa fe y salvación de sus almas. Dios 
guarde, Se. — Santiago de Chile, 18 de Septiembre de 1690. 
Es copia. — 2 H.—Emp.: «En Zedula » 7(?;-»í.; ♦almas>. 

2.577. 1690—9—22 74 — 3—37 

Minuta de Real Despacho al Virrey del Perú, Conde de la Monclova. 
Remitiéndole la instancia que hacen los caciques de la provincia de 
Chucuito sobre que los naturales de ella no miten en el Potosí sino en 
su provincia. 

Sin fecha. — 2 h.—Emp.: <En carta de 22 de Septiembre de 1690 Tcrm.: «me 

daréis quenta». — Al dorso se lee: *Vista>. 

2.578. 1690—9—28 74—6—45 

Carta del Presidente de la Real Audiencia de la Plata ^ D. Diego 
Mexía, d S. M. — Refiere la facultad que está concedida á la Universi- 
dad de aquella ^ciudad y la forma en que se han de dar los grados, y 
que por ella sólo se concede al Arzobispo los confiera por su persona, 
y pretende que, de no poder ó no querer darlos, ha de nombrar, como 
lo ha ejecutado, un Vicecancelario ó sustituto, que es su sobrino don 
Bartolomé Pobeda, y, por su venida á España, al otro sobrino D. Joa- 
quín de Pobeda, quien daba los grados: expresa el perjuicio que de 
ello se sigue al Real Patronato y otros, y gravísimos disgustos, sin guar- 
dar la forma y estilo, como consta de los testimonios que remite, y 
propone se podrían dar los 800 pesos que se percibían antes por la 
lectura de la cátedra de las dos lenguas: que las de Cánones y Leyes, 



OCTUBRE 1690 249 

que fundó el Arzobispo D. Cristóbal de Castilla, no han tenido subsis- 
tencia, por no ser ñja la renta, y dice lo que sobre esto se le ofrece. 
Suplica se dé providencia para que los Arzobispos se contengan en 
los límites de la jurisdicción y que no se señalen Vicecancelarios, sino 
que nombre el Patrón al Maestreescuela de la iglesia para que haga 
el oficio y no lleve más de una propina. — Plata, 28 de Septiembre 
de 1690. 

5 fs. — Original. — Emp.: <A instancia > Term : «de la Monarquía». — Al dorso 

del f.° 5.°, que sirve de carátula, se lee: «R.da en los Galeones del a.° 691. — 
CoMss.° —Traense las cartas que sobre esto escriuen la Audi.* y Arzobp.° — 
Cons.° a 19 de X.'® 1691. —Véalo el Fiscal. — El fiscal dice que respecto de que, 
como se enuncia en este expediente, higo contradicción la Compañía a la fun- 
dación de estas cathedras, y sin embargo de ella el Consejo las tiene aprobadas 
y mandado que se lean: pide, que para responder en el todo, teniendo presente 
lo que el Consejo tiene determinado en cada punto, se le ponga todo lo que 
vbiere sobre esta Vniversidad y Cathedras y sus contradiciones y aprob.Tcion. 
M.d y febrero 22 de 1692. -Los papeles que pide el Sr. fiscal están en poder del 
Relator D. Agustín de Zeballos. — Cons.° a 7 de Mayo de 1692. -Llévense todos 
los pap * q. pide, trayendo los del rel.^"^» — (Rubricado.) — «Traense estos pap.'» 

2.579. 1690 -10 — 10 122-3—4 

Real Cédula al Gobernador de Buenos Aires ^ D. Agustín de Robles. — 
Que haga observar el Tratado provisional arriba inserto que se ajustó 
con el Príncipe de Portugal, no permitiendo que los de la colonia, ni 
otros portugueses, falten á él; ejecutando lo demás que se le ordena. — 
Madrid, 10 de Octubre de 1690. 

El Rey, y por su mandado D.Francisco úe Amolaz.-- Emp.: «Yo mande > 

Term.: cobrciredes».— Fs. 80 á 82. 

2.580. 1690—10 — 12 74 — 4—10 

Carta del Virrey, Conde de la Monclova, d S. i1/. — Avisa del recibo 
y cumplimiento de la Real Cédula de 29 de Enero de 1689, en que se 
le remitió copia del despacho do estaba inserta la escritura del Provin- 
cial de la Compañía de Jesús, consintiendo la contribución del derecho 
de Cobos en la prorrata del oficio «le tallador de la Casa de Moneda 
de Potosí. — Lima, 12 de Octubre de 1690. 

2 fs. — Original. — Emp.: <Por carta de 29 de Henero > Term.: «doy noticia 

a V. M.> —Al dorso: «Rda. en los galeones que llegaron el año de 6gi». 



250 PERÍODO OCTAVO 1683-I704 

2.581. 1690 — 10 — 12 74—4—9 

Caria del Virrey, Conde de la Mondova^ á S. 71/. —Satisface al Real 
Despacho de 20 de Marzo de 1689, en que se mandó introdujese, como 
en Potosí, la extensión del derecho de Cobos en los demás minerales 
del Reino. — Lima, 12 de Octubre de 1690. 

Original. — 4 fs. — Emp.: «En despacho de 20 de Marzo » Term.: «Al presi- 
dente». — En papel aparte, que sirve de cubierta, se lee: tRda. en los galeones 
q. llegaron el año de 91 í. - Siguen los acuerdos del Consejo y dictámenes del 
Fiscal de 22 de Marzo y 25 de Octubre de 1690. 

2.582. 1690 — 10—20 74—6-49 

Carta del P. Francisco Javier, Provincial del Perú, á S. M. — Le da 
cuenta de los progresos obtenidos en las misiones de los indios mojos 
por los Padres de la Compañía de Jesús, que acaba de visitar, y certi- 
fica el estado floreciente en que se hallan; abonando el celo del Licen- 
ciado D. José de Ceballos Caballero en favorecerlas, de suerte que se 
cuentan ya á millares las almas reducidas. Suplica se le promueva á la 
plaza de Oidor de la Real Audiencia de Lima. — Lima, 20 de Octubre 
de 1690. 

Original.— 2 fs. — Emp.: «Siendo....» Term.: «V. Md.í> 

2.583. 1690 — 10 -21 74— 3-— 37 
Mimita de Real Despacho al Obispo de Tticiimán. — Dándole gracias 

por el celo con que procedió en la visita que hizo de su diócesis. 

Sin fecha. — i f.° — Emp.: «Con carta de 21 de Octubre del año pasado 
de 1690 » Term.: «a ambas obligaciones». — Al dorso se lee: «Visto>. 

2.584. 1690-11 — II 75— 6 -13 y 76 — 2 — 22 

La yunta de Guerra de Indias á S. M. — Representa lo cjue se le 
ofrece, con noticia de lo que avisan el Gobernador de Buenos Aires, 
D. José de Herrera y Sotomayor, en carta de 2 de Mayo de este año, 
y el del Paraguay; de lo que han contravenido portugueses al Tratado 
provisional ajustado sobre la Colonia del Sacramento en el ínterin que 
se decidía si estaba dentro de los límites pertenecientes á la demarca- 
ción de Castilla ó á Portugal. Redúcense las contravenciones á tres 



NOVIEMBRE 169O. 35 I 

clases. La primera, que estando prevenido por el art. 3.° que los por- 
tugueses de la Colonia pudiesen hacer reparos de tierra solamente para 
cubrir su artillería y habitación de sus personas; faltando a esta capitu- 
lación, en cuatro meses, hasta 1 4 de Enero de este año, fueron cuatro 
embarcaciones, enviadas por el Gobernador de Río Janeiro; y con pre- 
texto de bastimentos, desembarcaron allí ladrillos, maderas y carros y 
han fabricado casas nuevas y una cerca, á que le dan nombre de Galpón, 
para hacer hornos de ladrillos, teja y loza, como lo confiesa el Gober- 
nador de la Colonia en la respuesta al exhorto que le hizo el Goberna- 
dor de Buenos Aires y carta en que se la remite; y esto hicieron con el 
fin de extender la fortificación y de que fuese permanente; aguardando 
para ejecutarlo la llegada por Gobernador de D. Francisco de Alen- 
castre. Y en el informe que hizo al Marqués de los Vélez, D. Francisco 
Domínguez, llegado á esta Corte por vía del Brasil, añade: que vio en 
la isla de Maldonado cantidad de madera gruesa y mangle, procedente 
de Río Janeiro, y lo iban llevando á la Colonia, para lo 'cual estaba 
surta una fragata en aquel puerto. Y en contravención al art. 4.°, lle- 
garon en dichas cuatro embarcaciones á la Colonia, soldados, mujeres 
casadas, con familia y solteras, como en las respuestas á los exhortos 
confiesa el Gobernador de la Colonia, y aunque se permitió en el Tra- 
tado la reintegración de los que se hallaban en la Colonia al tiempo del 
desalojo, pero no el reemplazo de otro en su lugar, ni mujeres casadas 
ni solteras. Mandó, asimismo, el Gobernador de Río Janeiro, en un na- 
vio de más de 400 toneladas, 150 soldados, 100 marineros, armas y 
pertrechos de guerra á la Colonia con pretexto de limpiar las costas 
de piratas, y viendo el engaño, los soldados se sublevaron y alzaron con 
él, y alijaron en una zumaca de conserva, ropa del Gobernador de Río 
Janeiro y del Rey y alguna gente y desembarcó en la Colonia lo que 
llevaba. 

Supo D. Francisco Domínguez que siete días antes de su llegada á 
Río Janeiro había salido el mayor navio de la flota, que conducía á la 
Colonia al Gobernador D. Francisco de Alencastre, 100 soldados, 60 fa- 
milias, mujeres desterradas, familias de indios tupíes y negros de servi- 
cio; dos embarcaciones medianas para andar por el río, cuatro lanchas 
en cuarteles, ladrillos, hierro, maderas, canteros, carpinteros y herreros 



252 PERÍODO OCTAVO 16&3-1704 

y pertrechos de mar y para tierra; y en Lisboa supo que era tan del 
agrado del Rey el pasar á la Colonia, que los que se hallaban con este 
intento le pedían ayuda de costa para ejecutarlo. Que el Gobernador 
pretende comerciar con Santa Fe de la Vera Cruz, y que por dicho 
camino introduciría mucha plata en el Reino y 5.000 cueros y agrega- 
ría á sus dominios los charrúas y guainoas. Contra lo prevenido en el 
art. 5.°, el día de Jueves Santo del año de ochenta y ocho asaltaron 
una caballada y mataron á dos caciques guainoas, que fué recobrada 
por ellos, con muerte de portugueses y tupíes, y diciéndose haber ar- 
mado emboscada 40 portugueses y tupíes, dieron cuenta de este hecho 
á los Padres de la Compañía de las reducciones, y éstos, noticia al Go- 
bernador de Buenos Aires, y que se persuadían que no podía dejar de 
ser sino disposición de los de la Colonia, por embarazarle la pobla- 
ción de estos indios y la comunicación por tierra desde ella á Monte- 
video é isla de Maldonado. 

Al art. 6.°, hasta hoy, no se le ha dado cumplimiento; el fin de la 
fundación de la Colonia íué introducir una factoría de comercio en 
el Perú. 

Pide la Junta se pasen los oficios más eficaces para que el Rey de 
Portugal haga observar lo pactado y castigar á los ministros contra- 
ventores y que se envíe al Gobernador de Buenos Aires copia de las 
órdenes que el Rey expidiera, para que las intime á los Gobernadores 
de la Colonia y del Brasil. 

Prosiguen otras contravenciones, clasificadas en la segunda clase, 
que no tienen tanto cuerpo ni vienen tan justificadas como las pri- 
meras, pero que será bien, dice la Junta, se solicite su reparo. La 
tercera clase es más grave y sólo viene propuesta y calificada por car- 
tas del Gobernador del Paraguay, informaciones de testigos y re- 
celo del Gobernador, para que se le dé la orden y providencia en 
caso que portugueses quieran pasar á ejecutar el atentado de poblar 
la ciudad de Jerez y ocupar la isla de Maldonado ó sitio de Monte- 
video 

Opina la Junta que se podrá dar orden al enviado, D. Manuel Sen- 
manat, para que al tiempo de dar las quejas que se le mandan pasar al 
Rey de Portugal, en las conferencias que tuviere con el ministro dipu- 



líOYIEMlRE l6gO 2^3 

tado para oírle como de oficio propio, mueva la especie de la conclu- 
sión de la controversia, 6 por determinación ó por medio de ajuste; y 
si el Rey de Portugal concurriere en que se determine, vaya con la pre- 
vención de estar pasado el término del año que se prefinió para ella, 
y que es necesaria nueva concesión de ambas Coronas. — Madrid, 1 1 de 
Noviembre de 1690. 

13 ís. y el de carátula. — Original. —Hay siete rúbricas correspondientes á siete 

de los 1 1 individuos del Consejo anotados al margen. — ^////..' «En dos cartas » 

Ternt.: «R.' seru.°»— Al dorso se lee: «Acordada en 7 del mismo. — Como parege; 
suspendiéndose el tratar por aora en la disgision del puncto de la Colonia». — 
(Rubricado.) — «Publicóse en 21 del mismo.— D. Fran.co de Amolaz». 

2.585. 1690— II — 19 76—2—22 

Carta del Gobernador de Buenos Aires, D. Agustín de Robles, á S. M. 
Dice que ha entendido por carta de lo que portugueses contravienen 
á lo pactado en Buenos Aires y cuan disminuida está aquella gober- 
nación y falta de embarcaciones, por cuyo motivo se halla lleno de 
aprensiones, y suplica á S. M. que si fuese cierta esta noticia se dé 
pronta providencia, y si pareciere que la gente que va á Chile, ó parte 
de ella, se quede en Buenos Aires, en consideración de que á Chile va 
del Perú la que se necesita, iría él con mayor consuelo, como también 
si fuese posible alguna embarcación mayor de las que hay allá, ora 
yendo de España ó fabricándose en aquel puerto, pues si los portu- 
gueses persisten en su intento, á que no faltará también el fomento de 
franceses. — Cádiz, 1 9 de Noviembre de 1690. 

Original. — 2 fs. — Enip.: «La notizia » Ternt.: «que tanto deseo». — Al dorso 

se lee: «Rd. en 27 del mis." con el ordinario.— Junta a 28 de Noviembre de 1690. 
Responderle que se ha visto lo que representa en esta carta, y en su respuesta 
se le dice que en cuanto a Buenos Aires y la Colonia del Sacramento no hay 
novedad particular. Y respecto a lo que esto mira, se han enviado a presentar 
los despachos que se han recibido con el extraordinario que partió anoche. Hay 
en los despachos remitidos y, los postreros que habia podido juntar el Señor 
Conde de la Calzada se habrán embarcado para las embarcaciones que refiere 
los pertrechos que se ha podido. No pudiéndose, ni conviniendo, enviar de Es- 
paña hoy la embarcación que propone, y que el Gobernador de Buenos Aires 
avisa tenia fuera de la dotación sesenta plazas más, con que no necesitaba de 
gente, ni la juzga la Junta por necesaria más número de la que hay. — (Ru- 
bricado.) 



254 PERÍODO OCTAVO 1683-17O4 

2.586. 1690-11-19 76 2—22 
Carta del Gobernador de Buenos Aires, D. Agustín de Robles, al Se- 
cretario D. Francisco de Amólas. — Avisa queda con grande inquietud 
por las voces que corren, dimanadas de algunas cartas que han llegado 
de Buenos Aires, por cuya causa escribe la adjunta condicionalmente, 
por creer es de su obligación la representación que hace. Y pide se 
disponga que á los señores del Consejo no les parezca impertinencia 
lo que es celo del servicio de S. M. y deseo del acierto, y que, siendo 
posible, se le responda á lo que propone. — Cádiz, 19 de Noviembre 
de 1690. 

Original. — 2 i?,.—Emp.: «Mui Sr. mió * Term.: «como suena por acá».— Al 

dorso se lee: «Rda. en 29 del mis.° con el ordinario. — Viene otra carta de este 
Gour. pa. su Magd.> 

2.587. 1690 -11 — 26 76—2—22 

Carta de D. Agustín de Robles, Gobernador de Buenos Aires, al Se- 
cretario del Consejo, D. Francisco de Amolaz. — Dice que ha visto cómo 
se expiden las órdenes para que se asista con los situados de Buenos 
Aires y le ha sido de gran consuelo. — Cádiz, 26 de Noviembre de 1690. 

Original. — i f.", más el de carátula. — Emp.: «Muy Sor. mió » Term.: «de gran 

consuelo». — Al dorso se lee: «Rda. con el ordinario en 4 de Dizre>. 

2.588. 1690— II— 27 122—3—4 

Real Cédula al P. Provincial de la Compañia de Jesús de las provin- 
cias del Rio de la Plata. — Dice que con ocasión de las noticias que se 
han tenido en su Junta de Guerra de las Indias de haber contravenido 
portugueses en algunas circunstancias al Tratado provisional ajustado 
sobre la Colonia del Sacramento, y que por esto y otras muchas con- 
sideraciones pueden pasar á querer dilatar aquella posesión, ejecutando 
algún atentado repentino, como sería ocupar, poblar y fortificar la isla 
de Maldonado ú otro sitio importante del Río de la Plata, á que se re- 
cela están muy inclinados; y siendo tan conveniente ocurrir pronta- 
mente á embarazarlo: ordena al Gobernador de esas provincias esté 
muy atento á observar estos designios, para impedirlos con la fuerza, 
si no bastaren las diligencias de que se le previene; y le ruega y en- 
carga que, si llegare el caso citado, envíe a dicho Gobernador de las 



NOVIEMBRE 1690 255 

doctrinas que los religiosos de la Compañía tienen en el Paraná y Uru- 
guay la gente que pudieren y le pidiere de la que más prontamente 
pueda concurrir á esta facción, en cuya breve unión de fuerzas y su 
disposición consistirá principalmente el buen logro del intento. Lo que 
le encarga ejecute con la puntualidad que tanto conviene; lo cual ten- 
drá muy presente en las ocasiones que se ofrecieren tocante a su per- 
sona y religión. — Madrid, 27 de Noviembre de 1690. 

El Rey, y por su mandado D. Francisco de kxa.oX'&z — Enip.: «Con ocass.°" » 

Term.: «Vra. pers.'''.*' — ídem, con igual fecha y sobre el mismo asunto, al Virrey 
Conde de la Monclova. — ídem al Presidente de la Audiencia, D. Diego Cristóbal 
Mesía.- ídem al Gobernador de Buenos Aires, D. Agustín de Robles. — Las mi- 
nutas de estas Cédulas se hallan en 76 — 2 — 23. — Fs. iii v.'° á 112. 

2.589. 1690 — II — 29 70—3-20 

Carta del Licenciado D. Matías Laguna, Oidor de la Real Audiencia 
de Lima^ á S. M. — Informa de sus procedimientos en la residencia del 
Sr. Virrey, Duque de la Palata, satisfaciendo á las quejas y cargos que 
le hizo ó pudo hacerle el residenciado. Los más principales puntos de 
este Informe se reducen: l.° A haberse cumplido por el Juez en la 
actuación de la residencia y sus diligencias cuanto le ha sido posible, 
y los embarazos que en esto se les ofrece á los Jueces de residencia 
de Virreyes. — Actuación en algunos puntos muy principales de la re- 
sidencia, para que S. M. tenga pleno conocimiento de haberse proce- 
dido en este juicio sin omisión alguna. — 2° Quejas y cargos que el 
Duque hace al Juez y su satisfacción: por haber nombrado un Escri- 
bano en la residencia; por la dilación en sacar los cargos; por haber 
concedido al Duque quince días de término para sus descargos; por 
las repreguntas á los testigos, uno de los cuales fué el P. Maestro 
Diego de Eguiluz, de la Compañía de Jesús, religioso de los más graves 
de este Reino en virtud y letras, quien, en la declaración que hizo, á 
la pregunta 2^, á f." II8 v.*° del cuaderno 2.", sobre los actos y con- 
tratos, dijo <íno sabia cosa de cierto de lo que se le preguntaba, y hacien- 
do juicio respondía con alguna anfibología, como tan gran teólogo, me 
pareció debía repreguntarle, para que aclarase, y la repregunta fué si 
tenía entendido alguna cosa de oídas, aunque no fuese con certeza, de 
lo que contiene la pregunta, lo declarase como lo supiese, con expre- 



256 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

sión de casos y de las personas á quienes hubiese oído > . — ítem por 
las diligencias y testimonios de oficio para sacar algunos cargos, como, 
por ejemplo, «sobre la salida más breve en busca del Pirata, luego que 
se tuvo noticia de haber entrado en este mar del Sur» (l), á que co- 
rresponde el cargo 7.** — ítem por el Auto interlocutorio en la deman- 
da de D. Tomás Barrete, para que respondiese el Duque derecha- 
mente; por el nombramiento de Juez en las residencias de Quito y 
Otavalo; por no haber nombrado los Jueces del Cuzco y Potosí á sus 
Corregidores; por el Auto para que se diese razón de los efectos de la 
muralla de Lima y donativos ó contribuciones que había habido para 
su fábrica; por el beneficio de los Títulos de Castilla; por no haberse 
llamado algunas personas señaladas de la ciudad para que declarasen 
como testigos; por no haberse nombrado Juez en la causa de Capítu- 
los contra el Corregidor del Cuzco; por el cargo 3.°, Memorial, f.° 19, 
que se dijo haberse hecho sin jurisdicción; presupuesto que se hace en 
el cargo 1 1 de haber tenido los cargos de la Armada á los piratas, en 



(i) De una Relación del Duque de la Palata, D. Melchor de Navarra, Virrey 
del Perú, hecha de su gobierno al Duque de la Mondo va, su sucesor (1680- 1687), 
entresacamos los datos siguientes respecto á la entrada de piratas extranjeros 
en el mar del Sur ó costas americanas del Pacifico hasta la fecha. 

«Gozaba esta Ciudad de los Reyes de aquella confianza y seguridad en que la 
dejaba descansar el nombre pacífico del Sur, hasta que el año de 1572, Francisco 
Draque, Inglés, rompió las puertas del Estrecho y el nombre de este Mar. Si- 
guióle, por el año 1587, Tomás Candish, quien repitió su entrada el año de 1591; 
pocos años después, en el de 1598, entró Jacobo Món, olandés, y su almirante 
Simón Cordés, con cinco navios; á éste siguió Oliverio de Nort, olandés, por el 
año de 1600, y por el de 1614 entró Jorge Filguerio, enviado del Conde Mauri- 
cio con seis navios; el año siguiente de 1615 vino Guillermo Escorten, con tres 
navios y el famoso piloto Jacobo Maire, que dejó su nombre al Estrecho que re- 
conoció, y sin hacer otra diligencia se volvieron á Olanda. —Mayor cuidado pudo 
dar, que todas las antecedentes, la entrada de Jacobo Gérmini, con once navios 
y dos pataches, el año de 1624, que hizo su navegación sin ser visto hasta que 
se hizo dueño del puerto del Callao, y estuvo en él desde 8 de Mayo hasta 14 de 
Agosto, en el cual tiempo murió este General y lo enterraron en la isla del Ca- 
llao, y sin hacer ninguna otra facción se volvió la armada al mar del Norte. La úl- 
tima entrada de escuadra de enemigos fué el año de 1643, Q^e surgió á cuatro 
de Mayo en Chile, con cinco navios, y pasó á Valdivia, adonde empezaron á ha- 
cer población; pero murió el General y se volvieron al mar del Norte, sin alar- 
garse á las costas del Perú». 



NOVIEMBRE i6go áS7 

las islas del Rey, en disposición que los pudieron destruir — Lima y 

Noviembre 29 de 1690. 

Original. - 12 is.—Emp.: «En cumplimiento » Term.: «christiandad necesi- 
ta». — Al dorso se lee: «Rec.da en los Galeones del año de 1691.— Cons.° — El 
fiscal, en vista de esta carta=:Dice que su contenido se reduce a dar satisfacción 
este ministro de las quejas que recelaua representaría en el Conss.° el Virrey 
Duque de la Palata, pareciéndole avia exedido en las diligencias de su comisión 
para tomarle la residencia, como lo hauia manifestado en sus escritos de los des- 
cargos, increpándole de ministro nimiamente rígido y criminoso y de aver hecho 
preguntas y repreguntas a los testigos, no resultando de los autos los fundamen- 
tos para hacérselas, sobre que da individual y plenísima satisfacción y repre- 
senta la inutilidad de estas residencias, por la gran soberanía de los Virreyes y 
no atreverse los testigos a declarar sus excesos, por tener ganada la voluntad 
de las personas más principales, las cuales se aplican a la solicitud de embara- 
<;ar la prueba de los cargos, de que también hacen empeño los sucesores; por- 
que le parece que son [inútiles ?] estas residencias mientras la persona que las 
hubiere de tomar no tenga igual autoridad a la persona residenciada: siendo de 
sentir, o que se les releve a los virreyes de dar residencia, o que se tomen por 
sus sucesores; discurso que tiene dificultosa resolugion respecto de los muchos 
inconvenientes que resultarían assi del medio de relevarles de esta obligación, 
como en el segundo de cometer este juicio a los sucesores, sin que en el dicta- 
men del fiscal satisfagan los motivos representados para dejar de practicarse la 
costumbre y forma que se ha estilado hasta aora y para atajar en parte los incom- 
benientes que se representan será mui de la providencia del Conss.° dispensar 
la más amplia authoridad a los ministros a quien se confiasen estas residencias, 
concediendo privilegio de prueba de difícil provanga a los cargos que de ella 
resultaren, o procediendo por la vía de rigurosa visita y su forma, pues, de otra 
suerte, según se ha manifestado por repetidas experiencias, siempre será difícil 
sacar cargos a los Virreyes, y casi imposible su comprobación. 

Y respecto de no aver venido la cuenta con los autos de residencia de los efec- 
tos aplicados para la muralla de lima y de lo gastado en ella (i), y que los 



(i) Las repetidas entradas de enemigos despertaron el cuidado de poner en 
defensa con murallas y baluartes la ciudad de los Reyes; mas pronto quedó se- 
pultado en el olvido, hasta que en 1683 llegaron á ella noticias de haber entrado 
y saqueado los piratas á la Vera Cruz, en la Nueva España. Entonces, hacién- 
dose eco de la opinión general, fué cuando escribió el Virrey Duque de la Pa- 
lata al Cabildo, Justicia y Regimiento de la ciudad de los Reyes un papel, su 
fecha en Lima á 23 de Octubre de 1683, y por el Cabildo en pleno, conferida 
esta orden propusieron los medios que se les ofrecieron, que á continuación se 
expresan Otro papel se envió al Tribunal del Consulado, quien en su prime- 
ra Junta ofrecieron costear 3.000 varas de muralla. Escribió también el Duque 
al Cabildo eclesiástico, Universidad y religiones, y todos ofrecieron contribuir á 
esta obra menos la de San Agustín, por hallarse con el empeño de la fábrica de 
Tomo iv. 17 



¿5^5 PERÍODO OCTAVO 1683-I704 

oft.* R.s no dieron certificación de todas partidas de los libramientos extraordi- 
narios que se pagaron y salieron de la caja en tiempo del Sr. Duque, se debe 
mandar se libren despachos para que vnos y otros autos se remitan, en confor- 
midad de lo que tiene pedido el fiscal en otras respuestas.— Madrid y hen.*' 31 
de 98». — (Hay una rúbrica.) 

2.590. 1690 — II — 30 74—6 — 45 

Carta del Provincial de la Compañía de yesús, Gregorio de Orozco, 
d S. M. — Refiere las relevantes prendas y singulares propiedades del 

su iglesia. A la de San Francisco no se pidió por la pobreza que profesa su Ins- 
tituto, como tampoco á los monasterios de monjas. 

Y visto en Junta de Guerra del Consejo de Indias, S. M., por Real Cédula de 
15 de Junio de 1685, mandó que así se ejecutase. 

'Estas murallas quitaron á los indios del Cercado algunas casas; no pudo ex- 
pedirse donativos á particulares porque todos habían contribuido (fs. 510-511). 
El Cabildo eclesiástico ofreció 10.000 pesos; la Universidad, otros 10.000; el 
Provincial de Santo Domingo, Fr. Diego de Espinosa, por su Orden, 10.000; el 
Vicario general de la Merced, Fr. Martín de Arcas, por la suya, también 10.000, 
y aunque murió sin pagarlos, sus sucesores los satisfacieron; el Provincial de la 
Compañía de Jesús, Martín de Jáuregui, construyó por su cuenta un baluarte. 

En el A. de I. 70 — i — 38 existe la copia de una carta del P. Provincial de la 
Compañía de Jesús del Perú, Diego Alvarez de Paz, dirigida al Virrey Príncipe 
de Esquilache, D. Francisco de Borja, con fecha 25 de Julio de 1618, que trata 
sobre la necesidad de amurallar la ciudad de Lima, motivada por la nueva de 
cinco navios de enemigos, y refiriéndose al costo de la fábrica, decía: «Espanta 
la costa, y si bien se mira será muy poca la que a Su Magestad le cabrá. Porque, 
aunque este muro aya de ser ancho y con sus torreones, etc., y que pueda andar 
un carro por encima de él, ha de ser de adobes, que para tierra de temblores es 
más seguro y defenderá no menos que si fuera de cal y canto. Estos se han de 
hacer al pie de la obra, tomando la tierra por la parte de afuera, de suerte que 
quede echa una fossa alrededor de la Ciudad, en la cual se pueda echar el rio 
si fuere menester. Para el gasto se podrá echar una sissa, que todos la pagarían 
de muy buena gana, y se podría pedir a los particulares, que darían con 
promptiss.^ voluntad, y ahora tres años, cuando vino el Pechelinga, un hidalgo 

solo ofrecía diez mili pesos y con esta imposición y ayuda de los vecinos y 

poco más que diesse Su Magestad se cercaría la Ciudad, o toda o lo principal 
de ella > 

Y en otra carta de 19 de Diciembre del mismo año refuerza las razones emi- 
tidas en la primera carta de instancia y añade al final de ella: «Y si la Compañía 
puede servir de alguna cossa en esta ocasión, o admitiendo por algún tiempo 
limitado qualquiera imposición a que se sujete el clero y demás religiones, o de 
alguna otra suerte que a nosotros no se nos ofrece, acudirá a ello con grandísi- 
ma voluntad —Colegio de San Pablo, 19 de Diciembre de 1618». 



NoViiíwriKE i6go 250 

Dr. D. Juan Bravo Dávila y Cartagena, Obispo del Tucumíín, ponde- 
rando sus virtudes, desposeyéndose de cuanto tiene para socorrer á 
los pobres; su celo en la predicación, su buen gobierno y su ajustado 
modo de proceder en la visita. Añade que ha consentido en la tran- 
sacción y convenio que la Compañía tuvo con el Deán y Cabildo de 
aquella iglesia, para que de los frutos de las haciendas de sus Colegios 
se pagasen solamente 600 pesos de diezmos. — Córdoba, 30 de No- 
viembre de 1690. 

I {.° y el de carátula.— Original — EmJ>.: «Este Colegio » Term.: «esti- 
mación». 

2.591. 1690 — II — 30 71—4—6 

Carta de la provincia de la Compañía de yesús del Perú á S. M. — 
Suplicándole se sirva de interponer su Real intercesión con Su Santi- 
dad en orden á alcanzar el rótulo que solicita para la beatificación de 
los venerables y apostólicos siervos de Dios, Juan de Allosa y Francisco 
del Castillo, jesuítas, hijos de esta provincia y ciudad de Lima, que 
ilustraron su vida con sus virtudes, y después de su muerte con mila- 
gros; cuyas informaciones jurídicas, hechas por el Ordinario de este 
Arzobispado de Lima, se remiten á Su Santidad en esta ocasión del des- 
pacho de galeones para los Reinos de España. — Lima y Noviembre 30 
de 1690. — Juan Yáñez. — Francisco Xavier, Provincial del Perú. — Igna- 
cio de España, Consultor de la provincia. — Nicolás de Olea, Consultor 
de la provincia. — Fernando Cardio, Secretario de provincia. 

Original.— I í.°, más el de carátula, donde se lee: «R.da por m.*^ de un Port.° en 
el Cons.° a 6 de feb.° de 1692. —Dígase a S. M. se escribirá por esta via al Embax.'' 
en Roma p.* q. pase estos of.°^ con su Sant.d, si su Mg.d lo tuviere a bien». — 
(Hay una rúbrica.) — «S.f" Vals Dec.°— Sierra— Zev.° -Ortega». -(Hay un sello 
de la Orden.)- En el mismo A. de I. 70 — i — 14, con fecha en Madrid á 1 1 de 
Febrero de 1692, se halla la Consulta del Consejo de Indias, con asistencia de 
los Sres. Consejeros D. Bernardo de Valdés, D. Miguel de Dicastillo, D. Luis 
Cerdeño, D. Lope de Sierra y D. José de Ortega, en que se reproduce la carta 
anterior de la Provincia de la Compañía de Jesús del Perú, y luego añade: «El 
Conss.° es de parecer que por estos motivos será muy propio del Catholico celo 
de V. Mag d se escriva al Embax.""^ en Roma por esta via para que pase con su 
San.d los oficios que propone la Religión de la Compañía de Jesús, a ñn de con- 
seguir el Rotulo para la Beatificación de los dos Benerables Varones que expre- 
sa, si V. M. lo tubiere a bien. V. Mag.d resolverá lo que mas fuere servido. - 



260 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

M.A a 1 1 de Febrero de 1092». —(Hay tres rúbricas.)— Al dorso se lee: «Acordada 
en 9 del mismo. — Como parece». — (Rubricado.) — «Pu.da en 28 del dicho.— Don 
Antonio Ortiz de Otalora». — En 70 — i — 24 está la Real Cédula dirigida al Em- 
bajador en Roma, Duque de Medinaceli y Alcalá, D. Luis de la Cerda Abrüison, 
en la cual, repitiendo los conceptos anteriormente narrados, le dice S. M.: «y 
siendo esta obra tan del servicio de Ntro. SJ, aumento de la debocion de los 
fieles y consuelo de mis vasallos que havitan aquellos Reinos, he resuelto encar- 
garos y mandaros, como lo hago, pasen con su Beatitud los oficios que tuviere- 
des por combenientes a fin de conseguir el Rotulo para la Veatificacion destos 
dos venerables varones, por el fruto espiritual que resultara en la devoción de 
aquellos fieles y Combersion de los Indios, viendo premiados por la Iglesia sus 

virtudes y méritos. Dios g » — Al dorso se lee: cVista.— Fcha. en 12 de Marzo 

de 1692».— La carta respuesta del Embajador á S. M., fecha en Roma á 13 de 
Abril del mismo año, dice: «que siempre que recurra a él la persona que tu- 
biere la incumbencia deste negocio, lo coadyubará con sus oficios, a fin de que 
se consiga».— Al dorso de esta carta se lee: «R.da en 12 de Mayo. — Conss." — 
Tra.^^ lo que dio motivo. — Conss." a 17 de Mayo de 1692. — Parthizipese al P.* Es- 
pinar esto, p.* que, por su parte, se concurra a esta solicitud en Roma».— (Ru- 
bricado.) 

2.592. 1690— 12— 3 * 122—3-4 

Real Cédula al Gobernador de Buenos Aires aprobándole lo obrado 
en la misión de los calchaquies que asistían en Santa Fe. — Dice que en 
carta de 30 de Abril de este año escribió éste, que en la jurisdicción de 
Santa Fe, de su gobierno, asistían 200 familias calchaquies, que dieron 
la paz más de diez años había. Y por haber asistido á ella un religioso 
de San Francisco, pretendía esta misión y se acortaba, por no tener 
medios; y los de la Compañía de Jesús se habían ofrecido á ella, sin 
ningún costo, á que se oponía la religión de San Francisco. 

Y que con acuerdo del Cabildo de la ciudad de Santa Fe, resolvió, 
este Gobernador, que dentro de dos meses pusiese el Provincial de San 
Francisco operarios á su costa, y de no, se encargaría á los de la Com- 
pañía, quienes eran muy á propósito, como se deducía en la copia del 
Cabildo, que remitió. S. M. aprueba lo que ha obrado en esta misión y 
le encarga cele mucho en que sea asistida con el buen tratamiento y 
cuidado que conviene. — Madrid, 3 de Diciembre de 1690. 

El Rey, y por su mandado D. Francisco de Amolaz.— ^w/.; «En Carta » 

Term.: «conuiene>.- Fs. 120 á 120 v.'° del lib. 11 de oficio y Partes. Río de la 
Plata, desde 10 de Nov.''' de 1688 hasta 26 de Abril de 1697. 



DICIEMBRE 1690 261 

2.593. 1690 -12- 3 76—2—22 

Carta del Gobernador de Buenos Aires ^ D. Agustín de Robles, al Se- 
cretario D. Francisco de Amólas. — Refiere que con su carta de 27 del 
pasado, recibió los tres despachos de S. M tocante á lo que ha de ob- 
servar con portugueses ú otra nación que intente población ó fortifica- 
ción, y que queda bien instruido de ello; y sólo se le ofrece el reparo 
de que mandando que de cualquier suceso dé cuenta por embarcación 
expresa, y no habiendo allá ninguna capaz á este fin, suplicó en carta 
de 19 del pasado se le mandase dar alguna ó facultad para fabricarla 
allá. — Cádiz, 3 de Diciembre de 1690. 

Original. — 2 Ís.—Eínp.: «Muy Sr. mió » Term.: «muchas cosas». — Al dorso 

se lee: «Rda. con el ordin.° en 1 1 del. — Junta. — Traese la carta de 19 del pasdo. 
que cita en ésta. — Consejo, a 12 de Diciembre de 1690. — Que, sin embargo de lo 
que representa se ha juzgado por conveniente no tener allá embarcación gran- 
de, sino que se valga para los reconocimientos de las islas de las menores, inge- 
niándose como mejor pudiere en todas estas dificultades, y póngasele, rúbrica, 
del Consejo de guerra y vaya por copia». — (Rubricado.) 

2.594. 1690— 12— 4 76—5—16 • 

Testimonio. — De la muerte del Obispo Dr. D. Juan Bravo de Carta- 
gena, acaecida en la ciudad de Córdoba del Tucumán, en el aposento 
de la casa donde vivía, como á las nueve de la noche del día 4 de Di- 
ciembre de 1690: dado por D. Tomás de Sala, Escribano público de 
esta ciudad. 

I f.°, más el de carátula, en papel de sello 4.°, un cuartillo, años 1689 y 90, ha- 
bilitado hasta 1694. — Emp.: «Yo, Thomas de Salas > Term.: «Es."^" pu.° y de 

su mag.d» — » (Rubricado.) 

2.595. 1690— 12— 10 76—3 — 5 

Carta del Gobernador D. Agustín de Robles á D. Francisco de Amó- 
las. — Acusa recibo de la que le escribió su Señoría el 28 del pasado, 
que con vista de la carta de D. José de Herrera de 30 de Abril de este 
año, en que da cuenta del mal estado de la fortaleza de San Sebastián 
por falta de medios: le participa lo resuelto por la Junta cerca de que 
se daba orden con aprieto al Virrey, para que dispusiese la remisión 
de los 30.000 pesos para la fábrica de dicha fortaleza, y dice se aplica- 
ría con todo desvelo á trabajar en ella, y que va enterado de lo demás 



262 PERÍODO OCTAVO 16S3-17O4 

que se ordena sobre que no se discurra más en los medios y arbitrios 
que se propuso sobre la hierba del Paraguay y otras cosas. — Cádiz, 10 
de Diciembre de 1690. 

2 fs. - Autógrafa. Emp.: «Muy Sor. mió Ruó. ...» Term.: «por mi parte».— Al 

dorso se lee: «Rda. con el ordin.° en 18. — Junta. — Traese lo que la motibo. — 
Junta a 19 Xre. 690. — P21 Ruó. y q. como había visto por los escptos. q. después 
habrá rezdo. se aplicó la partida de comisos a esta fortificación, a que se le buelbe 
a encargar mucho atienda y procure adelantar esta obra, pr. lo atrasado q. se 
halla y lo importantísimo q, es, como él mismo con sus expas. lo conocerá y q. 
asi se espera de su celo la adelantará lo posible, dando qta. de lo q. fuere 
obrando». — (Rubricado.) 

2.596. 1690— 12— 15 76—2—22 

Carta del Secretario D. Francisco de Amolaz al P. Juan Francisco 
Peirey, de la Compañía de Jesiís. — Dice que S. M., con Decreto de 28 
de Noviembre de este año, remitió á la Junta de Guerra de Indias un 
memorial de D. Juan Cruzado de la Cruz y Mesa, sobre la demarcación 
de lo que en la América pertenece á Castilla y Portugal, y con vista 
de ello ha acordado la Junta que estos papeles se remitan á su reve- 
rendísima y al P. Diego Oresa, para que los reconozcan é informen 
con lo que se les ofreciere sobre su contenido, y en el ínterin avisará 
del recibo. — Madrid, 1 5 de Diciembre de 1690, 
Es copia. — I f.", más otro en blanco. — Etnp.: f-SiM Magd » TV;;;?,; «de su seruicio». 

2.597. 1690— 12— 18 ^4—6—44 

Carta autógrafa del P. Andrés Luxán, Rector del Colegio de la Com- 
tañia de jfesús de la ciudad de Salta, á S. M. — Refiere haber pasado 
por allí el Dr. D. Juan Bravo Dávila y Cartagena, Arcediano y Provi- 
sor de la santa iglesia del Cuzco, para regir la iglesia de Tucumán; la 
buena impresión que todos recibieron de su excelente trato y virtudes, 
dando las gracias á S. M. por tan acertada elección. — Salta, 18 de Di- 
ciembre de 1690. 

I f.° y el de carátula.— jE';«/.; «La necesidad » Term.: «buen Prelado». 

2.598. 1690 — 12—22 74—4—10 

Queja. — Los caciques principales de la provincia de Chucuito se 
quejan de las vejaciones y molestias que D. Manuel Alvarez de Pineda 



DICIEMBRE 1690 263 

les hace, quitándoles sus haciendas, solicitando albaceazgos, dejando á 
los herederos por puertas. Y aunque han solicitado á la Audiencia de 
Charcas y al Gobierno de Lima le hagan salir de la provincia y resti- 
tuir lo quitado, no lo han podido conseguir. Y suplican se despache 
Cédula para ello. — Chucuito, 22 de Diciembre de 1690. 

2 fs.— Original. — Emp.: «Los Casiques » Tenu.: «que nos hemos». — Al dor- 
so: «Rda. por M.** de D. Di." de la Concha en 16 de Junio de 1693. — Cons." — 
Cons.** a 20 Junio 1693. — Despáchese Zed.* al Virrey y Aud.* de Charcas, p.^ q., 
oídos a estos caziques, les hagan Just.* prontamente, y de hauerlo ex.do den q.'*, 
como de los fundamentos de esta queja».— (Rubricado.) 

2.599. 1690-12—27 76—2—22 

Carta informe del P. Juan Francisco Petrey, de la Compañía de Je- 
sús, á D. Francisco de Amolaz para la Junta de Guerra de Indias. — 
Dice que reconocido con toda atención el papel dado por D. Juan Cru- 
zado de la Cruz y Messa sobre la demarcación de lo que en la América 
pertenece á los Reinos de Castilla y Portugal; no se puede dudar que 
los modos que trae D. Juan Cruzado para hallar las diferencias de las 
longitudes geográficas son legítimos y clásicos, tanto por los eclipses 
de Luna como por los satélites de Júpiter, descubiertos en 1610, y por 
los dos á la vez, y que aun dando á los portugueses toda la ventaja que 
pueden desear en cualquiera de las tres controversias que quedan to- 
davía en pie y se han movido en esta materia, saldrá ventajoso el de- 
recho de Castilla en los parajes de la población del Sacramento. Pero 
que para no intentar con peligro de los inconvenientes que se deja en- 
tender una averiguación tan costosa y ruidosa como la que propone 
D. Juan Cruzado, parece que antes de emprenderla, un sujeto experi- 
mentado en observaciones astronómicas y de toda satisfacción hiciere 
en San Gabriel ó en Buenos Aires repetidas, secretas y exactas obser- 
vaciones de los eclipses, al mismo tiempo que se ejecutare la misma 
diligencia en Madrid ó en Cádiz, ya que no se pudiere con facilidad y 
sin ruido en alguna isla de Cabo Verde. 

Añade que hasta 1 7 de Julio de 1692 no se podrá ver eclipse al- 
guno de Luna, pero que podría ir orden con los navios de Paraguay 
para que se observasen los más que se pudieren de los satélites de Júpi- 
ter, y que se remitiese cuanto antes la relación clara y puntual de las 



204 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

observaciones, para que, cotejadas con las que al mismo tiempo se hi- 
cieren aquí, se pueda determinar la verdadera distancia de los meri- 
dianos de esta Corte y de Buenos Aires. — Colegio Imperial de Madrid, 
27 de Diciembre de 1690. 

Original. — i f.°, más otro en blanco. — Emp.: «En cumplimiento « Term.: «de 

su seruicio». — Al dorso de una copia de este documento, se lee el Decreto del 
tenor siguiente: «Junta a 1 1 de hen." 1 691. —Guárdese todo esto con los papeles 
y tratado provisional conzernte. a la Colonia del Sacramento». — (Rubricado.) 

2.600. 1690—12 72—2—22 

Memorial de D. Juan Cruzado de la Cruz y Mesa, Profesor de Ma- 
temáticas en la Casa de la Contratación de Sevilla, á S. M. — Dice que 
habiendo considerado y hecho reflexión sobre lo actuado en el Con- 
greso que se hizo de Comisarios y matemáticos en la raya de Portu- 
gal y Castilla el año de 1681, en orden á ajustar dónde debe caer y 
situarse la línea de demarcación para dividir y separar las tierras y ríos 
que pertenecen á cada uno de los dos Reinos, ha parecido hacer el 
escrito que presenta, por el mayor servicio de S. M., y suplica mande 
se vea y dé la providencia conveniente para obviar diferencias que 
aun están en pie desde entonces. 

Sin fecha. — Autógrafo. — i f.° en 4.°, más el de carátula. — Emp.: «Dn. Juan 
Cruzado » Term.: «ambos reynos». 

2.601. 1690 74- 3 — 37 

Minuta de Real Despacho al Virrey del Perú, Conde de ¡a Monclova. — 
Es respuesta de lo que escribió avisando del recibo de la Cédula en 
que está inserta la escritura del Provincial de la Compañía de Jesús de 
Castilla consintiendo la prorrata en el oficio de tallador de la Casa de 
Moneda de Potosí. 

Sin fecha. — i f.° — Enip.: «En carta de 12 de Octubre » Tont.: «.que referis». 

2.602. 1690 75-6—9 

Constituciones de la Universidad de Córdoba de Tuciimáu, de las In - 
dias Occidentales, erigida en el Colegio de la Compañía de Jesiis de la 
dicha ciudad por Bula y concesión de la Santidad de Gregorio XV, año 
de 1621. — Confirmada por Bula de la Santidad de Urbano VIH, año 



1690 205 

de 1634, y por Cédula de la Majestad de Felipe IV, despachada en 
Madrid á 2 de Febrero de 1622. Comprende 14 títulos y 90 constitu- 
ciones, en la forma siguiente: 

En el título I." se trata del Rector y Cancelario, en nueve constitu- 
ciones. 

En el tít. 2.", de las matrículas y pruebas de cursos para grados, 
desde la constitución lO á la 16. 

En el tít. 3.°, de Bachiller de Artes, constitución 17 a 26. 

En el tít. 4.°, de Licenciado en Artes, constitución 2^ á 3 1. 

En el tít. 5.", de los Maestros en Artes, constitución 32 á 34. 

En el tít. 5.°, de Bachiller y Licenciado en Teología, constitu- 
ción 35 á 40. 

En el tít. 7.°, de Doctores en Teología, constitución 41a 52. 

En el tít. 8.", de horas de lección ordinaria y exercicios literarios, 
constitución 53 á 57- 

En el tít. 9.°, de asientos y precedencias, constitución 58 á 60. 

En el tít. 10, de las corporaciones y disposiciones del teatro, cons- 
titución 61 á 62. 

En el tít. II, del uso de las insignias y traje de los que estudian 
costumbres y grados de pobres, constitución 63 á ^J . 

En el tít. 12, del oficio de bedel, constitución 68 á T^. 

En el tít. 13, del oficio de Secretario, constitución T'] á 84, que trata 
del Arancel de los derechos de Secretario. 

En el tít. 1 4 comprende desde la constitución 85 á la 90, en esta 
forma: Fórmulas de las aprobaciones para Bachiller, Licenciado y Maes- 
tro en Artes; Bachiller, Licenciado y Doctor en Teología, en la cons- 
titución 85; en la 86, fórmulas de los grados de Bachiller, Licenciado 
y Maestro en Artes; y de Bachiller, Licenciado y Doctor en Teología; 
en la constitución 87 se hallan las fórmulas de los títulos que se han 
de dar á los graduados por el Rector del Colegio, ausente el Obispo, y 
por el Obispo para cuando da el grado; en la constitución 88 las fór- 
mulas de juramento de los Doctores, de los estudiantes, del Secreta- 
rio y de los Oficiales; eu la constitución 89 la fórmula del título de 
Secretario, y en la 90 que cuando sea necesario mudar, alterar, añadir 
6 quitar alguna cosa de estas constituciones, lo pueda hacer el Provin 



266 PERIODO OCTAVO 1683-I704 

cial de la Compañía de Jesús, con acuerdo del Rector y Conciliarios 
de la Universidad, y lo que así ordenare y dispusiere tenga fuerza de 
constitución hasta que el Rey, informado en su Real Consejo de las 
Indias, disponga lo que más convenga. 

45 f.^ en 4.", más el de carátula y dos en blanco. — Es copia. — Eme.: «Consti- 
tuciones > Term.: «conuenga». 

2.603. 1691 — 1--7 74—6—46 

Carta de Juan^ Obispo de Tucumán, d S. M. — Dice que recibió la 
Cédula de 23 de Abril de 1689, con la aprobación de la escritura de 
transacción y convenio que se hizo por parte de aquella iglesia con 
los Colegios de la Compañía de Jesús, cerca de que en lugar de los 
diezmos de sus frutos satisficiesen 600 pesos al año, para que, pare- 
ciéndole ser útil á la dignidad episcopal, precediendo su consenti- 
miento, entregase el Despacho á la Compañía, y no siendo útil lo re- 
tuviese. Y representa que, aunque no es útil á la dignidad, por ser 
damnificada en cantidad de pesos en dicho convenio, por excusar alte- 
raciones y litigios, y atendiendo al pasto que dan los religiosos á sus 
feligreses en sus misiones, les ha querido premiar esta buena obra con- 
sintiendo en el convenio; siendo la mira principal para hacerles este 
bien, se excusase el gasto que propuso el Gobernador de que se diese 
á cada Colegio 500 pesos de las Cajas Reales. Y así, entregaría á la 
parte de la Compañía el despacho de la confirmación. — Salta, 7 de 
Enero de l6gí, 

I f.° y el de carátula. — Original. — Emp.: «Con cédula > Term.: «de la con- 
firmación». 

2.604. 1691 — 1 — 7 76—3—9 

Carta de Juan., Obispo del Tucumán., á S. M. — Informa cómo se le 
ordenó por Cédula de 3 de Noviembre de 1688, sobre la proposición 
del Gobernador D. Tomás Félix de Argandoña, de que era necesario 
aumentar 20 curas en este Obispado, y por la experiencia que tiene y 
noticia que ha adquirido de personas fidedignas y de religiosos de la 
Compañía de Jesús que han estado aun en los parajes más remotos de 
esta provincia, representa que, no sólo no se puede disponer este 



ENERO 1691 267 

aumento, mas ni conservarse los curas que hay, por falta de emolu- 
mentos para sustentarse; y por esta razón algunos han hecho dejación y 
él no ha querido admitírsela, por no haber sacerdotes que vayan en su 
lugar, como se ve que en el Río Dulce hay los tres curatos Manugasta, 
Soconcho y Quiliotara, que entre sí distan 40 leguas, y el de Manu- 
gasta tiene cinco estancias y los otros dos á cuatro, y cada una á 15 y á 
20 indios. Y si en término de 40 leguas hay ti-es curatos y no se pueden 
sustentar, no será posible que los acrecentados lo hagan; y lo mismo 
sucede en los demás curatos que expresa, como son, en el Río Salado, 
los de Tuquilaguala, Mátala, Lasco, Totoral, con sus estancias, y los del 
"río i.°, 2.°, 3.° y 4.'*, que son tres en distancia de 150 leguas, sin más 
feligresías que estancias cortas, distantes unas de otras. Que cuando él 
llegó á esta provincia, halló que el cura de Esteco se había ido á la Plata 
á buscar alguna comodidad para poder sustentarse, y no ha querido 
volver. 

Da cuenta, asimismo, que el 17 de Junio de 1690 invadieron los mo- 
cobíes la nueva ciudad de San Miguel de Tucumán, que por no haber 
querido pasar a ella toda la gente del pueblo viejo, se halló sin la bas- 
tante defensa para resistir al enemigo; quien le degolló 53 de los nues- 
tros, de que se dio noticia al Gobernador Argandoña, que estaba en 
Córdoba, 150 leguas del suceso, y fué á Esteco y convocó 300 hombres 
y siguió al enemigo, y sin alcanzarle apresó 1 3 personas que halló en los 
caminos, y todos los españoles se volvieron á sus casas y el Goberna- 
dor á Córdoba, y por esta razón, él se detuvo en Salta, esperando me- 
jor ocasión para proseguir su visita. Y para que la nueva población de 
Tucumán tenga alguna defensa, proveyó este Obispo auto para que, so 
pena de excomunión, se fuese toda la gente de la de la vieja y se con- 
sumiese el Señor, y se demoliese la iglesia, como se ejecutó. Y porque 
estos daños necesitan de reparo, pide un Gobernador militar que obre 
con el celo que D. Alonso de Mercado, que feneció la guerra de Cal- 
chaqui, y aunque no fuera imposible acabar con ésta, por lo menos se 
pudiera poner tal defensa en la frontera con gente de á caballo que 
hicieran correrías, para que aunque saliesen indios enemigos no fuesen 
de perjuicio; pues para este efecto y costo de soldados mandó la Real 
Audiencia, siendo Presidente el Arzobispo de la Plata, que se impusiese 



268 PERÍODO OCTAVO 1683-I704 

sisa en los géneros que sacan de estas provincias, que importan cada 
año más de 4.000 pesos, lo bastante para la defensa, y entiende que no 
se aplica todo el reparo conveniente. — Salta, 7 de Enero de 1 69 1. 

Original. — 2 {s.—Emp.: «Por cédula » Tenn.: combeniente».— Al margen se 

lee: «Cons." a 26 de noure. de 1691.— Como lo dize el Sr. fiscal, juntándose tam- 
bién lo q. en estos puntos se reziuiese en las Cartas de estos Galeones». — (Ru- 
bricado.)— «Traese la carta que a escrito la Audia. de charcas en estos Galeones, 
con los autos que remite sobre la hostilidad que hicieron los Yndios en la ciud. 
de Sn. Miguel de Tucuman».— En papel aparte, que sirve de carátula, se lee 
que esta carta la envió al Sr. Secretario D. Francisco de Amolaz en 13 de Octu- 
bre de 1 69 1. — «Consejo. — Traese la carta del Gouor. que dio motivo a este Yn- 
forme>.— (Rubricado.)— «Cons.° a 19 de Octre. de 1691.— Véalo el Sr. fiscal con 
lo demás que huuiere en los puntos que toca, especialmente en la demolizion 
de Iglesia y mudanza del pueblo, si tuvo orden para esto o lo permiten las Le- 
yes en casos particulares».— (Rubricado )— Viene dentro papel de la Secretaría 
anotando lo que hay.-— «En cuanto al primer punto del aumento de curas pare- 
ce al fiscal no se dé rrespuesta al nuevo Gobor ; en cuanto al 2.° de la mudanza 

de San Miguel de Tucuman pondrá la Secretaria lo que en razón de esto hu- 
biere, y constando haber habido órdenes del Consejo, y sucedido la invasión de 
estos indios, obró el obpo. legítimamente en haber demolido la iglesia y obli- 
gado a los vecinos, que en la población vieja se habían quedado, que se viniessen 
a la nueva, para que unidos estuviesen más en defensa, y respecto de quedar 
el gobernador en el opposito de estos Indios, se reserva el fiscal, con vista de lo 
que auissare a resultado, pedir lo que combenga.— Madrid, 12 de Noviembre 
de i69i> (con su rúbrica). 

2.605. 1691 — 1--14 ■ 74_6_46 

Testimonio . — Dado por el Secretario de cámara y gobierno del Obis- 
po de Tucuman de lo obrado en la visita del limo. Dr. D. Juan Bra- 
vo Dávila y Cartagena, Obispo de Tucuman. — Salta, 14 de Enero 
de 1691. 

S fs., más uno en \AdLnco. — EmJ>.: «Yo el Lie. do.. ..:> Temí.: «Francisco Guerre- 
ro, Scriu." de su mag.d» — (Rubricado y signado.) — «Vino con carta del Obispo 
dirigida al Secretario del Consejo D. Francisco de Amolaz». 

2.606. 1691— 2— 28 74—3 — 37 

Minuta de carta de S. M. para el umy Rvdo. F. General de la Com- 
pañía di Jesús., Tirso González. — Anunciándole cuan complacido se 
halla de la buena administración de los Padres doctrineros de la Com- 
pañía del pueblo de Juli, y que en virtud de ello les ha relevado de 



Marzo 169Í 269 

pagar en adelante mesada del sínodo de aquella doctrina, y le ruega 
les aliente para que prosigan como han comenzado. — Madrid, 28 de 
Febrero de 169 1. 

I f.° — Einp.: sDiego Altamirano ^ Term.: »de ambas magestades > . — Al dorso 

se lee: «Visto». 

2.607. 1Ó91 — 3— 24 154— -I— 21 

Real Cédula al Presidente y Oidores de la Audiencia de la ciudad de 
la Plata. — Para que no se cobre á los religiosos de la Compañía de 
Jesús mesada del sínodo que se da por la doctrina del pueblo de Juli, 
que está á su- cargo en el Obispado de la Paz. Dice que en 21 de No- 
viembre de 1687 dio una Real Cédula, fecha en Buen Retiro, dirigida 
á aquella Audiencia, en que, á representación de Diego Altamirano, 
en atención á que hacía más de cien años que los religiosos de la Com- 
pañía tenían á su cargo como doctrineros el pueblo de Juli, en el Obis- 
pado de la Paz, y otros muchos en las provincias del Perú, sin cargo 
de pagar mesada; el Presidente D. Bartolomé González de Pobeda les 
obligó á que la pagasen, por los motivos que expresaba. Suplica dicho 
Padre que se mantenga á los doctrineros del pueblo de Juli en la po- 
sesión de no pagarla y que se les libre de cualquier fianza ó embargo 
que en razón de ello se les hubiese hecho, y á restituir lo que les obligó 
á pagar dicho Presidente por razón de dicha mesada y constaba del 
testimonio de autos que presentaba. 

Y visto en el Consejo, con lo que pidió el Fiscal, S. M. le manda dé 
las órdenes convenientes para que se mantenga por ahora á la Com- 
pañía en la posesión de no pagarla del sínodo que se da por la doctrina 
del pueblo de Juli y en la forma que la tenían antes, cuando el Presi- 
dente les obligó á pagarla. 

Y porque por Cédula de la misma fecha mandó S. M. á D. Diego 
Cristóbal Mexía, ejerciendo el puesto de Presidente, y á esa Audien- 
cia, le informasen de la calidad de la dicha doctrina y qué sínodo, uti- 
lidades y obvenciones tenía, y asimismo sobre la pretensión de no pa- 
gar mesada y motivo que hubo para dar la orden de que se pagase, y 
satisfaciendo á ello el dicho D. Diego Mexía, en carta de 29 de Julio 
de 1689, refiere el estado del pueblo de Juli, adorno de sus iglesias. 



á/O í'ERfüDO OCTAVO 1683-1704 

alhajas y aseo en el culto divino, el sínodo que gozan y religiosos que 
hal)ía y cuidado con que asistían á los indios, socorriéndoles para la 
paga de sus tributos, y á los que iban á la mita de Potosí y pobres é 
impedidos, por cuya causa los indios de otros pueblos muy distantes 
se iban á vivir al de Juli, siendo ésta la causa de haber en él tantos fo- 
rasteros, y que la que movió á D. Bartolomé Poveda á dar orden para 
que se pagase la dicha mesada fué ver que las demás religiones, para 
eximirse de la paga, tenían Cédula en que se les hacía esta gracia, y 
que no hallándose la de la Compañía con ella, tuvo por preciso el que 
se cobrase, mientras S. M. se la concedía; concluyendo con decir que 
si todas las doctrinas del Perú fuesen como la de Juli estuvieran mejor 
servidos los indios, bien tratados, defendidos de los agravios y muy ade- 
lantados en nuestra santa fe. 

Y habiéndose visto por los del Consejo de las Indias, se ha venido 
en conceder á esta doctrina la relevación de la mesada, en atención á 
lo que queda referido y á la satisfacción co.n que es tratada y adminis- 
trada dicha doctrina; en cuya conformidad manda S. M. á ellos y á los 
Oficiales de su Real Hacienda de la jurisdicción de la doctrina de Juli 
y á otros cualesquier Juez y Justicia del distrito que, en adelante, no 
pidan ni cobren de los religiosos de ella cosa alguna por razón de la 
mesada de los estipendios que les están señalados, sin embargo de lo 
dispuesto por las que están dadas para la cobranza de este derecho, 
con las cuales por esta vez, y para en cuanto a esto toca, dispensa 
S. M., quedando para lo demás en ella expresado en su fuerza y vigor, 
que así es su voluntad, y que de la presente tomen la razón los Con- 
tadores de cuentas que residen en el Consejo. — Madrid, 24 de Marzo 
de 1691. 

El Rey, y por su mandado D. Francisco de Amolaz. — «Corregido». — 

Evip.: «Press.'* » Term.: «mi Conss.**» -Fs. 118 v.'° á 120 v.'° — Tomo XII, 

30,0 X 21,2, libro de Frailes, años 1688 1699. — Consta de 287 fs. 

2.608. 1691 — 3—24 120—4 — 3 

Real Cédula á D. Diego Cristóbal Mexía, Presidente jubilado de la 
Real Audiencia de la Plata. — Es respuesta á su carta de 29 de Julio 
de 1689 y en la cual satisface al informe que le mandó S. M. hacer por 



r.iAYo 1691 2?t 

Cédula de 21 de Noviembre de 1687 cerc¿i de la calidad de la doctrina 
del pueblo de Juli, en el Obispado de la Paz, que está á cargo de los 
religiosos de la Compañía, y de la pretensión de no pagar mesada; y 
dice el estado de aquel pueblo, adorno de sus iglesias, alhajas y aseo 
en el culto divino, sínodo que gozan y cuidado con que asistían á los 
indios y lo que obraban, y que si todas las doctrinas del Perú fuesen 
como las de Juli estuvieran mejor servidos los indios, bien tratados, de- 
fendidos de los agravios y muy adelantados en nuestra santa fe. Res- 
ponde S. M. se queda con toda satisfacción de las particularidades con 
que satisface á la Real Cédula citada, y que, atendiendo á ellas, ha ve- 
nido en conceder á estas doctrinas la relevación de la mesada, que- 
dando con toda gratitud de lo que la ha atendido. — A/Jadrid, 24 de Mar- 
zo de 1691. 

Sigue la firma de S. M. y la de su Secretario D. Francisco de Amolaz. — Es co- 
pia del tomo VII, encuadernado en per amino, 0,312 x 0,216, de oficio Charcas, 
desde 3 de Junio de 1686 hasta 22 de Marzo de 1697. — Sin iú\iav.— £mp.: «Don 
Diego Xptoual » Term.: «de Amolaz». 

2.609. 1691 -5 — 7 76—2—23 

Descripción demostrativa de la forma que hasta la fecha tiene la nueva 
colonia y cindadela del Santísimo Sacramento^ que han poblado los por- 
tugueses en la Tierra Firme y punta de la ensenada é islas de San Ga- 
briel, sitas en el Río de la Plata, ocho leguas distantes frente del puerto 
de Buenos Aires. ~ Consiste en un polígono, con las líneas y medidas 
siguientes: lado, 440 pies; cortina, 300; superfacie, 200; flanco prima- 
rio, 70; extensión, 45; flanco secundario, 50; diniigola, 75; gola, lio; 
línea rasante, 540! línea fijante, 500; grueso de la muralla y terra- 
plén, 15; alto de la muralla y parapeto, 2[; arzén de la muralla al 
foso, 9; latitud del foso, 60; profundidad respective, 42; profundidad 
que tiene al presente, i5; dos puentes levadizos, que seguidos y bien 
dispuestos ocupan y dan paso á la latitud del foso. Tiene 32 pies de 
pasadizo la entrada de este cuadragono, con dos puertas, una exterior 
y otra interior, y en su medio un rastrillo en forma de órganos. Por el 
lado Norte de la fortaleza, que mira á la bahía y ensenada, están al 
abrigo de la artillería y á la lengua del agua hasta lOO casillas de em- 



272 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

barrado y paja endebles, donde habita la Caballería y la gente casada, 
el servicio y la demás gente inútil, y en esta parte es el desembarca- 
dero de esta colonia. En el interior del polígono se halla la plaza de 
armas, el almacén, las casas del Gobernador, la vivienda de los reli- 
giosos, la iglesia, el cuerpo de guardia y polvorín, y alrededor, for- 
mando calles, los cuarteles de soldados de Infantería. — 7 de Mayo 
de 1691. — I f."* atlántica. 
En otra planta, en pliego aparte, se halla el pitipié de esta planta y su perfil. 

2.610. 1091 — 5 — 15 7Ó— 2 — 23 

Carta del Gobernador D. Agustín de Robles á S. M. — Refiere que 
siendo su primer cuidado lo que mira á la población de portugueses 
que tienen á la otra banda del Río y á los recelos de que pudiesen 
haber poblado en Maldonado ú otra parte; hizo al pasar arrimar á la 
costa los navios de registro, y reconociendo primero la isla y ensenada 
de Maldonado, y hallándose libre, saltó en ambas partes é hizo sondar 
todo el puerto, que essondable y capaz de 2.000 navios y acomodado 
así para fortificarse en él, como para mantenerse por lo que mira á lo 
fértil y abundante del país y estar á la boca del río, sin los riesgos que 
sus bancos ocasionan, subiendo 60 leguas con embarcaciones grandes, 
pues valiéndose de menores se transportarán las mercaderías con gran 
comodidad, circunstancias que convidan á su población; y no duda lo 
intenten portugueses, según voces y su absoluto modo de proceder: da 
cuenta del desahogo con que procede el Gobernador de la colonia, 
burlándose de los Tratados, pues los interpreta á su modo, como se 
conoce por sus cartas y demás diligencias que remite, plantas y perfiles 
de aquella fortificación, con la diferencia tan grande que hay de como 
hoy se halla á como estaba al tiempo de su desalojo y entrega, y aun 
no parará en esto, según manifiesta en su carta; pues dice se ha de le- 
vantar otro tanto más, y esto mira á hacer fortificaciones exteriores. 
Y como no se le permita más que hacerles protestas y cerrarles el 
comercio, esto se ha ejecutado y continuará, y aunque ya no necesi- 
tan de nuestros bastimentos, por tener de todo, el ir por ellos era pre- 
texto para el comercio, y habiéndoles negado éstos luego que llegó, no 
frecuentan más sus embarcaciones, y tiene esperanza de que viendo que 



* JUNIO 1 69 1 273 

sólo tienen gastos y ningún útil en esta guarnición, la abandonen. Que 
las mujeres que dice el Gobernador había lOO al tiempo del desalojo 
es falso, pues consta no haber más de cuatro, y ahora confiesa haber 
cerca de 30; y las casas, que sólo había hasta 40, hoy pasan de lOO, 
y según su ánimo llegarán á 300, y no hay duda que en las municiones 
y pertrechos sucederá lo mismo. — Buenos Aires, 1 5 de Mayo de 1691. 

Original. — 2 fs. — Emp.: «Siendo mi mayor » Term.: «sucederá lo mismo». — 

Al dorso se lee: «Rda. con el aviso que vino de Na. Spa. a fin de en.° de 693. — 
Cons."— Cons.° a 6 de feb.*^ de 1693. — Remítase esto al Sr. D. Luis Zerdeño, 
p. q, lo vea, y con lo demás q. zerca de la mat.* está en su poder lo trayga y in- 
forme al cons.*'»— (Rubricado.) 

2.611. 1691 — 5— 30 _ 74—5—8 

Real Cédula. — Para que los Virreyes, Audiencias, Gobernadores y 
Oficiales de la Real Hacienda de las Indias den cuenta de las porcio- 
nes que se aplicaren á misiones, conversiones y doctrinas y otros efec- 
tos.— Buen Retiro, 30 de Mayo de 1691. 

3 fs. — Copia. — Emp.: «Por quanto » Term.: «se ofrezca». 

2.612. 1691— 6— 24 76—5—16 

Gruesa de los diezmos y 7'enta capitular de la santa iglesia catedral 
de Tucumán y su distribución y prorrata, de San Juan de lógi á San 
Juan de i6g2. — Importó las partidas siguientes, conforme las ciudades 
del dicho Obispado: Santiago del Estero, 900 pesos, y con 50 pesos 
que pagan los Padres de la Compañía de veintenas; monta 950 pesos. — 
Los de Córdoba se remataron, en el Maestro de campo D. Pedro de 
Torres, en 5-000 pesos de contado y 400, que pagan de veintena los 
Padres de la Compañía de Jesús, de que se sacan los 200 por la casa 
escusada, que dan, junto con dichos diezmos, 5.200 pesos. — Los de 
Tucumán se remataron en I.302 pesos, que con 60 pesos que pagan de 
veintena dichos Padres por su Colegio, monta 1. 362 pesos. — Los de la 
Rioja se remataron en 1. 360 pesos, que con las veintenas que pagan 
dichos Padres, que importan 60 pesos, monta 1. 420 pesos. — Los de 
Catamarca y Londres se remataron en 2.040 pesos. — Los de Salta se 
remataron en 1. 020 pesos, y con las veintenas de dichos Padres, que 
montan 30 pesos, hacen 1.050 pesos. — Los de Jujuy se remataron en 
Tomo iv. 18 



274 PERÍODO OCTAVO l683-I'fb4 

600 pesos. — Los de Esteco se remataron en 95 pesos. — Las cuales di- 
chas partidas montan 1 2.7 17 pesos. Hácense tres mesas iguales de dicha 
cantidad: una episcopal, la otra capitular y la tercera de novenos, que 
reparte S. M.; á cada mesa le toca y pertenece 4.239 pesos: mesa epis- 
copal, 4.239 pesos; mesa capitular, 4.239 pesos; mesa de novenos, 
4.239 pesos; 12.717 pesos 

Córdoba, año de 1691 á San Juan de 1692. — Los diezmos de la ciu- 
dad de Córdoba se remataron en el Maestre de campo D. Pedro de To- 
rres, en cantidad de 5-000 pesos, y con las veintenas de los Padres de 
la Compañía de esta ciudad, que son 400 pesos, de que se sacan los 
200 de casa excusada, y quedan los otros 200, importan 2.500 pesos, 
que se reparten en la forma siguiente: 

Santiago. — Los diezmos de la ciudad los administra la Iglesia en can- 
tidad de 900 pesos, y 50 pesos que da este Colegio de la Compañía de 
veintenas, son 950 pesos, que se reparten en esta forma: 

Tucumán. — Los diezmos de la ciudad de San Miguel de Tucu- 
mán se remataron en el Maestre de campo Antonio Pérez Palavizino, 
en cantidad de 1. 302 pesos, que con los 60 pesos de las veintenas de 
ese Colegio, montan 1. 362 pesos, que se reparten en la forma si- 
guiente: 

Rioja. — Los diezmos de la ciudad de la Rioja ^se remataron en el 
Maestre de campo Francisco Moreno Maldonado, en 1. 360 pesos, que 
con las veintenas de los Padres de este Colegio, que montan 60 pesos, 
importan dichos diezmos 1. 420 pesos, que se reparten en la forma si- 
guiente: 

Salta. — Los diezmos de la ciudad de Salta se remataron en el Capi- 
tán Pedro Arias Rangel, en 1. 020 pesos, y con las veintenas de los 
Padres de la Compañía, que importan 30 pesos, montan I.050 pesos, 

que se reparten en la forma siguiente — Firma el documento el 

Maestro Bartolomé Dávalos. 

Original. — 7 fs,, más dos en blanco y el de carátula. — Emp.: <La Crueza de los 
diezmos » Term.: «Mro. Bar.™^ daualos>. — (Rubricado.) (i) 

(i) De este documento solamente se han incluido aquí las partidas relativas 
á lo pagado por la Compañía de Jesús; las demás se han conglobado en el total 
de las mismas. 



DICIEMBRE 1 69 1 275 

2.613. 1691— 7— 28 76_i_33 

Real Cédula confirmatoria de la de 25 de yulio de i6jg. — 'Kn que se 
manda que los vecinos de la Villa Rica del Espíritu Santo vuelvan á 
poblar el paraje antiguo del Curuguati, y que para ello salgan del sitio 
de Ibiturusu. — Madrid, 28 de Julio de 1691. 

Es copia.— 3 fs. y el de carátula. — Emp.: «Mi Gouor > Term.: «la primera 

ocasión >. 

2.614. 1691— 10— 29 74_6_5o 

Carta del Gobernador del Tucumán D. Tomás Félix de Argandoña. — 
Informa los méritos del Doctor por la Universidad de Córdoba del Tu- 
cumán D. Diego Salguero de Cabrera, Maestreescuela electo de la ca- 
tedral de Santiago del Estero, Gobernador que fué del Obispado por 
nombramiento del Dr. D. Juan Bravo Dávila y Cartagena, quien afir- 
mó, con juramento, no haber conocido en todo el Perú clérigo tan 
lleno de virtud, letras y caridad. Júzgale digno de un Obispado y opina 
que este mismo juicio harán los Padres de la Compañía de Jesús que 
van á Roma Cipriano de Calatayud é Ignacio de Frías. — Córdoba, 29 
de Octubre de 1 691. 

Original. — 2 Is. — Emp.: «Don Thomas » Term.: «este sujeto». 

2.615. 1691 — 12— 31 76_2_23 

Carta del Virrey, Conde de la Monclova., á S. M— Satisface á la Cé- 
dula de 27 de Noviembre de 1690 sobre la asistencia que se mandó 
dar al Gobernador de Buenos Aires, por los recelos que inspiraban los 
portugueses de que fuesen á poblar la isla de Maldonado, diciendo lo 
que sobre ello se le ofrece, y que en su obedecimiento ha dado las ór- 
denes convenientes, y envía copia de ellas y de las cartas que recibió 
del Presidente de Charcas y Gobernador de Buenos Aires sobre esta 
materia. —Lima, 3 1 de Diciembre de 1691. 

Original. — 7 fs., más el de carátula.— ^w/.: «En los nauios > Term.: «lo ne- 
cesitan». — Al dorso se lee: «Rda. con el aviso de Na. Spaña que llegó a fin de 
en.° de 1693.— Junta. —Junta a 14 de Mayo de 1693. — tráigase la Cons.'^ con vn 
resumen del expediente q. motivó la resolución q. se tomó por la Junta en el 
aum.'° que anuncia el Sr. Virrey se dio a este Presidio».— (Rubricado.) — «Traese 



276 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

razón en pap.* apte.— Junta a 9 de Mayo de 1694. — Reconoscase si en los vlti- 
mos ñau.* de Bu.» ayres hay mas cartas sre. esto del Virrey y Gouor. v otros, y 
júntense, y tráiganse». — (Rubricado.) — «Traense las cartas que se an recluido en 
los nauios de Bu.* ay,* sobre esto». 

2.616. 1692 — I — II 74 — 4—10 

Caria del Juez de comisión^ D. Gonzalo Ramírez de Vaquedano, 
á S. M. — Dice que ejecutó su comisión, despachada en 28 de Agosto 
de 1690, y en que le mandó S. M. tomase la residencia al Maestre de 
campo D. José de Garro, Gobernador que fué del puerto y provincia 
de Buenos Aires; y no resultó de sus gestiones nada contra los proce- 
dimientos y crédito con que dicho Gobernador ha servido á S. M., y 
asegura ser uno de los celosos vasallos de S. M. y sin ejemplar su des- 
interés en servirle. — Buenos Aires, II de Enero de 1692. 

2 fs. — Original. —Emp.i «Por comisión » Tetm.: «Maior servizio». — Al dorso: 

<Rda. con los navios de reg.° que llegaron el a.° de 1694». — Sigue el dictamen 
fiscal, sin ofrecérsele qué decir sobre lo resuelto en el Consejo. 

2.617. 1692— I— 20 76— I — 17 

Carta de D. Diego Cristóbal Mexia, Presidente de la Real Audiencia^ 
á S. M. — Informa cómo el Sr. Obispo de Santa Cruz de la Sierra, don 
Fray Juan de los Ríos, le ha escrito repetidas cartas, para que informe 
á S. M. se sirva mandarle poner Coadjutor, por pasar de ochenta años 
y experimentar también los sentidos su vejez. Añade que se siguen 
gravísimos inconvenientes de que el compañero que le asiste, llamado 
Fray Pedro Altamirano, sea el que gobierne la iglesia, con que el Obis- 
pado está desgobernado. Y cuando el Obispo no pidiera Coadjutor se 
le debiera poner de justicia. — Plata, 20 de Enero de 1692. 

Original.— 2 fs. — Etnp.: «Vro. Obispo » Term.: «combeniente». — Al dorso se 

lee: <En 30 de Nou."^^ de 1693 la entregó D. Bartolomé de Pobeda, diciendo le 
encargó lo hiciese D. Pedro fraso antes de morir. — Cámara. - Cámara a 7 de X."^* 
de 1693. — Póngase razón a la Contaduría que se ejecutó quando se puso Coad- 
jutor al Obispo de Quito, que le pidió, por enterarse la Cámara como se dirigió 
esta materia, y espérese a si en la flota de Nueva España vienen algunos cajones 
de cartas del Perú destas partes y si hay noticias mas frescas, y a los navios de 
Buenos Aires que se aguardan; si bien llegados los navios no las traerán mas 
frescas». 



ABRIL 1692 277 

2.618. 1692— 2 -22 74-6—48 

Carta de Fray Juan^ Obispo de Santa Cruz de la Sierra, á S. M. — 
Informa los méritos del Licenciado Francisco Domonte y Robledo, 
cura en el Arzobispado de Charcas, quien estudió Artes y Sagrada 
Teología en la ciudad de los Reyes, con diferentes actos literarios, pú- 
blicos y aplaudidos, &. — Plata, 22 de Febrero de 1692. 

2 fs. —Original. — Emp.: «Obligado » Term.: «del agrado de V. Mag.d» 

2.619. 1692— 4— 10 73—7—8 y 122 — 3—6 

Real Cédula á la Audiencia de los Charcas. — Que se ha reparado no 
haya venido el informe que se le mandó hacer por Real Cédula de 6 de 
Abril de 1688, sobre el Memorial que dio el Procurador de la Compañía 
de Jesús del Paraguay, para que los indios no sean compelidos á bene- 
ficiar la hierba, y que lo ejecute luego. — Madrid, lO de Abril de 1692. 

El Rey, y por su mandado D. Antonio Ortiz de Otalora; señalada del Con- 
sejo. — Emp.: «Por Cédula mia » Term.: «primera ocasion>. — Fs. 146 á 146 v.'° 

2.620. 1692— 4— 10 122—3—6 

Real Cédula al Arzobispo de los Charcas, — Avisándole del recibo del 
informe que se le pidió sobre el Memorial que dio el Procurador de la 
Compañía de Jesús del Paraguay para que los indios no sean compe- 
lidos á beneficiar la hierba. — Madrid, 10 de Abril de 1692. 

El Rey, y por su mandado D. Antonio Ortiz de Otalora; señalada del Consejo, 
con duplicado. — Emp.: «En carta » Term.: «en la materia». — Fs. 145 v.'° á 146. 

2.621. 1692 — 4—22 76—2—23 

Exhortatorio al Provincial de la Compañía de Jesús y á los Padres 
Procurador y Superior de los religiosos que asisten á los indios en el 
Paraná y Uruguay; dirigido por el Gobernador de Buenos Aires don 
Agustín de Robles. — Que respecto de que por tiempo inmemorial de 
la otra banda del Río de la Plata, en la tierra firme fronteriza á las is- 
las de San Gabriel y ríos de Santa Lucía, San Francisco é isla de Mal- 
donado y demás territorio firme y costa del mar que se sigue hasta 
el Cabo de Santa María, la laguna de Los Patos, en toda la longitud y 
ámbito que tienen estas campañas hasta confrontar con la derecera de 



278 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

Santa Fe de la Vera Cruz, lOO leguas, poco más ó menos, distante al 
Norte de este puerto y que tendrá de Poniente á Oriente más de 
200 leguas; se cría innumerable cantidad de ganado vacuno, pertene- 
ciente á los primeros pobladores, conquistadores, herederos y menores 
de estas provincias del Río de la Plata: le ruega y encarga se envíen 
indios de aquellas reducciones á que internen en ellas dicho ganado, 
para que no se aprovechen de él los portugueses de la Colonia del Sa- 
cramento. — Buenos Aires, 22 de Abril de 1 692. 

Sigue la notificación y el obedecimiento del Rvdo. P. Lauro Núñez, Provincial, 
y en su nombre del Procurador y curas de las dichas doctrinas; aunque hace 
constar que los indios, por mucho que lo procuren y hagan, no han de poder 
retirar y apartar del todo dicho ganado, como desea y manda su Señoría, así por 
su excesivo número como porque está derramado por muchas leguas; que, no 
obstante, se esforzarán a ello, y pide se le dé un tanto autorizado del exhorta- 
torio y su respuesta. — Anejo.— Fs. 40 á 41 duplicado v.'° 

2.622. 1692— 6— 13 76 — 2—23 

Carta de D. Sebastián Félix de Mendiola^ Gobernador del Paraguay, 
á S. M. — Da cuenta de las diligencias practicadas para averiguar si 
estaban desalojados los portugueses de los parajes de Jerez; y de no ha- 
ber ya ninguno en ellos. — Asunción, 13 de Junio de 1692. 

Original. — i f.°, más el de carátula. — Emp.: «Luego que tome » Term.: <que 

deuo». — Al dorso se lee: «Rda. con los nauios de B.^ Ay.^ que llegaron el año 
de 1694. — Júntese con las cartas que han venido de Buenos Aires sobre la mat.^ 
para que se vea todo». — (Rubricado,) 

2.623. 1692—7—6 75—6—10 

Informe. — Los Prelados de las religiones de la ciudad de la Paz in- 
forman á S. M. que el Licenciado D. Diego Nieto Navarro fué recibido 
á la ración de la iglesia catedral. — Paz, 6 de Julio de 1692. 

Firman este documento Fray Jacinto de Olivares, Prior de Santo Domingo; 
Fray Bartolomé de Uceda, Guardián de San Francisco; Fray José Maldonado, Prior 
de San Agustín; Fray Francisco de Galdo, Comendador de la Merced; Francisco 
deAnchieta, Rector de la Compañía de Jesús,— Original.— i f.°, más el de carátula, 

2.624. 1692— 7-19 76—2-34 
Cuaderno tercero. — Comprende los puntos que el Virrey propuso en 

la Junta, para que los ministros y personas que la compusieron le di- 



JULIO 1692 279 

jesen su parecer; y los que se le dieron; y lo que, con vista de ellos, 
dijo el Arzobispo de Lima y resolvió el Virrey en Despacho de 27 de 
Abril de 1 692, y repartimiento de mita qué se dispuso en conformidad 
de lo resuelto. Al fin de este cuaderno está impreso el Despacho citado 
y un resumen que de él se hizo, para que los curas de indios lo diesen 
á entender á todos los de sus doctrinas. Y la carta en que el Virrey 
remite el testimonio, haciendo sucinta relación de lo que contiene. Y 
dice su parecer en algunos puntos graves que no se han determinado. 
180 folios manuscritos, con dos de índice al principio. 

Además hay dos documentos del Virrey, Conde de la Monclova, 
D. Melchor Portocarrero Lasso de la Vega, fijando en el primero doce 
puntos tocantes á la cobranza de tasas y entero de la mita de Potosí, 
modificando las disposiciones de su antecesor, el Duque de la Palata, 
que se despacharon en virtud de la numeración general que se mandó 
hacer en 21 de Junio de 1683. Y este impreso está fecho en la ciudad 
de los Reyes, en 27 de Abril de 1682. — 9 folios impresos. 

El segundo documento viene á ser un resumen del primero, y dice 
que en Despacho de 2^ de Abril de este año refiere el Conde de la 
Monclova la tribulación de los indios de las 16 provincias sujetas á las 
mitas de Potosí por las órdenes del Duque de la Palata, dadas para que 
los forasteros, que se hallaron y empadronaron en ella al tiempo de la 
numeración general, quedasen con la misma obligación de tasa y mita 
que los originarios, y á los de las provincias de Larecaja, Misque, To- 
mina, Pilaya, Yamparaes y parroquia de San Pedro de la ciudad de la 
Paz, por haberlos sujetado á dicha mita nuevamente, con más 16 cu- 
ratos y 18 pueblos de las provincias antiguas que antes de la numera- 
ción estaban libres de servirla. Y en vista de informes y cartas de Obis- 
pos, Corregidores, curas y caciques hizo Junta general con los minis- 
tros de la Audiencia y otras personas prácticas, de que resultó resolver 
que los Despachos de mita y tributo del Duque de la Palata no co- 
rriesen en la forma que se dieron, sino conforme á los puntos si- 
guientes: 

Primero. Que el cargo de tributos y mita de los indios originarios 
corriesen por ahora como está en los Despachos dados por el Duque 
en virtud de la numeración general. 



28o PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

Segundo. Que no corriesen en lo tocante á los forasteros empadro- 
nados en dicha numeración, porque se hizo con errores. 

Tercero. Que las provincias, curatos y pueblos antedichos gocen 
de su libertad y no sean llevados á servirla. 

Cuarto. Que los indios forasteros numerados en las 1 6 provincias 
antiguas queden libres, como antes lo estaban, y paguen por ahora el 
tributo señalado á los yanaconas de la Real Corona del partido, y que 
éste no exceda de 7 pesos de á 8 reales, y si fuere menos lo paguen 
en la cantidad tasada, mientras se hicieren nuevas revisitas y se les se- 
ñalare el que han de pagar. 

Quinto. Que el indio de las provincias antiguas que asistiere un 
año en Potosí ha de tener seis de descanso en su pueblo. 

Sexto. Que se lleve la mita de dichas provincias con dos descan- 
sos, como la estableció D. Francisco de Toledo, para que' el indio que 
trabajare una semana en las minas ó ingenios de Potosí descanse las 
dos siguientes, y no una, como puso el señor Duque. 

Séptimo. Que no se hagan numeraciones generales sino particula- 
res cuando las pidieren los pueblos, ó repartimientos de las provincias 
ú otro interesado que las pueda pedir con justa causa. 

Octavo. Que el jornal de los indios mitayos en Potosí sea de 5 rea- 
les diarios en todos los seis de la semana, sin distinción alguna, y el 
que se enterare en plata por no poderse enterar en persona, lo haga á 
razón de 3 pesos, y enterándolos, no se le ha de cobrar más, ni al Ca- 
pitán enterador de la provincia, cuando la enterare en Potosí. 

Noveno. Que se le paguen los leguajes de ida, y vuelta á Potosí y 
se haga la paga de la ida en mano propia cuando llega la mita á la 
villa y pasa muestra en el oficio de Cabildo, y en presencia del Co- 
rregidor. 

Décimo. Que los indios de un pueblo, repartimiento ó provincia 
sirvan en una cabeza de ingenio y no en distinta, para que puedan 
estar juntos y socorrerse unos á otros sin dividirse, y porque conviene 
que los que asisten en sus pueblos tengan entera noticia de lo deter- 
minado, para que si los caciques, Corregidores ú otras personas con- 
travinieren á ello, puedan representar sus quejas en el superior Go- 
bierno, su Excelencia ha mandado dar testimonio en relación y resu- 



AGOSTO 1692 281 

men de lo resuelto en dicho üespacho, y que se remita á los curas de 
las doctrinas de indios para que se le expliquen en su lengua repetidas 
veces con toda claridad cuando estuviesen juntos, á fin de que puedan 
representar sus quejas en el superior Gobierno. — Ciudad de los Reyes, 
19 de Julio de 1692. 

2 fs. impresos. — Estos tres documentos componen un tomo en folio encuader- 
nado en pergamino. 

2.625. 1692—8—6 74—6—48 

Carta del Deán y Cabildo de la Plata d S. M. — Informan sobre los 
méritos del Licenciado D. Francisco Domonte y Robledo, cura y vi- 
cario del beneficio de San Miguel de Tupicaya, en la provincia de Co- 
chabamba, y dicen que salió bien aprovechado en sus estudios de 
Artes y Teología, que hizo en el Colegio de San Martín de la Compa- 
ñía de Jesús de la ciudad de Lima. — Plata, ó de Agosto de 1692. 

Original.— 2 fs. — Emp.: «En consideración > Term.: «amparo nuestro». 

2.626. 1692—8—7 74—4—10 

Real Cédula al Virrey del Perú. — Remitiéndole la instancia que ha- 
cen los caciques de la provincia de los Chucuyto sobre que los natu- 
rales de ella no vayan á mitar fuera de su provincia. — Madrid, 7 de 
Agosto de 1692. 

2 fs. — Es copia. — Emp.: «Conde de la Moncloba > Term.: «me daréis 

quenta>. 

2.627. 1692 — 8—10 74—4 — 10 

Carta de la Real Audiencia de la Plata d S. M. — Responde sobre lo 
contenido en Cédula de 27 de Julio de 1690, en que manda se le en- 
víen los autos que hubiere en razón de un papel sin firma, que se re- 
mitió, del perjuicio que la ciudad de la Rioja recibió en haber conce- 
dido al Colegio de la Compañía tierras y agua. Dice no tiene noticia 
de su contenido, ni de la copia del papel, ni de que haya autos en las 
Escribanías de cámara; y que habiendo pasado más de diez años no se 
ha oído por ningún ministro de los que se hallaban en la Audiencia 
tal queja. — Plata, 10 de Agosto de 1692.— Don Diego Cristóval Mexía; 



a82 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

D. Diego de Reynoso y Mendoza; D. Gonzalo Trelle; D. Luis Antonio 
Calvo; D. José de Antequera Enríquez; todos con sus rúbricas. 

2 fs.— Original.— ^í%!/.: «Hauiendose » Ternt.: ctal queja». Al dorso: «Rda. 

cotilos nauios de B.» Ay.« que llegaron el año de 94. — Conss.° — Conss.° a 5 
de 1694. — Visto>.— (Rubricado.) 

2.628. 1692—8—20 74_4_i8 

Carta del Gobernador de Buenos Aires ^ D. José de Herrera^ d S. M. 
En cumplimiento de la Real Cédula fecha en San Lorenzo á 30 de 
Mayo de 1688, sobre que con el Obispo examinen la conveniencia de 
permitir á los jesuítas tengan una misión en forma de hospicio en la 
ciudad de San Juan de Vera de las Siete Corrientes, según lo pidió á 
vS. M. el P. Diego Altamirano. Dice ha conferenciado con el Obispo, y 
ambos han juzgado ser conveniente se funde un Colegio é iglesia en 
forma en dicha ciudad de San Juan de Vera de las Siete Corrientes, 
por el mucho fruto que ha reportado de la presencia de los Padres de 
la Compañía durante cerca de tres años que ha entraron en ella, vi- 
viendo en el sitio que se les señaló, donde tienen su casa pegada á una 
ermita antigua del Señor San Sebastián, que les sirve de oratorio, sin 
exceder en nada de lo que se les ha permitido. — Buenos Aires, 20 de 
Agosto de 1692. 

2 fs.— Original. — Emp.: «Por vna » Term.: «a Nro. Sr.> 

2.629. 1692—8—27 74—4—45 

Carta de Bartolomé^ Arzobispo de la Plata, d S. M, — En que le da 
cuenta del fallecimiento, ocurrido en 4 de Mayo de este año, del Obis- 
po de Santa Cruz de la Sierra y Mizque, D. Fray Juan de los Ríos. — 
La Plata, 2"] de Agosto de 1692. 

Original. — i f.°, más el de carátula.— ^w/.; «A los 4 de Mayo > Term.: «que 

deseamos». — Al dorso se lee: «Rda. con los nauios de Bu.' ayres que llegaron 
el a.° de 694». 

2.630. 1692— 9- 10 74—4—10 

Respuesta. — La Audiencia de la Plata responde al contenido de la 
Real Cédula de i." de Junio de 1690 á S. M., tocante á la mudanza de 
los pueblos de la Candelaria, San Cosme y San Damián, Santa Ana y 



SEPTIEMBRE 1 692 383 

San José, del cargo de la Compañía de Jesús, que se habían pasado á 
la provincia del Uruguay, jurisdicción de Buenos Aires; sobre los cua- 
les pretende jurisdicción el Gobernador del Paraguay. Y para respon- 
der con certeza, han encargado al Oidor D. Antonio Martínez, que 
hace su visita á la provincia del Uruguay, lo averigüe; y que con su 
respuesta informarán. — Plata, lO de Septiembre de 1692. 

a fs. — Original.—^/»/.; «En Cédula > Term.: «a V. M.» — Al dorso: <Rda. con 

los navios de Bu.^ Ay.* que llegaron el a.° de 694. — Conss." — Conss.° a 5 de Junio 
de 1694.— que se espera». — (Rubricado.) 

2.631. 1692 — 9 — 15 74—6—49 

El P. Rector Juan de Guevara y la Real Universidad de la Plata. — 
Representan á S. M. los méritos del Dr. D. Martín de Lenis, cura pro- 
pietario de Santiago de Chaqui; pidiendo, con el rendimiento que de- 
ben, el premio de una prebenda eclesiástica para dicho sujeto. — Plata, 
15 de Septiembre de 1692. 

Firman esta carta, con dicho Rector: D. Joaquín de Pobeda, Cancelario; Diego 
Carrillo de Cárdenas, Prefecto; José de Aguilar, Catedrático de Prima de Teolo- 
gía; Florián de OruSa, de Vísperas de Teología; Licenciado D. Nicolás de Araos, 
de Vísperas de Cánones; Dr. Tomás Dávila Enríquez, de Instituta; Maestro don 
José Faustino Echaguibes; Maestro Juan Riquelme de A maya Balmaseda; Doctor 
Gabriel Enríquez de Guzmán, Decano; José López Vélez, Catedrático de Artes; 
Dr, José Antonio de Vega, de Prima de Cánones; Fernando de Aguilar, de Teo- 
logía; Diego de Toledo, de Artes; Maestro D. José Rodríguez Agurdui de Men- 
doza; Maestro D. Mateo Meléndez. Y por orden del Rector y Universidad, el Se- 
cretario de ella, Pablo de la Torre. — Plata, 15 de Septiembre de 1692, — Origi- 
nal. —2 fs. - Emp.: «Siendo tan conforme » Term,: «gloria de Dios». 

2.632. 1692 — 9 — 20 74 — 4—10 

Carta del Presidente de la Plata^ D. Diego Cristóbal Mexia^ al señor 
D. Francisco de Amolaz, Secretario de S. M. — Dice recibió el despa- 
cho de la jubilación de su puesto y que se le retardó por haber estado 
muy enfermo en el camino D. Gonzalo Trelle, que le llevó el pliego. 
Que le tiene escrito á su señoría con el P. Ignacio de Frías, de la Com- 
pañía de Jesús, que pasa á esa Corte para Roma por compañero del 
P. Procurador general; y en la que le entregará, le rinde las gracias por 
la noticia que le da del estado que tenía la representación que hizo to- 
cante á su jubilación. — Plata, 20 de Septiembre de 1692. 



284 PERÍODO OCTAVO 1683-I704 

2 fs. — Autógrafa.— ^»//.; «Señor mió » Term.: «de V. S.^» — En papel de so- 
brecarta se lee: «Rda. con los nabios de B.^ Ay.' que llegaron el a.° de 694». 

2.633. 1692—9—26 74—5—7 

Carta de D. Pedro de Chaves y Abreu, cerca de la ciudad de Salta ^ 
á S. M. —Remite un Memorial del Licenciado José Diez de Loria, Te- 
niente de cura del beneficio de San Pedro de Fulares, con el auto pro- 
veído por el Gobernador Martín de Jáuregui sobre los perjuicios que 
reciben los indios de sus encomenderos, razón por la cual se hallan 
despoblados muchos pueblos, y en particular la doctrina de los pulares; 
que se ha vuelto á poblar el valle prohibido de Calchaquí, con otras 
particularidades que refiere. — Salta, 26 de Septiembre de 1692. 

2 fs. — Autógrafa. — Emp.i «Veome precisado » Term.: «a su servicio». — Al 

dorso: <Rda. por m.° de Don Joseph de Garro en 19 de Abril de 694». — Sigue el 
dictamen fiscal de 7 de Noviembre de 1695, con el que se conformó el Consejo 
á 9 del mismo raes y año. — El Memorial y auto aludido van en pliego aparte. 

2.634. 1692—10-4 74—4—10 

Carta del Presidente de la Plata., D. Diego Cristóbal Mexía, á S. M. 
Refiere que en cumplimiento de Real Cédula de 29 de Noviembre 
de 1690, habiéndole pedido D. Agustín de Robles, Gobernador de 
Buenos Aires, le socorriese con pólvora, salitre y azufre, se lo remitió 
con toda brevedad, por hallarse aquel presidio falto de todo, según lo 
significa en el capítulo de carta que le escribió en 1 5 de Mayo de 169 1. 
Plata, 4 de Octubre de 1692. 

2 fs.— Original, — Emp.: «En cédula » Term.: «Monarchia>. — Al dorso: «Rda. 

en los nauios de Bu.* Ay.® que llegaron el a.° de 694. — Junta a 14 de Oct." 
de 1694. — Aprouarselo al Oficio». — (Rubricado.) 

2.635. 1692— 10— 6 75—6-10 
Poder. — Dado por el P. Provincial de la Compañía de Jesús de las 

provincias del Paraguay, Tucumán y Río de la Plata á los PP. Procu- 
radores electos por la Congregación provincial que se hizo en la ciu- 
dad de Córdoba de Tucumán el año de 1689, que son Cipriano de 
Calatayud é Ignacio de PVías, para ir á España y Roma y otras partes, 
y para que, en nombre de las Casas, Colegios, doctrinas y misiones de 
esta provincia y religiosos de ella, puedan parecer ante Su Santidad y 



NOVIEMBRE 1 692 285 

la Santa Sede Apostólica y la Rota y Corte romana y ante S. M. y sus 
Reales Consejos y otros Tribunales y Audiencias, y en ellas pedir lo 
que más le convenga y haga á las dichas Casas, Colegios, doctrinas y 
misiones y todo aquello que vieren conviene y llevan por instrucción 
y sin ella, aunque ni en la dicha instrucción ni en este poder vaya es- 
pecificado. — Buenos Aires, 6 de Octubre de 1692. 

Es testimonio legalizado.— 5 fs. de sello 2.° de 1689 y 90, habilitado hasta el 
año de 1694. 

2.636. 1692 — 10— 13 74—4—18 

Carta de Antonio^ Obispo de Buenos Aires, á S. M. — Sobre que el 
Hospicio de los religiosos de la Compañía de Jesús de la ciudad de 
Corrientes sea Colegio. — Buenos Aires, 1 3 de Octubre de 1692. 

2 {s.—Oúgmdl. — Emp.: «En otra ocasión » Term.: «agrado de Dios». 

2.637. 1692 — II — I ^ 74—4—10 

Carta de D. Cristóbal Mexia, Presidente de Charcas, á S. M. — En 
conformidad de Real Cédula, informa las obvenciones que tienen los 
dos curatos que de uno se dividieron en la ciudad de la Paz; y es de 
parecer se les den á los padres de la Compañía, por estar dentro de la 
ciudad y ser los que actualmente están y han estado cuidando de en- 
señar la doctrina á los indios de ambos curatos, predicando y confe- 
sando á los enfermos que hay en ellos sin interés alguno, y con el sí- 
nodo de los 625 pesos que tenía el curato de las Piezas antes de su 
división los servirán, sin llevarles obvenciones, con gran aprovecha- 
miento de los indios y mayor servicio de S. M., quien mandará lo más 
conveniente. — La Plata, I.° de Noviembre de 1692. — Diego Xpval. 
Mesia (rubricado). 

Original. — 4 fs. — Emp.: «Con ocasión » Term.: «de sus vasallos». — Al dorso 

se lee: «R.da con los navios de Buenos Aires que llegaron el año de 694. — Conss.'' 
a 5 de Junio de 1694.- Con el motivo lo vea el Sr. fiscal». — (Rubricado.) — «El 

fiscal, en vista de este informe y de una carta de 14 de Abril de el año de 85, 

escrita por el Obispo de la Paz, en que dio quenta, con auttos, de aver dividido 
el curato de Indios nombrado de las Piezas en dos, con aprobación del Vicepa- 
tron, habiendo precedido información, con citación de la parte del fisco, asi R.' 
como eclesiástico, por la qual, y por el padrón particular que se hizo de orden 
del Obispo, constó haber en dicho Curato mas de 8.U almas y la imposibilidad 



286 PERÍODO OCTAVO 16S3-17O4 

de su administración por un solo párroco, y que teniendo señalado por 

sinodo o estipendio aquel Curato 625 p.^, dividiéndose este salario en los dos 
curas, era suficiente congrua la de 312 pessos y medio que importava la mitad 
para cada uno de ellos respecto de las crecidas obvenciones que gozavan, por 
ser mucho el gentio, y que demás desto gozaban de obvenciones de dos cofra- 
días que tenian los Indios en una capilla de la Cathedral, todo lo qual promovia 
a la división de este curato, y por no necesitarse de fabrica de nueva iglesia, 
pues tenia dos en proporcionada distancia, la una dedicada a San Sebastian y la 
otra a Santa Barbara y sin embargo de que el Obispo representa ser nece- 
sario se les pague por entero a cada uno dellos (los dos curas) el sinodo de los 
625 p.* se debe denegar esta pretensión de augmento de synodo, siendo tam- 
bién desestimable la proposición que h^ce el presidente se encarguen al Colegio 
de los jesuítas de aquella ciudad por los motivos que refiere, que nada persuaden, 
y habiendo tanto tiempo que están en posesión de ello los clérigos seculares se 
ocasionarla de esta novedad gran controbersia con el Obispo y disturbios entre 
los religiosos y los clérigos, demás de resistirlo la Cédula Real, cuya disposición 
no solo mira a conservar en los curatos a los clérigos, sino a que no se intro- 
duzgan los regulares en nuebas doctrinas. — MA y nov.^ 27 de 1695 años». — (Rú- 
brica. — «Conss.° 3 de X.'^ 1695.— Como lo dice el Señor fiscal en todo ^. — (Hay 
una rúbrica,) — «ffho.> 

En el mismo A. de I. 74—3 — 36 se halla una minuta de Real Despacho (sin 
fecha ni lugar y en 2 fs.) dirigido al Presidente de la Audiencia de los Charcas, 
en la ciudad de la Plata, en que se le avisa haberse denegado el aumento de sí- 
nodo en los curatos de la ciudad de la Paz, que proponía, como también el que 
se encarguen a religiosos de la Compañía de Jesús. —Empr. «En carta de primero 

de Noviembre del año pasado de 1692 > Term.: «sin hacer novedad».— Al 

dorso se lee: «Vftto». 

2.638. 1692— II— 25 75_6_io 

Informe. — El P. Luis de Villarino, Rector de la Compañía de Jesús, 
con los Priores de Santo Domingo, San Francisco, la Merced, San Juan 
de Dios y San Agustín, informan á S. M. los méritos del cura de San 
Martín, de esta villa imperial. Maestro D. Salvador de Vargas y Bri- 
zuela. — Potosí, 25 de Noviembre de 1 692. 

I f."^ y el de carátula. — Original. 

2.639. 1692 — II — 26 76 — 3—9 
Carta de D. Diego Vélez de Alcocer á S. M. — Propone diferentes 

medios para el reparo de la provincia del Tucumán. —Salta, 2ó de No- 
viembre de 1692. 

Original. — 2 fs. — Emp.: «El conocimiento que tengo » Term.: «Y copiossos 

gaxes». — En pliego aparte, que sirve de carátula, se lee: <Rda. por m.° de D. Di.° 



NOVIEMBRE 1 692 287 

López de Arana en 4 de Mayo de 94. — Cons." a 9 de Jullio de 1694. — Véalo el 
Sr. fiscaU. — (Rubricado.) -El Fiscal, en vista de esta carta, dice que por el 
mal razonamiento de su contenido se manifiestan los cortos talentos de este 
sujeto y mucho en el asunto que propone de que se haga guerra ofensiva á 
sangre y fuego á los calchaquíes, con el pretexto de que salen á los caminos y 
ejecutan algunos robos y muertes; y propone arbitrios para los gastos de esta 
guerra, que se reducen á que despachen Cédulas pidiendo diferentes donativos 
de ganados, caballos y muías, y que de la Real Hacienda se pongan 20.000 pe- 
sos, y que cometiéndosele esta operación y dándole el Gobierno del Tucumán, 
se obliga á tener debelados á éstos dentro de tres años, y propone que se han 
de sacar y llevarlos á otras provincias del Perú; todas proposiciones violentísi- 
mas, pues para declarar la guerra á indios gentiles debía preceder la justificación 
de las causas, sin que haya más comprobación que referir este sujeto salen á ro- 
bar y matar á los trajinantes; y lo cierto es que esta nación fué reducida por el 
Gobernador de aquella provincia D. Alonso Mercado, que la sacó de ella, ha- 
ciendo congregaciones y pueblos, en que admitieron doctrineros; y poco ha res- 
pondió el Fiscal á otra carta escrita por el Vicario eclesiástico de aquella pro- 
vincia, en que dio cuenta al Consejo de lo mal socorridas que estaban estas 
doctrinas, por no asistir los encomenderos con los estipendios que debían con- 
tribuir; y que éstos habían sacado muchos de los indios, volviéndolos otra vez á 
los valles y al ejercicio de pastores y guardas de sus ganados, donde vivían sin 
administración de Sacramentos, y que, además de esto, los enviaban con ellos 
tierra adentro hasta el Perú, con que perecían muchos y otros se volvían á su 
gentilidad, en cuya citada respuesta tiene pedido el Fiscal la providencia que 
tuvo por conveniente, y no habiendo carta del Gobernador de aquella provincia 
y no habiéndose hecho proposición por el Gobernador de Buenos Aires, quien 
también trajo poderes de la ciudad del Tucumán; no se debe dar crédito á la 
noticia de esta carta, y antes sí se puede presumir que el que la escribe sea uno 
de aquellos encomenderos y que intente por este medio anticipar la exculpación 
de sus excusas, ó que fuese su ánimo que se le hiciese merced de este Gobierno, 
como lo propone; porque se debe despreciar esta proposición y esperar la reso- 
lución que tomare la Audiencia de los Charcas, con vista de lo que se le encarga 
en el citado expediente. — Madrid y Noviembre 24 de 1695. — (Rubricado.) 

2.640. 1692— II— 28 76—3—9 

Carta del Cabildo de la ciudad de Lerma, Valle de Salta, á S. M. — 
Refiere la pobreza en que se halla por las continuas guerras de los in- 
fieles mocovíes fronterizos del Chaco; y sin armas ni municiones ni po- 
sible para su compra; y que será conveniente se aplique el remedio que 
espera y que se sitúen 1 5 soldados en el fuerte de aquella frontera, 
que ha edificado á su costa, y que aunque el Gobernador D. Martín 
de Jáuregui había corrido las fronteras, aplicando el remedio posible, 
en que mostró su celo; eran tan cortos los medios, que temían la ruina, 



288 PERÍODO OCTAVO 1 683- 1704 

por el enemigo 6 por falta de comercio. — Salta y Noviembre 28 
de 1692. — Fran.*^*' Gómez de Vidaurre.— Diego Vélez de Alcoser. — 
Blas Bar.*^*^ Dies Ansorano. — Leonardo Rodrigo Valdés. — Fran.*^° Ve- 
les de Alcozer. — Don Juan de Villagra Mendoza (con sus rúbricas). 

Original.— I f.°, más el de carátula. — Emp.: «El cauildo » Term.: «de Vra. 

magd.> — Al dorso se lee: «Rda. con los nauios de Bu.°^ ays. que llegaron el año 
de 1694». 

2.641. 1692— 12— I 76—3—9 

El Cabildo de la ciudad de San Fernando^ Valle de Catamarca, en 
Tucumán, á S. M. — Refiere las hostilidades que ha hecho el ene- 
migo del Chaco en aquella provincia y lo que han obrado los Gober- 
nadores. Representa que los naturales del Valle de Calchaquí, desde 
su descubrimiento, fueron siempre rebeldes, hasta que en 1665, por 
el valor, constancia, celo y buena disposición de D. Alonso de Mer- 
cado y Villacorta fueron reducidos. Que por los años de 1670, D. Án- 
gel de Peredo convocó la provincia para la pacificación del Chaco, 
pasó el Río Grande y haciendo mansión en el paraje que le pareció 
más adecuado, no pasados quince días, redujo cantidad de indios, con 
sus familias, mujeres é hijos. Y como resultado de una Junta se repar- 
tieron por familias, dividiéndolas por todas las ciudades de esta pro- 
vincia, con que fueron desmembradas y llevadas, de cuyo extraño 
modo se les revolvieron los humores, con tanta demostración que 
dentro de pocos meses se habían retirado los más á su natural habita- 
ción, y agraviados han dado tanto fastidio y causado tantas fatalidades 
como cometen desde el dicho tiempo. 

De 1674 á 1678, en que gobernó D. José de Garro, no causó dicho 
enemigo tanto daño como después se ha experimentado, y aunque en 
estos cuatro años pudiera la provincia tener algún alivio, lo desvaneció 
el seguir y sujetar á los pocos indios chacos que habían quedado. 

En 1678 entró á gobernar D. Juan Diez de Andino, que hizo en- 
trada, causando considerables gastos, sin utilidad de consecuencia, sir- 
viendo de tanta avilantez al enemigo que á los pocos días de su reti- 
rada salió y consiguió algún estrago, y dándole alcance el Gobernador 
en el Río Grande se le opuso el enemigo y le obligó á retirarse y pedir 
nuevo socorro á la ciudad de la Rioja, ocasionándole más de 12.000 pe- 



DICIEMBRE 1692 289 

SOS de gasto, y á esta ciudad de mayor cantidad, por haber sido en 
mayor número la gente que de ella salió. 

En 1681 entró á este gobierno D. Fernando de Mendoza Mate de 
Luna, y fueron tales las muertes, robos y atrocidades que el enemigo 
hizo en 1 68 3, que en el de 1684 se vio obligado este Gobernador á 
convocar la provincia, de que dio cuenta al Duque de la Palata, quien 
cometió la ejecución del castigo á D. Antonio de Vera Múxica, y fué 
preciso suspender el castigo hasta 1685, en que se ejecutó, saliendo de 
esta ciudad 96 hombres, con tan costosos gastos como los que á con- 
tinuación se refieren. 

En 1691 entró á gobernar D. Martín de Jáuregui, y desde el mes de 
Octubre ó Noviembre hasta el presente el presidio de Esteco se ha so- 
corrido dos veces, con 20 hombres la primera y 25 la segunda, con los 
gastos que á continuación se refieren. Sigue nueva relación de la ciu- 
dad, exponiendo á S. M, las necesidades de la misma. 

Sigue otro Memorial, donde se expone que esta provincia se com- 
pone de siete ciudades, en separada distancia de más de 200 leguas, 
cuales son Córdoba, Santiago del Estero, San Miguel de Tucumán, 
Salta, Jujuy, San Fernando, Valle de Catamarca y la Rioja. La del Es- 
teco, como arruinada, no se encuentra entre las demás, y todas se ha- 
llan en el camino real que pasa al Perú, á excepción de las de Cata- 
marca y Rioja, que están extraviadas y sus términos no consienten 
otros frutos que vino, algodón y otras legumbres, trigo y maíz. La de 
Córdoba es la más pingüe. Por razón de lo dilatado de la provincia no 
pueden los Gobernadores correrlas más que de paso. 

Termina exponiendo los medios que se podrían elegir para alivio de 
dicha provincia en medio de las necesidades que padece, motivada por 
las continuas guerras que se ve precisada á sostener. — San Fernando, 
Valle de Catamarca, I." de Diciembre de 1692. 

Original, con siete firmas y siete rúbricas pertenecientes á los individuos 

del Cabildo de esta ciudad.— 6 fs. — Einp.: «Si la fee de Viba esperanza > 

Term,: «Rda. en los nauios de Bus. ays. que llegaron el año de 1694». 

2.642. 1692-12—1 74-4— 18 

Carta de D. Agustín de Robles, Gobernador de Buenos Aires, á S. M. 
Informa el cumplimiento por parte de los religiosos de la Compañía de 
Tomo xv. 19 



2gó Período octavo 1683- 1704 

Jesús de la Real Cédula de 30 de Marzo de 1678, en que, á petición 
del P. Diego Altamirano, se les concede casa y hospicio en la ciudad 
de las Corrientes, del distrito de aquel gobierno. Informa sobre la con- 
veniencia de que dicha licencia se extienda á que sea Colegio y tengan 
iglesia capaz para el cumplido desempeño de sus sagrados ministerios. 
Dice que los niños que acuden á sus escuelas, sin los que aprenden la 
Gramática, son más de 200. — Puerto de Buenos Aires, l.° de Diciem- 
bre de 1692. 

2 fs.— Original. — Emp.: tAbiendo sido » Terin.: «Rl. seruizio».— Al dorso: 

«Rda. en la Sria. en 26 de en." de 1696 por m." de D. José de letigia. — Cons.° — 
Cons." 28 de en.° 1696, — Al Sor. fiscal». — (Rubricado). — «El fiscal se remite a la 
respuesta dada en este dia. — Mad. y Marzo 2 de 96». — (Rubricado.) 

2.643. 1692—12—24 75 — 6 — 10 

Poder. — Otorgado por el Dr. D. Diego Salguero de Cabrera, presbí- 
tero. Maestrescuela de la catedral de Santiago del Estero, á D. Fran- 
cisco de Argandoña y al P. Procurador general de Indias, que al pre- 
sente es y en adelante fuere religioso de la Compañía de Jesús, y á los 
PP. Cipriano de Calatayud é Ignacio de Frías, Procuradores generales 
del Tucumán, Río de la Plata y Paraguay, á todos cuatro juntos y á 
cada uno de por sí in solidum, para que puedan parecer y parezcan 
ante S. M. y su Real Consejo y pedir le haga merced. — Córdoba, 24 
de Diciembre de 1692. 

2 fs. de sello 2.", de seis reales, de 1689 y 90, habilitado hasta 1692. 

2.644. 1692—12—24 74 — 4—18 

Carta del Cabildo secular de la ciudad de Corrientes á S. M. — Dán- 
dole gracias por haber accedido á la súplica que le dirigió en 1687 de 
que se dignase conceder la fundación de un Colegio de Padres de la 
Compañía de Jesús en dicha ciudad, como en efecto lo ejecutó el año 
1689, viniendo á residir á ella, en virtud de la Real Cédula de conce- 
sión; suplican ahora se digne S. M. mandar se empeñe dicha religión 
en fabricar una iglesia capaz y espaciosa, para facilitar el pasto espiri- 
ritual de su doctrina á las muchas almas que necesitan de ella, por ser 
incapaz la capilla que ahora tienen. — Corrientes, 24 de Diciembre 
de 1692. —D. Nicolás Pessoa y Figueroa. — ^Juan de Posualtto. — FVan.'=° 



DICIEMBRE 1692 291 

de Villanueva. — Felis Sánchez Moreno. — Víctor de Figueroa (con sus 
rúbricas). 

2 fs. - Original.— ^A«/.: <E1 año pasado de 87 » Term.: «Vasallos». 

2.645. 1692 — 12—24 74_4_l8 

Arancel eclesiástico sacado del original que tiene el Sr. Maestro don 
Bartolomé Dávalos, Arcediano de la sania iglesia catedral de este Obis- 
pado de Tucumdn, Provisor y Vicario general en Sede vacante. —Sacado 
y autorizado del Licenciado D. Cosme de Campo Ibáñez, Rector del 
Colegio Seminario Real de la santa iglesia catedral, Provisor y Vicario 
general en Sede vacante, á pedimento de Su S.^, el muy ilustre Cabildo, 
Justicia y Regimiento de esta ciudad de Córdoba, en 24 de Diciembre 
de 1692. 

6 fs. y uno que sirve de carátula y otro en blanco entre el f.° i y el 2. — 

Ernp,: «El Capp.^° Don Manuel » Term.: «Luis Izquierdo de Guadalupe, ess.°° 

ppu.co y de Cau.do» — (Rubricado.) 

2.646. 1692 — 12 — 30 76_3_g 

Carta del Gobernador de Tucumán, D. Martín de Jáuregui^ á S. M. 
Dice que en carta de 17 de Enero de este año dio cuenta cómo el 
día 12 de Noviembre de 1 69 1 tomó posesión del gobierno de esta pro- 
vincia. Informa del estado en que la hallado, su necesidad y atraso con 
las continuas invasiones del enemigo; lo que ha ejecutado desde que 
entró en ella y los medios para su reparo y seguridad del comercio 
del Paraguay y Buenos Aires y esta provincia con el Perú, que hoy 
corre con tanto recelo y costo, siendo el esencial que S, M. mande se- 
ñalar para el presidio de Esteco 50 soldados pagados, pudiéndose sacar 
de Buenos Aires, donde no harán falta; respecto del recurso á aquella 
ciudad en las ocasiones que se ofrecieren, como S. M. lo tiene man- 
dado. Y concluye con que de todo lo que representa podrá informar 
D. José de Garro, que en esta ocasión pasa á la Corte, como quien 
tiene entero conocimiento, por el celo con que gobernó aquella pro- 
vincia.— Córdoba, 30 de Diciembre de 1692. 

Original.— 5 fs., más el de carátula. — Emp.: «En carta de 17 de Enero > 

Term.: «de V. M.» — Al dorso se lee: «Rda. con los nauios de Bu.* ay.* que llega- 
ron el año de 694 > 



292 PERÍODO OCTAVO 1683-I704 

2.647. 1692 76—2—32 

Testimonio remitido á S. M. por el Virrey del Perú Conde de la Mon- 
clova de lo dispuesto, resuelto y ejecutado sobre el entero de la mita de 
Potosí y cobranza de tributos e?i las provincias afectas á ella y en las 
libres^ divididas en tres cuadernos. — Cuaderno primero, que contiene 
un Memorial ajustado de los autos de la numeración general que se eje- 
cutó de orden del Virrey Duque de la Palata, y de las representacio- 
nes hechas sobre los Despachos que se dieron en su virtud; coordinados 
en la Junta que se formó para reconocerlos. 

501 fs., que forman un tomo en folio encuadernado en pergamino. 

2.648, 1692 ' 76—3—5 

Planta geométrica de la fortaleza que tienen y van perfeccionando los 
portugueses en la nueva colonia intitulada el Santísimo Sacramento. — 
Sita y fundada en la punta y tierra firme de las islas de San Gabriel, á 
la parte septentrional del Río de la Plata, distante 7 leguas del puerto 
de Buenos Aires, sacada por la medida de pasos castellanos, que por 
orden del Gobernador D. Agustín de Robles se hizo luego que tomó 
posesión de este gobierno del Río de la Plata. 

Al margen se lee: «Medidas de las líneas de esta planta: lado total, 690; lado 
interior, 440; cortina, 300; dimigola, 0,70; gola, 100; flanco piimario, 0,70; flanco 
secundario, 0,45; superficie, 200; extensión, 0,50; alto de la muralla, 0,21; grueso 
de ella, 0,15; arcén al foso, 0,09; latitud del foso, 0,60; profundidad, 0,42». — En 
otro cuadrito del mismo margen se lee: «Esta fortaleza es fabricada de tapias, 
adoues y íaxinas; dentro de ella está aquartelada la ynfanteria; tiene a la entrada 
dos puentes levadizas, con dos puertas fuertes y rastrillo en medio, formado 
todo en una torre o mirador que está en el centro de la cortina que mira al 
norte», — En otro cuadrito se lee: «Tierra firme que corre y confina con la Proua. 
del Paraguay y las Doctrinas del Paraná y Uruguay, que tienen a cargo los reli- 
giosos de la Compañía de Jesús de esta Proua. del Rio de la Plata, ^ son de su 
Jurisdicción y Real Patronato». — Al otro margen se hallan estas palabras: «Des- 
cripción de las Islas de San Gabriel, que están en el Rio de la Plata y distan del 
puerto de Buenos Aires 7 leguas, rumbo N. E. S. O.; y asimismo se describe la 
Tierra Firme, que tienen poblada los portugueses del Brasil, fortaleza que han 
hecho y van perfeccionando hasta este año de 1692, y lo demás que consta de los 
membretes que se verán en este Mapa. Hecho sin graduación ni pitipié sino por 
lo que ha demostrado la vista de los que han reconocido el Pais, excepto la for- 
taleza, que van apuntadas las medidas de su figura.— Sobre el rio de San Juan, 
que dista de la Colonia de los portugueses tres leguas y media, está la gente de 



FEBRERO 1693 293 

caballos, que el gobernador de Buenos Aires dispuso que pasase a este paraje 
para observar las máximas, correr la campana y estorbar que la reconosca y se 
haga dueño de ella el portugués poblado en la Tierra firme de las Islas de San 
Gabriel >.— Finalmente hay una escala y pitipié de 950 pies para las medidas de 
las líneas y planta de arriba. 

2.649. 1693— I — 17 74—3—32 

Carta de D. Manuel Sentmanat d D. Antonio Ortiz de Otalora. — 

Avisa recibió el despacho por principal y duplicado para encaminar 

por el Brasil al Gobernador de Buenos Aires, y que se valió de una 

nao que hizo partenza, y del Procurador de la Compañía de Jesús del 

Brasil, y que le remitió con carta para el Gobernador. — Lisboa y Enero 

17 de 1693. 

Original. -2 ís.—Emp.: «Señor mió. En quatro de Junio » Term.: «serv.° 

de V. S.» 

2.650. 1693 -1-25 74—5—7 
Carta de D. Antonio Martines Lujan d S. M. — Dice recibió la Cé- 
dula de 3 de Octubre de 1690, y en su virtud fué á visitar los pueblos 
de indios y acabó la residencia de D. José de Ceballos; envía testimo- 
nio de hallarse en Córdoba; que había caminado 350 leguas y estaba 
próximo á correr toda la provincia, por donde en muchos años no llegó 
Obispo ni Gobernador; que andaría lOO leguas para volver á su plaza, 
y que dará cuenta de lo que vaya obrando. — Córdoba, 25 de Enero 
de 1693. 

2 ls.~Ov\gind\.-~Emp.: «En cédula » Term.: «Por V. M.» 

2.651. 1693—2—8 75—6 — 10 

Carta de Cristóbal de Urdiñola., de la Compañía de Jesús., al Her- 
mano José Marcos. — Informa de las buenas prendas, virtud y letras 
del Maestro D. José Marsiañes. 

2 fs. — Emp.: «He estimado » Term.: «en sus ocasiones». 

2.652. 1693 -2 — 24 75 — 6 — 10 

Memorial. — Presentado por el P. Cipriano de Calatayud, Profeso de 
la Compañía de Jesús y electo Procurador general por la provincia del 
Paraguay, en la congregación que se celebró en el Colegio de Córdoba 



294 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

de Tucumán el año de 1689, juntamente con el P. Ignacio de Frías, 
para tratar en Europa negocios, así domésticos como del servicio de 
ambas Majestades, para toda su provincia, y cuya resolución de algu- 
nos de ellos pende únicamente de S. M. y su Real Consejo de Indias, 
y otros de Su Santidad y Corte Romana, y otros, por ser domésticos, 
del General de su religión; para lo cual tienen poder y licencia de su 
actual Provincial, el P. Lauro Núñez. Piden poderse embarcar en la ca- 
pitana de las tres naos de permiso que llevó á su cargo el Capitán don 
Francisco de Retana para hacer viaje á España, llevando por compa- 
ñero al Hermano Sebastián González. Sigue un decreto del Goberna- 
dor D. Agustín de Robles otorgando dicha Ucencia. — Buenos Aires, 
24 de Febrero de 1693. 

2 fs.— Original.— -É"»?/.; «El P.^ Cipriano » Term.: «es.°° de su mag.d y gou.°°» 

(Rubricado.) ' ' 

2.653. 1693—4 — I 74—4 — 14 
El Gobernador de Buenos Aires, D. Agustín de Robles, á S. M. — 

Remite testimonio de haber tomado posesión de su gobierno el día 6 de 
Abril de 1 69 1 en la Sala capitular de Acuerdo del Cabildo de aquella 
ciudad, después de haber entregado al Escribano el Real Título en que 
S. M. le hace merced de él, &. — Buenos Aires, i." de Abril de 1693. 

2 fs. — Original. — Etnp.: «En conformidad » Term.: «via del Perú». — Al dorso: 

«Rda. en los navios de reg.° que llegaron el a.° de 94». — En dos hojas adjuntas 

va el testimonio de la toma de posesión.— ^ot/.; «En la ciudad » Term.: «T.° 

Jerónimo Nuñez». - (Rubricado.) 

2.654. 1693—4 — 27 76—2—23 

Testimonio de los requerimientos y exhortatorios y otras diligencias 
hechas por el Sr. D. Agustin de Robles, Gobernador y Capitán general 
de las provincias del Río de la Plata. — Sobre que se observe y guarde 
lo contenido en el Tratado provisional y población y fortificación que 
tiene la gente lusitana de la otra banda de este Río, en la tierra firme 
fronteriza á las islas de San Gabriel. — Ciudad de la Trinidad, puerto 
de Buenos Aires, 2'] de Abril de 1693. 

Tiene doble numeración,' la primera consta de 47 fs., más el de carátula y uno 
en blanco; del f." i al 33 inclusive en papel sencillo y desde el f.° 34 hasta el 47 



ABRIL 1693 295 

inclusive, más el siguiente, que está en blanco; en papel de sello 4.", un cuar- 
tillo, de 1689 y 90, habilitado en Potosí hasta 1694. — La segunda numeración 
consta de 21 ís., más otro en blanco que sirve de cubierta; los ocho primeros 
escritos en papel de sello, como los anteriomente dichos, y los restantes en pa- 
pel común. — La primera numeración empieza: «Mi Señor. Sauiendo »; termina 

en el f.° 47: «SSno. de su magd.»— (Rubricado.)— La segunda numeración em- 
pieza: «En la ciud. de la Trinidad »; termi?ta en el f.° 21 v.'°: «ssno. de su 

magd. y goun.» 

2.655. 1693 — 4—28 76—2—23 

El Gobernador de Buenos Aires, D. Agustín de Robles, á S. 71/.— Da 
cuenta de lo que contravienen portugueses al Tratado provisional, re- 
mitiendo testimonio de los autos. — Buenos Aires, 28 de Abril de 1693. 

Original.— 3 fs., más el de carátula. — Einp.: «Siendo mi mayor » Term.: «al- 
gunas». — Al dorso se lee: «Rda. con los nauios de reg." que llegaron el aP de 94». 

2.656. 1693—4—28 74—4—18 

Testimonio de la carta de la ciudad de Buenos Aires á S. M. — Elogia 
el buen gobierno del Gobernador D. Agustín de Robles, á contar del 
día en que se recibió en dicha ciudad, que fué á 6 de Abril de 1 69 1, 
y en particular del acierto que tuvo en descubrir y castigar, y luego 
prevenir para lo sucesivo, la intentada sublevación de algunos soldados 
de aquel presidio, no asistido en sus pagos hasta que él se hizo cargo 
de su miseria. ítem por el acierto que tuvo en contener á los portu- 
gueses en la Colonia y en lo del Tratado provisional que se ajustó so- 
bre el desalojamiento, ejecutado á 7 de Agosto de 1680. Piden sea 
mantenido este Gobernador en su empleo. — Buenos Aires, 28 de Abril 
de 1693. 

2 fs. — Emp.: «hauiendo venido » Term.: «tt.° AndréS de quintana». — (Ru- 
bricado.) 

2.657. 1693—4—30 75 — 6 — 10 

Carta del P. Francisco de Castañeda al H° José Marcos, Procura- 
dor de la Compañía de Jesús de la provincia de Castilla la Vieja en la 
corte de Madrid. — Infórmase de las prendas, virtud y letras del Maes- 
tro D. José Marsiañes, que cursó las Facultades mayores de Filosofía 
y de Teología y obtuvo el título de Maestro en la Universidad de Cor- 



296 PERÍODO OCTAVO 1 683- I 704 

doba de Tucumán. Dice que el P. Rector de este Colegio, Ignacio de 
Frías, va á la Corte por Procurador general de esta Provincia. — Buenos 
Aires, 30 de Abril de 1693. 

Autógrafa. — 2 fs. — Emp.\ «Veome obligado » Term,: «que desseo». 

2.658. 1693—5—25 122—3—4 

Real Cédula al Gobernador de Buenos Aires, D. Agustín de Robles. — 
Dícele que su Enviado extraordinario en Portugal, D. Manuel de Sent- 
manat, le ha representado que Gonzalo de Acosta Meneses, Goberna- 
dor de Angola, desea trasladar á sus expensas los huesos de su her- 
mano Manuel Lobo, depositados en el convento de religiosos francis- 
cos. Manda se lo permita, dando para su ejecución las órdenes nece- 
sarias. — Madrid, 25 de Mayo de 1693. 

El Rey, y por su mandado D. Antonio Ortiz de Otalora. — Emp.: «Dn. Man.^ > 

Term.: «mi Voluntad».— Fs. 141 á 141 v.'° 

2.659. 1694- I — 18 75_6_i3 

Propuesta. — La Cámara de Indias, para el Arzobispado de los Char- 
cas (la segunda iglesia del Perú), vaca por muerte de D. Bartolomé 
González de Poveda, propone, por su orden: á D. Juan Queipo de Llano 
y Cortés, Obispo de la Paz; á D. Sancho de Figueroa y Andrade, Obis- 
po de Quito, y al P. Juan Víctores de Velasco, Abad de San Benito. — 
Madrid, 18 de Enero de IÓ94. 

S, M. nombra al Obispo de la Paz. 

2.660. 1694 — I— 20 76—2—23 

Declaraciones juradas. — Hechas y firmadas por el P. Bernardo de 
la Vega, según el interrogatorio de 23 preguntas formulado por el Pa- 
dre Luis Gómez, de la Compañía de Jesús, Superior de los religiosos 
de las doctrinas del Paraná )'• Uruguay, por orden del P. Provincial 
Lauro Núñez, en la doctrina de San Carlos y en 1 5 de Enero de 1694, 
con otra añadida por vía de postdata. 

En estas declaraciones afirma el P. Bernardo de la Vega que jura 
in verbo sacerdotis de decir verdad en todo lo que pasó, vio y supo en 
el viaje que hizo á las costas de San Gabriel á retirar ganado, acom- 
pañando como capellán á los indios por mandato de D. Agustín de 



ENERO 1694 297 

Robles. Dice: l. Que salió de estas doctrinas por orden del P. Luiz Gó- 
mez, su Superior, para acompañar y asistir como capellán á los indios 
en sus necesidades espirituales y temporales. — 2. Que gastó casi dos 
meses de ida, estada y vuelta. - 3. Que antes de llegar al Rosario reco- 
noció pedazos de campo quemado, que juzgó ser de portugueses, y lle- 
gando á dicho río del Rosario vio fogones y dormidas más recientes, 
que juzgó serían de portugueses, como lo indicaba un tacón ó pedazo 
de suela al modo que ellos usan. —4. Que al salir de las doctrinas sólo 
les dio orden de que marchasen al puesto señalado, de donde habían 
de retirar el ganado, y después de haber llegado á dicho puesto, así 
por los indicios dichos, como por haberle avisado los indios que habían 
visto algunos portugueses, les mandó e|ue no les hiciesen molestia al- 
guna, porque el orden que llevaban era sólo de retirar el ganado. — 
5. Que los indios ejecutaron las órdenes que les dio según su capaci- 
dad é inteligencia, aunque ésta fué algo siniestra. — 6. Que ni antes ni 
después habló ni vio portugués alguno y sólo supo que estaban por 
aquellos parajes por relación de los indios. 

7. Que yendo éstos á explorar la tierra vieron seis f)ortugueses, tres 
negros y un mulato, y éstos, hablando con los indios, les dijeron como 
habían ido á buscar qué comer para llevar á su población, y que otros 
portugueses habían estado hacia las Cabezadas del río del Rosario para 
lo mismo, y pocos días antes habían concluido é ídose; que en Santa 
Lucía había otras dos tropas de portugueses, una haciendo carbón y 
otra corambre, cecina, sebo y grasa; que su Gobernador amaba mucho 
á los indios y necesitaba que le vendiesen algunos caballos. =E1 día si- 
guiente, estando apartando el ganado, encontraron los indios en las 
orillas del mismo río del Rosario, más hacia el mar, un portugués, cua- 
tro tupíes y una india, con los cuales hablaron; entre ellos había uno 
convertido en Santa Fe y vive vida política y cristiana en el Yapeyú, 
el cual dijo al portugués que no temiese ser maltratado, porque el Pa- 
dre se lo había ordenado, que á no ser esta orden, quitándole la vida, 
había de vengar la muerte que dieron á su padre cuando fueron á cau- 
tivar á los suyos. — 8. Que habiendo preguntado á los suyos cómo ha- 
bían tratado á los portugueses le respondieron que no les habían hecho 
daño alguno en sus personas. — 9 y 10. Que estando con cuidado sobre;/ 



298 PERÍODO OCTAVO 1683-17O4 

esto, llegó á entender cómo los portugueses estaban quejosos por una 
montera que les habían quitado los indios, aunque nunca pudo averi- 
guar la verdad, y de los portugueses no supo que hubiesen recibido 
agravio alguno, antes, según le dijeron los indios, fueron gustosos, me- 
nos el sinsabor, que si ello fué así, recibiría el dueño de la montera. = 
Que los portugueses eran seis, tres negros y un mulato. Que no llegó á 
entender que hiciesen carbón sino corambre, cecina, sebo y grasa, se- 
gún dijeron á los indios y éstos le refirieron, y que á su vista cargaron 
una carretilla con estos géneros, sin llevar carbón. — II. Que habiendo 
encontrado los indios al portugués y tupi, le quitaron algunas camisas, 
jubones, casaca, fresada y otras cosillas de su uso y no sabe qué tacho 
y olla y una escopeta y un pedazo de hierro, adonde aseguraba la bar- 
quilla en tierra; lo que supo al cabo de ocho días de caminar, que re- 
paró traía la escopeta un indio, que, preguntado, dijo era una escopeta 
de que un portugués no hizo caso y se la dejó, y lo mismo dijeron del 
pedazo de hierro; y un tupi le dijo que los indios traían una aguja de 
marear que tenía el portugués. Entonces averiguó la verdad y les hizo 
cargo por haber desobedecido su orden, á que respondieron que no le 
habían tocado sino lo que tenía en la caja, sin tocarle en su persona; 
juzgando, según manifiesta la simplicidad de su respuesta, que sólo se 
limitaba mi orden al trato de su persona. — 12. Que no sabe hubieran 
quitado más escopeta que la mencionada. 

13. Que los tupis, y en particular la india, no querían más ser escla- 
vos de los portugueses, sino vivir entre los Padres. — 14. Que en el río 
del Rosario tenían los portugueses algunos ranchillos para librarse de 
los temporales y una estacada para favorecerse en cualquiera aconte- 
cimiento, y en donde hallaron al portugués y tupis vieron hasta unos 
50 ranchos y más, según otros, y juntamente tenían estacada mayor 
que la primera; y que en el río de Santa Lucía tenían otras dos ranche- 
rías y estacadas semejantes á las del Rosario. — 15- Que examinados los 
tupis, no tuvo noticia de que los portugueses quisiesen fundar, y sólo 
hay en esto una presunción de los indios, fundada en dichas rancherías 
y estacadas. Que supo que los portugueses han levantado varias cruces 
y calvarios por estos parajes y han visto los indios varias piedras en 
\que han grabado los portugueses sus nombres, algunas desde ló/'S. 



MARZO 1694 299 

16. Que tenían los portugueses mucha madera labrada y por labrar y 
parte amontonada, según los tupis, para componer sus casas y la igle- 
sia, y lo mismo en el Rosario, por donde entraban bien adentro con 
embarcaciones pequeñas. — 1 7. Que por los tupis supo que los portu- 
gueses entran tierra adentro á hacer corambre en cantidad y que cada 
portugués mata cada día ocho toros, y á veces más, y los que están en 
el río de Santa Lucía cada uno suele matar á 20 y más toros, suce- 
diéndose unos á otros los portugueses en esta tarea la mayor parte del 
año.;=Que con caballos enlazan algunas vacas y toros, que acoUerados 
con bueyes mansos los han llevado á su Colonia. =Que el Gobernador 
de la Colonia, según dichos tupíes, junta corambre en nombre del 
Rey, y que tiene dos almacenes para cargar los navios que esperaba. 
Que ellos habían encontrado dicha embarcación, con los 2.000 cueros 
hechos, en el río de Santa Lucía; que los carriles entran muy dentro 
de tierra para conducir dicha corambre, y que el Gobernador, con un 
sacerdote y una compañía de soldados fué á fervorizarlos en el ejerci- 
cio de enlazar ganado, en cuya diligencia dicen ser el más diestro. 

18. Que algunos indios que han ido á la vaquería han visto algunas 
embarcaciones. — 19, 20, 21 22. Que por los tupis supo cómo un Te- 
niente portugués, con algunos soldados, salieron á explorar la tierra y 
corrieron todas aquellas campañas hasta el Río Negro, y al volver á la 
Colonia dieron cuenta de la cantidad de ganado que habían visto y 
cualidades de dicho río, gastando tres meses en esta diligencia, y lle- 
garon hasta la estancia de los Reyes, cerca de nuestra estancia — 

Santo Tomé, 20 de Enero de 1694. 

Anejo. — Fs. 125 á x^o—Emp.: «El Pe. Luis » Term.: «Bernardo de la Vega». 

(Rubricado.) 

2.661. 1694—3—23 76—2 — 23 

Expediente. — Formado por el Gobernador de Buenos Aires, don 
Agustín de Robles, con motivo de la noticia adquirida de haber los 
indios de las doctrinas del Paraná y Uruguay, del cargo de los Padres 
de la Compañía de Jesús, que fueron á la recogida del ganado de or- 
den del Gobernador; preso y robado á algunos portugueses y tupis 
pertenecientes á la Colonia del Sacramento.=Empieza por un auto pro- 



300 período octavo i 683- i 704 

veído por el Gobernador en Buenos Aires á 10 de Febrero de 1694, 
diciendo que el Capitán Antonio López de Balmaseda, que lo es de la 
guardia que asiste en el río de San Juan para vigilar y embarazar la 
comunicación de aquella comarca con dicha Colonia, avisa haber pro- 
hibido el Gobernador de ella la urbana correspondencia; porque unos 
indios robaron á cinco portugueses, desnudaron á un vecino de dicha 
Colonia y se llevaron cuatro indios y una india de nación tupi en el 
paraje del río del Rosario. 

Sigue la declaración dada por el Capitán Antonio López de Balma- 
seda; la del Cabo de escuadra Juan Rodríguez; del Alférez Juan de Soto; 
del Capitán portugués Gabriel de Rocha Freiré, y de Juan Barbosa 
de Silva. 

Sigue un auto proveído á 8 de Marzo de 1 694 por dicho Goberna- 
dor para que se examinen los cuatro portugueses y cuatro indios é in- 
dia tupis apresados por los indios de dichas doctrinas y entregados por 
el P. Bernardo de la Vega, que para este efecto envió el P. Luis Gó- 
mez, Superior de las doctrinas del Paraná y Uruguay, y las declara- 
ciones juradas de dichos portugueses Pascual Juan, Francisco Leite de 
Faria, P'rancisco Machado, Antonio Coello y de los tupis é india. 

Sigue la queja dada por el Gobernador de la Colonia al Alférez Juan 
de Soto, despachado por Antonio López de Balmaseda, sobre que ha- 
biendo enviado al río del Rosario cinco hombres con el Alférez Mau- 
ricio Pacheco, habían topado con 180 indios tapes de los Padres de la 
Compañía, y durmiendo aquella noche juntos y con mucha paz, al 
cuarto del alba, les abrieron las petacas y cajas de su ropa y se la lle- 
varon toda; y que luego, al otro día, toparon con un vecino de la Co- 
lonia que estaba cortando leña con un chabeyro, y los mismos indios, 
con las mismas señas de paz, lo desnudaron y en cueros, le llevaron cua- 
tro indios tupis y una india á palos, hasta el rezón de la lancha ó cha- 
beyro, lo hicieron pedazos con unas peñas y se lo llevaron, y dos tachos 
y dos escopetas del Gobernador. De todo lo cual dio parte Balmaseda 
á D. Agustín de Robles en carta de San Juan, 9 de Diciembre de 1693, 
á la que respondió el Gobernador de Buenos Aires á 21 del mismo 
mes y año. 

Sigue otra carta de Balmaseda, fecha en San Juan á 22 del mismo 



MARZO 1694 301 

mes y año; las cartas del Gobernador de la Colonia, D. Francisco Na- 
per de Lancastro, á Balmaseda, fechas en la Colonia á 17 y 20 del mis- 
mo mes y año, y la respuesta de D. Agustín de Robles, del 23, á la 
carta de Balmaseda del día anterior, y la de Balmaseda al Gobernador 
de la Colonia. Otras dos de Balmaseda, una, fecha en San Juan del 28 
del mismo mes y año, al Gobernador Robles; la segunda al de la Co- 
lonia, D. Francisco Naper de Lancastro, con igual fecha, con la con- 
testación de Robles, dada en Buenos Aires á 2 de Enero de 1694, y la 
respuesta de Balmaseda, hecha el día siguiente, y la de Robles á esta 
última del día 10. 

Sigue la carta del Gobernador Robles de 17 de Diciembre de 1693 
al P. Provincial Lauro Núñez, en respuesta de la que éste le escribió á 
9 del corriente, aprobándole la conducción de vacas al Colegio de Ta- 
rija y dándole noticia de la que le llegó de la Guardia de San Juan so- 
bre las quejas formuladas por el Gobernador de la Colonia tocante á la 
prisión de los cinco portugueses y un Alférez en el río del Rosario y 
de los indios é india tupíes, para que le diga lo que hay sobre la ma- 
teria. A continuación se halla la carta autógrafa del P. Lauro Núñez, 
fecha en Santa Fe á 19 del mismo mes y año, en que se le da las gra- 
cias por lo del Colegio de Tarija, y tocante á los insultos cometidos 
por los indios dice que le causaran grande pena si les diera pleno 
asenso, pero esperará las noticias que le darán los Padres que fueron 
con dichos indios y se persuade que con ellas se han de templar mucho 
y aun han de tomar otra cara, que escribió al Superior para que eje- 
cutase lo que su señoría ordena, tomando ante todo el informe de los 
Padres. 

Sigue la carta del P. Luis Gómez, de 3 de Enero de 1694, dice que 
envió con dos religiosos gente de las doctrinas á retirar el ganado de las 
costas de la ciudadela de los portugueses, remitiéndole á uno de di- 
chos religiosos, que llevará tres ó cuatro portugueses que apresaron los 
indios, y la declaración del P. Bernardo de la Vega, hecha in -verbo sa- 
cerdotisa firmada por él en la doctrina de Santo Tomé á 20 de Enero 
de 1694, conforme á las preguntas hechas en el interrogatorio firmado 
por el P. Luis Gómez, por orden particular del P. Provincial Lauro 
Núñez, en la doctrina de San Carlos, 1 5 de Enero de 1694; Y un auto, 



302 PERÍODO OCTAVO 1683-I7O4 

con su exhortatorio, dirigido por el Gobernador de Buenos Aires, don 
Agustín de Robles, en lO de Marzo del mismo año, al P. Gregorio Ca- 
bra!, Rector del Colegio de la Compañía de esta ciudad, para que el 
P. Bernardo de la Vega, por su orden, comparezca á este Gobierno y 
reconozca, debajo de juramento, ser suya dicha declaración y firma. 
Sigue la notificación y declaración jurada y firma mencionadas. 

Sigue otra carta del Gobernador D. Agustín de Robles al de la Co- 
lonia, D. Francisco Naper de Lancastro, fecha en Buenos Aires á 12 
de Marzo de 1694, dándole cuenta de lo practicado con motivo de sus 
quejas sobre la prisión de los portugueses é indios tupis por los de las 
reducciones, &; á la que sigue otra en portugués de D. Francisco Na- 
per de Lancastro, fecha en la Colonia á 23 de Marzo de 1694, sobre 
la remisión de sus papeles á España. 

Anejo.— Fs. 86 á 137 v.'° 

2.662. 1694—5 — 5 76—2—34 

Representación del gremio de azogueros de la villa de Potosí á S. M. 
en su Real Consejo. — Representa los inconvenientes que se pueden se- 
guir de ejecutar la resolución tomada por el Conde de la Monclova en 
cuanto á la mita de Potosí. Y suplica se dé pronta providencia, de for- 
ma que pueda llevar el despacho el navio de aviso, mandando al dicho 
Conde sobresea en todas las resoluciones que haya tomado y ejecutado 
en todos los puntos de la mita, y que no innove ni altere la planta y 
repartimiento que dejó hecho el Duque de la Palata en lo respectivo 
á la mita. Esto por ahora, y en el ínterin que con más conocimiento 
y plena averiguación de los motivos que ha podido tener el Conde de 
la Monclova para alterar lo dispuesto por su antecesor, se determine 
lo más conveniente. 

Al dorso se lee: «Están en poder del Sr, fiscal los paps. desta mat.* — Cons.° 
a 5 de Mayo de 1694.- Al Sr. fiscal pa. q. con lo demás q. está en su poder y 
vltimas cartas de D. P.° Luis Henriqz, en q. da qta. del modo con q. los Azo- 
gueros se hauian ajustado, lo vea todo». — (Rubricado.) 

2.663. 1694—5 — 25 76—2—23 

Resumen de dos cartas que D. Agustín de Robles^ Gobernador de 
Buenos Aires, escribió á S. M. en ij de Mayo de lógi y 28 de Abril 



Junio 1694 303 

de i6gj,y de los autos que incluyen^ dando cuenta que contravienen por- 
tugueses al Tratado provisional. — Se reduce á expresar lo que han ex- 
cedido los portugueses de la Colonia del Sacramento á lo capitulado 
por dicho Tratado ajustado en 1681, así en cuanto á fortificaciones y 
fábrica de casas, como en tener ganados y sementeras, y especial- 
mente porque introducen mercaderías y otros géneros de comercios 
en Buenos Aires para expenderlos á las partes que les conviniesen. 

Minuta. — 25 fs. — Emp.: «Refiere dicho Gouor » Term.: «y el numero de 

grados». — En pliego aparte, que sirve de carátula, se lee: «Junta a 25 de Mayo 
de 1694. — Con este resumen, los paps. origs. de q. se a sacado, y los demás 
antez.'" de esta mat.'* cons.*^^ de la junta, y Decretos de S. Magd. remitiendo 
diferentes nots. de contrauens.^^ de Portugal al Tratado Provisional y introdu- 
zion de comerzios, pasara D. Ju." Ant." Rodrigs. del Villar a cada Casa de los 
sres. de la dottazion de la junta de Guerra (que son los del margen) a informar- 
les de todo el antezte. de esta materia, y las vltimas nots. q. contiene este resu- 
men». — (Rubricado.) — Al margen se lee: «Sres. D. Ag.° Spinola — D. Aere. Hernz. 
Conde de Montijo— Marqs. de V.* G.^— D. Ramro. de Vals.— D. Luis Zad.°— 
D. Lope de Sierra— D. Fr.co Cam.° — Si el Sr. ror. de Ve. Vmsa. se hallare en 
disposyon. de ser ynformado, se escusara hazerlo el Sr. D. Franco. Cam.° pa. 
q. el Sr. Ve [roto] (Vmsa.) es de los pr [roto] (incipales) Sres. del Cons.° [roto] 
(que a) sisten a la junta». 

2.664. 1Ó94— 6— 3 75—6 — 10 

Memorial del P. Ignacio de Frías ^ de la Compañía de Jesús y Procu- 
rador general de las provincias del Paraguay, Tucumdn y Buenos 
Aires. — Refiere que su provincia le eligió por Procurador en segundo 
lugar para venir á esta Corte, como parece del poder que presenta. Y 
que por haber muerto Cipriano de Calatayud, que venía en primer 
lugar, en el viaje, hace presentación del dicho poder para usar de él é 
introducir en el Real Consejo de las Indias los negocios tocantes á di- 
cha su provincia, y pide se le vuelva original. 

2 fs. en 4.°, correspondiente á un f.° doblado de sello 4.° de 1694. — Original. — 
Al dorso hay un decreto del Consejo de 3 de Junio de 1694, que dice: «Al S.' fis- 
cal». — Sigue el dictamen de éste, de 24 de Junio, de que haciéndose mención en 
el poder de la instrucción que lleva para los negocios que ha de deducir, debe 
presentarla para que se le dé licencia, conforme á la ley. — Y con fecha de 25 re- 
suelve el Consejo «como lo dice el fiscal, y fecho vuélvasele». — Y el Fiscal, con 
fecha 14 de Julio, en vista del nuevo Memorial presentado por este Procurador, 
dice que, conforme á la ley 89, tít. 14, libro i.° de la Recopilación, por defecto 
de no haber traído instrucción, no debe ser oído en el Consejo ni darse crédito 



304 PERÍODO OCTAVO 1683-I704 

á ninguna pretensión que en él intentare, y para la de misiones debe traer los 
instrumentos é informes que se previenen por otras leyes, en cuyos términos, y 
de jurar el suplicante in verbo sacerdotis que no le ha dado su Provincial instruc 
ción alguna, sino para las cosas domésticas de su provincia, y que esta religión 
no procede á ningún género de pretensiones sin preceder licencia de su Gene- 
ral.— Sigúela resolución del Consejo de 17 de Julio de 1694, en estos términos: 
«Dásele liz.* p.^ q. Vse del poder». — (Rubricado.) 

2.665. 1694— 6— 21 76—1-33 

Real Cédula á D. Sebastián Félix de Hendióla, Gobernador del Pa- 
raguay, — En ella S. M. deja á elección del Gobernador la mudanza de 
los vecinos de la Villa Rica del Espíritu Santo á los sitios de Tobatí ó 
Arecutagua. — Madrid, 21 de Junio de 1694. 

Copia. — I f.", más el de carátula. — Emp.: «Don Sebastyian » Term.: «me da- 
réis quenta». 

2.666. 1694—7—3 76—3—8 

Oficio de Antonio Ortiz de Otalora al Excmo. Sr. Duque de Mon- 
talvo. — Poniendo en su mano el expediente incluso para que, en con- 
formidad de lo acordado por el Consejo, nombre la persona que ha de 
ejecutar la nueva dinumeración de los indios de las reducciones que el 
Obispo de Buenos Aires refiere en su carta. — Madrid, 3 de Julio 
de 1694. 

Al margen se lee, con rúbrica del Sr. Duque: «Nombro a Don Antonio Martí- 
nez Lujan, y en caso de haber faltado, a Don Miguel Antonio de Ormaza». — 1 f.", 
más otro en blanco y en 4.^* 

2.667. 1694— 7— 13 76—2—34 

Decreto de S. M. al Consejo. — Le envía, por medio del Duque de 
Montalvo, los Memoriales de los diputados y gremio de mineros y azo- 
gueros del Cerro de Potosí adjuntos, representando el perjuicio que 
resulta á la Real Hacienda y á la causa pública de la novedad intentada 
por el Virrey Conde de la Monclova en la privación de los indios de 
mita para la labor de los minerales de aquel cerro, para que, juntán- 
dose á los demás papeles y autos de la materia, se aplique al mejor 
expediente de ella y que no se dilate la resolución que se hubiere de 
tomar. — Madrid, 13 de Julio de 1694. 

Original.- i f.°, más el de carátula. — Siguen tres Memoriales adjuntos. 



JULIO 1694 305 

2.668. 1694 — 7—15 70 — 1-27 

Carta del Sr. D^ique de Montalvo al Sr. D. Atitonio Orüz de Ota- 
lora. — «Dispondrá V. m. que en la secretaría de su cargo se reco- 
nozca qué órdenes están dadas acerca de que los naturales de las In- 
dias sean instruidos en nuestra santa fe y se les enseñe la lengua es- 
pañola, y si también hay algunas para que aprendan latinidad, ó si se 
han hecho ó mandado fundar algunos Colegios donde se eduque la 
juventud de aquellas Indias, y me participará V. m. lo que resultare 
de este reconocimiento. Guarde Dios á V. m. muchos años. — Madrid, 

15 de Julio de 1694». — (Rubricado.) — «Sr, D. Antonio Ortiz de 

Otalora». 

Al margen léese lo siguiente: «Respóndese a S. E. en papel de 28 de Julio, 
cuya minuta está dentro». 

2.669. 1694—7 — 28 70 — 1—27 

Minuta de la respuesta del Sr. D. Antonio Ortiz de Otalora al señor 
Duque de Montalvo.— «Excmo. Señor: En papel de 15 de éste se sirve 
V. S. ordenarme se reconozca qué órdenes están dadas acerca de que 
los naturales de las Indias sean instruidos en los misterios de nuestra 
santa Fe y se les enseñe la lengua española, y si también hay algunas 
para que aprendan latinidad, ó se han hecho ó mandado fundar algu- 
nos Colegios donde se eduque la juventud de aquellas Indias, y parti- 
cipe á V, E. lo que resultare; y satisfaciendo, puse mira á la primera 
parte. Diré á V. E. que demás de lo que está dispuesto por las leyes 3.^- 
4-5-lO-Il-y 12 del título 1.° de la recopilación de las Indias, á fin de 
que los indios sean bien instruidos en la Santa Fe Católica, se han re- 
conocido en los libros de la Secretaría las Cédulas que después que se 
imprimió la Recopilación se han despachado, y se halla que con oca- 
sión de Haberse representado por parte de la religión de San Fran- 
cisco de la provincia de Jalisco, en la Nueva Galicia, que el Obispo de 
la Catedral de la ciudad de Guadalajara había procurado introducir en 
las conversiones que tenía la dicha religión á su cargo, que los Religio- 
sos que las cuidaban recibiesen de él la colación y canónica institución, 
siendo así que estaban muy á los principios y sin capacidad de forma- 
ción de doctrinas; se despachó Cédula de S. M. en 24 de Septiembre 
Tomo iv. 20 



306 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

de 1688, encargando al dicho Obispo y á sus sucesores dejasen enten- 
der á los religiosos en las misiones donde asistían, y que los Prelados 
regulares embiasen á ellas á los sugetos que fuesen de su mayor satis- 
facción, sin que necesitasen de pedir licencia para ello, ni colación y 
ynstitución del Obispo para administrar los Santos Sacramentos en las 
dichas Misiones, ni para hacer lo demás que pareciese conveniente á 
la conversión de los fieles y enseñanza de los que iban convirtiendo, 
y antes bien el Obispo les diese todo el fomento y auxilio de que ne- 
cesitasen; y se encargó á los Prelados regulares tuviesen particular 
cuidado de poner en las Misiones todos los operarios que pareciere 
conveniente, expresando que la voluntad de S. M. era: que en el ínte- 
rin que no se pudiesen reducir á pueblos en forma y se hallasen en 
estado de erigir Doctrinas corriesen únicamente á cargo de los Prela- 
dos regulares y sus religiosos, con otras disposiciones que miran á re- 
conocer el estado y progreso de las Misiones y dar la providencia que 
más condujere para su mejor administración; cuya Cédula se mandó 
observar generalmente en las Indias por otra de 26 de Marzo de 1689 
en que fué inserta, y después, por otra de 12 de Julio del año siguiente 
de 1690, se encargó á los Arzobispos y Obispos de las Iglesias de las 
Indias que en las Visitas que hiciesen se publicase el auto que proveyó 
el Obispo de la Catedral de Santa Cruz de la Sierra para remedio de 
la impericia de los indios Yanaconas en los Misterios de nuestra Santa 
Fe y Doctrina Cristiana, disponiendo que los hacendados dejasen ir 
libremente sus indios á la Doctrina y que en sus haciendas pusiesen 
un fiscal entendido en las oraciones para que se las enseñase, debajo 
de censuras y otras penas; de que resultó que desde entonces frecuen- 
taban la Iglesia y los dueños de las viñas tenían cuidado de hacerles 
enseñar las oraciones. Y el virrey del Perú, por su provisión, mandó 
que los corregidores asistiesen personalmente á este ministerio y apre- 
miasen á los hacendadoz á que cumpliesen con lo dispuesto por el auto 
referido, y se encargó á los Obispos por la Cédula citada el puntual 
cumplimiento de todo; á que respondió el Obispo de la Catedral del 
Cuzco, en carta de 16 de Diciembre de 1691, diciendo que, no obs- 
tante haberse logrado en su Obispado la providencia que desde los 
principios dio en esta materia, se pusieron copias de la Cédula citada 



AGOSTO 1694 307 

en los libros de Fábrica de todos los curatos, para que teniéndola á la 
vista los curas, atendiesen con más vigilancia á su cumplimiento, y úl- 
timamente, en 30 de Mayo de 1691, se expidió Cédula para que en las 
provincias del Perú y Nueva España se pongan escuelas y maestros 
que enseñen á los indios la lengua castellana, en la forma y con las 
circuntancias que en ella se expresan, que por ser tan esencial y reco- 
pilar las antecedentes acompaño con éste copia de ello. 

En cuanto á la segunda parte de orden de V. E. cerca de si hay al- 
gunas dadas para que aprendan los indios la latinidad, ó si se han man- 
dado fundar Colegios para la educación de su Juventud, sólo se halla 
que por la ley II, tít.° 23 del Libro l.° de la recopilación está dis- 
puesto que sean favorecidos los Colegios fundados en el Perú para criar 
hijos de caciques y se funden otros en las ciudades principales del Perú 
y Nueva España, y se ha entendido de sugeto de la Compañía de Jesús 
que ha estado en el Perú, que en la ciudad del Cuzco hay un Colegio 
intitulado San Francisco de Borja, que está á cargo de la Compañía y 
llaman de los Caciques, adonde se crian los hijos de indios Caciques y 
Gobernadores, á expensas de S. M., con el título de Colegiales, de 
donde salen bien instruidos y enseñados para gobernar sus pueblos y 
parcialidades. Que en el Colegio del cercado de Lima se crían tam- 
bién, al cuidado de la misma Compañía y á expensas de su Magestad, 
los hijos de Caciques de las provincias inmediatas á Lima, para el mis- 
mo fin que en el Cuzco; y en una y otra parte hay escuelas comunes 
para indios y españoles y para todos de grande utilidad. Dios guarde 
á V. E. los dilatados años que deseo y he menester. — Madrid, 28 de 
Julio de l694>. 

Minuta. — Al dorso se lee: «falta que añadir — Visto». 

2.670. 1694- 8— I 74_6_-47 

Carta del Embajador D. Luis de la Cerda á S. M. — Remite las Bulas 
del Obispado de la Paz, por haber conseguido su expedición á favor 
de D. Fray Bernardino Carrasco, Obispo que era de la iglesia de San- 
tiago de Chile.— Roma y Agosto l.° de 1694. 

2 fs— Original.— .£■?«/..• «V. Mag.d » Term.: «manos de V. M.» 



308 PERÍODO OCTAVO I683-1704 

2.671. 1694-8—25 75—6-13 
La Cámara de Indias á S. M. — Da cuenta de la representación que 

ha hecho Fray Manuel Mercadillo, del Orden de Santo Domingo, electo 
Obispo de Tucumán, que por Abril de este año, hallándose leyendo la 
cátedra de Teología de la Universidad de Salamanca, como lector de 
Prima del Colegio de San Esteban, no pudo sacar las Bulas por estar 
estrechado á la pobreza religiosa que pide su estado. Pide se le con- 
ceda la vacante de él, y la Cámara es de parecer se le otorgue la tercia 
parte. — Madrid, 25 de Agosto de 1694. 

Al dorso se lee: «acordada en 23 del. — Hagole merd. de mas dos tercias partes 
de la renta de este Obispado».— (Rubricado.)— «Pse. en 6 de 7.'^ — D. Ant.° Or- 
tiz de Otalora». — Original. — 2 fs. 

2.672. 1694— 10— 15 122—3—4 

Real Cédula al Obispo de Buenos Aires. — Que recibió su carta de 
12 de Enero de 1683, en que da cuenta que en ese territorio tenían 
los religiosos de la Compañía de Jesús 15 reducciones y siete en la 
diócesis del Paraguay, muy numerosas y bien asistidas en lo espiritual. 
Y en las 15 poblaciones había cerca de I2.000 familias sin contribuir 
diezmos y primicias; S. M. da orden, por Despachos de este día, para 
que se haga nueva di numeración de los indios de dichas reducciones 
y se reconozca si se gobiernan por caciques con la misma política que 
los demás y qué géneros de frutos tienen; y hecha, acudan con los 
diezmos á los diocesanos á quienes tocaren y se obliguen los caciques 
á la cobranza de los tributos y á enterarlos en su Caja Real; y que los 
Gobernadores visiten estos pueblos y reconozcan su estado y cómo 
cumplen con estas obligaciones. Enviará certificación al Consejo de los 
diezmos que le pagasen cada año, para reconocer si le pagan entera- 
mente; y lo mismo encarga al Obispo del Paraguay por lo que toca á 
su diócesis.— Madrid, 15 de Octubre de 1694, 

El Rey, y por su mandado D. Antonio Ortiz de Ota^ora. - Em/>.: «En carta » 

Tertn.: «su Diócesis».— Fs. 163 á 163 v.'° — ídem, con igual fecha, al Provincial 
de la Compañía de Jesús, encargándole la ejecución de las órdenes tocante á la 
nueva dinumeración de los indios de las reducciones que están á cargo de los 
religiosos de ella. — ídem, con igual fecha, á D. Antonio Martínez Lujan, y por su 
falta á D. Miguel Antonio de Ormaza, Oidores de la Audiencia de la Plata, para 
que haga nueva dinumeración de los indios de dichas religiones como se manda. 



OCTUBRE 1694 309 

2.673. 1694— 10— 15 76—3—8 

Real Cédula de Comisión a D. Anto>/io .^Jartinez Lujan, Oidor de la 
Plata, y por su falta á D. Miguel Antonio de Ormasa, Oidor de ella. — 
Dice, que el Obispo de Buenos Aires, en 12 de Enero de 1683, dio 
cuenta de la visita de su Obispado y que en él había 1 5 reducciones 
de indios guaraníes ó tapes, á cargo de la Compañía de Jesús, y siete 
de la misma nación en la diócesis del Paraguay, que las divide el Pa- 
raná, todas muy numerosas, bien asistidas en lo espiritual, con templos 
capaces y decentemente adornados y muy bien instruidos los indios 
en la doctrina y costumbres. Que confirmó 24.000 muchachos de am- 
bos sexos, y este gremio de indios era el principal de aquel Obispado, 
por tener 15 poblaciones y cerca de 12.000 familias, y en lo restante 
de su diócesis había no más que tres ciudades de españoles y dos pue- 
blos de indios y escasamente l.OOO familias. Que dichos guaraníes no 
pagaban diezmos y primicias, y crecía cada día en gente esta nación, 
por ser la más ociosa y libre de servidumbre que había en todas las 
Indias. Que los religiosos, por el cariño que tienen á estos indios, 
nunca cesaban de solicitar las nuevas exenciones, pero era veneno para 
el indio, porque eso, estando sujeto á servidumbre, nunca está seguro, 
como no lo estaban éstos, porque en gente y armas excedían mucho 
al resto de aquellas provincias. Y en la visita reconoció cinco reduc- 
ciones pequeñas que convendría extinguirlas, incorporando los indios 
en otros pueblos. 

Y visto por el Consejo, con la petición del Fiscal, S. M. le manda 
haga nueva dinumeración de indios de las 1 5 y siete reducciones di- 
chas, y que reconozca si se gobiernan por cacique, como las demás, y 
qué írutos tienen. Y hecha la numeración, hará que acudan con los 
diezmos á los diocesanos á quien tocare y que los caciques cobren y 
enteren los tributos en la Caja Real, y ordena á los Gobernadores del 
Río de la Plata y Paraguay que visiten estos pueblos, reconozcan su 
estado y cómo cumplen con estas obligaciones, y á los Obispos que 
certifiquen al Consejo de los diezmos que cada año les pagasen, con- 
forme á la numeración; y le encarga al Superior de la Compañía de 
dichas doctrinas procure tenga efecto la ejecución de estas órdenes, 
que, de lo contrario, se dará por deservido y pasará á usar de sus ma- 



3IO PERÍODO OCTAVO 1683-I7O4 

yores regalías, y le dará cuenta de ello y se le hará grave cargo de 
cualquier omisión; y le da el poder, con inhibición, al Presidente y 
Oidores de esa ciudad y á otros cualesquiera Jueces y Justicias de esas 
provincias; y que otorgue la apelación de las partes de los autos ó 
sentencias que diere, sólo para ante el Consejo. — Madrid, 15 de Octu- 
bre de 1694. 

Es copia. — 3 fs., más el de carátula. — Emp.: <Don Antonio Martínez > 

Term.: »mi bolunt.d» — Al dorso se lee: «R.""^ Villagutierre!>. 

2.674. 1694--12— 13 154— 2— 21 

Real Cédula á los Oficiales de la Real Hacienda de Lima. — Que pa- 
guen al Superior de la Compañía de Jesús que lleva á su cargo la mi- 
sión de 1 1 religiosos de la misma Orden para la provincia de Santa 
Cruz de la Sierra, Juli y otras partes, 306,040 maravedís de vellón 
para el aviamiento, matalotaje y vestuario de ellos, y más lo que im- 
portare su viático y entretenimiento en Sevilla. — Madrid, 1 3 de Diciem- 
bre de 1694. 

El Rey, y por su mandado Antonio Ortiz de Otalora. — Emp.: «Ofiz.^ •, 

Term.: «de las Indias». — Fs. 210 á 211 v.'° — Tomo XII, 30,0X21,2, libro de 
Frailes, años 1688- 1699. 

2.675. 1694— 12— 13 74 -3— 30 y 154- I— 21 

Real Cédula al Presidente y Jueces Oficiales de la Casa de la Contra- 
tación de la ciudad de Sevilla. — Concediendo licencia á Ignacio de 
Frías, de la Compañía de Jesús, Procurador general de las provincias 
del Río de la Plata, Tucumán y Paraguay, para que pueda pasar á ellas 
50 religiosos sacerdotes y seis Coadjutores para las misiones de aque- 
las provincias. Los motivos que representó el P. Frías fueron: que su 
religión tiene en ella muchas reducciones y misiones de fieles y con- 
versiones de infieles, y empleados en ellas más de 70 sujetos, y ha- 
biendo empezado ahora la nueva misión de los chiriguanas, en que 
actualmente tiene algunas reducciones, y en ellas de 8 á 10 sujetos, 
sin las misiones de los indios charrúas y otros que expresa, fué enviado 
para solicitar de S. M. más misioneros. — Madrid, 1 3 de Diciembre 
de 1694. 



ENERO 1695 3" 

El Re3^ y por su mandado Antonio Ortiz de Otalora; señalada del Consejo.— 

Emp.: «El Pres.'^ » Term.: «mi Voluntad». — Fs. 249 á 250 .- Tomo XII, 

30,0 X 21,2, libro de Frailes, años 1688-1699. 

2.676. 1694 75— 6-— 10 

Memorial del P. Ignacio de Frías, de la Compañía de Jesús, Procu- 
rador general de las provincias del Paraguay, Tucumán y Buenos 
Aires, á S. M. — Dice que presentó en 2 de Junio de este año un Me- 
morial y poder, y que el Fiscal, á quien se dio vista de ellos, respondió: 
que presente la instrucción que cita el poder. Y porque no trae ningu- 
na, ni se la dio la Congregación que le eligió, aunque en ella se trataron 
los negocios que había de solicitar en la Corte, y son: pedir misión de 
sujetos á S. M. y las cosas que juzgare convenientes para las misiones 
y nuevas conversiones, en especial la de los chiriguanas, que están en 
la jurisdicción de Tarija, y la de las Corrientes y la que cita su Provin- 
cial, en el poder que le dio en nombre de su provincia es sólo para su 
General y de gobierno doméstico; fuera de lo cual no trae otra instruc- 
ción. Pide se dé por presentado su poder y licencia para introducir los 
referidos negocios de su provincia. Y para que se conozca la realidad 
con que procede la Compañía, y que nunca ha practicado dar seme- 
jantes instrucciones, ni él lo ha traído, y así lo jura in verbo sacerdotis. 
Original.2 fs. en 4.° — Emp.: «Ignacio de » Term.: «sacerdotis». 

2.677. 1695 — I— 21 45—2—5/8 

Certificación. — Dada por el P. Bernardo Francisco Gutiérrez, Pro- 
curador general por las provincias de la Compañía de Jesús de Indias, 
al Presidente y Jueces de la Real Casa de la Contratación, de haber sido 
asistidos en el Hospicio de Nuestra Señora de Guadalupe, de Sevilla, los 
Padres que por orden de S. M. van á las misiones del Perú, y son: Fran- 
cisco Borinie, Estanislao Arlet y Francisco Javier Leyden, de la provin- 
cia de Bohemia, desde l.° de Marzo de 1694; Antonio Mayorga y José 
Javier, de la de Cerdeña, desde 20 de Abril; Antonio Garriga y Sebas- 
tián de Monreal, de la de Aragón, desde 3 de Abril; Ginés de Tebar, 
de la de Toledo, en 20 del mismo mes; y Joaquín de Velasco, Antonio 
Murillo y Juan de Mier, de la de Castilla, en 24 de Mayo. — Sevilla, 21 
de Enero de 1695. 



312 PERÍODO OCTAVO 1683-I704 

Siguen las certificaciones: del Provincial de Aragón, José Vidal, de remitir, 
por orden de su General, Tirso González, al P. Antonio Garriga y al H.° Sebas- 
tián de Monrreal; fecha en Zaragoza á i.° de Enero de 1694. 

Del P. Jerónimo Mussio, Provincial de Cerdeña, tocante á los HH. Antonio 
Mayorga y José Javier; fecha en Sacer á i.°,del mismo mes y año. 

Del Provincial de Toledo, Francisco Miño, tocante al P. Ginés de Tebar; Ma- 
drid, Colegio Imperial, á 7 de Abril del mismo año. 

Del P. Antonio Carabeo, Provincial de Castilla, tocante á los PP. Joaquín de 
Velasco, Antonio Murillo y Juan de Mier; fecha en el Colegio de Valladolid á 
30 de Abril del mismo año. 

Del P. Jaime Willi, Visitador y Viceprovincial de Bohemia, en orden á los 
PP. Francisco Borinie, Estanislao Arlet y Francisco Javier Leyden; fecha en 
Olumucy (Olmütz), Moravia, á 3 de Enero de 1694. 

Del P.José Vidal, Provincial de Aragón, tocante á los PP. Ignacio de Osona, sa- 
cerdote, de veinticinco años, natural de Vich, y Miguel Gil, teólogo, de veinti - 
nueve años, natural de Magallón, Obispado de Zaragoza; fecha en Zaragoza á 4 de 
Marzo de 1695. Estos dos últimos fueron reseñados y enviados desde Madrid á 
los Jueces Oficiales de Sevilla por el Sr. Secretario D. Antonio Ortiz de Otalora, 
á 6 de Junio de 1695. 

2.678. 1695-2—3 45-2—5/8 

Reseña. — Ante el Sr. Semanero de la Casa de la Contratación de 
Sevilla, D.José Bernardo de la Parra, parecieron, para efecto de re- 
señarse, II religiosos de la Compañía de Jesús de los 1 7 que están 
concedidos pueda enviar á las misiones de Juli, Santa Cruz de la Sierra 
y otras partes, en las provincias del Perú, á costa de la Real Hacienda, 
el P. Pedro de Espinar, de la dicha Compañía y Procurador general 
de las provincias de las Indias, y son los siguientes: 

1 El I^. Joaquín de Velasco, sacerdote. Superior de esta misión, na- 

tural de Balmaseda, Obispado de Calahorra; de cuarenta años, 
de buena estatura, pelo negro, ojos pardos. 

2 P. Ginés de Tebar, sacerdote, de Talayera, Arzobispado de To- 

ledo; de treinta años, blanco, ojos negros, de mediana estatura. 

3 P. Antonio Murillo, sacerdote, de Cabeza del Buey, Obispado de 

Córdoba; de veintinueve años, blanco, ojos grandes, pelo negro. 

4 P. Antonio Garriga, sacerdote, de Mallorca y su Obispado; treinta 

y dos años, de mediana estatura, pelo rubio. 

5 P. Juan de Mier, sacerdote, de Santillana, Obispado de Oviedo; 

de veintisiete años, mediana estatura, blanco, ojos azules. 



MARZO 1695 313 

6 P. Antonio Mayorga, sacerdote, de Caller, en Cerdeña y su Arzo- 

bispado; treinta y un años, mediana estatura, blanco, pelo negro. 

7 P. José Javier, sacerdote, de Sazer, en Cerdeña y su Arzobispado; 

de treinta años, de buena estatura, señal de herida en la trente 
al lado derecho. 

8 P. Francisco Borinie, de Baronzi, en Bohemia, Arzobispado de 

Praga; treinta y un años, buen cuerpo, abultado de rostro, pelo 
castaño claro. 

9 P, Estanislao Arlet, sacerdote, de Opolio, Obispado de Orusaleila; 

treinta y dos años, alto, abultado de rostro. 

10 José Francisco Javier Leyden, sacerdote, de Viena; treinta y tres 

años, abultado de rostro y calvo. 

11 Sebastián de Monrreal, de Jaca; treinta y siete años, buen cuerpo, 

señal de herida en la frente. 

Reseñados en el Hospicio de Nuestra Señora de Guadalupe, donde 
es Superior el P. Francisco Gutiérrez y Procurador general por las 
Indias. — Sevilla, 3 de Febrero de 1695. — José Bernardo de la Parra 
(con su rúbrica). 

2.679. 1695— 2— 10 • 76—2—23 

Testimonio de los autos obrados hasta fin de Junio de i6g4 sobre las 
dependencias de la Colonia del Sacramento, para enviar á S. M., y las 
que se han seguido después hasta 10 de Febrero de i6gj. — Remitidos 
con carta del Gobernador de Buenos Aires D. Andrés de Robles de 
30 de marzo de 1695, ^^^ se recibió con la flota de Nueva España. — 
Puerto de Buenos Aires, I o de Febrero de 1 695. 

147 fs. numerados, más otro en blanco, más 23 fs.,más 8 interpolados en blanco. 

Emp. (la primera numeración foliada): «Mi Señor, Sauiendo » Term.: «D.Franco. 

Naper de Lancastro», — (Rubricado.) — Emp. (la segunda numeración sin fecha): 
«Sr. Meu, a esta hora » Term.: «sno. de su magd.» —(Rubricado.) 

2.680. 1695— 3 — 14 76—2—23 

Caria del P. Luis Gómez ^ Superior de las misiones de la Compañía 
de Jesús del Uruguay y Paraná al P. Rector del Colegio del puerto de 
Buenos Aires. — Dícele que tres portugueses se encontraron con dos 
indios que iban á reconocer un puesto para recoger en él vacas ó ran- 



314 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

chear. Como suelen dichos portugueses, simulando su intento se pu- 
sieron á hablar con ellos, y habiéndolos despedido, les asestaron las 
escopetas sin advertirlo ellos, derribándolos de los caballos en que iban, 
de que luego murió el uno, y pensando quedaban ambos muertos, se 
retiraron, temiendo lo que les podía suceder si los muchos indios que 
tras los dos iban llegaban allá, como sucedió. Pues yendo poco después 
con su caballada y hallado el uno todavía vivo, les dijo el suceso, y á 
poco tiempo murió también. Con lo cual, irritados los indios, siguieron 
el rastro y dando con los portugueses los mataron, menos uno que se 
escapó, y éste llevaría el aviso y no diría cómo fué; pues los indios lo 
hicieron irritados de lo que ejecutaron los portugueses matándoles pri- 
mero dos. Y parecía ser cierto, pues habiendo antes encontrado los in- 
dios con una carreta de los portugueses que se volvía á San Gabriel, no 
hicieron molestia alguna á los que la llevaban, y éstos podrían decir la 
verdad, y no el que por robarlos les acometieran los indios. — Santo 
Tomé, 14 de Marzo de 1695. 

Autógrafa. — i í" —Emp.: «Por lo q. solo » Tej-m.: «mas despacho». 

2.681. 169S— 3— 21 76-2 — 23 

Testimonio. — Comprende las cartas que el Gobernador de la Colonia 
del Sacramento, D. Francisco Naper de Lancastro, escribió al Gober- 
nador de Buenos Aires, D. Agustín de Robles, en forma de protesta, 
sobre las muertes que dice hicieron los indios de las doctrinas que es- 
tán á cargo de los religiosos de la Compañía de Jesús, entre los ríos 
Uruguay y Paraná, en tres soldados de su guarnición y dos indios de 
nación tupis, habiendo salido á hacer matanza de ganado vacuno á los 
parajes del río del Rosario. =Siguen: la respuesta del Gobernador de 
Buenos Aires; el auto exhortatorio que sobre el particular se hizo al 
Provincial de dichos religiosos, P. Lauro Núñez, y todas las demás no- 
ticias y cartas que intervinieron en esta dependencia, así de su señoría 
y del dicho Gobernador de la Colonia, como del Cabo de la guardia de 
San Juan, hechas hasta el día 18 de Marzo de 1695, agregadas á los 
autos obrados hasta fin de Junio de 1 694, sobre las dependencias de 
la Colonia del Sacramento, para enviar á S. M. y las que se han se- 
guido después, hasta 10 de Febrepo de 1695. 



. ABRIL 1695 315 

La fecha del testimonio es de Buenos Aires, 21 de Marzo de 1695.— Remitido 
con carta del Gobernador de 30 de Marzo de 1695, <iue se recibió con la flota de 
Nueva España. - Anejo.— Toda la foliación que se halla después de la foliada en 
147 fs. está sin numerar, á excepción de los ocho últimos fs. 

2.682. 1Ó95— 3— 24 74—3—39 
Carta de D. José de Garro al Sr. D. Antonio Ortiz de Otalora. — 

Informándole (como se le ordenó) sobre la representación que hizo la 
ciudad de Santa Fe de la Vera Cruz de que se le apliquen los derechos 
de la Romana, Mojón y Contribución de Pulperías. Trata, con esta 
ocasión, de lo propuesto por el Cabildo de aquella ciudad para que los 
Padres de la Compañía de Jesús se encargasen de la reducción de los 
indios calchaquíes. —San Sebastián, 24 de Marzo de 1695. 

Original. -4 fs. — Emp.: «En carta de 18 de Hen.° > Term.: «con todo rendi- 

miento>. 

2.683. 1695—3 — 30 76—2—23 

Carta del Gobernador de Buenos Aires, D. Agustín de Robles, á S. M. 
Dice que en 28 de Abril de 1693 dio cuenta de! estado y dependen- 
cias de la Colonia del Sacramento hasta aquel día, y ahora remite á 
S. M., por vía de los galeones, los autos de todo lo sucedido, por si se 
hubieren perdido los que envió por el Brasil, y aunque el último su 
ceso de las muertes de los tres portugueses y dos indios, al primer 
semblante parece que les asiste razón, tiene su recelo de que ellos mis- 
mos los ocasionaron; sobre que esperará la justificación del hecho para 
darle la satisfacción que pidiere el caso. El Gobernador de la Colonia 
confiesa por sus cartas el dolor, que disimula mal, de verse perdido 
con la falta de comercio, sobre cuya esperanza hizo muy grandes em- 
peños de ropa en Portugal, que toda se le ha perdido. — Buenos Aires, 
30 de Marzo de 1 69 5. 

Original. — i f.°, más el de carátula. — Emp.: «Hauiendo dado quenta » 

Term.: «que teda se le a perdido». — Al dorso se lee: «Rda. en Margo de 1697.-- 
Se remita todo lo q. huuiere sre. esto y tocante a la Isla de Maldonado al señor 
D. Franco. Camargo». — (Rubricado.) 

2.684. 1695-4— 10 7Ó— 2— 23 
Testimonio de los autos que remitió el Gobernador de Buenos Aires, 

D. Agustín de Robles, en carta de i¿ de Abril de i6g¿. — Sobre el es- 



3l6 PERÍODO OCTAVO 1683-I7O4 

tado en que quedaban las dependencias con la Colonia del Sacra- 
mento. — Buenos Aires, lo de Abril de 1695. 

156 fs., más uno en blanco, el de carátula y el de cubierta.— Emp.: «Mi Señor, 
Sauiendo » Tertn.: «Sno. de su magd. y gouon.> 

2.685. 1695— 4— 15 ;6_2— 23 

Carta del Gobernador de Buenos Aires, D. Agustín de Robles, á S. M. 
Repite los autos del estado de las dependencias con la Colonia, con 
deseo de que S. M. se halle con noticia verdadera, por haber sabido 
que el Gobernador de dicha Colonia ha dado cuenta en algunas oca- 
siones de lo que ha sucedido con la celeridad que le aconseja su de- 
masiado orgullo y poca edad. Y por ser muy posible que el Embaja- 
dor de Portugal forme en esa Corte la queja, levantándola de punto y 
conviene que S. M. se halle con plena noticia de todo, justificación de 
autos y sus mismas cartas del Gobernador, para no sólo satisfacerle, 
sino volverle la queja, procuró encaminar estos autos donde espera se 
reconozca que en el último suceso de las muertes de los portugueses 
é indios queda dispuesto á darle plena satisfacción, y no sólo dársela, 
sino culparle, por haber venido á sus manos carta del Superior de las 
doctrinas, escrita al Rector del Colegio de aquella ciudad (que original 
remite), para que se pueda responder mejor al Embajador, en el ínte- 
rin que va ya lo que resultare de las diligencias empezadas, á que no 
había lugar á esperar por estar para partir la flota del Brasil. — Buenos 
Aires, 15 de Abril de 1 69 5. 

Original. — I f.", más el de carátula. — ^»ü/.; «Aunque por los navios » 

Term.: «para partir». — Al dorso se lee: «R.da en 1 1 de Noure. de 1695. — ^Junta. — 
Los autos quedan en la Sria. para quando convenga, y avísese del reciuo, y por 
lo demás se lleue a la Junta de Gue.*». — (Rubricado.) — «Junta dho. dia. — Aña- 
dase al resumen para q. se vea el Martes, como está preuenido». — (Rubricado.) 

2.686. 1695— 4— 15 76—2—23 

Copia del capítulo de carta que escribió el Gobernador de Buenos 
Aires, D. Agustín de Robles. — Remite la planta del fuerte de aquel 
presidio, con su perfil, hecho de su mano, y con decir que los parape- 
tos tienen tres pies de grueso muy escaso, cuando ni aun 20 eran bas- 
tante, y que los flancos aun no tienen treinta el que más, cuando lo 



ABRIL 1695 317 

ordinario son de lOO, cree que está bastantemente ponderada su inuti- 
lidad, y sobre ser de tierra, á quien la continuación de las aguas des- 
hace cada día, costando más de reparo que Jo que él vale, espera que, 
en vista de él, S. M. mandará dar la providencia que más convenga á 
su Real servicio. — Buenos Aires, 15 de Abril de 1695. 

I f.°, más otro en blanco. — Emp.: «Todas estas cosas > Te?m.: «de V. M.» 

2.687. 1695-/1— 23 76—5-7 

Memorial del P. Miguel de Viñas, de la Compañía de ^esús, ProcU" 
r ador general de la provincia de Chile. — Dice que su religión tiene en 
ella misiones encargadas por S. M.; presenta cartas del Obispo, Presi- 
dente de la Audiencia de Santiago y Gobernador de Valdivia, en que 
se hace ver la necesidad de sujetos, la cual ha crecido, porque desde 
la última concesión que hizo S. M., en 1682, á José María Adamo, su 
Procurador, y de los religiosos que éste pasó el año de 1 684 en los ga- 
leones del General D. Gonzalo Chacón, murieron seis, como informa 
dicho Presidente, sin que hasta hoy se hayan concedido sujetos por 
S. M., ni Procurador que los haya conducido; y siendo esta necesidad la 
que obligó á su provincia á remitirlo á esta Corte á pedirlos y conducir- 
los: suplica 30 misioneros para dichas misiones y que la tercera parte 
de ellos pueda ser de extranjeros, conforme á la Real Cédula de 1684. 

Original. — 2 ís. en 4.° en medio pliego para despacho de oficio, 6 maravedís, 
sello 4.°, año 1695. — Al dorso se lee: «Los desp.°s tocantes a la Misión de Chile 
que pidió el P.« Joseph M.^ Adamo el año de 82, se dieron el de 84 al P.^ Man.' 
Rodríguez. Y no consta q. desde entonces se haya concedido otra Misión para 
aquellas Prov.^^— El informe ba en pliego aparte». — (Rubricado.)— <Bienen den- 
tro las cartas de Informe que expresa. — Cam." a 23 de Abril de 1695. — Véalo el 
Sr. fiscal», — (Rubricado.) — ^El Fiscal, en vista de este mem.' y del Informe del 
Cou.""", Aud.^ y Obpo. de Chile para que se conzeda esta Mision=dice: que no 
auiendo precedido la nomina de los religiosos existenttes que hay y de los q. an 
faltado de las misiones anttecedenttes: Como se prebiene por la Ley 3, Título 14, 
Libro I de la recopilación, parece no está en términos de poderse conzeder esta 
misión. — Md. y Maio 12 de 1695». —(Rubricado.) - «Cons.° a 27 de JuUio de 1695. 
Hau.do conferido de orden del Cons." el Sr. D. Lope de Sierra con este religioso 
sre, el punto de los Misioneros que seria bien embiar, y por los motivos que 
represento en el Cons." y se tuvieron pre.'^^ acá, de [que] se concedan cuarenta 
religiosos y seis coadjutores, con la calidad de la 3.^ pte. de extranjeros llama, 
dos de la Casa de Austria, y la Cont.na informará el importe de este auiam.'°> — 
(Rubricado.) — «El Informe ba en pliego aparte». — (Rubricado.) 



3l8 PERÍODO OCTAVO 1683 I704 

2.688. 1695—6- 26 122—3—4 

Real Cédula al Gobernador de Buenos Aires. — Ordenándole haga 
aplicar por tiempo de diez años á la ciudad de Santa Fe de la Vera 
Cruz los derechos de Romana, Mojón, Pulperías, y que los religiosos 
de la Compañía de Jesús se encarguen de la misión de los indios cal- 
chaquíes, para evitar el escrúpulo que se sigue de la retardación, y que 
la de San Francisco cese en la pretensión intentada, pues no se ad- 
quiere derecho en materia de esta calidad, porque fuese religioso fran- 
cisco el que asentó esta paz. — Madrid, 26 de Junio de 1695. 

El Rey, y por su mandado Juan Antonio Ortiz de Otalora. — Emp.: «En car- 
ta » Term': «mi Voluntad».— Fs. 186 v.'° á 188. 

2.689. 1695-6—30 74--3_39 

Carta de Fray Julián Chumilla^ Comisario general de Indias^ á un 
individuo del Real Consejo. — Dándole cuenta de cómo había dieciocho 
años que los calchaquíes dieron la paz en el gobierno de Buenos Aires, 
mediante los oficios de un religioso de su Orden, y que los administran 
los religiosos de la Compañía, coadyuvando, según las indicaciones del 
Real Consejo de Indias, los religiosos de su Orden á dicha administra- 
ción con los Padres de la Compañía, sin contradicción alguna. - Ma- 
drid, 30 de Junio de 1695. 

2 fs.— Original. — Emp.: «V. S. fue servido » Term.: «acompaña a esta».- Al 

dorso se lee; «El Consejo ordenó al consejero diese gracias al Comisario, como 
ejecutó en primero de Julio del mismo año>. 

2.690. 1695-7—4 74—4—4 
Testimonio de Real Cédula y lo ejecutado en su virtud. — Sobre que 

se recogiese un Memorial, impreso sin licencia por el P. Pedro Calde- 
rón, de la Compañía de Jesús, que remite á S. M. en su Real y Supremo 
Consejo de las Indias, del Nuevo Reino de Granada, sobre la nulidad y 
validación de una concordia hecha entre la Compañía y la religión de 
predicadores de la provincia de Quito tocante á la erección de Univer- 
sidad general de estudios en esa ciudad y la de Quito, fundación de 
cátedras, forma de graduar en los Colegios que cada una tiene en ellas, 
en que S, M. ha mandado dar las providencias que se ha tenido por 
conveniente. — Madrid, 4 de Julio de 1695. 



lULIO 1695 319 

3 fs. — Copia legalizada. — jS;»/.; «en mi Consejo » Terni.: «Joseph de 

Cobos>. 



2.691. 1695-7—5 74._4_i8 

Memorial del Procurador general de las provincias del Rio de la 
Plata y Tucumán, D. Gabriel de Aldunate y Rada, á S. M. — Presenta 
el Arancel de los derechos parroquiales que se pagan en Tucumán y 
un informe que el Cabildo de la ciudad de Córdoba hace á S. M. sobre 
el exceso de dichos Aranceles, pidiendo se moderen y reciban en 
frutos, por falta de plata que suele haber en dicha provincia para pa- 
garlos. 

Original.— I f.° — «Cons,° a 5 de Jullio de 1695. -Al Sr. Fiscal». — (Hay una rú- 
brica.) — El Fiscal dice «que por la ley 9, tt.° 8, lib. i de la Recopilación de In- 
dias está dispuesto que en los Concilios Provinciales se hagan Aranceles de los 
derechos eclesiásticos, regulándolos solo por triplicado del que está dispuesto 
para la iglesia de Sevilla, y que los Presidentes y Gobernadores tengan el cui- 
dado de proponerlo en los Concilios que se hicieren, y por la segunda del mismo 
titulo se previene que no se ejecute lo dispuesto en estos Concilios hasta tener 
aprobación del Consejo — por ley 6 del mismo tt.° se expresa la diferencia délos 
concilios Provinciales a los Sínodos Diocesanos, mandando que aquellos no se 
ejecuten sin remitirlos y tener aprobación del Consejo; y estos que se remitan 
a los Presidentes y Audiencias, para que si hallaren que en ellos se perjudicó al 
Patronato o jurisdicción o otro inconveniente notable hagan sobreseer en su 
ejecución y los remitan al Consejo, para proveher lo conveniente; y respecto de 
no constar que el Aran[cel] que se presentó haya sido comprendido en Concilio 
Provincial y que este estubiese aprobado por el Consejo, sino por Sinodo Dio- 
cesano, parece pertenece la revisión y conocimiento a la Audiencia de este dis- 
trito, a los cuales está cometido la moderación de los Aranceles, según lo ad- 
vierte el S."" Solorzano en la Política Indiana, lib. 4, cap. 8, § y si aun se hallare, 
y en el lib. 5, cap. 3, en el § que empieza lo octano. Porque parece se debe re- 
mitir esta pretensión a la aud.* de aquel distrito, para que vea y reconozca el 
referido Arancel, y hallando no estar aprouado por aquella Aud.^ y ser excesi- 
vos los derechos hagan despacho de Ruego y encargo al Obispo de aquella Dió- 
cesi para que lo modere y arregle a lo que fuese justo, según el estado que pre- 
sente de los Caudales de los C.^^ — Y en quanto a que los Párrocos llevan de los 
entierros que se hacen en los Combentos de las Religiones la tercera parte más 
de los derechos que regularmente deuian perciuir, sin embargo de que la Reli- 
gión de San Francisco ganó ejecutoria en aquella Audiencia para que no la lle- 
nasen de los entierros de sus Combentos, se debe asimismo mandar que la 
Audiencia reconozca la citada ejecutoria y dé la prouidencia combeniente, para 
que los Párrocos se arreglen a ella en los entierros que se hiciesen en los demás 
Combentos.— Y que no teniendo los herederos P.^ cumplan con pagar en gene- 



320 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

ros al precio corriente, rogando y encargando al Diocesano disponga nuevo 
Arancel, pues ha tanto tiempo que no se ha echo. — MA y oct.* lo de 95». — (Hay 
una rúbrica.) — «fho. — Cons.° 13 de Oct.* 695.— Como lo dize el S/ Fiscal, come- 
tiéndose a la Aud.**, y si en ella se reconociere ay resistencia en los Obpos. en 
formar nuevos Aranceles y arreglarse a las disposiciones de derecho, dé quenta 
al Consejo». — (Hay una rúbrica.) — Sigue el «Arancel eclesiástico sacado del ori- 
ginal que tiene el 8.°'' Maestro Don Bar.'"'* Daualos, Arcediano de la Santa Igle- 
sia Cathedral deste Obispado de Tucuman, Prou.°'' y Vic.° Gnl., en sede Va- 
cante, sacado y autorizado del Liz.do Don Cosme de el Campo Ibañez, Rector 
del Colegio Seminario R.' de la Santa Iglesia Cathedral, Prou.""" y Vic.° Gnl., en 
Sede Uacante, a Pedimento de SS." el muy Ilustre Cabildo, Justicia y Regimiento 
desta Ciudad de cordoua en veintiquatro dias del mes de Dic.^ de mil y seis- 
cientos y nobenta años. — D. Cosme del Campo Ibañes, Secrett." y notario 
pu.co» — (Hay una rúbrica.) — El Arancel Eclesiástico y derechos de entierros y 
casamientos es de D. Fray Fernando Trejo y Senabria, y comprende 39 núme- 
ros, y su fecha es en Santiago del Estero en 27 de Noviembre de 1610, 5' el Tes- 
timonio legalizado del traslado concorde con su original y firmado por D. Cosme 
del Campo fué dado en Córdoba en 24 de Diciembre de 1692. 

2.692. 1695-7- 10 76—3—9 

Carta de D. Francisco Domínguez, electo Presidente de Charcas, 
á S. M. — Refiere que su celo desea anticipar lo que más pueda ser el 
Real servicio, contribuyendo con sus experiencias desde ahora. Y la 
materia que ha reconocido de mayor gravedad es la reducción de 
los gentiles, que en la provincia del Chaco son innumerables, pues se 
halla circuida de la de Santa Cruz de la Sierra, Valle de Tarija, Tu- 
cuman, parte de la del Río de la Plata y del Paraguay; y todas las más 
ciudades hacen fronteras á los enemigos del Chaco y mantienen con 
ellos dilatada guerra. Expresa los daños que de ello se ocasionan, y lo 
fértil y calidades de la tierra; que ha más de cincuenta años que se 
desea la reducción de estos indios, y aunque se ha intentado, no se ha 
conseguido; dice la forma en que se puede intentar con más formali- 
dad que hasta ahora, moviéndose la gente y paisanos amigos, saliendo 
cada uno de su frontera y ciñendo á estos gentiles; para lo cual se ne- 
cesita controvertir con los prácticos sobre el tiempo, caminos, gente 
y gastos y resolver la ejecución, arbitrándolos, que no pueden ser mu- 
chos, y que los Padres de la Compañía de Jesús ayuden con gente de 
sus doctrinas del Paraná y Uruguay, y en su defecto con bastimentos 
y caballos, para la entrada, como lo han hecho otras veces, y nom- 



iULIO 1695 ^21 

brando Cabo superior á quien obedezcan todos las diferentes goberna- 
ciones. Y si esto se lograse con buen suceso, se podían transportar buen 
número de estos indios en los valles inmediatos á Potosí y con ellos ir 
reclutando la mita del cerro, que se halla hoy en tan corto número y 
conviene tanto reemplazarla; ó transportarlos á otro paraje distante, 
como lo practicó D. Alonso de Mercado y Villacorta con algunos de 
estos indios y con los que conquistó del Valle de Calchaquí, que pasó 
á muchos de ellos á Buenos Aires, donde hasta ahora permanecen (que 
son los de Santa Cruz de los Quilmes, dos leguas de dicha ciudad), en 
mejor modo que los que dejó por vía de encomienda en Tucumán. — 
Cádiz y Julio 10 de 1695. 

Original. — 4 fs., más el de carátula. — Emp.: «Hauiendo > Term.: cde 

V. Magd.» 

2.693. 1695— 7— II 76—3—9 

Carta del Conde de Montellano á D. Antonio Ortiz de Otalora. — Re- 
mite la carta que puso en sus manos D. Francisco Domínguez, electo 
Presidente de la Audiencia de Charcas, para que, en vista de su con- 
tenido, se dé la providencia que se tuviese por conveniente. — Cádiz y 
Julio II de 1695. 

I f.°, más el de carátula. — Original. — Emp.: «Pongo > Term.: <combeniente». 

Al dorso se lee: «Rda. por el ordin.° en 18. — Junta. — Están en poder del Sr. fiscal 
los paps. tocantes a la Guerra de los Yndios del Chaco, de que trata la carta de 
este Preste, de charcas. — sobre este punto escribió Diego Velez de Alcocer otra 
carta.— Junta a 19 de Jullio 1695. — Al Sr. ñscal, con lo demás», — (Rubricado.)— 
«Ror. Villagutierre». —El Fiscal, en vista de esta carta y de todos los papeles so- 
bre la materia, dice: «que las contiendas de los Indios Mocobíes de más de cin- 
cuenta años á esta parte hasta el de 1679 recopiló en ajustada relación el Rela- 
tor D. Juan Vallejo, en 12 de Julio del mismo año, que da por reproducida para 
escusar proligidad. — De ella resultó el acordado del Consejo de 1 1 de Julio 
de 1679, ordenando se librasen despachos al Arzobispo y Audiencia de Charcas 
y al Obispo y Gobernador de Tucumán para que informasen si convenía decla- 
rar contra dichos indios la guerra ó enviarles misioneros con escolta de soldados; 
y en caso de guerra se arbitrasen los medios con menos costa de la Real hacien- 
da, y que el Virrey hiciese Junta general, con consulta de teólogos para seguri- 
dad de la real conciencia, é informase lo que se podía ejecutar. — El Virrey, con 
carta de 24 de Noviembre de 1682, remitió los pareceres del Presidente de los 
Charcas, D. Bartolomé González de Poveda; del Arzobispo de la Plata, D. Cris- 
Tomo IV. 21 



Í2Í PERÍODO OCTAVO 16S3-I7O4 

tóbal de Zamora; del Obispo y Gobernador de Tucumán, de D. Pedro Eraso, y 
la respuesta, con vista de dichos informes, del Fiscal de Lima; y tres pareceres 
de tres teólogos, todos en sentido de se que declare cuanto antes la guerra contra 
dichos indios, y discurren arbitrios para que, sin costa de la Real Hacienda, se 
aquiete aquella provincia; y lo mismo resolvió el acuerdo de Lima, y el Virrey 
avisó quedaba haciendo las prevenciones para que, en llegando la resolución 
de S. M., no se perdiese más tiempo. Y en carta de 6 de Octubre de 1687 insi- 
nuó el Virrey los motivos de no poderse continuar la guerra con ejército formal 
y cesó en la que había principiado, disponiendo se ejecutasen algunas correrías 
entre año. — A este informe, con lo que dijo el Fiscal en 8 de Noviembre de 1693, 
se mandó por auto del Consejo se esperase las cartas é informes sobre esta gue- 
rra que habían de venir en los navios de Buenos Aires, y en viniendo, se en- 
viase todo al Fiscal.— Estos informes son del año 1692; dos de los Cabildos secu- 
lares de Salta y San Fernando, Valle de Catamarca, de 29 de Noviembre de 1692, 
respectivamente; y otros dos de Diego Vélez de Alcocer, vecino de Salta, y de 
D. Martín de Jáuregui, Gobernador del Tucumán, sus fechas de 29 de Noviem- 
bre y 30 de Diciembre del mismo año: todos abogando por la necesidad de la 
guerra viva.— El mismo informe que el Gobernador hace también D. Francisco 
Domínguez, proveído Presidente de la Audiencia de los Charcas, en sentido 
de que hagan la entrada á los mocobíes del Chaco la gente de la provincia del 
Paraguay, Santa Fe, Santa Cruz de la Sierra, Tarija y las ciudades de la provin- 
cia del Tucumán, por ser todas fronterizas de estos infieles, y D. Pedro Eraso 
añade que se den las órdenes y precauciones necesarias para que en dicha en- 
trada se excuse lo posible el derramar sangre de indios, y que los apresados se 
saquen á poblarlos á la jurisdicción de Buenos Aires, como se hizo con los quil- 
mes, incorporándolos á la Corona, repartiéndoles tierras y dándoles administra- 
ción de justicia y buena economía; y en cuanto á la disposición de medios, elije 
el Fiscal que se escriba á los Gobernadores, Cabildos y vecinos de dichas ciu- 
dades, y en especial á las del Tucumán, Santa Fe y Buenos Aires, para que asis- 
tan con todos los caballos, muías, vacas, harinas y maíz; y para la hierba, tabaco, 
vino, aguardiente, municiones, vestuario y demás pertrechos, que será necesario 
comprarlos, se podrá sacar de las Cajas de Potosí hasta 20 ó 30.000 pesos, con 
calidad de reintegro, que podría hacerse del derecho ó contribución que se ha 
impuesto de las muías, vacas, hierbas, tabaco y demás géneros que conducen los 
vecinos de las tres provincias consignados para la manutención del presidio de 
Esteco, que en tres años se podrán reintegrar las Cajas de Potosí, y hecha la 
guerra y poblados»aquellos indios y en quietud las provincias, será innecesario 
aquel presidio y cesará dicha contribución y quedará franco el camino real de 
aquel comercio. — El Consejo y Junta de guerra proveerá lo más conveniente. — 
Madrid y Septiembre 27 de lógó». — ¡Rubricado.) — A continuación se lee: «Junta 
2 de Octubre de 1696. — Al Relator Ldo. Va. Gutiérrez, con los autos>. — (Rubri- 
cado.) — «Su Illma. Y Señores de la Junta — Jubenazo— Serra — Camargo — Busta- 
mante — Carnero.— Visto con los Señores del margen. — 12 de Junio de 1698. — 
Ldo. Brias.> — (Rubricado.) — «S. Exa. — Juvenazo — Florida- Camargo — Castro — 
Carnero —Larrea.— declarase por no Visto este espediente y se traiga el Martes 
12 deste Mayo 5 de 1699, — Lido. Brias». — (Rubricado.) 



Noviembre 1695 i^i 

2.694. 1695-7-30 76-5—7 
Informe de la Contaduría. — Tocante á la misión de 40 religiosos y 

seis Coadjutores concedida á la provincia de la Compañía de Jesús de 
Chile para el aviamiento, matalotaje y vestuario de los mismos, que 
por decreto del Consejo de 27 del corriente se han concedido al Padre 
Miguel de Viñas, de la Compañía de Jesús, Procurador de la provincia 
de Chile, es necesario «vn quento, Duzientos y Treynta nueue, mil, 
ciento y sesenta mrs. de vellón», esto sin el gasto que han de hacer 
desde los Colegios de donde salieron hasta llegar á Sevilla, que se les 
ha de contar á razón de 7 reales cada día por cada religioso, cons- 
tando por certificación de los Superiores de los dichos Colegios de 
donde salieren, haciendo la cuenta de 8 leguas por día, y más 2 reales 
en cada uno de los que se detuvieren en Sevilla aguardando embarca- 
ción. — Madrid, 30 de Julio de 1695, — Dn. Pedro de Castro y Colon. — 
Mig.' Ant.° de Cabrera (los dos con sus rúbricas). 
Original. — 1 f,°, más el de carátula. 

2.695. 1695— 8 — 14 74—6—46 
Carta del Embajador en Roma^ D. Luis de la Cerda, á D. Bernardo 

Antonio de Pardiñas Villas de Franco, Secretario del Real Consejo. — 
En ella acompaña el Breve que se le mandó solicitar para que Fray 
Manuel Mercadillo, Obispo electo de la iglesia de Tucumán, se pueda 
consagrar en España. — Roma, 14 de Agosto de 1695. 
2 fs. — Original. — Emp.: «Hauiendo » Term.: «ha menester». 

2.696. 1695— 9 — 19 74-6—40 

Informe de D. José de Garro á D. Antonio ae Ubilla y Medina. — 
Informando sobre la representación que ha hecho el Procurador gene- 
ral de Buenos Aires de que se recojan los portugueses en la forma 
que propone. — Madrid, 19 de Septiembre de T695. 

I f.° y el de carátula. — Original.— .fi"/»/..- «En carta de 15 » Tenn.: «a esos 

Sres.» 

2.697. 1695— II— 25 122—3—4 
Real Cédula al Gobernador de Buenos Aires. — Que en Junta de 

Guerra de Indias se ha entendido que los portugueses que fueron en 



Íi4 período octavo 1683-1^04 

la última flota al Brasil trataban, por orden de su Príncipe, de poblar 
la isla de Maldonado, por su fertilidad y abundancia de ganados, y que 
lo mismo ha hecho en tierra firme frente á la isla de San Gabriel. 
Que esté en inteligencia de ello para observar las órdenes, de que se 
le remite duplicado, sobre esta materia, dando cuenta de lo que resul- 
tare. — Madrid, 25 de Noviembre de 1695. 

El Rey, y por su mandado Juan Antonio Ortiz de Otalora. — Emp.: «en mi 
Junta » Term.: «Dup.do» — Fs. 221 v.'° á 222. 

2.698. 1695-12— 3 76_5_7 

Memorial de Ignacio de Frías, Procurador general de la Compañía 
de Jesús del Río de la Plata, Paraguay y Tucumán, á S. M. — Dice que 
por haberse experimentado no ser regulares los navios de registro de 
Buenos Aires, dilatándose unas veces sus salidas y otras anticipándose, 
pide ordene S. M. á los Gobernadores del Ríd de la Plata no les pongan 
impedimento alguno á los Procuradores de esta provincia para que se 
puedan embarcar en dichos navios, aunque no estén cumplidos del 
todo los dichos seis años. 

I f.'', más el de carátula. — Emp.: «Ignacio de Frías > Teitn.: «de V. Mgd.» — 

Al dorso se lee: «Conss.° 3 de Diz."^^ 1695. — Como lo pide». — (Rubricado). 

2.699. 1695 — 12 — 19 122—3—4 

Real Cedida á la ciudad de Santa Fe de la Vera Cruz. — Extrañán- 
dole que, sin participárselo al Patrón, acudiese al Prelado de San Fran- 
cisco á la solicitud de misioneros y que no lo continúe en adelante. — 
Madrid, 19 de Diciembre de 1695. 

El Rey, y por su mandado Juan Antonio Ortiz de Otalora. — Emp.: «Con oca- 
sión » Term,: «cumplirlo asi». — Fs. 242 á 242 v.'° 

2.700. 1695 — 12 — 19 122—3 — 4 

Real Cédula al Obispo de Buenos Aires. — Dice que D. Gabriel de 
Aldunate y Rada, Procurador general de Santa Fe, le ha representado 
que deseando dicha ciudad la reducción de los calchaquíes, tocagues 
y vilos, evitando las invasiones que hacían en las estancias, hizo paces 
con ellos por mano de Fray Diego de Córdoba, del Orden de San Fran- 
cisco, expresando lo que había pasado cerca de esta reducción y dere- 



DICIEMBRE 1695 325 

cho que pretendió tener á ella la religión de San Francisco, de que 
presentó algunos instrumentos: suplicándole encargase al mencionado 
Obispo, y en su ausencia al Cabildo de esa iglesia, confiriese el uso de 
la potestad al sacerdote secular que hallase á propósito, y no habién- 
dole, á uno de los religiosos de la Compañía, el que eligiese su Prelado; 
no permitiendo se continuase el abuso de enviar los Prelados regulares, 
por su propia autoridad misioneros; pues aunque tuvieren esta facultad 
por Bula pontificia, está revocada y condenada por el Derecho y Con- 
cilio tal facultad, y mandada guardar por Ley del Reino, y que en esta 
materia se pusiese la celeridad que pedía su importancia, y diese orden 
al Gobernador de esa ciudad para que dejase al principio obrar á los 
eclesiásticos solamente hasta estar en estado de seguridad, por la des- 
confianza de los indios: S. M. le ruega y encarga que en caso que estos 
indios gentiles quieran abrazar la fe y admitir misioneros, habiendo 
clérigos virtuosos y de vida ejemplar los procure persuadir á que se 
ejerciten en tan santo empleo, y si la religión de San Francisco estu- 
viere en disposición de enviar misioneros á dicha provincia se valga de 
ella para que nombre sujetos á propósito, presentándolos al Vicepa- 
trono, y para el estipendio se acuda al Virrey para que provea de lo 
necesario, añadiéndolo al situado, — Madrid, 19 de Diciembre de 1695. 

El Rey, y por su mandado D. Antonio de Ubilla y Medina. — Emp.: «Dn. Ga- 
briel de » Term.: tdareis quenta». — Fs. 243 v.*° á 244 v.'" 

2.701. 1695—12—26 122-3—4 

Real Cédula á D. Agustín de Robles, Gobernador de Buenos Aires, — 
Mandándole, á instancia de Ignacio de Frías, de la Compañía de Jesús, 
Procurador general de las provincias de Tucumán y Paraguay, que en 
las ocasiones que se ofrecieren de navios de registro, deje embarcar en 
ese puerto á los Procuradores de la Compañía de Jesús de las provin- 
cias referidas, para que puedan ir á Roma á la obligación de su insti- 
tuto, aunque no hayan pasado los seis años del tiempo dispuesto para 
ello. — Madrid, 26 de Diciembre de 1695. 

El Rey, y por su mandado D. Antonio Ubilla y Medina. -Emp.: «Ignacio de 
Frías > Temí,: «mi voluntad». — Fs. 251 v.'° á 253. — Esta Cédula se halla repe- 
tida en los fs. 271 v.'° á 272 v.'°'de este mismo volumen. 



326 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

2.702. 1695 74—6—40 

Petición del Procurador general de las provincias del Río de la Plata. 
Refiere los excesos que se experimentan de la vecindad de los portu- 
gueses en la nueva población que han hecho á vista de Buenos Aires; 
y que han subido más de 300 á las provincias de arriba, cuya comuni- 
cación es nociva, como lo expresa en el papel informativo que difirió 
al Fiscal, y al cual se refiere; que convendría recogerlos para que po- 
blasen la ciudad de Talayera de Esteco, de la provincia del Tucumán, 
distante 300 leguas de la Colonia del Sacramento, ó que pasasen á ser- 
vir á Chile, sin que puedan ampararse de provisión alguna. 

Sin fecha. — 2 fs. — Original. — Emp.: «Don Gabriel > Term.: cno lo executen» 

2.703. 1696— 4— 18 76—2—34 

Respuesta del Sr. Fiscal del Consejo Real de las Indias, D. Mateo de 
Tobar. — Sobre lo acordado y consultado al Consejo en lo tocante al 
Cerro de Potosí y sus minas, minerales, mineros y mitas de los indios 
de aquellas provincias por los Virreyes Duque de la Palata y última- 
mente por el actual Conde de la Monclova y la Real Audiencia del 
Perú.— Madrid, 18 de Abril de 1696. 

Impreso, con la rúbrica del Fiscal. — 5 fs., más el de carátula. — Emp.: «E! Li- 
cenciado > Term.: «la razón >. 

2.704. 1696-5—4 74—6—45 
Auto del cumplimiento del Breve de Su Santidad^ dado en Roma á i^ 

de Mayo de lógj. — Mandando celebrar el oficio y misa de la festividad 
de la Inmaculada Concepción de Nuestra Señora con rito doble de 
segunda clase, con octava. — La Plata, 4 de Mayo de 1696. — Fué pro- 
veído este auto por el Arzobispo de dicha ciudad, en cumplimiento de 
la Real Cédula de S. M. fecha en Madrid á 19 de Agosto de 1695, de 
la cual, y del Breve de Su Santidad, se hizo demostración al P. Maes- 
tro Fray Juan Chacón, Vicario provincial del convento de Santo Do- 
mingo; á Fray Cristóbal Daza Dávalos, Guardián de San Francisco; á 
Fray Pedro de Vera, Vicario provincial del de San Agustín; al Padre 
Presentado Fray Pedro Gordillo, Comendador del de la Merced; al 
P. Juan Alonso de Cericeda, Rector del Colegio de la Compañía de Je- 



MAYO 1696 327 

sus; al P. Fray Juan de Contreras, del Orden de San Juan de Dios, 
Capellán del Hospital de Santa Bárbara; á las Superioras de Santa Cla- 
ra, San Agustín, San José, del Carmen y de Santa Teresa de Jesús, y 
al Guardián de la Recolección de San Francisco, Fray Antonio Tri- 
viño, del convento de Santa Ana de dicha ciudad. 

Testimonio legalizado, fecho en la Plata á 10 de Mayo de 1696.- 4 fs. y el úl- 
timo de sello 3.*", de un real, del año de 1692 y 93. — Entp.: «En la ciudad > 

Term.i «Sala."'' Gómez del Pozo, scriu." de su Mag.d» — (Signado y rubricado de 
su mano.) 

2.705. 1696—5 — 10 74—4 — 10 

Carta de la Real Audiencia de los Charcas á S. M. — Avisa del recibo 
de la Cédula de 24 de Marzo de 1691, que ordena no se cobre de los 
religiosos de la Compañía de Jesús la mesada de las doctrinas de July, 
en el Obispado de la Paz. — Plata, 10 de Mayo de 1 696. 

2 fs. — Original. — Emp.: «En esta Real » Term.: «concede V^. M.» — Al dorso: 

«Rda, en los Galeones que llegaron el año de 1698». 

2.706. 1696—5 — 12 74—4—10 

La Real Audiencia de los Charcas á S. M. — Da cuenta de haber re- 
cibido la Real Cédula de 29 de Junio de 1693, en que manda no se 
admitan recursos en causas de visitas de regulares ni de pleitos de dis- 
posición del Santo Concilio de Trento. En cuyo cumplimiento promete 
tener exacto cuidado, arreglándose á los Estatutos conciliares, canóni- 
cos y regulares. — Plata, 12 de Mayo de 1 696. 

2 fs. — Original. — Emp.: «En esta Real Audiencia » Term.: «de Su Magd.» — 

Al dorso: «Rda. en los galeones que llegaron el año de i698>. 

2.707. 1696—5—23 74—4—10 

La Real Audiencia de los Charcas á S. M. — Da cuenta de haber re- 
cibido la Real Cédula de 20 de Diciembre de 1693, en que manda 
cuide de que los indios envíen sus hijos á las escuelas y sus hijas á las 
doctrinas, y promete ejecutarse en este cuidado, como hasta aquí lo 
ha practicado. — Plata, 23 de Mayo de 1696. 

2 fs.— Original. — Emp.: «Recibióse » Term.: «cuydado.» — Al dorso: «Rda. en 

los Galeones que llegaron el año de 1698». 



328 período octavo 1683-1704 

2.708. 1696—5—23 74—4—10 

La Real Audiencia de los Charcas á S. M. — Da cuenta de haber re- 
cibido la Real Céula de 31 de Diciembre de 1694, que manda que los 
religiosos destinados para misiones no se extravíen de las de las partes 
donde van asignados; para emplearlos sus Prelados en los pulpitos, cá- 
tedras y puestos de los conventos, enviando otras personas que no son 
á propósito. En conformidad de lo dispuesto por la ley 1 9, tít. 1 4 de 
la Recopilación de Indias, esta Real Audiencia hará saber á los Pre- 
lados de las religiones lo referido y que no se vulnere tan justa y pia- 
dosa resolución. — Plata, 23 de Mayo de 1696. 

2 fs. —Original. Emp.: «En esta Real » Term.: «resolución».— Al dorso: 

«Rda. en los Galeones que llegaron el año de 1698.— Vista t. — (Rubricado.) 

2.709. 1696—5—23 74—4—10 

Carta de la Real Audiencia de la Plata á S. M. — Que ejecutará lo 
mandado en la Real Cédula de 23 de Noviembre de 1693 y las demás 
en ella insertas sobre la libertad, alivio y buen tratamiento de los in- 
dios, sin permitir que sus encomenderos los obliguen á servicio per- 
sonal ni otra contribución más que la del tributo que debieren pagar, 
y que lo ejecutará, como hasta aquí lo ha ejecutado. — Plata, 23 de 
Mayo de 1696. 

2 fs.— Original. — Emp.: «Hemos recibido » Term.: «dispone V. Mg.d»— Al 

dorso: «Rda. en los Galeones que llegaron el año de 1698». 

2.710. 1696-5—29 ;6 — 5 — 16 

Memorial del Obispo del Tucumdn, D. Fray Manuel Mer cadillo ^ y 
respuesta del Sr. Fiscal de 2g de Mayo de lógó, de que dimanó el 
acuerdo del Consejo de ij de Julio de dicho año y la consulta de 2j 
de él. — Expone el Obispo las razones que militan para la traslación de 
la catedral que se halla en Santiago del Estero á la ciudad de Córdoba, 
que son las siguientes: 

I.* Porque aunque Santiago del Estero fué antiguamente muy po- 
blada de españoles y naturales, hoy se halla con muy pocos vecinos y 
muy pobres, con todas las habitaciones de paja, debido á que el río, 
con sus avenidas, se ha llevado la ciudad principal y hallarse siempre 



MAYO 1696 329 

con el mismo riesgo, y continuamente combatida de enemigos gentiles 
y sin presidio alguno de soldados que puedan defenderlos. 

2.* Por ser de temple sobradamente cálido y sin defensa, muy 
abudante de animales venenosos, fatigados de mosquitos sus habitado- 
res y muy enfermizo el sitio, 

3." Porque la ciudad de Córdoba es la principal del Obispado, 
donde reside el Gobernador, el Obispo, la nobleza, cuatro conventos 
de las religiones de Santo Domingo, San Francisco, la Merced y Com- 
pañía de Jesús; y en la de Santo Domingo y Compañía de Jesús se en- 
señan las Facultades de Artes y Teología á los hijos de los vecinos, de 
que salen sujetos aventajados que se aplicarán á solicitar las canonjías, 
y se autorizará dicha iglesia de personas de letras y nobleza, lo cual no 
es fácil se consiga en Santiago del Estero, y el Obispo vivirá con sus 
Capitulares y asistirá á su iglesia en las fiestas solemnes, y los Capitu- 
lares vivirán más reformados y asistirán más puntuales á sus obliga- 
ciones. 

Sírvase S. M. de pedir informe á D. José de Garro y al P. Ignacio de 
Frías y á otros cualesquiera que se hallaren al presente en esa Corte. 
La ciudad de Córdoba se halla sin iglesia y será muy de la piedad de 
S. M. y de la obligación de Patrono ayudar á su fábrica con sus limos- 
nas, que juntas con las que algunos años ha aplicaron los vecinos para 
ayuda de su fábrica, y lo que solicitará este Obispo en cuanto le fuere 
posible, podrá con facilidad fabricarse iglesia decente para catedral. 

Original,— Sin fecha. — 2 fs. en papel de sello 4,°, año 1695. — Emp.: «El Mro. 

D. Fray Manuel » Tenn.: «con todo empeño».— Al dorso está un decreto del 

Consejo de 26 de Noviembre de 1695, que dice: «Llévese al Sor. Fiscal.^.— (Ru- 
bricado.) — El Fiscal, con fecha en Madrid de 29 de Mayo de 1696, responde: que 
habiendo tenido principio esta pretensión de mudanza por el informe que se hizo 
en 1677, y mandádose por decreto del Consejo de 2 de Diciembre de 1678 que 
informasen el Virrey de Lima, Presidente y Audiencia de Charcas, Obispo y Go- 
bernador de Tucumán de los motivos de esta mudanza y su ejecución, viniendo 
algunos informes contrarios en los dictámenes, á los que satisfizo el Fiscal en su 
respuesta de 26 de Noviembre de 1684, y siendo de dictamen se ejecutase la mu- 
danza; por auto del Consejo de 29 de Agosto de 1685 se proveyó lo acordado por 
Secretaría, que se ejecutase la mudanza y se pusiesen por el Obispo los Párrocos 
necesarios, con suficiente congrua; que los naturales de Santiago del Estero tu- 
viesen la utilidad de los trajines de la hierba del Paraguay y demás géneros, con 
sus muías y carros, para la conservación y alivio de aquel pueblo, y que el Presi- 



330 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

dente y Audiencia de los Charcas pusiesen en esto todo cuidado, y que se reite- 
rase la Cédula para cobrar los 14 000 pesos que ofreció el Obispo de Trujillo, 
siéndolo del Tucumán, para la fábrica de la iglesia que se había de hacer en 
Córdoba.— Y al pie de este Acordado hay una nota de la Secretaría, que dice: 
«Esperar para la ejecución de lo referido el apuntamiento de Vallejo y una pre- 
vención que han de hacer los Sres. D. Luis Cerdeño y D. Juan Lucas Cortés». — 
Hállanse en este expediente unas notas que se dice sacadas del Compendio de 
Bulas y Breves apostólicos que dejó ^manuscrito Antonio de León, por las que 
se pretende averiguar si se halla expedido Breve apostólico para que se puedan 
transferir ó mudar las iglesias catedrales ó metropolitanas sin necesidad de Breve 
especial, y por tenerse entendido que este Breve se obtendría por los años 
de 1545 y años antes, siendo Embajador de Roma Juan de Vega, por Acordado 
del Consejo de 26 de Octubre de 85, se mandó se escribiese al Agente general en 
Roma hiciese la diligencia en la Dataría y Archivo de Bulas de una de Paulo III 
tocante al Real Patronato sobre división y erección de Obispados expedida 
en 1543 y que se remitiese un duplicado; y el Agente, D. Francisco Bernardo de 
Quirós, en 2 de Octubre de 1685 respondió que no se pudo descubrir el origen 
de dicha Bula, y que remite un papel adjunto sobre los Breves que se concedie- 
ron á los Reyes Católicos para unos y otros Reinos y las erecciones de iglesias 
de las Indias desde 1517 hasta 1609, que son 21 erecciones, en que no se halla 
comprendida la de Santiago del Estero, y que, en virtud de este papel, se ve que 
en todas las erecciones de Obispados de Indias se ha expresado el Real Patrimo- 
nio, y que le han asegurado no habrá otra Bula en orden á esta exención, pues 
en cada erección va incluida y declarada esta calidad; con cuya vista, por auto 
de 17 de Enero de 86, se devolvieron al Fiscal estos papeles con los demás que 
ocurrieron después. — Repetidas las instancias por los Obispos de aquel Obispado 
y algunos prebendados, sólo hay la carta de 30 de Diciembre de 92, en que el 
Gobernador del Tucumán, D. Martín de Jáuregui, con generalidad, expresa al- 
gunos inconvenientes de esta mudanza, los cuales, con otros de mayor peso de 
que se hizo cargo el Fiscal, no pudieron obstar. — El Provisor y Vicario general, 
D. Bartolomé de Avalos, en carta de 9 de Enero de 93, con testimonio de autos, 
que remite, además de la instancia sobre que se ejecute dicha mudanza, da cuenta 
de que el Obispo D. Fray Nicolás de Ulloa aplicó 4.01 1 pesos para la reedifica- 
ción de la iglesia matriz de Córdoba, parte perteneciente á la catedral de San- 
tiago del Estero, procedidos del expolio del Obispo D. Melchor de Maldonado, 
que entraron en poder del Dr. D. Diego Salguero de Cabrera, Cura y Rector de 
la parroquial de Córdoba, en quien entraba también lo procedido de la porción 
de muías que voluntariamente ofrecieron los vecinos de aquella ciudad para la 
fábrica de su iglesia, de que otorgó escritura de restituirlos á la catedral de San- 
tiago del Estero en el caso de que S. M. no concediese la mudanza. — El mismo 
D. Bartolomé de Avalos, en cartas de 12 de Noviembre de 92 y 8 de Enero de 93, 
refiere los muchos reparos hechos en la catedral de Santiago, y que para su mayor 
asistencia necesita se erijan dos racioneros enteros, conforme á la erección, pues 
habiendo crecido los diezmos de la Mesa Capitular, que, según testimonio que 
remite excede de 12.000 pesos, y que de ellos se le podría señalar para su con- 
grua alguna porción. — Refiere que halló arruinado el Colegio seminario ocho años 



MAYO 169Ó 331 

había, y que en poder de los Oficiales Reales paraban 8.472 pesos de los efectos 
que estaban aplicados, y que no habiendo colegial alguno se aplicó á buscar 
ocho muchachos, á quienes visticS con toda decencia, quienes asisten á la iglesia 
y viven en casa alquilada. Pide que los Oficiales Reales vuelvan dicha cantidad, 
y que en el caso de mudarse á Córdoba la iglesia sirva esta porción para que 
se erija allí el Colegio. Y en la de 12 de Noviembre informa que los prebenda- 
dos, de tiempo inmemorial, se sentaban en el presbiterio de las iglesias de los 
religiosos en las fiestas que celebran, con el Gobernador, y que esta posesión se 
la ha perturbado D. Fernando de Mendoza, y por esta razón no concurren los 
prebendados á fiesta alguna. Concluye remitiendo otra sumaria sobre el estado 
de los curas doctrineros del Obispado, la necesidad que padecen por la corte- 
dad de sus estipendios; la que experimentan las iglesias de los pueblos y la dis- 
minución de indios, porque no fué acertado el informe de D. Tomás de Argan- 
doña para que se cercenasen los distritos de los curatos y se aumentasen los cu- 
ras, sin aumento de estipendios, — Don Diego Salguero, Deán ya de Santiago del 
Estero, informando sobre la necesidad de la mudanza, en carta de 30 de Enero 
de 93, refiere que la ciudad de Córdoba tiene más de 30.000 pesos para la dicha 
fábrica, suspensa hasta la resolución de S. M. de la mudanza de la catedral, y dice 
saber la resolución del Consejo en que se mandó se ejecutase y que se suspendió 
por parecer á los Consejeros ser necesario nuevo Breve para la traslación, y que 
no se necesita de él, por estar ya concedido al Real Patronato, según el P. Ma- 
nuel Rodríguez, de la Compañía de Jesús, en el índice Cronológico Peruano, y en 
el tomo intitulado Maraño'n y Amazonas, impreso en Madrid en 1684, en cuyo 
índice, en el año de 1562, dice el autor: «Por otro Breve, que el Consejo de In- 
dias pueda mudar las Erecciones de las Iglesias y ponerlas donde fuere más con- 
veniente» . Y reconocido por el Fiscal el lugar de este autor, es cierta la cita y 
refiere las mismas palabras. — Por dos cartas, una del Obispo del Tucumán de 
i.° de Noviembre de 82, y otra del Gobernador de dicha provincia de 24 de Ene- 
ro de 84, se da cuenta de que, en cumplimiento á la Cédula de 6 de Noviembre 
de 89, en que se encargó á los referidos Obispos y Gobernadores arbitrasen 
medios que fuesen suaves para la reedificación y fábrica de la iglesia parroquial 
de Córdoba, y que habiendo juntado Cabildos, se discurrió echar alguna contri- 
bución en algunos géneros de aquel tráfico, que á pocos días de su cobranza se 
reconoció ser gravosa, y que los vecinos, para exonerarse de ella, voluntaria- 
mente se ofrecieron durante diez años á dar en cada uno de ellos, según escribe 
el Obispo, 860 muías y algunas vaqueadas, puestas en la ciudad de Salta, y 750 
muías, según el Gobernador, de que otorgaron escritura, y se aprobó el arbitrio 
de la contribución de las muías por diez años, de donde parece que proceden 
las cantidades que paran en poder de Diego Salguero. — El Obispo actual, en su 
Memorial de 26 de Noviembre de 95, insiste en dicha mudanza, que, según nota 
de la Secretaría, puesta á la carta de D. Bartolomé de Avalos de 8 de Enero 
de 93, consta de cinco prebendados: Deán, Arcediano, Chantre, Maestrescuela 
y Tesorero, y pide se ejecute la mudanza, concediéndose limosna para la fábrica 
de la iglesia, á fin de que se pueda erigir con toda decencia. — El Virrey, Arzo- 
bispo de Lima, con carta en 22 de Agosto de 1681, remitió un testimonio de la 
última resolución del Conde de Castellar sobre los inconvenientes de la mu- 



332 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

danza que se intentaba hacer de la ciudad de Esteco, y en que se expresa el 
nuevo impuesto sobre muías, vacas, hierba del Paraguay y otros géneros que 
se trafican hasta en cantidad de 8.000 pesos, para los 40 soldados que habían 
de defender aquella ciudad de los enemigos del Chaco y otras provincias circun- 
vecinas; alegándose en la respuesta fiscal los mismos motivos que había para 
que no se mudase la ciudad de Esteco, y que la resolución del Conde de Caste- 
llar fué muy acertada; y que respecto de que se había expedido Cédula en 29 de 
Agosto de 1679 al Virrey Arzobispo para que se informase de las conveniencias 
que se habían representado sobre la mudanza de dicha ciudad, y que hallando 
haberlas la ejecutase como se refería en aquella Cédula; por si acaso en ejecu- 
ción de ella se hubiese hecho alguna novedad de lo resuelto por el Conde de 
Castellar se escribiese al Duque de la Palata, ordenándole que, de no haberse 
hecho novedad ó tomado resolución, no se pasase á mudar dicha ciudad, á cuya 
carta, testimonio y respuesta fiscal no parece haberse mandado cosa alguna. — 
De cuyo resumen, en que se hallan envueltos diferentes puntos, parece que en 
cuanto al punto de la mudanza se halla tomada resolución por el Consejo para 
el efecto de que se ejecute, y que el motivo de haberse suspendido su ejecución 
ha sido no saberse con certidumbre si se halla expedido Breve especial para que 
se puedan hacer las traslaciones de las iglesias metropolitanas ó catedrales siem- 
pre que ocurriese la necesidad de las mismas iglesias ú otras causas urgentes, 
sin que se necesite ocurrir á la solicitud de nuevo Breve. Y por ser las de esta 
traslación tan precisas y sobre la fábrica material dentro del mismo Obispado, 
parece subsistir la primitiva erección para que, sin necesidad de nuevo Breve, 
se pudiese ejecutar, pues parece que teniendo el Consejo subdelegada la facul- 
tad para innovar y alterar los límites de unos Obispados en otros, acrecer y 
disminuir sus diezmos, según las exigencias gubernativas y administrativas de 
aquellos Reinos, como se previene en las notas puestas en este expediente y 
que dieron motivo á que se escribiese al Agente general de Roma para que se 
buscase el Breve para la división ú agregación de los Obispados, que se obtuvo 
siendo Embajador en Roma Juan de la Vega, y como refiere Solorzano en el 
tomo II de Jure Indiartim, libro 3.^*, cap. 5.°, núm. 12, donde, según Herrera, afir- 
ma haberse entregado el expedido Breve á D. Francisco Tello de Sandoval 
cuando pasó por Visitador general á Nueva España en 1543, de cuya decisión 
pontificia tomaría regla la ley 14, tít. 2.", libro i." de la Recopilación de Indias, 
que en todas las erecciones hechas y que en adelante se hiciesen se pusiese la 
cláusula de que cuando se ofreciese que enmendar, ampliar, corregir, establecer 
de nuevo ó declarar avisasen los Prelados al Consejo. Y siendo esta ley origi- 
nada de la Cédula de 1 1 de Junio de 1540, es verosímil se tendría entonces pre- 
sente el referido Breve. Y de estos principios nacería el que se solicitase en la 
Curia Romana el Breve que refiere el P. Manuel Rodríguez en el índice Crono- 
lógico Romano de su historia Marañan y Amazonas, donde dice que en 1562 se 
obtuvo Breve para que el Consejo de Indias pudiese mudar las erecciones de 
las iglesias, y según data de este autor sería en el Pontificado de Pío IV, bús- 
quese la erección de esta iglesia, por si se halla en ella capitulada la cláusula 
que refiere la ley. - 2.'' En cuanto al punto de la mudanza de la ciudad de Esteco 
al Valle de los Choromoros, no conviene se ejecute, según informe del Conde 



MAYO 1696 333 

de Castellar, pues de ejecutarse quedarán en libertad los indios bárbaros para 
introducirse en la tierra y cerrar el camino real que va de las provincias del 
Río de la Plata al Perú. — 3.° Sobre el punto de aumentar los prebendados pí- 
dase informe al Obispo. — 4.° En cuanto al de la distribución de diezmos se debe 
mandar ejecutar conforme á la erección de aquel Obispado y las leyes del Real 
Patronato, y se den las gracias á los vecinos de Córdoba por el celo que han 
manifestado en obra tan decorosa. — 5,° Que se podrá mandar restituir los 4.01 1 
pesos depositados de orden del Obispo en Diego Salguero, pertenecientes al 
expolio del Obispo D. Melchor de Maldonado, á la iglesia de Santiago del Estero 
para hacer la sacristía y demás reparos que se pueden ofrecer. — 6 ° Que se po- 
drá mandar á los Oficiales Reales entreguen los 8.472 pesos que se hallan en su 
poder para que se conviertan en el nuevo Seminario que se hubiere de hacer 
en la ciudad de Córdoba. — 7.^* Que se guarde la costumbre y encargue la buena 
correspondencia tocante al punto de los asientos que han de tener los Canónigos 
en las concurrencias con los Gobernadores en las fiestas que celebran las co- 
munidades en sus iglesias. — Madrid y Mayo 29 de 96. — (Rubricado.) — Al dorso 
se lee: «Su Ill.™"--el marqués del Carpió — D. Luis Cerdeño — Sierra— Camar- 
go-Solorzano — Bustamante — Castro — Carnero. — Visto y lo acordado. — Madrid 
y Julio quatro de 1696. — Ldo. Villagutierre». — (Hay dos rúbricas.) — <Sres. Su 
lUma. — Camargo — Solorzano — Bustamante — Castro — Baraez — Carnero. — Lo 
acordado y pase a la Secretaria. — Madrid y Julio 13 de 1696. — L.do Villagutie- 
rre». — (Hay dos rúbricas.) 

2.711. 1696—5—30 74_6— 45 

Caria del Arzobispo de la Plata á S. M. — En que le da cuenta de 
haber recibido la Real Cédula, fecha en Buen Retiro á 30 de Mayo 
de 1691, en que S. M. manda á los Virreyes y demás Justicias secu- 
lares y á los Arzobispos y Obispos de las Indias se pongan escuelas y 
maestros que enseñen á los indios la lengua castellana, en la forma y 
circunstancias que en ella se expresan. Ofrece ejecutarlo y dar cuenta 
de lo que obrare. —Plata, 30 de Mayo de 1696. 

I f.° y el de carátula. — Original. — Emp.i «Doy quenta » Tertn.: <que se fue- 
ren ofregiendo». 

2.712. 1696—5—30 74—6—45 

Testimonio. — El Arzobispo de la Plata remite el de haber publicado 
el Breve de Su Santidad de 1 5 de Mayo de 1693, que manda se cele- 
bre con rito doble de segunda clase y octava la fiesta de la Concepción 
de Nuestra Señora, cuyo trasunto recibió con el Despacho de S. M. 
de 19 de Agosto de 1695, y que lo mandó publicar en su diócesis 



Íi4 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 * 

y lo participó á los Prelados de la religión. — Plata, 30 de Mayo 
de 1696, 

1 f,° y el de carátula.— Original. — EmJ>.: «En cumplimiento » Term.: «por 

dicho R.' despacho». 

2.713. 1696—6—2 74_4_io 

La Audiencia de la Plata á S. M— Responde á la Real Cédula de 6 
de Septiembre de 1694 sobre el informe que por diversas Cédulas 
tiene mandado haga para ver si se podrá seguir inconveniente en lo 
temporal ó espiritual en la subordinación á una de las dos provincias 
de Buenos Aires de los cuatro pueblos que administran los Padres de 
la Compañía de Jesús, que son la Candelaria, San Cosme y San Da- 
mián, Santa Ana y San José. — Plata, 2 de Junio de 1696. 

2 fs. — Original.— £■»«/..• «Sírvese V. M » Term.: «Informar á V. M,»— Al 

dorso: «Rda. en los galeones que llegaron el año de lógS». — Sigue el dictamen 
fiscal de 14 de Diciembre de 1699 y la resolución del Consejo, al margen, de 19 
de Mayo y 3 de Junio de 1700. 

2.714. 1696—6—4 74—4—10 

Carta de la Real Audiencia de la Plata á S. M. —Dice que ejecutará 
lo que se le manda por Cédula de 28 de Julio de 1691 sobre instruir 
á los Procuradores de la Compañía de Jesús de aquellas provincias que 
se nombraren para pasar á Roma lo resuelto en el Real ánimo de pro- 
teger al General de la Compañía en los embarazos que le previenen 
sus contrarios. — Plata, 4 de Junio de 1696. — Don Miguel de Orinaza 
Ponce de León. — \J\J^° Don Gonzalo Trellez. — D, Luis An.^° Calvo.— 
Li.'^*' Don Clemente Diaz de Durana y Uriarte. —Don Joseph de Ante- 
quera Enriquez. — (Todos con su rúbrica.) 

2 fs. — Original.— ^w/.; «Manda V. M....> Term.: «a V. M.» — Al dorso: «Rda. en 
los galeones que llegaron el año de 1698. — Conss." 23 de 7." 699. — Vista». — (Ru- 
bricado.) 

2.715. 1696—6—5 76_3_8/38 

La Real Audiencia de la Plata á S. M. — Informa, como se le mandó 
por Cédula de 10 de Abril de 1692, sobre lo contenido en el Memo- 
rial que dio el Procurador de la Compañía de Jesús de la provincia 



JUNIO 1696 3Í5 

del Paraguay para que los indios de sus doctrinas no fuesen compe- 
lidos á beneficiar la hierba, por haber recibido S. M. el informe que 
hizo el Arzobispo de la Plata sobre este particular. Dice que habién- 
dose consumido los indios que la beneficiaban por las invasiones de 
los mamalucos y hostilidades de los guaycurús, y siendo necesario para 
españoles é indios y para el comercio de la provincia del Paraguay el 
beneficio de dicha hierba, no parece puede argüirse molestia á los in- 
dios, supuesta la distancia que se pondera de los tres pueblos, la cual 
no puede afirmar esta Audiencia, porque poniéndoseles á los dichos 
indios tiempo proporcionado para ello y que no les embarace á lo 
preciso, y observándose en las tasas las ordenanzas de D. Francisco 
de Alfaro, quedarán aprovechados con el lucro del fruto de la hierba. 
A lo dicho se agrega que los tres pueblos de San Ignacio, Nuestra Se- 
ñora de Fe y Santiago fueron sujetos antiguamente á la Asunción y 
Villa Rica, con el nombre de Guaranambi y Cahaguasi, de nación Ita- 
tines, y encargados á los religiosos de la Compañía de Jesús. — Plata y 
Junio 5 de 1696. 

Original. — 4 fs. — Emp.: <Por cédula > Term.: «por mas combeniente>. — Al 

dorso se lee: «Rda. en los Galeones que llegaron el año de 1698.— Cons." 26 de 
7re. 698. — Todos los papeles de esta dependencia pasen al Sr. fiscal>. — (Rubri- 
cado.) —El Fiscal dice se ha de poner el Memorial del Procurador de la Compa- 
ñía con los demás papeles que motivaron pedir informe á la Audiencia de la 
Plata. — Md. y Agto. 21 de 99. — (Rubricado.) — «Traese. — Conss." 27 de hen.° 1700. 
Como lo pide el Sr. fiscal». — (Rubricado.) — Respondido aparte con fecha de i,° 
de Septiembre de 1701. 

2.71^. 1696-6-5 74—3 — 37 

Minuta de Real Despacho al Virrey del Perú, Conde de la Monclova. 
Que, comunicándose con la Audiencia y Arzobispo de los Charcas, se 
discurran los medios para acudir á los religiosos de la Compañía que 
asisten á la misión de los indios mojos (l). 

(i) De una relación de la misión de los mojos remitida por el Provincial del 
Perú, P. Pedro de Eguiluz, al M. R. P. General de la Compañía de Jesús, Tirso 
González, en 1696, entresacamos: 

Que el P. Jerónimo Andión más de setenta años antes había ya intentado intro- 
ducir el Santo Evangelio entre los mojos. Que habiéndose éstos aliado con los es- 
pañoles de San Lorenzo de la Barranca, solicitaron su auxilio contra los pueblos 



iié PERÍODO OCTAVO 1 683- 1 704 

Sin fecha. — 2 fs. — Emp.: «En carta de 5 de Junio de 1696 » Term.: «reducion 

destos indios». Al dorso se lee: «en esta conformidad se han de hager despa- 
chos para la audiencia y argobispo de Charcas». 

2.717. 1696—6—5 74—5—8 

Carta de la Real Audiencia de la Plata á S. M. — Da cuenta de ha- 
ber recibido la Real Cédula fecha en Buen Retiro á 30 de Mayo 

gentiles canacurees, y por medio del Gobernador y Cabildo de la ciudad de Santa 
Cruz de la Sierra pidieron al P. Rector de aquella residencia les enviase al Her- 
mano Juan de Soto para que les curase de las heridas de los dardos envenenados 
de sus enemigos. Prendados los mojos de los servicios del Hermano, holgaron 
de que fuera á visitarlos el año siguiente, y á este efecto el P. Provincial le dio 
por compañero el P. José Bernardo, y por Septiembre de 1668 entraron los dos, 
siguiéndoles poco después el P.Julián; mas tuvieron que regresar y aguardar 
mejor oportunidad para remediarlos. 

Ofrecióse ésta en 1674, en que por cuarta vez se nombraron misioneros para 
fundar aquella misión. El H.° José del Castillo fué á convocar á los indios y trajo 
bastante número de ellos y canoas, en que se embarcaron con él los PP. Pedro 
Marbán, Cipriano Barace y José Bermudo, el día de San Pedro, y reconocida la 
gente se retiraron á una ranchería de 12 casas metidas en un espeso bosque, 
donde los visitó el Señor, durante más de un año, con recias calenturas. Era su 
habitación una estrechísima casa de paja y cañas, tan mal situada, que en llo- 
viendo se les entraba el agua debajo de las camas, que con lo ardiente del clima 
y los innumerables mosquitos hacían más insoportable el rigor de la enferme- 
dad. Entre estos ejercicios de paciencia y aprender la lengua se pasaron dos años 
antes que pudieran emprender las apostólicas tareas de la predicación evangé- 
lica, contentándose con enseñar la doctrina cristiana á los niños, á que no deja- 
ban de asistir sus padres, y con agasajos se ganaban sus voluntades para cultivar 
sus entendimientos en obsequio de la fe é informar sus costumbres, porque antes 
no reconocían sujeción alguna. 

Estos gentiles eran idólatras; sus matrimonios, disolubles; vigente entre ellos 
la poligamia; solían enterrar vivos los propios hijos con leves ocasiones, á veces 
por librarse del trabajo de criarlos, ó por ser enfermizos ó llorones. Si por algún 
accidente ú otra causa abortaba una mujer, infaliblemente la arrojaban al río para 
que pereciera ahogada en él, conspirando a esto todo el pueblo, á no ser que 
antes se pusiese ella en salvo, acudiendo á otro pueblo donde la defendiesen. 
Los mojos sólo reñían cuando estaban borrachos. 

El primer Visitador de esta misión fué el P. Luis Sotelo, enviado por el Pro- 
vincial, P. Francisco del Cuadro, y sólo estaban en ella á la sazón el P. Pedro 
Marbán y el H." José Castillo, porque los demás, por las calenturas, se habían 
visto obligados á retirarse á Santa Cruz de la Sierra, donde, después de curados, 
pasaron á la de los chiriguanas, que entonces pidieron sacerdotes de la Compa- 
ñía, cuya misión se frustró. 

Dedicáronse á los mojos, entre otros, el P. Juan de Sotomayor, que dejó su 



JUNIO 1696 3^7 

de 1691, en que se le manda informe de las porciones que se aplican 
á misiones, conversiones, reducciones y doctrinas, así de la Real Ha- 
cienda de S. M. como de otros efectos. Refiere que estas aplicaciones 
tocan al Virrey, é informa que los religiosos de la Compañía de Jesüs 
tienen á su cargo la misión de los mojos infieles de la jurisdicción de 
Santa Cruz de la Sierra, donde han convertido mucho número de in- 

cátedra de Teología en el Colegio Máximo de San Pablo, de Lima, de donde era 
Rector. Entretanto que llegaban los nuevos misioneros, se perfeccionaron los 
indios en el Catecismo, y el P. Marbán, al visitar los pueblos, pidió á los hechi- 
ceros todas las alhajas consagradas á sus falsos dioses, de las que se hicieron pú- 
blicas hogueras. Entre algunos mates ó vasos se supo que tenía un hechicero á 
este fin la copa de un cáliz que habían quitado, juntamente con la vida, á un reli- 
gioso de San Francisco, y pidiéndosela, la entregó con la patena. También quitó 
de los pueblos los bebederos públicos, que eran sus templos, y de ellos muchas 
calaveras humanas de los que habían muerto en sus guerras, que consagraban al 
dios presidente de ellas y lo mismo hacían con las cabezas de los tigres. 

Entraron á esta misión el P. Antonio de Orellana, desde la ciudad del Cuzco, 
y después el P. José de Vega; con que el 25 de Marzo de 1Ó82 se fundó el primer 
pueblo de Nuestra Señora de Loreto, bautizándose en dicho día más de 500 al- 
mas, y el año siguiente, por Enero de 1683, en tres pueblos más de 700, y desde 
luego depusieron los indios sus costumbres gentílicas y se entablaron en las 
cristianas, y hubiera aumentado el número de cristianos si las continuas mudan- 
zas de tantos pueblos, ocasionadas por las inundaciones del río, no hubieran de- 
tenido los pasos. Todos los cristianos se juntaron con los Padres, formando un 
solo pueblo. 

*Pritnera reduccióti de Nuestra Señora de Loreio.—'Kstdi primera reducción de 
los moxos se pasó, y últimamente está íundada de nuevo en los Llanos del Norte, 
sobre los ríos Guapay y Mamoree, ya juntos en 15 */, grados de la equinoccial 
de la banda del Sur; la cual se dispuso en forma de pueblo, con su plaza hermo- 
sísima y calles proporcionadas, el año 1684, por los PP. Pedro Marbán y Cipriano 
Baracc (vuelto de la misión de Chiriguanas), Antonio de Orellana y José de Vega, 
que trabajaron excesivamente en juntar y recoger, aun en sus propios hombros, 
á los indios y sus hijuelos. Goza de una bellísima iglesia, toda de adobe, por falta 
de piedra, de tres naves de 60 varas de largo y 20 de ancho, las paredes bien 
gruesas y entablada toda y por dentro con mucha curiosidad; sírvenla los Padres 
Pedro Marbán, Superior de toda la misión, y José de Vega, el H.° Antonio Fer- 
nández, Coadjutor formado, y el H.° Antonio Carrillo, donado, y acuden á los 
Oficios Divinos 3.822 almas, todos bautizados y que frecuentan cada año los 
santos sacramentos de la confesión y comunión, como consta de la numeración 
y padrón que á 16 de Agosto de 1691 hizo el Gobernador y Capitán general de 
aquella provincia, D. Benito de Rivera Quiroga. La reducción se va extendiendo 
y propagando en las provincias de gentiles en la parte del Sur; para lo cual pro- 
curan los Padres reducirlos á la lengua moxa, que es la más general, para lo 
Tomo iv. 22 



338 tÉRtODO OCTAVO 1683-I704 

dios y erigido ocho iglesias, en los cuales se cuentan más de I2.000 in- 
dios que se instruyen para el santo bautismo. En esta misión se em- 
plean I 8 sujetos y necesitan muchos más para la continuación de tan 
grandes conquistas, donde padecen necesidades innumerables, porque 
se les conduce de partes muy remotas todo lo necesario al sustento, 
vestuario, celebración del santo sacrificio de la misa y aceite para el 

cual el P. Marbán ha hecho un Arte muy lleno, con la doctrina cristiana y el Ca- 
tecismo y Vocabulario copioso, que llevan á imprimir los PP. Procuradores ge- 
nerales, del cual se han valido todos los misioneros que han ido entrando de 
nuevo, ó de otro Arte más breve que hizo el mismo Padre para otra lengua con 
el Catecismo y oraciones, mientras aprendían la de los moxos. Son puntualísi- 
mos los grandes en acudir con sus mujeres los domingos y fiestas de obligación, 
en que se confiesan muchos y comulgan, y todos, universalmente en sus enfer- 
medades y en la hora de la muerte, piden luego los Sacramentos de la Iglesia. 

Tiene ya esta iglesia de Loreto tres altares, con sus hermosos retablos de ce- 
dro, todos pintados, y otras obras curiosas que han hecho los muchachos ense- 
ñados del H.° Manuel Carrillo, y para el culto divino tiene todos los ornamentos 
y alhajas necesarias, en que han procurado adelantar la mayor decencia para 
moverlos á mayor respeto y devoción. En el altar mayor hay una imagen de 
Nuestra Señora, de bulto, y otra del Niño Jesús, también de bulto, ambas muy 
lindas. Goza de un bellísimo sitial para el Señor Sacramentado, que se estrenó 
el día del Corpus, En el colateral se ha puesto la imagen de Cristo Crucificado, 
y en el otro colateral está un lienzo muy hermoso de la Sagrada Familia, con su 
marco labrado y pintado. 

Tiene esta reducción una casa para habitación de los Padres, con su claustro, 
aposento y oficinas públicas. Y finalmente ha quedado en todo como pudiera el 
Colegio más religioso de los nuestros. Estos Padres primitivos han estado en 
continuo movimiento, corriendo y discurriendo todos los pueblos fronterizos y 
provincias 50 y 80 leguas distantes, por espesísimas montañas, ríos caudalosos, 
pantanos y ciénagas de gran peligro, con ardentísimos soles, á pie de ordinario, 
comiendo raíces, desnudos, y muchas veces sin desayunarse ni comer cosa ca- 
liente en dos ó tres días, todo por imitar y reducir á aquellos bárbaros infieles, 
llevando á cuestas las dádivas y donecillos de que ellos gustan y de que es pre- 
ciso contribuirles para atraerles y librarse de sus hostilidades y guerras. 

Segunda reducción de la Santishna Trinidad (de los Mayumanas). — Fundóse 
en 1687 sobre el río Grande, 5 leguas más abajo, de donde entra el de Chenisi, 
y 12 leguas más abajo en derecho de Nuestra Señora de Loreto, que son dos 
días de camino hacia la parte del Norte, con declinación al Poniente, y cercana 
á las vertientes del río Capocó, que baja del Oriente. Su iglesia, hermosa y fuerte 
y toda de adobe, es de tres naves, con sacristía, baptisterio y torre, y el techo 
de tumbadillo, para defensa de las aguas. En 20 de Agosto de 1691 halló el Go- 
bernador numerado en los libros del Padrón del pueblo 2.253 y en el de la igle- 
sia 1. 34 1 bautizados; los demás eran catecúmenos; pero después acá, el P. Ci- 



JUNIO 1696 ^39 

culto, en que tienen gastados 80.000 pesos, con muy cortos medios 
para continuar la empresa. Propone que S. M. les asigne alguna por- 
ción de las Cajas Reales de Potosí. — Plata, 5 de Junio de 1696. 

2 fs. — Original. -Emp.: «Damos quenta » Ternt.: «fuere servido>.— Al dorso: 

«Rda. de los Galeones que llegaron el año de i698>. - Sigue el dictamen fiscal, 
fecho en Madrid á 14 de Octubre de 1698, donde dice que el Provincial está 

priano Barace, fundador de la reducción, certifica que pasan de 2.800 los bauti- 
zados. Su Coadjutor es el P. Francisco Javier Granados. 

Formóse un capaz y hermoso trono de cedro para adorno del altar mayor, con 
sus tres nichos, donde se colocaron los tres bultos de las tres Divinas Personas. 
Los mayumanas se han sujetado á aprender la lengua moxa, que es la más gene- 
ral, y así los padres tienen este alivio de no ocuparse en aprenderla. Tiene esta 
reducción en sus contornos tres provincias dilatadísimas. 

El P, Cipriano Barace consiguió amistar varias naciones enemigas de belicosí- 
simos infieles, como son los Huarayus, de lengua chiriguana, los Tapacuras, los 
Baures. No pudo penetrar en los pueblos de la provincia de Yuguehuares por no 
hacer falta á su misión, que dejó sólo á cargo del P. Granados. En la provincia 
de los Guarayas visitó 76 pueblos; en la de los Tapacuras 52, y en la de los Bau- 
res 65; total, 193. En 1694 y 1695 l^s visitó de nuevo y halló los Toros hacia el 
Oriente, Chumacacas y Pudayares; hacia el Norte los Fundibúlanos, huidos an- 
tiguamente del Perú. Volvió el P. Cipriano cargado de exquisitas y vistosísimas 
plumas que le dieron, y muchos indios le acompañaron hasta su misma reduc- 
ción. Acudieron á socorrerlos nuevos operarios, que fueron los PP. Juan de Es- 
pejo y Juan de Montenegro y los HH. Alvaro de Mendoza y Bernabé Domínguez, 
procedentes de Santa Cruz de la Sierra, de vuelta de Chiriguanas, para donde 
habían salido del Cuzco y del Colegio Máximo de San Pablo, y poco después el 
P. Agustín Zapata y el H.° Diego Solís. 

Tercera reducción de Nuestro P. Sajt Ignacio, de los Puruanas. — Fundada en 
las dilatadas campañas de los Canacurees, á 14 leguas de la de Santísima Trini- 
dad, por el P. Antonio de Orellana, en compañía del P. Juan de Espejo y el 
H.'' Coadjutor formado, Alvaro de Mendoza, á i.° de Noviembre de 1689. El Go- 
bernador, D. Benito de Ribera y Quiroga, la visitó á 27 de Agosto de 1691, y 
empadronó 3.014 personas, de las cuales halló 722 bautizados, que constaban en 
la partida del libro de bautismos de la iglesia, y habiendo quedado solo desde 
entonces el P. Antonio de Orellana con el H.° Alvaro de Mendoza pasan hoy los 
bautizados de 1900, continuándose cada día más los bautismos. Rarísimos faltan 
á misa los días festivos, dando cuenta, y si no satisface al Padre la disculpa, piden 
penitencia. 

La iglesia es la más grande y espaciosa de todas; el Gobernador, en su visita 
general, puso la primera basa. Estrenóse, perfectamente acabada, por Octubre 
de 1694, con muy lucida procesión, arcos vistosísimos, matizados de cintas y va- 
riedad de flores y más de 100 danzantes en varias figuras, á uso del Perú. 

La iglesia, de tres naves, de adobe, y sus techos son de tumbadillos de cañas 



34Ó Período OCTAVO 1683-1704 

para despachar otros 10 sujetos, que fueron en los galeones, y pide se les asista 
en el ínterin que se discurren los medios de cualesquier efectos más prontos de 
la Real Hacienda, á consulta de S. M., como primer obligado. En conformidad 
con el Fiscal, manda el Consejo enviar despacho al Virrey, Audiencia y Arzo- 
bispo á 5 de Diciembre de 1698. 

2.718. 1696-6—5 74_5_8 

Carta de Juan, Arzobispo de la Plata, á S. M. — Dándole cuenta de 
haber fundado la Compañía de Jesús Colegio en la villa de Cochabamba 



muy bien embarradas, para defensa de las lluvias; el Padre les daba ejemplo 
trabajando en los adobes y pulimento de las maderas. 

Compónese esta reducción de tres grandes parcialidades, cada cual de lengua 
diversa; pero aprendieron los indios la lengua moxa, que hablan ya muy bien 
los PunoboconoSy que es la mayor parcialidad y la mejor del pueblo. 

Con ocasión de haber salido el P. Orellana con el P. José de la Vega, con or- 
den del P. Marbán, á buscar y descubrir nuevo camino por la cordillera que está 
á las espaldas de la villa y valle de Cochabamba, encontraron por aquellas serra- 
nías variedad inmensa de naciones, con que emprendió solo el P. Antonio y con- 
siguió abrir el nuevo camino para el comercio del Perú y evitar el de Santa 
Cruz, descubriéndola por esta derechera de Cochabamba, por donde el año 1688 
fué á explorarlo el H.° José del Castillo, en tan mala ocasión de aguas, que se 
tiene por cierto pereció con un cacique rache en el río Agial. En estas correrías 
fundó la reducción de los Punuanas y Canacurees y pacificó á los Casaveones, 
con otros seis pueblos; penetró hasta el valle de Beny población de Morohionos; 
le entregaron sus mates y otras alhajas del gentilismo, algunos vasos pequeños 
y más de 50 cabezas de tigres, y haciéndoles una plática alabando su docilidad, 
lo quemó todo haciendo una hoguera, y quedaron en formar pueblo. Dio cuenta 
de ello al Superior de la misión y fueron enviados los PP. Francisco de Borja, 
Ignacio de Sotomayor, Félix de Porres, Francisco Javier Granados y Lorenzo 
Legarda. 

Cuarta reducción de San Francisco Javier. — Fundóse sobre el río grande 
Guapay, de la banda del Poniente, entre las bocas por donde desaguan en dicho 
río los de Tiamucho y Aperei, 8 leguas río abajo hacia el Norte distante de la 
reducción de la Santísima Trinidad. Fundáronla los PP. Cipriano Barace, Juan 
de Montenegro y Agustín Zapata, con el P. Lorenzo Legarda. Visitóla en 26 de 
Agosto de 1691 el dicho Gobernador y empadronó 2.361 almas, que luego pasa- 
ron de 3.000, de los cuales 1,556 fueron bautizados. El P. Agustín Zapata levantó 
su iglesia de adobe; de tres naves, 90 pasos de largo y 30 de ancho; los techos de 
tumbadillo, y la casa bastante y religiosa en forma de claustro; un carpintero 
del Perú labró un Sagrario de cedro curiosamente, bancos con airosas molduras. 
En el altar mayor se puso un nicho grande para la estatua de San Francisco Xa- 
vier, con sus andas, muy curiosas y pintadas, para cuando saliese en procesión; 
tres puertas de cedro labradas, un pulpito y cómoda para los ornamentos en la 



lUNIO 1696 341 

y abierto nuevo camino para los indios mojos, que también tienen por 
la parte del Obispado de Santa Cruz, y ocho pueblos con ocho templos 
y 18 sujetos empleados en la conversión de los indios y en catequi- 
zarlos é instruirlos en nuestra santa fe católica, á los que se van convir- 
tiendo de nuevo para irles dando el santo bautismo, en cuya misión 
reportan mucho fruto, y el Provincial está para despachar á ella otros 
10 sujetos. Pide se les aplique alguna renta anual para que puedan pro- 
seguir en tan santa obra. — Plata, 5 de Junio de 1696. 

sacristía. Por el Norte de esta reducción están los Camies; por el Poniente, los 
Chiriguas, y por el Oriente, los Hmnanas. En 1693 salió el P. Agustín á misio- 
nar por la dilatada provincia de los Caniciauas, río abajo al Norte y 24 leguas 
distante de su reducción; estuvo en 48 pueblos, y con los caciques de otros que 
le visitaron contó 72 pueblos, que pasaron de 4 á 5.000 almas, y á todos los re- 
dujo, y le dieron noticia de los Cayubabas^ sus mortales enemigos, y les rindió 
con dádivas de cuchillos, chaquiras, y á los principales, de machete ó hacha; se- 
rían entre todos 3.800 poco más ó menos. El cacique principal de estos siete 
pueblos, llamado Paytiti, le regaló un lanzón de chonta al Padre en retorno de 
otros agasajos, con una punta de hierro, matizado todo de plumas muy vistosas. 
Visitó luego y pacificó tres provincias de infieles llamadas Ducvictimas, Curu- 
guanas y Caridionos, y convinieron en fundar pueblos en las barrancas del río 
Aperei. 

En 1694 fué á visitar las naciones: Mor achinas, Cayapimas, Suruguanas, Pari- 
rinas, Barisinas, Catirinas y otras y les señaló un hermoso paraje en la ba- 
rranca del río Aperei para que hiciesen allí pueblo. 

A fines de 1695 se encontró dicho Padre río abajo, día y medio de navegación 
del pueblo, con la nación de los Canicianas, que se habían juntado para hacer 
pueblo, pidiendo misionero. Consolólos cuanto pudo y fué á visitar los Cayuba- 
bas, y costeando su serranía visitó muy numerosos pueblos de á más de 1.500 al- 
mas cada uno, en otro temple distinto y mejor; y habiendo entrado en un pueblo 
muy grande puesto en forma, con plaza y calles, halló á toda la gente de él junto 
á la puerta del templo dedicado al demonio, á quien actualmente estaban ofre- 
ciendo sacrificios, puestos sus dioses á las puertas del templo, vestidos muy 
curiosamente de plumas, con unas mantas vistosas, labradas, como las que usan 
de gala los indios del Perú, y delante de ellos muchos cuartos de carne de cier- 
vos, venados, conejos y avestruces, puestos en sus palanganas, con una hoguera 
de fuego en el medio, que continuamente arde de día y de noche, y todo el 
pueblo alrededor del sacrificio. 

Así que vieron entrar al Padre con los indios que le acompañaban, mandaron 
los principales caciques algunos de sus indios fuesen á recibir y asistir al hués- 
ped hasta que acabasen con su función; entonces vinieron todos y el Padre pro- 
curó agradarlos con variedad de donecillos, y en especial al cacique principal, 
á quien dio un machete y un poco de estaño, á que mostró su agradecimiento 



342 PERÍODO OCTAVO 1683-17O4 

2 fsf— Original. — Emp.: «Doi cuenta » 7>;7«.; «ministerio>. — Al dorso; «Rda. 

en los Galeones que llegaron el año de i698>. 

2.719. 1696—6-6 74—4—21 

Caria de los Oficiales Reales del Potosí, Gaspar de Mariaca y Fran - 
cisco de Nestares y Prado ^ á S. M. — Que ejecutarán lo mandado por 
Real Cédula fecha á 30 de Mayo de 1691, cerca de dar cuenta en cada 
ocasión de galeones de las porciones que se aplican á misiones; y sólo 



con la liberalidad de comidas que ellos usan; y por ser de extraña lengua no les 
pudo hablar el Padre ni hallar intérprete; y así le pidió por señas el Padre un 
muchacho, que le dieron luego con buena voluntad, y se llevó para enseñarle 
luego la lengua moxa, con ánimo de volver á ellos con este intérprete en ha- 
biendo bastante número de misioneros y persuadirles los medios de su salvación. 
La gente es muchísima, dócil y muy obsequiosa, tanta, que se pueden hacer 
muchas reducciones de más de 10 ó 12.000 almas, porque no son tierras anega- 
dizas, como la que al presente ocupan los Padres, sino muy hermosas y todas 
capaces de sementeras. 

Al volverse el P. Agustín á su reducción con su nuevo cautivo halló la pobla- 
ción de los Canicianas más numerosa de casas y gentes, la cual no le quería de- 
jar pasar, diciéndole con instancia que se quedase con ellos y les señalase sitio 
para hacer la casa de Dios, porque querían también ser cristianos; y le siguie- 
ron todos los caciques principales, hasta entrar el día siguiente que llegó el Pa- 
dre en el pueblo, diciéndole que no se habían de ir sin llevar consigo, por lo 
menos, un Padre que les enseñase la doctrina y les hiciese cristianos; lo cual no 
se les pudo conceder, con gran desconsuelo de los Padres. 
En esta misión se ganaron muchos angelitos para el cielo. 
Quinta reducciÓ7i del Señor San Joseph^ de los Mabarenos.~Vi\xx?LvXc dos años 
la estuvieron disponiendo los PP. Antonio de Orellana y José de Vega. 

Está fundada en los Llanos del Norte, al pie de la cordillera general que di- 
vide al Perú, distante á la parte del Poniente 16 leguas de la de San Ignacio y 
70 de la villa de Oropesa y valle de Cochabamba; erigióla el P. Juan de Espejo, 
á cuyo cargo se conserva, con la asistencia del H.*^ Bernabé Domínguez, á 6 de 
Junio de 1691; y en la visita que hizo el Gobernador dos meses después empa- 
dronó 2.036 personas, que al presente pasan ya de 4.000. Se le asignó por com- 
pañero del P. Espejo al P. Félix de Porres, que falleció luego en la flor de sus 
años y esperanzas. Bautizó el P. Espejo 1.200, entre párvulos y adultos. 

Compónese esta misión de tres pueblos de 700 indios, que saben la lengua 
moxa, y se les han agregado 600 de lengua diversa, y dicho Padre se aplicó para 
instruirlos. Los demás de que se compone el pueblo son los Churimas, que pa- 
san de 3.000 y son de otra lengua, con poca diferencia, como los de San Fran- 
cisco de Borja, para los cuales ha dispuesto el P. Juan un Arte muy perfecto, con 
su Catecismo y oraciones, y entiende y empieza á hablar con perfección la de 



TUNIO 1696 343 

se habían dado de aquella Caja 2.000 pesos corrientes de á 8, que en 

4 de Junio de 1692 se dieron en virtud de orden del Gobierno de este 

Reino y Junta general de Hacienda de esta Real Caja, á los religiosos 

de la Compañía de Jesús que están en las misiones de los mojos, en 

todo el tiempo que ha sido Virrey el Conae de la Mondo va. — Potosí, 

6*de Junio de 1696. 

2 fs. — Original. — Emp.: «Por Real Zedula » Term.: «que pondremos en 

ella». 



los Morohionos, de los cuales va agregando muchos todos los días á su misión. 
Como le arruinase Su iglesia una inundación, la levantó en paraje más cómodo y 
seguro, y el año 1695 1^ pudo ver terminada, de 50 varas de largo y 12 de ancho, 
con dos grandes capillas en el crucero, toda de adobe muy fuerte y sus techos 
de tijera. La estatua de San José vino del Perú y los dos lienzos para los altares 
laterales, con sus marcos y airosas molduras, del Cuzco. Celebróse la misa del 
gallo, con nacimiento 

En 1694, el P.Juan, con el P. Lorenzo, misionaron las provincias de Correco- 
moros y Chuaicupeonos, enemigos mortales entre sí, los cuales, por seguir al Pa- 
dre, despedazaron y quemaron todo lo que les podía servir de querencia. No 
quedó en los pueblos persona, por más anciana que fuese, que no se viniera con 
los Padres, y se instalaron en un lugar vecino á la reducción. 

Sexta reducción de San Francisco de Borja, de Churimanas.Se. debe su fun- 
dación al celo del P. Juan de Espejo, que la redujo en una de sus misiones, pa- 
sando el río Maniquí, habiendo bautizado más de 200 chiquillos. Fundóse por 
Diciembre de 1693, junto á dicho río, á la falda de la cordillera general, 12 leguas 
distante de la de San José: dieron principio á ella los PP. Francisco de Borja é 
Ignacio de Sotomayor. Compónese de dos lenguas principales: de Churimanas y 
de Moporoaboconos. Hánse juntado más de 3.000 almas, de los cuales no se sabe 
todavía el número de bautizados, por ser muy reciente la fundación y haber sa- 
lido al Perú el P. Ignacio de Sotomayor, obligado de sus. continuos y muchos 
achaques, que desde el principio que entró en la misión contrajo. El P. Francis- 
co de Borja ha adquirido noticias de cómo se sale siempre por poblaciones hasta 
Apolobamba; hasta ahora, hasta que haya iglesia, sirve un galpón ó capilla que 
se hizo para este ministerio con la decencia posible. A fines de 1695 salieron del 
Colegio de San Pablo para esta misión los PP. Francisco de Ugarra, Juan de As- 
canio y José de Veinza. 

Misión de Chiquitos. — A estas seis reducciones se llega otra muy principal y 
de grandísima importancia en la provincia de Chiquitos; indios gentiles de ex- 
traordinario valor y braveza en la guerra, pero muy dóciles y de excelentes na- 
turales en el trato, quienes, sin reparar en el desafecto con que han mirado siem- 
pre á los españoles de Santa Cruz de la Sierra, fueron allí voluntariamente á 
pedir Padres que los doctrinasen y dispusiesen al bautismo. Señalaron los Supe- 
riores al P. Juan de Montenegro, natural de aquella provincia de los Moxos, que 



344 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

2.720. 1696—6—6 74_4_io 

Carta de la Real Audiencia de la Plata á S. M. — Es respuesta á la 
Real Cédula de 30 de Mayo de 1 691, en que se manda poner escuelas 
para la enseñanza de los indios en la lengua castellana. — Plata, 6 de 
Junio de 1696. 

2 fs.— Original.— £■;«/..• «En Zedula....» Term.: «V. M. desea». — Al dorso: «Rda. 
en los galeones que llegaron el año de lógS». 



sabía esta lengua, y después al P. Juan de Vargas de compañero del primero, y 
con pocas diligencias se redujeron más de 6.000 almas, que se juntaron en parajes 
muy altos, muy benignos y más cómodos que los de los Moxos. Habiendo hecho 
el P. Juan de Montenegro una misión por la provincia de Puracis, vecinos á estos 
Chiquitos, pacificó y redujo más de 3.000 familias deseosas de hacerse cristianas, 
que según buena razón hacen más de 12.000 almas, sin las 6.000 con que empe- 
zaron, hallándose ya con más de 18.000 almas en capacísimos y bien fundados 
pueblos. Son innumerables las almas de los párvulos que por el agua del bau- 
tismo han pasado al cielo. Distan cinco días de Santa Cruz y diez ó doce de los 
Moxos, por ríos y tierras llanas que pueden facilitar el comercio. 

Por esta espaciosa puerta que tienen nuestros misioneros en esta provincia de 
Chiquitos han querido entrar los Padres de la santa provincia del Paraguay, y 
no habiendo reconocido resistencia en nosotros pusieron al P. Diego Centeno en 
uno de los pueblos de estos indios; y mirando todos á un mismo fin no se le ha 
querido embarazar el fruto que puede hacer, aunque se hayan entrado en los tér • 
minos desta nuestra provincia del Perú, hasta que el Señor dé los medios que se 
necesitan y los obreros que requiere tan copiosa mies, pues por todas partes 
nos la ofrece su divina providencia para que se logre el fin de su eterna predes- 
tinación. 

Al principio oyeron los Padres á un indio antiguo decir que una sola vez, en 
más de setenta años, se acordaba que hubiesen pasado cinco sin que el río saliese 
de madre, porque lo ordinario en cada uno, y cuando más cada dos; y en salién- 
dose de sus términos lo inundaba todo, se les perdía la yuca, que es su pan y 
bebida; se les anegaban las casas y se veían obligados á vivir de día y de noche 
sobre unas barbacoas encima del agua, de donde no podían salir sino con canoas; 
faltábales la leña y sólo podían haberla trepando los árboles en busca de ramas 
secas, que á fuerza de varazos quebraban con los brazos á falta de herramientas, 
y aunque entonces era abundante la pesca y la caza, lograban poco de ella, pu- 
driéndoseles lo más por falta de leña con que asarlo y por carecer de sal. Exten- 
díanse estas calamidades á los animales, que no hallaban donde dormir, y pasa- 
das las aguas perecían muchísimos de los ciervos, venados, jabalíes y otras car- 
nes de que ellos viven, y de aquí se les aumentaba el hambre, á que se seguía la 

peste, ayudada de la corrupción del aire con tanta podredumbre (Descríbense 

casos particulares de singular providencia de Dios en favor de estos indios, ya 
cristianos; otros, considerados como castigos de Dios.) 



JUNIO 1696 345 

2.721. 1696—6—8 74 — 6—47 

Carta de Fray Bernardo, Obispo de la Paz, á S. M. — Avisa que, en 
cumplimiento de la Real Cédula de Mayo de 1 69 1 están fundadas del 
tiempo de su antecesor escuelas de niños en las ciudades, villas y lu- 
gares de su Obispado, con maestros asalariados, para que enseñen á 
los indios la lengua castellana é instruirlos en los misterios de nuestra 
santa fe católica, y que así lo ejecutan los curas y doctrineros; y aun- 



Este es, en suma, el glorioso estado en que se halla aquella apostólica misión 
desde el año 1674 hasta el presente de 1696. Quien supiere que en este número 
de años se han pacificado y reducido á pueblos de cristianos y catecúmenos 
19.789 personas con el ejercicio cuotidiano de la doctrina cristiana y bnutizádose 
destas desde el año 1682 más de 10.319 almas, reducidas á los Sacramentos de 
la iglesia y virtudes de sus primitivos cristianos, sin un sinnúmero de millares 
de angelitos que por medio del Bautismo han ido al cielo; conocerá que ha sido 
a costa de muchos sudores y fatigas, caminando á pie de ordinario uno y dos 
meses enteros por ciénagas y pantanos hasta la rodilla, con ardentísimos soles, 
zancudos y mosquitos; sustentándose con raíces de árboles, y cuando más rega- 
lados con maíz y unos plátanos; durmiendo por las playas, arrojados en el suelo 
vestidos, en una hamaca, entre indios bárbaros que se sustentan de gente; apren- 
diendo cada día nuevas lenguas, más alegres y contentos por ir acarreando pue- 
blos de gentiles, que soldados con los despojos de un copiosísimo saco; rasgadas 
las sotanas, heridos los pies, lastimados los rostros y las manos por ir rompiendo 
montañas asperísimas: así empezaron los primeros PP. Pedro Marbán y Cipriano 
Barace; así vieron, con asombro y veneración, al fervoroso P. Antonio de Ore- 
llana los Padres misioneros de la religión de Predicadores y el Gobernador don 
Benito de Ribera y Quiroga cuando emprendió el Padre la misión por la dere- 
cliera de Cochabaniba y abrió el nuevo camino, tan deseado; y así lo ejecutan, con 
emulación sagrada, los apostólicos PP. José de Vega, Juan de Espejo, Agustín 
Zapata, Francisco Javier Granados, Lorenzo Legarda, Francisco de Borja y todos 
los demás misioneros que han ido de nuevo, que por todos son 23, señalándose 
'singularmente el H.° Alvaro de Mendoza entre los cuatro HH. Coadjutores que 
tiene aquella misión en los ejercicios de virtud y caridad con que ha asistido á 
los Padres y servido á los indios con raro ejemplo de humildad. 

Pasarán de 60.000 indios los que tienen amigos y han prometido reducirse á 
pueblos para recibir el sacramento del Bautismo y vivir como cristianos, luego 
que les señalen Padres que les asistan. Éstos, personalmente, han hecho las seis 
iglesias, sirviendo de albáñiles, peones y carpinteros, como también de sastres, 
barberos y zapateros; aplicándose á curarlos en sus enfermedades, aun las más 
asquerosas y de contagio, abriéndoles las apostemas y hasta hacerles las unturas 
por sus manos y regalándoles con lo que necesitan para su sustento, quitándo- 
selo de la boca para aliviarlos; todo lo cual ha sido grande motivo para abrazar 
la fe de Jesucristo». — A. S. J. Prov.® Tolet.íe 



346 PERÍODO OCTAVO 1683-I7O4 

que en algunos lugares no las hay por la cortedad de su población, 

procurará se establezcan donde no las hubiere. — Paz, 8 de Junio 

de 1696. 

Original, — i f." y el de carátula. — Emp.: «Entre las > Term.: «de mi obli- 
gación >. 

2.722. 1696—6—8 74—6—45 

Carta de Juan, Arzobispo de la Plata^ á S. Af. — Informa sobre el 
fomento de la Facultad de Jurisprudencia en las cátedras fundadas en 
la Universidad de aquella ciudad, suplicando que puedan cursar libre- 
mente los colegiales del Colegio de San Juan Bautista, que está á cargo 
de los religiosos de la Compañía, pues no son becas de fundación, sino 
porcionistas, señalando el número de colegiales que pareciere que con 
becas puedan cursar, sin que se les obligue á quitárselas para el efecto 
y después las vistan por vía de temperamento, que no parece decente, 
etcétera. — Plata, 8 de Junio de 1 696. 

2 fs.— Original triplicado.— ^;«/.; «Las experiencias » Term.: «causa pu 

blica». 

2.723. 1696—6—27 74-4—18 

Memorial de D. Gabriel de Aldunate y Rada, Procurador general de 
la ciudad de San Juan de las Corrientes^ provincia de Buenos Aires ^ 
á S. M. — Refiere el fruto grande que dan los religiosos de la Compa- 
ñía de Jesús y cuan conveniente sería se les concediese licencia para 
que pudiesen tener Colegio en la ciudad de las Corrientes en lugar del 
Hospicio que allí tienen, como lo habrán informado el Obispo y Go- 
bernador de Buenos Aires. 

Sin fecha.— 2 fs. en 8.°— Original— ^w/.; «Don Gabriel » Term.: «receuira 

merd.> — Al dorso: «Conss.*" 13 de Feb.° 1696.— Véalo el Sor. Fiscal y traygase>. 
(Rubricado.) — «El fiscal pide se ponga con este expediente el poder en virtud 
de que se introduge esta pretensión, y echa se le buelba para decir lo que con- 
venga, y que en el Ínterin no le corra término para pedirlo. — Madrid y Margo 2 
de 96». — (Rubricado.) — «Traense». — En folio aparte está el dictamen fiscal, fecho 
en Madrid á 25 de Junio de 1696, donde dice: «que la fabrica del colegio, yglesia 
y demás necesario para su manutención se ejecutara de los padres jesuítas y sin 
gasto alguno de la Real Hacienda, y en su virtud parece concurren los re- 
quisitos necesarios para que se difiera a esta pretensión. — Cons." 27 de Junio 
de 1696.— Justifiqúese de las rentas que hay para mantenerse este Colegio sin 



JULIO 1696 347 

gravamen de los vecinos» —(Rubricado.) — «Conss.° 23 de 8/* 697.— Por ahora 
No a lug/» — (Rubricado.) 

2.724. 1696—7 — 10 74 — 4—10 

Carta del Virrey ^ Conde de la Mondova, á S. M. — Sobre el Despa- 
cho de 7 de Agosto de 1692, en que se sirvió S. M. remitirle la ins- 
tancia, hecha por los caciques de la provincia de Chucuyto á S. M. en 
22 de Septiembre de 1690, para que los naturales de aquella provincia 
no sean obligados á mitar en Potosí, por las razones que expresa; y 
que no pareció del Real servicio hacer la relevación de estos indios 
antes de representarlo á S. M., quien resolverá lo que tuviere por más 
conveniente á su Real servicio y al alivio de los miserables indios. — 
Lima, 10 de Julio de 1696. 

8 18. — Original.— ^»í/.; «En Despacho de 7 de Agosto de 1692 > Term.: «en 

solicitarlo». — Al dorso: «Rda. en los galeones de i698>.— Sigue el dictamen fiscal, 
fecho en Madrid á 17 de Octubre de 1698, y la resolución del Consejo: «que en 
atención a constar y ser cierto haberse descubierto minas que se labran y bene- 
fician en la provincia de Chucuyto se dé despacho para que los indios de dicha 
provincia sean escusados y relevados de ir a mitar al Cerro y minas de Potosí 
en el ínterin y por todo el tiempo que hubiere minas y se labraren y beneficia- 
ren en dicha provincia de Chucuyto>. — En el mismo A. de I. 74 — 3 — 37 se halla 
la minuta del Real Despacho al Virrey otorgando que los indios de esta pro- 
vincia sean relevados de ir á mitar á Potosí por el tiempo que hubiere y se be- 
neficiaren minas en ella. — Sin fecha, — 2 fs. — Emp.: fEn carta de 10 de Julio 
de 1696 > Term.: «mi voluntad». 

2.725. 1696—7—13 76_5_i6 

Acuerdo del Consejo. — En vista del expediente relativo á la trasla- 
ción de la iglesia catedral de Santiago del Estero, de que hizo relación 
el Licenciado Relator Villagutiérrez. 

6 fs. — Minuta. — Emp.: «A consulta, dando quenta » Term.: «como lo offre- 

ce». — (Rubricado.) — A continuación se lee: «Visto y aprouado en Conss.° de 19 
de el mismo. — íha. la Cons.'*» 

2.726. 1696-7—23 75—6—26 

El Consejo de Indias á S. M.—Con vista de una carta que le remitió 
del Bachiller D. José de Bustamante, Tesorero de la iglesia catedral de 



348 PERÍODO OCTAVO 1683-I7O4 

la ciudad de Santiago del Estero de Tucumán, é informes tocantes á la 
mudanza de esta iglesia á la ciudad de Córdoba, de aquella provincia, 
propone la forma en que se podrá ejecutar. — Madrid, 23 de Julio 
de 1696. 

Minuta.— 5 fs. — Al dorso se lee: «Acordada en 19 del. — Resolución de S. M.— 
Como parece. — Vista >.— (Rubricado.) — «Subió en 23.— Don Antonio de Ubilla». 

2.727. 1696—7—24 74—4—10 

Carta del Virrey del Perú, Conde de la Mondova, á S. M. — En cum- 
plimiento de Real orden de 4 de Septiembre de 1692, sobre asistir á 
los religiosos de la Compañía de Jesús que se hallan en las reducciones 
de infieles de la provincia de los mojos, en que estaban entendiendo 
nueve religiosos y un lego de la Compañía de Jesús, donde habían re- 
ducido 8.000 almas á tres pueblos á costa de grandes trabajos, siendo 
sólo socorridos con 3.000 pesos durante el gobierno del Conde de Cas- 
tellar y 2.000 ejerciéndolo el Duque de la Palata, y que dé cuenta de lo 
crue obrare y del estado de dichas misiones; remite la relación sumaria 
que pidió al Provincial de esta religión, con el papel que la acompañó, 
en que reconocerán el estado que tienen, por donde parece que hay 
12.000 indios bautizados, que con los catecúmenos llenan el número 
de 20.000, y los sacerdotes operarios son 23 y cuatro Coadjutores, y 
que en cuanto á asistir á estas misiones con los socorros que necesi- 
taren lo ejecutará en la forma que S. M. manda. — Callao, 24 de Julio 
de 1696. 

2 fs. — Original. — Emp.: «Hauiendo recibido...,.» Term.: «en este despacho». — 
Al dorso: «Recibida en galeones de lógSs^. — En papel aparte va el dictameu fiscal 
y el acuerdo del Consejo de 20 de Febrero de 1699. 

2.728. 1696— 8— 17 76-5—7 

Memorial del P. Miguel de Viñas ^ Procurador general de la Compa- 
ñía de Jesús de la provincia de Chile. — Representa á S. M. que por 
obligación de Instituto deben enviar las provincias de Indias á Roma 
cada seis años dos Procuradores con un H.° Coadjutor, á dar cuenta á 
su General del estado y observancia regular, y á esta Corte negocios 
particulares del servicio de S. M. y estado de las misiones de indios 



AGOSTO 1696 349 

que están al cuidado de la Compañía. Y por cuanto el viaje por ga- 
leones del Reino de Chile á éstos es de insoportables gastos y rodeos, 
pues es preciso hacer cinco navegaciones: la primera, de Chile á Lima; 
la segunda, de Lima á Panamá, y de a(^í por tierra á Portobelo; la ter- 
cera, de Portobelo á Cartagena; la cuarta, de Cartagena á la Habana, 
la quinta, de la Habana á Cádiz, rodeando más de I. loo leguas en este 
viaje. Al contrario, el puerto de Buenos Aires dista sólo 300 leguas por 
tierra de Chile y en una sola navegación se consigue el viaje de los Pro- 
curadores á estos Reinos. 

El Consejo no condescendió á esta súplica por tener presente el 
asiento hecho en el Consulado de Lima y prohibición de embarcarse 
pasajeros por Buenos Aires que no sean vecinos del Paraguay, de lo 
cual se sigue á la provincia de Chile gravísimo perjuicio, obligando á 
sus Procuradores á que rodeen el mundo, con extravío de más de 
1 .000 leguas, con evidentísimos riesgos de la vida para ir á estos Reinos, 
ahorrándose uno y otro por Buenos Aires, debiendo entenderse dicha 
limitación con comerciantes, no con religiosos. — Suplica se permita á 
los Procuradores de Chile embarcarse por Buenos Aires, bajo las mis- 
mas órdenes y prevenciones observadas con los demás pasajeros, y que 
no se les ponga impedimento por ql Gobernador, hallando oportunidad 
de navios de registro, para embarcarse en ellos en dicho puerto los Pro- 
curadores á estos Reinos, sin que se les embarace con el pretexto de 
no estar cumplidos los seis años. 

2 ís.—Emp.: «Miguel de Viñas » Term.: «lo mande asi». — Al dorso: «Conss.° 

17 de Agto. 1696. — ^Júntense los antecedentes q. huuiese tocantes a la benida 
de estos Procuradores y Ueuese al Sr. Fiscal>. — (Rubricado.) — «Traese un cap.° 
de carta del año de 61, prohiuiendo el que no se pueda sacar plata por el P.'° de 
B.* Ay.^ y lo demás que se expresa. — No se halla mas razón en lo tocante a este 
exp.*** q. lo q. cont.* el cap.° de cédula que está con el acerca de q. se les haya 
concedido liz.* por su Mag.d a los Procuradores de Chile para q. vengan por el 
P.'° de B.* Ay.^ aunq. an venido alg.°^ con liz.* de los Virreyes, Aud.^^ y Gou."*» 
El Fiscal, en vista de esta representación, dice *que en razón de estas licencias 
no se halla la de S. M. y que no la pueden dar los Virreyes, Aud."* ni Goberna- 
dores, según las leyes 53, 54, 55 y 56 del Titulo 16, Libro 9, sacadas de las cédu- 
las de 1595, 1601, 1612, 1618 y 1622, y de que se ha de negar esta pretenssion y 
dar providencia para que se guarde inviolablemente la prohibición. — Madrid y 
Septiembre 2 de 1696». — (Rubricado.) — «Cons.° 14 de Septiembre 2 de 1696».— 
(Rubricado.) — «Cons." 14 de 7.'* 1696.— No ha lugar». — (Rubricado.) — Anejo al 
núm. 4.128. 



áSO PERÍODO OCTAVO 1683-I704 

2.729. 1696-9—4 76_5_i4 

Carta del P. Antonio Jaramillo al Sr. D. Gregorio Solorzano. — Dice 
que luego que le participó el orden del Consejo para informarle qué 
privilegios tiene la Compañía de Jesús en orden á matrimonios de in- 
dios escribió al P. General Tirso González para que ordenase le remi- 
tiesen copias auténticas de las Bulas ó Breves en que los Sumos Pon- 
tífices conceden dichos privilegios, ó por lo menos le especificase en 
su carta los grados de consanguinidad ó afinidad de que hablan, los 
Pontífices que los concedieron, los principios, fines y fechas de tales 
Breves, cuáles son perpetuos, cuáles para el solo fuero de la concien- 
cia y cuáles para el exterior, con otras circunstancias que suelen añadir 
los Papas modificándolos ó ampliándolos; pero para no retardar su 
obediencia al Consejo, pone con brevedad las noticias siguientes: 

En el compendio de privilegios índicos que está en la librería de 
este Colegio, de donde no se pueden sacar los libros y cualquiera, de 
orden del Consejo, podrá venir á registrarlo, impreso en el Colegio 
Romano, año de 1615, á fojas 21, par. 6.°, se dice: «Possunt Presbyteri 
societatis, á Praeposito Generali per se, vel alios, ad id electi, auctori- 
tate Apostólica (gratis tamen) dispensan cum Neophytis in quibusvis 
Orientis, Brasiliae, Perú, Novae Hisf)aniae, et alus vltramarinis Regio- 
nibus, Insulisque Oceani maris, ac Occidentalibus partibus degentibus, 
in quibuscumque Jure Divino non prohibitis, consanguinitatis, vel 
affinitatis gradibus, vel alias coniunctis aut se attinentibus, vt impedí - 
mentís huiusmodi non obstantibus, matrimonium ínter se contrahere 
et solemnizare, seu si iam etiam scientes contraxerint, denuo contrahere 
valeant. In partibus quidem vbi locorum Ordinarii de facili adiri pos- 
sunt, in foro conscientiae tantum, sed perpetuo. Ordinarii vero ipsi ibi- 
dem in vtroque foro, sed tantum ad viginti annos á data praesentium 
computandos, de consilio tamen, et assensu dictorum Societatis Praes- 
byterorum, tamquam adiutorum, et assessorum suorum, vbi eorum, co- 
pia commode haberi possit. In reliquis autem Provinciis, Ordinariorum 
praesentia destitutis, vel ab eis non minus ducentis millibus passuum 
remotis; lidem Presbyteri per se in vtroque foro possunt in praedictis 
dispensare. Possunt etiam praedicti Sacerdotes in eisdem locis denun- 
ciationes, et alias extrínsecas solemnitates ac caeremonias, cum id ex- 



Septiembre 1696 351 

pediré, aut necessum esse visum fuerit omitiere; prolemque susceptam, 
aut suscipiendam, legitimam declarare. Admonentur tamen, omnes á 
Summo Pontifice, ne iis facultatibus vtantur, nisi vbi id expediré exis- 
timaverint, super quo eorum conscientiae onerantur. Et iniungitur, vt 
diligenter Neophytos ipsos admoneant, vt ab eiusmodi matrimoniis ca- 
nónica lege prohibitis abstineant Greg. XIII 1 7 die Julii Anno domini 
1577 vt patet ex literis Apostolicis pro Indiis, pag. 50. eandenque fere 
concessionem, sub certo modo, ac forma concesserunt Pius IIII, et 
Pius V vt habetur in eisdem literis, pag. lO et 14. 

Y en confirmación de esto mismo, el P. Diego de Avendaño, en el 
tomo 2.° de su Thesauro Indico^ impreso en Antuerpia en 1668, títu- 
lo 12, cap. 14, f.° 160, núm. 382, después de haber referido la autori- 
dad de dicho Compendio, cita otra Bula de Paulo V, que empieza Cum 
sicut accepimuSy año de 1614, donde ningún grado se exceptúa, si no 
es los prohibidos por derecho divino: hablando no solamente de los 
grados de consanguinidad y afinidad, sino de otra cualquiera conjun- 
ción, la cual, dice, no puede ser otra sino la de cognación espiritual 
legal, ó pública honestidad, y que no es necesario el recurso á los Or- 
dinarios cuando fácilmente no se puede acudir á ellos, y que esta con- 
cesión es perpetua en el fuero de la conciencia. 

Dichos privilegios y otros muchos trae el Obispo de Quito, D. Alon- 
so de la Peña Montenegro, en su itinerario para los párrocos de in- 
dios, impreso en León, de Francia, año de 1 678, libro 3.°, trat. 9.", 
sec. 8.^, desde el f.° 593- — Supuestos estos privilegios se pueden ofre- 
cer dos dudas: l.*, ¿cuáles son en la sujeta materia grados prohibidos 
por derecho divino y cuáles no? — 2.^, si estos privilegios hablan con in- 
dios puros no más, ó si con los de sangre mezclada á quien llaman mes- 
tizos, cuarterones, puchueles y otros semejantes. — A la primera varían 
los autores, pero no se podrá negar que donde hubiere opinión bien 
fortalecida con la razón y con la autoridad de doctores graves, que 
afirmen que tal y tal grado de consanguinidad y afinidad por línea 
recta y transversal no es prohibido por derecho divino, entra con se- 
guridad de conciencia el uso y práctica de dichos privilegios. De esta 
suerte, el dicho Sr. Obispo de Quito, trat. lO, ses. I.% núm. 3, f 59^1 
pone esta conclusión del 2." y 3.° grados, como son nietos y bisnietos, 



352 PERÍODO OCTAVO 1 683 I704 

y los demás, «digo, con Bonacina, de impedim. Matrim.^ punct. 5.°, 
proposit, 3, núm. 8, Sa Vera Cruz, Perea, Sánchez y Filiucio, que no 
son nulos lure naturae, de donde saco, con los dicho autores, que el 
P.^ o la Madre gentil que se casó en la infidelidad con Nieto o Bis- 
nieto, etc., fue su Matrimonio válido, y consiguientemente no lo deben 
separar quando se convierten, etc.» 

Y habiendo hablado de la consanguinidad por línea transversal, dice, 
núm. 5 ibi.: «De aqui se colige q. el Sumo Pontifice y todos los que 
por privilegio tienen sus veces, como los P.^^ de la Compañía lo tienen 
para los Indios, para que se puedan casar los Abuelos con las Nietas, 
y tios con sobrinas, y Primos con sus Primas; porque estos son impe- 
dimentos puestos por la Iglesia, y Sagrados Cánones, y no por derecho 
de naturaleza. 

»E1 mismo Sr. Obispo, en la ses. 2.^ del mismo Tratado, núm. I.°, 
dice que si la madrastra con el entenado, ó la nuera con el suegro, ó 
el yerno con la suegra, después de bautizados, tienen dificultad en 
apartarse, ó por el amor que se tienen ó por la crianza de sus hijos, 
que se puede dejar que vivan en sus matrimonios, por ser probable 
sentencia que esos impedimentos de afinidad en cualquiera grado y 
línea no son de lure naturae; sino eclesiásticos, á que no están sujetos 
los gentiles, como dice Sánchez de Matrim., libro 7.°, disp. 66^ núme- 
ro 7, donde cita de esta opinión 20 doctores graves. Asta aqui dicho 
S.o"- Obispo.» 

Y sobre este mismo punto se puede ver al P. Avendaño, tít. 12, 
cap, 14, f ° 109, núm. 380, donde dice: «est insuper satis commonis, 
et valde probabilis sententia quae affirmat ex affinitate in quocumque 
gradu siue transversae lineae sit, siue etiam rectae non oriri impedi- 
mentum, ex quo irritum Matrimonium naturae iure reddatur, quidquid 
de indecentia aliquali sit. Sic tenent quam plures, quos adducit Pater 
Thomas Santius supra, disp. 6^^ núm. 7». Y prosigue, citando á Bona- 
cina, Baseo, Caramuel, Basilio de León, Gaspar Hurtado, Bauni, Carde- 
nal de Lugo, Meracio, Escobar de Mendoga, Martin Pérez y á Diana. 

Reflexión. — No es menos cierto que los infieles no están sujetos en 
su infidelidad á las leyes puramente eclesiásticas, que el que en éstas 
puedan, con justas causas, dispensar los Pontífices, pues la misma auto- 



SEPTIEMBRE 1 696 3$^ 

ridad que tienen para establecerlas tienen también para abrogarlas 6 
dispensarlas cuando conviene al bien de la Iglesia, y siendo tantos y 
tan graves los autores que tienen por impedimento puramente ecle- 
siástico, y no de naturaleza ó derecho divino, el que nace de los pa- 
rentescos referidos, y aun el que nace de dos hermanos, como se puede 
ver en el lugar citado de Avendaño, núm. 379, en que nombra mu- 
chos y orraves autores, parece no se le puede negar al Papa potestad, 
para tales dispensaciones y privilegios, si no es dando por improbable 
lo que la sabiduría de tantos doctores afirma ser probable. 

En cuanto á la segunda dificultad, sobre si estos privilegios hablan 
con indios puros ó con los de sangre mezclada, responde, con el Obispo 
de Quito, en el tratado décimo, en las sesiones 5-*> ^•*) 7-^> 8.^, 9.* 
y 10.^, que se debe entender de los mestizos. 

Suplica á su Señoría que si en el Consejo hubiere alguna acusación 
contra alguno de la Compañía, por parecer ha excedido de los privi- 
legios que tiene, se sirva interponer su autoridad, para que proponién- 
dole el caso singular y determinadamente, pueda dar, como Procurador 
general de Indias, la satisfacción que cupiere; porque es cierto que 
para muchos casos de Indias hay Teología, como municipal, y que no 
se puede practicar en estos Reinos, y así se ve en los preceptos del 
ayuno, comunión anual y santificar las fiestas, pues siendo precepto 
general el que ayunen los que tienen veintiún años cumplidos, y no 
tienen falta de salud ú otro accidente que les desobligue, toda la Cua- 
resma, témporas y vigilias del año, los indios sólo tienen por obliga- 
ción ayunar los viernes de Cuaresma, el Sábado Santo y la vigilia del 
Nacimiento de Cristo Nuestro Señor, y tienen privilegio para anticipar 
y posponer por muchos días el cumplir con la confesión y comunión 
anual; en cuanto á oir misa y no trabajar, tampoco tienen todas las 
obligaciones que ligan á los españoles, sino algunas no más. — Colegio 
Imperial, martes 4 de Septiembre de 1696. 

Autógrafo. — 3 fs„ más el de carátula. — Emp.: cMuy Sor. mió, luego que 

V. S > Term.: «para todo ello».— Al dorso se lee: «Consejo 6 de Septiembre 

de 1696.— Júntese con el expediente que dio motivo a la duda y llévese al 
Sr. D. Gregorio Solorzano, para que, en vista de todo, diga por escrito lo que 
se le ofreciere y pareciere». — (Rubricado.) — «Traense los papeles que hacen al 
punto». 

Tomo iy. 23 



354 PERÍODO OCTAVO 16S3-1704 

2.730. 1696—9—7 76—5—14 
Carta de Antonio de U billa y Medina d D. Gregorio de Solórzano. — 

Dice que en conformidad de lo acordado por el Consejo, remite á su 
Señoría el papel que ha escrito el P. Antonio Jaramillo, de la Compa- 
ñía de Jesús, en orden á los privilegios que gozan de algunos Pontífi- 
ces, con los papeles que hacen al punto, y se han sacado de los demás 
tocantes á la mudanza de la catedral de Santa Cruz de la Sierra, para 
que, en su vista, diga su Señoría por escrito lo que se le ofreciere, y 
en el ínterin le avise de su recibo. — Madrid, 7 de Septiembre de 1696. 

Original. — i f.° en 4.**, más otro en blanco. — Emp.: «Sor. mió, en conformi- 
dad » Temí.: «de mandarme». 

2.731. 1696— 9 — 10 76—2—23 

Real Cedida original á D. Agustín de Robles., Gobernador de Buenos 
Aires. — Que con toda maña y secreto inquiera las piezas de esclavos 
negros que hay en aquella provincia y traiga consigo relación de ello, 
para entregarla en el Consejo. — Madrid, 10 de Septiembre de 1696. 

Tiene la firma autógrafa de S. M. — i f.°, más otro en blanco. — Emp.: <Sargto. 
Geni, de Batalla » Tertn.: «a mi seru.°» 

2.732. 1696— 9— 18 120—4—3 

Real Cédula al Presidente y Oidores de la Real Audiencia de la 
Plata. — Díceles S. M. que informado de los justos motivos que ocu- 
rrían para que la catedral de San Lorenzo de la Barranca se trasladase 
á la villa de Mizque, ha resuelto mandar se ejecute dicha traslación, y 
que se pida á Su Santidad (como se ha ejecutado) Breve de aproba- 
ción, previniéndose juntamente que no por la nueva situación á que 
ha de pasar esta iglesia, cuando llegue el caso, haga novedad en su re- 
sidencia el Gobernador de San Lorenzo; porque el que entonces hu- 
biere y los que le sucedieren han de residir en ella, por ser frontera 
de indios: que á la villa de Mizque se le dé el título de ciudad, y que 
su jurisdicción secular se agregue al gobierno de San Lorenzo, nom- 
brando este Gobernador un Teniente que resida en Mizque, cesando 
los 1. 000 ducados de plata que se dan cada año al Corregidor de Miz- 
que. Y porque se ha considerado que se han consignado en las Cajas 



OCTUBRE 1696 áS5 

Reales de aquella provincia 800 pesos á los religiosos de la Compañía 
de Jesús, en el ínterin que hubiese curas seculares, y respecto de es- 
tarlos gozando habiendo cesado la causa; le ordena y manda le informe 
si la casa de estos religiosos tiene rentas, haciendas de campo ú otras 
granjerias: porque si tuvieren cómodamente con qué sustentarse les 
cese este asignado, y si no se les prorrogue por el término que pare- 
ciere, para que se ejerciten en su santo ministerio, y dé su parecer: 
que lo mismo encarga, por despacho de esta fecha, al Obispo de dicha 
iglesia. — Madrid, 18 de Septiembre de 1 696. 

Siguen la firma de S. M. y de su Secretario D. Antonio de Ubilla y Medina.— 
Es copia del tomo VII, encuadernado en pergamino, 0,312 X 0,216, de oficio 
Chai-cas, desde 3 de Junio de 1686 hasta 22 de Marzo de 1697, — Sin foliar. — 
Emp.: «Provincia » Terni.: «y Medina». 

2.733. 1696— 9 — 18 120—4—3 

Título de ciudad á la villa de Mizque, donde está resuelto se mude la 
iglesia catedral de la provincia de Santa Cruz de la Sierra. — Madrid, 
18 de Septiembre de 1696. 

Sigue la firma de S. M. y la de su Secretario D. Antonio de Ubilla y Medina.— 
Es copia del tomo VII, encuadernado en pergamino, 0,312 x 0,216, de oficio 
Charcas, desde 3 de Junio de 1686 hasta 22 de Marzo de 1697. — Sin foliar.— 
Emp. <D. Carlos, & > Term.: «en manera alguna». 

2.734. 1696— 9— 18 120—4—3 

Real Cédula al Obispo de Santa Cruz de la Sierra. — Que informe 
sobre qué rentas, haciendas ó granjerias tiene la casa de la Compañía 
de Jesús de la ciudad de San Lorenzo de la Barranca. — Madrid, 18 de 
Septiembre de 1696. 

Sigue la firma de S. M. y la de su Secretario D. Antonio de Ubilla y Medina. — • 
Es copia del tomo VII, encuadernado en pergamino, 0,312X0,216, de oficio 
Charcas, desde 3 de Junio de 1686 hasta 22 de Marzo de 1697. — Sin foliar. — 
Emp.: «Rdo. In xpto » Term.: «y Medina». 

2.735. 1696— 10— 15 120—4 — 3 

Real Cédula al Provincial de la Compañía de Jesús del Tucumán. — 
Encargándole se mantenga con los prebendados de la iglesia catedral 
de aquella provincia en la buena correspondencia que conviene, par- 



¿56 PERÍODO OCTAVO I6§3-I7Ó4 

ticularmente en la posesión inmemorial en que están de sentarse en el 
presbiterio de las iglesias de religiosos en las fiestas concurriendo con 
su Gobernador, cuya posesión interrumpió D. Tomás Fernández de 
Mendoza siendo Gobernador y los demás que en este empleo le suce- 
dieron, y que por este motivo no concurrieron los prebendados á fiesta 
alguna. S. M. ha resuelto que se guarde el estilo que había antes que lo 
interrumpiese dicho Gobernador. — Madrid, 1 5 de Octubre de 1696. 

Sigue la firma de S. M. y la de su Secretario D. Antonio de Ubilla y Medina. — 
Es copia del tomo VII, encuadernado en pergamino, 0,312X0,216, de oficio 
Charcas, desde 3 de Junio de 1686 hasta 22 de Marzo de 1697. — Sin foliar. — 

Emp.: «Benerable y deuoto » Tenn.: «Medina>. — ídem al Provincial del Orden 

de Santo Domingo.— ídem al Provincial del Orden de San Francisco.— ídem al 
Provincial del Orden de la Merced. 

2.736. 1696-10— 15 74—3—36 
Copia de minuta de Real Despacho á los Oficiales Reales de Tucu- 

mán. — Ordenándoles entreguen á la iglesia catedral 8.472 pesos, que 
han en su poder de los efectos expresados, para que se inviertan en el 
Seminario que se ha de hacer en Córdoba.— Madrid, 15 de Octubre 
de 1696. 

2 {s.—Emp.: «Habiendo resuelto > Term.: «de las Indias». 

2.737. 1696-10— 15 74-6-45 7 75—6-33 
Minuta de Real Cédula al Obispo del Tucunián. — Avisándole lo re- 
suelto sobre que aquella catedral se mude de Santiago del Estero á la 
ciudad de Córdoba, y encargándole lo que por su parte ha de ejecu- 
tar. — Madrid, 15 de Octubre de 1696. 

3 fs., más el de carátula. —^;«/.; «R.do in xpto » Term.: «Me daréis q.**»— 

Al dorso se lee: «Vista>. — (Rubricado.) 

2.738. 1696—10 -20 74—6—45 
Respuesta fiscal y resolución del Consejo sobre las custodias^ Univer- 

versidad y grados de la ciudad de la Plata. 

La primera fecha en Madrid á 28 de Septiembre de 1696 y la segunda á 20 de 

Octubre del mismo año.— 4 fs.— Original.— £w/.; «El fiscal » Term.: «que diere 

el grado». 



NOVIEMBRE 1 696 357 

2.739. 1696 — 11-23 75—6-33 

Carta de S. M. al Cardenal de ludice. - Es respuesta de lo que ha es- 
crito sobre el pasado oficio con Su Santidad para sacar Breves de apro- 
bación de la traslación de las iglesias catedrales de Santa Cruz de la 
Sierra y Tucumán, la primera, que reside en San Lorenzo de la Ba- 
rranca, á la villa de Mizque; y la segunda, de la ciudad de Santiago 
del Estero á la de Córdoba. — Madrid, 23 de Noviembre de 1 696. 

Es copia. — I f.°. más el de carátula. — Emp.: «Don Carlos > Term.: «Continua 

Guarda>, 

2.740. 1696— II — 24 76 — 5 — 14 

Papel jurídico firmado por D. Gregorio de Solorzano y Castillo. — 
Sobre si los Padres de la Compañía que residen en los dominios de 
as Indias tienen privilegio especial de Su Santidad y Sede apostólica 
para dispensar con los indios neófitos en los grados de consanguinidad 
y afinidad que no sean de derecho divino; y en las otras cognaciones, 
para que, no obstante las Constituciones eclesiásticas, se puedan casar 
los neófitos infacie eclesiae, y sus matrimonios sean válidos y los hijos 
que nacieren de semejantes dispensaciones sean legítimos: en qué gra- 
dos puedan usar de sus facultades, y cuáles se entiendan ser de derecho 
divino, y qué personas se comprendan debajo de la palabra neófitos; y 
si pueden usar de estas facultades perpetuamente ó si son temporales. — 
Madrid y Noviembre 24 de 1696. 

Comprende cinco párrafos y 147 números. — Original. — 42 fs. — Emp.: «Papel 
Jurídico » Ttrm.: «mas conueniente». — En papel aparte de 2 fs. sigue un resu- 
men de las resoluciones y providencias que se pueden dar en el papel prece- 
dente, y dice así: «De quanto hemos propuesto y asentado en el papel, se infiere 
euidentemente que ni los Obispos de Indias, ni los Padres de la Compañía, en 
virtud de los Brebes, que supponen, y que se an referido, pueden al presente 
dispensar in utroque foro con los yndios y mestizos en los impedimentos del 
matrimonio de consanguinidad o affinidad, por que hauiendo sido todas las fa- 
cultades, que se supponen congedidas por los Summos Pontifiges por tiempo 
limitado, y spagio de ueinte años; se a cumplido el tiempo congedido en dhos. 
Brebes; por que, o estos se empiezan a contar desde el día de su data, como 
consta de las palabras que refiere el P. Antonio de Xaramillo, del compendio de 
los preuilegios Índicos, y de los Brebes posteriores de Gregorio 14, Paulo 5 y 
Vrbano 8; hauiendo sido el ultimo Breve que se suppone expedido de Cle- 
mente 9, su data en Enero del año de 1669— infieresse claramente cumplió el 
tiempo de los veinte años en Enero del año de 89; o se consideran desde el 



358 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

tiempo en que cumplieron los Breves de los Pontífices immediatos, según lo que 
refiere y afirma el P. Diego de Auendaño hauer declarado el Pontifige Innogen- 
gio degimo en su Breve; constando expresamente que el de Paulo 5 cumplió el 
año de 34, el de Vrbano 8 el año de 54, el de Innogengio 10 el de setenta y qua- 
tro, como lo affirma el mismo P. Auendaño; el de Clemente noveno empezó a 
correr desde el año referido de 74, con que cumplió el año passado de nouenta 
y quatro; con que todas las dispensagiones que después de este año se hubieren 
hecho, o en adelante se higieren en uirtud de los brebes referidos serán nuUas, 
por defecto de jurisdicgion, y no hauer facultad pontifigia, hasta tanto que se im- 
petre nueva prorogagion de la Sede Apostólica. 

Con que la prouidengia que se debe en este particular dar se reduge a que se 
escriba a todos los -Arzobispos y Obispos de Indias, aduirtiendoles como hauien- 
dose reparado en el Consejo que todos los Breves de los Summos Pontifiges, 
que an dado facultad a ellos y a los Padres de la Compañía para dispensar con 
los indios y mestizos en los impedimentos de consanguinidad y affinidad en los 
grados que no son prohibidos por derecho diuino, son temporales, y que el 
tiempo de los veinte años de todos ellos se a cumplido; que ni ellos usen de 
estas facultades, ni permitan que los Padres de la Compañía usen de ellas; sino 
es que de la Sede Apostólica consigan nuebo Brebe prorogando los de los otros 
Pontifiges Predegesores. 

Lo segundo, se infiere que en las opiniones que tengo por más probables, se- 
guras y conformes a la mente de los Summos Pontifiges que congedieron las fa- 
cultades referidas, aunque se impetre nuebo brebe prorogando los antegeden- 
tes; en su uirtud no podran dispensar los Obispos de Indias, ni los Padres de la 
Compañía, en los grados de la linea recta de consanguinidad, ni en el primero 
de la linea transuersal de consanguinidad, ni en el primero de la linea recta de 
affinidad, por ser en estos grados Írritos y nullos los matrimonios por derecho 
natural; y en la opinión contraria, aunque sean ualidos, son por derecho natural 
prohibidos e illigitos, que parege ser lo que requieren los Brebes referidos. 

Lo tergero, se infiere que tampoco podran dispensar, según lo que tengo por 
mas gierto en la Cognación spiritual, por no comprehendersse en las facultades 
referidas, ni explisita ni impligitamente; ni con los indios, que desde su niñes se 
bautigaron y se criaron en nuestra fe Catholica, y cuyos Padres y Abuelos fue- 
ron xptianos; ni con los hijos y nietos de los mestizos y mulatos, que son hijos 
de Español y negra, o, al contrario, por las razones que tengo propuesto en mi 
papel, o que, por lo menos, para asegurar su consgiengia los Obispos de Indias, 
y los Padres de la Compañía, deben impetrar brebe de la Sede Apostólica y su 
declaragion en estos puntos; pues siendo las conclusiones que he asentado tan 
probables, no solo ab authoritate extrínseca^ sino también ab authoriiate intrín- 
seca^ por las razones con que se fundan, es indudable quedan dudosos los Brebes, 
que es lo que se requiere, para que se soligite declararagion de la Sede Apostó- 
lica; y de lo contrario, pueden seguirse en los dilatados dominios de indias gra- 
uisimos inconuenientes, por que los matrimonios, que se gelebran con opinión 
probable, están expuestos a peligro evidente de disoluerse, reclamando uno de 
los cónyuges, el qual, no consiguiendo sentengia fauorable en el juigio conten - 
gioso, puede creer está libre en el fuero de la congiengia. 



DICIEMBRE 1696 359 

Y habiendo passado a hager reflexión sobre las prouidengias que en este par- 
ticular se pueden dar por el Consejo, y reconociendo ser esta materia mere 
Eclesiástica, en que ni se puede considerar perjuicio alguno en el Real Patro- 
nato, ni deroga(jion de las Ordenanzas y Leyes Reales, con que el Consejo solo 
puede dar aquellas prouidengias por gouierno que tubiere por mas conuenientes 
en uirtud de la jurisdicgion económica y política que reside en su Magestad, para 
el mas seguro gouierno de sus dominios: siento que la prouidengia mas eficax 
es el que todos los puntos en que el Consejo sintiere ser probable mi sentir, se 
remitan al Señor Embaxador de Roma, ordenándole los proponga a su Santidad, 
a quien, en nombre de su Magestad, pida se digne expedir su Brebe declaran- 
dolos; para que con él se aseguren las consgiengias de aquellos naturales. 

Y que al mesmo tiempo se escriba a todos los Arzobispos y Obispos de Indias, 
en que se les haga saber: los puntos en que el Consejo a reparado, ser causa de 
graues scrupulos el que en estos puntos usen ellos, y los Padres de la Compañía, 
de las facultades referidas, aun en caso que impetren nuebo brebe de proroga- 
gion; y que assi el Consejo, deseando que en materias de tanta consideragion, e 
importangia, y grauedad, se exequte lo que fuere mas conueniente a la seguri- 
dad de la consgiengia, les encarga se abstengan de usar de las facultades en los 
puntos que remite, y que no permitan que los Padres de la Compañía usen de 
ellas en los casos en que pueden por los mesmos brebes usar; sino es que se 
consiga Brebe de su Santidad y Sede Apostólica que los declare; el Consejo re- 
soluera lo-que tubiere por mas conueniente y agertado. — Madrid y Nouiembre 
de 1696. — D.°' Don Gregorio de Solorgano y Castillo». — (^Rubricado).— Origi- 
nal.— 2 fs. 

2.741. 1696— 12— 10 ^6 — 5 — 14 

Súplica. — Relación sucinta de los puntos y proposiciones que el ex- 
celentísimo Sr. Embajador de Roma, en nombre de S. M. Católica, ha 
de suplicar á la Santidad de Inocencio XII se sirva declarar, expi- 
diendo su Breve, para la seguridad de las conciencias, así de los Arzo- 
bispos, Obispos, Ordinarios y Padres de la Compañía de los dilatados 
dominios de las Indias occidentales, como de los indios naturales de 
aquellos dominios. — Madrid y Diciembre 10 de 1696. 

Autógrafo que parece ser del Dr. D. Gregorio de Solorzano y Castillo.— 3 fs., 
más uno en blanco. — Emp.: «Para que, con mayor claridad » Term.i «su san- 
tidad». 

2.742. 1696— 12 — 12 ;6_5 — 14 

Acuerdo del Consejo en el expediente tocante d las dispensaciones que 
dan los Padres de la Compañía para casarse los indios. — Al margen se 
lee: «Sres, Su lUma., D. Luis Cerdeño, D. Lope de Sierra, D. Fran.'=° 



36o PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

Camargo, D. Greg."° Solorzano, D. Man.i Gar.a de Bust-^S D. Al." 
Carn/°, D. Mar." de Solis, D. Diego Cisn.''°^» — Dicen que por carta del 
Secretario, de acuerdo del Consejo, se remitan al Cardenal Judice co- 
pia: del capítulo de carta del Bachiller D. Gabriel González á S. M., 
fecha en Mizque en 22 de Marzo de 1674; de los capítulos de cartas é 
informaciones del Arzobispo de la Plata de i.° de Enero de 1 681; del 
papel que le dieron los Padres refiriendo sus privilegios; del del Obispo 
de Santa Cruz de 9 de Agosto de 1684; del capítulo del informe de 
la visita que cita; del papel que el P. Antonio Jaramillo escribió á don 
Gregorio de Solorzano en 4 de Septiembre de este año; del que sobre 
el hecho y derecho formó, de acuerdo del Consejo, Gregorio de Solor- 
zano y Castillo en 26 de Noviembre de este año, y del que de su re- 
sumen ejecutó el mismo día, firmando una y otra copia, el dicho señor 
D. Gregorio, y de la copia del papel de dudas que se formaron por el 
Consejo en vista de todos los papeles referidos: y dígase á su Eminencia 
que se pasan á sus manos para que, confiriéndolos, se resuelva la forma 
de Memorial que debe hacerse á Su Santidad para que, declarando so- 
bre las dudas que contiene la copia del papel que de ellas se le remite; 
conceda el Breve y facultad á los Arzobispos y Obispos de una y otra 
América é islas adyacentes para que puedan dar las dispensaciones; 
expresando que puedan delegar la facultad que para dispensar les con- 
firiese Su Santidad, y que ésta sea perpetua, ó á lo menos por algún 
dilatado tiempo. 

Y que no pierda su Eminencia el menor tiempo en la solicitud de 
este negocio, ni excuse la más exacta diligencia, facilitando en cuanto 
pueda que las concesiones de facultades que Su Santidad expidiere 
abunden de todos los efectos de su paternal consuelo y aliento para 
los indios, de que tanto necesitan, avisando el recibo de la carta y en 
todas ocasiones del estado que fuere tomando este negocio, porque el 
que tiene en las Indias causa mucho desconsuelo y cuidado al Consejo. 

Dése despacho al Arzobispo de la Plata y al Obispo de Santa Cruz 
de la Sierra de lo ejecutado, y de que en el ínterin que Su Santidad 
toma la resolución, se les ruega y encarga de que en inteligencia de 
las dudas que se han suscitado en la especulación de este negocio, y 
con las noticias que tuviesen de las dispensaciones que dieren los Pa- 



DICIEMBRE 1696 361 

dres de la Compañía y demás misioneros, facultades y Breves que tu- 
vieren para ello, de si son perpetuos ó temporales, y si han terminado; 
hagan las prevenciones necesarias para la mayor seguridad de las con- 
ciencias de S. M., Prelados, Ministros y vasallos de aquellos Reinos: 
haciendo se observe lo que disponen los Santos Concilios y Sagrados 
Cánones, procediendo conforme á derecho, según sus facultades ordi- 
narias y subdelegadas que tuviesen, y atendiendo á la mayor quietud 
y que no resulten escándalos inconvenientes, y den aviso del recibo de 
este despacho y de lo que fuere ocurriendo; que luego que Su Santi- 
dad delibere lo que se ha de observar y despache Breve para ello, se 
les prevendrá para su observancia y cumplimiento. — Consejo, 12 de 
Diciembre de 1696. 

(Rubricado.) — Original. — 4 fs. — A continuación se lee: «fha. la carta p.^^ el 
Sor. Card.' en 13 de este y remitida el mismo dia». — La minuta de este acuerdo 
se halla en el mismo A. de I. 74 — 3 — 39 y consta de 6 fs. — Emp.: «Por carta 

del !> Term.: «y cumplimiento. > — Al margen se hallan los nombres de ocho 

Consejeros, con su lUma. 

2.743. 1696 — 12— 13 76—5 — 14 

Carta del Secretario del Consejo, D. Antonio de Ubilla y Medina, al 
Cardenal de índice, que tiene los negocios de la Embajada de S. M. en 
i?o;/ZíZ.— Remitiéndole, por acuerdo del Consejo de lO de Diciembre 
de 1696, los papeles que se citan para que solicite Breve á fin de que 
los Prelados de Indias puedan conceder dispensaciones para casarse los 
indios en los grados que pareciere á Su Santidad. Dice que el Arce- 
diano de Santa Cruz de la Sierra, Gabriel González de la Torre, en carta 
á S. M. de 22 de Marzo de 1674, incluye un informe, firmado de su 
mano y con la misma fecha, describiendo los curatos de que se com- 
pone aqusl Obispado, villas y lugares y demás noticias que adquirió, 
visitándole por comisión del Obispo D. Fray Bernardino de Cárdenas; 
y en uno de los puntos de que se componen estas noticias, pondera el 
desorden y licencia de aquella gente, por vivir alguna de ella incestuo- 
samente, por causa de unas dispensaciones que hacían los Padres de la 
Compañía de Jesús para que se casasen primos hermanos, de que tam- 
bién resultaban otros inconvenientes, como pormenor se refiere en el 
capítulo que trata de éste, cuya copia es la del núm. I," 



362 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

Con este aviso, acordó el Consejo de Indias pedir informe al Arzobis- 
po de los Charcas y al Obispo de Santa Cruz de la Sierra: y el primero, 
en carta á S. M. de I.° de Enero de l68l, que se recibió en 1684, dijo 
que las dispensaciones que daban los Padres de la Compañía para que 
se casasen dos primos hermanos lo practicaban de ordinario, y de que 
había tenido gravísimo escrúpulo; pero que no eran bastantes sus fuerzas 
para hacer oposición en esta materia, sobre que se había dado el papel 
que remitió y de que se envía copia á su Eminencia debajo del núm. 2.° 

El Obispo de Santa Cruz, en carta á S. M. de 9 de Agosto de 1684, 
que se recibió en 1686, informó que habiendo hecho diligencia para 
saber los Breves que tenían los Padres de la Compañía, halló que po- 
dían dispensar con los neófitos hasta el segundo grado de consangui- 
nidad y en el de afinidad hasta el primero, como lo había visto prac- 
ticado el tiempo que fué cura de indios; añadiendo el Obispo lo demás 
que contiene el capítulo de su carta que va con el núm. 3.° 

Y que todo lo que podía decir acerca de este punto lo tenía repre- 
sentado en la relación de la visita que hizo de aquel Obispado; y cuánto 
convenía en aquella ciudad que los Padres de la Compañía tuviesen 
esta facultad, por las razones que allí expresó, las cuales se compren- 
den en la copia del capítulo de la visita que trata de esta materia y es 
la del núm. 4.° 

Vistos estos informes en el Consejo, se solicitó que los Padres de la 
Compañía manifestasen los Breves ó trasuntos de ellos que tuviesen 
para dar dispensaciones en los grados referidos, á cuya diligencia in- 
tentó satisfacer el P. Antonio Jaramillo en el papel de 4 de Septiembre 
de este año, de que es copia la del núm. 5-° 

Con motivo del cual se volvió á tratar este negocio en el Consejo con 
la atención correspondiente á la gravedad escrupulosa en la materia y 
circunstancias que en ella concurren, y se cometió su examen al Doc- 
tor D. Gregorio de Solórzano y Castillo, Ministro del Consejo y de los 
grados y letras que son notorios, á fin de que sobre lo que constaba del 
hecho de este negocio, informes. Bulas y autoridades formase papel so- 
bre todo, como lo ejecutó en el que va firmado de su mano al núm. 6.°, 
de que hizo resumen en otro, que es el núm. 7.°, añadiendo las provi- 
dencias que se podían dar. 



1696 363 

Referido todo en el Consejo y tratados estos puntos con el mayor 
estudio, se suscitaron las dudas que se expresan en el papel que va con 
el núm. 8.° 

Y se acordó que poniendo el que suscribe en manos de su Emi- 
nencia los papeles citados le suplicase, en nombre del Consejo, como 
lo hace, que luego que su Eminencia los reciba, confiriéndolos con 
personas doctas y de la mayor satisfacción de su Eminencia y de la 
seguridad de la conciencia de S. M., la de sus Ministros y el bien co- 
mún de los fieles, se resuelva la forma de Memorial que debe hacerse 
á Su Santidad para que, declarando sobre las dudas que contiene el 
papel referido del núm. 8.°, conceda el Breve y facultad á los Arzo- 
bispos y Obispos de ambas Américas é islas adyacentes, á sus gobier- 
nos y demás provincias é islas que en adelante se agregaren al rebaño 
católico; para que puedan dar las dispensaciones que consideren nece- 
sarias para la más fácil conservación de los indios en la fe, obviar los 
embarazos que puedan detenerlos á venir y extraerse de ella, expre- 
presando juntamente á los Prelados referidos puedan subdelegar la fa- 
cultad que para dispensar les confiriese Su Santidad, y que ésta sea 
perpetua, ó á lo menos por algún dilatado tiempo, como lo requieren 
las distancias de aquellos Reinos y su tarda comunicación. Y espera el 
Consejo que su Eminencia no perderá tiempo ni excusará la más exacta 
diligencia, facilitando en cuanto pueda que las concesiones de faculta- 
des que Su Santidad expidiere abunden de todos los efectos de su pa- 
ternal y caritativo consuelo y aliento para los indios, de que tanto 
necesitan su naturaleza débil y costumbres de la constelación de sus 
regiones; sirviéndose su Eminencia avisar el recibo de esta carta, con- 
tinuando en todas ocasiones el del estado que fuere tomando este ne- 
gocio, porque el que tiene en las Indias causa mucho desconsuelo y 
cuidado al Consejo. — Madrid, 13 de Diciembre de 1696. 

Minuta.— 5 fs., más el de carátula. — Emp.: «El Bachiller > Tcrm,: <al Cons.°» 

Al dorso se lee: «Remitióse con el correo ordinario en este día 13». 

2.744. 1696 75-6—33 

Extracto de los motivos que han precedido para resolver S. M. que la 
iglesia catedral que reside en la ciudad de San Lorenzo de la Barranca, 



364 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

de la provincia de Santa Cruz de la Sierra^ se mude á la villa de Miz- 
que. — Se reducen á que San Lorenzo es frontera de gentiles, distante 
60 leguas de la residencia del Obispo; que de siete Obispos sólo dos 
la han visitado desde su desmembración del Arzobispado de la Plata; 
que no hay en ella sino frutos silvestres y la harina se pierde con la 
humedad á los veinte meses; que es muy costoso el transporte del vino 
y muy arriesgado el paso de indios de guerra, por haber 40 leguas de 
despoblado; que los edificios son de madera y los mayores de tapiales 
de arena, y no hay piedra para los cimientos, y cada seis meses se ha 
de reparar la iglesia á mucha costa; su temperamento es húmedo é in- 
tolerable por el gran calor. La villa de Mizque es el centro del Obis- 
pado, y por su buen temperamento residen en ella el Obispo y los pre- 
bendados; es tierra abundante de frutos, pan, vino, maíz y otros géne- 
ros; hay muchos conventos y parroquias; que se estaba labrando en ella 
iglesia muy fuerte y de mucha duración, á propósito para catedral; 
que S. M. le ha dado el honor y preeminencias de ciudad y que con 
la traslación se aumenten en ella seis prebendas, y que los dos curas 
de San Lorenzo y los que sucedieren perciban la porción de diezmos 
que les tocan según la erección del Patronato Real en el territorio de 
sus parroquias; reservando los diezmos que puede percibir la mesa ca- 
pitular para prebendados; y que cuando se haga la traslación se re- 
compense á los curas actuales de Mizque su derecho, presentándolos 
á dos canonjías en esta iglesia. — Madrid, 1696. 

Es copia. — 2 fs., más el de carátula. — Emp.: »Lo primero » Term.: «Trans- 
lación». 

2.745. 1696 75—6—33 

Carta de S. M. Don Cay-Ios II al Cardenal de ludice. — Le remite un 
extracto de los motivos por que se ha resuelto que la iglesia catedral de 
San Lorenzo de la Barranca, de la provincia de Santa Cruz de la Sie- 
rra, se mude á la villa de Mizque, para que pida á Su Santidad el Breve 
de aprobación. — Madrid, 1696. 

Es copia. — I f.°, más el de carátula.— £'w^.; «Don Carlos > Term.: «Continua 

Guarda». 



FEBRERO 1697 365 

2.746. 1697— I -21 /O— 5— 7 
Minuta para el Consejo. — A consulta del Real Consejo de Indias de 

esta fecha ha resuelto S, M. se funde en la ciudad de Santiago de Chile 
un Colegio-seminario para la educación de los hijos de los indios caci- 
ques del Estado de Arauco y convecinos y que esté á cargo de los Pa- 
dres de la Compañía de Jesús, en la forma contenida en el acuerdo del 
Consejo. Y para que esta resolución se pueda participar, se servirá el 
Consejo determinar si ha de ser al General de la Compañía ó al Padre 
Viñas. 

En otra consulta de 30 de Noviembre de 1695 representó el Consejo 
á S. M. haber encargado á D. Martín de Solís tratase y confiriese con el 
Comisario general de Indias de San Francisco, Fray Julián Chumillas, 
y con el Procurador de la Compañía de la provincia de Chile, la forma 
que una y otra religión podían dar para que fuesen á ella los misione- 
ros que se pudiesen juntar en los próximos navios de Buenos Aires; y 
habiendo satisfecho á este punto el Comisario, siendo su dictamen de 
hacerlo, acordó el Consejo se le dijese (como se ejecutó en papel de 
5 de Diciembre de 1 695) podría enviar ocho ó diez religiosos sacerdo- 
tes y un lego de su mayor satisfacción. Y respecto á estar tan próximos 
á navegar dichos navios se da orden al Consejo para que, en orden al 
pasaje y junta de estos religiosos, dé la providencia que fuere servido. 
Madrid, 21 de Enero de 1697. 

2 fs. en 4.° — Emp.: «A Conss.'^ » Term.: «que fuere seruido». — En el f." 2 se 

lee: «Cons.° 9 de Febr." 1697. — De lo q. esta resuelto quanto al Colegio que se 
ha de fundar y Religiosos Misioneros de la Compañía se escriua pap.' al P.^ Mi- 
guel de Viñas participándoselo, p." q. lo tenga entendido y anise de lo q. acerca 
de ello se le ofreciere; y pregúntese por papel al P.^ Ayeta el estado en q. el 
P. Chumillas dejó la remisión de los religiosos Franciscos q. se le encargó pre- 
uenir p.'^ estas Missiones». — (Rubricado.) 

2.747. 1697— 2— I 72-2-34 

El Consejo de Indias á S. M. — Da cuenta del origen que ha tenido 
el repartimiento de indios que trabajan en las minas de Potosí; los que 
se han continuado; providencias que se han dado para ello, y las que, 
en vista de todo, tiene el Consejo por convenientes. Dice que el pri- 
mer repartimiento se hizo en el Virreinato de D. Francisco de Toledo, 



366 ÍERÍODO OCTAVO 1683-1704 

el año de I573> ea número de 4.300 indios, dándose á cada uno dos 
semanas de descanso, y se llamó mita y á los indios que comprende 
mitayos. El segundo, en 157^1 ^'^ 4-526 indios; en 1 582, por D. Mar- 
tín Enríquez; en 1610, por el Marqués de Montesclaros; en 1618, por 
el Príncipe de Esquilache; en 1624, por el Marqués de Guadalcázar; 
en 1633, por comisión del Conde de Chinchón, en las 16 provincias 
afectas á este repartimiento. Sobre esta numeración, el Virrey, Conde 
de Lemos, en 4 de Julio de ló/O, informó á S. M. de que convenía se 
quítase esta mita forzada de Potosí y quedase sólo con indios volunta- 
rios. Acompañaron su informe los del Arzobispo del Perú, Obispo de 
Chile, de dos Oidores )■ otros ministros de la Junta convocada por el 
Virrey; del Presidente de los Charcas, de las religiones de Santo Do- 
mingo, San Francisco, San Agustín, la Merced, la Compañía y del Ca- 
bildo eclesiástico del Perú, añadiendo el Obispo de Chile que S. M. 
gravaría su conciencia. 

Visto en el Consejo, se acordó en 9 de Diciembre de 1673, que se 
entregase relación de todo al Conde de Castellar, que iba por Virrey; y 
en 10 de Febrero de 1675, escribió el Conde, que no había hallado nin- 
guna de las personas que informaron en tiempo del Conde de Lemos 
que tuviese por conveniente quitar la mita de Potosí y que todos ha- 
bían informado á contemplación de dicho Conde. 

El Presidente de Charcas informó de su visita á las minas y dijo, que 
los metales no eran de tan buena ley que permitiesen que todos los 
indios fuesen voluntarios, por no poderse costear sus jornales con las 
labores. 

El Consejo, en 8 de Julio de IÓ76, mandó despachar Cédula exten- 
diendo la mita á más pueblos de indios de los que hasta entonces es- 
taban comprendidos. En 1678, instaron los azogueros al Arzobispo Vi- 
rrey para que se hiciese la numeración de indios, no sólo en las 
16 provincias afectas, sino en las otras 14 libres. El Protector general 
y el Fiscal suplicaron de la Cédula referida por haberse obtenido con 
siniestra relación. 

Por Cédula de 7 de Noviembre de 1682, se mandó al Virrey, Duque 
de la Palata, que con el Arzobispo é informe del Presidente de Char- 
cas, y en vista de todos los papeles sobre que se había de tratar en la 



FEBRERO 1697 367 

Junta intentada por el Conde de Castellar, la congregase el Duque y 
resolviese lo más conveniente en orden á la mita, y se redujo á los seis 
puntos aquí expresados, en que se especifica la resolución tomada por 
el acuerdo. 

El Protector general de los indios contradijo fuere la numeración 
más que en las 16 provincias antiguas y suplicó de la Cédula de 1676, 
y el Fiscal de la Audiencia pidió se enumerasen todas las provincias, 
aíectas y libres, y el acuerdo de 21 de Julio de 1683, por voto consul- 
tivo, dio auto para que se hiciese la numeración en las 1 6 provincias 
afectas á la mita y en las 1 4 libres, para lo cual se despacharon las 
provisiones. 

El Duque de la Palata, en carta á S. M. de 21 de Agosto de 1683, 
dio cuenta de lo referido, y en su vista, por Cédula de 10 de Junio 
de 1685, se le aprobó todo, suspendiendo el punto de la numeración 
hasta que diere noticia de los efectos que producía, por haber rehusado 
nueve Virreyes, antecesores suyos, valerse de este medio, recelando 
los inconvenientes de su ejecución. 

En 29 de Enero de 1685, se dio auto mandando que á los indios fo- 
rasteros que habían de correr con nombre de originarios se les repar- 
tiesen y señalasen tierras y cesasen los arrendamientos y hierbajes, y 
los cobradores de tributos pasasen al cobro de ellos á las tierras se - 
ñaladas. 

Habiendo empezado su gobierno el Conde de la Monclova, sucrsnr 
del Duque, en 15 de Agosto de 1Ó89; en carta de 15 de Marzo de i'";,) ), 
dio cuenta del estado en que halló al Reino y pondera el atraso y lo,-.- 
fusión de la mita de indios para Potosí, originado todo de la numera- 
ción general que se ha referido, abogando por el trabajo voluntario en 
sustitución del forzado. Desde el día 18 de Diciembre de 1690 hasta 
19 de Abril de 1692, celebró el Conde 51 Juntas, con asistencia de los 
ministros que se citan; y con parecer del Arzobispo de Lima y otros 
ministros, y con vista de un papel que de orden del Conde escribió 
D. Matías Lagúnez, que hizo de Fiscal en esta dependencia: se propu- 
sieron los doce puntos que á continuación se expresan y en los que el 
Conde decidió en cada uno lo que en ellos puede verse. Estos puntos 
sirvieron de instrucción para la observancia de lo resuelto, y el Conde 



368 PERÍODO OCTAVO 1683-I704 

de la Monclova dio comisión para la ejecución de lo dispuesto en el 
repartimiento y entero de la mita de Potosí al Conde de Canillas, man- 
teniéndolo en la vara hasta que feneciese este negocio; quien informó 
al Conde con autos haberse admitido la nueva resolución con satisfac- 
ción de los dueños de ingenio y consuelo de los indios. 

Y habiéndose dado cuenta de todo al Consejo de Indias y al Fiscal, 
ha tenido el Consejo por preciso hacer este informe á S. M., siendo de 
parecer que deben conservarse las mitas, y que haciéndose el reparti- 
miento con la séptima y en las provincias antiguamente afectas, como lo 
ha dispuesto el Conde de la Monclova; se puede excusar la novedad de 
quitar la mita, que ha más de ciento treinta años que se continúa, y que 
igualando en los jornales los mitayos á los voluntarios; con este aumento 
de jornales y el buen trato á los indios mitayos, no se necesitará con 
el tiempo de que se continúen los repartimientos y quedará sin dero- 
gación el ejemplar de ellos para lo que pueda ofrecerse. Lo mismo se 
haga tocante á las minas de azogue de Guancavelica. Se le aprueba al 
Conde de la Monclova lo ejecutado, y en caso de cesar alguna mina se 
le prevenga, en cuanto al punto octavo, que se distribuyen los 40 indios 
de ella con igualdad en las seis minas á las cuales no ha alcanzado re- 
partimiento. Otras explicaciones análogas hace respecto á otros puntos. 

Termina diciendo, que el Corregidor de Potosí ha de ser el amparo 
y defensa de los indios para su buen trato y paga, y que recaiga esta 
ocupación en persona de calidad, celo, experiencia y grande amor al 
servicio de S. M. y al bien de los indios, y que en ninguna manera se 
beneficie este empleo, ni se dé cumplimiento á todas las futuras que 
de él se han concedido; y á los que la tienen se les acomode en otros 
empleos correspondientes á la cantidad con que cada uno hubiese ser- 
vido; y si no lo admitiesen se les vuelva y pague, y viniendo S. M. en 
ello baje orden á la Cámara para que á su tiempo le proponga sujetos 
para el corregimiento de Potosí y los gobiernos y corregimientos en 
que puedan permutarse las futuras referidas. — Madrid, I.° de Febrero 
de 1697. 

Original.— 28 fs.— Hay cinco rúbricas de Consejeros y al margen los nombres 
de ocho individuos del Consejo. — Al dorso se lee: «Se acordó en 18 de enero 
de este a.° — Como parece».— (Rubricado.) — «Pu.^^ en 6 — Iho.-Dn. Antonio de 
Vbilla». 



fEBREllO 1697 ^69 

2.748, 1697—2 — 2 120—4 — 3 
Real Cédula al Virrey del Pertí, D. Melchor de Navarra y Rocafull, 

Duque de la Palata. — Dice que en carta de 28 de Marzo de 1685 refirió 
á S. M. que tratando de la formación de la Casa de Moneda halló una 
Cédula de 9 de Febrero de 1676 en que encargó S. M., con vista de 
la representación del Contador, Francisco Antonio Mansolo, y otros 
papeles sobre la cobranza del derecho de Cobos en la Casa de Moneda 
de Potosí, se procurase restituir á su hacienda, aunque fuese volviendo 
á beneficiar los oficios de Tesorero, fundidor, blanqueador y los demás, 
con comunicación del Presidente de su Audiencia de los Charcas, y 
que se informó de los motivos para reducir á su hacienda el importe 
de este derecho, que en un quinquenio se había regulado á 35.OOO pe- 
sos de renta al año, y con el aumento de la labor de la Casa de Potosí 
pasaría de 40.OOO, y que tuvo la dicha de restituir á su patrimonio esta 
regalía que había tantos años estaba perdida, y que la mayor victoria 
fué vencer el dictamen del Presidente, porque daba por desesperado 
el remedio; pero que con la carta que le escribió para que procurase 
con los mercaderes de plata, azogueros y Oficiales de la Casa de la 
Moneda ajustar la dicha reintegración, proponiéndoles los medios que 
le parecieren eficaces para vencer esta dificultad, que llegó á decla- 
rarse por imposible; entró el Presidente en el negocio con tan buen 
aire, que reconocía se debía á su destreza el buen logro que había te- 
nido, y suplicaba á S. M, le aplicase todo el mérito de este gran ser- 
vicio. Añade que el Procurador general de la Compañía de Jesús de 
Castilla, que tiene por juro de heredad el oficio de Tallador mayor, 
fué el único que remitió el ajuste que hizo, y expresa lo demás que se 
le ofrece en cuanto á esto; S. M. le da gracias por todo ello. — Madrid, 
2 de Febrero de 1697. 

Sigue la firma de S. M. y la de su Secretario D. Francisco de Amolaz y seña- 
lada de la Cámara. — Es copia del tomo VII, encuadernado en pergamino, 
0,312 X 0,216, de oficio Charcas, desde 3 de Junio de 1686 hasta 22 de Marzo 
de 1697.— Sin foliar. — Emp.: «Ill.« Dn. Melchor » Tenn.: «Cámara». 

2.749. 1697—2—9 76—5—78 
Memoria de los gastos que acostumbra S. M. á hacer con los misio- 
neros y los que importarán los que causaren los 32 religiosos de la Com- 

TOMO IV. 24 



370 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

pañia d£ J'esús qnc han de pasar á Chile. — Para vestuario, portes, pa- 
saje y matalotaje de cada uno hasta Sanlúcar, total: 2. 133 escudos, 
2 reales y medio de plata. Por flete desde Sanlúcar á aquellos puertos 
y media tonelada para su ropa, por 32 religiosos: I.133 escudos. An- 
tes, por los 32, 9.Ó00 pesos. S. M. da en Indias para loo leguas de ca- 
mino 50 pesos á cada religioso, y habiendo 300 de Buenos Aires á 
Santiago de Chile, costarán los 32 religiosos 4.800 pesos, á razón de 
50 por cada IQO leguas: S. M. manda dar 7 reales á cada religioso por 
cada día de viaje de 8 leguas. Los gastos de la navegación desde Ge- 
nova, Sicilia y Cerdeña y de los Estados de Flandes á España se harán 
á su tiempo. Tampoco se especifican los 2 reales diarios para su ali- 
mento mientras se detienen los navios y los religiosos esperan en Se- 
villa, y se hará á su tiempo. 

I f.°, más otro en blanco. 



2.750. 1697-2-14 75-5—7 

Carta del P. Miguel de Viñas, Procurador general de la Compañía 
de Jesús en la provincia de Chile ^ al Sr. Secretario D. Antonio de Ubilla 
y Medina. — Dice ha leído con atención la de su Señoría de 12 del co- 
rriente, en que le participa las providencias dadas por S. M., así en or- 
den á la conversión del gentilismo de Chile, como en la fundación de 
un Colegio donde se eduquen hijos de caciques, con las prevenciones 
que se enuncian, fiando á la Compañía este empleo, que acepta en nom- 
bre de su provincia, y concediéndole 40 Padres y seis Coadjutores, en 
la forma que se le advierte. Y por lo que mira al avío y tener pronta 
esta misión para su embarque en las próximas naos de registro que 
pasan á Buenos Aires, queda con este cuidado y desde luego se dedi- 
cará á la consecución de este fin. Pero, antes de ejecutarlo, pone en 
consideración de S. M. dos puntos: 

I." Que habiendo de conducirse estos sujetos, principalmente los 
extranjeros de Alemania, Flandes y otras partes hasta Sevilla y Cádiz, 
y que S. M. costea por cada uno 7 reales cada día, regulándole á 8 le- 
guas de viaje, y 2 reales diarios para alimento de los que se detuvieren 
en Sevilla, de suerte que esta ayuda de costa para los 46 sujetos suma 



FEBRERO 1697 3*; I 

más de 2,400 escudos, sin lo que después costea en su pasaje y sus- 
tento de la navegación hasta Indias, como en su conducción desde el 
puerto de Buenos Aires á las misiones á que van destinados: llevará el 
gasto de esta misión más de 24.OOO pesos, 

2.° Que cederá en nombre de su provincia á S. M. el costo que 
esta misión causare en conducirse hasta Sevilla y Cádiz y desde Bue- 
nos Aires á Chile y misiones de Arauco; con que S. M. se sirva de asis- 
tirlos con el socorro de 2 reales de vellón cada día para su sustento los 
que se detuvieren en Sevilla ó Cádiz aguardando la salida de los baje- 
les y de dar la forma para que de cuenta de S. M. sean conducidos de 
Cádiz á Buenos Aires. Sin este supuesto no puede determinarse á con- 
gregar los sujetos, pues se expone á hallarse con ellos en Cádiz con 
imposibilidad de conducirlos á Indias, en grave daño de su provincia, 
perjuicio de ellos y de la gentilidad. Y si por motivos temporales se 
han remitido y costeado milicias para aquel Reino en diferentes oca- 
siones en número de 300 y 400, cuánto más por fines sobrenaturales 
se deben enviar soldados de Jesucristo que emprendan tan gloriosa 
conquista. — Madrid, Colegio Imperial y Febrero 14 de 1697. 

Original.— 2 fs. — Emp.: «Señor. He visto » Term.: «todo suyo>. — Al dorso se 

lee: «Traese el decreto del Conss." en que se concedió los Misioneros que en 
este papel expresa el P.* Viñas y vn informe de la Cont.ria de lo que ymporta su 
abiam.'°. Matalotaje y Bestuario, Y diferentes pap.* que se an bisto en el Conss." 
tocantes a esta materia. — Conss.° 15 de Febr.° 1697. — Júntese lo q. dio motivo 
a la elecc.""* del num/° de estos Misioneros y tam.° lo que hubiere sobre las 
asistencias p." sus viajes>. — (Rubricado.) — «Conss.° 21 de Febr.° 1697.— Escri- 
uase a Dn. Juan Bap.'^ de Aguinaga confiera con el capitán Dn. Carlos Gallo lo q. 
huuiere de lleuar por el pasaje de estos Religiosos y los de S. Fran.co en los na- 
vios de su permiso y avise de lo que dijere». — (Rubricado.) 

2.751. 1697— 2— 17 75—6 — 10 

Testimonio dado por el Secretario de la Universidad de Córdoba de Tu- 
cumáuy Dr. D. Juan de Navarrete y Velasco. — Refiere cómo en 28 de 
Agosto de 1683 recibió los grados de Bachiller, Licenciado y Maestro 
en Filosofía José Martiañes, en la iglesia de la Compañía de Jesús, que 
le dio el limo. Sr. Dr. D. Fray Nicolás de Ulloa, Obispo del Tucumán, 
siendo su padrino el Maestro Baltasar González Serrano, de que dio fe 



372 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

el Secretario de la Universidad, Pedro de Tejada Rosa. — Córdoba de 
Tucumán, 1/ de Febrero de 1697. 

Hay un sello de dicha Universidad. — i í° y el de carátula. 

2.752. 1697—3—3 76—2—23 

Caria del Gobernador de Buenos Aires, D. Agustín de Robles, á S. M. 
Dice que en 30 de Enero de 1690 dio cuenta del estado en que se ha- 
llaba el presidio y de encaminarse al mar del Sur una escuadra de cinco 
navios de Francia, y ahora la da de haberse retirado, por no haber po- 
dido pasar el estrecho, como se reconocerá de las diligencias que hizo, 
de que remite testimonio, y de lo que pasó en esta arribada, y cuan 
lejos estaban los franceses de desistir de la empresa, pues pretendían 
hacer escala en el Estrecho y los navios no volvían á Francia sino á la 
Martinica á rehacerse de lo necesario. También se reconocerá intenta- 
ron entrar en aquel río y una tormenta los arrojó fuera de él y les hizo 
mudar de intento hasta mejor ocasión, y esperaba no le cogería de 
Gobernador, porque ya estaría allá su sucesor, sí, con una pica y con 
mucho gasto, y asegura está aquello de calidad que le tenía lástima y 
no veía la hora de entregarle el gobierno, y envía copia de la carta 
que escribió al Virrey y otros papeles, por donde dice se reconocerá 
el verdadero estado en que se iba poniendo aquella puerta, que en 
mala hora se descubrió para no mantenerla, aunque faltara para otras 
cosas. — Buenos Aires y Marzo 3 de 1697. 

Original.— 2 i%.—Entp.: «En 30 de henero » Term.: «para otras cosas». — AI 

dorso se lee: «Junta. — No se halla aya llegado la q. cita de 30 de en.° de 696, 
pero la antecedente, con el Ynlorme que hi(jo vitimamente el Sor. D. Enriquez 
está para verse en la Junta. — Junta 4 de fr.° 698.— Haciendo vn extracto luego 
de todas las providencias que están dadas pa. Buenos ayres pasará al Ror. Vi- 
llagutierre pa. q. venga a hacer relación a la Junta el Jueves, y si huuiere otros 
papeles concernientes a esta mat.* se le remitirán también, pa. q. enterado de 
todo la Junta tome la res.°° q. conviniere». — (Rubricado.) — «Traese el extracto 
y demás paps. > 

2.753. 1697— 3— 18 74—4—18 

Certiñcación dada por el P. Tirso González, Prepósito general de la 
Compañía de Jesús, d D. Gabriel de Aldunate. — Sobre el contenido de 
una carta escrita por el P. Lauro Núñez, Provincial de Paraguay, en 



ABRIL 1697 373 

24 de Noviembre de 1693, dando cuenta del estado espiritual y tem- 
poral de la provincia en su visita, tratando de la fundación y de la ha- 
cienda que tiene el Colegio de San Juan de Vera de las Siete Corrien- 
tes, de dicha Compañía. —Roma, 18 de Marzo de 1697. 
I f.o — Original. —Emp.: «Por cuanto » Term.: «mi nombre». 

2.754. 1697—3—29 7^—S—7 
Carta de Juan Bautista de Aguinaga á D. Antonio de Ubilla y Me- 
dina. — Refiere que en cumplimiento de la orden que tuvo del Consejo, 
ha conferido con D. Carlos Gallo el pasaje de los 40 religiosos de la 
Compañía que han de ir con la misión de la provincia de Chile en los 
navios de registro, y que queda en que á 300 pesos escudos cada uno 
de contado lo ejecutará, concediéndosele el tercer navio que ha com- 
prado para el cumplimiento de las 800 toneladas, beneficiando las que 
sobrasen, y que en esta forma correrá también el ajuste de los religio- 
sos de nuestro Padre San Francisco. — A bordo de esta Almiranta, 29 
de Marzo de 1697. 

Original.— i f.°, más el de carátula. — Emp.: «En cartta » Tenn.: «servicio». — 

Al dorso se lee: «Rez.da con ext.rio en 2 de Abril.— Conss.° 3 de Abril 1697.-86 
auise el reciuo, y en qto. a los Misioneros se espere lo q.^ respondiese Gallo a 
la notifica."" que ha de hacérsele, como se a acordado en Decreto de este dia 
sobre carta del Press.'* de la Cassa». - (Rubricado.) 

2.755. 1697—4—2 76—5—7 
Carta del P. Miguel de Viñas, Procurador general de la Compañía 

de Jesús de la provincia de Chile., d D. Antonio de Ubilla y Medina. — 
Dice le tiene con sumo cuidado la resulta de la representación que hizo 
á su señoría en vista de la noticia que le participó de orden del Con- 
sejo sobre las providencias dadas para la más segura pacificación del 
Reino de Chile y conversión de su numeroso gentilismo. De la resolu- 
ción, en los puntos que en ella expresó, pende la de congregar la mi- 
sión de 40 Padres y seis Coadjutores que el Consejo le ha concedido. 
Que habiendo de venir de Italia, Flandes y Alemania necesitan de 
tiempo, y éste parece que insta respecto de que con la venida de la 
fiota se había de acelerar el viaje de las naos de Buenos Aires en que 
la misión ha de pasar, y de no convocarlos á tiempo los expone á la 



374 PERÍODO OCTAVO 1683-I704 

contingencia de que no logrando la navegación se vuelvan á sus pro- 
vincias, con grave daño de la de Chile. Suplica se sirva influir en el 
despacho de su representación, que en este punto no es de menor peso 
la brevedad para el mejor y más eficaz obedecimiento de su parte á las 
órdenes de S. M., pues sin duda no producirán el efecto que se desea 
no conduciéndose operarios. — Madrid, Colegio Imperial y Abril 2 
de 1697. 

Original. — i f.", más el de carátula.— ^/«/.r < Señor. Tienense con sumo cui- 
dado » Term.: «Operarios».— Al dorso se lee: «Conss.° 3 de Abr.^ 1697. — Trái- 
gase q.do Venga la resp.'^ de la notiñcazion que ha de hazerse a Don Carlos 
Gallo» .— (Rubricado.) 

2.756. 1697—4—4 76—5—7 

Borrador de una carta sin Jirma^ ni fecha ni dirección. — Dice que 
las misiones que está resuelto pasen á Chile en los próximos navios 
de Buenos Aires, es la una de 40 religiosos de la Compañía de Jesús y 
seis Coadjutores, y la otra de 10 de la Orden de San Francisco y un 
lego que le corresponde. Y habiéndose ordenado á D. Juan Bautista 
de Aguinaga, en carta de 24 del pasado, ajustase con D. Carlos Gallo 
la conducción de los referidos religiosos en la menor cantidad que pu- 
diere, con advertencia de que lo que importase se le había de recibir 
en cuenta de los géneros que registrase; ha dado cuenta este último 
correo D. Juan Bautista de Aguinaga de que D. Carlos Gallo le ha res- 
pondido que no le es posible llevar estas misiones no dándosele el di- 
nero en contado por el precio de 300 pesos escudos en que se había 
ajustado antes el pasaje de cada religioso. En cuya vista acordó el Con- 
sejo se ordenase á D. Juan Bautista apremiase á dicho D. Carlos Gallo 
á que llevase dichos religiosos por el precio que fuese justo, descon- 
tándosele el importe de su conducción de los derechos de los gé- 
neros que ha de registrar, como está prevenido. Y que de no venir 
en ello por el nudo hecho, pase sin ninguna dilación á conceder regis- 
tro para llevar estas misiones y dé cuenta de ello, para que se envíen 
los despachos, y en esta conformidad se le escribió ayer, 3 del co- 
rriente. 

I í.'' en 4." — Este borrador de carta parece ser de D, Antonio de Ubilla y 
Medina. 



ABRIL 1697 375 

2.757. 1697—4—7 76—5—7 

Carta de Juan Bautista de Aguinaga d D. Antonio de Ubilla y Me- 
dina. — Dice que el correo pasado satisfizo á la de su Señoría de 26 de 
Marzo en razón de lo que había de llevar D. Carlos Gallo por el trans- 
porte de las misiones concedidas á las religiones de la Compañía de 
Jesús y San Francisco que han de pasar á Chile en los navios de su 
cargo. Y habiéndole llamado á bordo de esta Almiranta y noticiado la 
orden del Consejo, respondió, como tenía hecho ejemplar por mano 
del Procurador general de la Compañía que asiste en Sevilla de 30 re- 
ligiosos de ella, que en los mismos navios han de pasar á Tucumán á 
300 pesos escudos en contado cada uno por el pasaje y sustento hasta 
llegar á Buenos Aires. Y que en esta misma conformidad llevará en 
los tres navios los que han de pasar á Chile, y por si no hubiere lle- 
gado esta noticia á manos de su Señoría, ha querido repetir en ésta lo 
mismo que tiene avisado. — Almiranta, 7 de Abril de 1697. 

Original. — i f,°, más el de carátula.— jS"?»/).: «El correo passado » Term.: «ha- 

uisado>. 

2.758. 1697-4—22 76—5—7 
Carta del P. Miguel de Viñas á D. Antonio de Ubilla y Medina.— 

Dice que la orden del Consejo que le participa en 20 del corriente de 
haberse mandado á D. Carlos Gallo ejecute su viaje á Buenos Aires 
por el mes de Agosto próximo venidero, para que con este sujeto se 
gobierne en la disposición de congregar la misión concedida á su pro- 
vincia de Chile, le ocasiona desconsuelo; pues se viene á hallar en los 
mismos términos que ha más de dos meses expresó á su Señoría, y 
cuando le alentaba la esperanza de resolución favorable sobre los puntos 
de sus antecedentes representaciones, se le ordena ahora lo mismo que 
entonces, omitiendo la providencia pedida y subsistiendo las mismas 
dificultades con el gravamen de tan limitado plazo para congregar su- 
jetos de tan remotos Reinos. Y como quiera que sus antecedentes ex- 
presiones van encaminadas á facilitar los óbices que se ofrecían y aun 
subsisten, proponiendo los medios que le parecieron más eficaces, hasta 
ceder otros gastos que S. M. ha acostumbrado hacer con semejantes 
misiones, sólo porque de su cuenta se condujesen estos sujetos de Cádiz 



376 PERÍODO OCTAVO 1683-I7O4 

á Buenos Aires, y previniendo no demande Dios á su provincia las per- 
niciosas consecuencias que de no ir en la ocasión presente esta misión á 
aquel paganismo podrían sobrevenir, cuya obligación pesó tanto en la 
comprensión de Felipe II, que consultado por el Consejo que la con- 
quista y mantención de Filipinas no producía utilidad sino gastos á la 
Real Hacienda, por lo que convenía manumitirlas, respondió: «Que 
cuando el patrimonio de las Indias no bastase, consumiría el resto de 
sus rentas en aquella empresa porque fuese adorada la Santa Cruz y 
conocido Dios de los moradores de Filipinas >. 

Concluye, pues, que para principios de Agosto es moralmente im- 
posible congregar los sujetos de Italia, Alemania y Flandes; y aunque 
el plazo sea para Enero del siguiente año, no pudiera él pasar á la 
ejecución, ni su General los convocará mientras no se vencieren los 
inconvenientes representados. Obedeciendo al Consejo, está pronto á 
ir en estas naos con los cuatro ó seis sujetos, que son los únicos que 
puede llevar y con que no se remedia la falta de operarios que para 
tan copiosa mies y ministerio se necesitan. Y si otras provincias de la 
Compañía han tenido forma de suplir tan crecidos gastos y esperar la 
cobranza de los efectos que para este fin libra S. M. en Indias, su pro- 
vincia no la tiene, y en la Corte hay personas que podrán informar; 
pues en sólo costear su venida á estos Reinos, viaje á Roma y susten- 
tarse en ellos se han consumido los pocos medios que le entregó. Hace 
constar la buena disposición de aquellos infieles para recibir la fe ca- 
tólica y el deseo de su provincia en su conversión. — Colegio Imperial 
y Abril *22 de 1697. 

Original.— 2 fs. — Emp.: «Señor. De orden » Term.: «favorecerla». — Al dorso 

se lee: «Conss.*' — Traese el antez.*^ sobre esta misión y el pap.' vltimo del P.* Vi- 
ñas, en q. propuso la forma de que se podia conducir esta misión». — Al margen 
dice: cConss." 24 de Abril de 1697. — Respóndasele que hauiendose visto en el 
Consejo este papel y mem.' que cita, ha acordado se le diga q. como le está avi- 
sado en papel de 20 del corr.'* no se inovara en la resol.°'^ tomada y preuenida 
al Cap." D. Carlos Gallo de q. para principio de Agosto próximo que viene esté 
prompto a hacerse a la Vela, en cumplim.'° de su obligación, con apercivim.'" q. 
de no hacerlo se valdrá su Mag.d de los Nauios de este cap.^ para asistir á la 
causa publica de la necesidad en que se hallan las Provincias de Buenos Aires 
de los precisos géneros que necesitan, y se le sacaran 10.000 pesos de Multa; y 
q. deuajo de la seguridad referida se gouierne el Padre Viñas, como se le ha 
prevenido en el papel citado, a congregar los Misioneros q. han de hacer su pa- 



ABRIL 1697 377 

saje, se les haga la mayor equidad que se pueda, y de no lograrse, mandar que 
en Sevilla, en dinero de contado, se paguen las asistencias señaladas por la Ley 
a semejantes Misiones, y seg.° el número de los religiosos q. se presentaren para 
embarcarse al tiempo prefinido por el Consejo, con que en vna u otra forma se 
da la providencia para que no degen de pasar estos Ministros del Evangelio 
adonde tanto importa, q. es lo que ha tocado al Consejo, y no duda q. el Padre 
Viñas, por su parte, coadiubara a lo que es tan de su obligación y seruicio de 
ambas Mag.des>_ (Rubricado.) — <fho.» 

2.759. 1697—4—26 ;6 — 5— 7 

Carta del P. Miguel de Viñas á D. Antonio de Ubilla y Medina. — 
Dice que recibió la de su Señoría de 24 del corriente, en que le ordena 
de parte del Consejo que para principio de Agosto congregue la mi- 
sión que ha de pasar en las naos de Buenos Aires, quedando al cuidado 
del Consejo facilitar las dificultades que previno. — Da gracias por ello 
y responde, que con ciega obediencia á lo que se le manda no per- 
derá tiempo en la ejecución, y escribirá al General de la Compañía 
para que nomine los sujetos que han de pasar y concurran al tiempo 
prefinido en Cádiz todos los que en tan limitado plazo se pudieren 
juntar. 

Original.— I f.° en 4.", más otro en blanco.—^?»/.: <Señor. Al de V. S » 

Term.: <juntar». — Al margen se lee: <Conss.° 26 Abril 1697. — Visto». — (Ru- 
bricado.) 

2.760. 1697 — 4 — y6 — 5—7 

Memorial del P. Miguel de Viñas, de la Compañía de Jesús, Procu- 
rador general de la provincia de Chile, á S. M. — Dice que de orden del 
Consejo le ha prevenido D. Antonio de Ubilla y Medina, que para prin- 
cipios de Agosto congregue la misión concedida de 46 sujetos, res-. 
pecto de habérsele ordenado á D. Carlos Gallo ejecute para este tiem- 
po su viaje á Buenos Aires. Y por cuanto representó la imposibilidad 
de costear el pasaje de estos religiosos, pidiendo que S. M. determine 
sobre ello, sin cuyo supuesto fijo no puede resolverse á congregarlos 
si su General los convocara, por los inconvenientes que tiene expre- 
sados. Y porque urge la ejecución, suplica á S. M. que cuanto antes se 
resuelva sobre las representaciones hechas, en que insiste. 

Original. — Sin fecha. — i f.° en 4.°, más el de carátula. — Emp.: «Miguel de Vi- 
ñas » -TVrw.; «toda merced &^». ■ ■• 



378 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

2.761. 1697— 5— 13 76—5—14 

Trasunto de las ^o facultades ordinarias concedidas por Inocencio XII 
al Obispo de Santiago de Chile ^ Rvdo. P. D. Francisco de la Puebla. — 
Traducido del latín por D. Antonio Gracián, Secretario de S. M. y de 
la interpretación de lenguas. Entre ellas, la que hace el núm. 23, dice: 
«Celebrar dos veces al día si fuere necesario, de suerte, empero, que 
en la I.* misa no haya tomado la ablución, por una hora antes del ama- 
necer y la otra después del medio día, á escondidas, sin ministro y en 
parajes subterráneos, en lugar, empero, decente, aunque el altar esté 
quebrado ó sin reliquias de santos, y estando presentes herejes, cismá- 
ticos, infieles y excomunicados, no pudiéndose celebrar de otra ma- 
nera. Guárdese, empero, de servirse de la dicha facultad de celebrar 
dos veces al día sino por gravísima y urgentísima causa, y muy raras 
y pocas veces, en lo que gravemente cargamos su conciencia. Y en 
caso que haya de dar la misma facultad á otro sacerdote, según la po- 
testad que abajo se pondrá, ó que haya de reconocer ó aprobar las 
causas para servirse de ella de alguno á quien por la Santa Sede se 
haya concedido dicha facultad, seriamente se encarga á su conciencia 
que lo haga con pocos y con los que sean de más madura prudencia 
y celo, y que absolutamente sean necesarios, y esto no por cualquier 
lugar, sino adonde hubiere gravísima necesidad, y las conceda por breve 
tiempo, ó respectivamente apruebe las causas>. — Madrid y Mayo 13 
de 1697. 

Original.— 6 fs., el primero y último de sello 4.°, 10 maravedís, año 1697. — 
Emp.: «facultades concedidas » Term.: «Dieziseis». 

2.762. 1697—6—5 76—5—7 

Decreto de S. M. dirigiao al Conde de Ad añero. — Kn que remite al 
Consejo de Indias el Memorial incluso de Manuel de Viñas, Procura- 
dor general de la Compañía de Jesús de Chile, para que sobre lo que 
en él representa en cuanto á la forma de embarcarse para estos Reinos 
los Procuradores de aquella provincia, le informe lo que se le ofreciere 
y pareciere. — Madrid, 5 de Junio de 1697. 

Original. — 2 fs. — Al dorso se lee: «En 7 de Junio de 1697. — Júntese lo q. hu- 
uiere en esta instancia y tráigase».— (kubricado.)—«Biene dentro.— Conss.° 12 



JUNIO 1697 379 

de Jul.° 1697.— Véalo el Sr. Fiscal con los antecedentes^.— (Rubricado.) — El 
Fiscal, en vista del Decreto de S. M. de 5 de Julio de este año, con el Memorial 
incluso del Procurador general de la Compañía de Jesús del Reino de Chile, en 
que se sirve mandar se le informe en razón de la pretensión del referido Procu- 
rador general de la Compañía de Jesús sobre que se puedan embarcar los Pro- 
curadores generales de aquel Reino todas las veces que se ofreciere por el 
puerto de Buenos Aires en sus navios de registro. Dice que sobre esta preten- 
sión tiene respondido el Fiscal, en otro Memorial de este Procurador general de 
2 de Septiembre del año pasado de 96, donde expresó las leyes y Cédulas que 
prohiben esta embarcación de todo género de personas que no sean de las pro- 
vincias de aquel comercio del puerto de Buenos Aires, que va aquí por repetida 
y reproduce. Y porque estando viva esta prohibición no se puede permitir se 
embarque religioso ni persona alguna por aquel puerto sin expresa licencia 
de S. M., y por cuanto los motivos que representa el P. Maestro Viñas para que 
se le dé licencia por los Gobernadores de que los Procuradores generales de su 
religión se puedan embarcar sin impedimento alguno son ciertísimos, como tam- 
bién los inconvenientes de poderse conducir por galeones, por lo que se hace 
digno de que se consulte á S. M., para que se les conceda esta licencia y se dis- 
pensen en esta parte las prohibiciones de poderse embarcar por el puerto de 
Buenos Aires, como asimismo de poder traer las cantidades que se le entregasen 
en plata en reales para los gastos que se les ofreciese en estos Reinos, con la cali- 
dad de venir debajo de partida de registro, sin reserva alguna; y es conveniente 
se mande ejecutar así, pues es constante que, sin embargo de tan repetidas pro- 
hibiciones, se ha embarcado y embarcan cuantos han querido, así religiosos 
como seculares, por aquel puerto, sin licencia de S. M., todo el útil de los Go- 
bernadores y Oficiales Reales de él, como es notorio. El Consejo resolverá lo 
conveniente.— Madrid y Julio 22 de 1697, &3». — Rubricado.)— «Sres. S. lUma — 
Miér — Castro —Varuez, — Cons.° 13 de Agto. 1697. — A consta., diciendo a Su 
Magd. que esta pretenssion se opone a lo preuenido en las Leyes, y q. a mas de 
ello tiene otros graues inconv.'^^, por cuyos motivos la denegó el Conss.°, ha- 
uiendose solicitado en él por la parte esta Licencia, y q. no hay circunstancia 
q. pueda inovar ahora aq.* determina.""» — (Rubricado.) — «fho.» 

2.763. 1697— 6— 16 76—3—9 

X^arta de D. Francisco Domínguez al Sr. Conde de Adanero. — Remite 
duplicado del informe que hizo en 10 de Julio de 1695 tocante á los 
indios de guerra del Chaco. — Cádiz y Junio 16 de 1697. 

Original. — 2 fs. — Emp.: «Señor, hallándose » Term.: «de su Magd.> — Al 

dorso se lee: <Pa. el Consejo.— Conss.° 25 de Junio de 1697.- Se auise el reciuo, 
y si estuuiere tomada resolución sre. lo que propone se le participe, y si no se 
traiga lo q. huure. en esta materia».— (Rubricado.) — «Auisose del Ruó. el mis." 
dia, y el Ynforme de que aora remite Dupdo. está en poder del Ror. Bria, con 
los demás paps. de la materia, conogimto. de 3 de Noure. de 1696. — Cons.** 27, 



38o PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

de Junio de 1697,— Al Relator Ldo. Bria con lo demás que le está remitido». — 
(Rubricado.) 

2.764. 1697 -8 — 12 75_6_io 

Memorial del P. Procurador de la Compañía de ^esús de la provin~ 
da del Paraguay^ Ignacio Frías, d S. M. — Refiere le está concedida 
licencia para llevar á dicha provincia 56 religiosos, los 50 sacerdotes y 
los seis Coadjutores, y que la tercera parte puedan ser extranjeros va- 
sallos de la Corona, y que ha podido juntar 38 para embarcar en los 
próximos navios de registro que han de ir á Buenos Aires, cuyos nom- 
bres y patrias expresa. Suplica se aprueben y se les acuda con lo que 
importare el viático, entretenimiento, matalotaje y pasaje hasta Cór- 
doba de Tucumán, en las Cajas de Buenos Aires 6 de Potosí, 

Al dorso se lee: «Los papeles en cuya virtud se concedió esta licencia están en 
poder del Relator Villagutierre, con otros tocantes á misiones». — Sigue un de- 
creto del Consejo de 27 de Julio de 1697, que lo vea el Fiscal y con lo que diiere 
se junte con dichos papeles. — Sigue el dictamen fiscal de 12 de Agosto, en que 
repara de que estando ordenado por auto acordado del Consejo, que es el 41, 
que está debajo del título de los religiosos, al f.° 75 v.'° del tomo I de la Reco- 
piilación, que en las nóminas que se presentaren en el Consejo se pongan las 
señas de los religiosos, y en ésta no se han puesto. Y que estándole concedidos 
los religiosos, con la calidad de que sean todos sacerdotes, menos los Coadjuto- 
res, no se hallan más que ocho que lo sean, con que parece se ha faltado en esto. 
Y que el religioso del núm. 5 es rigurosamente extranjero y no vasallo. Por cuyo 
reparo, añade, no parece se les puede aprobar esta nómina hasta tanto que ven- 
ga arreglada á la licencia concedida. — Los Consejeros fueron: «Camargo— Solor- 
zano—Mier— Castro— Báñez y Cisneros:>. — 2 fs. de sello 4,° de 1697. — Original. 

2.765. 1697—8—20 ' 76—5—7 

Carta del P. Miguel de Viñas á D. Antonio de Ubilla y Medina. — 
Dice que con ocasión de hallarse con noticia de Cádiz, de que D. Carlos 
Gallo, dueño del registro de Buenos Aires, ha admitido el medio que 
el Consejo proveyó para la brevedad de su viaje; recuerda á su Seño- 
ría las providencias tomadas en el Consejo en vista de sus representa- 
ciones, á que ha estado siempre, y no ha escrito á D. Carlos Gallo so- 
bre ajustar el pasaje de su misión. Suplica á su Señoría se sirva parti- 
cipar este caso al Consejo, para pactar el modo de conducir los que 
hubieren de pasar, si bien el tiempo y su escasez no han dado lugar á 



AGOSTO 1697 381 

congregar los religiosos concedidos, y sólo espera de Milán, Ñapóles, 
Sicilia y Cerdeña ocho que están asignados, y en el inmediato correo, 
que su General nombre algunos de España, cuya nómina presentará 
teniéndolos juntos; pues con aquel presupuesto que de parte del Con- 
sejo le comunicó su Señoría, no ha hallado en esta materia, cuya preci- 
sión é importancia insta; de suerte que la dilación será muy perjudi- 
cial, por lo que conviene facilitar la posible conveniencia del pasaje, 
por las consecuencias que de malograrse esta ocasión se seguirán en 
otros más latamente ponderadas; sobre que se promete ser atendido en 
el Consejo, y nada cederá en ruina y atrasos de su provincia de Chile. 
Madrid y Agosto 20 de 1697. 

Original. —I t° en 4.°, más otro en hlsinco,— BmJ>.: «Señor. Con ocasión » 

Ternt.: «de Chilo. — Al margen se lee: «Conss.° 25 de Ag.'° de 1697.— Vuelbase- 
le a decir esta el Conss.° en el cuidado q. se le manifestó q.*° a procurar esta 
disposs.°°» — (Rubricado.) — «No se embio el papel que viene dentro al P.^ Viñas 
p."^ hauer dho. el Sr. Se.rio se participarla lo contte.do en el Acordado de arriua». 

2.766. 1697 — 8-21 76—5—7 • 

Acuerdo del Consejo de Indias comunicado á D. Antonio de Ubilla. — 
Con motivo de la nueva instancia de Miguel de Viñas, Procurador ge- 
neral de la Compañía de Jesús de la provincia de Chile, sobre que S. M. 
permita se embarquen por el puerto de Buenos Aires los Procuradores 
que envía á España; es de parecer el Consejo, se observe lo que tiene 
determinado, denegándole esta petición respecto de las prohibiciones 
que hay. 

Acordada en 13. — Vista. — (Rubricado.) — i f.° en 4.°, más otro en blanco. 

2.767. 1697— 8— 21 76—5—7 

Carta al P. Miguel de Viñas. — Dice que habiendo dado cuenta en 
el Consejo de lo que su reverencia refiere en su papel de 20 del co- 
rriente acerca del pasaje de la misión que ha de ir á Chile en los na- 
vios de registro de Buenos Aires; ha acordado vuelva á decir á su re- 
verendísima, como lo hace, está el Consejo en el cuidado que se le 
manifestó, así en procurar tenga cumplido efecto la conducción de los 
religiosos que se le ha concedido, como en solicitar la más posible con- 
veniencia. — Madrid, 21 de Agosto de 1697. 



3^2 PERÍODO OCTAVO 1683-17Ó4 

Sin firma, aunque por los anteriores documentos se ve claramente ser del Se- 
cretario D. Antonio de Ubilla.— i f.° en 4.°, más otro en blanco. 



2.768. 1697— 9— II 75—6—10 

Memorial del P. Ignacio de Frías ^ de la Compañía de Jesús ^ Procu- 
rador general del Paraguay^ á S. M. — Dice que por Cédula de 13 de 
Diciembre de 1694, se le concedió pudiese llevar á las provincias del 
Río de la Plata, Tucumán y Paraguay 56 religiosos, los 50 sacerdotes 
y los seis Coadjutores, y que la tercera parte de ellos pudiese ser de 
extranjeros, vasallos de la Real Corona y de los Estados hereditarios 
de la Casa de Austria. Del cual número sólo ha podido juntar 38 para 
embarcar en los navios de registro. Y porque en el Consejo se ha man- 
dado dé el suplicante las señas de los sujetos nominados, que no eje- 
cutó en el Memorial antecedente, por estar la práctica en contrario de 
observarse esto al tiempo de la partida, en la Casa de la Contratación 
de Sevilla, donde su juntan los misioneros: obedece, por lo que mira á 
los que el suplicante conoce, lo cual no concurre en otros que fueron 
á aquella ciudad desde Cerdeña y otras provincias después que el su- 
plicante vino á esta Corte. 

A lo cual añade que ninguno en la Compañía se acostumbra á orde- 
nar in Sacris hasta fin del tercer año ó principio del cuarto de Teolo- 
gía, porque sin la carga del rezo se dedican con menos embarazo á su 
estudio, y que de menores, los más lo están; y si algunos de esta mi- 
sión no lo estuvieren, se ordenarán de sacerdotes antes de embarcarse, 
y los teólogos que se hallaren en edad competente. 

Sus patrias, nombres y señas son los siguientes: 

1 Nicolás Ignacio Roca, sacerdote profeso, natural de Caller y su Ar- 

zobispado, en el Reino de Cerdeña; de edad de treinta y tres 
años. Sus señas se ignoran. 

2 Diego Valcarce, sacerdote, de Villafranca, Obispado de Astorga; 

veintisiete años. Su señas se ignoran. 

3 José de Ortega, sacerdote profeso, de Baeza, Obispado de Jaén; 

treinta y seis años, de mediana estatura y grueso, entrecano. 

4 Jerónimo de Herrán, sacerdote, de Santander, Arzobispado de 



SEPTIEMBRE 1 697 3S3 

Burgos; veintiocho años, pequeño de cuerpo, trigueño, tierno de 
ojos y pelinegro. 

5 Antonio Fedele, sacerdote, de RicoHs, Arzobispado del Reino de 

Ñapóles; treinta y tres años, de buena estatura, color pardo y 
cariaguileño. 

6 Antonio Ligoti, sacerdote, de Ñapóles y su Arzobispado; treinta y 

dos años, de buena estatura, color trigueño, pelo negro y cari- 
aguileno. 

7 Tomás Rosa, sacerdote, de Ñapóles y su Arzobispado; veinticinco 

años, buena estatura, carirredondo y rubio. 

8 Pedro Carena, sacerdote, de Milán y su Arzobispado; treinta y tres 

años, buen cuerpo, rostro pálido y entrerrubio. 

9 Juan de Alzóla, teólogo, de Tarazona y su Obispado, en el Reino de 

Aragón; veinticuatro años, buena estatura, trigueño y pelo que 
tira á castaño. Ordenaráse de sacerdote antes de partir. 

10 Juan Serradill, teólogo, de Barcelona y su Obispado; veintidós años, 

pequeño de cuerpo, flaco, blanco y rubio. 

1 1 Alejandro Ducoz, filósofo, de Valencia y su Arzobispado; veinte 

años. Sus señas se ignoran. 

12 Sebastián de San Martín, filósofo, de Zaragoza y su Arzobispado; 

veinticuatro años, de mediano cuerpo, trigueño y pelinegro. 

13 Miguel López, filósofo, de Valencia y su Arzobispado; veinte años, 

de buena estatura, color blanco, pelo castaño y cariaguileño. 

14 Joaquín Pradas, teólogo, de Segorbe y su Obispado, en el Reino de 

Valencia; veintrés años, de buen cuerpo, carirredondo, pálido y 
algo rubio. 

15 Francisco Plaza, teólogo, de Alcira, Arzobispado de Valencia; vein- 

tiún años, de mediana estatura, blanco y rubio y algo lleno 
de cara. 

16 Juan Francisco de Aguilar, filósofo, de Calatayud, Obispado de 

Tarazona, en Aragón; veintidós años, de buena, estatura, tri- 
gueño, pelinegro y cariaguileño. 

17 José Mateo, teólogo, de Albarracín y su Obispado, en el Reino de 

Aragón; veinticinco años, buena estatura, pelo rojo y carirre- 
dondo. 



384 PERÍODO OCtAVO 1 683- I 704 

18 Francisco de León, filósofo, de Burgos y su Arzobispado; dieci- 

nueve años. Sus señas se ignoran. 

19 Juan de Venavente, filósofo, de Canarias y su Obispado; veintidós 

años. Sus señas se ignoran. 

20 Manuel Pujol, filósofo, de Madrid, Arzobispado de Toledo; veintiún 

años, espigado, de buena cara, color blanco y pelo castaño. 

21 José Ignacio Navarro, teólogo, de Murcia y su Obispado; veintiún 

años. Sus señas se ignoran. 

22 Juan Montijo, estudiante, filósofo, de Murcia y su Obispado; vein- 

tiocho años, pequeño de cuerpo, trigueño, pelinegro y flaco. 

23 Eugenio Benigno, filósofo, de Madrid, Arzobispado de Toledo; 

veinticuatro años, de mediana estatura, blanco, delgado de cara 
y la barba castaña. 

24 Tomás González, filósofo, de Madrid, Arzobispado de Toledo; vein- 

te años, de mediana estatura, blanco, lleno de cara, ojos grandes 
y pelo negro. 

25 Manuel Navarro, estudiante, filósofo, de Madrid, Arzobispado de 

Toledo; veinticuatro años, de mediana estatura, blanco, pelo 
castaño, de buenas carnes y rostro. 

26 Juan Fernández, filósofo, de Estella, Obispado de Pamplona, en 

Navarra; veintitrés años, pequeño de cuerpo, pelinegro, trigueño 
y delgado de cara. 

27 Francisco de Herrera, filósofo, de Sevilla y su Arzobispado; vein- 

tidós años, pequeño de cuerpo, carirredondo, blanco y pelinegro. 

28 Juan Márquez, filósofo, de Sevilla y su Arzobispado; veintitrés 

años, mediano de cuerpo, algo trigueño y de pocas carnes. 

29 José Gallardo, filósofo, de Sevilla y su Arzobispado; pequeño de 

cuerpo, moreno, flaco y pelinegro. 

30 Lucas Zabala, estudiante, de Azpeitia, Arzobispado de Burgos; 

diecisiete años. Sus señas se ignoran. 

3 1 Antonio Machoni, filósofo, de Caller y su Arzobispado, en el Reino 

de Cerdeña; veinticuatro años. Sus señas se ignoran. 

32 Juan Bautista Jandra, teólogo, de Caller y su Arzobispado, en Cer- 

deña; treinta y cuatro años, de mediana estatura, algo corpulento 
y de color pálido. 



SEPTIEMBRE 1 697 385 

33 Adame Guerrero, teólogo, de Milán y su Arzobispado; treinta y 

dos años, de mediano cuerpo, blanco y algo calvo. 

34 Enrique Luis Peschke, físico, de Praga y su Obispado, en el Reino 

de Bohemia; veinticuatro años, de buen rostro y semblante, ojos 
sarcos y grandes, carirredondo. 

35 Bernabé Sánchez, filósofo, de Oviedo y su Obispado; veintitrés 

años. Sus señas se ignoran. 

36 Juan Kraus, Coadjutor, de Praga y su Arzobispado, en el Reino de 

Bohemia; treinta y tres años, de mediano cuerpo, pelo castaño, 
carirredondo, ojos sarcos. 

37 Bartolomé Bosque, Coadjutor, de Ñapóles y su Arzobispado; trein- 

ta y cuatro años, lleno de cara y trigueño. 

38 Juan Bautista Marras, Coadjutor, de Sacer, en Cerdeña; treinta años. 

Sus señas se ignoran. 

Suplica se sirva S. M. de aprobar esta nómina y mande se les acuda 
con el viático, entretenimiento, matalotaje y pasaje hasta Córdoba en 
las Cajas de Buenos Aires ó Potosí. 

Sigue el dictamen fiscal, fecho en Madrid á 5 de Septiembre de 1697, en que 
se alude al decreto del Consejo de 27 de Agosto, que está en foxa aparte, en que 
se mandó expresar las señas y órdenes de cada uno, y se remite á su resolución. 
Éste, con igual fecha, aprueba la nómina y manda dar el despacho en la forma 
ordinaria, para que se les acuda conforme lo pide el P. Frías, y que se remita 
dicha nómina á la Casa de Contratación de Sevilla, para que se reseñen los reli- 
giosos que llevan puestas las señas, y á los que no, se les pongan las que tuvie- 
ren, y que informe la Contaduría. — El Contador informa, en papel aparte, y en 
Madrid, á 1 1 de Septiembre, de ser necesarios 1.067.390 mrs., sin el gasto que han 
de hacer los religiosos desde sus Colegios hasta Sevilla, á razón de 7 reales y 
8 leguas al día y más 2 reales mientras aguardan en Sevilla embarcación. — 4 fs., 
los dos del Memorial son de sello 4.° de 1697.— Original. =En el mismo A. de I. 
154-1 — 21 se halla una carta de D. Antonio de Ubilla y Medina, Secretario 
de S. M., á los Jueces Oficiales Reales de la Casa de la Contratación de Sevilla, 
fecha en Madrid á 12 de Septiembre de 1697, en la que, repitiendo casi con las 
mismas palabras este Memorial y lista de sujetos representada por el Padre 
Ignacio de Frías, vista por el Fiscal y aprobada por el Consejo, les- avisa que, 
verificando la naturaleza de cada uno y reseñándoles con las señas, y ponién- 
dose las que tuvieren á los que no las llevan, les dejen hacer su viaje en los 
próximos navios de registro que han de ir á Buenos Aires, sin ponerles en ello 
dificultad alguna.— Fs. 259 á 262 del tomo XII, 30,0x21,2, libro de Frailes, 
años 16881699. 

Tomo iv. 25 



3^6 PERÍODO OCTAVO 1683-I704 

2.769. 1697—9—13 74_3_30 

El Consejo de Indias. — Que siendo S. M. servido se libren en las 
Cajas de Buenos Aires y Potosí lo que importa el aviamiento de 38 reli- 
giosos que se han de embarcar en los próximos navios de Buenos Aires 
por cuenta de la misión que está concedida á aquellas provincias. — 
Madrid, 13 de Septiembre de 1697, 

Hay cuatro rúbricas. — Original. —2 fs. — Emp.: «Ygnaciode Frías •» Term.: «Se- 
mejantes pagamentos». — Al dorso se lee: «Acordada en 5 del.— Hágase assi». — 
(Rubricado.) — «Fecho. —Publicóse en 16. — Don Antonio de Ubilla». 

2.770. 1697—9 — 28 74—4 — 18 
Memorial de D. Andrés de Elcoroharrutia y Zupide., Procurador de 

las provincias del Río de la Plata, á S. M. — Refiere que con vista de la 
pretensión que tuvo de que el Hospicio de la Compañía de Jesús de 
la ciudad de San Juan de Vera fuese Colegio, se mandó diese razón de 
las rentas y bienes que tenía; para que con este conocimiento se deter- 
minase lo más conveniente: á este fin presenta la certificación que ha 
dado en Roma el P. General, con individual noticia de lo que se mandó. 
Y suplica que, en virtud de ella, se conceda la licencia que pretende. 

Sigue el dictamen fiscal, fecho en Madrid á 28 de Septiembre de 1697, negan- 
do ser suficientes dichas rentas y que se deniegue la petición. — Sin fecha. — 2 fs. 
en 8.° — Emp.: «Dn. Andrés » Term.: «mer.d que espera>. 

2.771. 1697— 10— I I54_l_2i 

Real Cédula á los Oficiales Reales de Buenos Aires, y en su defecto d 
los de Potosí. — Que paguen á Ignacio de Frías, de la Compañía de Je- 
sús, 1.067.340 maravedís de vellón por el aviamiento de 38 religiosos 
que se han de embarcar en los navios de Buenos Aires, y más lo que 
montare su viático y entretenimiento en Sevilla. — Madrid, I." de Oc- 
tubre de 1697. 

El Rey, y por su mandado D. Antonio de Ubilla y Medina.— ^/;ü/.; «Offiz.^ » 

Term.: «Contadores de q.'as» — Ps. 263 v.'° á 266 v.'° del tomo XII, 30,0 X 21,2, 
libro de Frailes, años 1688- 1699. 

2.772. 1697— II— 3 75_5_7 

Carta de D. Alonso Carnero á D. Antonio de Ubilla. — Dice que para 
ajustar con la parte de D. Carlos Gallo las toneladas que le sobran en 



NOVIEMBRE 1697 3S7 

Su concierto en el navio que nuevamente ha comprado, necesita saber 
cuántos religiosos, así de San Francisco como de la Compañía, están 
señalados por el Consejo para entrambas misiones y que pasen en estos 
navios; pues sin razón cierta de los que ha de llevar, no puede tratar 
ni de uno ni de otro ajuste. — Madrid, 3 de Noviembre de 1697. 

Original. — 2 fs. en 4." — Emp.: «Señor mío, para ajustar » Term.: «otro ajus- 
te». — Al margen se halla la respuesta del Secretario, que dice que las misiones 
son dos: una de 40 religiosos de la Compañía de Jesús y seis Coadjutores, y otra 
de 10 de San Francisco y un lego; y que habiéndose ordenado en carta de 24 del 
pasado á D. Juan Bautista de Aguiaaga ajustar con D. Carlos Gallo la conduc- 
ción de los mismos en la menor cantidad posible, que él le había de recibir en 
cuenta de los derechos que registrase; le ha respondido Gallo que no le es posi- 
ble llevarlos no dándosele el dinero en contado, ni por el precio de 300 pesos es- 
cudos en que se había ajustado antes el pasaje de cada religioso: en cuya vista 
acordó el Consejo se ordenase á D. Juan Bautista apremiase á D. Carlos á que 
llevase dichos religiosos por el precio que fuese justo, descontándosele el im- 
porte de su conducción de los derechos de los géneros que ha de registrar; y 
que de no venir en ello por el nudo hecho, pase á conceder registro para llevar 
estas misiones, y que dé cuenta, para que se envíen los despachos. Y en esta 
conformidad se le escribió ayer, 3 del corriente. — Madrid, 4 de Diciembre 
de 1697. 

2.773. 1697-11— A 74—3—39 
Recuerdo al Embajador en Roma. — Mandado hacer por el Consejo á 

4 de Noviembre de 1697 de asuntos allí pendientes, sobre la tras- 
lación de la catedral de Santiago del Estero á Córdoba de Tucumán; 
dispensaciones que los religiosos de la Compañía de Jesús conceden en 
Indias; disturbios sucedidos con los Inquisidores y otros ministros en 
Cartagena; conocimiento de los Obispos en Indias tocantes á las causas 
de regulares exentos; subsidio de un millón de ducados concedido por 
Su Santidad sobre los eclesiásticos de América y perpetuidad de las fa- 
cultades temporales concedidas á los Obispos de Indias. 
2 fs. en 8." — Emp.: «Esta pendiente » Term.: «indiferente». 

2.774. 1697— II— 8 76—5—7 

Carta del P^ Miguel Viñas á D. Antonio de Ubilla y Medina. — Dice 
se halla precisado á pasar cuanto antes á Andalucía, por la cercanía 
del invierno; por lo que instan en Sevilla y Cádiz las disposiciones ne- 
cesarias para su viaje, y conducir la misión concedida á su provincia, 



388 PERÍODO OCTAVO 1683-I704 

sin poder detenerse más que de quince á veinte días; pues habiendo de 
salir D. Carlos Gallo para Buenos Aires á fines de Enero, apenas le 
queda el tiempo necesario para facilitar el modo y forma de su avío. 
Que sólo podrá juntar 32 de los 40 misioneros y seis Coadjutores que 
S. M. concedió, que son los que hasta esta fecha ha asignado su Ge- 
neral, de algunos de los cuales ignora sus nombres y patrias, y sólo 
puede informar á su señoría de los siguientes: 

1 Carlos de Espinosa, sacerdote, de Milán; treinta y dos años. 

2 Gaspar María Gatico, sacerdote, natural de Novara y su Obispado, 

en el Estado de Milán; treinta y cinco años. 

3 P. Domingo Javier Hurtado, sacerdote, siciliano; el mes pasado se 

hallaba en Genova de partida para Cádiz. 

4 Vicente María César, sacerdote; lo mismo que el antecedente. 

5 Antonio María José Faneli, sacerdote, de Ñapóles; se hallaba en 

Genova con los dos anteriores. 

6 Juan José Guillermo, sacerdote, natural de Tempín, en Cerdeña, 

Obispado de Ampurias; veinticinco años. 

7 Antonio Leca, sacerdote, de Caller, en Cerdeña; veintiséis años. 

8 Manuel Bisus, sacerdote, de Salinas, Obispado de Jaca, en Aragón; 

veintiséis años. 

9 P. Juan Bernardo Bel, sacerdote, de Canales, Arzobispado de To- 

ledo; veinticinco años. 

10 Manuel de Hoyo, sacerdote, de Santander, Arzobispado de Burgos; 

veinticinco años. 

1 1 Juan de Grado, teólogo, de Perales, Obispado de Coria; veinticinco 

años. 

12 Juan Lucero, teólogo, de Zaragoza, en Aragón; veintisiete años. 

13 Juan de Vargas, metafísico, de la Puebla Nueva, Arzobispado de 

Toledo; diecinueve años. 

14 Ginés Lozano, estudiante, de Tarascón, en la Mancha, Obispado 

de Cuenca; diecisiete años. 

15 Pedro Mayoral, estudiante, de Madrid, Arzobispado de Toledo; 

veinte años. 

16 Eugenio de Valencia, estudiante, de Madrid; dieciocho años. 



NOVIEMBRE 1 697 389 

17 Manuel de León, estudiante, de Guadilla, Arzobispado de Toledo; 

dieciocho años. 

18 José de Soleras, estudiante, de Almendros, Obispado de Cuenca; 

quince años. 

19 Francisco Javier de Soleras, estudiante, natural de la misma villa; 

quince años. 

20 Nicolás Varrón, estudiante, de esta Corte; diecinueve años. 

21 Juan Bautista Paveces, Coadjutor, de Lodi, Obispado de Milán; 

treinta y dos años. 

Añade: que de Flandes espera en Cádiz cuatro Padres sacerdotes que 
ha nombrado su General é ignora sus nombres; de Aragón, Cataluña 
y Valencia seis sujetos, entre Padres, estudiantes y Coadjutores, y de 
esta provincia de Toledo otro Coadjutor; total, 32. Que cuanto antes 
pondrá por Memorial esta noticia en el Consejo. Que se halla en la an- 
gustia representada por su señoría sobre el pasaje de esta misión, si de 
ella no hace memoria D. Carlos Gallo en la distribución de sus buques, 
como se lo advierten de Cádiz. Pide éste de flete por cada sujeto 300 
escudos y pagados en aquella bahía. El padece la misma imposibilidad 
que ponderó. La estrechez del tiempo no admite dilatoria, y solicita 
breve y eficaz providencia sobre sus representaciones. Y ésta sólo 
aguarda para ponerse en camino. Su señoría le patrocine con la acos- 
tumbrada caridad que lo pío de esta materia necesita, en que ejercitará 
hermosas obras del agrado de Dios. — Madrid y Noviembre 8 de 1697. 

Original.— 2 fs. en 4.° — Emp.: «Muy Sor. mió » Term.i cde Dios».— A conti- 
nuación se lee: <Conss.° 9 de 9.''^ 1697.- Con las noticias q, huuiere dado en esto 
el Señor Don Alonso Carn.''°, passe al Sr. Dn. Fran.co Camargo>. — (Rubricado.) — 
En papel aparte se lee: «Cam."^^ 1 1 de Nov."^® de 1697. — Escriuase carta a D. Ju.° 
Bap.'* de Aguinaga, encargándole ajuste con Don Carlos Gallo el pasaje de los 
misioneros de vna y otra Religión, reduciendo el coste de cada vno a la menor 
cant.d que se pueda, y con la advertencia de que lo que importare, se le ha de 
recibir en q.** de lo que deuiere pagar por los derechos de los géneros que re- 
gistrare, y que participe al Consejo la forma en que lo dispusiere todo, para que 
se embien los Desp.°^ que se necesitaren para la ex.°° de todo. Y respecto de 
hauerse hecho memoria de que el P. Viñas en pap.^ que se vio en el Cons.° que 
porque se aviasen de quenta de su Magd. los misioneros, remitirla el diario que 
se daua a las misiones para llegar a las Prou.*^ a donde se dirigen; se busque el 
papel referido p." que se obserue assi». 



390 PERÍODO OCTAVO 1683-1704 

2.775. 1697 — II — 12 76—5—6 

Carta de D. Antonio de Ubilla y Medina d D. Juan Bautista de 
Aguinaga. — En que, de acuerdo del Consejo, le dice ajuste con D. Car- 
los Gallo el pasaje de los misioneros de la Compañía y de San Fran- 
cisco, que está resuelto pasen á Chile en los navios de su cargo que de 
próximo han de hacer viaje al puerto de Buenos Aires, reduciendo el 
coste de cada uno á la menor cantidad que se pueda; que se le ha de 
recibir en cuenta de lo que debiere pagar por los derechos de los gé- 
neros que registrare. Y así lo ejecutará su merced y participará al Con- 
sejo la forma en que lo dispusiere, para que se le envíen los despachos 
necesarios á su cumplimiento. — Madrid, 12 de Noviembre de 1697. 

I f.°, más el de carátula. 

2.776. 1697— II— 21 45—2—6/9 

Reseña. — Ante el Semanero Factor D. José Bernardo de la Parra pa- 
recieron, para reseñarse, 38 religiosos de la Compañía de Jesús, que á 
expensas de la Real Hacienda van á las provincias del Río de la Plata, 
Tucumán y Paraguay, y á cargo del P. Maestro Ignacio de Frías, de la 
misma Compañía y Procurador general de las dichas provincias, y son 
los siguientes: 

Padres. 

1 José de Ortega, sacerdote profeso, de Baeza, Obispado de Jaén; 

treinta y seis años, mediano, grueso, entrecano. 

2 Jerónimo de Herrán, sacerdote, de Santander, Arzobispado de 

Burgos; veintiocho años, pequeño de cuerpo, trigueño, tierno de 
ojos y pelinegro. 

3 Antonio Fedele, sacerdote, de Ricolis y su Arzobispado, en el Reino 

de Ñapóles; treinta y tres años, buena estatura, color pálido, ca- 
riaguileño. 

4 Antonio Ligotti, sacerdote, de Ñapóles; veinticinco años, buena es- 

tatura, trigueño, pelo negro, cariaguileño. 

5 Tomás Rosa, sacerdote, de Ñapóles; veinticinco años, buena esta- 

tura, carirredondo y rubio. 

6 Pedro Carena, sacerdote, de Milán; treinta y tres años, buen cuer- 

po, rostro pálido y entrerrubio. 



NOVIEMBRE 1 69 7 39 1 

7 Juan de Alzóla, teólogo, de Tarazona, en Aragón; veinticuatro años, 

buena estatura, trigueño, pelo que tira á castaño. 

8 Juan Sarradell, teólogo, de Barcelona; veintidós años, pequeño, 

flaco, blanco y rubib. 

9 Sebastián de San Martín, filósofo, de Zaragoza; veinticuatro años, 

mediano, trigueño, pelinegro. 

10 Miguel López, filósofo, de Valencia; veinte años, buena estatura, 

color blanco, pelo castaño, cariaguileño. 

11 Juan Pradas, teólogo, de Segorbe y su Obispado, en Valencia; vein- 

titrés años, buen cuerpo, carirredondo. 

12 Juan Plaza, teólogo, de Alcira, en Valencia; veintiún años, media- 

no, blanco y rubio. 

13 Juan Francisco de Aguilar, filósofo, de Calatayud, Obispado de Ta- 

razona, en Aragón; veintidós años, de buena estatura, trigueño, 
pelinegro. 

14 José Mateo, teólogo, de Albarracín, en Aragón; veinticinco años, 

buena estatura, pelo rojo. 

15 Manuel Pujol, filósofo, de Madrid, Arzobispado de Toledo; veintiún 

años, espigado, color blanco, pelo castaño. 

16 Juan Montijo, filósofo, de Murcia; veintitrés años, pequeño, trigue- 

ño, pelinegro. 

17 Eugenio Benigno, filósofo, de Madrid, Arzobispado de Toledo; 

veinticuatro años, mediano, blanco, delgado. 

18 Tomás González, filósofo, de Madrid; veinte años, mediano, blanco, 

pelo negro, 
ig Manuel Navarro, filósofo, de Madrid; veinticuatro años, mediano, 
blanco, pelo castaño. 

20 Juan Fernández, filósofo, de Estella, Obispado de Pamplona, en 

Navarra; veintitrés años, pequeño, pelinegro y trigueño. 

21 Francisco de Herrera, filósofo, de Sevilla; veintidós años, pequeño, 

blanco y pelinegro. 

22 Juan Marqués, filósofo, de Sevilla; veintitrés años, mediano, tri- 

gueño. 

23 José Gallardo, filósofo, de Sevilla; veinticuatro años, pequeño, mo- 

reno, pelinegro. 



392 PERÍODO OCTAVO 1683-I704 

24 Juan Bautista Xandra, teólogo, de Caller, en Cerdeña; treinta y cua- 

tro años, mediano, color pálido. 

25 Adamo Guerrero, teólogo, de Milán; treinta y dos años, mediano, 

entradas de calvo. 

26 Enrique Luis Pesque, físico, de Praga y su Arzobispado, en Bohe- 

mia; veinticuatro años, buen cuerpo, ojos zarcos. 

Hermanos Coadjutores, 

2J Juan Craus, de Praga; treinta y dos años, mediano, pelo castaño. 

28 Bartolomé Boschis, de Ñapóles; treinta y cuatro años, pequeño, pelo 

castaño. 

29 Juan Bautista Marra, de Sacer; treinta años, buen cuerpo, trigueño 

y pelo negro. 

30 P. Nicolás Ignacio Roca, sacerdote, de Caller, en Cerdeña; treinta 

y tres años, buen cuerpo, trigueño y pelo negro. 

31 P. Diego Valcárcel, sacerdote, de Villafranca, Obispado de Astor- 

ga; veintinueve años, mediano de cuerpo, pelo negro. 

32 Alexandro Ducós, filósofo, de Valencia; veinte años, buen cuerpo, 

pelo rubio. 

33 Francisco de León, filósofo, de Burgos y su Arzobispado; dieci- 

nueve años, alto, trigueño, pelo negro. 

34 Juan de Benavente, de Canarias; veintidós años, mediano de cuer- 

po, trigueño, pelo negro. 

35 José Ignacio Navarro, teólogo, de Murcia; veintiún años, buen cuer- 

po, delgado, pelo castaño. 

36 Lucas Zabala, estudiante, de Azpeitia, Arzobispado de Burgos; die- 

cisiete años, pequeño, pelo castaño. 

37 Antonio Machoni, filósofo, de Caller; veinticuatro años, mediano, 

trigueño, pelo negro. 

38 Bernabé Sánchez, filósofo, de Oviedo; veintitrés años, mediano, tri- 

gueño, pelo negro. 

De estos 38 son, hasta el 28, los expresados en la carta de aproba- 
ción, con las mismas señas; y los 10 restantes son de las que quedan 
expresadas, y á todos se les pasó la dicha reseña, en el Hospicio de 



NOVIEMBRE 1697 393 

Nuestra Señora de Guadalupe, contiguo al Colegio de San Hermene- 
gildo, de esta ciudad, donde asiste el P. Bernabé Francisco Gutiérrez, 
Consultor y Calificador del Santo Oficio y Superior en el referido Hos- 
picio. —Sevilla, 21 de Noviembre de 1697. — Firma, con su rúbrica, 
D. José Fernández de la Parra. 

Adjunta se halla la Real Cédula, fecha en Madrid á 13 de Diciembre de 1694, 
autorizando esta misión y las patentes recibidas, en esta forma: 

La de los PP. Fedele, Ligotti, Rosa y el H.° Boschis fué expedida en Ñapóles, 
á 14 de Noviembre de 1695, por ^^ Provincial de Ñapóles, Luis Albertinus. 

La del Padre profeso de cuatro votos Nicolás Ignacio Roca, H.° E. Antonio 
Maconio, Juan Bautista Xandra, escolar, y Juan Bautista Marra, Coadjutor; fué 
dada en Sacer, en 24 de Abril de 1697, por el P. Didaco Prospe Parascoso, Pro- 
vincial de Cerdeña. 

La del P. Pedro Carena y H." Adamo Guerrero; por el P. Antonio Palavicino, 
Provincial de Milán, en 15 de Diciembre de 1695. 

La de los PP. Jerónimo de Herrán y Diego Valcárcel y los HH. Francisco de 
León, Juan de Benavente, Juan Fernández, Lucas de Zabala y Bernabé Sánchez; 
por el P. Francisco de Alesón, Provincial de Castilla, en Salamanca, á 9 de Abril 
de 1697. 

La de los